Navegación – Mapa del sitio

Un acercamiento a las identidades de los pueblos indios de Oaxaca

Alicia Barabas

Texto completo

1No resulta posible bosquejar en tan breve espacio el complejo panorama de la pluralidad etnocultural y de los procesos de construcción identitaria en México. En especial después del inicio del movimiento zapatista, en Chiapas en 1994, comenzaron a registrarse etnográficamente procesos de revitalización étnica, cultural y lingüística en diversos grupos del país, muchas veces en contextos urbanos, (v.g. yaquis, seris, nahuas, otomís, chochos, zapotecos, entre otros), fundados en la nueva “dignidad” de ser indígena, lo que parece estar revirtiendo centenarios procesos de “internalización del estigma” adjudicado a las identidades y culturas indígenas por la sociedad no india y hecho propio por las víctimas de la inferiorización. No obstante, entre los motivos del resurgimiento identitario entre población que ya no se autoconcebía como indígena, no debe olvidarse la influencia de las nuevas legislaciones estatales a veces más propicias para los derechos indígenas o más predispuestas a otorgar financiamientos a las comunidades étnicas reconocidas.

2Este mismo proceso de revitalización etnocultural ha incentivado el crecimiento del movimiento indígena nacional, expresado en el Congreso Nacional Indígena y en la multitud de organizaciones etnopolíticas de nivel nacional, estatal, regional y local, que pugnan por espacios de reconocimiento y de gestión pública. La dinámica del movimiento busca una nueva representación y reposicionamiento ciudadano de los indios que reivindican su identidad como pueblos originarios y el derecho a la pluralidad cultural y a la autonomía.

3La población indígena de México en el 2000 ascendía oficialmente a 6.044.547 de hablantes de alguno de los -entre 56 y 66- idiomas, es decir,  el 7.13% de la población total. (INEGI, 2002), pero el número puede ser mucho más alto si se apela a las identidades étnicas revitalizadas y recuperadas en el presente, aunque muchas veces no sustentadas ya en lenguas y culturas singulares. Este reconocimiento supone que, más allá del diacrítico lingüístico (criterio censal), la “indianidad” debe buscarse en otros factores como el modo de vida y la autoadscripción identitaria1.

4Por la complejidad del panorama etnocultural plural de México he preferido presentar un caso exponencial con cierta profundidad, pero sabiendo que sus procesos pueden encontrar eco en otras regiones. Se trata del Estado de Oaxaca, en el sureste mexicano, que es el ejemplo de mayor pluralidad en una región-estado del país.

Oaxaca: un caso paradigmático de plurietnicidad. Algunas cuestiones de definición

5En un espacio pluriétnico donde coexisten 16 grupos etnolingüísticos y 2 grupos étnicos2, la dinámica de las identidades indígenas ha pasado -y pasa- por procesos de transformación que alteran el mapa étnico regional. Los grupos indígenas han elaborado diferentes estrategias frente a la definición de su identidad, las que están relacionadas con las específicas situaciones históricas en las que han estado inmersos, con su caudal demográfico y con las posibilidades de uso de sus territorios.

6En Oaxaca existen distintas lenguas nativas derivadas de varias sub-familias, muchas de las cuales son originarias de una misma familia lingüística: el Otomangue. Las lenguas presentes en nuestro ámbito y no pertenecientes a esta macrofamilia son el chontal de Oaxaca (hoka), el mixe y el zoque (mixe-zoque), el nahuatl (yuto-azteca), el tzotzil (mayance) y el huave, cuyos orígenes lingüísticos no han sido claramente establecidos (Swadesh ,1967). La diversificación lingüística, que comenzó a generarse hace tal vez más de 6.000 años, ha sido relacionada con la diferenciación cultural y posiblemente étnica, aunque todos los grupos oaxaqueños son partícipes de la gran tradición civilizatoria mesoamericana. A estas entidades históricas, cuyos miembros comparten en mayor o menor medida lengua y cultura hasta el presente, les damos el nombre de grupos etnolingüísticos, entendiéndolos como configuraciones culturales integradas por los hablantes de un conjunto de variantes de una lengua y de las normas regionales de cada una de ellas. Pueden estar integrados por hablantes de numerosas variantes dialectales e incluso por complejos lingüísticos tan diferenciados que incluyen idiomas singulares; como es el caso del zapoteco, el cual es en realidad un grupo de lenguas emparentadas, o del chontal, ininteligible entre la subregión Alta y Baja. En el aspecto socioestructural los grupos etnolingüísticos son estructuras polisegmentarias que están compuestas por un conjunto de segmentos territoriales primarios, a los que identificamos como comunidades y que pueden ser agencias municipales o pequeñas localidades. Los segmentos se encuentran articulados política y económicamente con una comunidad mayor, la cabecera municipal, sede de los poderes locales cívicos, políticos y religiosos. Cada una de estas entidades, compuesta de una cabecera y sus comunidades dependientes, suele comportarse como un sistema adscriptivo, organizativo y cultural autónomo, aunque muchas veces los segmentos que integran un grupo etnolingüístico mantienen algún tipo de relación, participan de una misma configuración cultural y se sienten más o menos ligados entre sí por la lengua y la identidad étnica (M.Bartolomé, 1997; A. Barabas y M. Bartolomé, 1999).

