Navegación – Mapa del sitio
Argentina-Chile 1970-1990

José de Egon Wolff : el retorno de un emigrado inconformista

Osvaldo Obregón

Resúmenes

En José (1980) el chileno Egon Wolff inventa una fábula dramática en que el protagonista, un joven de 21 años, idealista y formado durante la democracia, vuelve a Chile luego de haber emigrado a Estados Unidos. Dado que la censura no le permite tratar abiertamente la cuestión, da una sutil alusión a la dictadura militar para situar el contexto. Todos los indicios que entrega el autor se refieren más bien al modelo neo-liberal vigente, que sitúa el provecho material en la base del sistema social. El objetivo central del autor es cuestionar el nuevo modelo social impuesto por la dictadura de Pinochet.

Inicio de página

Texto completo

1Egon Wolff (nacido en 1926) es uno de los dramaturgos chilenos que ha dejado huellas más profundas en la historia del teatro nacional, además de ser reconocido internacionalmente, como lo atestiguan varias antologías, traducciones y montajes en otros idiomas. Entre sus obras destacan : Los invasores (1963), Flores de papel (1970) y La balsa de la Medusa (1984), entre las principales (Ver “Bibliografía”).

  • 1  Todas las citas sobre esta obra remiten a E. Wolff, Teatro completo, Boulder, Colorado, Society of (...)
  • 2  Por ejemplo, La otra orilla y Ligeros de equipaje de Jorge Díaz; Regreso sin causa de Jaime Mirand (...)

2La obra que nos interesa analizar, José1, se inscribe parcialmente en la temática general del viaje, desarrollada ampliamente en América Latina, tanto en la narrativa como en la poesía y en la dramaturgia contemporáneas. En los últimos decenios, el teatro se ha inspirado pródigamente en los viajes de descubrimiento y conquista de América, exaltando o cuestionando figuras como Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Moctezuma, Cuauhtemoc, La Malinche, Francisco Pizarro, Atahualpa, Pedro de Valdivia, Lautaro, Diego de Almagro, Lope de Aguirre, Tupac Amaru y muchos más (Obregón : 1992, 1994, 1999, 2006a, 2006b, 2008). Desde los años 70, otras figuras del viaje, como emigraciones y exilios, han sido objeto de textos dramáticos importantes, la mayoría llevados a escena. Ellos son la expresión de graves conflictos políticos o económicos : revoluciones y dictaduras, que generan exilios masivos o emigraciones en gran escala2.

3Es el caso de José del chileno Egon Wolff, en la medida en que el protagonista, joven de un país en vías de desarrollo, emigra a Estados Unidos, la potencia dominante del mundo occidental. Su estancia durante siete años lo marca profundamente, de manera que a su regreso ya no es el mismo y su país de origen tampoco, pues se encuentra en un proceso radical de transformación. Habían transcurrido ya siete años desde el golpe militar, que abolió la democracia hasta 1990, al perder Augusto Pinochet el referéndum que le hubiera permitido ser candidato a la presidencia.Esta obra fue estrenada en 1980 por el Teatro de Cámara en la Sala Filarmónica del Teatro Municipal de Santiago de Chile, bajo la dirección de Alejandro Castillo, habiendo obtenido ese año el Premio Municipal de Teatro. Nuestra residencia en Francia nos privó de ver aquel montaje, de modo que nos remitiremos a un análisis textual que revele las claves más relevantes del texto. Por otra parte, es preciso subrayar que José ha ocupado un lugar menos importante que otras obras de E. Wolff en las publicaciones posteriores sobre teatro chileno, a pesar del valor del texto y de su estreno en plena dictadura.

Decorado y referentes espacio-temporales

4Estos últimos son indispensables para comprender cabalmente la propuesta dramatúrgica, que se focaliza en el personaje epónimo. “Son siete años que no lo veo”, dice su hermana Trini al comienzo, mientras la familia espera su inminente llegada. (p. 483). Si se habla desde la temporalidad referencial del momento, es decir 1980, su partida coincidiría con el año del golpe militar. Aunque no se precisa en ningún parlamento ni didascalia, se infiere que el viaje de José se produjo durante el otoño de 1973, es decir, durante el gobierno de la Unidad Popular, meses antes del golpe militar del 11 de septiembre. En cualquier caso, José es presentado por el autor como un emigrado y no como un exiliado político.

