Navegación – Mapa del sitio

Pensar hoy el Bicentenario: sobre las dimensiones actuales de las revoluciones por la independencia de América latina

Nuria Tabanera García

Resúmenes

La celebración de los Bicentenarios de la Independencias en América Latina está dibujando un escenario complejo para los historiadores. A la reflexión teórica que toda conmemoración suscita, se unen las variadas respuestas a los diversos usos de la historia visibles en las acciones públicas y privadas que acompañan los actos. La coyuntura es propicia para consolidar la renovación historiográfica que se inició hace unas décadas y que ha cuestionado las bases de las interpretaciones clásicas de las Independencias.

Inicio de página

Texto completo

Los historiadores ante la conmemoración de los Bicentenarios

1La comunidad de historiadores españoles y americanos ocupados de la Historia de América Latina hemos disfrutado en las últimas décadas de importantes justificaciones de nuestro trabajo, si asumimos que, muchos de nosotros, en las últimas dos décadas hemos encontrado acomodo institucional y apoyo económico al calor de diversas conmemoraciones de amplia proyección. Así, al menos en España, como señaló en su momento Mónica Quijada, la preparación oficial del V Centenario desde 1986 estuvo acompañada de un despliegue económico e institucional que permitió la consolidación profesional de una masa crítica de historiadores latinoamericanistas, de rasgos totalmente distintos a los que caracterizaban a los americanistas españoles formados y consolidados durante el franquismo (Quijada, 1997: 76).

2Tras el más limitado impacto de la reflexión en torno al análisis del fin de la presencia de España en América en 1898, y que dio pie en la historiografía española a poner en cuestión un consenso endeble, sostenido sobre la supuesta debilidad del liberalismo y de la nacionalización españoles, nos llega la hora de reponernos del 92, para acometer el largo tiempo de conmemoración de los bicentenarios de las independencias latinoamericanas que se inició en 2009 y concluirá en 2025.Con anterioridad o simultaneidad a las propuestas de las distintas administraciones públicas latinoamericanas y europeas, los latinoamericanistas de ambas orillas han reaccionado ante las llamadas a la acción que se proponen, como la firmada por la “Secretaría Ejecutiva de la Conmemoración del Bicentenario de la Revolución de Mayo” en Argentina, para la que “el 2010 nos permite hacer un balance de nuestra historia y proyectar un mejor mañana” (Secretaria Ejecutiva de la Conmemoración del Bicentenario de la Revolución de mayo, 2008: 1).

3Ante los llamamientos gubernamentales a la acción conmemorativa, las reacciones de los historiadores pueden inscribirse genéricamente dentro de las dos posiciones antagónicas que fueron señaladas por Javier Fernández Sebastián (2006: 1). La primera incluye a los que buscan en los acontecimientos que se celebran “las respuestas, orígenes o antecedentes a determinados interrogantes o desafíos de las sociedades actuales”, presuponiendo una continuidad sustancial entre el pasado y el presente y, consecuentemente, consideraran que en 1810 se da inicio a una serie de proyectos nacionales que culminan, inevitablemente, en las actuales repúblicas. En este espacio se entenderían los procesos revolucionarios de ese año como una suerte de “mito de los orígenes”, que seguiría presente en la memoria pública como culminación de la fundación de la nación (Eujanian, 2009).

4Dentro de la segunda posición se destacaría, según Fernández Sebastián “la alteridad de los sucesos, mentalidades y problemas” del contexto de las independencias respecto de los del tiempo actual, con lo que se marcaría la diferencia entre los conflictos políticos de hace dos siglos y los de hoy, entendiendo que en el 1810 se produjo una coyuntura crucial que abrió espacios a diversos caminos de resultados inesperados. Desde esta posición se enfatizaría que las fechas sujetas a aquella conmemoración están dotadas de esa cualidad mítica como resultado de un relato del pasado construido retrospectiva, anacrónica y teleológicamente.

5Paralelamente a este posicionamiento teórico, también algunos historiadores latinoamericanos están señalando que las conmemoraciones de los Bicentenarios pueden y deben ser una oportunidad para que esa coyuntural, pero extraordinaria, visibilización del trabajo de los historiadores venga acompañada de un avance en la, hasta ahora, incipiente y lenta formación de una comunidad de historiadores profesionales, con instancias de formación y de investigación consolidadas, tal y como demanda Coralia Gutiérrez Álvarez (2009: 13) para Centroamérica.

6Sin embargo, el posicionamiento epistemológico del historiador ante los Bicentenarios se verá, sin duda, también muy condicionado por los rasgos que caracterice la conmemoración en cada escenario y por la profundidad e intensidad de los debates políticos e identitarios que se dibujen a su alrededor. Por ello, no se puede olvidar que se ha ido extendiendo una intención abstracta de los gobiernos por conmemorar, con una más o menos explícita intencionalidad política, que pretenderá tanto legitimar, justificar y fortalecer un discurso nacional de “argentinidad”, “chilenidad”, “mexicanidad”, etc., que presuntamente goza ya de dos siglos de existencia, como dirigir o encauzar la “evaluación” sociocultural a que da pie el recuerdo de los “mitos fundacionales”, dando respuesta a preguntas como ¿cuál es el centro de la nacionalidad?, ¿qué saldo se ha obtenido de los dos siglos de vida republicana? o ¿quién puede celebrar la independencia?

