Navegación – Mapa del sitio

Migración de mujeres bolivianas hacia Argentina: cambios y continuidades en las relaciones de género

María José Magliano

Entradas del índice

Mots-clés :

bolivianas, género

Palabras claves :

Argentina, Migración
Inicio de página

Texto completo

1La complejidad y heterogeneidad de los procesos migratorios actuales, la mayor visibilidad de actores sociales que habían sido ignorados por los estudios clásicos y el surgimiento de espacios y comunidades transnacionales impusieron la necesidad de reconsiderar los enfoques tradicionales para explicar las migraciones internacionales. En las últimas décadas, la creciente participación de la mujer en las corrientes migratorias a nivel mundial y el impulso de los estudios de género han permitido recuperar a este grupo del anonimato y redefinirlo como un protagonista central dentro de los movimientos de población internacionales. Estos trabajos se centraron en el papel que desempeñaron las mujeres en los procesos migratorios y en las repercusiones sociales, económicas, políticas y culturales que comporta la migración femenina. Además, estos estudios rescataron el rol de las mujeres migrantes como trabajadoras y no como simples acompañantes, ya sea que se movilicen solas o en contextos familiares, posibilitando comprender este fenómeno teniendo en cuenta la problemática específica de la mujer. Los estudios más recientes sobre género y migración subrayan que los procesos migratorios son en sí fenómenos determinados por las relaciones de género (Donato, et al., 2006: 3) y que el género es un principio estructurante de la migración (Ariza, 2000: 36). En esta misma línea, Hondagneu-Sotelo (1994: 3) sostiene que el género no es simplemente una variable medible sino un conjunto de relaciones sociales que organizan los patrones migratorios.

2El género como concepto teórico posee diversas dimensiones: es relacional en tanto se centra en las relaciones entre hombres y mujeres; es una relación de poder puesto que como principio de organización social no opera de forma neutra (Hernández García, 2006); es una construcción social que define expectativas, ideales y comportamientos en una sociedad determinada y no es una categoría universal sino que cambia con las diferentes expresiones culturales, con los contextos históricos y las pertenencias de clase.

3El análisis de la migración desde la reconstrucción de la experiencia de la mujer implica considerar una serie de circunstancias que afectan específicamente la realidad de miles de migrantes. El género concebido como una construcción social sobre la base de la diferencia sexual que constituye los ideales, expectativas y expresiones de lo masculino y lo femenino de una sociedad influye en la manera en que se reproduce la subordinación y la desigualdad, afectando especialmente a las mujeres migrantes, puesto que debido a su condición de mujeres y de migrantes, a su origen étnico y a su pertenencia de clase están expuestas a múltiples discriminaciones potenciando su vulnerabilidad y exclusión social. Las investigaciones desde la perspectiva de género han puesto en evidencia como la propia “naturaleza” de las diferencias sexuales son dotadas de significado social naturalizando, legitimando y reproduciendo desigualdades sociales (Stolcke, 1999).  

4Asimismo, los estudios desde este enfoque, al concebir a las relaciones de género como relaciones desiguales de poder, posibilitaron desnaturalizar las unidades familiares como ámbitos armónicos y exentos de disputas de poder. Como señala Stolcke (1999: 24), estos trabajos “pusieron en evidencia como las doctrinas biologistas de la desigualdad han contribuido a consolidar la noción genérica de familia como unidad natural y por lo tanto universal básica de la sociedad”. Es importante tener en cuenta la existencia y persistencia de relaciones asimétricas de género en los espacios familiares porque, como señala Parella (2005: 102), las relaciones primarias de subordinación/dominación se sitúan en la esfera reproductiva, en el plano de la familia y se proyectan, después, sobre las relaciones sociales fuera del hogar.

5La identificación del género como aspecto importante de cualquier tipo de proceso social ha influido en el campo de la investigación sobre la migración. Las teorías clásicas para el estudio de la migración internacional generaron estereotipos sobre la mujer en la migración, de tal forma que el uso tradicional de la palabra migrante ha significado hombre migrante, y cuando las mujeres se hicieron visibles fue bajo la condición de dependientes enfatizando su rol de esposas o madres, pero sin analizar su papel en el proceso migratorio (Boyd y Grieco, 1998). El aumento considerable de las mujeres en los movimientos migratorios internacionales y el reconocimiento de las experiencias diferenciadas de hombres y mujeres en este proceso fundamentan un examen de la migración internacional desde el enfoque de género, con el propósito de examinar las relaciones desiguales de la migración entre hombres y mujeres, y el peso que esta desigualdad tiene al interior de las redes y unidades domésticas a la hora de decidir la salida al exterior de sus integrantes, así como indagar sobre las vivencias de la migración desde la especificidad de las mujeres (Martínez Pizarro, 2003: 15).

6El propósito del presente trabajo es analizar, a partir de la reconstrucción de testimonios de las propias migrantes y de sus familiares, el rol de la mujer boliviana en el proceso migratorio hacia Argentina teniendo en cuenta su propia experiencia migratoria, y examinar el alcance de los cambios y continuidades que se establecen en las dimensiones de género como consecuencia de la migración. Las transformaciones en los roles y relaciones de género en contextos migratorios se convirtieron en una cuestión relevante de estudio y discusión en las ciencias sociales. Si bien no es posible generalizar sobre el impacto de los fenómenos migratorios en las relaciones de género, la migración, en tanto proceso social, puede generar cambios en las identidades de género. La diversidad de situaciones y experiencias migratorias, dependiendo de los contextos pre y post migratorios, y también de las identidades de clase y etnia que legitiman y reproducen relaciones sociales asimétricas, impactarán en los cambios que se establezcan en las relaciones de género.

7En efecto, la experiencia de cada mujer en los procesos migratorios puede ser muy diferente: desde el empoderamiento hasta la pérdida de status. Algunas se independizan y logran una significativa autonomía en comparación a la realidad vivida en su comunidad de origen, otras renegocian las relaciones de género al interior de la familia, y otras enfrentan pérdidas y cargas adicionales. Como asegura Ariza,

la migración abriga al menos la potencialidad de ser un factor de cambio en los relaciones de género en la medida en que puede modificar la estructura de oportunidades existentes en un momento dado, pero el sentido del cambio no debe presuponerse como tampoco su ocurrencia (2000: 226).

8Lo que debe desestimarse es la concepción etnocéntrica que considera que las sociedades de acogida ofrecen a las mujeres de los países pobres grandes oportunidades para su liberación personal y su empoderamiento (Ramírez et.al., 2005). En esta línea, Gregorio (1998: 192) señala que muchos trabajos focalizados en las relaciones de género parten de premisas equivocadas por su etnocentrismo, puesto que se da por hecho que la inserción en sociedades ‘modernas’ supone para las migrantes una mejora en estas relaciones. El proceso es mucho más complejo puesto que estos cambios no obedecen exclusivamente a factores económicos relacionados con la inserción en los mercados de trabajo de las sociedades de destino, sino también a factores sociales, culturales e históricos que pueden perpetuar determinados roles y prácticas culturales en el país de llegada.