5El texto se estructura en dos actos, cada uno dividido simétricamente en tres “escenas”. Toda la acción se desarrolla durante una decena de días otoñales (entre fines de marzo y fines de junio en Chile). El decorado, que reproduce una sala de estar de nuevos ricos “Formal y cierto mal gusto” (p. 481), es el mismo en todas las escenas. Tiene accesos a derecha (puerta vidriera hacia terraza y jardín), hacia izquierda (escalera al segundo piso) y hacia foro (despensa y cocina). Se trata de la casa de la hermana mayor de José (Estela), casada con Raúl, donde viven también la madre (Isabel) y su hermana menor (Trini). Durante la estancia de José, está presente ocasionalmente el Abuelo, relegado en un hospicio de ancianos. Graciela, la empleada, completa el reparto de siete personajes. Esta configuración permite al autor tratar, desde el microcosmos familiar, la drástica mutación de la sociedad chilena, que tuvo lugar después del golpe. La familia es presentada como una muestra relativa de esa sociedad y seno de conflictos reveladores del cambio operado después de la partida del protagonista.

6En varios momentos José evoca su estancia en diferentes lugares de Estados Unidos (Chicago, Nueva York, California) y de México entre 1973 y 1980. Algunos referentes chilenos están claramente identificados por topónimos relacionados con su pasado : Peñaflor, Chimbarongo y San Antonio. Hay también una alusión histórica fugaz a la revolución de 1891, que terminó con el suicidio del Presidente Balmaceda. En cambio, son ínfimos los referentes directos a la situación política de Chile a su regreso. Trini, hablando del barullo capitalino, dice : “(...) Aunque ahora hay menos ruido, por el toque de queda... A mamá, le encanta el toque de queda... (p. 493). Una sutil alusión a la dictadura militar para situar el contexto. Todos los indicios que entrega el autor se refieren más bien al modelo neo-liberal vigente, que sitúa el provecho material en la base del sistema social.

La toma de conciencia de José, el emigrado, en Estados Unidos

  • 3  La simbología del número 7 – entre muchos otros sentidos que adopta en muy diferentes culturas de (...)
  • 4  E. Wolff tuvo la experiencia directa de vivir en Estados Unidos cuando obtuvo en 1961 una Beca Ful (...)

7El objetivo central del autor es cuestionar el nuevo modelo social impuesto por la dictadura. Dado que la censura no le permite tratar abiertamente la cuestión, inventa una fábula dramática en que el protagonista, un joven chileno de 21 años, idealista y formado durante la democracia, emigra a Estados Unidos. Al salir de Chile, el joven emigrado va a descubrir otro mundo. Durante siete años sufre en carne propia las reglas del darwinismo social, esto es, la ley del más fuerte y del individualismo exacerbado, en nombre de la libertad.3 La suya no es la experiencia fugaz y superficial del turista, sino la del trabajador extranjero, confrontado a una realidad distinta, de la cual ignora al principio totalmente los códigos. El traumatismo le afecta ya desde los primeros días, al ser rápidamente asimilado a la categoría de “(...) los latinoamericanos hijos de puta, que no pagaban el arriendo y se arrancaban por las ventanas (...) (p. 505) y otras experiencias similares. Después encuentra un trabajo en Chicago (fábrica de helicópteros), con buen sueldo, que le permite comprar un apartamento. Poco a poco descubre la miseria y el sufrimiento de los más débiles, los marginales del sistema. Se traslada a California, donde logra ser chofer de una estrella del cine que, a pesar de su estatuto privilegiado, tampoco es feliz. El hecho que marca un vuelco total de José es la muerte de un amigo, herido en la guerra de Vietnam. Él es el único en acompañarlo y enterrarlo, al no manifestarse la propia familia. Toma conciencia de la soledad de mucha gente y deja todo empleo para entregarse a obras de solidaridad. Finalmente, la nostalgia de su país de origen le empuja a volver al seno de su familia.4

8El nombre del protagonista tiene forzosamente una resonancia bíblica, que remite al hijo de Jacob y Raquel, vendido por sus hermanos, el cual logra después una posición privilegiada en Egipto, como intendente de Putifar y termina siendo ministro del Faraón, de quien interpreta sus sueños. Sólo algunas analogías son posibles : ambos dejan sus tierras natales con destino a las potencias de cada época, pero mientras uno se adapta y se construye una situación envidiable, el otro se desilusiona y regresa a su tierra natal ; ambos tienen problemas con sus hermanos, pero el José bíblico termina siendo una ayuda para ellos, debido a su posición, en cambio el José de Wolff pasa a ser un personaje marginal, sin otra ascendencia que su calidad moral. El primero es un protector, el segundo, un “cuestionador” (valga el neologismo).

