Navegación – Mapa del sitio
Vision socio-économique

La emigración francesa en Chile, 1875-1914: entre integración social y mantenimiento de la especificidad

Enrique Fernández Domingo

Entradas del índice

Mots-clés :

Chile, Economía, Franceses, XIXe
Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1  P. Leon, Histoire économique et sociale du monde, t.4, Paris, A. Colin, 1970-1978, p. 573.

1P. Léon opina que el cono sur del continente americano siempre ha sido considerado por las potencias occidentales « comme un secteur colonial, voué au peuplement et à l’exploration de ses ressources propres, comme un prolongement de l’Europe »1. La independencia  de la Corona española en 1818 incita a Chile de abrir sus fronteras a los países occidentales con el objetivo de desarrollar las relaciones económicas.

2Con la eliminación del monopolio de la Corona española de sus posesiones americanas, las « fronteras » comerciales de las nuevas repúblicas se abren de par en par a los extranjeros. Durante las primeras décadas de la independencia de estos nuevos países, una primera oleada de aventureros, exiliados políticos, científicos, comerciantes, religiosos, se instalan en la región.

  • 2  Entre 1851 y 1915, cerca de 41 millones de europeos abandonan sus países para instalarse en el nue (...)
  • 3  R. Girault, Diplomatie européenne, 1871-1914 : nations et impérialismes, Paris, A. Colin, 1979, p. (...)

3Después de 1860, el flujo migratorio hacia los países del continente americano conoce un gran crecimiento2. La crisis económica que aqueja a los países europeos durante el periodo de 1873 a 1896 obliga a miles de europeos a abandonar sus hogares con la esperanza de lograr una mejor calidad de vida. A esta clase de inmigración calificada por R. Girault como « celle de la pure misère »3 se añade la salida de agricultores calificados, técnicos, negociantes, ingenieros que responden a las posibilidades que ofrecen los nuevos países.

4Una parte de este movimiento migratorio se dirige hacia los países del cono sur americano. Al mismo tiempo, los gobiernos latinoamericanos multiplican sus esfuerzos para mejorar la acogida de los inmigrantes y las grandes compañías marítimas aseguran los desplazamientos interocéanicos de éstos.

La emigración europea en Chile

5La inmigración europea en Chile, a diferencia de Argentina o Uruguay, nunca fue masiva. Esta inmigración se limita a ciertos flujos migratorios irregulares y numéricamente reducidos. Tras su independencia, Chile recibe la llegada de un buen número de negociantes europeos, mayoritariamente de origen inglés, que se instalan en la capital y en los puertos del país.  Estos negociantes son principalmente comerciantes y empleados de casas comerciales europeas. Antes de 1860 los emigrantes europeos que llegan a Chile son, mayoritariamente, comerciantes y profesionales liberales. Entre 1846 y 1875 el país acoge una importante oleada migratoria proveniente de Alemania. Tras 1880 el flujo migratorio aumenta y el universo del origen nacional de los inmigrantes se diversifica. Estos nuevos inmigrantes que llegan por contingentes, son mayoritariamente de origen proletario y sin instrucción.

Diferentes tipos de emigración: libre/en grupo, urbana/de frontera. El papel de las autoridades chilenas

  • 4  L. Zea, El pensamiento latinoamericano, Barcelona, Ariel, 1976, p.17-91.
  • 5  Aporte de los movimientos migratorios en Chile entre 1883 y 1912: 68.689. Saldo neto de inmigrante (...)

6El gobierno chileno considera que el poblamiento de los nuevos territorios del sur, conquistados a los indígenas, es un instrumento para imponer el poder del Estado y desarrollar el crecimiento económico en estas « nuevas » regiones chilenas. En el imaginario de las élites chilenas, el elemento europeo es considerado como superior al elemento « nacional »4. La instalación de una población de origen europeo  se considera como un seguro dentro del plan de incorporación de los nuevos territorios al mundo civilizado y de desarrollo de su potencial económico. Sin embargo, a pesar de la puesta en marcha de una política favorable a la inmigración del Gobierno de Balmaceda (1886-1891) y de Pedro Montt (1906-1910), contrariamente a los países vecinos de América del Sur, Chile no es elegido entre los grupos de emigrantes como uno de sus principales destinos5.

