Navegación – Mapa del sitio
Cuba

Migraciones y teatro: conformación de un nuevo mapa teatral cubano, más allá de la insularidad palpable

Ileana Azor

Resúmenes

La migración cubana se ha insertado en Europa y América (norte, centro y sur) a través de oleadas sucesivas que determinan un mapa creativo y pedagógico que ensancha la geografía teatral de los orígenes y de los nuevos “espacios vividos” (Ortiz & Mendoza), en entornos muchas veces bilingües. Promotores de nuevos imaginarios e instituciones que rescatan la historia cultural, estos migrantes de la segunda mitad del siglo XX trasmutan en creación lo que van procesando en su peregrinar y construyen nuevos escenarios estéticos que dan cuenta, desde una “frontalidad discursiva, desgarradora” o desde un tejido “retórico, tangencial u oblicuo” (Azor), de la voluntad dialógica y multicultural que incluye una cubanidad trascendida.

Inicio de página

Texto completo

1En el año 2006 el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) daba a conocer en su informe que ciento noventa y un millones de personas viven fuera de su país de origen, con lo que el fenómeno de la migración se ha convertido en un tópico destacado y problemático de la vida cotidiana, política, económica, social y cultural de una buena parte del planeta. Mientras Europa alberga al treinta y cuatro por ciento, América del Norte el veintitrés y América Latina y el Caribe sólo el tres; en una proporción casi similar -aunque Estados Unidos se lleva el mayor porcentaje- ésas son las áreas geográficas más relevantes a las que se han ido desplazando los artistas del campo teatral cubano durante los últimos cuarenta y cinco años.

2La inmigración es casi tan antigua como la conformación misma de los primeros grupos de pobladores del archipiélago, que siglos después recibiría el nombre de Cuba. Provenientes de diferentes zonas del litoral caribeño (México y Venezuela particularmente, aunque algunos historiadores afirman que no pocos habitantes también vinieron de la cuenca del Mississippi) fueron residentes, pero al mismo tiempo viajeros y exploradores. Cuando se dice que el diálogo cultural entre Cuba y las costumbres y formas de otras zonas del mundo ha sido constante e intenso, se trata de resumir varios cientos de años, durante los cuales a los primeros inmigrantes se incorporaron europeos (durante la conquista y la colonia, pero también hasta hoy en oleadas que incluyen españoles, personas de otras nacionalidades y especialmente a partir de los sesenta del siglo XX, los que provenían de Europa del Este), africanos, chinos y árabes cristianos.

3Particularmente en el siglo XIX y la primera mitad del XX, las crisis económicas y políticas, pero también la curiosidad y la seducción que ejercieron ofertas artísticas y académicas de ciudades como Madrid, Roma, Nueva York o París, impulsan a algunos jóvenes inquietos a viajar para conocer de cerca la escena extranjera y a algunos de sus maestros más destacados. Pero es a partir de los años sesenta del siglo pasado cuando dramaturgos, actores/actrices y directores comienzan a buscar otras oportunidades fuera de las fronteras cubanas en un éxodo que no se detendría ni siquiera durante los últimos años.

4Francia, España, Italia, Canadá y sobre todo Estados Unidos, fueron los principales destinos, pero también México, Puerto Rico, Chile, Venezuela y Argentina son países donde se establecieron, buscando no desligarse del todo de sus raíces, pero también, tratando de integrarse.

5El trazado temático de las obras que han producido los autores y la trasmutación y aportes estéticos y lingüísticos que se produjeron en estos encuentros, se complementará también a partir del quehacer de creadores en la escena, e incluso en la crítica y la actividad académica a través de campos no sólo referidos al teatro dramático,  sino al de muñecos o al dedicado a los niños.

6No pretendemos, ni mucho menos, conformar un muestrario completo de lo que ha ocurrido en estos casi cincuenta años de historia, sino trazar algunas rutas y avizorar un mapa discursivo de las distintas variables de la creación teatral cubana en su diáspora hacia la diversidad y los nuevos imaginarios simbólicos donde están anclados.