La vuelta al hogar : un desencuentro

9Ni la imagen exterior de José – la de un “vago” según su cuñado - ni sus valores humanistas, son los esperados por su familia y ésta tampoco corresponde a las expectativas del joven. Su regreso desestabiliza al grupo familiar, cuestionado en varios planos. Pronto se convierte en José, el aguafiestas. La única excepción en este malentendido total la constituye el abuelo, como veremos después. Parcialmente también, su madre. Transformado ya por su experiencia de emigrado en Estados Unidos, modelo de la sociedad neo-liberal, su vuelta va a provocar fuertes tensiones en el seno de su familia, en particular con Raúl, su cuñado, y su hermana Estela, convertidos en dueños de una fábrica de colonias y otros productos similares, aunque el trabajo concreto de ésta quede opacado por el rol preponderante de su marido como jefe de la empresa. De las tensiones iniciales se pasa rápidamente a un enfrentamiento violento entre José y ‘los dueños de casa’. La situación se polariza en las figuras de José y Raúl, debido a una concepción contrapuesta, tanto en el plano económico-social como existencial, representando cada cual dos concepciones antitéticas frente a la familia, a la sociedad y a los valores éticos.

10A pesar del cambio de José – llamado familiarmente “Coté” - los vínculos de afecto y comprensión con su abuelo se mantienen incólumes, principalmente por dos razones. La primera, el hecho de que el abuelo no haya adherido al nuevo modelo social y no haya claudicado frente a los principios de solidaridad que asimiló en su experiencia de modesto agricultor en una aldea provinciana ; la segunda, el haber sido excluido del grupo familiar, al ser obligado a vivir en un hospicio. La única vez que trató de ponerse a tono con el sistema, vendiendo su propiedad, se arruinó, víctima de un financista inescrupuloso. El abuelo representa los valores éticos del pasado e intuye que José no los ha perdido en su larga ausencia y sigue siendo el nieto rebelde que siempre fue. Aun antes de su llegada, le dice a Isabel, la madre : “Si crees que ese hijo tuyo va a estar feliz de volver a esta casa, te equivocas.(...) ¡Recuerdo a ese chiquillo ! Le gustaba mear contra el viento, y que se le mojaran los pantalones.” (p. 484). Una vez llegado, no sólo el Abuelo lo recibe con el mismo afecto de siempre, sino que estimula la rebelión de su nieto.

11Los demás miembros de la familia consanguínea : su madre y sus hermanas, dependen totalmente de Raúl en el plano económico, el cual dicta su propia ley. Gobierna la casa como un verdadero dictador. La madre de José, Isabel, se resigna a esta situación, por el bienestar material de sus hijos. Su difícil papel es de conciliar lo inconciliable, puesto que José está decidido a poner las cosas en su lugar, es decir, trastocar todo el sistema familiar establecido y, además, defender los derechos de los obreros de la fábrica, injustamente tratados. Isabel le da todo su afecto maternal al recién llegado y evita tomar partido entre las partes en conflicto.

12Los vínculos afectivos de José con Trini, su hermana menor, son más complejos. La idealización de su hermano sufre un severo golpe con su llegada. Estudiante en la universidad, próxima a la mayoría de edad y confortablemente instalada en un sistema relativamente protector, los cuestionamientos de su hermano le resultan insoportables. Incluso su relación amorosa con Cristián – un segundo Raúl, diplomado en el plano comercial - es puesta en tela de juicio por su hermano, que teme por el futuro de Trini. El proyecto de viajar conjuntamente con su novio a Suecia, con un contrato de buenas expectativas, se derrumba al final, por influjo de José, quien presiente que su futuro cuñado es un exponente del mundo materialista que él rechaza de plano.