7Hasta 1850 los colonos europeos llegan solos y en número reducido. Entre la mitad del siglo XIX y 1870 un gran número de colonos alemanes se instala en las regiones del sur, entre Valdivia y Puerto Montt. Durante este periodo no se plantean problemas en cuanto a la existencia de tierra no ocupada. En 1882 el gobierno chileno crea la Agencia de Colonización General en Europa. Esta agencia tiene por misión el reclutamiento de inmigrantes europeos. Paralelamente existen compañías privadas europeas de colonización como la Sociedad Colonizadora « Nueva Italia » de Jorge Ricci que trabaja en Malleco y Temuco.

Total de extranjeros en Chile

1854

 1865

 1875

 1885

 1895

 1907

 1930

 19.669

 21.982

 25.199

 79.056

 87.077

134.524

105.463

Fuente: Dossiers 14/2/1912, 22/9/1927, 8/1/1937, Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago de Chile, carton 29.

8Durante 1883 varios contingentes de colonos alemanes se instalan en Talcahuano. Hasta el comienzo de la Primera Guerra mundial, las autoridades chilenas contabilizan para las tierras del sur del país una entrada media anual de 1000 inmigrantes europeos (españoles, italianos, suizos, yugoslavos, alemanes, franceses,…).

9La causa principal del reducido número de inmigrantes en Chile, en relación con los países vecinos, reside en la ausencia de tierras agrícolas susceptibles de ser distribuidas gratuitamente, o casi gratis, a los nuevos colonos. A esto se añaden las malas condiciones climáticas de las regiones que deben ser colonizadas y las dificultades relacionales que los recién llegados encuentran del lado de la población autóctona. En muchos casos los colonos descubren también la diferencia entre las promesas realizadas por las compañías colonizadoras y la realidad. En 1903, por ejemplo, se promulgan leyes por las cuales se otorgan a los recién llegados concesiones gratuitas llegando hasta 40 hectáreas. Las dificultades administrativas, el clima extremamente duro de las tierras australes y la inexistencia de vías de comunicación hacen que la realidad  de la proposición gubernamental sea decepcionante para los interesados.

La emigración europea, un factor de desarrollo de los intercambios comerciales

  • 6  P. Bairoch, Commerce extérieur et développement économique de l’Europe au XIX siècle, Paris, EHESS (...)

10Las conclusiones de P. Bairoch sobre los efectos de la emigración muestran que la transferencia de factores de producción debida al movimiento migratorio es positivo en cuanto al aumento de los intercambios comerciales con los países europeos. P. Bairoch apunta que la gran mayoría de las exportaciones hacia los países de población europea de América latina es en gran parte una consecuencia directa de los movimientos migratorios (60-80% de las exportaciones)6.

  • 7  Para el ejemplo de la importancia de la emigración alemana ver J.P. Blancpain, Les Allemands au Ch (...)
  • 8  En 1925, el 49,4% de los patronos de las empresas de manufacturas son extranjeros, C. Casassus-Mor (...)

11Aunque el aporte cuantitativo de la emigración europea no sea, en principio, importante en el total de la población chilena, una parte de estos emigrantes se dirige hacia los nuevos territorios7 del sur donde se constituyen en elementos de una naciente clase media. Estos emigrantes son empresarios agrícolas o industriales8, comerciantes, encargados de casas de importación, que amplían el mercado chileno. Son los mejores representantes de los productos de su país, elementos esenciales para desarrollar el comercio de sus países respectivos y los principales compradores potenciales de bienes de consumo y de bienes de producción que provienen de sus países de origen. Otra parte de la emigración europea se instala en las ciudades más importantes de Chile donde crean negocios comerciales que se aprovisionan de productos manufacturados que provienen generalmente de la industria europea.

La emigración francesa en Chile

12Durante las guerras de independencia latinoamericanas entre 1810 y 1825, el flujo migratorio de franceses hacia Chile se compone esencialmente de exiliados políticos antiguos oficiales de los ejércitos imperiales y de hombres de ciencia. Hasta 1860 el número de colonos franceses que llegan a Chile es muy reducido. La totalidad de estos colonos llega de  forma individual. Se trata todavía de lo que se llama « inmigración libre » o en familia, pero muy pocas veces en grupo. En su mayoría son comerciantes, profesores, médicos, ingenieros, arquitectos, litógrafos, enólogos, agrónomos, impresores, artistas o religiosos.

13El débil crecimiento que conoce la población francesa durante todo el siglo XIX explica en gran parte que la cantidad de franceses que se instala en los países « nuevos » del continente americano durante el último tercio del siglo XIX sea más reducida en relación a otros países europeos.