9Históricamente, las mujeres en los fenómenos migratorios han enfrentado distintos mecanismos de subordinación y marginación. La comprensión de las experiencias de las mujeres en estos procesos y los cambios, rupturas y continuidades en los roles de género, implica tener en cuenta tanto la dimensión de género como también las de etnia y clase social, como aspectos constitutivos de la desigualdad social. Las migrantes bolivianas en Argentina son víctimas de discriminación, de relaciones de explotación en los mercados de trabajo y subordinación de género en ámbitos familiares y sociales por su origen étnico, por su pertenencia de clase, y también por su condición de mujeres y de migrantes. Estas dimensiones no pueden analizarse por separado sino conjuntamente, puesto que se refuerzan recíprocamente, profundizando la exclusión que sufren las mujeres en estos procesos.

10Para llevar a cabo este trabajo se hará uso de metodología cualitativa, especialmente entrevistas en  profundidad a mujeres y hombres procedentes de Bolivia que viven en la ciudad de Córdoba, Argentina. El trabajo de campo -el cual está aún en curso- comenzó a realizarse en el año 2005, con trabajadores bolivianos, hombres y mujeres, que viven en la ciudad de Córdoba, en especial en Villa El Libertador, barrio donde reside la mayoría de los integrantes de la comunidad boliviana que habitan en esta ciudad. Una gran parte de los migrantes que llegan a Córdoba proceden de la región andina y de los valles, fundamentalmente La Paz, Potosí y Cochabamba. Si bien estos migrantes se autodefinen en primera instancia como bolivianos, se consideran también quechuas o aymaras en relación con su origen étnico. Casi el total de los entrevistados, hombres y mujeres, son trabajadores que se insertan en determinados sectores del mercado de trabajo cordobés, siendo la cuestión laboral uno de los motivos centrales que explican este proceso migratorio. La mayoría de las mujeres bolivianas en Córdoba desempeñan sus funciones laborales en el servicio doméstico, la venta ambulante, la actividad agrícola en el cinturón verde de la ciudad y también en los cortaderos de ladrillos como parte de un trabajo familiar; mientras que la construcción, la agricultura y la fábrica de ladrillos resultan las tareas principales para los hombres. Un alto porcentaje de los trabajadores bolivianos se concentra en el sector informal de la economía1,  aspecto que debe ser tenido en cuenta a la hora de analizar la desigualdad y exclusión social que enfrenta este sector de la población, y su inserción en la sociedad de destino.

La migración de mujeres bolivianas hacia Argentina en el contexto neoliberal

11El análisis de los flujos migratorios contemporáneos en Argentina requiere considerar las transformaciones ocurridas en los ámbitos social, económico, político y cultural como consecuencia de la instrumentación de las políticas neoliberales en los últimos decenios del siglo XX. La implementación de estas medidas, que significó la ejecución de reformas estructurales, impactó fuertemente en la calidad de vida de importantes sectores de las sociedades de los países de América Latina. La adopción, mantenimiento y profundización de este modelo, que en los  noventa se había extendido prácticamente por toda la región, supuso la aplicación de políticas regresivas para la gran mayoría de la población, situación que se tradujo en un significativo aumento de los niveles de desempleo, un crecimiento de los índices de pobreza, una precarización del trabajo asalariado y una marcada desigualdad en la distribución del ingreso, agudizándose las diferencias sociales en buena parte de los países latinoamericanos. La desmantelación del ya endeble sistema productivo boliviano como consecuencia de la ejecución de las políticas neoliberales profundizó la fragmentación y segmentación social existente en ese país. En este contexto, la migración se convirtió en una alternativa para miles de personas hacia países que podían ofrecer una solución a estos problemas. Argentina ha sido desde siempre un destino atractivo para los bolivianos, sin embargo, en los últimos tiempos la orientación de este flujo se diversificó y algunos países de los denominados centrales, como Estados Unidos y España, se convirtieron en receptores de población migrante boliviana.

12El impacto de las transformaciones ocurridas como consecuencia de la adopción del paradigma neoliberal se hizo sentir con fuerza en la realidad de miles de mujeres. Los cambios en el mundo del trabajo a partir de la década de los setenta y en especial luego de las medidas adoptadas en el marco del Consenso de Washington repercutieron en el trabajo femenino, aumentando las formas de explotación de las mujeres en los mercados de trabajo, muchas de las cuales debieron migrar internamente en sus países y luego al exterior en busca de mejores oportunidades. El incremento de las mujeres, así como su mayor visibilidad dentro de las corrientes migratorias globales, se denominó “feminización de las migraciones”. Como señala Oso (1998: 39), el discurso de la feminización de las migraciones se explica no sólo por un aumento de la participación femenina en los movimientos poblacionales, sino también por una apertura conceptual a la figura de la mujer inmigrante, cuya presencia ya no puede ser negada y sale inevitablemente a la luz.

13Esta feminización de las corrientes migratorias no ha significado necesariamente una mejora real en la calidad de vida de estas mujeres, por el contrario, como sugiere Balbuena (2003), ha pasado a ser sinónimo de la creciente precarización de la situación de las trabajadoras migrantes. La flexibilización del mercado laboral como parte del recetario neoliberal ha significado que el empleo, principalmente el empleo femenino, se torne más irregular y precario y que el empleo informal siga siendo la vía más socorrida para hacer frente a las necesidades de supervivencia (Bifani, 2002: 64). Esta situación se explica no sólo por los beneficios económicos que se derivan del ahorro salarial que ofrecen las mujeres frente a los hombres, sino en gran parte por los estereotipos sexistas y la perpetuación de la división sexual del trabajo (Suárez Navas, 2004: 308).

14Una de las características más sobresalientes de los procesos migratorios actuales es la participación de la mujer en una diversidad de flujos y tendencias migratorias. En relación a la migración boliviana hacia Argentina, pese al crecimiento en los últimos tiempos de mujeres que se movilizan solas, la gran mayoría continúan migrando en contextos familiares o por reunificación familiar, lo que no implica que simplemente sigan a sus maridos o que se desplacen en calidad de dependientes, su papel dentro del proceso es mucho más complejo, en la medida en que la migración forma parte de un proyecto familiar.