13Las relaciones con Estela (30 años) son mucho más tensas. El afecto fraternal entre ellos se enfría considerablemente, por solidaridad con Raúl al comienzo, dado que ambos aparecen a la cabeza de la empresa, gestión cuestionada por José, defensor de los derechos de los obreros. Sin embargo, de manera progresiva, se revelan graves fisuras en el matrimonio, dominado totalmente por Raúl, según las normas del machismo tradicional. La infecundidad de Estela, sumada a la infidelidad de su marido, confesadas por ella a José, hacen más insoportable su situación de dependencia. A pesar de ello, defiende su derecho a disentir de la posición intransigente de su hermano, que pone en peligro todo el orden familiar y complica la marcha de la fábrica.

  • 5  Egon Wolff conoce el mundo de la industria mejor que ningún otro dramaturgo chileno. Se recibió de (...)

14En el centro del conflicto están José y Raúl, protagonista y antagonista, respectivamente, del conflicto familiar. De las tres generaciones representadas, ellos forman parte de la última generación, la que se construye un futuro. La vuelta de José, harto de un sistema social deshumanizado, no sólo desestabiliza el grupo familiar, sino que provoca en Raúl una reacción agresiva en extremo. Comienza por descalificarlo por su apariencia, según dice a Estela : “(...) Un hippie de mierda, como hay miles en los Estados Unidos, eso es lo que es !” (p. 487). Después, la violencia entre ellos aumenta, cuando José socaba su autoridad como jefe de familia, al traer al abuelo del hospicio para que se reintegre al hogar. Y el enfrentamiento llega a su culminación, cuando “el vago” se pone del lado de los obreros en su propia fábrica y los diferendos entre ambos se plantean en un plano ideológico. Raúl defiende a ultranza los principios neo-liberales de su gestión de empresario, que le han permitido enriquecerse, pero reconoce con lúcida conciencia ante Estela cuáles son las pragmáticas motivaciones del sistema : “Crees que mis competidores tienen más consideraciones ? Es un mundo cruel ! Una mierda del mundo (señala la casa) Toda esta ‘cosa’ en cierto modo, se apoya en eso. Para qué echarnos tierra a los ojos ?” (p. 520).5

15La posición de José no es ni política ni económica, en sentido estricto, es esencialmente ética, la cual se fundamenta en su experiencia concreta en las relaciones con los demás. En Estados Unidos, solidarizó con los más débiles, fue fiel en amistad. Si por un tiempo siguió la corriente como trabajador, su espíritu inconformista lo llevó a “mear contra el viento”, a abandonar las motivaciones materiales, a despojarse de todo lo superfluo, en vez de acumular bienes y riquezas. De regreso a Chile, descubre que su propio hogar ha perdido los valores de fraternidad y solidaridad de sus antepasados, inspirándose en el modelo experimentado por él en carne propia durante siete años. Lo demuestra, en primer lugar, el caso del Abuelo. La actitud de José termina por influir en alguna medida en sus hermanas, después de una primera fase en que éstas discuten sus planteamientos, pero no tiene ningún efecto sobre Raúl, que termina por expulsarlo del hogar, del cual ha pasado también a depender como los otros. Al final, antes de partir con el Abuelo a vivir en casa de una amiga de antaño, José representa sólo una fuerza moral y acaba su papel esencial de revelador de los problemas de su familia. Su abuelo, preocupado por su futuro, le interroga : “(...) Y qué vas a hacer, niño ? No puedes seguir así, tendrás que hacer algo, ganarte la vida...” (p. 517). Hay algo de marginal como destino del personaje, al tener difícil cabida en el “sistema”, tanto en USA como en Chile. La respuesta se la dará a su madre, también preocupada por su porvenir : “Por ahora, tal vez me vaya a los trapenses... a plantar hortalizas... Quiero hacer muchas cosas, mamá, pero que sea un ‘hacer’ diferente... (...) Quiero ir a los hospitales, a ver a los enfermos... Hablarles. Escucharlos...Quiero pasar una vida escuchando” (p. 523).

16¿El sentimiento de compasión, como clave del personaje ? Creemos que avalar esta interpretación sería simplificar la significación de José en la propuesta dramatúrgica de Egon Wolff. Es lo que trataremos de analizar a continuación, situando la obra en su particular contexto histórico y en la trayectoria de la dramaturgia wolffiana.

Significación del protagonismo de José en la estructura dramatúrgica

  • 6  Milton Friedman (n. en 1912), economista, fue el teórico de la “Escuela de Chicago”. Según sus pri (...)