Dispersión, diversificación

7En un ejercicio de búsqueda sobre algunas denominaciones y conceptos asociados con este fenómeno, que no es desconocido, ni nuevo -desde la antigüedad se practica con cierta sistematización cíclica-, encontré una relación casi interminable de términos de la que sólo seleccioné unos cuantos que tratan de explicar lo que es la migración. También entendida como peregrinaje, diáspora, éxodo y nomadismo, los que la ejercen o transitan por ella son expatriados, desposeídos, transterrados, errantes, dislocados, heterodoxos, perseguidos, exiliados, híbridos, desplazados, multiculturales, desubicados, multilingües, desarraigados, que oscilan entre la nostalgia, la melancolía, la sobrevivencia, la impotencia, el desasosiego y el desconcierto, sin olvidar que perciben de una manera muy particular e intensa la sensación de ambigüedad fragmentaria, la petrificación, la incertidumbre, la distorsión y el vértigo.

A veces yo mismo no sé si soy uno de los nuestros o uno de los otros. Eso es lo malo. Mientras más cavilo más difícil me resulta distinguir entre nosotros y los otros. Si se los mira con atención, cada uno de los nuestros es condenadamente parecido a uno de los otros: y viceversa. A veces yo mismo no sé si soy uno de los nuestros o soy otro. Lo preferible sería ser yo mismo, pero naturalmente eso es imposible. (Hans Magnus Enzensberger)

8Barbara Bender en la introducción al libro que coedita con Margot Winer, recuerda al estudioso James Clifford, cuando en 1997 en su texto Routes: Travel and Translation in the Late Twentieth Century afirmaba que en la discusión sobre los movimientos que traza la diáspora, las categorías desdibujan los contornos (2001: 9). Sin embargo, varios académicos o investigadores han intentado hacerlo. Por su parte, Beverly Butler, en el mismo libro, prefiere definir el exilio como un paisaje, muy relativizado y en contexto, que puede ser apreciado desde lo puramente emocional, lo político, lo estético o lo imaginario, sin que esto atenúe la carga física de violencia y despojo insoportable que muchas veces conlleva (2001: 303).

9Pero no sólo son movimientos en el espacio físico -no es la sensación de ida, sino de una llegada inacabada-; también y de manera cada vez más importante, se trata de desplazamientos cognitivos y culturales (Dawson & Johnson, 2001: 319), incluso por los medios electrónicos. Es la metáfora, en fin, de un proceso para repensar la identidad. Quizá, por ello, estos investigadores opinan que esto permite experimentar el ser como el otro, oscilando entre lo que somos y la posibilidad de identificarnos con lugares y personas distintas (Ibid: 329).

10De esta manera se desafía el concepto de liminalidad -betwixt and between- que invoca cierto grado de fijación -propuesto por Arnold Van Gennep y Victor Turner- para reconceptualizarlo y reconsiderarlo como algo cercano e inmanente a todo acto de identificación en el que se construye un lugar, como agente activo (Ibid: 330). No son lugares transicionales que se resuelven, sino la perpetuidad de una condición en la que la encrucijada de las idas y venidas, reales e imaginarias se debaten permanentemente.

11En ese sentido Amy K. Kaminsky escribe en su texto After Exile. Writing the Latin American Diaspora sobre cómo “Action and agency, not mere pronouncement, always underlie the making of meaning” (1999: 99); y si bien se refiere concretamente a las presiones que los gobiernos ejercen para provocar esos desplazamientos migratorios, enfatiza también el carácter de construcción activa que pueden tener los agentes que protagonizan la migración, aunque crean que son solamente “devorados” por el espacio que los recibe. Los exiliados son portadores de sus lugares, se convierten en pequeñas latinoaméricas itinerantes que ejercen y ejercitan la conjunción de sus dispersas geografías para encontrarles un sentido (Ibid: 37).

  • 1 “At the meeting point between the constructivist emphasis on identity, which explains the motives (...)

12Hay investigadores que reconocen tanto el peso de esta agencia, que incluso se pueden encontrar estudios interesantes de cómo estos factores influyen en el diseño que los gobiernos de los países anfitriones proyectan en sus relaciones internacionales1.

13Anna Ortiz y Cristóbal Mendoza se refieren al “espacio vivido” y la construcción “del sentido de lugar o pertenencia” cuando estudian un corpus migratorio específico de españoles en la Ciudad de México. Estas categorías no sólo toman en cuenta la objetividad, sino también la experiencia subjetiva (memorias, gustos, motivaciones, deseos, relaciones…) como representaciones de un espacio con una doble dimensión: existencial y concreta (Ortiz, 2008: 115-116). Frente a esa perspectiva también se contemplan las conceptualizaciones de desarraigo o deslocalización (placelessness), ambas relacionadas con la ausencia de significado de los lugares (Ibid: 116); o la alteración de los referentes.

