Navegación – Mapa del sitio

Literatura, Estado y Nación en el siglo XIX argentino : el poder instituyente del discurso y la configuración de los mitos fundacionales de la identidad

Marisa Moyano

Resúmenes

A lo largo del siglo XIX los procesos de territorialización y apropiación discursiva del espacio en Argentina fueron configurados desde procesos escriturarios y desde interacciones discursivas que instituyeron performativamente un proyecto de país, de Estado y de Nación, definiendo el «cuerpo de la patria y sus límites, su territorio y su identidad, lo que debía formar parte de ese cuerpo y lo que no, su política de inclusiones y de exclusiones bajo el conjuro de una idea de lo que debía ser «la Nación». Cuando relacionamos performatividad y prácticas literarias fundacionales aparecen convocados dos aspectos relacionados : por un lado el papel jugado por las élites criollas en su esfuerzo por articular discursos nacionales con intenciones de constituir imaginarios culturales de identidad, y, por otro, el hecho de que esos discursos aparecen impuestos a través de las relaciones que se instauran entre el poder que inviste a los productores de esos discursos y la legitimidad que emerge del conocimiento que ostentan gracias a ese poder. En este marco, el objetivo de nuestro trabajo lo constituye el análisis de la performatividad que opera en los «discursos fundacionales» de la «literatura nacional», en la Argentina del siglo XIX.

Inicio de página

Texto completo

1A lo largo del siglo XIX los procesos de territorialización y apropiación discursiva del espacio en Argentina fueron configurados desde procesos escriturarios y desde interacciones discursivas que instituyeron performativamente un proyecto de país, de Estado y de Nación, definiendo el «cuerpo de la patria y sus límites, su territorio y su identidad, lo que debía formar parte de ese cuerpo y lo que no, su política de inclusiones y de exclusiones bajo el conjuro de una idea de lo que debía ser «la Nación». (Moyano, 2002: 51)

  • 1 Entenderemos a la «performatividad» como la capacidad del lenguaje para generar, inducir o sugeri (...)

2En este marco, el objetivo de nuestro trabajo lo constituye el análisis de la performatividad1 que opera en los «discursos fundacionales» de la «literatura nacional», en la Argentina del siglo XIX. Para ello, partimos del reconocimiento de un doble proceso performativo en el que es visible que, en la misma medida en que fueron desarrollando desde las primeras décadas del siglo XIX un proyecto de «Nación política» y las bases de un Estado liberal, el grupo de escritores-proyectistas de ese propio «programa nacionalizador» funda una idea y un proyecto de «Nación literaria». Simultáneamente, ese proceso de performatividad alcanza un segundo estadio en la configuración discursiva de «lo real» cuando los «realizadores del 80» terminaron por definir la constitución del Estado-nación instituyendo un «discurso único» que desde la mirada retrospectiva de una lectura fundacional de «la Nación» configuró como línea definidora de una «literatura nacional» a los textos que perfilaron inicialmente y construyeron discursivamente el diagrama ideológico, político, cartográfico y literario de ese mismo programa nacionalizador.

3En el marco de este proceso nos interesa mostrar cómo la acción performativa instituyente que este proceso configuró todavía no ha sido alterada significativamente por las búsquedas de subjetividades y subalternidades, diferencias e identidades marginales que operan las narrativas hegemónicas de la crítica cultural contemporánea, y cómo, pese a los cambios paradigmáticos en la lectura de las operaciones culturales, subsisten intactos agujeros negros y «huecos» en la memoria del primer genocidio sobre el que se erigió «la Nación» argentina heredada y su literatura (Moyano, 2004-b), toda vez que continúa vigente el discurso-tópico de referencia a una «literatura sin indios», entendidos como cuerpos y como «voz-otra» en su configuración y su lenguaje.

4En función de ello, desde esa paradoja nos proponemos realizar una lectura crítica sobre las cadenas de lectura instituidas y sus circuitos de producción y circulación en el marco de la literatura argentina del siglo XIX, pues ellas son producto de operaciones canónicas performativas que instituyeron un «mapa de exclusión» al dibujar un cuerpo fundacional de la «literatura nacional» como «cuerpo de la Patria» construido a partir de la violencia ejercida sobre los cuerpos muertos y las voces-otras, ocultas, ausentes, silenciadas, marginadas de los otros en la «Nación política» y la «Nación cultural».

Performatividad, discurso e identidad

5La proximidad de la conmemoración del Bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810 y del proceso que culmina en la Independencia nacional, se constituye en una instancia propicia para la exploración identitaria de «la argentinidad», la lectura y la revisión de las condiciones de producción de las formaciones discursivas históricas penetradas y perfiladas por la reflexión sobre «la nacionalidad», en un momento histórico marcado por rupturas epistemológicas y cambios paradigmáticos a la hora de realizar investigaciones discursivas y literarias en el seno de las ciencias sociales y humanas.

  • 2 L. Area (2002) señala en particular que los discursos de la nación, la literatura y la historia - (...)
  • 3 Se entiende aquí por «ideologema» una función intertextual, que recorre varios textos y se lee o (...)