17Sería un errorde apreciación atribuirle a José una función de líder, con capacidad de cambiar radicalmente, a la vez la situación familiar y el tratamiento dado a los obreros por Raúl en la fábrica. El propio final desmiente esta posibilidad. Su lugar futuro en la sociedad chilena, tal como él mismo lo concibe, será el de un marginado del sistema, aunque su conducta ética sea ejemplar. El valor del personaje, según la concepción del autor, es su carácter rebelde, inconformista, solidario, que contrasta fuertemente con el conformismo general de su familia (con excepción del Abuelo) y, presuntamente, del cuerpo social, dominado por el individualismo y la mercantilización. La consigna parece ser : “Chacun pour soi” o “Cada uno para su santo”. Su papel de aguafiestas es profundamente revelador de una situación inaceptable a sus ojos, reconocida incluso por su antagonista, prototipo del empresario inescrupuloso (falsas facturas y otros fraudes), que no está dispuesto a renunciar a sus intereses materiales después de tantos años de batalla incesante con sus competidores. Otra faceta importante del personaje es ser “testigo de cargo” frente a la sociedad chilena neo-liberal, en la medida en que ha padecido los efectos perniciosos del modelo estadounidense, del cual tomó distancia y conciencia hasta provocarle un rechazo que considera definitivo. En las confidencias a su madre dirá : “Quería como lavar de mí mismo, tanta mugre, tanto egoísmo, me entiendes ? Nunca más pude volver a esa vida, mamá, y nunca más podré. Entiendes eso, no es cierto ?” (p. 506). Como Egon Wolff no puede referirse directamente a la situación de Chile bajo la dictadura, la cual adoptó los principios económicos de Milton Friedman antes que ningún otro país latinoamericano, el testimonio de José produce un efecto especular sobre la sociedad chilena a fines de los años ’70.6 La crítica implacable del autor – que tiene hoy más vigencia que nunca en plena crisis mundial del modelo – se sirve preferentemente de un ámbito familiar en que el personaje clave es José, un emigrado inconformista de retorno a su país.

18Dicho efecto especular, pilar de la propuesta dramatúrgica, tiene no obstante un aspecto vulnerable : la simplificación excesiva de la representación de la sociedad estadounidense transmitida por la voz única de José, sin contrapartida. En cambio, la representación de la sociedad chilena resulta más matizada, desde el momento en que son varias voces las que la construyen, desde posiciones diversas e incluso antitéticas (José y Raúl). Una de los rasgos más salientes del texto es, precisamente, la capacidad de Wolff para manejar la forma dialogada, reconocida ya por la crítica desde sus comienzos como dramaturgo.

José y la producción anterior de E. Wolff

19 Desde su primera obra, Discípulos del miedo (1958) hasta José (1980), la dramaturgia de Wolff no había cesado de interrogar al ser humano y a la sociedad occidental de su época, en primer término a la sociedad chilena. Personajes y conflictos de la clase media alimentan la mayoría de sus textos dramáticos, en que aparecen también elementos simbólicos y oníricos que trascienden el mero realismo, como Los invasores, Flores de papel y otros textos posteriores, en que se enfrentan miseria y opulencia, bajo el prisma de sus valores cristianos, que condenan la injusticia social.

20Es significativo el silencio creador de Egon Wolff entre 1970 y 1977 (otra vez el ciclo de 7 años), desde Flores de papel hasta Kindergarten. En la primera se prolonga la temática de Los invasores, a través de una pareja de muy diferente condición social. La presencia de Merluza – un harapiento personaje - en el apartamento de Eva, trastoca todo ese orden burgués y opera en ella una transformación tal que, al final, se hace posible entre ellos una estrecha convivencia. La segunda indaga de manera lúdica en la relación conflictiva entre tres hermanos ya maduros : Mico, Toño y Meche, sin referencias directas al contexto socio-político chileno. Sin embargo, como lo señala pertinentemente Jacqueline E. Bixler, Wolff también critica “(...) el juego de poder y parálisis que estaba transcurriendo a un nivel mucho más amplio (...)” (Bixler : 2000, p. 55)

  • 7  Los suicidios provocados por el “sobre azul” o por la amenaza de recibirlo, siguen aumentando, com (...)

