Navegación – Mapa del sitio
Argentina-México 1900-1940

La primera obra de temática migratoria en el teatro mexicano : Los que vuelven, de Juan Bustillo Oro

Guillermo Schmidhuber de la Mora

Resúmenes

El Teatro de Ahora de 1932 fue un intento de llevar a la escena la temática sociopolítica que afectaba México a pocos años de haber terminado la guerra civil que ha sido calificada de revolución. Esta fue la labor de dos jóvenes mexicanos: Juan Bustillo Oro y Mauricio Magdaleno. Con una dramaturgia que hoy muestra madurez y conocimiento, escribieron y produjeron obras que siguen siendo modelo de teatro comprometido. Los que vuelven lleva a escena el sufrimiento de aquellos mexicanos emigrados a los Estados Unidos que, como paliativo económico a la gran depresión de 1929, fueron deportados utilizando métodos inhumanos.

Inicio de página

Texto completo

  Juan Bustillo Oro

1El Teatro de Ahora fue un intento de llevar a la escena la temática sociopolítica que afectaba México a pocos años de haber terminado la guerra civil que ha sido calificada de revolución. El Teatro de Ahora de 1932 fue la labor de dos jóvenes mexicanos: Juan Bustillo Oro (México, D. F., 2 de junio de 1904-México, D. F., 10 de abril de 1989)  y Mauricio Magdaleno (Tabasco, Zacatecas., el 13 de mayo de 1906; México, D. F., el 30 de junio de 1986). Con una dramaturgia que hoy muestra madurez y conocimiento, escribieron y produjeron obras que siguen siendo modelo de teatro comprometido.

  • 1  Según observación de Madeleine Cucuel, Les recherches theatrales au Mexique”, p. 52.
  • 2  Pánuco 137 fue estrenada en Buenos Aires en 1937, con la dirección de Edmundo Barthelemy.

2La única temporada del Teatro de Ahora comenzó el 12 de febrero de 1932. Se presentaron cuatro obras: Emiliano Zapata y Pánuco 137 de Magdaleno; Tiburón, una traducción libre de Volpone (Jonson), elaborada por Bustillo Oro siguiendo la escenificada en el Théâtre de l’Atelier de París en 19281 y Los que vuelven de Bustillo Oro que se estrenó el último día de la temporada (12 de marzo). Al analizar las cuatro piezas estrenadas hace casi ocho décadas, puede concluirse lo visionario de sus temas. Emiliano Zapata fue la primera obra teatral que intentó humanizar al revolucionario sin la dimensión de forjador de la patria,  sino la del perfil de un hombre inquieto por el presente histórico que acaba siendo asesinado por la ubicua traición. De todos los héroes de este gesta, hoy Zapata es el más apreciado y el único cuyo mensaje sigue en vigencia “tierra y libertad” para aquellos que no lo tienen actualmente, como lo señala el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en Chiapas. La temática del capitalismo internacional interesado en el petróleo mexicano está presente en Pánuco 1372. Tiburón fue una magnífica transposición al suelo mexicano para presentar el problema de la identidad del mexicano en la misma década de la aparición de El perfil del hombre y la cultura en México, que data de 1934. Los que vuelven lleva a escena el sufrimiento de aquellos mexicanos emigrados a los Estados Unidos que, como paliativo económico a la gran depresión de 1929, fueron deportados utilizando métodos inhumanos.

  • 3  Bustillo Oro, Vida cinematográfica, p. 82.

3La recepción de la primera temporada del Teatro de Ahora fue parca, tanto de la crítica como la del público. Bustillo Oro apuntaría en sus memorias: “Apenas tuvimos espectadores. Recientes los estragos y sufrimientos de nuestra revolución, la gente parecía resistirse a renovarlos en un espectáculo que forzosamente tenía que remover aquellas amarguras. Nos sentimos heridos directamente por nuestra patria, y pensamos en emigrar a parajes menos hostiles”3. En un artículo posterior Bustillo y Magdaleno clarifican su propósito:

  • 4 Revistas de Revistas 1143/10 (abril 1932): 9-10.