Flujos migratorios entre 1875 y 1895: características generales

14Al mismo tiempo que se desarrolla la emigración individual, los primeros grupos de colonos franceses llegan a Chile a partir del final de los años 1860 y se instalan en las regiones del sur del país. A partir de la década de 1880 los colonos franceses llegan encuadrados en el marco de las campañas de contratación realizadas por la Agencia de Colonización de Chile en Europa. Los inmigrantes franceses que forman estos contingentes son obreros o agricultores, adultos, jóvenes, formados en su región de origen. El 80% de los colonos que llegan a Chile provienen del País Vasco, del Bordelais, de Charentes y de las regiones situadas entre Gers y Périgord.

  • 9  Por ejemplo, en 1907 el gobierno chileno encarga a Eugène Cibié la misión de reclutar obreros-mecá (...)

15Al final del siglo XIX y bajo el mandato de José Manuel Balmaceda (1886-1891) y de Pedro Montt (1906-1910) el gobierno chileno realiza en Francia varias campañas de publicidad a través de una serie de conferencias sobre la prosperidad de las tierras chilenas y las condiciones excepcionales de acogida que ofrece el país. Esta campaña consigue atraer a ciudadanos franceses que viven en departamentos industriales que conocen graves problemas de desempleo. Siguiendo el proceso, los franceses que desean ir a Chile deben dirigirse a las agencias privadas de inmigración las cuales perciben una cotización por emigrante9.

  • 10  La introducción en Chile de estos colonos debe hacerse en un periodo de 8 años. Al mismo tiempo el (...)

16Durante la década de 1880 el gobierno chileno realiza una campaña de colonización de las provincias del sur del país. Un cierto número de contingentes de colonos franceses se instala en las tierras del sur chileno. Tras la guerra civil de 1891 el gobierno chileno continúa la obra colonizadora. En 1896 se acepta la proposición de Charles Colson, agente marítimo de Burdeos, el cual se compromete a introducir en Chile 5.000 familias de colonos10.

17Entre la mitad del siglo XIX y el comienzo da la Primera Guerra mundial el número total de franceses en Chile conoce un fuerte crecimiento pasando de de 1 654 personas en 1854 a 10.000 en 1912. Sin embargo, la evolución relativa de los efectivos muestra que esta progresión comienza a reducirse durante los últimos años del siglo XIX. Mientras que en el periodo de 1854-1895 la progresión relativa conoce un crecimiento fuerte y continuo -1854-1875: +48,2%; 1876-1895: +61,4%-, a partir de 1895 este crecimiento se reduce de una manera importante (1913-1930: +17,3%).

  • 11  J.P. Blancpain, Le Chili et la France : XVIII-XX siècles, Paris, L’Harmattan, 1999,  p. 131.

18Según los documentos oficiales del Ministerio chileno de relaciones exteriores11, entre octubre de 1882 y diciembre de 1897 la entrada de franceses en el país se estima en 8.413 personas, al mismo momento que el gobierno chileno desarrolla sus campañas de reclutamiento en Europa con la idea de colonizar el sur del país. La fase más intensa se sitúa entre noviembre de 1888 y diciembre de 1890 con 5.000 entradas y entre abril de 1886 y diciembre de 1891 con 6.500. Este periodo coincide con el poblamiento y la puesta en valor de la Araucania.

  • 12  Rapport de 1910, Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago de Chile, carton 29.

19Sin embargo, la emigración francesa en Chile es bastante reducida si la comparamos con la llegada de franceses a otros países del cono sur latinoamericano. Los documentos consulares de la embajada francesa en Santiago nos explican las razones del limitado poder de atracción de Chile para los emigrantes franceses: las malas condiciones que encuentran los colonos franceses (organización defectuosa del servicio de inmigración, alto coste de la vida material, duras condiciones de trabajo) hacen que « une part des immigrants français arrivés au Chili passe en Argentine, d’autres se présentent à la Légation pour obtenir leur rapatriement en France »12.

Implantación:una colonia mayoritariamente urbana

20Aunque no tengamos cifras completas en cuanto el reparto de los franceses en el conjunto del territorio chileno antes del siglo XX, los testimonios contemporáneos y las cifras que nos ofrecen las listas de domiciliados franceses en el consulado francés de Valparaíso de 1863 nos muestran que antes del último tercio del siglo XIX los ciudadanos franceses que llegan a Chile se instalan mayoritariamente en Valparaíso y en Santiago. Las características profesionales (comerciantes, profesiones liberales, arquitectos y científicos contratados por el gobierno chileno, artistas, etc.) y el « espíritu de empresa » que caracteriza a algunos de estos emigrantes « individuales » hacen que su destino esencial es el mundo urbano y « civilizado » de Chile.

