Navegación – Mapa del sitio

Territorio nacional, cartografía y poder en la Nueva Granada (Colombia) a mediados del siglo XIX

Lucía Duque Muñoz

Resúmenes

Uno de los acontecimientos relevantes en la historia de la cartografía del siglo XIX en Colombia fue el esfuerzo por representar el territorio del país como conjunto. Con ello se buscó hacer un trazado general de su geografía física, de sus límites con los estados vecinos y de su división interna, todo lo cual estaba en estrecho vínculo con la creación de uno de los principales símbolos del naciente Estado : el mapa nacional. En este sentido, el presente artículo busca hacer el análisis de las fuentes y de los métodos que se utilizaron para la representación cartográfica del territorio colombiano, como parte del proceso de construcción de la identidad nacional, si bien se trató de una representación elaborada desde las élites militares y políticas. Para ello serán analizados los mapas elaborados por Joaquín Acosta (1847), Tomás Cipriano de Mosquera (1852) y Manuel Ponce y Manuel María Paz basados en los trabajos de Agustín Codazzi (1865).

Inicio de página

Entradas del índice

Inicio de página

Texto completo

It will be shown that even ‘scientific’ maps are a product not only of «the rules of the order of geometry and reason» but also of the «norms and values of the order of social... tradition.»

J.B. Harley, «Deconstructing the map», University of Toronto Press Journals, Octubre 12, 2006

1En la Nueva Granada del siglo XIX difícilmente puede hablarse de un Estado nacional consolidado ni unificado. (Palacios Preciado, 2002: 21-58) Según el historiador Marco Palacios Preciado, durante este periodo en Colombia «ni el Gobierno central, ni una o varias provincias tenían el poder económico y la consiguiente capacidad fiscal y militar para imponer el control político y ningún centro disponía tampoco de la capacidad intelectual o de la fuerza espiritual para unificar políticamente la Nación.» (Palacios Preciado, 2002: 31)

  • 1  La Regeneración es el nombre dado a la etapa de la vida política colombiana que se extendió entre (...)

2Particularmente, a partir de la década de 1850 y hasta 1885, tuvo lugar un proceso que condujo a profundizar la segmentación territorial y política a raíz de la adopción del modelo federal. Esto se vio reforzado por el hecho de que, durante la coyuntura de mediados de siglo «el librecambismo condujo a un tipo de desarrollo económico incompatible con la unidad nacional.» (Palacios Preciado, 2002: 40) Desde este punto de vista, no puede pensarse en el inicio del afianzamiento del Estado o de la unidad nacional sino escasamente a partir del periodo llamado la «Regeneración»1. De esta forma, durante la mayor parte del siglo XIX prevaleció una vida política, una economía y una sociedad caracterizadas por el aislamiento y la fragmentación regional.

3Aún así, y de manera paradójica, a mitad de siglo la Nueva Granada fue objeto de la elaboración de un discurso cartográfico dedicado a la representación del territorio nacional como conjunto. De esta forma, en un momento en el que se tiende a la descentralización y a la atomización en la organización político-administrativa, se observa el inicio de una reflexión sobre la idea de «territorio nacional» entre la élites, lo que tuvo lugar a través de la cartografía y de los textos geográficos.

4Es así como la representación del territorio nacional es uno de los acontecimientos importantes en el ámbito de la cartografía granadina de mediados del siglo XIX. Entre 1847 y 1865 se elaboraron al menos 6 mapas del conjunto del país, centrados en la geografía física y en la división política. Ellos son el Mapa de la república de la Nueva Granada dedicado al Barón de Humboldt por el coronel de artillería Joaquín Acosta (1847) ;(Archivo General de la Nación (en adelante A.G.N.) Mapoteca 2, folio 1275) el Plan corográfico del Estado de la Nueva Granada construido de orden superior para el arreglo de estafetas (1850) (A.G.N., Mapoteca 6, folio 28) con inspección, dirección de Joaquín Acosta y Benedicto Domínguez y dibujado por Mariano Inojosa ; el Mapa de la Nueva Granada (1850)(A.G.N., Mapoteca 3, folio 221) por Genaro Gaitán y Ramón Posada ; la Carta de la república de la Nueva Granada conforme a su última división política (1852)(A.G.N., Mapoteca 3, folio 55) por Tomás Cipriano de Mosquera ; el Mapa de la República de la Nueva Granada por Joaquín Acosta, arreglado al sistema federal (1858)(A.G.N., Mapoteca 3, folio 54) por José María Samper y la Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia, antigua Nueva Granada construida de orden del Gobierno central con arreglo a los trabajos corográficos del jeneral Agustín Codazzi (1865) (A.G.N., Mapoteca 3, folio 12) por Manuel Ponce de León y Manuel María Paz.

5A la construcción de estos mapas se suma la navegación de algunos ríos cuya importancia residía en que hacían posible la comunicación con el exterior, como el Atrato y el Magdalena que permitían la circulación hacia el Atlántico, o el Meta, cuyo interés estaba vinculado con el tema de la frontera con Venezuela. De otra parte, la atención palpable por la exploración del Istmo de Panamá, los esbozos de una cartografía de las costas y la elaboración de mapas que buscaban proyectar una idea del territorio granadino, indican que geógrafos y cartógrafos buscaron ver más allá de la provincia granadina. (Duque Muñoz, 2006: 11-30) Puede afirmarse que en el país se estaban dando pasos iniciales hacia una concepción menos dividida y confinada del espacio geográfico.

  • 2  «[…] political power is most effectively reproduced, communicated, and experienced through maps», (...)