Hemos tratado de realizar el primer ensayo de un teatro sustantivamente nuestro. A la tara de la nacionalidad de su factura agréguense la otra mayor de su ausencia, de sensiblería y su actitud intransigente ante la realidad social de nuestros días, y se tendrá un saldo de fracaso económico, por lo menos si nos ponemos  a  entender  la  cosa  con  un  criterio  de  empresario  de  astracanes españoles o cine yanqui. Románticamente, valdría repetir que aramos en el viento y sembramos en el mar. Pero con un sentido realista─ y así hemos estado siempre dispuestos a tomar el rumbo de los acontecimientos─ sabemos que la siembra la chupa la tierra y la devuelve un día, aunque ese día tarde. Y qué más quisiéramos sino que las circunstancias estuvieran ya lo suficientemente maduras para hacer sentir nuestro cometido social por la fuerza, si fuera preciso4.

4 “Aramos en el viento y sembramos en el mar” es una acertada expresión que sintetiza el esfuerzo inusitado e inútil de dos mexicanos que creían en la virtud salvadora del teatro.

  • 5  La estirpe literaria del dictador inició en 1926, con Tirano Banderas, de Valle Inclán, siguió Bus (...)

5Los organizadores del Teatro de Ahora pensaban llevar a cabo una segunda temporada, según lo informa un artículo del 10 de abril de 1932, en el que se incluye la definición del nuevo teatro propuesto: “Un teatro sustancialmente nuestro.” Se anunciaban Éxito y Vivir sin diferenciar quien de los dos era el autor, así como Justicia, S.A. y Masas, ambas de Bustillo Oro; por desgracia de las dos primeras obras no existe referencia posterior. Además planeaban incluir obras de otros autores: Cuentas viejas del pueblo de Dios, de Jorge Ferretis, y Barro nativo, de Hernán Robleto. A pesar de que este artículo periodístico prometía una segunda temporada del Teatro de Ahora, sus organizadores no lograron llevarla a cabo. La pertinencia temática de Justicia, S.A. y Masas es grande, la primera lleva a la escena la podredumbre del sistema jurídico mexicano y, la segunda, denuncia la continua amenaza de la dictadura en América Latina5.

  • 6 Ver Schmidhuber, Dramaturgia mexicana: Fundación y herencia, p.20.

6En la tercera década del siglo XX, el teatro mexicano estaba escindido en tres corrientes estéticas: el teatro de influencia española para la clase burguesa; el teatro de vanguardia europea del mundillo intelectual, y el teatro mexicanista que quería subir a la escena únicamente lo mexicano, con el espíritu de resucitar el teatro de los antiguos mexicanos6. El teatro de Ahora fue el primer intento de unir estas tendencias al integrar la temática mexicanista con los problemas de la familia —de temática española— y poner en práctica las propuestas vanguardistas europeas de Erwin Piscator. El gesticulador (1938), de Rodolfo Usigli, las integró magistralmente y con esta obra se fundó el teatro mexicano.

7Los que vuelven es, sin duda, la primera obra de temática migratoria en el teatro mexicano, y una de las primeras del teatro mundial. Los tres tiempos conforman una estructura dramática excepcional y el grado de realismo alcanzado es pionero en el teatro mexicano. La trama narra la desmembración de una familia mexicana que había emigrado a los Estados Unidos para huir de la revolución y del hambre, pero que es deportada con violencia por el gobierno estadounidense debido a la gran depresión económica. Las crónicas sobre la gran depresión de 1929 nunca han presentado las injusticias perpetradas a mexicanos y las formas de deportación, no importaba que la permanencia de algunos fuera legal, ya que el gobierno de los Estados Unidos había tomado la decisión de conservar emigrantes que vinieran de Europa y deportar a los hispanos. José María Toro (Chema) y su esposa Remedios intentan escapar de la deportación obligada y buscan el apoyo de una hija casada con un obrero de origen irlandés en una ciudad del norte de los Estados Unidos, mientras tratan de localizar al hijo, quien había sufrido la mutilación de la mano derecha en un accidente fabril. La madre describe a su familia en el siguiente diálogo:

REMEDIOS.- No me importa la familia de mañana. Me importan los hijos de mi vientre… Y ahí los tiene: uno sin mano, inútil, ya… formando en las colas, como cuentas de rosario, para que le den un cacho de pan y un jarro de mal café; esperando las semanas de Dios a que le den su dinero… Y la otra ya perdida, haciendo hijos para una tierra y un hombre ajenos (p. 25).

8La misma madre cierra el primer tiempo reclamando a su marido el haberlos alejado de su tierra natal:

REMEDIOS. Tu pecado, Chema, tu pecado… Te lo decía todavía en la frontera… No le niegues a tu tierra los huesos de tus hijos, la humedad de tu sangre, el sudor de tu frente…

CHEMA. Se los devolveremos, se los devolveremos. (p. 42)

9El segundo tiempo presenta el hogar de la hija, “Guadalupe Toro hoy Kerr”. Molesto por la carga económica, el yerno delata a los suegros a la oficina de migración y los viejos son deportados con violencia. Un coro interior, acaso de deportados, cierra el acto: “¡Reclamamos nuestra tierra! ¡Pan para nuestros hijos! ¡Reclamamos nuestra tierra! ¡Fuera el extranjero!”, y otro Coro responde: “Madre… ¿Quién es en ti extranjero?” (p. 66).

10En el tercer tiempo, Chema, al borde de perder la razón, comparte su infortunio con un grupo de repatriados a la orilla del desierto mexicano:

HOMBRE EN EL SUELO. Yo dejé una mujerY todas las noches me hago figuraciones de si todavía estará allí. Cuando la dejé para jalarle con los braceros, pensé que en unos cuantos meses mandaba yo por ella o volvía con harta plataSe fueron dos añosy ni mandé ni volví. Ni supe más de ella. A lo mejor está ya entre gusanos y en lo obscurito. (Fuma tristemente.)

HOMBRE DE LA GUITARRA. Algo me da en el corazón que lo que es a mi madre sí la encuentro. Cuando me bendijo para que saliera, le juré que volvería a verla morir, a lo menos.

CRESCENCIO. (Encogiéndose de hombros.) Yo, hace tanto que salí que ni recuerdo si dejé a alguienTodavía la revolufia estaba en lo más macizo cuando crucé la frontera después de que me habían querido fusilar dos veces. ¡Me aburrí de los diablazos! Ya ven, entonces eran los buenos tiempos de los yanquis. Y nunca hice nada. No más dejé el sudor y el trabajoNo saqué nada.

CHEMA. (Interrumpiendo su constante fumar, sin volver la cabeza ni los ojos hacia el grupo.) No niegues a tu tierra la humedad de tu sangre, los huesos de tus hijos, el sudor de tu frente. (Todos se vuelven hacia él, sobrecogidos.)

(pp. 69-70)

11Chema fue deportado hasta la línea fronteriza, pero llegó a su patria sintiéndose triste porque Remedios había muerto en el traslado. Ya en tierras mexicanas, el padre “más viejo y más encorvado” descubre en una pira crematoria, un cadáver al que le falta la mano derecha y concluye que es la de su hijo. En la escena climática de la pieza, el viejo provoca a un guardia mexicano para que le dispare mortalmente. Las últimas palabras del protagonista herido son:

CHEMA. (Se incorpora a duras penas.) ¡Le digo que me deje! No crea eso de que estoy loco¡No quiero vivir! ¡Quiero que me entierren!¿Y si me queman? ¡No pagaré mi deuda! (Grita apagadamente.) ¡No, que no me quemen, doctor! ¡Que me pongan muy hondo en la tierra, en una tierra regada donde haya árboles!¡Que no me quemen como a todos!¡Sálvalos! ¡Sál-va-los! Salv

CRESCENCIO. (Se acerca al teniente.) Dígale que sí a lo que pide.