Cuadro 1. Población migrante boliviana en Argentina, por sexo, 1980-2001

Población boliviana

1980

1991

2001

Total

118 141

143 469

233 464

Hombres

   65 730

   74 315

117 462

Mujeres

   52 411

   69 254

116 002

Fuente: Indec, Censos nacionales de población: 1980, 1991, 2001.

Cuadro 2. Tasa de crecimiento de la población boliviana en Argentina, por sexo, 1980-2001

Población boliviana

1980-1991

1991-2001

Total

21.5

62.6

Hombres

13.6

 58.1

Mujeres

32.1

67.5

Fuente: Elaboración propia en base a los datos del Indec, Censos nacionales de población: 1980, 1991, 2001.

15Los datos de los cuadros anteriores  manifiestan el crecimiento significativo de la población migrante boliviana en Argentina, en especial en el último decenio del siglo XX. Además de factores históricos que explican la continuidad de este flujo migratorio que se viene desarrollando desde el siglo XIX, la intensificación de esta corriente se debe también al impacto que tuvo para Bolivia la implementación de las medidas neoliberales a partir de la segunda mitad de la década del ochenta. En este sentido, varios estudios coinciden en señalar que el año 1985 marca un antes y un después en la realidad migratoria boliviana (Vacaflores, 2003; Farah, 2005). En ese año, a través del Decreto Supremo Nº 21060, se modifica radicalmente el modelo de desarrollo socio-económico del país como consecuencia de la aplicación de políticas neoliberales que impactaron en los flujos migratorios, tanto internos como externos. En este contexto, aumentó significativamente el número de mujeres -y hombres- bolivianos que eligieron a la Argentina -y también a España, Estados Unidos y Brasil- como destino.

16Uno de los mayores problemas que padecen las mujeres bolivianas en Argentina, aunque también otras mujeres que proceden desde otros países de la región como Perú y Paraguay, es la falta de reconocimiento por el trabajo que realizan, especialmente debido a que se ubican casi con exclusividad en el mercado de trabajo informal, lo que ha simbolizado una mayor precariedad y vulnerabilidad debido a la propensión a la explotación que sufren, profundizando la desigualdad salarial, de derechos y condiciones entre mujeres y hombres, y entre las propias mujeres2. Este escenario se profundiza debido a que el desempeño laboral en espacios tipificados como “femeninos” refuerza los rasgos de domesticidad y subordinación, y los estereotipos culturales que contribuyen a la desvalorización (Ariza y Oliveira, 2000). En Argentina estos estereotipos se potenciaron debido a que históricamente desde el Estado nacional se definió como “no deseable” a este flujo migratorio, en contraposición a las corrientes de ultramar que fueron concebidas como factor de desarrollo y progreso. En este contexto, como señalan Benencia y Karasik (1995: 41), ser boliviano en la Argentina no implica solamente la necesidad de reconstruir un espacio de familiaridad y condiciones de reproducción adecuadas sino la de enfrentarse, en tanto bolivianos, a un orden social y un sistema de relaciones que los discrimina en todos los sentidos. Estas manifestaciones discriminatorias suelen agudizarse en momentos de crisis sociales y económicas, como sucedió en la Argentina de los noventa. La percepción de los migrantes limítrofes por parte del Estado y los medios de comunicación como una amenaza al empleo, la seguridad y la sanidad intensificaron los mecanismos de exclusión y discriminación frente a este sector de la población.

17La situación de vulnerabilidad experimentada por las migrantes bolivianas se acrecentó también producto de la ausencia de legislaciones migratorias que dieran cuenta de las problemáticas y las especificidades de género en la migración. En Argentina, desde la ley Avellaneda -promulgada en el año 1876- en adelante, se ignoró la dimensión de género como un elemento a considerar en las normativas migratorias vigentes. Fue recién en la última ley migratoria sancionada en el año 2003, que la problemática de género adquirió cierta visibilidad, en especial aquellas cuestiones relacionadas con la trata de personas con fines de explotación laboral y sexual.

El rol de la mujer boliviana en el proceso migratorio hacia Argentina

18La migración desde los países vecinos hacia Argentina ha sido constante a través del tiempo y se la puede rastrear desde mediados del siglo XIX, representando históricamente entre el 2 y el 3 por ciento de la población total del país. Si bien la migración europea encarnó hasta después de la Segunda Guerra Mundial el origen mayoritario de las corrientes que arribaron a la Argentina, hacia fines del siglo pasado esta situación se modificó. La casi desaparición de los flujos de ultramar convirtió a los países limítrofes y Perú en los principales orígenes de la población migrante que ingresó al país.

19La migración desde Bolivia hacia Argentina aunque empezó siendo pequeña en comparación con las corrientes que llegaban desde Europa, fue alcanzando cada vez más importancia no sólo por su aumento dentro del porcentaje de población extranjera, sino además por su  mayor visibilidad dentro de la sociedad argentina. Hasta mediados del siglo XX este movimiento migratorio constituyó una respuesta frente a la escasez de mano de obra en el sector primario de las economías fronterizas, eligiendo como áreas de destino aquellos lugares más cercanos a Bolivia, dedicándose especialmente a tareas rurales, trabajos zafrales y estacionales. Sin embargo, las crisis de las economías regionales que comienzan a experimentar las provincias en la década del sesenta -crisis de la superproducción de azúcar y cierre de ingenios en Tucumán, crisis tabacalera en Corrientes, crack algodonero en Chaco, etc.-, conjuntamente con el proceso de urbanización que se venía desarrollando en Argentina, provocaron el desplazamiento de grandes contingentes migratorios de carácter rural-urbano de población nativa y de población migrante, principalmente de países vecinos, hacia las áreas urbanas del país (Balan, 1990). A partir de ese momento, los destinos principales del flujo migratorio boliviano fueron los centros urbanos, en especial el Área Metropolitana de Buenos Aires, fenómeno que se profundizó a partir de la década del noventa en el marco de la adopción de las políticas neoliberales en la región. La concentración en las principales ciudades fue un elemento importante en la visibilización de esta población, aunque no puede considerarse el único factor. En este sentido, Grimson (2006) afirma que la mayor visibilidad que adquiere la inmigración limítrofe en la década de los noventa no se relaciona exclusivamente a cambios socio-demográficos sino también a transformaciones socio-culturales profundas que experimentó el país. De esta forma, los cambios sociales, económicos y políticos que acontecieron en Argentina pero también en Bolivia a partir de la década del ochenta, impactaron en esta corriente migratoria, en las formas de asentamiento, en la orientación de la misma y en las diferentes probabilidades de migración de hombres y mujeres.