6Este proceso, si bien comporta naturalmente un desarrollo al que no dudaremos en llamar «histórico», tiene mucho que ver con desarrollos discursivos en tanto, desde las concepciones que entienden que la historia desde una perspectiva disciplinar es básicamente un «relato»2, las modulaciones del lenguaje asumen un poder mediador y/o configurador frente a las instancias de lo que podemos entender como «lo real». En este sentido, uno de los supuestos significativos de los que partimos insiste en dar cabida y lugar a la necesaria reflexión sobre la dimensión performativa del lenguaje y su poder instaurativo de nuevas realidades, marco desde el cual reconocemos que, según Hugo Aguilar (2007), si bien a veces «el lenguaje parece rendirse ante el poder de la materialidad de lo real, y lo que manda no es la flexible liviandad de las palabras, sino el frío estupor de las cosas»,otras muchas veces «el lenguaje se nos presenta como materia fundante y definitiva de lo real», razón por la cual, en esa dialéctica propia de la vida social del lenguaje, cabe preguntarse cómo la performatividad llega a ser un impulso formante del sujeto y su identidad, así como de las creencias y vehiculizaciones alegóricas que dan también forma a las identidades nacionales. Es precisamente bajo esta concepción sobre el discurso que la indagación sobre los procesos de «construcción identitaria de la nacionalidad» puede articularse como lectura crítica de la/s identidad/es en su lucha por instaurar realidades en orden a las matrices e ideologemas3 que guiaron la configuración, reproducción y/o revulsión de los proyectos hegemónicos de la nacionalidad construida y por construir.

7Cuando relacionamos performatividad y prácticas literarias «fundacionales» aparecen convocados dos aspectos relacionados : por un lado el papel jugado por las élites criollas en su esfuerzo por articular discursos nacionales con intenciones de constituir imaginarios culturales de identidad (Anderson, 1996), y, por otro, el hecho de que esos discursos aparecen impuestos a través de las relaciones que se instauran entre el poder que inviste a los productores de esos discursos y la legitimidad que emerge del conocimiento y la legalidad paradigmática discursiva que ellos mismos ostentan gracias a ese poder.

8En este sentido, Arturo Arias (2004) sostiene que, al constituirse inicialmente, los Estados nacionales buscaron construir desde la «razón occidental» identidades nacionales sobre la base de discursividades literarias, como una operación concreta de legitimación ideológica que deviene acto constitutivo de la identidad en el proceso propio de su enunciación. Así R. Hozven (1998) cree que la «identidad nacional» no se constituye como un objeto de conocimiento unificado proveniente de un presunto substrato nacional popular, en realidad, la «identidad nacional» se forma a posteriori,a la manera de un mosaico expositivo retroalimentado por la historia :

La identidad nacional se realiza o construye de un modo performativo y no meramente constatativo de fuentes o documentos preexistentes. Emerge como un efecto o construcción de lo que se va pensando y escribiendo al hacerla y de lo que no se tenía idea antes de comenzarla. (Hozven ,1998: 68)

9Desde la perspectiva de la crítica postestructuralista –en cuyo espíritu R. Hozven se sitúa- se propone «estudiar a ‘la nación’ tal como ha sido ‘contada’»,ya que «la nación» es primordialmente una construcción o sistema cultural. Es decir que, en este contexto, la nación vendría a ser «efecto de una forma de afiliación social y textual ‘narrada’, que cada uno de sus miembros lleva en su cabeza como un relato posible o no de ser actualizado», por lo que examinar esos efectos es examinar la representación discursiva que se ha dado de «la Nación» en sus formas de conciencia social y en sus realizaciones temporales particulares.

10En esta línea de trabajo, Benedict Anderson (1996) concibe a «la Nación» como una «comunidad imaginada» cuya realidad reside en última instancia «en la verosimilitud de esta interpelación conjuradora», la que a la vez se asienta en la efectividad de los procedimientos retóricos y operaciones discursivas convocadas en los textos que la fundan. Desde esta perspectiva entonces, «la nación» y el sentimiento de «identidad nacional» constituyen «realidades que se leen», lo que imbrica esos conceptos como realidades objetuales con las propias discursividades que los vehiculizan y representan, definiendo de este modo la naturaleza performativa de este doble proceso de actualización circular.

Literatura y Nación en el siglo XIX argentino

11Todo el siglo XIX americano aparece atravesado por el problema de definir una idea de «patria», de configurar una «Nación», de otorgar soberanía a los nacientes Estados, con lo cual este problema se enlaza íntimamente con la reflexión sobre el territorio y sus límites. Pero también ello se complejiza porque -además de que es sobre un territorio que se define una idea de «patria», un perfil de Nación, y sobre el cual el Estado se define ejerciendo una soberanía- ese territorio es un espacio no conocido, inexplorado y no sometido, que la escritura debe exorcizar. Escritura, Territorio y Nación se constituyen entonces en aspectos indisociables. (Moyano, 2004: 32)

12Domingo Faustino Sarmiento, Esteban Echeverría y Juan Bautista Alberdi, como los escritores más renombrados de la pléyade del 37 durante la primera mitad del siglo XIX en el Río de la Plata, constituyen la avanzada política generacional de un discurso fundacional que elige la palabra y el poder de la escritura como herramienta configuradora y arma de combate en el proceso configurador de un imaginario identitario que pudiese funcionar como alegoría instituyente de una «Nación política» sobre los postulados básicos de un Estado liberal, a partir de la construcción de un dispositivo simbólico de ideologemas articuladores de sentidos asociados a una idea que los amalgamara como «lo nacional», desde la dicotomía madre «civilización-barbarie». A posteriori, hacia 1880, cuando triunfe este proyecto político diseñado a partir de esa «avanzada discursiva nacionalizadora», desde el poder de un Estado que se afianza en un territorio sobreimprimiendo en él el dominio político de las élites liberales triunfantes, los rasgos iniciales configuradores de aquel proyecto inicial erigirán a sus textos como monumentos cuasi-sagrados y símbolos literarios de la «nacionalidad» alcanzada. Si «Facundo» (1845), «La Cautiva» (1834), «El Dogma socialista» (1837) habían definido la fundación del Estado-nación construido, a fines de siglo ese Estado-nación proyectado por la Generación del 37 y consolidado en 1880 «refunda» con ellos la «Literatura de la Nación», (Moyano, 2004: 12) articulando una cadena textual legitimada desde el poder instituyente de las élites letradas que impusieron, junto con su hegemonía política y su proyecto cultural, su concepto de Estado y de Nación y el imaginario de «su literatura» como constructo identitario único de «la Nación» y «lo nacional», marginando y dejando fuera del sistema cultural, y por ende político, del Estado y sus voces, los «discursos-otros» de gauchos e indios, como agentes sociales y culturales disonantes con su hegemonía o en resistencia cultural, jurídica, social y política.