21La ciudad de Valparaíso, con su puerto, es el principal centro comercial del país y el lugar más interesante para desarrollar una carrera de negociante. Durante la década de 1860, el 38% de los franceses de Chile se domicilian en Valparaíso. Al mismo tiempo el crecimiento urbano de Santiago y su categoría de capital política y social del país, da al inmigrante francés la posibilidad de instalar su propia empresa con un alto índice de posibilidad de éxito.

22La colonización de las regiones del sur atrae los primeros contingentes organizados de colonos franceses. A partir de este momento el reparto de los franceses en Chile sufre algunas modificaciones. Paralelamente al crecimiento de la colonia francesa se produce una mayor diferenciación en el reparto geográfico de sus efectivos.

  • 13  J.P. Blancpain, Le Chili et …, p.138.

23A pesar de este nuevo reparto geográfico, la mayor parte de los inmigrantes franceses continúan instalados en las zonas más urbanizadas del país (Valparaíso, Santiago, Concepción). Según las publicaciones oficiales del gobierno chileno, en 1903 casi un tercio de las familias francesas de Chile viven en Santiago (1.030 familias), 380 familias en la región de Valparaíso y 300 en Concepción13.

La colonia comercial francesa de Santiago de Chile y Valparaíso

  • 14  A. Cochut, « Le Chili en 1859 », Revue des Deux Mondes, nov.-déc. 1859, p. 827.

24Hacia la mitad del siglo XIX A. Cochut nos muestra las características de las actividades económicas de los miembros de la colonia francesa en su artículo sobre la sociedad chilena escrito en 1859. A. Cochut escribe que la colonia está formada por « 300 commerçants, 40 professeurs, 38 missionnaires et 36 modistes »14. Durante la segunda mitad de siglo los franceses que llegan a Chile crean y desarrollan la mayor parte de sus negocios comerciales, industriales y agrícolas.

25A parte del testimonio de A. Cochut, las primeras estimaciones sobre los establecimientos comerciales franceses son hechas al principio del siglo XX. Entre 1899 y 1901 el Ministerio de Asuntos Exteriores francés realiza una primera encuesta para conocer y contabilizar la fortuna francesa en el extranjero. Estas encuestas son realizadas por los puestos diplomáticos y deben dar al gobierno francés el número y el valor de las empresas francesas trabajando en el extranjero y las empresas pertenecientes a ciudadanos franceses instalados fuera de Francia.

26Según la información proporcionada por E. Choteau en su Guide de la colonie creemos que los inmigrantes franceses que llegan a Chile forman parte de una población acostumbrada al trabajo industrial y comercial. Traen con ellos una cultura y una tradición industrial del trabajo del cuero, de la armería, de las telas, etc. Estos inmigrantes manifiestan también un « espíritu de empresa » bastante desarrollado.

Integración: éxito comercial, matrimonios y acercamiento a las elites chilenas

27Al final del siglo XIX, a parte de los casos de naturalización directa a título de recompensa o por gracia especial, un extranjero puede naturalizarse chileno tras un año de residencia bajo resolución favorable del consejo municipal de su municipalidad de elección. Paralelamente, según la ley chilena toda aquella persona nacida en Chile, incluso de padres extranjeros, es considerada como chilena. Esto nos indica que los descendientes de los inmigrantes franceses, jurídicamente, se convierten automáticamente en ciudadanos chilenos. Desgraciadamente no tenemos datos suficientes para conocer el porcentaje exacto de naturalización de los emigrantes de la primera generación. Sin embargo creemos, según la información que nos ofrecen los archivos diplomáticos, que la mayoría de ellos continúan conservando la nacionalidad francesa.

Cantidad de franceses en Chili

Años

  Número

     1854

     1865

     1875

     1885

     1895

    1.654

    2.330

    3.192

    4.198

    8.266

Fuente: Dossiers du 14/2/1912, 22/9/1927,  8/1/1937, Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago du Chili, carton 29.

La empresa individual y familiar: el negocio como medio de ascensión social

28La gran mayoría de las empresas francesas en Chile pertenecen a un hombre o a una familia que se responsabiliza por el conjunto de sus bienes. Aunque ciertas empresas comienzan por un préstamo arriesgado, la mayor parte se constituyen en asociación simple sin contrato o en comandita. Paralelamente, alrededor de la empresa, el negociante crea una estrecha red de relaciones sociales y familiares que modelan su comportamiento social y desarrolla un cierto universo mental del negociante.