20Pese a que las mujeres bolivianas siempre integraron los flujos migratorios internacionales, incrementándose su número de manera considerable en las últimas décadas, los estudios tradicionales no tomaron en cuenta el rol que desempeñaron en este proceso. La migración de varones era considerada autónoma mientras que la de mujeres era definida como un patrón asociativo: migraban en tanto hijas o cónyuges de un migrante masculino. En esta clasificación, el sexo es una variable decisiva por su influencia en la división del trabajo y en el proceso decisorio familiar en la sociedad de origen (Balan, 1990: 270). Sin embargo, los estudios más recientes sobre las migraciones internacionales han demostrado que las mujeres migrantes han jugado una función clave en este proceso, no sólo aquellas que emigraron sino también las que permanecieron en sus comunidades de origen mientras sus maridos o familiares se movilizaban al exterior, adquiriendo nuevas responsabilidades familiares y sociales.

21La migración desde Bolivia hacia Argentina se ha caracterizado por ser principalmente laboral, fomentada por las posibilidades que se presentaron en el mercado de trabajo argentino, y también por las reiteradas crisis socio-económicas que se han sucedido en el país vecino. No obstante, y pese a que los factores económicos han tenido una marcada incidencia en esta corriente migratoria, no pueden considerarse los únicos para explicar este fenómeno, pues coexisten con factores culturales, sociales e históricos que juegan un papel relevante en la movilidad de las personas, en la persistencia del flujo migratorio y en la elección del nuevo lugar de destino. El reconocimiento de la migración como un proceso social y dinámico implica considerar tanto los lugares de origen como de destino de la población migrante. Efectivamente, la comprensión de las experiencias y el rol de las mujeres bolivianas migrantes en la sociedad de llegada, y de los cambios y continuidades en las relaciones y roles de género, demandan un análisis de las diferentes realidades y trayectorias migratorias y de los patrones socio-culturales de sus comunidades de origen.

22Entre los trabajos pioneros en el análisis de la migración boliviana hacia Argentina, teniendo en cuenta la dimensión de género, se encuentra el de Dandler y Medeiros (1991: 19) que afirma que la mayor parte de las mujeres bolivianas desarrollan actividades que generan ingresos para el mantenimiento cotidiano de sus familias desde edades muy tempranas, especialmente en actividades domésticas y agrícolas tanto en las zonas rurales como urbanas. En esta misma línea, Balan (1990: 279) sostiene que entre las familias campesinas, hombres y mujeres de toda edad participan en uno u otro momento de su vida en labores agropecuarias, adquiriendo la mujer un valor económico significativo desde muy temprana edad.

23La importancia de la participación de la mujer boliviana en actividades tanto laborales como familiares se traslada a la comunidad de destino y los testimonios de los migrantes, tanto hombres como mujeres, dan cuenta del rol que desempeñan las mujeres en el ámbito familiar y económico:

El hombre boliviano es un poco machista, cuando la mujer toma sus obligaciones de madre, de esposa, de pareja, al hombre le gusta que esté ahí, pero cuando la mujer tiene que defender lo que es de ella sale a defenderlo con todo. La mujer cuando sale del país y emigra hacia otros lugares, se pone a la par de su hombre, trabajando con él, haciendo no sólo los quehaceres de la casa, sino trabajando a la par del marido en la agricultura, en la fabricación de ladrillos, en la venta ambulante, y si, por ejemplo, tiene que ayudar a levantar una construcción, ella lo hace junto con él. Desde este aspecto tenemos mucho carácter para salir adelante (…) Las mujeres también nos ponemos al frente de nuestras familias, la alimentación de nuestros hijos, todos los pasos que tienen que tener nutricionalmente, su educación. (Emma, casada con dos hijos, todos ellos bolivianos, vino desde Cochabamba, trabaja en una verdulería y su marido en la construcción, emigró en 1989 y tiene 55 años)

Si bien en última instancia las decisiones las toma el marido, la mujer boliviana no cumple un rol pasivo. Si uno va al campo, la mujer está tirando las semillas o está viendo los surcos de la tierra mientras el esposo está en otro sector trabajando, ella está continuamente aportando a lo que es la economía del hogar y a los chicos también los tiene encima. Y esa manera de cargar a los chicos encima y ellas siguen trabajando. (Roberto, casado con una hija, todos bolivianos, vino desde La Paz en 1955, jubilado)

24Pese a la relevancia del papel de la mujer boliviana en diversos ámbitos, esto no significa  la ausencia de relaciones asimétricas de género en los ámbitos familiares y sociales. La dimensión de género, como factor de diferenciación económico-político y cultural-valorativo (Fraser, 1997), es una categoría fundamental para analizar las desigualdades sociales presentes en la sociedad actual. Por un lado, el género estructura la división entre el trabajo remunerado “productivo” y el trabajo doméstico no remunerado “reproductivo” (Fraser, 1997: 32), pero también el género estructura la división del trabajo productivo entre aquellas ocupaciones definidas de acuerdo a la diferenciación sexual. El desempeño de las mujeres en trabajos concebidos como “femeninos”, refuerza los estereotipos culturales y valorativos presentes en la sociedad que favorecen la discriminación y exclusión por la condición de género, por la pertenencia de clase y también, en muchos casos, por el origen étnico. A su vez, en esta división sexual del trabajo las actividades realizadas por las mujeres son definidas como complementarias y como una “ayuda” a la economía del hogar, inclusive por ellas mismas. Muchos estudios sostienen que las mujeres en Bolivia conciben la identidad de género dentro de un enfoque tradicional, en el que ellas mismas se asignan roles típicamente domésticos y consideran, además, que su inserción en el ámbito laboral se circunscribe simplemente a la idea de aportar algo más al sustento familiar (Peña Mojica et.al., 2003: 57). El testimonio de Malena así lo manifiesta:

Las mujeres de mi país llevamos prácticamente el hogar, hacemos aportes con nuestro trabajo a la economía para prosperar en el hogar, hacemos aportes en la educación de los hijos y a la vez somos esposas, como te digo manejamos el hogar, esperamos a los maridos con la comida, llevamos el hogar en pleno y también aportamos a la economía del hogar. Todas las mujeres bolivianas trabajan, la mayoría si, algunas de mis compatriotas están en el mercado, otras de mis compatriotas ponen un puestito en su casa y bueno tratan de ayudar a su economía. Creo que es genético en nosotras ayudar a la economía del hogar y encargarse de la educación de los hijos (…) No se tranquiliza con ser solamente ama de casa, sino ayudar en la economía de su  hogar y por ejemplo aquí en Villa El Libertador hay muchos ejemplos, muchas compatriotas que tienen verdulería y sus esposos trabajan a la vez en la construcción y ayudan muchísimo a la educación de sus hijos y muchos de ellos están estudiando en la universidad y son profesionales. (Malena, vino de Sucre en 1964, tiene 48 años, se casó con un hombre boliviano en Córdoba y tiene tres hijas argentinas, es viuda)