13Este proceso cultural opera así como un ejemplo foucaultiano del funcionamiento del «orden del discurso», ya que -en contextos determinados de la historia- una nación tiene un discurso determinado en cuya elaboración operan disciplinas e instituciones controlando y organizando las normas y convenciones del funcionamiento de una sociedad, para la distribución de códigos, pautas y procedimientos sociales, (Walia, 2001, 36) siendo los dispositivos identitarios nacionales, tales como la literatura, constructos hegemónicos y homogeneizantes de la «adscripción nacional». Es en este sentido que sostenemos que la construcción de las literaturas nacionales en América Latina, y en particular en el Río de la Plata, ha estado al servicio de proyectos de unidad orientados por las élites liberales del siglo XIX, con el propósito de homogeneizar la adscripción nacional de distintos sectores contradictorios bajo su régimen. Como lo señala Kaliman (1993: 313), la «Nación literaria» es, a todas luces, un constructo gestado en función de intereses ideológicos identificables con nitidez.

  • 4 Una descripción más profunda de este proceso de territorialización discursiva puede explorarse (M (...)

14Se trataba de definir desde la literatura el «cuerpo de la patria», lo que debía formar parte de «la Nación» y lo que no. Hacer coincidir el mapa cultural de la patria con la soberanía territorial del Estado y sus límites había sido en la primera mitad del siglo XIX, y seguiría siéndolo en la segunda, una cuestión de «política nacional», porque de ello se trataba, de definir el cuerpo orgánico de la Nación, y en ese proyecto la literatura y el poder simbólico y configurador de sentidos de su discurso jugaba un rol estratégico.4 El territorio, «el cuerpo de la patria», en el siglo XIX, será en la Argentina un proceso de búsqueda y consecución, un ansiado deseo que busca un perfil, constituirse en un mapa definido, el límite soberano de un espacio. Pero ese espacio y ese mapa no constituyen sólo un afán geográfico o geopolítico, un sentido de ocupación material. Para las élites liberales del siglo XIX la posesión de ese espacio, supondrá también la posesión de una identidad clara y definida del incipiente Estado que le permita sentirse «Nación» : precisamente, ésa es la función poderosa asumida por la literatura a lo largo del siglo, pues el dominio sobre el territorio supondrá también un dominio simbólico sobre ese cuerpo que implicará exorcizar sus males, liberarlo e imponer sobre él la marca del «Estado civilizador». «Civilización y barbarie», pasado y presente, identidad y diferencia serán los pares, los términos en pugna en esa lucha entre realidad y Estado por definir lo que debe formar parte de «la Nación» y lo que no, lo cual supone explorar y dibujar fronteras político-territoriales, pero a la vez trazar fronteras culturales de inclusión y de exclusión en orden a un proyecto de Estado y de Nación.

15Será en este marco que los llamados «textos fundacionales» de la literatura argentina inscriben la prédica de las élites liberales letradas en su camino por trazar la cartografía simbólica de la patria, perfilando un territorio que para definirse debe exorcizar los fantasmas de una frontera cultural difusa y ubicua. En este proceso, «civilización y barbarie» constituirán las líneas que la escritura irá trazando, la marca divisoria, la frontera que separe el ser y el deber ser de «la Nación». Frontera ubicua que se extiende horizontalmente, tierra adentro sobre el territorio, pero también transversalmente para separar un «nosotros» –blanco, civilizado y letrado- de los fantasmas de diversos «otros» que lo habitan –esto es, la barbarie de gauchos, matreros e indios. No otra cosa revelan los textos fundacionales : La Cautiva, El Matadero, Facundo y hasta Martín Fierro.

16En este proceso se inscribe la operación de territorialización de la literatura del siglo XIX como una de las «estrategias nacionalizadoras» del incipiente Estado para construir un discurso que configure la idea misma de Nación, que exige representar en el espacio del mundo el «cuerpo de la patria» y perfilar ese cuerpo internamente trazando las fronteras de una identidad. Ello implica definir un mapa simbólico, sus líneas de inclusiones y exclusiones a través del uso de los valores de la cultura letrada europea. La elección de las élites letradas en el contexto de los intentos de conformación del Estado determinó definiciones centrales : el proceso de conformación del «cuerpo de la Nación» implicaba delimitaciones territoriales, una ubicación en el espacio que involucraba no sólo una colocación en las líneas trazadas por una Europa que diseñó el «mundo», sino también una colocación en el espacio de los discursos ideológicos, políticos y culturales que legitimaban ese diseño del mundo y la centralidad que en él ocupa el desarrollo de las «naciones civilizadas». En este marco, el desafío para el nuevo Estado que pretende crearse implica entonces definir una configuración territorial y establecer su continuidad con las «zonas civilizadas» de la tierra. Pero simultáneamente también, aparece la necesidad de «diseñar el espacio de la cultura y la ‘zona civilizada’ dentro del propio Estado nacional». (Montaldo, 1999: 27)

17Será en esta tarea que los letrados encuentran su espacio político e intelectual de realización, en la constitución de los grandes metarrelatos legitimantes de una idea de «Nación civilizada». El ejercicio de la escritura supondrá la puesta en práctica de una función de «mediación intelectual» entre los modelos culturales metropolitanos alineados en una «marcha civilizadora universal» y la necesidad de perfilar internamente el cuerpo y la identidad de una «nación soberana y original» que encuentre su lugar en ese «devenir civilizador» de la historia.