7Siguiendo la ya tradicional definición de F.Barth (1976) entendemos al grupo étnico como «tipo organizacional», conformado a partir de categorías de autoadscripción y adscripción por otros, que definen identidades colectivas y establecen límites a la interacción. Igualmente sigo la formulación de R. Cardoso de Oliveira (1974) respecto de que las identidades étnicas contemporáneas son las expresiones sincrónicas de un dinámico proceso histórico y social de identificación, sustentado en el contraste entre las unidades sociales interactuantes. Sin confundir identidad con cultura, para el caso de Oaxaca parece necesario sin embargo conjugar lo organizacional con lo cultural, considerando a la identidad étnica como resultante de la trayectoria histórica de un grupo étnico, poseedor de una típica forma de organización, de un idioma específico y de una cultura diferenciada respecto de otras unidades sociales categorizadas como grupos étnicos.

8Para nuestro ámbito y otras regiones etnoculturales de México puede proponerse que los grupos etnolingüísticos suelen estar integrados por grupos étnicos, en el sentido organizacional y adscriptivo. La distinción entre grupo étnico y grupo etnolingüístico se destaca aún más al observar que muchas veces el contraste se establece entre cada uno de los segmentos que integran un grupo etnolingüístico. Incluso cada comunidad puede llegar a comportarse como un grupo étnico autónomo; es decir, como una formación organizativa y adscriptiva particular que genera una identidad “residencial». M. Bartolomé conceptualizó la identidad residencial en varios trabajos (1993,1997), como la resultante de un histórico proceso de fragmentación sociopolítica que encapsuló las identidades en los espacios locales comunitarios.

9¿Cómo puede explicarse sintéticamente este proceso?. A partir de la instauración colonial, la vida política, económica y religiosa de las comunidades de los distintos grupos fue reestructurada de acuerdo a los modelos proporcionados por las instituciones hispanas de la época, que se superpusieron y entrecruzaron con patrones organizativos preexistentes. Los sistemas resultantes, que más tarde los pueblos consideraron instituciones propias, afianzaron las relaciones y la identificación comunales concretizadas en la República de Indios y en el cabildo, más tarde llamado municipio o ayuntamiento. Por ejemplo, los sistemas de cargos cívico-religiosos que subsisten en el presente son los pilares políticos en la definición de la identidad residencial.

10En alguna medida el confinamiento de las identidades étnicas en las comunidades de origen y residencia tuvo que ver con la prohibición de la mayor parte de los encuentros intercomunales e interétnicos, en especial los de naturaleza religiosa como las peregrinaciones a sitios panétnicos de culto donde veneraban y solicitaban consejo a las deidades propias. Tal fue el caso de la cueva de Achiutla, en la Mixteca Alta, que era sepulcro de un antiguo jefe y famoso oráculo consultado por mixtecos y zapotecos de numerosos pueblos en el siglo XVI (A. Barabas, 1989). No obstante que en muchos grupos los rituales tradicionales en cuevas y en las cumbres de los cerros más altos continuaron practicándose en secreto en el nivel local, poco a poco fueron restringiéndose, lo que implicó el desvanecimiento de lazos intercomunales y de las categorías étnicas abarcativas fundadas en la religiosidad compartida. Religión e identidad se refugiaban cada vez más en la adscripción a la comunidad de pertenencia

11La actual atomización de los grupos etnolingüísticos puede entenderse como resultado del proceso de fragmentación política y cultural llevado a cabo por el colonialismo. Un desafío para los pueblos indios radica en la (re)construcción de vínculos y símbolos identitarios generalizantes que viabilicen sus demandas políticas contemporáneas.

Pluralidad múltiple en una geografía diversa

12El territorio de Oaxaca abarca 95.364 Km2 y contiene los más variados nichos ecológicos en los que viven agricultores de clima frío, pescadores y agricultores tropicales, y pastores de zonas áridas, que se ubican en altas serranías, unas desérticas y otras boscosas, bosques mesófilos y tropicales, selvas de galería, serranías medias y bajas, altiplanos y llanuras de pastos, lagunas de agua dulce y salada, y costas marinas. Con frecuencia los grupos etnolingüísticos ocupan diferentes y complementarios pisos ecológicos, de cuya diversidad dan cuenta los variados productos que se ofrecen en las plazas regionales. Como viven en distintos medios ambientes los pueblos indígenas conocen variadas clasificaciones edafológicas, de la fauna y de la flora. Por otra parte, continúan utilizando antiguas tecnologías agrícolas y realizando pronósticos climáticos basados en la observación del medio y en el conocimiento de los calendarios prehispánicos, aunque también manejan tecnologías modernas para diversas actividades productivas.