25Cuando se estudia a este flujo migratorio es fundamental considerar a la unidad familiar como ámbito donde están presentes relaciones desiguales de poder, y donde los valores culturales e ideológicos permean la asignación de roles (Herrera, 2004). Hondagneu-Sotelo (1994) sostiene que las relaciones de género patriarcales en las familias y las comunidades determinan cómo las presiones estructurales y las oportunidades conducen a modelos determinados de migración y asentamiento. Los mecanismos que intervienen en la toma de decisión de migrar están afectados por las condiciones y las pautas que la sociedad en la que viven define y acepta para los hombres y las mujeres. En este caso, la migración de mujeres bolivianas hacia Argentina ha sido históricamente parte de un proyecto migratorio familiar, y si bien en los últimos años aumentó el número de mujeres que arribaron solas, todavía la mayor parte de este flujo se desplaza hacia este país en contextos familiares, de ahí la importancia de la familia para analizar el rol de la mujer boliviana en este proceso, y la persistencia de relaciones de género desiguales en ámbitos familiares y sociales.

26Además de los aportes económicos que realizan, las mujeres bolivianas, tanto en Bolivia como en Argentina, contribuyen a la reproducción de sus identidades culturales. El manejo del ámbito doméstico y de la dieta, la enseñanza de la lengua materna, la inserción  en cierto tipo de actividades étnicamente características y el manejo de su vestimenta, entre otros aspectos, otorgan a las mujeres bolivianas un papel fundamental en la reproducción cultural (Benencia y Karasik, 1995: 38), cuestión presente en los testimonios anteriormente citados. Los migrantes tienden a reproducir aquellos patrones culturales que les permiten preservar su identidad cultural, especialmente en contextos de discriminación y exclusión. Pero al reproducir estas prácticas en espacios socio-culturales diferentes, reinventan en muchos casos su identidad. Si bien las mujeres bolivianas migrantes son víctimas de mecanismos que intensifican la desigualdad social, como consecuencia de la articulación de las dimensiones de género, etnia y clase, no debe desconocerse la importancia del papel que desempeñan en el proceso migratorio. Al contrario, es necesario abandonar cualquier explicación que intente invisibilizarlas o concebirlas como actores pasivos, ya que ocupan un lugar central en este fenómeno, adquiriendo un protagonismo fundamental no sólo como sustento económico del hogar sino también como principales promotoras de las prácticas y costumbres que permiten la reproducción de la identidad cultural de su comunidad de origen, y como  impulsoras del asentamiento permanente en el lugar de llegada.

Cambios y continuidades en las dimensiones de género en la migración boliviana hacia Argentina

27El impacto de los cambios en las relaciones de hombres y mujeres como consecuencia de los procesos migratorios no es homogéneo y, por lo tanto, no puede generalizarse. En determinados casos, la inmigración puede significar para muchas mujeres un incremento de la movilidad social, de la independencia económica y de la autonomía, especialmente cuando este proceso está acompañado por un aumento de la participación femenina en ciertos sectores del mercado de trabajo (Morokvasic, 1984). Respecto a la migración de mujeres bolivianas hacia Argentina, su ubicación preponderante en el mercado de trabajo informal, situación que vulnera sus derechos y sus condiciones de trabajo impide en muchos casos que se produzcan estos cambios. Además, este escenario se potencia debido a la existencia de estereotipos culturales que intensifican, por un lado, la participación de estas trabajadoras en determinados nichos laborales y, por otro, la persistencia de prácticas de discriminación y subordinación, contexto que limita su inserción en las comunidades de destino.

28Asimismo, la migración en contextos familiares también debe concebirse como un elemento que puede llegar a limitar el alcance de las transformaciones en las relaciones de género, en especial cuando la familia ejerce un control a través de redes de relaciones sociales. A pesar que nuevas responsabilidades económicas y sociales pueden producir modificaciones en la distribución de poder dentro de la propia familia, una mayor participación laboral en el lugar de llegada no conlleva por si solo a una relación más igualitaria entre los miembros de la unidad familiar, puesto que los movimientos migratorios pueden transferir la autoridad patriarcal desde los países de origen hacia el país de destino (Boyd y Grieco, 1998). Como sostiene Hugo (2000), cuando la mujer se mueve como integrante de un grupo familiar, cuando la familia ejerce control a través de las redes sociales o parentales, cuando no disponen de sus ingresos, o cuando son indocumentadas y ocupan puestos de trabajo en el sector informal de la economía, son mayores las probabilidades de que no se modifiquen los roles de género. Además, las actividades productivas y los aportes económicos que realizan las migrantes bolivianas no generan necesariamente una autonomía e independencia en el ámbito de la familia, esto va a depender, en muchas ocasiones, del tipo de trabajo que llevan a cabo estas mujeres y de la forma en que lo obtienen. En efecto, la estratificación de género, etnia y clase en los mercados de trabajo en las comunidades de arribo profundiza la desigualdad, discriminación y exclusión que afecta a esta población, situación que refuerza también los roles de género.

29Al mismo tiempo, los contextos socio-culturales de partida de la población migrante deben ser considerados a la hora de analizar los cambios y continuidades en las relaciones de género. En efecto, las relaciones de género son fruto de un determinado sistema cultural y no pueden ser analizadas sin tener en cuenta el contexto histórico, económico, político, religioso, entre otros, en el que se desarrollan (Gregorio, 1997: 164). Teniendo en cuenta esta perspectiva, y en relación a los testimonios de los migrantes bolivianos que viven en Córdoba, existen percepciones claras sobre los roles que le caben a las mujeres, y las responsabilidades sociales que hombres y mujeres poseen tanto en la unidad familiar como en la sociedad. El rol del hombre como “jefe de la familia” y la persistencia de relaciones de género asimétricas en el ámbito familiar aparecen en los testimonios de hombres y mujeres bolivianas migrantes.  Dice Roberto, “Los hijos y la esposa están pendientes de que dirá el jefe de familia. El hombre es quien toma la decisión, aunque lo conversa con la familia, con la señora y con los hijos”.  Afirma Alina:

La mujer argentina es trabajadora, dinámica, movediza, y la mujer boliviana en Argentina también, de la misma manera o quizás con más empeño, porque la mujer boliviana se dedica a atender la familia, la casa, al esposo y a trabajar. (Alina, vino de La Paz a Córdoba en 1974 con su marido y sus tres hijos, es viuda y es miembro de una Asociación de bolivianos en Córdoba,  Probo, que intenta reforzar los lazos sociales y culturales de Bolivia en Córdoba)