18La literatura, así,

participa de las formas de construcción de la autoridad y la legitimidad desde la cual se distribuyen los grados de civilización o barbarie, de ingreso en el mundo de la cultura o de exclusión hacia la zona salvaje de la otredad irreversible. El éxito mismo de la fórmula civilización-barbarie, promovida por Sarmiento en 1845, muestra de qué modo la cultura letrada europea era uno de los instrumentos más adecuados para definir identidades en América Latina, (Montaldo, 1999: 29)

19demostrando con ello que el saber y la ciencia no son las únicas estrategias constitutivas de los procesos de territorialización, sino que también, desde «la autoridad universal de la belleza», se promueve la conformación de una literatura donde la construcción del espacio asume un rol fundamental : mientras «funda» una «literatura nacional» perfila discursivamente los límites del cuerpo mismo de «la Nación» a imagen de una proyección histórico-política.

20De este modo, el «nacionalismo cultural» como búsqueda y proyecto se expande a lo largo de las prácticas escriturarias del siglo XIX, a partir de sus proyecciones iniciales, cuando las definiciones políticas constituían todavía sólo proyección y modelos y las fronteras internas no se han estabilizado: cuando «civilizar», ocupar la frontera, expulsar la «barbarie», poblar el «desierto», «culturalizar la naturaleza», educar al ciudadano, institucionalizar el Estado y perfilar una «identidad nacional civilizada», todavía eran sólo eso : palabras.

Los dispositivos fundacionales y la construcción hegemónica de la identidad nacional

21En este proceso de constitución identitaria, los procesos de territorialización discursiva constituyeron la estrategia que operó como andamiaje y «cuerpo» sobre el que debía materializarse «la Nación». Así, en los textos escritos en Argentina desde la independencia hasta que se concreta la modernización del Estado en 1880, el territorio fronterizo emerge en la literatura como un espacio donde entran en juego los conflictos centrales en el proceso de constitución de «la Nación» : la lucha entre la «civilización» y la «barbarie», la tensión entre cultura y naturaleza, el pasado y el futuro. (Fernández Bravo, 1999) Trazar «el mapa de la patria», los límites de lo que debe formar parte de la Nación y lo que no, establecer los paradigmas de las inclusiones y exclusiones, será para Echeverría, Sarmiento, Alberdi, Mansilla, Zeballos, incluyendo los autores de la saga gauchesca, precisamente entablar la discusión sobre las bases de configuración de una «identidad nacional civilizada», definir sus contenidos y dimensiones como parte del proceso de lucha política en que se inscriben sus discursos. Si de lo que se trataba era de configurar «la Nación» definiendo sus límites, esos discursos literarios -pese a sus matices y diferenciales leves- buscaron igualmente, mediante esas operaciones de inclusiones y exclusiones, la integración sujetos bio-políticos de identidad «civilizada» y «seres de derecho», pues «la identidad estaba supeditada a la ciudadanía» (Arias, 2004) y -como lo sostiene Achugar (1997: 18)- «lo que hacen [los parnasos nacionales] es construir desde el poder el referente de un país donde sólo los hombres libres tienen derecho a la producción simbólica, donde las mujeres, los negros, y los indios no son ciudadanos, no lo son de modo pleno».

22Este juego monopolizador de una «identidad preclara y hegemónica» se asienta precisamente en el establecimiento de su diferencia : aquella que define a la «Nación» como «república, destino y poder de los iguales», previa segmentación y homogeneización de las diferencias y exclusión de los diferentes.

23En este sentido, el montaje de «la Nación literaria» del discurso decimonónico configuró una «memoria discursiva» a la que instauró como monumento identitario a partir de distintas operaciones de exclusión :

1. Por un lado, la referencia en sus discursos a una «otredad» que debe dejar de ser «otredad-gaucha» para incorporarse a «la Nación» en su estatura de «símbolo», representada en el uso, simulación y usurpación que de su voz-otra hacen los dispositivos de fundación de la «identidad nacional», perfilando una «inclusión» que -pese a resultar paradojal «metáfora de una exclusión real»- se postula como estrategia constitutiva de la cultura nacional, homogeneizando diferencias y estetizándolas «en un espacio simbólico meta-ideológico que cree símbolos nacionales para uso cotidiano y disfrace hasta cierto punto la naturaleza ilusoria de la nación» (Arias, 2004), toda vez que las élites -incluso hasta en el género que nominativamente le es propio- nombran al gaucho, hablan por él o en supuesta defensa de él, pero nunca «con él», representándolo como agente subalterno desde el que se oye simulada la voz del Estado integrando enunciación, ley, identidad y Nación.