14Kaminsky, por ejemplo, formula cómo la diáspora -“…the distinction between before and after exile for those who do not go back is the shift from exile to diaspora” (Op. cit.: 16)- engendra la aculturación y la alienación, bien porque en el primer caso te mueves de un lugar transitorio a uno estable -from space to place- o porque en el camino te alejas de ti mismo o eres percibido por tus nuevos coterráneos como una entidad diferente y cercana a la vez (Ibid: 38-39).

15Se amplía tanto la denominación que Kaminsky aplica el término exilio incluso como metáfora de la relación a la cultura dominante (Ibid: xiv). Explica cómo ese nexo, el de todo exiliado, es mediado por el lenguaje y el cuerpo. Haciendo un estudio comparativo entre los emigrados provenientes del Cono Sur y los cubanos hacia los Estados Unidos, llega a la conclusión que hay mayor cantidad de textos de escritores procedentes del país caribeño producidos en inglés. En definitiva, opina que el cambio del español al inglés es determinante en la transición de una escritura de exilio a una más integrada a la cultura receptora, sin que esto implique la negación de los orígenes, ni sea mucho menos una aceptación acrítica. Lo que parecería en todo caso es que se propicia una mayor participación en el nuevo destino y en la capacidad de entrar en un debate que va más allá de la comunidad exiliada (Ibid: 134). Esto sería parte del desexilio, que es como Benedetti nombrara a esa condición, desde donde se deben conciliar las distintas vidas vividas (Ibid: 37).

16Cuando Roger Bartra metaforiza los desplazamientos migratorios de escritores y artistas a través de esas abejas que vuelan lejos de su colmena para buscar nuevos materiales, ignoran “las fronteras”, se convierten en forasteras y tienen la capacidad de sobrevivir y crear nuevas formas, nos recuerda que no siempre los artistas migrantes van a estar llevados por un espíritu de experimentación fáustica que los conduzca a lo fragmentario y transgresor de límites y convenciones, sino simplemente que van a trasmutar en creación las peculiaridades de su inquietante y temeraria -accidentada y anhelante, añadiría yo- vida cotidiana (Op. cit.: 18).

Variables de la migración cubana

  • 2 Existen diferentes opiniones sobre si se ha producido realmente un “reencuentro”, al menos en el p (...)

17Acercarse a un tema de características tan amplias, complejas y sensibles, es un riesgo en sí mismo al no poder abarcar todo el fenómeno -ni poder mencionar siquiera a muchos cuya obra se ha destacado- y quizá tampoco hacerlo de manera equilibrada, aunque es lo que se pretende. Las polarizaciones siguen siendo extremas -hasta en académicos de muy alto nivel- y, si bien a partir de la década de los noventa, con el “reencuentro”2 (en la isla, en Europa o en Estados Unidos) de algunos grupos o creadores individuales, comenzó lentamente un diálogo que se había cortado treinta años antes de manera abrupta, el tema político siempre aflora en primer lugar. Aún hoy, se relegan así muchas otras motivaciones y plataformas que con el tiempo se han ido superponiendo, como capas que esconden lo que hay debajo, a veces más profundo y esencial, el hecho de pertenecer a una misma cultura.

18El triunfo de la Revolución cubana en 1959 es un parteaguas, no sólo para los cubanos, sino para la historia de América Latina. Algunos creadores que estaban fuera de Cuba, incluso regresaron (José Triana y Eduardo Manet, son los ejemplos más conocidos), entusiasmados por el apoyo económico y artístico. Seminarios internacionales, nuevas editoriales y espacios donde ensayar y presentar obras, cargos institucionales, giras artísticas, sueldo fijo -se estrenara o no un espectáculo- abren un sinfín de expectativas, que unos pocos años después se convirtieron  en algunos casos en su reverso. Se radicalizan posiciones en medidas arbitrarias y agresivas, reforzadas por el contexto internacional, y los descontentos se marchan antes o después, sobre todo en la primera década de los sesenta. Éste fue un desprendimiento traumático para todos. Acosados por un entorno hostil, favorable a la Revolución frente a la cual, a la mayoría de los que dejan la isla se les tildaba de traidores en los países hacia los que se dirigieron, especialmente por los sectores de izquierda. Este éxodo en su mayor parte se produjo hacia los Estados Unidos, lo que era previsible por muchas razones: la cercanía, por ejemplo, pero también porque había sido el destino de muchas familias isleñas desde el siglo XVI.