30Esta percepción de los roles que le caben a hombres y mujeres, y que manifiesta la existencia y permanencia de relaciones desiguales de género en ámbitos familiares, está influenciada también por las circunstancias externas al ámbito doméstico y se corresponde con cuestiones sociales, económicas y políticas en las que se desenvuelven, combinado esto con estereotipos culturales que rigen las cualidades y las conductas socialmente aceptadas para las mujeres (Moore, 1996: 133). Esta característica presente entre las mujeres bolivianas se traslada a la comunidad de destino una vez que migran, y si bien se producen cambios como consecuencia del proceso migratorio, conservan prácticas socio-culturales que promueven el mantenimiento de determinados roles de género. Ciertos papeles establecidos para las mujeres dentro de la unidad familiar y la sociedad, en especial aquellos relacionados con el cuidado de los “otros” en el ámbito de la familia como una obligación moral, y con la preservación de pautas culturales específicas que permean la asignación de roles, expresan una continuidad en las dimensiones de género en la nueva sociedad de residencia. Sin embargo, a pesar del mantenimiento de muchas costumbres y tradiciones, esto no significa que estas identidades permanezcan inalterables. Por el contrario, el contacto con otros contextos socio-culturales puede provocar cambios importantes en la propia identidad y en ciertas tradiciones que importan desde sus países de nacimiento. El contacto y la inserción en la sociedad de llegada parecen también influir, si bien no para las desigualdades en las relaciones de género, si para desafiar algunas costumbres y pautas culturales del país de origen y replantearse ciertas funciones en la nueva sociedad de destino. En esta línea, Caggiano (2003) sostiene que los contextos posmigratorios suelen ofrecer a los migrantes la posibilidad de contrastar sus formas convencionales de percibir y valorar sus experiencias con otras formas de percepción y valoración, y como el género, en tanto eje identitario, puede ser significado y experimentado de manera original. En esta misma perspectiva, Vila (1993) afirma que al cambiar su país de residencia los inmigrantes se están exponiendo a un nuevo juego de expectativas acerca de sus actitudes y comportamientos, expectativas que deben tener en cuenta en sus acciones cotidianas, construyendo una nueva identidad que tenga sentido en su nuevo entorno social. La identidad, de esta manera, es provisoria y en constante redefinición. Como sugieren también Grimson y Godoy-Anativia (2003: 512), en los procesos migratorios la gente transforma sus cuerpos, su vestimenta, sus formas de hablar, sus ideologías y sus prácticas culturales. Si es allí donde a veces emerge con potencia el deseo de “mantener la tradición” es porque es en esa precisa situación donde necesariamente se ven trastocadas y, por ello mismo, hipervaloradas.  

31De esta manera, la migración puede resignificar las propias experiencias y prácticas culturales importadas desde los países de orígenes. No obstante, muchas veces las transformaciones de determinadas costumbres no tienen que ver con la redefinición de ciertas prácticas culturales sino con mecanismos para evitar la discriminación que sufren en el nuevo entorno de residencia. Esta situación está presente en los relatos de los propios migrantes:

En general hay mucha discriminación, eso es lo que más sufre el boliviano, y algunas veces para no sentirse discriminado, quiere confundirse, ya no dice que es boliviano, sino que es del norte, que es de Salta, de Jujuy, para integrarse en la sociedad argentina, pero también eso es malo, es malo que no demuestren su identidad. Además muchas mujeres no se visten, no hablan como lo hacen en Bolivia para no sentir esa discriminación. (Emma)

32El retorno a sus comunidades de origen constituye uno de los ámbitos en donde se evidencia la influencia socio-cultural de la sociedad de destino en los propios migrantes y los cambios en las identidades sociales. Al respecto, Caggiano (2003) manifiesta que es posible concebir transformaciones en las dimensiones de género producto de la migración en el retorno de estos migrantes a sus lugares de origen. Una de las sensaciones más extendidas entre quienes regresan a Bolivia luego de haber permanecido en Córdoba luego de un período de tiempo considerable es el sentimiento de no pertenencia a sus antiguas comunidades. En los testimonios de las migrantes bolivianas sobre los retornos a las comunidades de partida, es posible identificar cambios en las identidades de género como consecuencia del proceso migratorio:

He intentado volver a Bolivia, me fui del 90 al 92 a mi país, pero yo ya tengo otra forma de ser, me arraigué un poco a las costumbres de aquí que son diferentes, la gente es diferente, creo que allá se vive en torno a la familia y acá no, allá todo se hace más familiar y bueno acá, como decir, uno vive y deja vivir. Y allá uno se siente como ‘pueblo chico infierno grande’, no estaba acostumbrada a eso y me vine (…) yo sigo las costumbres de mi país, pero si noté cambios en la forma de ser de las personas, porque los bolivianos allá están en “mira lo que ha hecho”(…) Siempre está presente la idea de volver, pero uno no se acostumbra porque esto es diferente, porque uno cambia, acá uno cambia, pero si uno no hace la prueba, tu mente siempre va a estar anhelando volver. (Malena)

Los primeros años está latente la idea de volver, los primeros años se tiene la intención de volver. Muchos no deben volver por amor propio digamos, eso de decir ‘como voy a volver, que va a decir la gente’. Después cuando ya han pasado cuatro o cinco años, ya se estabilizan, sí volvemos de vez en cuando. Yo, por ejemplo, todos los años voy a Bolivia, tengo todos mis hermanos allá. Ellos suelen venir pero yo voy porque tengo mis raíces, mis amigas. Eso no se pierde (…) Ayer hablaba con mis hijos y les decía ‘debe ser la edad pero siento que tengo más apego, más deseo de esta allá con mi familia, con mis hermanos’ (…) No creo que volvería definitivamente, no se me ocurrió tampoco. Aparte acá están mis hijos (…) Yo creo que como consecuencia de la migración uno cambia, acá no se nota, ¿no? pero de a poquito, imperceptiblemente se modifica la forma de vivir, la forma de actuar, de pensar, de trabajar, todo. Y eso se nota cuando volvemos allá. (Alina)

Es muy difícil empezar de cero, volver otra vez (…) yo volví después de doce años y realmente vi todo cambiado, no encontré lo que dejé, entonces si tendría que volver allá, volver a integrarme, sería muy difícil. No es la misma sociedad que dejamos, no es la misma gente, no es la misma ciudad, entonces ya es muy difícil volver a empezar.  (Emma)