2. Por otro lado, la ausencia discursiva de la «otredad-india» -cuyo estatuto de «diferencia» aparece en la literatura del siglo XIX conjurada bajo el estigma de la barbarie o manipulada en el silencio por su no-palabra, por la ausencia de «su relato»- se constituye en operación de exclusión discursiva, que tanto más fuerte es cuanto se funda en la exclusión material de los cuerpos, en el «genocidio simbólico y material» de la diferencia : en una «literatura sin indios» en un «territorio sin indios». (Moyano, 2005)

Las cadenas de lectura y los procesos de exclusión

  • 5 Estas miradas teórico-epistemológicas pretenden instaurarse como paradigma alternativo en tanto s (...)

24 En correlación con esta mirada, a partir de que la instauración de los estudios culturales, poscoloniales, posoccidentales y de las teorías de la subalternidad5 dominan el horizonte académico como enfoque paradigmático de la crítica cultural, las líneas de investigación y debate parecen haberse desplazado hacia la mirada de la heterogeneidad, la diversidad cultural, la subalternización de culturas y la coexistencia múltiple y diversa de manifestaciones discursivas de subjetividades y «alternatividades otras» diferenciales y culturalmente heterodoxas frente a las categorías de análisis y perspectivas de los modos de conocimiento tradicionales de la modernidad.

25En este marco, la configuración de identidades plurales, así como la restitución o reconstrucción de la memoria y las subjetividades retaceadas en las representaciones de la «memoria pública» y los imaginarios socio-oficiales del discurso del Estado, comienzan a ocupan un lugar central en los estudios críticos y en las reflexiones sociocríticas, como respuesta emergente frente a la constelación de «agujeros negros, baches, inflexiones de máxima o puntos de fuga, decisiones colectivas, consensos oscuros o ‘inconscientes’, acuerdos para ‘barrer’ de la memoria pública ciertos ‘hechos traumáticos’» del pasado y el presente de «la joven constelación histórica argentina», en el decir de Casas y Chacón (1996: 6).

26La identificación de estos puntos de fuga y los silencios de la historia convierten al lenguaje y sus relaciones con las representaciones de «lo real» en un dispositivo central para la reflexión sobre la constitución de estos procesos, ya que la historia -tanto como disciplina cuanto como memoria histórica- deviene en objeto a partir de los actos discursivos que la configuran como relatos o narrativas articuladas a través del discurso.

  • 6 En este sentido, J. Derridá señala que «Todos los Estados-naciones nacen y se fundan en la violen (...)

27En este sentido, el reconocimiento de esta incidencia de la praxis discursiva ocupa un espacio central en las producciones culturales literarias y metaliterarias que buscan reconstruir la memoria plural implícita en los huecos y silencios de los relatos de la historia, y como una lámina radiográfica en negativo de los agujeros negros de la tortura, el genocidio y la adulteración de personas e identidades operadas del pasado reciente argentino, se vuelve la mirada hacia la revisión de los procesos discursivos que operaron a lo largo del siglo XIX en la constitución de los relatos identitarios y alegorías de la nacionalidad, fundados también como otros «agujeros negros» de exclusión y olvido que fagocitaron otro genocidio : el que operó sobre los cuerpos de los indios -como el otro más otro ajeno a la Nación, en tanto no-ciudadano de ley, proscripto de voz, tierra y derecho.6

28En este contexto, la crítica actual -inspirada en las refundaciones epistemológicas promovidas por los «estudios culturales», los «estudios poscoloniales o posoccidentales», o las «teorías de la subalternidad»- se ha internado en el desmontaje y el reconocimiento de los procesos discursivos de «nacionalización literaria» por parte del incipiente Estado en formación, observando cómo parte de ese corpus textual canónico del siglo XIX se inscribe en esos procesos : los textos de los «viajeros», los textos de Sarmiento, los del propio Echeverría, Alberdi o Mansilla, por citar algunos de los abordados en los estudios de Fernández Bravo, Prieto, Montaldo, Sorensen, Svampa, Andermann, entre otros. Sin embargo, y pese a la importancia de una producción crítica que aborda estos procesos renovando desde otra perspectiva la lectura de la literatura argentina del siglo XIX, debe reconocerse que los procesos de «territorialización» inscriptos en los discursos sociales hegemónicos de configuración de la Nación debieran profundizarse, restituyéndolos en el campo de las luchas discursivas y los contextos dialógicos contra hegemónicos que se dieron en ese largo proceso de consolidación del Estado y configuración de la Nación. Y ello, porque, precisamente, para que se constituyera definitivamente el «cuerpo de la patria» y la idea de una Nación, el discurso del Estado debió disolver –una vez concluido el proceso de su consolidación en 1880- las luchas discursivas y los contextos dialógicos en que el discurso del Estado originariamente fue inscribiéndose. Con ello, el Estado triunfante se convirtió en un «Estado glosófago», al descontextualizar a los textos entronizados como «fundadores de la nacionalidad» del marco de las luchas discursivas en que los mismos se produjeron. Esta operación del discurso del Estado puede ejemplificarse en las cadenas de lectura canónicas que se instituyeron y cristalizaron en el circuito letrado-culto retrospectivamente desde 1880.