13Los estudios antropológicos que toman como unidad de análisis a grupos etnolingüísticos completos son recientes (Bartolomé y Barabas, 1982,1986,1990). Las numerosas publicaciones existentes se refieren principalmente a comunidades específicas, aunque en Oaxaca existen más de 9.000 comunidades pertenecientes a 570 municipios. Estas comunidades, pertenecientes a alguno de los grupos etnolingüísticos, han padecido particulares procesos de conquista y colonización relacionados con las variadas geografías, con las específicas motivaciones económicas de los españoles y criollos, con las características de la empresa evangelizadora, y con el potencial demográfico y bélico de los distintos grupos, para mencionar sólo algunos de los factores sobresalientes. Actualmente están inmersas en particulares procesos socioeconómicos y políticos, y tienen distintas formas de articulación con la sociedad regional y nacional. Lo que espero resaltar para el lector es que los estudios de comunidad, por ser ejemplos paradigmáticos de la particularidad, no resultan representativos de la realidad sociocultural de los grupos etnolingüísticos.

14Hoy día la población indígena se concentra en las zonas rurales donde casi siempre es mayoría. En el medio urbano (ciudad de Oaxaca, Tuxtepec, Huajuapan de León, Salina Cruz, los centros turísticos de Puerto Escondido y Bahías de Huatulco) la población mayoritaria es no indígena o indígena descaracterizada. En esta última categoría se ubican los que ya no adscriben su pertenencia a ningún grupo etnolingüístico y, al menos en el medio rural, constituyen la mayor parte de la población no indígena del Estado. En muchos casos se trata de poblaciones que han perdido el idioma materno y han abandonado las categorías étnicas de identificación pero que reproducen la cultura y la organización social de los pueblos indígenas, aunque no las reconozcan como tales sino como expresiones de la cultura campesina o popular.

15Oaxaca es entonces ámbito de pluralidad. Pluralidad lingüística manifiesta en la multiplicidad de lenguas y sus variantes dialectales; pluralidad étnica, expresada en el mosaico de grupos etnolingüísticos integrados por grupos étnicos organizacionales, que se autodefinen primariamente en relación con identidades comunales, municipales o regionales y sólo secundariamente en relación con identidades etnolingüísticas abarcativas. Los diacríticos culturales más frecuentes instrumentados por los grupos para denotar el contraste entre identidades diferentes son el idioma, el vestido y los componentes de la “costumbre”, que es el concepto emic que podríamos equiparar con cultura propia y sistema normativo.

16Es preciso dejar en claro que el desuso de la lengua no es un criterio antropológico suficiente para determinar la inexistencia de un grupo étnico en términos organizacionales y adscriptivos. La carencia de un idioma singular afecta al grupo etnolingüístico pero no cancela la presencia de categorías étnicas, aunque la pérdida de sustancia idiomática y cultural mine a la larga los soportes de esas categorizaciones. Aunque es posible continuar identificándose como indígena sin hablar el idioma materno y sin practicar la costumbre cultural, en la mayor parte de los grupos de Oaxaca la filiación lingüística todavía resulta ser un indicador clave en la identificación étnica, aunque en muchos casos la ininteligibilidad dialectal limita la capacidad del idioma para promover una identificación colectiva capaz de convocar al conjunto de un grupo.

17Existen también algunos casos en los que la posesión de un idioma común, aún cuando éste tenga importantes variantes dialectales, cumple un papel fundamental en la autoidentificación y constitución de categorías étnicas adscriptivas. Esta parece ser la situación de los triquis, de los mixes y de los chatinos; grupos en los que existe una identidad colectiva supracomunitaria sustentada en buena medida en la posesión de un idioma común. Los chatinos, por ejemplo, tienen un alto porcentaje de hablantes, aún entre las generaciones de jóvenes y niños, y un número considerable de monolíngües. Ellos definen a su territorio como Tierra de la Palabra y a su idioma como «las palabras que trabajan» (cha’cña) e identifican como chatinos (gente de las palabras que trabajan) al conjunto total de los pueblos que hablan este idioma y habitan ese territorio.

18La pluralidad cultural radica en la singular combinatoria de principios organizativos y elementos culturales originados en diferentes tradiciones civilizatorias (mesoamericana, occidental) y en diferentes momentos (antiguo, colonial, contemporáneo), pero reelaborados y reinterpretados en el seno de cada configuración étnica, e incluso en el de cada comunidad, a lo largo de la historia hasta el presente. Al concebir a los grupos etnolingüísticos como configuraciones etnoculturales se hacen visibles los aspectos dinámicos y creadores de los procesos sociales y culturales. Los procesos históricos globales de homogeneización se entrelazan con los de diferenciación producidos en los niveles locales, por ello es posible adjudicar a cada configuración un patrimonio cultural y organizativo específico: una “costumbre” propia, lo que permite señalar la presencia de variadas pero reconocibles culturas mazateca, mixe o chatina, para mencionar sólo tres ejemplos.