19Algunos de los primeros migrantes llegaron con títulos universitarios o con amplia experiencia en la escena, la dirección de grupos, premios, publicaciones o éxitos (José Cid Pérez, Luis A. Baralt, Matías Montes Huidobro, Eduardo Manet, Ana María Simo -con menos carrera en el teatro que los demás-, Julio Matas, José Corrales y Raúl de Cárdenas, todos dentro del campo de la dramaturgia, pero además los directores Francisco Morín, Herberto Dumé, René Buch, o Teresa María Rojas- actriz y futura pedagoga-; Nena Acevedo –actriz, directora y pedagoga en Cuba, Puerto Rico y Estados Unidos- y Miriam Acevedo, actriz de La noche de los asesinos, entre muchas otras obras, radicada en Italia) y no siempre esta trayectoria se reconoció o fue un puente sobre el cual hacer tan dramática transición. Otros, salieron en esos mismos años, con muy poca edad y se les acentuó el encontronazo. Entre muchos otros exponentes se encuentran, Eduardo Machado, Luis Santeiro, Dolores Prida, Pedro Monge Rafuls, Iván Acosta, René Alomá, Mario Ernesto Sánchez y el bailarín y diseñador de vestuario para danza, ópera y comedia musical, nominado al Tony, Randy Barceló, quien se establece, primero en Puerto Rico, para terminar muy joven su brillante carrera en Nueva York. A todos ellos, los preceden varios artistas que desde los años cincuenta se establecieron en Estados Unidos y comenzaron a sentar las bases de un trabajo relevante en la escritura, la producción escénica e incluso televisiva (para niños y adultos) y cinematográfica, a las que se integraron muchos de los emigrados de las futuras generaciones. Esta suerte de mentores son: María Irene Fornés, Reinaldo Ferradas y Manuel Martín Jr.

20Los setenta se presentaron sombríos para muchos de los que se quedaron y para quienes salieron a buscar un sitio donde continuar una carrera interrumpida abruptamente, como es el caso de Héctor Santiago, el investigador y académico José Antonio Escarpanter y sobre todo del hoy homenajeado con una fundación que lleva su nombre en la ciudad de Miami, René Ariza. Pero también fue el periodo en que algunos, llevados por sus padres, inician un viaje no sólo a otro espacio vital, sino a un horizonte donde descubrieron el teatro, como Nilo Cruz (actor, director y escritor premiado con el Pulitzer) o la escritora (dramaturga, poetisa, novelista, editora multipremiada y crítica) Maricel Mayor, quien viaja primero a la España franquista, radicándose finalmente en Estados Unidos, donde desarrolla un importante trabajo relacionado con el bilingüismo.

21En los ochenta, la salida de 125.000 personas por distintos puertos de la Isla, pero sobre todo por el Mariel, después de la crisis que provoca la presencia de miles de cubanos que acuden a diferentes embajadas, pero sobre todo a la del Perú, refuerza la imagen de la disposición que muchos isleños tienen de abandonar Cuba. Algunos de los teatristas han tenido que esperar para salir, entre ellos José Triana, quien viaja hacia París, con una reputación mundial y al que le llegarán propuestas de montajes desde varios países como Inglaterra; pero a él se unen, Fermín Borges, el dramaturgo, narrador y poeta premiado en España, donde vivió algunos años antes de establecerse en Estados Unidos, José Abreu Felipe; el actor y dramaturgo Manuel Pereiras; el crítico Wilfredo Cancio, el compositor Mike Porcel, también de paso por España y residente en Miami; Alberto Sarraín, psicólogo, residente en Venezuela y director de escena con intensa actividad en Miami hace dos décadas y Karla Barro, escritora radial, con alguna obra como dramaturga y directora que, vía Costa Rica, se establece en España varios años, funda un grupo y se dedica a la pedagogía, llegando a presidir la Asociación de Directores de Escena, para llegar finalmente a Miami en años recientes.

22Los noventa y la primera década del nuevo milenio vuelven a ser testigos de una diáspora importante. Actores/actrices consagrados, no pocos egresados de la Universidad de la Habana y otras entidades educativas como el Instituto Superior de Arte, la Escuela de Instructores y la Escuela Nacional de Arte, son el grueso de los que conforman una oleada que busca, sobre todo, nuevas oportunidades. En algunos casos van a encontrar un terreno fértil o al menos más amable que el que encontraron sus coterráneos anteriores, con grupos e instituciones culturales más receptivas, editoriales, revistas, festivales y a veces comunidades más consolidadas. Como en las migraciones de otras décadas, seguramente quedarán sin mencionar muchos de los protagonistas.