6En particular los mapas dedicados al territorio nacional pueden tomarse como señales claras del despertar de una óptica geopolítica entre las élites, en la medida en que, como material gráfico y visual, expresan de manera directa y concisa la defensa de los intereses territoriales de un Estado nacional en ciernes. Este tipo de mapas se convierte en canal de un discurso sobre las fronteras del país, sobre su forma y su extensión, por decirlo así, sobre sus «dominios», constituyéndose en uno de los medios más eficaces para comunicar a los ciudadanos la conciencia geográfica del Estado2.

7A su vez, como se verá más adelante, no es casualidad que quienes asumieron la tarea de elaborar dichos mapas formarán parte de ese patriciado criollo que había participado de las guerras de independencia y ejercido labores importantes en la dirección del Estado durante la primera mitad del siglo XIX. Tampoco es de extrañar que fueran precisamente quienes habían recorrido diferentes zonas del país durante misiones militares, quienes levantaron y acumularon una gran cantidad de datos e información geográfica que posteriormente fue plasmada en los trabajos cartográficos.

  • 3  Excluimos el mapa elaborado por Acosta, Domínguez e Inojosa (1850) cuya consulta en el Archivo Gen (...)

8Se plantean así múltiples relaciones entre el proceso de construcción del Estado, el ejercicio del poder político y militar, y el lenguaje cartográfico en su intento de elaborar una representación unificada de la Nación. Con este artículo buscaremos aproximarnos a la forma en que fueron construidos algunos de los más conocidos de los mapas señalados : el de J. Acosta (1847), el de T. Cipriano de Mosquera (1852) y el de M. Ponce de León y M. María Paz basado en los trabajos de A. Codazzi (1865)3.

9Haremos el intento de seguir el camino deconstruccionista propuesto por J. B. Harley, (Harley, 2006, 1988) tratando de observar estos mapas en su espesor, es decir, teniendo presente cómo pueden descomponerse en capas que expresan numerosos viajes, redes sociales y anteriores levantamientos cartográficos. Al hacer este análisis, se observará cómo la diferencia en el tejido de fuentes que existe tras cada uno de ellos, en los métodos utilizados y en las redes sociales e históricas en las que se fundamentan, dan como resultado importantes contrastes en la representación que estos mapas hacen del territorio nacional de la Nueva Granada.

El mapa de Joaquín Acosta (1847)

  • 4  El regreso de Acosta a Francia estuvo motivado por razones políticas y personales. Efectivamente, (...)
  • 5  En sus investigaciones a partir de las cédulas reales de 1768, 1786 y 1792, Acosta trabajó en conj (...)

10Un mapa, como es el caso de éste, puede ser el resultado del trabajo de toda una vida. Puede ser el producto de un bagaje y de un cúmulo de conocimientos tanto de carácter directo y empírico, así como de la erudición basada en la investigación en fuentes y lecturas realizadas durante décadas. Así sucede con el mapa elaborado por Acosta, que terminó e hizo imprimir en París por J. M. Hacq en 1847 durante su segundo viaje a Europa (1845-1849)4. Este viaje tuvo lugar luego de haber ejercido en la Nueva Granada cargos como el de Director de la Oficina de Caminos (1832) o el de Ministro de Relaciones Exteriores (1843-1845), entre los más importantes. (Samper, 1953: 129) Sus diferentes labores como ingeniero y militar le habían dado un importante conocimiento de carácter directo sobre la geografía del país. A su vez, su ejercicio en la oficina de Relaciones Exteriores lo había llevado a ponerse en contacto con archivos y documentos geográficos de origen colonial, como mapas y cédulas reales, que le dieron aún más luces para la elaboración del mapa de la Nueva Granada5.

  • 6  Suponemos que se trata del Coronel J. M. Lanz, nacido en México, quien había hecho estudios de cie (...)

11El mapa conjuga la geografía física con las divisiones políticas del territorio y lo sitúa con referencia a los meridianos de Bogotá y de París. Presenta cuatro escalas : en miriámetros, en leguas náuticas, en leguas granadinas y en millas geográficas. Contiene cuatro recuadros con planos adicionales : el de la posición de la Nueva Granada respecto a las Antillas, México y los países vecinos, los del puerto de Sabanilla y del puerto de Cartagena, y el de Bogotá por el Coronel Lanz6. Además, un «corte vertical de la composición geológica de los suelos en las tres cordilleras».

12La conciencia que tenía J. Acosta del amplio bagaje que estaba poniendo en práctica, puede notarse en la nota explicativa incluida en la esquina superior-derecha del mapa. Allí dice :

  • 7  Nota explicativa esquina superior-derecha. En las diferentes citas se conserva la ortografía origi (...)

La discusion de los elementos que me han servido para la construcción de este mapa sería un tratado del estado actual de la Geografía de la Nueva Granada, materia que no puede reducirse a una nota7.

13A lo cual agrega más adelante :

Los itinerarios militares que poseo y mis frecuentes viajes en la mayor parte de las provincias de la Nueva Granada me han suministrado datos y detalles de que hasta aquí no se ha hecho uso. (Acosta, 1847)

  • 8  Junto con Jean-Baptiste Boussingault, Roulin y Rivero habían visitado el país en la década de 1820 (...)
  • 9  La estadía de J. Acosta en París entre 1845 y 1849, constituyó uno de los momentos más fructíferos (...)
  • 10  «La provincia de Cartagena de la carta orijinal de Angulano firmada de su mano que existe en el de (...)