19El valor de la cultura en la constitución y reproducción de la identidad no debe ser minusvalorado, en la medida en que proporciona bases diferenciales para la configuración de identidades. Dicho de otro modo; las culturas indígenas de Oaxaca forman parte de la tradición civilizatoria mesoamericana, y en esa dimensión mucho tienen en común unas y otras. Los procesos interétnicos posteriores a la invasión también contribuyeron a configurar pautas organizativas a partir de modelos similares (por ejemplo, los sistemas de cargos o jerarquías cívico-religiosas o los sistemas de tenencia de la tierra). En este contexto la distintividad de cada grupo puede encontrarse en la configuración cultural; esto es, en la específica combinación de creencias y prácticas históricamente realizada a partir de una base común, aunque en muchos aspectos esa singularidad cultural es menos perceptible que las semejanzas.

20No obstante entonces que el rango de singularidad del complejo de rasgos culturales diacríticos de la identidad puede parecer poco relevante, para los grupos étnicos esas pequeñas variaciones resultan ser elementos fundamentales de contraste y autoadscripción. El tequio, sistema de cargos político-religiosos, el tipo de indumentaria, para mencionar unos pocos ejemplos, podrán ser muy semejantes entre los diferentes grupos, pero cada uno es vivido como propio y exclusivo por cada uno de ellos. Diferencias mínimas de diseño en los huipiles sirven de marca entre las parcialidades chinantecas; pequeñas distinciones léxicas o fonéticas entre comunidades mixes señalan fronteras de adscripción internas al grupo etnolingüístico; escasas variaciones en la parafernalia de los rituales religiosos, en la composición de una ofrenda o en la nomenclatura y funciones de los sistemas de cargos, resultan centrales para configurar la “costumbre» y establecer distinciones respecto de los «otros». En este sentido, por sutiles que sean, las diferencias operan como emblemas de identidad contrastiva puestos en evidencia por cada grupo en la interacción étnica. Así, la desaparición de una tradición cultural en apariencia similar a otras, significa no sólo la extinción de una combinación particular que sus protagonistas realizaron a lo largo de la historia, sino la ruptura del universo valorativo y semántico de referencia. La importancia de la cultura para la identidad se manifiesta entonces en esta noción de «cultura compartida», que al mismo tiempo que sirve de contraste invoca a la pertenencia, independientemente de la mayor o menor singularidad objetiva que evidencie.

Composición etnocultural de Oaxaca

21La mayor parte de los grupos ha incrementado en las últimas décadas el total de hablantes (mayores de 5 años) en términos absolutos. En el lapso de sesenta años el censo reporta la duplicación de la población indígena, que de 519.295 hablantes en 1930 pasó a 1.018.106 en 1990. Tomando siempre la lengua como criterio indicador, la población indígena en el 2000 era de 1.120.312 y representaba el 37% de la población del estado. Sin embargo si tomamos en cuenta el criterio identitario y los recientes procesos de revitalización etnocultural, la población indígena sería bastante más numerosa.

El contingente poblacional de los grupos identificados actualmente en Oaxaca, de acuerdo con el Censo de Población del 2000 asciende a:

Grupos

Hablantes

1.-Amuzgos

4.819

2.-Chatino

40.004

3.-Chinanteco

107.002

4.-Chocho

524

5.-Chontal

4.617

6.-Cuicateco

12.1.28

7.-Huave

13.678

8.-Ixcateco

20

9.-Mazateco

174.352

10.-Mixe

105.443

11.-Mixteco

244.029

12.-Nahuatl

10.979

13.-Triqui

15.203

14.-Tzotzil

2.000

15.-Zapoteco

377.936

16.-Zoque

5.282

22A los fines de clarificar el panorama de la plurietnicidad agrupamos a los grupos etnolingüísticos tomando como referencia el ámbito territorial del estado de Oaxaca, según tres criterios: la magnitud numérica, la espacialidad geopolítica y el origen. Según el primer criterio los grupos son macro, meso y microetnias, de acuerdo con el segundo son absolutos y relativos3 y el tercero los agrupa en autóctonos y alóctonos. De las macroetnias (cientos de miles de miembros) la mixteca es relativa, ya que tienen su hábitat también en Guerrero y en Puebla, y la zapoteca es absoluta, así como la mazateca que se suma a las macroetnias en el 2000, seguida cercanamente por los chinantecos y los mixes. Las microetnias (diez mil miembros o menos) absolutas son chontal, ixcateco y chocho (el popoloca de Puebla sólo está emparentado) y las relativas son amuzgo, zoque‘chima’, tzotzil y nahua: la primera se ubica también en Guerrero, la segunda y tercera en Chiapas y la cuarta forma parte de una de las macroetnias nacionales que se encuentra en los estados vecinos de Puebla, Veracruz y Guerrero. Las mesoetnias (desde decenas de miles hasta 100,000 miembros)son los demás grupos etnolingüísticos enlistados arriba, y todos son absolutos, ya que su hábitat histórico está inscripto dentro de las fronteras estatales.