21Más vínculos temáticos tiene con José la obra precedente : El sobre azul (1978), aunque sean muy distintas en el plano formal. Esta última, calificada de “Farsa en dos actos inútiles, sobre el inútil acto de escribir farsa”, es una aguda sátira al mundo de la empresa y a los preceptos neo-liberales en boga, en que la lucha por el poder entre los jerarcas no tiene límites (Gerente, Sub-gerentes, etc.). La amenaza del despido (sobre azul) pesa sobre ejecutivos, empleados y obreros hasta conducir a veces al suicidio.7 Del mismo año es Espejismos, de un registro muy diferente, por cuanto desarrolla en un plano psicológico la relación equívoca entre Martín, empleado de una fiambrería y su sobrina Inés, poniendo en peligro su matrimonio de años con Maité. José es la continuación temática de El sobre azul, con un enfoque mucho más complejo sobre la situación chilena a fines de los años ’70.

22Políticamente inclasificable, Egon Wolff ha recibido críticas en su país, tanto de la derecha como de la izquierda, no obstante ha mantenido una gran libertad de creación y nadie puede seriamente poner en tela de juicio la innegable coherencia ideológica de su dramaturgia, sin que ello impida la búsqueda constante de nuevos recursos formales. Representante paradigmático del dramaturgo que escribe en la soledad de su gabinete un texto, cuya versión escénica ya no depende de él, ha tenido que enfrentar, como otros de sus congéneres, el embate de las nuevas corrientes escénicas : creación colectiva, teatro imagen y la corriente post-dramática (o post-moderna), esta última a partir de los años ’80 del siglo XX, tendencias que, en gran medida, han cuestionado el modelo dramatúrgico imperante durante gran parte del siglo anterior. En los últimos años, sintiéndose incomprendido por el medio teatral chileno, ha dejado de escribir y ha trocado la pluma por el pincel. Al cabo de más de cincuenta años de proponer textos para el teatro – lo que le ha valido ingresar a la Academia Chilena de la Lengua – y de enseñar la escritura dramática, su nueva pasión es la pintura (Wolff : 1984). Queda el legado de la producción teatral de Egon Wolff, de validez universal en varias obras, así como su actitud ética e implacable de cuestionar la sociedad chilena, al igual que su personaje José, el emigrado inconformista.

Inicio de página

Bibliografía

Obras de Egon Wolff (selección)

Mansión de lechuzas / Discípulos del miedo, Santiago, Pomaire nº 13, junio/julio, 1958.

Niñamadre, Santiago de Chile, Instituto Chileno-Norteamericano de Cultura, 1966, 174 p. (Prólogo de Rafael Benavente Pinochet).

El signo de Caín / Discípulos del miedo, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1971, 165 p.

Teatro : Niñamadre / Flores de papel / Kindergarten, Santiago, Editorial Nascimento, 1978, 280 p. (Prólogo de Juan Andrés Piña).

“El sobre azul” (Primer acto)in Le théâtre en Amérique Latine, Caravelle. Cahiers du Monde Hispanique et Luso-Brésilien (Toulouse) nº 40, 1983, (Número monográfico).

Parejas de trapo / La balsa de la Medusa, Santiago, Editorial Universitaria, 1987, 187 p. (Prólogo de Agustín Letelier).

Teatro completo, Boulder, Colorado, Society of Spanish and Spanish-American Studies, 1990, 659 p. (Prólogo de George Woodyard, 14 obras, entre ellas El sobre azul y José).

Invitación a comer / Cicatrices, Santiago, Editorial Universitaria, 1995, 186 p. (“Nota preliminar” de Egon Wolff).

Egon Wolff. Antología de obras teatrales, Santiago, RIL Editores, 2002, 417 p. (Selección de 10 obras y prólogo de Eduardo Guerrero).

Publicaciones sobre E. Wolff, el teatro chileno de fines del s. XX y el tema del viaje

ADLER, Heidrun, Adrián HERR (Editores), De las dos orillas. Teatro cubano, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 1999, 223 p. (algunos artículos sobre el exilio).

ADLER, Heidrun, Adrian HERR, Extraños en dos patrias. Teatro latinoamericano del exilio, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, Editores, 2003, 213 p..

ADLER, Heidrun, Woodyard, George, (editores), Resistencia y poder. Teatro en Chile, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2000, 186 p..