33Lo que debe subrayarse es que muchas de las experiencias “positivas” de la migración que se perciben en los testimonios de las mujeres migrantes no simbolizan necesariamente cambios en las relaciones y roles de género así como tampoco en los distintos contextos de exclusión y desigualdad que afrontan en los procesos migratorios. En esta dirección, Gregorio (1998: 248) sugiere que la identidad de género no puede analizarse sin tener en cuenta la interacción del sistema de género con el resto de los sistemas de creación de desigualdades. Como señala Martínez Pizarro(2006), debe diferenciarse lo que son las percepciones positivas de la experiencia migratoria individual con las consecuencias colectivas de reproducción de las asimetrías de género en espacios familiares y sociales. En efecto, la gran mayoría de las trabajadoras bolivianas deben afrontar subordinación y exclusión en los contextos familiares y sociales donde persisten desigualdades de género, de clase y de etnia. La inserción laboral en las sociedades de llegada no representa para muchas mujeres un alivio en sus obligaciones y tareas desempeñadas. Suárez Navas (2004: 299) considera que la incorporación al mercado laboral remunerado en ningún caso significa que la mujer pueda delegar -ni siquiera compartir, en la gran mayoría de las ocasiones- sus responsabilidades en lo que se ha denominado trabajo reproductivo. La nueva situación más bien se ha traducido en las conocidas dobles y triples jornadas laborales de las mujeres trabajadoras. La “feminización del trabajo”, en parte como consecuencia de los beneficios económicos que reporta el trabajo femenino para determinados sectores del mercado laboral, sumada a la persistencia de estereotipos sexistas y a la división sexual del trabajo, hace difícil esperar transformaciones emancipadoras en los procesos migratorios (Suárez Navas, 2004: 304).

34En este sentido, los cambios en las relaciones y roles de género demandan modificaciones en otras formas de reproducción de las múltiples desigualdades sociales. Los testimonios de las mujeres bolivianas expresan como el contexto posmigratorio ha generado ciertos cambios en la percepción sobre determinados roles, costumbres y tradiciones del lugar de partida. No obstante, estas transformaciones no representan ni un abandono de prácticas culturales importadas desde sus comunidades natales, ni la eliminación de la subordinación y exclusión social presente en contextos familiares y sociales en los nuevos ámbitos de residencia.

A modo de conclusión

35Los fenómenos migratorios deben ser entendidos como procesos que condicionan y modifican la vida de los sujetos que participan en estos movimientos. En efecto, la migración supone, en muchos casos, una redefinición de los roles desempeñados por hombres y mujeres en los ámbitos familiar y social. Por ende, como consecuencia del traslado, es posible identificar cambios y continuidades en las dimensiones de género. Ahora bien, estos cambios no pueden definirse a priori como tampoco la tendencia emancipatoria de los procesos migratorios.

36Las mujeres migrantes enfrentan múltiples contextos de desigualdad marcados por las identificaciones de género, etnia, raza, clase, origen nacional, etc. Por consiguiente, las transformaciones en las relaciones de género van a estar determinadas también por transformaciones en los distintos mecanismos que naturalizan, legitiman y reproducen estas desigualdades. Si bien en los últimos años se modificaron las formas de inserción laboral de las mujeres, no se modificaron los valores y patrones culturales que definen las conductas y expectativas de lo femenino y lo masculino. La desigualdad de género, que genera relaciones de género asimétricas, es uno de los tipos de desigualdad presente en la sociedad que se articula con otras desigualdades sociales, profundizando la subordinación y marginación de la mujer. Por lo tanto, pensar en cambios en la desigualdad de género, que se visualiza en todos los ámbitos de la sociedad, implica pensar en cambios en las otras dimensiones de la desigualdad social que afectan a la gran mayoría de las mujeres en la migración.

37Las mujeres bolivianas que se desplazan hacia Argentina son víctimas de diferentes prácticas de discriminación y exclusión por su condición de mujeres y de migrantes, por su pertenencia de clase y su origen étnico. Si bien en los testimonios recogidos las mismas migrantes perciben la existencia de cambios en ciertas pautas culturales y expectativas en relación a sus contextos de origen, esto no simboliza cambios profundos en los roles y relaciones de género. La exclusión, la subordinación y la discriminación en todos los espacios de la sociedad siguen siendo las problemáticas más significativas que padece este sector de la población en la Argentina. ARIZA Marina, Ya no soy la que dejé atrás…Mujeres migrantes en República Dominicana, México, Instituto de Investigaciones Sociales, Editorial Plaza y Valdés, 2000.

Inicio de página

Bibliografía

Los DOI están añadidos automáticamente a las referencias por Bilbo, la herramienta de anotación bibliográfica.
Los usuarios de las instituciones quienes suscriben a unos de nuestros programas Freemium de OpenEdition pueden descargar las referencias bibliográficas para las cuales Bilbo encontró un DOI.
Formato
APA
MLA
Chicago
Este servicio bibliográfico de exportación bibliográfica está disponible para las instituciones que han suscrito a unos de nuestro programas Freemium de OpenEdition.
Si Usted desea que su institución suscriba a uno de nuestros programas Freemium de OpenEdition y beneficie de sus servicios, por favor escribanos a access@openedition.org.

ARIZA Marina, Ya no soy la que dejé atrás…Mujeres migrantes en República Dominicana, México, Instituto de Investigaciones Sociales, Editorial Plaza y Valdés, 2000.

ARIZA Marina y Orlandina Oliveira, “Contribuciones de la perspectiva de género a la sociología de la población en Latinoamérica”, ponencia presentada en la XXII International Congreso, Latin American Sociological Association (LASA), Miami, 2000.

BALAN Jorge, “La economía doméstica y las diferencias entre los sexos en las migraciones internacionales: un estudio sobre el caso de los bolivianos en Argentina”, Estudios Migratorios Latinoamericanos, Bueno Aires, núm. 15-16, 1990.  

BALBUENA Patricia, “Feminización de las migraciones: del espacio reproductivo nacional a lo reproductivo internacional”, Aportes Andinos, Quito,  núm. 7, 2003.

BENENCIA Roberto y Graciela  Karasik, Inmigración limítrofe: los bolivianos en Buenos Aires, Buenos Aires, CEAL, Biblioteca Política Argentina, 1995.

BIFANI Patricia, “Globalización, género y proletarización”, en Carmen Gregorio y Agrela Romero Belén (eds.), Mujeres de un solo mundo: Globalización y multiculturalismo, Granada, Colección Feminae, Universidad de Granada, 2002.

BOYD Monica y Elizabeth Grieco,  “Women and Migration: Incorporating Gender into International Migration Theory”, Working Papers, Gainesville,  Florida State University, College of Social Science, 1998.

CAGGIANO Sergio, “Fronteras múltiples: reconfiguración de ejes identitarios en migraciones contemporáneas a la Argentina”, Cuadernos para el Debate, Buenos Aires, núm. 1, 2003.