29Por un lado, el corpus «oficial» de esa «literatura nacional» entroniza la producción textual de la Generación del 37 y el proyecto político-literario que la constitución definitiva del Estado está llevando a la práctica en 1880. Con ello, la «literatura nacional» por definición se «arma» como cadena en que la «nacionalidad construida» se reconoce como un «continuum discursivo del Estado» en el circuito de producción «letrada» : de la «Literatura de Mayo» (con la producción poética de Juan Cruz Varela como eje) y la «Literatura de la Generación del 37» (con Echeverría, Sarmiento, Mármol y Alberdi como sus autores fundamentales), a la «Generación del 80» como heredera de la «nacionalidad político-literaria» construida anteriormente y fijada por la crítica coetánea (Juan María Gutierrez, Paul Groussac, Martín García Merou, etc.) como «discurso único» que dará lugar a una nueva producción literaria como extensión del Estado en orden al modelo de «Nacionalidad» construido. Por otro lado en ese mismo proceso, se separa ese corpus «letrado-culto» del «circuito popular-oral» de la gauchesca y la saga criollista, como si constituyera un «discurso-otro», cualitativamente diferente, en los términos canónicos de «la literatura nacional» instituida y su lenguaje, y fuera concebido todavía como deudor de la «rémora» de luchas políticas del pasado –que en el contexto del 80 se presentan desde el poder como carentes de significatividad.

30Pero asimismo, reforzando esta operación de exclusión, puede observarse que hasta este «discurso-otro» está internamente segmentado y «producido» como cadena, ya que de él se excluyeron las discursividades generadas en orden al contra discurso de un incipiente modelo político de Estado diferente al triunfante, representado en su momento por el Rosismo. Prueba de este «modelo de exclusión» y «borramiento de los discursos-otros» -presentes en los contextos semióticos en que la literatura «oficializada como nacional» iba produciéndose- fue la «negación» original de la propia gauchesca, ya que en los «circuitos letrado-cultos» no se le reconoció calificación y estatuto literario aún a la cadena representativa armada en esta línea, y habrá que esperar hasta que el nuevo Estado construido después de 1880, necesite de otros «mitos fundantes de la nacionalidad» que, en orden a «lo popular», la «identidad» y el «lenguaje», se puedan oponer a la «masa de inmigrantes» que es percibida social y culturalmente como amenaza para el Estado. En el contexto del «Centenario», será la operación de Ricardo Rojas y de Leopoldo Lugones sobre Martín Fierro la que «legalice» el estatuto literario de la gauchesca y vuelva a realizar una operación «fagocitadora» compleja : por un lado, absorbiendo como factor legitimante del «discurso del Estado» a una producción popular, a partir de una des-historización de El gaucho Martín Fierro y de una cristalización del mismo como «mito fundante de la literatura nacional» en términos de una «épica de los orígenes». Por otro, separando esa «producción popular» de su cadena de lectura original y nuevamente de las luchas político-discursivas en las que se inscribía.

31No otra cosa representa precisamente la Excursión a los indios ranqueles leída fuera del plexo del campo discursivo de la frontera y la red de discursos con las que confronta, debate, adhiere y dialoga : no sólo Facundo o Martín Fierro y sus reflexiones sobre el indio o la barbarie, sino también los otros textos de Mansilla integrados en la cadena de los discursos del Estado parlamentario, su intervención y postura, la Ley de ocupación de la frontera de 1867, las cartas e informes militares que se enfrentan y las cadenas epistolares del debate religioso, militar e indígena presente en el corpus de las Cartas de Frontera.

32Reflexión idéntica podemos hacer sobre la lectura de la trilogía de Estanislao Zeballos -Callvucurá. Painé. Relmú- sin la resignificación producida por las otras voces que resuenan y reenvían a relatos, lenguajes y cosmovisiones que reconfiguran los huecos de la memoria heredada al intersectar en esa lectura las Memorias del ex cautivo Santiago Avendaño, recientemente identificadas como el manuscrito oculto en el propio Archivo de E. Zeballos, al cual el autor aludía sin nombrar como base de la «rigurosidad histórica» de su Callvucurá.

Literatura, identidad y memoria

33Este trasfondo ideológico que sustenta las operaciones canónicas performativas que instituyeron un «mapa de exclusión» al dibujar un cuerpo fundacional de la «literatura nacional» como «cuerpo de la Patria» poniendo el acento en una «identidad civilizada» y superior frente a una «otredad bárbara», articula la «causa del poder» -a través de la voluntad de dominio que debía encarnarse en el poder de un Estado y su voluntad de constitución de una «identidad nacional»- con la construcción cultural que operó como sustrato ideológico y base modélica para la instauración de una «nación moderna» en orden de continuidad con el modelo europeo. Y, en esta línea de análisis, poder, sustrato y modelo se asimilaron en una etnia, una política, una historia, una razón y una cultura «civilizadas».

34Perilli (1994: 15) sostiene que bajo esa égida ideológica los procesos fundacionales del Estado-nación en el siglo XIX se sustentaron en la constitución de un «mito de origen argentino» que instauró

un Fantasma producido a partir de la negación y la eliminación de sociedades y culturas, calificadas como no-sociedad y como no-cultura, y su sustitución utópica por La Sociedad y La Cultura generadas desde la clase dirigente enajenada en los modelos europeo y norteamericano. Negación y afirmación, vaciamiento y trasplante son movimientos complementarios dentro de nuestra historia.

35 La negatividad de la «barbarie», en este sentido, pareciera haberse fundado en una sobre-interpretación de la herencia europea, en el pensamiento que señala una correlación entre el desplazamiento hacia los confines de la «civilización» y la disminución de la «calidad humana» de sus habitantes, dando cuenta de que el núcleo del campo semántico de la «civilización» entronizada por el logos de la modernidad mantiene vigente, por un lado, un imaginario espacial que sitúa al «yo civilizado» en un centro y al «otro bárbaro» en una periferia que degrada su humanidad en la medida en que se aleja de ese centro, a la vez que, por otro, agrega una dimensión temporal que separa y diferencia «modernidad civilizada», «evolución», «razón» y «progreso» frente a «barbarie», «regresión», «primitivismo» y «atraso» condenados a desaparecer por la «marcha racional» de la historia.