BIXLER, Jacqueline E., “El juego del poder y la parálisis político-existencial en el teatro de Egon Wolff”, in Resistencia y poder. Teatro en Chile, Heidrun Adler y George Woodyard, editores, 2000, pp. 39-56.

BRAVO-ELIZONDO, Pedro, (Editor), La dramaturgia de Egon Wolff, Santiago, Editorial Nascimento, 1978.

---------, “Reflexiones de Egon Wolff en torno de José”, Latin American Theatre Review, Spring, 1981, pp. 65-68.

GUERRERO, Eduardo, “Egon Wolff”, en Acto único. Dramaturgos en escena, Universidad Finis Terrae / RIL Editores, 2001, pp. 217-239.

MAFFESOLI, Michel, Le voyage ou la conquête des mondes, Paris, Éditions Dervy, 2003.

MICHEL, Carole, “ La dramaturgie d’Egon Wolff : Itinéraire dramatique pour une unité entre individu et société ” (3 tomes), thèse soutenue à l’Université de Franche-Comté, sous la direction de O. Obregón. 2002.

NIGRO, Kirsten F., “El viaje de los cantores : un viaje trágico a un paraíso falso” in Un viaje sin fin. Teatro mexicano hoy, Heidrun Adler / Jaime Chabaud, editores, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2004, pp. 187-192.

OBREGÓN, Osvaldo (Editor), América 1492-1992. Théâtre et histoire, Théâtre / Publicnº 107-108, Septembre-Décembre, 1992.

____________,  “ Le Colomb espiègle et irréverent de l’Espagnol Alberto Miralles ” in Christophe Colomb et la découverte de l’Amérique. Mythe et histoire. (Jacques Houriez, éditeur), Annales Littéraires de l’Université de Franche-Comté, 532, 1994, pp. 35-46.

____________, “ Egon Wolff, Les envahisseurs ou le jour où ils ont franchi le fleuve ”, Coulisses (Besançon), nº 16, mai, 1997, pp. 59-63.

____________, “ Egon Wolff et le théâtre chilien de sa génération ”, Coulisses nº 17, janvier, 1998, pp. 79-84.

____________,  “ Moctezuma en la encrucijada, desde la perspectiva de un dramaturgo argentino : Arnaldo Calveyra ”, in Théâtre et Histoire. La conquête du Mexique et ses représentations dans le théâtre mexicain moderne, CRILAUP, Presses universitaires de Perpignan, Marges 19, 1999, pp. 303-314.

____________,  “ El teatro de Egon Wolff o la importancia del texto dramático”, in Literatura chilena hoy. La difícil transición, Editores Karl Kohut / José Morales Saravia, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, Publicaciones del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Católica de Eichstätt, 2002, pp. 389-403.

____________,  “Le théâtre de Carlos Fuentes”, in Fuentes, Cahiers de l’Herne 87, Paris, Editions de l’Herne, 2006, pp. 247-251 (Ver parte dedicada a Todos los gatos son pardos).

____________, “El Cortés de Agustín Cuzzani : un explorador-conquistador-fundador en tela de juicio”, in Voyages et fondations, América. Cahiers du CRICCAL nº 35, 2006, pp. 59-72.

____________,  “El descubrimiento de España por los aztecas (1491), ‘un viaje al revés’, según la ficción de Agustín Cuzzani”, in El viaje en la Literatura Hispanoamericana : el espíritu colombino, Sonia Mattalia, Pilar Celma y Pilar Alonso, editoras, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2008, pp. 955-965.

____________, “Fulgor, muerte y legado de Lautaro, emblema del pueblo mapuche” in Isidora Aguirre. Entre la historia y el compromiso (Carmen Márquez, coordinadora), Universidad de Sevilla, Secretariado de Publicaciones, Colección Escritores del Cono Sur, 2008, p. 27-40.

OYARZÚN, Carola (Editora), Colección de ensayos críticos : Wolff, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2006, 221 p.

PIÑA, Juan Andrés, “El retorno de Egon Wolff”, in Latin American Theatre Review, Spring, 1981, pp. 61-64.

____________, 20 años de teatro chileno. 1976-1996, Santiago, RIL Editores, 1998. (Ver comentarios sobre Espejismos, Álamos en la azotea y La balsa de la Medusa de Egon Wolff, pp. 43-55).