OFICIAL. (A Chema.) Pero si te murieras te enterraríamos, si

CHEMA. ¿De veras? ¿De veras?

OFICIAL. Palabra, viejo, palabra

CHEMA. Con eso tengoNo más(p. 84)

12Chema creía tener una deuda con su patria, porque cuando más lo necesitaba él había huido a la seguridad de un país extranjero, por eso quiere ser enterrado en su terruño, como todos los caídos en la revolución. Chema muere en paz, aunque su cuerpo es cremado, por lo que nunca llegará a reposar en tierra mexicana:

SOLDADO. (Al oficial.) Teniente¿Qué hacemos con el cuerpo?

OFICIAL. Pues llévenselo para el montón, ¡qué han de hacer!

SOLDADO. ¿Para quemarlo?

OFICIAL. ¡Claro! ¡Como a todos! (p. 84)

13Los que vuelven posee un crudo realismo remarcado con tintes de aguafuerte, que genera un verismo escénico desconocido en el teatro mexicano anterior. Su lenguaje logra una gran efectividad dramática, con la atinada utilización de expresiones populares con matices líricos. A pesar de que la pieza posee algunos elementos melodramáticos que perjudican su contenido social, la inclusión del detallismo en la acción -se fuma marihuana- y la peculiaridad de los personajes -la falta de la mano que permite el reconocer al hijo- hace que la pieza se acerque más al teatro testimonial.

14El triunfo teatral e ideológico les fue negado a los entusiastas organizadores del Teatro de Ahora, y desilusionados embarcaron en Veracruz rumbo a España el 10 de julio de 1932 (Vida cinematográfica p. 83). La estancia en España de los dos jóvenes dramaturgos se prolongó hasta abril de 1933. Tuvieron oportunidad de convivir con algunas de las personalidades del mundo intelectual, conversaron con Unamuno, Valle Inclán y Lorca. Ramón Sender les ayudó a publicar sendos volúmenes de teatro en la editorial Cenit; de Mauricio Magdaleno incluyeron Pánuco 137, Emiliano Zapata y Trópico, y de Bustillo Oro, Los que vuelven, Masas y Justicia, S.A. El regreso de los viajeros a México marcó un cambio de derroteros alejado del teatro: Magdaleno se consagró como guionista de filmes del Indio Fernández y Luis Buñuel, y como novelista (El resplandor, 1937); por su parte, Bustillo Oro se dedicó a la cinematografía, con setenta intervenciones entre dirección y argumento, algunas de ellas han sido consideradas clásicas del cine mexicano, como Ahí está el detalle que consagró a Cantinflas.

15El interés por el Teatro de Ahora ha crecido en la última década, especialmente por las investigaciones del Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli (CITRU), de México, bajo la guía de Rodolfo Obregón, y por los empeños de Marcela Magdaleno, hija de Mauricio Magdaleno. Con la problemática migratoria se han escrito varias obras en décadas posteriores, sobresalen: Braceros (mojados, wetback), de la tamaulipeca Rosa de Castaño (1910-?), cuadro dramático sobre los problemas sociales y de seguridad fronteriza; Los desarraigados, de José Humberto Robles (1921-1984), drama sobre la pérdida de la identidad de los emigrantes, y Acá de este lado, del regiomontano Guillermo Alanis (1953-1996), comedia sobre la problemática familiar de los que permanecen en México mientras un pariete emigra. Sin embargo, ninguna ha logrado captar la tragedia de la migración mexicana ni ha alcanzado la calidad dramatúrgica de Los que vuelven.