36Esta «negatividad de la barbarie» funda los procesos de territorialización del siglo XIX en el «mapa partido» que la literatura dibujó para configurar el Estado-nación, delineando desde el «cuerpo de la escritura» el «cuerpo de la patria», separando y distribuyendo lo que debía pertenecer a la totalidad de «la Nación» y lo que no.

37 Recuperar en su contexto de producción la semiosis de los discursos que interactuaron en el proceso de constitución de la Nación, implica reconocer los intersticios que dejan leer al plano de la escritura como un campo de batalla por la «apropiación territorial», para observar cómo los huecos y agujeros negros de la memoria fundacional se hunden en la génesis de una historia heredada, tanto en sus dimensiones políticas como en las manifestaciones textuales que fundaron la Nación instituyendo el territorio discursivo de un «nosotros» sobre las voces silenciadas y el itinerario de exclusión dibujado en la desterritorialización de los «otros». Esta lectura crítica de la «identidad homogénea» de la Nación y su literatura fundacional, obviamente se escapa de los márgenes disciplinarios trazados por las líneas de investigación literaria canónicas para fundar un ejercicio hermenéutico sobre una semiosis que sigue «viva» en la palabra y requiere de intérpretes, porque no casualmente la «literatura de frontera» se configura en el límite político, geográfico y cultural de la alteridad y se contamina de «lo otro» en su decurso: de lo que es «no-literatura», de lo que es «no-cultura», de lo que es «no-Nación», sino pura emergencia «bárbara» de un debate discursivo que se creía irrecuperable y olvidado.

38El desafío entonces, es destituir, suspender momentáneamente el juicio del canon, para que ingrese al diálogo la voz contra hegemónica y la palabra de los sin voces indios en sus metarrelatos, narrativas, memorias y testimonios, para dejar que se escriba, se registre, se lea y dibuje un nuevo cuerpo de la memoria, más allá de que para hacerlo, el canon literario, su palabra y el peso de su «estética histórica» deban quedar suspendidos en el juego de la cultura, para dar paso al juego dialógico de «las culturas» (plurales, diversas, superpuestas), de «las palabras» (orales, re-escritas, traducidas) y de «las historias» (divergentes, «revueltas», fragmentarias) del nosotros y de los otros en su debate de poder por la «identidad-una» y su hegemonía.

Inicio de página

Bibliografía

ACHUGAR F., citado por A. Figueroa, «La escritura de la ciudad para el establecimiento de la nación, y la generación de mitos históricos en el Movimiento literario de 1842 : Bello, Larrastria, Sarmiento», en Estudios Filológicos, nº 37, Valdivia, 2002.

AGUILAR Hugo, «La performatividad: dimensiones, trampas y puntos de vista.», en L. Fernández del Moral (Comp.), Discurso y conflictividad social en América Latina, Córdoba, Dpto. de Imprenta y Publicaciones, Universidad Nacional de Río Cuarto, 2004.

_________, «La performatividad o la técnica de construcción de la subjetividad», en Revista Borradores, Segunda Época, Vol. 7, Córdoba, Universidad Nacional de Río Cuarto, 2007 [Fecha de consulta 22 de noviembre 2007, disponible en: www.unrc.edu.ar/publicar/borradores/].

ANDERMANN J., Mapas de poder. Una arqueología literaria del espacio argentino, Rosario, Beatriz Viterbo.

ANDERSON Benedict, «Imagined Communities. Reflections on the Origin and Spread of Nationalism», en Verso, London/New York, 1996, citado por R. Hozven, «El ensayo hispanoamericano y sus alegorías», en Revista Universum, nº 13, Universidad de Talca, 1998.

AREA L., «Travesía por la biblioteca de una nación ‘naciente», en Ciberletras, Revista de crítica literaria y de cultura. Lehman College, CUNY y Yale University, n° 8, Diciembre de 2002 [Fecha de consulta : 24 de junio de 2004]. Disponible en http://lehman.cuny.edu/ciberletras/v08/area.html

ARFUCH L. (Comp.),Identidades, sujetos y subjetividades, Buenos. Aires, Prometeo Libros, 2002.

ARIAS A., «La literariedad, la problemática étnica y la articulación de discursos nacionales en Centroamérica», en Revista Istmo, Revista virtual de estudios literarios y culturales centroamericanos n° 8 enero–junio 2004 [Fecha de consulta: 6 de junio de 2004]. Disponible en www.denison.edu/collaborations/istmo/articulos/literariedad.html

CASAS F. CHACÓN P., «Los Agujeros Negros», en Página 30, Año 5, nº70, mayo de 1996.

CONTRERAS GUALA C., «El gesto performativo de la fundación», en Cyber Humanitatis, nº 27, Invierno 2003. Revista de la Facultad de Filosofía y Humanidades. Universidad Nacional de Chile [Fecha de consulta: 26 de agosto de 2004]. Disponible en: www.cyberhumanitatis.uchile.cl/CDA/texto_simple2/

CHIARAMONTE J., Nación y Estado en Iberoamérica. El lenguaje político en tiempos de las independencias, Buenos Aires, Sudamericana, 2004.

DERRIDÁ J., «Firma, acontecimiento, contexto», en Márgenes de la filosofía, Madrid, Cátedra, 1989.

FERNÁNDEZ BRAVO A.,Literatura y Frontera. Procesos de territorialización en las culturas argentina y chilena del siglo XIX, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, Universidad de San Andrés, 1999.