DANDLER Jorge y Carmen Medeiros, “Migración temporaria de Cochabamba, Bolivia, a la Argentina: Patrones e impacto en las áreas de envío”, en Patricia Pessar,   Fronteras permeables, Buenos Aires, Planeta, 1991.

DONATO Katherine, Donna Gabaccia, Jennifer Haldaway, Martin Manalansan y Patricia Pessar, “A Glass Half Full? Gender in Migration Studies”, International Migration Review, Estados Unidos, vol. 40,  núm. 1, 2006, p. 3-26.

FARAH Ivonne, “Migraciones en Bolivia: estudios y tendencias”, Umbrales, La Paz, núm. 13, 2005.

FRASER Nancy, Justicia Interrupta. Reflexiones críticas desde la posición “postsocialista”, Bogotá, Universidad de los Andes, Siglo del Hombre Editores, 1997.

GREGORIO Carmen, “Las relaciones de género dentro de los procesos migratorios: ¿reproducción o cambio?”, en Virginia Maquiera y María Jesús Vara (eds.), Género, clase y etnia en los nuevos procesos de globalización, Madrid, Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid, 1997.

_____, Migración femenina. Su impacto en las relaciones de género, Madrid, Madrid, Narcea, 1998.

GRIMSON  Alejandro, “Nuevas xenofobias, nuevas políticas étnicas en Argentina”, en Alejandro Grimson y Elizabeth Jelin (comps.), Migraciones regionales hacia la Argentina. Diferencias, desigualdades y derechos,  Buenos Aires, Prometeo, 2006.

GRIMSON Alejandro y Marcial Godoy-Anativia, “Introducción”, Estudios Migratorios Latinoamericanos, Buenos Aires, núm. 50, 2003.

HERNÁNDEZ García Yuliuva, “Acerca del género como categoría analítica”, Nómadas, Madrid, núm. 13, 2006.

HERRERA Gioconda, “Género y familias transnacionales: emigración ecuatoriana en Estados Unidos y España”,  ponencia presentada en el 4º Congreso sobre la Inmigración en España, Girona, 2004.

HONDAGNEU-SOTELO Pierrette, Gendered Transitions: Mexican Experiences of Immigration, Los Angeles, University of California Press, 1994.

HUGO Graeme, “Migration and Women’s Empowerment”, en Harriet B. Presser y Gita Sen, Women’s Empowerment and Demographic Processes. Moving Beyond Cairo, Nueva York, Oxford University Press, 2000.  

MARTÍNEZ Pizarro Jorge, “El mapa migratorio de América Latina y El Caribe, las Mujeres y el Género”, Serie Población y Desarrollo, Santiago de Chile, Cepal-Celade, 2003.

_____, Género y migración internacional en el espacio iberoamericano: algunas consideraciones en la búsqueda de buenas prácticas”, ponencia presentada en el Encuentro Iberoamericano sobre Migración y Desarrollo, Madrid, 2006.

MOORE Henrietta, Antropología y Feminismo, Madrid,  Ediciones Cátedra y el Instituto de la Mujer y València, Universitat de València 1996.

Formato
APA
MLA
Chicago
Este servicio bibliográfico de exportación bibliográfica está disponible para las instituciones que han suscrito a unos de nuestro programas Freemium de OpenEdition.
Si Usted desea que su institución suscriba a uno de nuestros programas Freemium de OpenEdition y beneficie de sus servicios, por favor escribanos a access@openedition.org.

MOROKVASIC Mirjana, “Birds of Passage are also Women”, International Migration Review, Estados Unidos, núm. 18, 1984, p. 886-907.
DOI : 10.2307/2546066

OSO Laura, Las migraciones hacia España de mujeres jefas de hogar, Madrid, Instituto de la Mujer, 1998.

PARELLA Sonia, “Segregación laboral y ‘vulnerabilidad social’ de la mujer inmigrante a partir de la interacción entre clase social, género y etnia”, en Carlota Solé  y Luís Flaquer (eds.), El uso de las políticas sociales por las mujeres inmigrantes”, Madrid, Instituto de la Mujer, 2005.

PEÑA Lourdes, Marlene Hoyes, Janet Mendieta e Isable López,  Interculturalidad entre chapacos, quechuas, aymaras y cambas en Tarija, La Paz, Fundación PIEB, 2003.

RAMÍREZ Carlota, Mar García Domínguez Mar y Julia Miguez Morais, “Cruzando Fronteras: remesas, género y desarrollo”, Documento de Trabajo, Santo Domingo,  Instraw, 2005.

SASSEN Saskia, Los espectros de la globalización,  Buenos Aires, FCE,  2003.

STOLCKE Verena, “¿Es el sexo para el género como la raza para la etnicidad?”, Programa de Investigaciones Socioculturales en el Mercosur, Cuadernos para el Debate, Buenos Aires, núm. 6, 1999, p.5-32.

SUÁREZ NAVAS Liliana, “Transformaciones de género en el campo transnacional. El caso de mujeres migrantes en España”, La Ventana, Guadalajara, México,  núm. 26, 2004, p. 293-331.

VACAFLORES Víctor, “Migración interna e intraregional en Bolivia. Una de las caras del neoliberalismo”, Aportes Andinos, Quito,  núm. 7, 2003.

VILA Pablo, “Las disputas de sentido común en la frontera norte.  El ‘otro’ en las narrativas de juarences y paceños”, ponencia presentada en el XIII Congreso Internacional de Ciencias Antropológicas y Etnológicas, México, 1993.

Inicio de página

Notas

1 El mercado informal es aquel cuyas actividades generan ingresos fuera del ámbito regulatorio del Estado (Sassen, 2003a: 177). Esta situación profundiza la vulnerabilidad de los migrantes, hombres y mujeres, en tanto no pueden acceder a las prestaciones básicas: seguro social, aportes jubilatorios, obra social, etc.
2 En Córdoba existe un sindicato que nucléa a las empleadas domésticas, una de las principales actividades que realizan las mujeres migrantes que provienen de Bolivia, Perú y Paraguay, y hasta el año 2006 no existía ninguna mujer migrante que participara en él, ni que estuviera trabajando formalmente en esta actividad laboral. Esto manifiesta la desigualdad que existe entre las propias mujeres, y si bien miles de argentinas que trabajan como empleadas domésticas lo hacen de manera irregular, habría más posibilidades de formalizar la situación siendo argentina que siendo migrante.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

María José Magliano, « Migración de mujeres bolivianas hacia Argentina: cambios y continuidades en las relaciones de género », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 14 | 2007, Publicado el 25 agosto 2008, consultado el 20 agosto 2014. URL : http://alhim.revues.org/2102

Inicio de página

Autor

María José Magliano

Centro de Estudios Avanzados, Universidad de Córdoba (Argentina)

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org