14De esta forma, aclara que su trabajo está basado en datos obtenidos durante itinerarios militares y viajes de diverso orden, así como en la consulta de una amplia variedad de fuentes. Entre los diversos autores a los que se refiere Acosta en el recuadro explicativo, deben mencionarse en primer lugar Alejandro de Humbodlt a quien está dedicada la obra, Joaquín Francisco Fidalgo y Jean-Baptiste Boussingault. Este último puso a su disposición «materiales inéditos» que consisten en «muchas posiciones calculadas por medio de observaciones astronómicas, un extenso nivelamiento barométrico y algunas direcciones calculadas con la brújula.» (Acosta, 1847) Nombra además a François-Désiré Roulin y a Mariano Ribero para el curso del Río Meta8, a Francisco José de Caldas para la parte alta del Magdalena y a José Manuel Restrepo para la provincia de Antioquia. Para el istmo de Panamá, dice que utilizó «las cartas más recientes» (Acosta, 1847) sin especificar ningún autor. Es importante notar que la estadía de J. Acosta en París le permitió acceder a documentos inéditos que le proporcionaron directamente Boussingault y Roulin9, además de otros manuscritos encontrados en Biblioteca Real de París10.

  • 11  La biografía del General J. Acosta por su hija, contiene un largo apartado basado en los diarios q (...)

15En cuanto a la región chocoana y el curso del Río Atrato, no se encuentran referencias precisas. Sobre ello debe considerarse que Acosta pudo haber aplicado los conocimientos directos que tenía sobre la región. En efecto, era una de las zonas que más había recorrido en su juventud y sobre la cual pudo dar alguna información a Humboldt durante su primera estadía en París11.

Mapa de la República de la Nueva Granada dedicado al Barón de Humboldt, por el Coronel de artillería Joaquín Acosta (1847). Arreglado al sistema federal de 1858 por J. M. Samper. Paris, Imprenta de Mangeon. 60 x 82 cm. Archivo General de la Nación. Bogotá.

Mapa de la República de la Nueva Granada dedicado al Barón de Humboldt, por el Coronel de artillería Joaquín Acosta (1847). Arreglado al sistema federal de 1858 por J. M. Samper. Paris, Imprenta de Mangeon. 60 x 82 cm. Archivo General de la Nación. Bogotá.

16El mapa está centrado en la geografía física, representando detalladamente los litorales, el relieve, la hidrografía e innumerables poblaciones. No incluye la división política en provincias, aunque sí ubica las capitales y nombres de las mismas. Con respecto a la problemática de la geografía política, el aporte fundamental de este mapa es que busca establecer las fronteras del territorio nacional, para entonces poco claras, que aparecen dibujadas en línea punteada. Acerca de ello, J. Acosta dice :

Para trazar los limites con las Repúblicas vecinas a falta de tratados definitivos he debido recurrir al principio hoy explícitamente admitido, y he adoptado por tanto los que tenía el Virreinato en 1810 época de nuestra revolucion.

17Sin embargo, aunque como solución puede parecer sencilla, el dibujo de la línea limítrofe que tenía el Virreinato en 1810, que debía corresponder a las fronteras de la Nueva Granada en el momento, había significado una dispendiosa investigación en fuentes coloniales, que no son citadas en el mapa. Sabemos sin embargo, que durante su gestión como Ministro de Relaciones Exteriores, Acosta dedicó parte de su tiempo a esta pesquisa, en estrecha colaboración con Pedro Fernández Madrid, sobre todo en lo que respecta a los límites con Venezuela.

18La importancia de esta carta residió en ser la primera trazada por un granadino, que conjugaba medidas propias con la gran mayoría de conocimientos y medidas geográficas modernas existentes sobre este territorio. Está basada en fuentes o documentación que parte desde finales del periodo colonial, ante todo los trabajos de Humboldt, de Fidalgo y Boussingault. Según las referencias que menciona Acosta en la nota explicativa, el gran ausente es Vicente Talledo y Rivera y su monumental obra cartográfica. De otra parte, la otra gran contribución del mapa construido por Acosta, es la investigación realizada con el fin de proponer una línea fronteriza en el sur y en el oriente del país, buscando dibujar con rigor los límites que habría tenido la Nueva Granada en el momento de la independencia.

El mapa de Tomás Cipriano de Mosquera (1852)

19Con algunos años de diferencia, se editó la Carta de la Nueva Granada conforme a su última división política (1852) (Mosquera, 1852 B)por T. C. de Mosquera. El mapa fue impreso por Theodore Dwight en la misma ciudad, Nueva York, y el mismo año que se publicó la Memoria sobre la Geografía física y política de la Nueva Granada, (Mosquera, 1852 A)texto del mismo T. C. Mosquera. Es bastante probable entonces que el mapa haya sido un adjunto del escrito, teniendo en cuenta que en este último T. C. Mosquera escribió : «A la conclusión de esta pequeña memoria [...] acompañaremos un mapa, para mejor inteligencia de nuestra relacion». (Mosquera, 1852 A: 60)

Carta de la República de la Nueva Granada, conforme a su última división política. Tomás Cipriano de Mosquera. (1852) New York, Theodor Dwight. 42 x 59 cm.  Archivo General de la Nación. Bogotá.

Carta de la República de la Nueva Granada, conforme a su última división política. Tomás Cipriano de Mosquera. (1852) New York, Theodor Dwight. 42 x 59 cm.  Archivo General de la Nación. Bogotá.
  • 12  «Mapa de Venezuela, Nueva Granada y Quito para servir a la historia de las campañas de 1819 y 1820 (...)
  • 13  Con el tiempo su concepto sobre la obra de Codazzi se modificó radicalmente. En 1866 afirmaba que (...)