_________, (Comp.), La Invención de la Nación. Lecturas de la Identidad de Herder a Homi Bhabha, Buenos Aires, Manantial, 1999.

GRIMSON A. (comp.), Fronteras, naciones, identidades. La periferia como centro, Buenos Aires, Ediciones Cicus, 2000.

HOZVEN R., «El ensayo hispanoamericano y sus alegorías», en Revista Universum. nº 13, Universidad de Talca., 1998.

MIGNOLO W., «Colonialidad global, capitalismo y hegemonía epistémica», en R. Salvatore, Culturas imperiale, Rosario, Beatriz Viterbo, 2005.

MOYANO M., El mapa de la exclusión. Los procesos de territorialización y los discursos de la Frontera Sur, Dpto. de Imprenta y publicaciones, UNRC, 2004.

_________,«Escritura, frontera y territorialización en la construcción de la nación», en Ciberletras, Revista de crítica literaria y de cultura, Lehman College, CUNY y Yale University, Número 9- Julio de 2003. Disponible en http://lehman.cuny.edu/ciberletras/v09/moyano.html

_________,«La fundación ideológica de las literaturas nacionales. Literatura y territorialización en el siglo XIX argentino», en CUYO. Anuario de Filosofía Argentina y Americana, Vol. 18-19, 2002.

_________,«La performatividad en los discursos fundacionales de la literatura nacional», en L. Fernández del Moral (Comp.), Discurso y conflictividad social en América Latina, Dpto. de Imprenta y publicaciones, 2004.

_________,«Los conceptos de ‘Nación’ y los discursos fundacionales de la literatura nacional : la paradoja instituyente y la historia de una carencia», en Espéculo, Universidad Complutense de Madrid. n° 29 marzo-junio de 2005. Disponible en http://www.ucm.es/info/especulo/numero29.conceptos.htm

MONTALDO G., Ficciones culturales y fábulas de identidad en América Latina, Rosario, Beatriz Viterbo, 1999.

MEINARDO HUX P., Memorias del ex cautivo Santiago Avendaño 1834-1874, Buenos Aires, Elefante Blanco, 1999.

PERRILLI C., Las ratas en la Torre de Babel, Buenos Aires, Ediciones Letra Buena, 1994.

PRIETO A., Los viajeros ingleses y la emergencia de la literatura argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 1996.

SARMIENTO D., Facundo, Venezuela, Biblioteca Ayacucho, 1845-1986.

SORENSEN D., El ‘Facundo’ y la construcción de la cultura argentina, Rosario, Beatriz Viterbo Editora, 1998.

SVAMPA M., El dilema argentino : civilización o barbarie. De Sarmiento al revisionismo peronista, Buenos Aires, Ediciones El cielo por asalto, 1994.

ZEBALLOS E., Callvucurá o la dinastía de los Piedra, Buenos Aires, CEAL, Tomos I y II, 1880-1980.

_________, La conquista de quince mil leguas. Estudio sobre la traslación de la frontera sur de la República al Río Negro, Buenos Aires, Taurus, (1880) 2002.

Inicio de página

Notas

1 Entenderemos a la «performatividad» como la capacidad del lenguaje para generar, inducir o sugerir una modificación en los parámetros del mundo (Aguilar, 2004).

2 L. Area (2002) señala en particular que los discursos de la nación, la literatura y la historia -según afirma F. Unzueta (1996)- «están entrelazados por medio de múltiples conexiones que adquieren características específicas y temporalmente determinadas : la historia usa modelos literarios y una de las principales preocupaciones de la historiografía es la formación de la nación; la nación se concibe en los términos ideológicos e históricos del proyecto liberal y se imagina, sobre todo, a través de la literatura; y la literatura, a su vez, se vuelve tanto histórica (e historicista) como nacional o americanista».

3 Se entiende aquí por «ideologema» una función intertextual, que recorre varios textos y se lee o materializa en distintos contextos sociales, como un modo dominante del pensamiento, como una función textualmente activa en una tradición discursiva.

4 Una descripción más profunda de este proceso de territorialización discursiva puede explorarse (Moyano, 2004).

5 Estas miradas teórico-epistemológicas pretenden instaurarse como paradigma alternativo en tanto se proponen definir nuevos lugares epistemológicos de enunciación crítica, desde enfoques transdisciplinarios y trasculturaldores. Al respecto, remitimos a las perspectivas teóricas desarrolladas por Z. Palermo y a W. Mignolo.

6 En este sentido, J. Derridá señala que «Todos los Estados-naciones nacen y se fundan en la violencia» porque no se puede justificar la fundación de algo en nombre de lo que funda y que en ese gesto performativo siempre subyace un acto de violencia : «Creo irrecusable esa verdad. Incluso sin exhibir, en relación a esto, espectáculos atroces basta subrayar una ley de estructura : el momento de fundación, el momento institutor es anterior a la ley o a la legitimidad que él instaura. Por consiguiente, está ‘fuera de la ley’, y por eso mismo, es violento» (Derrida, 1989).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Marisa Moyano, « Literatura, Estado y Nación en el siglo XIX argentino : el poder instituyente del discurso y la configuración de los mitos fundacionales de la identidad », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 15 | 2008, Publicado el 30 junio 2009, consultado el 25 noviembre 2017. URL : http://alhim.revues.org/2892

Inicio de página

Autor

Marisa Moyano

Universidad Nacional de Río Cuarto (Argentina)Magister en Literatura Hispanoamericana. Ejes de Investigación : Identidad, sentido y performatividad ; la construcción discursiva de la realidad. marisaamoyano@yahoo.com.ar

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org