Inicio de página

Bibliografía

Bustillo Oro, Juan Tres dramas mexicanos: Los que vuelven, Masas, y Justicia, S.A. Madrid: Editorial Cénit, 1933.

—. Vientos de los veinte, crónica testimonial. México: SepSetentas, 1973.

—. México de mi infancia. México: Colección Metropolitana, 1975.

—. Vida cinematográfica. México: Cineteca Nacional, 1984.

Cucuel, Madeleine, “Les recherches theatrales au Mexique 1923-1947”, en Les cahiers du CRIAR (Université de Rouen 127), 1987, p. 52.

Magdaleno, Mauricio. Teatro revolucionario: Pánuco 137, Emiliano  Zapata y Trópico.  Madrid: Editorial Cénit, 1933.

Schmidhuber, Guillermo. “Díptico sobre el teatro mexicano de los treinta: Bustillo y Magdaleno, Usigli y Villaurrutia.” Revista Iberoamericana 148-49 (1989): 1222-37.

—.  Dramaturgia mexicana: Fundación y herencia. México: Universidad de Guadalajara, 2006.

Inicio de página

Notas

1  Según observación de Madeleine Cucuel, Les recherches theatrales au Mexique”, p. 52.

2  Pánuco 137 fue estrenada en Buenos Aires en 1937, con la dirección de Edmundo Barthelemy.

3  Bustillo Oro, Vida cinematográfica, p. 82.

4 Revistas de Revistas 1143/10 (abril 1932): 9-10.

5  La estirpe literaria del dictador inició en 1926, con Tirano Banderas, de Valle Inclán, siguió Bustillo Oro Masas (1932) yEl crepúsculo, cuadro de la vida hispanoamericana en tres retablos (1935) del mexicano Francisco Navarro Carranza. Y es hasta 1946 en que aparece El señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias. Cabe mencionar dos obras más, ambas de 1974, de Alejo Carpentier, El recurso del método y de Augusto Roa Bastos, Yo el Supremo.

6 Ver Schmidhuber, Dramaturgia mexicana: Fundación y herencia, p.20.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda   Juan Bustillo Oro
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/3292/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 73k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Guillermo Schmidhuber de la Mora, « La primera obra de temática migratoria en el teatro mexicano : Los que vuelven, de Juan Bustillo Oro », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 18 | 2009, Publicado el 15 julio 2010, consultado el 27 julio 2017. URL : http://alhim.revues.org/3292

Inicio de página

Autor

Guillermo Schmidhuber de la Mora

Universidad de Guadalajara (México)
Author, critic, and tireless researcher, he is a specialist in Mexican theatre of the 20s and 30s. As an author he has won innumerable prizes at home and abroad, including the 1987 Letras de Oro for best work in Spanish in the United States. His works have been published in more than thirty books in Spain, the U.S., Chile, Venezuela, Colombia and Mexico. Schmidhuber is the author of five books on literary criticism and more than thirty articles in international magazines. As a researcher his achievements include the discovery of two previously lost texts of Sor Juana Inés de la Cruz. Among his most notable works as an author are: La parábola de la mala posada (1968); La catedral humana (1973-74); Nuestro Señor Quetzalcoatl (1974); La mano del hombre (1977); Juegos centrífugos (1978); Todos somos el rey Lear (1979); Los héroes inútiles (1979) Los herederos de Segismundo (1980); Perros Bravos o El avance del ladrido (1980); El robo del pecho de Moctezuma (1981); Lacandonia (1982); Fuegos Truncos (1982); La ventana (1983); María Terrones (1983); Felicidad instantánea-Instant Happiness (1983); El teatro en un baúl-teatro infantil (1985); El día que Monalisa dejó de sonreír (1985); Por las tierras de Colón (1978) (Premio Letras de Oro); El Cíclope (1987) El Quinto viaje de Colón (1991); Never say «adiós» to Columbus (1992); Obituario (1993).

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org