23Ahora la salida es más evidente hacia varios países latinoamericanos (Venezuela, Chile, Argentina, México…), España y Francia. Estados Unidos se mantiene como el principal destino. Rine Leal, maestro de generaciones en el ámbito de la crítica y la investigación, sale a Venezuela, donde muere unos años después y Carlos Espinosa va a España, donde realiza una importante labor de promoción de la literatura y el teatro cubanos -el de “las dos orillas”-, para radicarse definitivamente en Miami años después.

24Lo singular en este periodo es que varias agrupaciones de pequeño formato se trasladan a diferentes países de destino, continuando un trabajo que ya realizaban en la isla. “Galiano 108”, -Vivian Acosta (premio de actuación 1995, Festival Internacional de Teatro Experimental, El Cairo)  y José González, en España-Miami-España; “Teatro 2”, especializado en teatro de muñecos y para niños -William Fuentes y Santiago Bernal- en México; “Teatro del Obstáculo”, -Víctor Varela y Bárbara Barrientos-, en Buenos Aires y Miami, son algunos de los que prolongan una línea de creación, revisando espectáculos anteriores a su salida, para establecer un nexo con el nuevo entorno y crear nuevos proyectos. Otros, trabajan en solitario como Abilio Estévez (narrador y dramaturgo multipremiado y profesor en el Institut del Teatre de Barcelona) o crean instancias culturales -Cuban American Cultural Institute (CACI)-, revistas -Contacto- o grupos -el Avellaneda- como hace Yvone López Arenal (actriz y directora) en Los Ángeles o el GESTAR (asociación para producir teatro de marionetas) que Lira Campoamor (dramaturga, poetisa y cuentista, Permio “Juan Rulfo” 1998) creó en París. También se inventan un festival internacional de amplio espectro como el FITLA -Jorge Folgueira fue su creador y director desde 2002 hasta 2008-, o  siguen escribiendo –también es maestro- como Salvador Lemis, en México, y convocan a antiguas compañeras de generación, para emprender una carrera cinematográfica, como Joel Cano (dramaturgo, novelista y poeta) en Francia y España.

25El ámbito académico alberga a no pocos especialistas, característica que se acentúa, proliferando la creación y la investigación, ya sea integrada a universidades o a instituciones culturales de prestigio internacional.

Persiguiendo las huellas de la imaginación

26Pareciera que se difuminan los contornos de un amplísimo mapa teatral por el mundo, cuando tratamos de agrupar en senderos estilísticos, temáticos o generacionales los destinos de muchos actores/actrices, directores, dramaturgos, diseñadores, investigadores, compositores, que a lo largo de la segunda mitad de siglo XX salieron de la isla.

27En 1994, un análisis de los lenguajes de la puesta en escena cubana me había permitido constatar básicamente un sistema. Este, a su vez, se subdividía en dos subsistemas expresivos, uno de los cuales tenía además dos ramificaciones. Los llamé entonces: el de “frontalidad discursiva, desgarradora”que enfrentaba el hecho artístico de manera más inmediata, con un carácter de denuncia, acentuado un enfoque en lo temático, más que en el juego de amplia elaboración estética, sin que por ello no tuviera esos valores. Y otro, más “retórico, tangencial u oblicuo”que exploraba de diferentes formas la elaboración misma del artefacto teatral: disolviendo formatos y disparando de manera explosiva los dispositivos escénicos o escriturales, o configurando un tejido simbólico, de penetraciones mediadas e indirectas. A estas dos ramificaciones las definí como: “la disolución de los ejes constructivos del sentido” y la de “retórica tangencial”.

28Sería demasiado ingenuo tratar de asimilar totalmente aquellas bifurcaciones al corpus artístico teatral que se ha producido en los destinos de nuestros creadores (escénicos, dramatúrgicos e incluso pedagógicos y reflexivos) pero, sin duda alguna, hay cierto paralelismo que nos permite observar sobre todo una fluctuación entre el de “frontalidad discursiva” -El súper (1977) de Iván Acosta- y el de “retórica tangencial” -Havana is waiting (2001) de Eduardo Machado- y en no muchas ocasiones producirse la ruptura total del artefacto artístico -Biblis o Aplaude con una mano de Víctor Varela-, que ejerce desde la escena la provocación del texto como cuerpo atravesado por un hilo de tensión, en una realidad espectacular que no interpreta la realidad y ni siquiera la reformula, porque es más bien como si dos discursos autónomos se desarrollaran paralelamente ante el espectador que debe, en todo caso, “construir un tercero” en su racionalidad emotiva.