20Su punto de partida o fundamento es el mapa que comprende Venezuela, Nueva Granada y Ecuador, realizado por A. Codazzi e incluido en el Atlas físico y político de la República de Venezuela (1840)12. En ese momento T. C. Mosquera, que había sido presidente de la república entre 1845 y 1849, acababa de encargar a A. Codazzi la tarea de levantar el mapa de la Nueva Granada a través de la Comisión Corográfica y confía plenamente en las calidades del italiano como geógrafo y como cartógrafo13. El crédito que daba Mosquera al Atlas de Venezuela elaborado por A. Codazzi le permitieron basarse en gran medida en éste para construir su mapa, según él mismo lo afirma :

21Esta carta ha sido trabajada sobre la de Colombia publicada por el coronel A. Codazzi en el Atlas de Venezuela, pero correjida en cuanto a Nueva Granada en sus límites, dirección de cordilleras, curso de muchos ríos, costa del Pacífico y varias posiciones geographicas. En cuanto al territorio de Venezuela nada se ha variado como que es el trabajo más completo que se conoce. (Mosquera, 1852 B)

22 Así mismo, el mapa de la Nueva Granada firmado por T. C. Mosquera se propone llenar un vacío provisional, a la espera de trabajos más completos. En la Memoria de 1852 expresa la conciencia de que sus trabajos están llenando una laguna de manera transitoria, pues según él :

23La comisión Corográfica que hoi recorre todo el pais de Nueva Granada, y que siendo yo Presidente de la República confié al hábil Ingeniero Coronel Codazzi, presentará dentro de algunos años un trabajo completo. Entre tanto, yo he creido útil este pequeño trabajo que puedo hacer sobre mis observaciones, comparándolas con las de algunos Granadinos y extranjeros que han recorrido el pais, y sobre todas ellas he formado mi juicio. (Mosquera, 1852 A: 13)

  • 14  Ver el «Cuadro B. Cuadro de la posicion geográfica de muchos lugares de la República de Nueva Gran (...)

24El método de T. C. Mosquera, que en algunas ocasiones define como el de un «aficionado», es el de complementar y en ocasiones corregir trabajos anteriores, a partir de datos obtenidos por él mismo referentes a la latitud, la longitud, alturas sobre el nivel del mar y las temperaturas de diversos lugares de la república14. En efecto, a lo largo de su vida había reunido una gran cantidad de datos «fruto de observaciones y apuntamientos que haciamos durante nuestros viajes y campañas militares en el pais» (Mosquera, 1852 A: 73-74), lo cual mejoraba «haciendo comparaciones con la lectura de diversas obras y memorias que podian llegar a nuestras manos». (Mosquera, 1852 A)

  • 15  A su vez, los mapas de A. Codazzi están elaborados a partir de la misma metodología, que conjuga f (...)

25Así sucede con la carta de 1852 : basándose en el mapa de A.  Codazzi ya señalado15, T. C. Mosquera se centra en la corrección de varios aspectos como el dibujo de la Costa Pacífica, la dirección de las cordilleras, el curso de algunos ríos y los límites del territorio granadino. El área del Pacífico y en particular la zona sur-occidental del país, es una de las más conocidas por el autor. En efecto, ella es prácticamente su área natural de movimientos pues allí queda Popayán, su ciudad natal. Específicamente sobre la Costa Pacífica es indispensable recordar que, cuando era su gobernador, T. C. Mosquera elaboró en 1825 el Mapa geográfico de la Provincia de Buenaventura en el Departamento del Cauca. (A.G.N., Mapoteca 6, folio 89)Este mapa cubre el sur-occidente del país entre el río Cauca y el Pacífico y entre la desembocadura el Río Baudó al norte y el puerto de Tumaco al sur.

26Al contrastar ambos mapas : el de A. Codazzi como soporte principal y el firmado por T. C. Mosquera, es notoria la transformación en el dibujo de la Costa Pacífica en el de éste último. En él se observa mayor detenimiento en el dibujo de las islas e islotes de la región, lo que seguramente proviene del conocimiento directo de la zona por el autor, algo que a su vez, ha dejado plasmado en el mapa de 1825 que se acaba de mencionar. Las modificaciones en la dirección de las cordilleras -principalmente la central y la oriental- y en el curso de algunos ríos -ante todo el Magdalena-, las hace a partir de medidas de latitud y longitud tomadas por él mismo, cotejadas con los cálculos hechos por Francisco José de Caldas y Alejandro de Humboldt. Un listado de las medidas tomadas por Mosquera en aproximadamente 159 lugares del país aparece en el «Cuadro de la posición geográfica de muchos lugares de la República de Nueva Granada, su temperatura media, altura sobre el nivel del mar y nombre del que ha hecho las observaciones» (Mosquera, 1852 A: 90-93) incluido en la Memoria de 1852.

  • 16  El uso de colores fuertes en la cartografía está asociado a objetivos ideológicos o de propaganda. (...)
  • 17  Observar la región dibujada en color rosado, ubicada en las fronteras entre Nueva Granada y Brasil (...)

27De otra parte, cotejando los mapas de J. Acosta (1847) y de T. C. Mosquera (1852) referentes al territorio nacional, es claro que el primero busca mayor rigurosidad en el trazado de la geografía física al relacionar mayor número de fuentes e incluir medidas astronómicas de autores como Fidalgo, Humbodlt, Boussingault y Roulin. Por su parte, el segundo da mayor espacio a propósitos ideológicos y políticos, lo que se expresa en el hecho de que resalta sobremanera los límites políticos de la Nueva Granada, que aparecen marcados con una línea roja sombreada, más bien gruesa y poco sutil,16 incluyendo además lo que el autor llama «territorios en disputa»17.

28La diferencia en las fuentes utilizadas y en los énfasis puestos por cada mapa, hace que los límites del sur y sur-oriente del país - con Ecuador, Perú y Brasil - sean muy distintos en cada documento. Así, en la carta de Mosquera se extienden hacia el sur del río Putumayo, hasta el río Solimoes o Amazonas. Por su parte en el mapa de Acosta, el límite está puesto precisamente en el río Putumayo, desde donde se traza una línea imaginaria hasta unirla con el río Caquetá y, a partir de ese punto, da una curva en dirección nor-oriental hasta el río Negro. Es decir que cada uno de los mapas propone un discurso diferente sobre los límites del territorio nacional.