El empresario y su red de relaciones en el origen de la empresa: entre la « aventura » y los comienzos « solitarios » bien encuadrados

29Salvo los empresarios « aventureros » que crean su propia empresa, como es el caso de Claude Prat, una parte de los comerciantes franceses de Chile aprovecha su condición de comisionado de una empresa metropolitana o de empleado de una empresa francesa en Chile para lanzar su propio establecimiento comercial.

30Los casos de Antoine Dominique Bordes et George Zamulo son un ejemplo. En 1835 Antoine Dominique Bordes abandona Burdeos para dirigirse a Chile. Apenas instalado encuentra un trabajo de vendedor en la Casa Casaubin de San Felipe. Rápidamente asume la dirección de la Casa Lataste en Santiago. En 1837, ya a su cuenta, funda una casa de consignación en Valparaíso. Al final de la década de 1860 dirige su negocio propio como negociante-armador.

31George Zamulo llega a Chili en 1863 como comisionado de la librería Mousis. Entre 1864 et 1878 trabaja como empleado en la sucursal chilena de la empresa francesa de importación y de consignación Jouve y Gorlier. Durante los años 1880 funda en Santiago su propio negocio de novedades y moda.

32El mismo itinerario es seguido por muchos de los principales propietarios de establecimientos franceses de venta al por menor de productos textiles y de novedades. En 1850 Henri Chopis trabaja como empleado de la empresa Soubiron. Veinte años más tarde es propietario de dos grandes almacenes de novedades en Santiago y Valparaíso. Comerciantes como Launay, Burgalat, Cherrier, Leboscain, Labatut y tantos otros, propietarios de almacenes de productos industriales y de consumo de origen francés han seguido la misma trayectoria.

La red de relaciones y los lazos familiares: apoyos importantes para el lanzamiento y el éxito del negocio

33El negociante francés de Chile es un inversor individual que actúa al interior de una red de lazos personales y comerciales. Una parte de su éxito comercial y social reposa en la utilización de estos contactos de una manera eficaz. Estos lazos personales son la red de conocidos y la familia del negociante.

34En muchos casos es el núcleo familiar quien se encuentra en el origen de la empresa y de su desarrollo posterior. Alcide Magnère llega a Chile en 1860 representando a una sociedad francesa. Con la ayuda de su padre y su hermano, que se instalan también en Chile, crea una empresa industrial. Veinte años más tarde son propietarios de una importante empresa familiar que se compone de tres curtidurías, una fábrica de zapatos y una casa de importación-exportación.

35Al principio de la década de Eugène Saint-Macary toma, con su hermano Victor, la dirección de una modesta curtiduría, que pertenecía a otro francés, y en la cual trabajaba desde 1867. Al principio de los años 1890 los dos hermanos dirigen un establecimiento de venta al por mayor en Valparaíso, un taller de zapatos en Santiago y una curtiduría de 8.000 metros cuadrados en Concepción.

36Paralelamente, el apoyo de las relaciones bien situadas en la sociedad chilena puede ayudar a lanzar y desarrollar el negocio. A. D. Bordes teje lazos de amistad con personajes importantes de la sociedad chilena como el almirante Blanco, el cual invierte 80.000 piastras en la casa de consignación de Bordes, o Agustín Edward, quien se convertirá en asociado y asegurará a Bordes su apoyo incondicional tanto financiero como político. Incluso tras la muerte de Agustín Edward en 1878, las dos familias continúan conservando los lazos económicos y de amistad que les unen. Los herederos de Agustín Edwards participan como asociados en la casa Bordes en los negocios de compra y exportación de cobre.

37En diciembre de 1917 la Casa Bordes se transforma en Sociedad anónima bajo el nombre de Compañía de Armadores y de Importación de Nitrato de Sodio. El intento de conservar el negocio bajo el control familiar hizo que las acciones se repartieran entre los miembros de la familia, los antiguos capitanes de navío que habían trabajado para la empresa y los empleados de los servicios de tierra.

  • 15  « Notre demande est étudiée par l’Amiral Nef et le député Gomez Carreño. Par rapport au député nou (...)

38El empresario Louis Testart utiliza su red de relaciones para intentar realizar su proyecto de aeronavegación comercial. Su amistad con algunos militares del ejército chileno, como por ejemplo el comandante Cochrane Salvo15, o su relación con L. des Longschamps-Deville, embajador de Francia en Santiago, hace que pida su ayuda para apoyar a su empresa:

  • 16  Carta del 15/10/1924 de Louis Testard al embajador francés de Santiago de Chile, Archives Diplomat (...)

comme monsieur l’Amiral Nef (chargé de la commission traitant l’affaire de l’aviation commerciale chilienne) est un ami intime de notre cher consul G. Le Lorrain, j’ai pris la liberté de bien vouloir écrire à l’Amiral Nef en lui demandant d’appuyer de toute son influence pour la prompte acceptation de mon projet16.