23Los grupos autóctonos, que poblaron el actual estado de Oaxaca desde tiempos inmemoriales, son: amuzgo, cuicateco, chatino, chinanteco, chocho, huave, ixcateco, mazateco, mixe, mixteco, triqui y zapoteco; en tanto que los alóctonos prehispánicos son los chontales, zoques y nahuas, y el alóctono reciente es el tzotzil. Por otra parte, como ya mencioné, hay dos grupos étnicos organizacionales plenamente reconocidos: los afromestizos, hablantes de la variante regional del español, y los indios tacuates que son lingüísticamente mixtecos.

24Vale destacar que el caudal demográfico tiene incidencia sobre las posibilidades de existencia y desenvolvimiento futuro de los grupos. Muy distintas son las alternativas de los cientos de miles de mixtecos o zapotecos, que las de poco más de 500 hablantes de chocho hoy nucleados en seis comunidades que aún conservan el idioma, después de un proceso de pérdida lingüística que afectó a más de 15 comunidades entre 1900 y 1960 (Barabas,1996). Por intensa que pueda ser la voluntad de autoafirmación de la identidad étnica, la pequeñez o fragmentación del ámbito de interacción lingüística va debilitando el uso de la lengua propia como herramienta de comunicación global, y trasladando las relaciones idiomáticas hacia el español, en la medida que las relaciones sociales se proyectan fuera del pequeño espacio étnico. Más aún si tomamos en cuenta que las microetnias están ubicadas en los territorios menos productivos y más deteriorados, y que se ven obligadas a recurrir a la migración permanente y masiva a las ciudades, lo que conlleva generalmente la agudización de procesos de descaracterización étnica. Esta tendencia se observa principalmente entre los migrantes permanentes de las microétnias, la mayoría de los cuales ya no se autoidentifica como indígenas pertenecientes a un específico grupo sino por su identidad residencial, es decir, como originarios de tal o cual comunidad de una región de Oaxaca. En cambio, otros grupos mayores, también migrantes, como zapotecos y mixtecos, han elaborado en algunos casos estrategias de reproducción de la identidad étnica abarcativa en los ámbitos de migración nacionales y en Estados Unidos.

25Si bien los argumentos anteriores siguen siendo válidos en general, es preciso mencionar que un reestudio realizado en 1998 entre los chochos (A.Barabas, 1999) muestra un reciente proceso -multicausal- de revalorización de la identidad étnica y la cultura chocholteca que se está gestando en varias comunidades del grupo y que sustenta las acciones emprendidas por maestros, etnolingüístas indígenas, autoridades municipales y migrantes en relación con la revitalización de la lengua nguigua (Chocho) en riesgo de extinción. Esa transformación ideológica que revalorizó la lengua propia y emprendió acciones para no perderla, se plasmó en la adopción del etnónimo nguigua, en la construcción colectiva del alfabeto para la escritura del idioma, en los talleres infantiles de enseñanza de lectoescritura, en las publicaciones didácticas bilingües y, recientemente, en la decisión de Santa María Teotongo de re-nombrar las localidades y parajes del municipio de acuerdo con la toponimia nguigua.

26La situación actual de las lenguas no es homogénea. Grupos como los triquis, mazatecos, mixes, chinantecos y chatinos, o subgrupos como los zapotecos de la Sierra Norte, tienen una gran vitalidad lingüística, aunque entre los tres últimos hay comunidades donde el idioma está siendo (o ha sido) desplazado. En otros, como los cuicatecos, amuzgos de Ipalapa, huaves de San Francisco del Mar, zapotecos del Istmo y de la Sierra Sur, se registran procesos sectoriales de sustitución lingüística.

27Mucho más crítica es la situación de los zoques ‘chima’, chontales y zapotecos del Valle, donde el reemplazo lingüístico afecta numerosas comunidades. El proceso más dramático es, sin embargo, el de los ixcatecos, entre los que el desplazamiento se ha concretado en la sustitución de la lengua nativa por el español. Este grupo, que ya no se considera  indígena, está nucleado en una sola comunidad y tiene sólo una veintena de hablantes mayores de 60 años(M. Bartolomé, 1996).