29De otro lado, es bastante notorio que T. C. Mosquera no menciona entre sus fuentes el mapa elaborado por J. Acosta con unos años de anterioridad. Aunque es difícil conocer las verdaderas razones de esta omisión, puede verse allí que la relación entre ambos geógrafos- militares no siempre fue amistosa ni coincidente en términos políticos.

El mapa de Manuel María Paz y Manuel Ponce de León basado en los trabajos de Agustín Codazzi (1865)

Carta, Ponce y Paz (1863)

Carta, Ponce y Paz (1863)
  • 18  El nombre completo es Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia (Antigua Nueva Granada) c (...)

30La Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia18(1865) es a su vez un documento bastante complejo. Fue dibujada por M. M. Paz y M. Ponce de León a partir de los trabajos que hizo A. Codazzi como director de la Comisión Corográfica durante 1850 y 1859. Al mismo tiempo, T. C. de Mosquera hizo el seguimiento y la inspección de los trabajos de M. Ponce y M. M. Paz cuando ocupaba nuevamente la presidencia de la República entre 1861 y 1864. En efecto, tras la muerte de A. Codazzi en febrero de 1859, sus antiguos colaboradores M. Ponce y M. M. Paz fueron contratados durante distintas administraciones con el fin de que retomaran y concluyeran los trabajos de la comisión. En un principio fueron contratados bajo la administración de Mariano Ospina Rodríguez (1859-1860), luego por la de Mosquera (1861-1864) y finalmente por la de Manuel Murillo Toro (1864-1865). (Sánchez, 1999: 445)

  • 19  Al mismo tiempo y en la misma ciudad se editaba la Jeografía jeneral de los Estados Unidos de Colo (...)

31Las labores de M. Ponce y M. M. Paz debían dirigirse al trazado de la carta del territorio en su totalidad, así como de los mapas particulares de cada una las divisiones internas que para entonces habían dejado de ser las antiguas provincias y eran denominadas Estados. Ambas obras, el Atlas de los Estados Unidos de Colombia que contenía los mapas de los distintos Estados y la Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia, fueron grabados por Erhard Schieble y editados por Thierry Frères en París en 186519.

  • 20  Según E. Sánchez, A.Codazzi determinó astronómicamente las coordenadas de 114 puntos principales, (...)

32De esta forma, es claro que en el mapa de la Nueva Granada de 1865 intervinieron diversos criterios geográficos : el de A. Codazzi que se constituyó en su fundamento, pero también parcialmente los de M. Ponce, M. M.  Paz y el de T. C. Mosquera como supervisor. Siguiendo el análisis de Efraín Sánchez, (Sánchez, 1999: 460-491) la Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia publicada en 1865 se hizo tomando como fundamento las cartas corográficas de las provincias dibujadas por el mismo Codazzi. A su vez, las operaciones que hacía éste último y luego el trazado de sus cartas corográficas, tenían como fundamento el cálculo de coordenadas de latitud y longitud mediante medidas astronómicas en puntos importantes de cada provincia, la medida de las principales alturas, la descripción de itinerarios, el trazado del curso de los principales ríos y la definición de los límites provinciales. De acuerdo con Sánchez «el fundamento de su método fue la determinación de coordenadas geográficas y alturas»20.

  • 21  A. Codazzi retomó datos sobre la Nueva Granada aportados por A. Humboldt en el Atlas géographique (...)
  • 22  Viajes científicos a los Andes ecuatoriales o colección de memorias sobre física, química e histor (...)

33Pero si bien las exploraciones y el trabajo de terreno fueron el fundamento de la cartografía del italiano, este también se apoyaba en fuentes que consideraba imprescindibles para el conocimiento geográfico de la Nueva Granada. Entre ellas, las primordiales fueron A. de Humboldt21, J. F. Fidalgo, V. Talledo y Rivera, F. J. de Caldas, J. M. Restrepo, C. S. de Greiff, F.s D. Roulin y trabajos de J. B. Boussingault cuya traducción había sido hecha por J. Acosta en 184922.

  • 23  José María Quijano Otero, «Informe del Bibliotecario Nacional e inventario de los mapas, documento (...)

34De otro lado, según el inventario hecho en 1868 por J. M. Quijano acerca del archivo de la Comisión Corográfica que conservaba la Biblioteca Nacional23, tanto A. Codazzi como M. Ponce y M. M. Paz tuvieron presentes otros documentos de finales del imperio español en América, como el Mapa Geográfico de la América Meridional (1775) por Juan de la Cruz Cano, el Plano geográfico del Virreinato de Santafé (1772) de Francisco Antonio Moreno y Escandón, documentos de la comisión de demarcación hispano-portuguesa dirigida por Francisco Requena y la Carta esférica (1791) de Felipe Bauzá.

  • 24 Los viajes de Wallace fueron publicados bajo el siguiente título : A Narrative of travels on the Am (...)

35Para las áreas más desconocidas del país como el oriente y el suroriente, los distintos comisionados accedieron a documentos tales como relatos populares o trabajos como el de Robert Schomburgk sobre el Orinoco y el de Alfred W. Wallace24 sobre la región amazónica. Según E. Sánchez, en su cometido de supervisar la finalización de los trabajos cartográficos, T. C. Mosquera hizo revisar e incluso contradecir y objetar parte de la obra de A. Codazzi. Según E. Sánchez «el presidente [Mosquera] dio la orden de dar un paso atrás en la obra de confrontación y revisión que A. Codazzi había efectuado sobre posiciones astronómicas, altitudes y otros detalles calculados por aquellos predecesores suyos» (Sánchez, 1999: 511).