La promoción social en la sociedad chilena y la reproducción de la « cultura negociante »: dos de los  objetivos principales del negociante francés de Chile

39Los conocimientos prácticos y la educación inculcada por la familia son esenciales para la continuidad del negocio. En el interior del círculo familiar del negociante se reproduce una « cultura negociante ». Las familias del negocio francés en Chile mantienen un patrimonio cultural propio. Al mismo tiempo el éxito económico se presenta en el seno de la colonia francesa como uno de los principales motores de la promoción social. Es también uno de los medios para tener un papel importante en el interior de las instituciones de la colonia.

40La utilización del matrimonio de interés tiene como objetivo el éxito de la empresa y la promoción social. Entre el final del siglo XIX y el principio del siglo XX numerosos ejemplos nos muestran que dentro de la colonia francesa existe una tendencia a la « endogamia » social y económica.

41Jean-Michel Etchepare, empleado de la casa de importación-exportación Etchegaray, se casa con la hija de su patrón. En 1875 se plantea la cuestión de la sucesión en la dirección de la empresa. Ese mismo año Jean-Michel Etchepare se convierte en asociado de su suegro y, años más tarde, es el único propietario de la empresa.

42Un hecho similar se produce en la dirección de la casa Pra. Tras la muerte del propietario-fundador, Claude Pra, en 1897, su yerno y sus dos hijos retoman la dirección del negocio. En la misma lógica socio-económica el matrimonio es el método utilizado por comerciantes e industriales franceses para realimentar esta cultura negociante. Por ejemplo la familia Texier se alía económicamente con la familia Puyo y la familia Guérin gracias a la « creación » de nuevos lazos familiares. Al final del siglo XIX, Emile Cheyre, comerciante, hotelero e industrial, se casa con la hermana del industrial francés Alcide Magnère.

43Durante el siglo XIX los franceses con profesiones liberales y que llegan a Chile contratados por el gobierno chileno o a través de las grandes firmas francesas se instalan en el país e intentan integrar la « buena sociedad » local gracias al matrimonio. Podemos citar como ejemplo los matrimonios del ingeniero Jules Ferré, del agrónomo Delaporte, de los arquitectos Joannon y Raymon Devès con señoritas de la oligarquía chilena.   

  • 17  Dossier de 1923 sobre la « Enquête sur la situation de nos nationaux au Chili », Archives Diplomat (...)

44Este reconocimiento social de parte de la « buena sociedad » chilena es buscado también por los negociantes más importantes de la colonia francesa. Uno de los hijos de Claude Prat se casa con una hija del antiguo presidente chileno José Manuel Balmaceda. En 1923 en un informe sobre los franceses que viven en Chile el embajador escribe: « un tiers de la colonie appartient à la bonne société chilienne. Une dizaine de nos compatriotes ont une fortune évaluée à plus d’un million de francs »17.

Continuar siendo francés : las instituciones de la colonia y las relaciones con la  metrópoli como reproductoras del sentimiento de pertenencia a Francia

45Los negociantes franceses conservan sus lazos con la metrópoli. Tanto para su actividad comercial como para sus relaciones familiares, utilizan sus contactos con Francia. Por ejemplo, Claude Pra es responsable, al mismo tiempo, de varias asociaciones en Chile y en Francia (Négociants-commissionnaires du commerce extérieur, l’Alliance syndicale du Commerce et l’Industrie ou la Société de Géographie commerciale). Tras la desaparición de Claude Pra, su hijo, quien retoma la dirección de la empresa en 1897, continúa desarrollando los contactos con Francia. A principios del siglo XX la casa Pra contrata obreros vidrieros vasco-franceses gracias a los contactos que el propietario de la empresa, originario de la misma región, tiene en Francia. En 1910 una empresa conservera dirigida por Mme. Solminihac, de origen bretón, contrata un grupo de pescadores bretones para trabajar en su fábrica chilena.

46En el momento en que surgen problemas político-económicos en el seno de la comunidad comercial francesa, el reflejo innato de ésta es reclamar la ayuda del Estado francés a través de cartas y quejas dirigidas a los puestos diplomáticos de Francia en Santiago y Valparaíso. Los negociantes franceses consideran que la actividad comercial que realizan con la metrópoli y en Chile es, en cierta manera, un deber patriótico y una defensa de los intereses franceses en el extranjero.