28Dos casos dramáticos que ilustran procesos parciales de extinción, inducidos por el estado, involucran a los mazatecos y chinantecos. Estas recientes macroetnias han sido afectadas sectorialmente por procesos de relocalización compulsiva derivados de la realización de grandes proyectos de desarrollo hidráulico (M. Bartolomé y A. Barabas, 1990). Los mazatecos fueron afectados en la década de los cincuenta por la construcción de la presa Miguel Alemán, la que determinó la expulsión de más de 20.000 personas provenientes de alrededor de ochenta poblados inundados, en cinco zonas de reacomodo, la mayor parte de ellas ubicadas en áreas alejadas del hábitat original. Estos indígenas separados forzosamente de la unidad mayor de la que formaban parte no han logrado, en la mayoría de los casos, reestablecer sus patrones lingüísticos, organizativos y culturales tradicionales. Actualmente se encuentran inmersos en procesos más o menos agudos de descaracterización étnica, que implican la pérdida de su especificidad cultural y la adopción de los estilos propios del sector campesino no indígena circundante.

29En situación similar, si no más grave, se encuentran aproximadamente 26.000 chinantecos que fueron relocalizados a partir de 1974, a raíz de la construcción de la presa Miguel de la Madrid (Cerro de Oro), y convertidos en microetnia relativa en el estado vecino. Casi la totalidad de estos afectados fue diseminada en numerosos nuevos poblados ubicados en diferentes zonas de Veracruz, todos muy alejadas del territorio étnico. Los reacomodados no sólo sufren actualmente procesos de involución económica, sino que están inmersos en situaciones sociales críticas que previsiblemente los llevarán hacia la sustitución cultural. En efecto, es posible constatar la pérdida del código de base sobre el cual se organizan las conductas sociales, al observar la paulatina extinción de los estilos propios de trabajo y consumo, así como del patrimonio lingüístico, ceremonial, estético, e incluso de las categorías de identificación étnica, que son algunos de los aspectos culturales lesionados por la relocalización (M. Bartolomé y A. Barabas,1990).

30Nos encontramos en estos casos frente a procesos de cambio compulsivo originados por la intervención directa y rápida del estado, cuyo accionar pretendidamente modernizador y desarrollista tiene como resultado el etnocidio. Etnocidio que deviene de la fragmentación deliberada de grupos etnolingüísticos y la expulsión de miles de indígenas del medio ecológico y cultural que era su espacio histórico e interactivo; proceso que los colocó en situaciones que imposibilitan o dificultan extraordinariamente su reproducción cultural.

31También se encuentran sectorialmente amenazadas las colectividades lingüísticas más numerosas de Oaxaca, como los zapotecos y mixtecos. Ambos son exponentes de la gran complejidad lingüística del Estado, ya que están integrados por lenguas diferentes y por variantes regionales muy diversificadas. Cada uno además se compone de un número aún no determinado de grupos étnicos en el sentido organizacional. La situación de cada comunidad dentro de los contextos regionales marca diferencias sectoriales que inciden en la dinámica de reproducción etnocultural. En las distintas localidades y regiones las relaciones interétnicas han configurado «bloques históricos» específicos, que expresan diferentes perspectivas ideológicas respecto de la identidad étnica. Algunas poblaciones manifiestan una identidad positivamente valorada y fuerte apego a su cultura, en tanto que otras, en las que la identidad es minusvalorada o negada, se encuentran en situaciones de mayor riesgo para la reproducción lingüística y cultural. Así, comunidades zapotecas de valle como El Tule tiene hoy en día unos pocos hablantes ancianos, mientras que sus vecinos de Teotitlán del Valle registran un alto número de hablantes aun entre la población infantil. Igualmente sucede en la vasta región mixteca, donde encontramos pueblos lingüísticamente vitales próximos a otros orientados hacia la descaracterización étnica. Este sería el caso de comunidades del Distrito de Nochistlán, tales como Magdalena Yodocono donde se ha perdido el idioma, en tanto que en su vecino San Pedro Tidaa éste se mantiene.

32Las causas del fenómeno sectorial de extinción lingüística y cultural que se observa actualmente en la gran mayoría de los grupos indígenas de Oaxaca aún no han sido satisfactoriamente explicadas. Sin embargo, sí puede indicarse que no se relacionan con los dos factores que las orientaciones dominantes de la antropología nacional durante las décadas pasadas daban por responsables de la aculturación y la integración a la sociedad nacional (A. Aguirre Beltrán, 1973). Se tenía por supuesto que el  aislamiento geográfico, el asentamiento en medios ambientes hostiles y la marginalidad económica, se correspondían con las tendencias dominantes hacia la preservación cultural y la resistencia al cambio. Por el contrario, la cercanía a vías importantes de comunicación y centros urbanos, así como la mayor articulación con el sistema capitalista eran vistas como causales casi mecánicas de aculturación creciente e integración a la sociedad moderna. Casos como el de Santa María Ixcatlán (ixcatecos) o Santa María Chimalapas (zoques) contradicen estas afirmaciones, ya que se trata de comunidades aisladas en medios geográficos de muy difícil acceso que, no obstante, se encuentran inmersas en procesos críticos orientados hacia la extinción lingüística. Además, comunidades bien comunicadas y largamente articuladas con el capitalismo, como Teotitlán del Valle, o ciudades como Juchitán en el Istmo, son excepcionalmente vitales lingüística, cultural y étnicamente.