29Del costumbrismo más ancilar y expuesto –Las abuelas de Elián…en tierra del Tío Sam- hasta el más elaborado -Coser y cantar (1981) de Dolores Prida o Rita and Bessie (1986) de Manuel Martín Jr.; así como el vaivén desde los temas más descarnados, como el exilio/reencuentro -A Little Something to Ease The Pain (1980) de René Alomá, Exilio (1986) de Matías Montes Huidobro, Nadie se va del todo (1991) de Pedro Monge o Havana Tijuana Flight (1997) de Teresa Page, hasta los más sublimados, como la reelaboración de la ritualidad afrocubana -Las hetarias habaneras (1977) de José Corrales y Manuel Pereiras o La navaja de Olofé (1981) de Matías Montes- los extremos van a mostrar sólo un iceberg de lo que la escena o la escritura de la emigración presenta como amplio espectro de sus preocupaciones.

  • 3 Guillermo Cabrera Infante afirmaba que era el único cubano que escribía en el inglés de Inglaterr (...)
  • 4 Uva de Aragón afirma con orgullo desde Miami que los cubanos “en vez de aspirar a integrarnos a l (...)

30La interculturalidad, atravesando lenguas y culturas, se redimensiona en la diáspora. Los radicados en un contexto más anglo, como Nueva York o Londres3, generalmente escriben en inglés, spanglish o en español e inglés dentro de una misma obra. Hay quienes se resisten, como Pedro Monge4, pero en la mayoría de los artistas va a ser, sobre todo, el grado de su inserción en la cultura lo que va a determinar esos intercambios culturales. María Irene Fornés, Manuel Martín Jr. que llegaron mucho antes de 1959, Ana María Simo, Eduardo Machado, Dolores Prida o Nilo Cruz, que crecieron impregnados de esa lengua y algunos más, nacidos en los Estados Unidos, como Carmen Peláez, Melinda López o Elena Troyano (Carmelita Tropicana) procesan su identidad como parte de una migración ya integrada a su entorno. En un artículo para la revista Latin American Theatre Review, Beatriz Rizk observa cómo esta última generación tiene una actitud más crítica hacia sus progenitores y a lo que es ser cubano-americano en Norteamérica: Cuba ha dejado de ser un lugar específico, para ser el de una instancia más subjetiva, la niñez y la memoria de los padres. Tres mediaciones los separan de lo que estamos presuponiendo es la cultura de origen, la que tuvieron sus padres en la isla, la que aquellos han procesado en su nuevo país y la que ellos mismos han absorbido de un entorno totalmente mezclado.

  • 5  WATSON, Maida, “The search for identity in the theater of three Cuban American female dramatists”, (...)

31Maida Watson5, al estudiar la obra de tres dramaturgas cubanas –María Irene Fornés, Dolores Prida y Ana María Simo- asegura algo que puede hacerse extensivo a casi toda la producción teatral de estas cinco décadas:

Though some plays are written all in English or all in Spanish, most of the authors draw on the bilingual nature of Cuban American life to create artistic depth and complexity. Characters break into Spanish when describing things that are of emotional importance to them. Older people speak only in Spanish, providing an aspect of reality to the works. Many times the same lines will be repeated in Spanish or English, adding a different perspective.

32Y, más adelante, concluye:

National identity becomes ethnic identification as the exiled writers struggle to understand what “cubanidad” means and to deal with the trauma of exile. The process of exile which was simply a painful hegira in the early years of Cuban exiles theater becomes in the work of these Cuban American women a journey toward self-examination and self-discovery.

33Quizá por eso Dolores Prida ensancha su visión y la expande a una comunidad mayor de latinos que viven en Nueva York, como ella, particularmente los nuyorrican que tan bien conoce. No sólo expone ese mundo en personajes y temas, sino en la búsqueda de un diálogo más amplio, como Manuel Martín Jr. a cuya polémica obra Swallows (1980) asistía preferentemente público norteamericano (Barquet, 2007: 170), aunque él no se lo propusiera.