47Por ejemplo, durante el cambio de siglo uno de los objetivos principales de los comerciantes franceses es la creación de un banco francés en Chile. En 1909 en un editorial de la publicación periódica realizada por la colonia francesa Le Journal du Chili leemos:

  • 18  Le Journal du Chili, 5/9/1909.

à défaut d’une Banque française, le capital dont nous parlons doit forcément et inconsciemment contribuer à alimenter le mouvement commercial de nos concurrents au détriment du nôtre et il nous paraît rationnel et patriotique à la fois de faire un effort pour donner à ce courant une direction favorable aux intérêts français18.

48Este sentimiento expresado en estas cartas y estos artículos muestran la convicción que Francia debe proteger y apoyar la acción comercial de sus ciudadanos en el extranjero. Las peticiones al gobierno francés para que se encargue de la creación de una línea marítima francesa y de la fundación de un banco francés en Chile se presentan, al mismo tiempo, como una necesidad para el desarrollo del comercio exterior francés y como una obligación patriótica de la parte del gobierno francés.

49Paralelamente al interés puramente económico que existe en las relaciones entre la colonia francesa y su metrópoli, el patriotismo juega un papel importante en el desarrollo y el mantenimiento de estas relaciones. No tenemos que olvidar que el patriotismo es en principio un sentimiento construido y que se autoalimenta. Es un sentimiento de preferencia que la colonia francesa experimenta por el grupo nacional del cual se considera partícipe. Esta tendencia lleva a los miembros de la colonia a interesarse por el destino de su país (Francia),  a participar activamente en favor de la metrópoli, a compartir sus sufrimientos, sus decepciones, sus alegrías y sus esperanzas.

50La actualización de este sentimiento de pertenencia a Francia se realiza a través de la conservación de la nacionalidad francesa, la práctica de la lengua y, sobre todo, la « socialización nacional » que se desarrolla entre los diferentes miembros de la colonia en el seno de las instituciones que estructuran la vida social interna de la colonia francesa. Ejemplos de estas instituciones son : la Société française de secours mutuels fundada en 1897, la Société française de secours creada en 1869, la Société française de Bienfaisance Valparaíso que comienza a funcionar en 1869 y la de de Santiago en 1887, la Union nationale des combattants grupo de Santiago creado en 1919, la Union des employés français au Chili fundada en 1900 (mutualidad que tiene como objetivo facilitar la instalación de los franceses recién llegados a Chile mediante atención médica, ayuda económica…), el Comité de dames de la colonie française creado en 1908, la Chambre de Commerce française de Santiago que abre sus puertas en enero de 1892 …

51Otros instrumentos son las publicaciones periódicas que informan sobre las actividades sociales, políticas y económicas de la colonia francesa. La primera publicación regular en lengua francesa fue el semanal La Colonie Française fundado en Valparaíso el 23 de abril de 1883 y publicado en Santiago a partir de 1885. Dos años más tarde es remplazado por La France creado y dirigido por el empresario Joseph Rieu. En 1907 Alexandre Biron funda la revista semanal Le Journal du Chili. En 1909 nace el semanal La Patrie dirigido por Réné Gorichon.

52La frecuentación de estos lugares, la utilización de instrumentos de información similares en lengua francesa, el intercambio de ideas, de vivencias, de informaciones, federan y conservan entre los franceses de la colonia comercial el sentimiento de pertenencia a la nación francesa.

Conclusión

53El tema de la colonia comercial francesa en Santiago y Valparaíso nos conduce a sacar dos conclusiones generales en relación con la construcción de una nueva identidad a partir de la instalación de un grupo de personas con una base identitaria común en nuevo contexto cultural y económico. La primera conclusión nos acercaría a la reflexión sobre el término de construcción de una cultura negociante a partir de la cual los componentes de la colonia comercial francesa articulan sus valores y sus señas de identidad creando unos códigos que reglamentan el funcionamiento interno del grupo comercial francés. La segunda conclusión a la cual nos conduce este trabajo es una reflexión sobre la utilización de la categoría de clase social y conciencia de clase en el proceso identitario. El estudio de la colonia comercial francesa nos muestra como el desarrollo de una conciencia de pertenencia a un grupo diferenciado del resto de la sociedad santiageña y de Valparaíso se desliza hacia la creación, y la voluntad de crear ideológicamente y en la práctica, de mecanismos de fusión con la clase dirigente chilena.