33En un libro sobre los grupos etnolingüísticos de Oaxaca que se encuentran en riesgo de extinción lingüística (M .Bartolomé y A. Barabas, 1996), señalábamos que las microetnias eran las que sufrían los mayores riesgos. Sin embargo, no todos los grupos minoritarios se encuentran en la misma situación, ya que los datos estadísticos muestran que en dos de las microetnias relativas; amuzgos y nahuas, el número total de hablantes ha aumentado desde 1980 hasta el 2000. En ambos casos las tendencias lingüísticas y el mantenimiento de formas culturales propias están reforzados por la relación con el resto del grupo etnolingüístico del cual forman parte.

34Si bien en Oaxaca existen sólo dos localidades amuzgas, San Pedro Amuzgos y Santa María Ipalapa, de las que dependen una veintena de poblaciones menores, éstas están articuladas ritual y económicamente con los numerosos municipios hablantes del idioma en Guerrero. Los amuzgos de Oaxaca asisten a las festividades religiosas que se realizan en Guerrero, en Guadalupe Victoria (Virgen de Guadalupe), Ahuehuetone (Cuaresma), Cosoyoapan (San Sebastián), Xochistlahuaca (San Miguel), Igualapa (Señor del Perdón) y Coatepec (Virgen de los Remedios). A su vez, los paisanos de Guerrero llegan a San Pedro para vender sus textiles, ya que este pueblo se encuentra más cercano al mercado turístico. Como es frecuente, los intercambios rituales y comerciales generan oportunidades para las alianzas matrimoniales.

35Los nahuas de Oaxaca son, junto con los asentados en el nudo montañoso donde confluyen Puebla y Veracruz, los descendientes de los peregrinos nonoualcas, quienes buscando la tierra profetizada fundaron siete Señoríos, uno de los cuales fue Teotitlán (G. Aguirre Beltrán,1986). En este grupo la actitud respecto de la lengua y la cultura propias expresa un panorama interno diferencial. De la veintena de pueblos que lo integran, los más vitales lingüísticamente son los nucleados en torno a Santa María Teopoxco y Santiago Texcalcingo, en tanto que en Nanahuatipan, Vigastepec, San Bernardino y las agencias del Municipio de Toxpala, la población infantil y juvenil se comunican ya casi exclusivamente en español. Al igual que entre los amuzgos, los pueblos nahuas con identidades positivamente valoradas eran los que hasta hace unos diez años mantenían relaciones con los paisanos de Puebla, tanto a través de los mercados regionales como de las alianzas parentales y los encuentros festivos y ceremoniales. En los pueblos más articulados con Teotitlán y otros puntos de Oaxaca se advertían, en cambio, ideología y actitudes negativas respecto del idioma. Actualmente Teopoxco y Texcalcingo siguen siendo hablantes de nahua pero no practican ya la “costumbre” porque son pueblos mayoritariamente conversos a religiones evangélicas o paracritianas que, en cambio, promueven el uso del idioma nativo.

36Los grupos en los que se registran los más agudos procesos de desplazamiento y sustitución lingüística son las tres ya mencionadas microetnias absolutas: ixcatecos, chochos y chontales. También se observa una definida tendencia hacia el desplazamiento en una de las microetnias relativas; los zoques, aculturados por sus vecinos zapotecos del Istmo, que se comportan como una microetnia absoluta, ya que no se encuentran articulados con sus paisanos de Chiapas. En este caso su extinción significa una pérdida para Oaxaca en particular, pero quizás en menor medida para la sociedad global, ya que subsisten millares de zoques en Chiapas. En cambio la desaparición de los grupos minoritarios absolutos supone un drama que atañe a la humanidad en general, en la medida que representan expresiones de trayectorias sociales, culturales, lingüísticas y existenciales únicas.

Inicio de página

Bibliografía

AGUIRRE BELTRAN, Gonzalo:1973, Regiones de Refugio, Serie de Antropología Social 17, Instituto Nacional Indigenista, México (2a edición).

________1986, Zongolica: encuentro de Dioses y Santos Patronos,  Universidad Veracruzana, México.

BARTH, Frede: 1976,  “Introducción”, Los grupos étnicos y sus fronteras, F. Barth comp., F.C.E., México.

BARABAS, Alicia: 1989,  Utopías Indias. Movimientos Sociorreligiosos en México, Col. Enlace, Edit. Grijalbo, México (3a edición, 2002).

________1996, “Renunciando al pasado. Migración, cultura e identidad entre los chochos” en La Pluralidad en peligro, col.  Regiones de México, INAH-INI, México.