36Conclusiones

37Quienes elaboraron los mapas del territorio nacional en las décadas de mediados del siglo XIX en la Nueva Granada pertenecieron a la generación formada o bien en las mismas guerras independentistas, o bien cuando hicieron aparición los problemas fundamentales de la organización estatal. Se trató en gran medida de geógrafos que estaban formados como ingenieros-militares, o habían llevado una carrera militar. De este grupo hicieron parte los Generales T. C. de Mosquera y J. Acosta, así como el Coronel de ingenieros A. Codazzi, el dibujante y cartógrafo M. M. Paz y el ingeniero M. Ponce de León.

  • 25  Esto último puede notarse en varios aspectos que tienen que ver con la difusión y publicación de l (...)

38Para el caso de la mayoría de ellos, medidas geográficas tomadas durante campañas o expediciones militares se convirtieron con el tiempo en material valioso para la elaboración de sus proyectos cartográficos. Es claro entonces que son los mismos líderes políticos y militares quienes elaboraron las representaciones del territorio, lo que les otorgó poder frente a los otros sectores sociales al interior del país y, a su vez, los puso en contacto con sociedades científicas en Europa y Estados Unidos25.

39Otro aspecto que se reveló fundamental en la construcción de los mapas estudiados fue la combinación de los trabajos de terreno con la investigación en fuentes de finales del siglo XVIII y de principios del XIX. Esto último llevó a la recuperación y utilización de ordenanzas reales y de los trabajos geográficos y cartográficos sobre la Nueva Granada elaborados por J. F. Fidalgo, V. Talledo y Rivera, A. de Humboldt y J. B. Boussingault. Sin embargo, es notorio cómo los distintos cartógrafos de mediados del siglo XIX no utilizaron las fuentes de manera homogénea. Por el contrario, cada uno recuperó distintos autores según sus propias redes sociales.

Inicio de página

Bibliografía

BUSHNELL David, Colombia una nación a pesar de sí misma, Bogotá, Ed. Planeta.

CODAZZI Agustín, Atlas físico y político de la República de Venezuela dedicado por su autor el Coronel de Ingenieros Agustín Codazzi al Congreso Constituyente de 1830, París, Imp. de Fournier, 1840. Láminas n° 7 y n° 8.

COSGROVE Denis DANIELS Stephen (eds.), The iconography of landscape, Cambridge, Cambridge University Press, 1988.

DUQUE MUÑOZ Lucía, «Geografía y cartografía en la Nueva Granada (1840-1865) : producción, clasificación temática e intereses», en Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, n° 33, diciembre de 2006, p. 11-30.

HARLEY J. B., «Maps, knowledge and power», en Denis Cosgrove, Stephen Daniels Eds, The iconography of landscape, Cambridge, Cambridge University Press, 1988.

_________, Deconstructing the map, University of Toronto Press Journals, Octubre 12, 2006 (1a ed. 1989).

LONDOÑO PAREDES Julio, Derecho territorial, Bogotá, Imprenta de las Fuerzas Militares, 1973.

PALACIOS PRECIADO Marco, «La fragmentación regional de las clases dominantes en Colombia: una perspectiva histórica», en La clase más ruidosa y otros ensayos sobre política e historia, Bogotá, Norma, 2002.

PELLETIER Monique, Les cartes de Cassini. La science au service de l’Etat et des régions, París, Ed. du CTHS, 2002.

RESTREPO FORERO Olga, «Naturalistas, saber y sociedad en Colombia», en Olga Restrepo, Luís Carlos Arboleda y Jesús Antonio Bejarano (eds.), Historia Social de la Ciencia en Colombia, Tomo III, Bogotá, Colciencias, 1993, p. 136-143.

SAMPER José María, «Joaquín Acosta», en Selección de Estudios, Bogotá, Imprenta ABC, 1953.

SANCHEZ Efraín, Gobierno y geografía. Agustín Codazzi y la Comisión Corográfica de la Nueva Granada, Bogotá, Banco de la República, El Áncora Editores, 1999.

SCHUMACHER Hermann A., Codazzi. Un forjador de la cultura, Bogotá, Ecopetrol, 1988.

Fuentes

MAPOTECAS 2 a 6, Archivo General de la Nación, Bogotá, Colombia.

MOSQUERA Tomás Cipriano de, Memoria sobre la geografía física y política de la Nueva Granada dedicada a la Sociedad geográfica y estadística de Nueva York, Nueva York, Imprenta de S. W. Benedict, 1852.

_________, Compendio de la Geografía General política, física y especial de los Estados Unidos de Colombia, Londres, H. C. Panzer, 1866.

RIVAS Raimundo, Escritos de don Pedro Fernández Madrid, Bogotá, Ed. Minerva, 1932.

S.A., Biografía del General Joaquín Acosta y algunos documentos de sus estudios realizados en Francia, Bogotá, S. E., 1853, Biblioteca Nacional de Colombia, Fondo Antiguo.

Inicio de página

Notas

1  La Regeneración es el nombre dado a la etapa de la vida política colombiana que se extendió entre 1886 y 1904, a partir de la llegada a la presidencia de Rafael Núñez (Bushnell: 197-216).

2  «[…] political power is most effectively reproduced, communicated, and experienced through maps», (Harley, 1988), (Cosgrove, 1988: 279).

3  Excluimos el mapa elaborado por Acosta, Domínguez e Inojosa (1850) cuya consulta en el Archivo General de la Nación está vedada para los investigadores a causa de su mal estado, así como el mapa de Samper (1858), puesto que en realidad se trata del mismo de 1847 construido por Acosta, pero con énfasis en las modificaciones de la división política interna.