34Junto a un imaginario mayor que desborde nacionalismos y falsas purezas, es la cubana una migración que ha dialogado y lo sigue haciendo, desde donde esté, con su entorno más inmediato y con el que nunca desaparece de su memoria genética, sintiendo que no pertenece definitivamente a ningún lugar específico, porque está en ese limbo liminar. Sus orígenes no los encontrará nunca más, porque eso que dejaron atrás se ha transformado también, y no le queda sino balancearse entre el aquí y el allá.

Inicio de página

Bibliografía

ADLER, Heidrum, HERR, Adrian (eds.), De las dos orillas. Teatro cubano, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/ Verveurt, 1999.

ARAGÓN, Uva de, “El rostro oculto de Miami”, en Encuentro de la cultura cubana, n° 18, Otoño 2000, pp. 76-84.

ARIZPE, Lourdes (coord.), “Informe Mundial sobre Cultura 2000-2001. Diversidad cultural, conflicto y pluralismo”, 5 de mayo de 2009, referencia completa disponible en Internet en: www.unesco.org.uy/centro-montevideo/informecultura.pdf

AZOR, Ileana, “El teatro cubano. Debate cultural desde la supervivencia”, en ADE Teatro, n° 45-46, 1995, pp. 50-53.

BARTRA, Roger, “Fábula de la abeja migratoria”, en Letras Libres, n°46, México, octubre 2002, pp. 14-18.

BARQUET, Jesús, “Dos obras ‘cubanas’ de Manuel Martín Jr., Swallows y Sanguivin en Union City”, en Contexto, Vol. 11, n° 13, 2007, pp. 165-178.

BENDER, Barbara, Contested Landscapes. Movement, Exile and Place, Oxford, Berg, 2001, p. 372.

BUTLER, Beverly, “Constructed Exiles of the Imagination”, en Contested Landscapes. Movement, Exile and Place, Oxford, Berg, 2001, pp. 303-317.

CABRERA I., Guillermo, “Ars Poética”, en Letras Libres, n° 76, México, abril 2005, pp. 12-17.

DAWSON, Andrew, JOHNSON, Mark, “Migration, Exile and Landscape of the Imagination”, en Contested Landscapes. Movement, Exile and Place, Oxford, Berg, 2001, pp. 319-332.

ESPINOSA D., Carlos (ed.), Teatro cubano contemporáneo, Madrid, Centro de Documentación Teatral/ INAEM, 1992.

ENZENSBERGER, Hans Magnus, “Soliloquio de un perplejo”, en Letras Libres, n° 46, octubre 2002, p. 12.

KAMINSKY, Amy K., After Exile. Writing the Latin American Diaspora, Minneapolis, Minnesota Press, 1999, 189 p..

MANEA, Norman, “El lenguaje como patria”, en Letras Libres, n° 76, abril 2005, pp. 42-48.

NIURKA, Norma, “Karla Barro: un animal de teatro ronda la escena”, <TeatroenMiami.com Forums-viewtopic-Karla Barro>, 7 de mayo de 2009, referencia completa disponible en Internet en: <http://teatroen miami.net/modules.php?name=Forums%file=viewtopic&t=2169&sid...>

ORTIZ, Anna,  MENDOZA, Cristóbal, “Vivir (en) la Ciudad de México. Espacio vivido e imaginarios espaciales de un grupo de migrantes de alta calificación”, en Latin American Research Review, Vol. 43, n° 1, 2008, pp. 113-138.

RIZK, Beatriz, Teatro y diáspora: testimonios escénicos latinoamericanos. Irvine, Gestos, 2002.

____________,  “Miami: Meca del exilio cubano y escenario medido aunque efervescente”, en LATR, n°34/1, Fall 2000, pp. 229-246.

RODRÍGUEZ, Estela, “Arte escénico en la diáspora: teatro de artistas inmigrad@s en Barcelona a través de los medios de comunicación y las políticas culturales”, 5 de mayo de2009, referencia completa disponible en Internet en

www.portalcomunicacion.com/dialeg/paper/pdf/26_rodriguez.pdf

ROJAS, Rafael, “Newton huye avergonzado”, en Virgilio Piñera. La memoria del cuerpo, Rita Molinero (ed.), San Juan, Plaza Mayor, 2002, pp. 249-259

SHAIN, Jossi, BARTH, Aharo, “Diasporas and International Relations Theory”, en International Organization, Vol.57, n° 3, Cambridge, Summer 2003, pp. 449-479.