WOLFF, Egon, “Teatro de ayer y de hoy” (Discurso de incorporación a la Academia Chilena de la Lengua, 26.09.1983), Apuntes, Número especial sobre La balsa de la Medusa de Egon Wolff, 1984, pp. 3-57.

Inicio de página

Notas

1  Todas las citas sobre esta obra remiten a E. Wolff, Teatro completo, Boulder, Colorado, Society of Spanish and Spanish-American Studies, 1990, 659 p. (reúne los primeros 14 textos dramáticos del autor).

2  Por ejemplo, La otra orilla y Ligeros de equipaje de Jorge Díaz; Regreso sin causa de Jaime Miranda; La increíble y triste historia del General Peñaloza y del exiliado Mateluna de Oscar Castro, chilenos los tres, y El viaje de los cantores del mexicano Hugo Salcedo, Premio Tirso de Molina 1989 (Nigro : 2004).

3  La simbología del número 7 – entre muchos otros sentidos que adopta en muy diferentes culturas de la Humanidad –  “(...) indique le sens d’un changement après un cycle accompli et d’un renouvellement positif.” Jean Chevalier /Alain Gheerbrant, Dictionnaire des symboles, Paris, Editions Laffont / Jupiter, 1988, p. 860.

4  E. Wolff tuvo la experiencia directa de vivir en Estados Unidos cuando obtuvo en 1961 una Beca Fullbright para seguir el curso de Literatura Dramática de la Universidad de Yale, año en que escribió Niñamadre.

5  Egon Wolff conoce el mundo de la industria mejor que ningún otro dramaturgo chileno. Se recibió de ingeniero químico en 1949. Fue vendedor de productos químicos y después llegó a ser co-propietario de una fábrica de estos productos. Durante muchos años pudo hacer compatible esta actividad con su creación dramatúrgica.

6  Milton Friedman (n. en 1912), economista, fue el teórico de la “Escuela de Chicago”. Según sus principios, las fluctuaciones de la actividad económica no dependen de las variaciones de la inversión, según Keynes, sino de aquéllas fluctuaciones de la oferta de moneda. Cuestiona la eficacia de la intervención del estado para favorecer la expansión económica. Pinochet nombró ministros de Economía formados en Chicago.

7  Los suicidios provocados por el “sobre azul” o por la amenaza de recibirlo, siguen aumentando, como lo demuestra la actualidad francesa con los 23 suicidios registrados en France Telecom, al aplicar un drástico plan de restricción del personal.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Osvaldo Obregón, « José de Egon Wolff : el retorno de un emigrado inconformista », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 18 | 2009, Publicado el 15 julio 2010, consultado el 26 julio 2017. URL : http://alhim.revues.org/3316

Inicio de página

Autor

Osvaldo Obregón

Professeur Honoraire, Université de Haute-Bretagne (Besançon, Francia). Doctorat d’État ès Lettres et Sciences Humaines, Université de Paris III, Sorbonne- Nouvelle.  Ha participado desde su fundación en el Centre de Recherches interuniversitaire sur les Champs Culturels en Amérique Latine (CRICCAL), Université de Paris III, Sorbonne-Nouvelle. Ha fundado y animado grupos universitarios de teatro en Chile y en Francia. Publicaciones: Teatro latinoamericano. Un caleidoscopio cultural, 1930-1990, Perpignan, 2000; el volumen bibliográfico Théâtre latino-américain en France, 1958-1987, Rennes, 2000; La diffusion et la réception du théâtre latino-américain en France, de 1958 à 1986, Besançon, 2002 (parte substancial de la tesis) ; la antología auspiciada por Unesco, Théâtre latino-américain contemporain, 1940-1990 (éditeur), Paris, 1998; y más de 100 artículos publicados en actas de congresos y en revistas especializadas de América y Europa. Entre los más desarrollados se cuentan: “Introducción a la dramaturgia de Alfonso Sastre”, Études Ibériques (Rennes) nº XII, 1977, p. 19-80 y “Théâtre de masses et football au Chili: 1939-1979. Origine, apogée et déclin du ‘Clásico universitaire’ (traduit par Dominique Ferré), Études et Documents (Rennes), Tome II, Situations contemporaines du théâtre populaire en Amérique, 1980, p. 69-141.CRICCAL. Université de Paris 3

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org