4  El regreso de Acosta a Francia estuvo motivado por razones políticas y personales. Efectivamente, al finalizar la presidencia de Alcántara Herrán, se presentaron como candidatos para este cargo el General T. Cipriano de Mosquera, el General E. Borrero y el abogado R. Cuervo. El desenvolvimiento de las elecciones que dieron a Mosquera el rango de nuevo presidente, fue una de las razones que motivaron a Acosta a salir del país, pues, si bien tenía con él una relación cordial, no compartía plenamente sus ideas ni su modo de actuar en la vida política. Según su hija «lo conocía demasiado y creía que su carácter sería fatal para el país [...] temía el espíritu de aventura que distinguía a Mosquera, y desconfiaba hondamente de sus actos.» Además de las razones políticas, buscaba dar una sólida educación a su hija y permitir el reencuentro de su esposa con su familia francesa. El viaje le permitiría igualmente, concentrarse en la elaboración de una extensa historia de la Nueva Granada y el mapa del país (S.A., 1853: 4).

5  En sus investigaciones a partir de las cédulas reales de 1768, 1786 y 1792, Acosta trabajó en conjunto con P. Fernández Madrid, quien había ocupado varios cargos en la oficina de Relaciones Internacionales (Rivas, 1932: 188-302) (Londoño Paredes, 1973).

6  Suponemos que se trata del Coronel J. M. Lanz, nacido en México, quien había hecho estudios de ciencias en Francia y había sido convocado por el General F. de Paula Santander en la década de 1820 para hacer trabajos cartográficos en la Gran Colombia.

7  Nota explicativa esquina superior-derecha. En las diferentes citas se conserva la ortografía original presente en las fuentes (Acosta, 1847).

8  Junto con Jean-Baptiste Boussingault, Roulin y Rivero habían visitado el país en la década de 1820 bajo llamada «Misión Zea», que se encargaría de asesorar al gobierno en la explotación de las minas de oro, realizar investigaciones mineralógicas y poner en marcha instituciones como un Museo de Historia Natural y una Escuela de Minería en la nueva república (Restrepo Forero, 1993: 136-143).

9  La estadía de J. Acosta en París entre 1845 y 1849, constituyó uno de los momentos más fructíferos de su vida desde el punto de vista intelectual y científico. No solamente sacó a la luz en 1847 el Mapa de la Nueva Granada, además,en 1848 publicó el Compendio histórico del descubrimiento y colonización de la Nueva Granada en el siglo XVI, editado en la misma ciudad de París por la Imprenta de Beau. En 1849 la editorial Laserre publicó una selección de artículos del Semanario del Nuevo Reino de Granada, hecha por el mismo Acosta y, ese mismo año, editó la traducción al español de los Viajes Científicos de J. B. Boussingault y F. Desiré Roulin. La referencia completa de este última obra es : Viajes científicos a los Andes ecuatoriales o colección de memorias sobre física, química e historia natural de la Nueva Granada, Ecuador y Venezuela presentadas a la Academia de Ciencias de Francia por M. Boussingault, su actual presidente y Miembro del Consejo de Estado de la República y por el Sr Roulin. Traducidas con anuencia de los autores por Joaquín Acosta y precedidas de algunas nociones de geología por el mismo, París, Laserre Editor, 1849.

10  «La provincia de Cartagena de la carta orijinal de Angulano firmada de su mano que existe en el depósito de cartas de la Biblioteca real de París», Ibid.

11  La biografía del General J. Acosta por su hija, contiene un largo apartado basado en los diarios que llevaba su padre. Allí cuenta detalladamente las diversas misiones militares que cumplió Acosta en el Chocó y sus permanentes recorridos de los Río Atrato, San Juan, Tamaná, Habitá e Ingará. La vinculación temprana de Acosta con los ejércitos independentistas lo pusieron frente a frente con la naturaleza granadina en algunos de los lugares donde ésta se muestra menos manejable y accesible. A los 19 años se presentó personalmente a S. Bolívar solicitándole un puesto en el ejército, siendo nombrado «Subteniente de infantería en el Batallón Cazadores», tras lo cual, fue enviado a cumplir misiones militares principalmente en el Cauca y en el Chocó. Desde sus primeras expediciones, hizo apuntes que abundan en sus diarios acerca de la impresión que le causaban los distintos parajes y sus particularidades. Las campañas y misiones en el Chocó constituyeron un momento central durante la primera etapa de la vida militar de Acosta. Fue en esta fase que recorrió el litoral Pacífico hacia el norte y hacia el sur, remontando sus ríos principales (Acosta de Samper: 34-52). Más adelante, transcribe algunas notas que había guardado J. Acosta fechadas en julio de 1826, en las cuales Humboldt le pedía ir a verlo a su despacho en París para hablar y hacerle algunas consultas sobre el Chocó (Acosta de Samper: 109-110).

12  «Mapa de Venezuela, Nueva Granada y Quito para servir a la historia de las campañas de 1819 y 1820» y «Mapa de los Tres Departamentos Venezuela, Cundinamarca y Ecuador que formaron la República de Colombia», (Codazzi, 1840).

13  Con el tiempo su concepto sobre la obra de Codazzi se modificó radicalmente. En 1866 afirmaba que los trabajos del italiano sobre la Nueva Granada eran «truncos e imperfectos», lo que expresó en la Memoria geográfica que publicó ese año (Mosquera, 1886: 3).

14  Ver el «Cuadro B. Cuadro de la posicion geográfica de muchos lugares de la República de Nueva Granada, su temperatura media, altura sobre el nivel del mar y nombre del que ha hecho las observaciones» (Mosquera, 1852 A: 90).

15  A su vez, los mapas de A. Codazzi están elaborados a partir de la misma metodología, que conjuga fuentes cartográficas con medidas realizadas por el mismo autor. Así, por ejemplo, dice que « la gran carta de Venezuela ha sido construida por el autor, según sus propios materiales y los mapas corográficos que él mismo había hecho para el gobierno de Venezuela en el espacio de diez años de trabajos consecutivos. Las costas han sido arregladas por las cartas de Fidalgo». Para el caso de la Nueva Granada, la información ha sido tomada «de los trabajos del autor y de las cartas de Humboldt y Restrepo» (Codazzi, 1840: 1).