UNFA, “Estado de la población mundial 2006. Hacia la esperanza. La mujer y la migración internacional”.

www.unfpa.org/swp/2006/pdf/sp_sowp06.pdf

5 de mayo de 2009, referencia completa disponible en Internet en:

http://web.unfpa.org/upload/lib_pub_file/652_filename_sowp06-sp.pdf

Inicio de página

Notas

1 “At the meeting point between the constructivist emphasis on identity, which explains the motives of diasporas, and the liberal focus on domestic politics, which explains their venue of influence”(Ibid: 451) Otras referencias bibliográficas sobre estas teorías en el texto de los autores son: Ted Hopf, “The Promise of Constructivism in International Relations Theory”,  International Security, 1998, Vol.22 n°1, 171-200; Jeffrey Checkel, “The Constructivist Turn in International Relations Theory”, World Politics, 1998, Vol. 50, n°2, 324-48;Emmanuel Adler, “Seizing the Middle Ground: Constructivism and World Politics”, European Journal of International Relations, 1997, Vol. 3 n°3,319-63;Andrew Moraycsjk, “Taking Preferences Seriously: A Liberal Theory of International Politics”, International Organization, 1997, Vol. 5, n°4, 513-53 yAlexander E. Wendt, Social Theory of International Politics, New York, Cambridge University Press, 1999.    

2 Existen diferentes opiniones sobre si se ha producido realmente un “reencuentro”, al menos en el plano teatral, pues desde “la orilla” de la migración se ha efectuado, en el mejor de los escenarios, según algunos dramaturgos residentes fuera de la isla, un desplazamiento hacia la isla y de la isla hacia Estados Unidos, pero no un verdadero intercambio en igualdad de condiciones, una verdadera interconexión entre los diferentes campos del quehacer teatral de un lado y del otro. El espíritu, sin embargo, es el deseo de acercamiento de todos los artistas.

3 Guillermo Cabrera Infante afirmaba que era el único cubano que escribía en el inglés de Inglaterra y el único inglés que escribía en cubano (Cabrera, 2005: 14).

4 Uva de Aragón afirma con orgullo desde Miami que los cubanos “en vez de aspirar a integrarnos a la cultura de la patria de adopción, hablamos contantemente del regreso a la propia… Cuba es el nombre de nuestra locura colectiva” (Aragón, 2000: 77). “El lenguaje como patria”, diría Manea, quien sigue escribiendo en rumano en Nueva York (Manea, 2005: 42).

5  WATSON, Maida, “The search for identity in the theater of three Cuban American female dramatists”, Bilingual Review, 00945366, May-Dec 1991, Vol. 16, Fascículo 2/3, 18 de abril de 2009, referencia completa disponible en Internet en: <http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=9604163689&loginpage=Login.asp&amp;lang=es&site=ehost-live>

<http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&amp;db=a9h&amp;AN=9604163689&amp;loginpage=Login.asp&amp;amp;lang=es&amp;site=ehost-live>

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ileana Azor, « Migraciones y teatro: conformación de un nuevo mapa teatral cubano, más allá de la insularidad palpable », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 18 | 2009, Publicado el 15 julio 2010, consultado el 23 septiembre 2017. URL : http://alhim.revues.org/3386

Inicio de página

Autor

Ileana Azor

Investigadora Nacional acreditada por el Sistema Nacional de Investigadores de México e Investigadora Titular por la Academia de Ciencias de Cuba. Desde 1997 reside en México. Actualmente es Profesora Titular del Departamento de Artes de la Universidad de las Américas-Puebla, donde es la Coordinadora de la Licenciatura en Teatro desde el año 2000, y directora de su compañía teatral, desde su creación en 2002. Ha publicado cuatro libros de ensayo: Variaciones sobre Teatro Latinoamericano (1987), Origen y presencia del teatro en Nuestra América (1988), El neogrotesco argentino (1994) y Teatralidades y carnaval. Danzantes y color en Puebla de los Ángeles (2004). También ha coordinado varias antologías de textos teatrales y teórico-críticos relacionados con el teatro en América Latina. Su vinculación con revistas especializadas en teatro de Francia, España, Estados Unidos, Colombia, México, Rusia y Cuba se remonta al año 1980, donde ha colaborado con más de sesenta ensayos.
Universidad de las Américas, Puebla

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org