________1999, “Los rru nguigua o gente de idioma. El grupo etnolingüístico chocholteco” en Configuraciones étnicas en  Oaxaca. Perspectivas etnográficas para las autonomías, Coord. A. Barabas y M. Bartolomé, Col. Obra Diversa, vol. III, CONACULTA- INAH-INI, México.

BARABAS, Alicia y BARTOLOME, Miguel: 1990, “Notas a la segunda edición” en Etnicidad y Pluralismo Cultural: la dinámica étnica en Oaxaca, A. Barabas y M. Bartolomé coord., 2a edición, Col. Regiones, C.N.C.A.- D.G.P., México.

________1992, “Mitos e Historias: hacia la recuperación de la identidad cultural»,en Revista Arinzana Nº14, Caracas, Venezuela.

________1999, Configuraciones étnicas en Oaxaca. Perspectivas etnográficas para las autonomías, Coord. A. Barabas y M. Bartolomé, Col. Obra Diversa, 3 volúmenes, CONACULTA - INAH-INI, México.

BARTOLOME, Miguel:1993, “La Identidad Residencial en Mesoamérica: fronteras étnicas y fronteras comunales» e Anuario Antropológico, núm. 91, Universidad Nacional de Brasilia, Brasil.

________1996, “La extinción del Ixcateco: la identidad étnica ante la pérdida lingüística” en La Pluralidad en peligro, M. Bartolomé y A. Barabas, Col. Regiones de México, INAH-INI, México.

________1997, Gente de Costumbre y Gente de Razón. Las identidades étnicas en México, Ed. Siglo XXI, México.

BARTOLOME, Miguel y Alicia BARABAS: 1982, Tierra de la Palabra. Historia y Etnografía de los chatinos de Oaxaca, Col. Científica 108, INAH, México.

________1986, “La pluralidad desigual en Oaxaca” en Etnicidad y Pluralismo Cultural. La dinámica étnica en Oaxaca, Coord. A. Barabas y M. Bartolomé, Col. Regiones de México, INAH, 1986.

________1990, La presa Cerro de Oro y el Ingeniero El Gran Dios.   Relocalización y Etnocidio chinanteco en México, T. 19 y  20,Col. Presencias, C.N.C.A.-I.N.I., México.

CARDOSO DE OLIVEIRA, Roberto: 1974, “Um conceito antropologico de identidade”, Serie Antropológica núm. 6, Fundacao Universidade de Brasilia, Brasil.

CIFUENTES, Bárbara: 1988, Letras sobre voces. Multilingüismo a través de la historia, Historia de los Pueblos Indígenas de México, CIESAS-INI, México.

I.N.E.G.I.: 1992, Censo General de Población de 1990, México.

________2002, Censo General de Población del 2000, México.

SWADESH, Morris: 1967, “Lexicostatistic classification” en Handbook of Middle  American Indians,(ed. R. Wauchope ), Linguistics,vol. 5 (ed. N. McQuown). University of Texas Press, USA.

Inicio de página

Notas

1La empresa de proporcionar datos sobre las lenguas y grupos etnolingüísticos de México, o siquiera nombrarlos, es inviable en la medida que se trata de 10 familias lingüísticas integradas por entre 56 y 66 lenguas. La distribución que tienen esos idiomas y grupos en el centro-sur del país, habitat de agricultores, coincide en gran medida con la que tenían en el momento del contacto, con la excepción de algunos que han desaparecido. Los mayoritarios, que cuentan más de un millón o cientos de miles de miembros son el nahuatl, maya, otomí, zapoteco, totonaca, tzotzil, entre otros. En el norte y occidente de México el proceso colonial propició la extinción de numerosos idiomas y grupos itinerantes forzadamente sedentarizados. Se calcula que para finales del siglo XVI se habían extinguido más de cien lenguas (B.Cifuentes,1998)
2Entre los primeros: amuzgo, chatino, chinanteco, chocho, chontal de Oaxaca, cuicateco, huave, ixcateco, mazateco, mixe, mixteco, nahua, triqui,tzotzil, zapoteco y zoque. Entre los segundos, que son organizacionalmente diferenciados, se encuentra la población de ascendencia negra que ocupa parte de la costa del Pacífico, y los indígenas tacuates, étnicamente diferenciados pero pertenecientes al grupo etnolingüístico mixteco.
3La pertenencia de un grupo etnolingüístico a dos o más jurisdicciones territoriales estatales genera lo que podríamos denominar condición de etnia “relativa”. La condición de etnia “absoluta” se establece cuando el grupo pertenece a una sola entidad estatal. Las fronteras políticas estatales operan objetivamente como fronteras para la interacción entre las parcialidades del grupo seccionado.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Alicia Barabas, « Un acercamiento a las identidades de los pueblos indios de Oaxaca », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 10 | 2004, Publicado el 02 febrero 2005, consultado el 28 marzo 2017. URL : http://alhim.revues.org/105

Inicio de página

Autor

Alicia Barabas

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org