16  El uso de colores fuertes en la cartografía está asociado a objetivos ideológicos o de propaganda. Las manipulaciones ideológicas a través de los mapas, pueden realizarse a partir de modificaciones en su contenido o a partir de las formas de representación cartográfica. Incluso aquellos mapas centrados en propósitos científicos, geográficos y cuya búsqueda de objetividad no se cuestiona, también acarrean visiones y puntos de vista específicos. Sin embargo, el uso ideológico de los mapas es más notorio a través de operaciones como las señadas por J. B. Harley: «by adapting individual projections, by manipulating scale, by over-enlarging or moving signs or typography, or by using emotive colours» (Harley, 1988: 287-288).

17  Observar la región dibujada en color rosado, ubicada en las fronteras entre Nueva Granada y Brasil (Mosquera, 1852 B).

18  El nombre completo es Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia (Antigua Nueva Granada) construida de orden del Gobierno Jeneral con arreglo a los trabajos corográficos del Jeneral A. Codazzi i a otros documentos oficiales, por Manuel Ponce de León y Manuel María Paz [...]Publicada en la administración de Manuel Murillo i bajo la inspección del gran general T. C. Mosquera (A.G.N., Mapoteca 3, folio 12). Para el momento en que se publicó esta carta se había impuesto el modelo político-administrativo federalista y, desde 1861, el país había tomado el nombre de Estados Unidos de Colombia.

19  Al mismo tiempo y en la misma ciudad se editaba la Jeografía jeneral de los Estados Unidos de Colombia escrita por F. Pérez. Mientras tanto, J. J. Triana, encargado de la parte botánica durante la comisión corográfica, buscaba publicar sus trabajos por su propia iniciativa también París (Schumacher, 1988: 243).

20  Según E. Sánchez, A.Codazzi determinó astronómicamente las coordenadas de 114 puntos principales, las alturas barométricas de 214 poblados entre ciudades, villas y parroquias, y de 170 cerros y montañas, en las provincias de Vélez, Socorro, Tundama, Tunja, Soto, Ocaña, Santander y Pamplona. No se conoce la cifra de las medidas que tomó en las provincias de Medellín, Córdoba, Barbacoas y Túquerres (Sánchez, 1999: 481-483).

21  A. Codazzi retomó datos sobre la Nueva Granada aportados por A. Humboldt en el Atlas géographique et physique des régions équinoxiales du Nouveau Continent, París, 1814-1834.

22  Viajes científicos a los Andes ecuatoriales o colección de memorias sobre física, química e historia natural de la Nueva Granada, Ecuador y Venezuela presentadas a la Academia de Ciencias de Francia por M. Boussingault, su actual presidente y Miembro del Consejo de Estado de la República y por el Sr Roulin. Traducidas con anuencia de los autores por Joaquín Acosta y precedidas de algunas nociones de geología por el mismo, París, Laserre Editor, 1849.

23  José María Quijano Otero, «Informe del Bibliotecario Nacional e inventario de los mapas, documentos, láminas de costumbres, vistas &, que constituyen el archivo de la comisión corográfica», en Diario Oficial, Bogotá, junio 6 de 1868, p. 1674, Junio 8 de 1868, p. 1679-1680, y junio 9 de 1868, p. 1682-1683 (Sánchez, 1999: 471).

24 Los viajes de Wallace fueron publicados bajo el siguiente título : A Narrative of travels on the Amazone and Rio Negro, en 1853, por Reeve and Company de Londres.

25  Esto último puede notarse en varios aspectos que tienen que ver con la difusión y publicación de los conocimientos; por ejemplo en los lugares de edición de la bibliografía geográfica y de la cartografía producida en el periodo, así como en las relaciones y contactos que los granadinos establecieron con las sociedades científicas extranjeras, ante todo con las francesas. En cuanto a los lugares de edición, fueron compartidos entre Bogotá, París, Londres y Nueva York, mientras los mapas que fueron grabados e impresos, se hicieron mayoritariamente en París. Así por ejemplo, A. Codazzi fue nombrado miembro de la Sociedad de Geografía de París a raíz de la publicación del Atlas de Venezuela, considerado como «una obra que en su género es la primera que se publica sobre América del Sur» y T. C. Mosquera como «Miembro honorario de la Sociedad de Agronomía práctica de París, Corresponsal del Instituto histórico y geográfico de Brasil, Miembro fundador de la Sociedad Real de Antigüedades del Norte en Dinamarca».

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Mapa de la República de la Nueva Granada dedicado al Barón de Humboldt, por el Coronel de artillería Joaquín Acosta (1847). Arreglado al sistema federal de 1858 por J. M. Samper. Paris, Imprenta de Mangeon. 60 x 82 cm. Archivo General de la Nación. Bogotá.
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/2907/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 456k
Título Carta de la República de la Nueva Granada, conforme a su última división política. Tomás Cipriano de Mosquera. (1852) New York, Theodor Dwight. 42 x 59 cm.  Archivo General de la Nación. Bogotá.
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/2907/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 420k
Título Carta, Ponce y Paz (1863)
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/2907/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 188k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Lucía Duque Muñoz, « Territorio nacional, cartografía y poder en la Nueva Granada (Colombia) a mediados del siglo XIX », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 15 | 2008, Publicado el 25 junio 2009, consultado el 16 abril 2014. URL : http://alhim.revues.org/2907

Inicio de página

Autor

Lucía Duque Muñoz

 Université de ToulouseHistoriadora. Doctora en Estudios Latinoamericanos (2006). Universidad de Toulouse. Profesora Asistente del Departamento de Historia.Universidad Nacional de Colombia – Bogotá. Temas de investigación : Conformación territorial en Colombia en el siglo XIX e Historia de la geografía y de la cartografía. duquetoul@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org