54Así podemos hablar en este caso de dos procesos identitarios paralelos: una construcción particular que se funda sobre valores nacionales, culturales y económicos (origen francés y continuo contacto con la « madre patria », sector económico, prácticas comerciales similares, compartir el mismo espacio físico y relacional…) y una integración con la clase dirigente chilena a través de un proceso progresivo de toma de conciencia de compartir valores comunes.

55Estos dos procesos identitarios están íntimamente relacionados con el medio geográfico, económico y social en el cual se desarrollan. Las relaciones sociales se encuadran en un conglomerado de instituciones, de centros de reunión, de creación de intereses comunes que articulan la creación de una conciencia y un imaginario común que cambia y se transforma al mismo tiempo que los mecanismos relacionales se metamorfosean dentro de unas estructuras económicas y sociales generales en continuo cambio.

Inicio de página

Notas

1  P. Leon, Histoire économique et sociale du monde, t.4, Paris, A. Colin, 1970-1978, p. 573.

2  Entre 1851 y 1915, cerca de 41 millones de europeos abandonan sus países para instalarse en el nuevo mundo. De estos 41 millones, entre 32 y 33 millones emigraron en los tres decenios anteriores a 1915, ver P. Bairoch, Victoires et devoirs. Histoire économique et sociale du monde du XVI siècle à nos jours, Paris, Gallimard, 2000.

3  R. Girault, Diplomatie européenne, 1871-1914 : nations et impérialismes, Paris, A. Colin, 1979, p.152.

4  L. Zea, El pensamiento latinoamericano, Barcelona, Ariel, 1976, p.17-91.

5  Aporte de los movimientos migratorios en Chile entre 1883 y 1912: 68.689. Saldo neto de inmigrantes entre 1880 y 1920 : 2,4 millones en Argentina y 3 millones en Brasil.

6  P. Bairoch, Commerce extérieur et développement économique de l’Europe au XIX siècle, Paris, EHESS, 1976.

7  Para el ejemplo de la importancia de la emigración alemana ver J.P. Blancpain, Les Allemands au Chili (1816-1945), Bohlan Verlag, Colonia, 1976.

8  En 1925, el 49,4% de los patronos de las empresas de manufacturas son extranjeros, C. Casassus-Moreno, Les nouveaux entrepreneurs: le cas du Chili, Paris, L’Harmattan, p.41.

9  Por ejemplo, en 1907 el gobierno chileno encarga a Eugène Cibié la misión de reclutar obreros-mecánicos, tipógrafos y agricultores en los departamentos del sur-oeste francés. En 1910 los franceses que quieren expatriarse deben pagar una cotización de 25 francos a la agencia Colson.

10  La introducción en Chile de estos colonos debe hacerse en un periodo de 8 años. Al mismo tiempo el gobierno chileno concede a Charles Colson la propiedad de 300.000 hectáreas de terreno en las provincias de Constitución y Valdivia en las cuales deben instalarse 3.000 familias; 225.000 hectáreas en la provincia de Llanquihue (1.500 familias) y 100.000 hectáreas en la provincia de Chiloé (500 familias). Las familias deben ser de origen europeo (control realizado por la Agence Générales de colonisation et immigration en Europe, agencia abierta el 10 de octubre de 1882)

11  J.P. Blancpain, Le Chili et la France : XVIII-XX siècles, Paris, L’Harmattan, 1999,  p. 131.

12  Rapport de 1910, Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago de Chile, carton 29.

13  J.P. Blancpain, Le Chili et …, p.138.

14  A. Cochut, « Le Chili en 1859 », Revue des Deux Mondes, nov.-déc. 1859, p. 827.

15  « Notre demande est étudiée par l’Amiral Nef et le député Gomez Carreño. Par rapport au député nous avons de fortes influences », carta del 14/10/1924 del comandante Cochrane Salvo dirigida a Louis Testart, Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago de Chile, carton 79.

16  Carta del 15/10/1924 de Louis Testard al embajador francés de Santiago de Chile, Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago de Chile, carton 79.

17  Dossier de 1923 sobre la « Enquête sur la situation de nos nationaux au Chili », Archives Diplomatiques de Nantes, Santiago de Chile, carton 94.

18  Le Journal du Chili, 5/9/1909.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Enrique Fernández Domingo, « La emigración francesa en Chile, 1875-1914: entre integración social y mantenimiento de la especificidad », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 12 | 2006, Publicado el 26 mayo 2011, consultado el 24 junio 2017. URL : http://alhim.revues.org/1252

Inicio de página

Autor

Enrique Fernández Domingo

Université Paris 8

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org