7Así, los historiadores podrán asumir que la conmemoración se convierte en una plaza pública para sus reflexiones, en la que deben distinguirse las intenciones de las múltiples comisiones oficiales creadas para la conmemoración, unas abiertamente políticas, otras más académicas, que plantean múltiples retos a los historiadores, conscientes del uso político de la historia. Es escenario combinado de comisiones públicas y académicas genera escenarios desiguales a ambas orillas del Atlántico.

Comisiones y discursos

8En España, el compromiso del actual gobierno socialista de José Luís Rodríguez Zapatero con la celebración de los bicentenarios no es en nada comparable al que se ha asumido para celebrar, y no sólo recordar, la aprobación de la primera constitución de 1812 y el nacimiento de la nación española, que por liberal se interpreta como el germen de la presente España democrática, ni al empeño puesto en su día alrededor de 1492, por razones bien explicadas, entre otros, por Roberto Breña (2008: 198).

9De hecho, la política gubernamental se caracteriza ahora por una acción de baja intensidad, una autocrítica y una huída de protagonismo, llamada por el gobierno como de “sana cautela”, y que ha sido definida por José Tono Martínez como “la estrategia del acompañamiento” (Bernabeu, 2009: 62), al plantearse como una estrategia que diseña intervenciones de perfil bajo, para no significarse mucho ni asumir un protagonismo en exceso en las celebraciones. El autor de esa definición de la posición española ante los próximos Bicentenarios sostiene que esa estrategia nace ante varias circunstancias de difícil manejo político. La primera, resultante de las dificultades inherentes al tema de conmemoración, la Independencia, que fue directo resultado de un conflicto violento contra España, mitificado en las repúblicas americanas como “guerras patrias”. Una segunda circunstancia procedería de la diversa naturaleza de gobiernos latinoamericanos actuales (algunos de ellos con manifiestos contenciosos abiertos contra el gobierno o los intereses españoles) y ante “el auge, en fin, del populismo y neo-indigenismo como corrientes sociales” que en muchos casos justifican la reivindicación de su identidad en oposición y condena de lo español (Martínez, 2009).

10A esas circunstancias de origen americano, podríamos añadir desde el contexto español que en la conmemoración de los Bicentenarios americanos no se dirime abiertamente ninguna cuestión que pueda considerarse central en la construcción de la identidad nacional española que las autoridades socialistas quieran o puedan recuperar. Todos estos elementos se combinan en el diseño de una estrategia para conmemorar no un hecho continental que pueda justificar una acción integrada iberoamericana, sino una sucesión, larga en el tiempo, de celebraciones nacionales, que obligaría a primar una acción bilateral, de país a país (Malamud, 2008: 5). Así, el gobierno español creó la “Comisión Nacional para la Conmemoración de los Bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas” el 4 de mayo de 2007 para

mostrar su voluntad de contribuir a las iniciativas que los países de Iberoamérica se disponen a desarrollar en los próximos años, en conmemoración de su independencia. De este modo, la España actual manifiesta su voluntad de aprovechar esta ocasión para compartir con las naciones del otro lado del Atlántico la definitiva consolidación del constitucionalismo y la democracia, así como profundizar en la construcción progresiva de la Comunidad Iberoamericana, en todas sus vertientes de cooperación política, económica, social y cultural. (Sotillo Lorenzo, 2008: 17)

11Para encabezar la comisión, se nombró a Felipe González Embajador Extraordinario y Plenipotenciario para la Conmemoración de los Bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas, no sin veladas o abiertas críticas. Para unos, la trayectoria y el prestigio internacional del ex Presidente del Gobierno socialista explica que combine las Presidencias de la Fundación Progreso Global y del Grupo de Reflexión del Consejo de Europa creado para definir los retos y las alternativas de la Unión Europea en el horizonte 2020-2030, y que, por ello, la complejidad de su agenda le impida reiteradamente cumplir con sus responsabilidades como Presidente de la Comisión de los Bicentenarios. Dicha Comisión por ese mismo nombramiento podría quedar marcada ya por la ampulosidad y la demagogia inoperante de un nombramiento excesivo y de una “estrategia de acompañamiento” demasiado explícita. Todo ello contribuiría al desaprovechamiento de una clara oportunidad para reconstruir los pasados comunes de luchas contra el absolutismo y por el liberalismo y así, con “nuevas metáforas alternativas que expliquen nuestro futuro en común”, difundir desde España un mensaje moderno de cooperación y de integración preferencial de sumo interés político y económico.

12Para otros, en América Latina, a pesar del bajo tono de las manifestaciones oficiales y de la “estrategia del acompañamiento”, las conmemoraciones del Bicentenario españolas son continuación de la política, ya desplegada durante el V Centenario, de propaganda hispanista y de ocultación del “encontronazo, de cruel guerra de conquista, esclavización y saqueo” que comenzó en 1492. Felipe González, “quien de representante del neoliberalismo, los monopolios y grupos financieros, ha devenido en el Embajador extraordinario y plenipotenciario” para la conmemoración, es quien continúa ahora esa misión de propaganda, que debe ser contestada con la tradición “de los primeros rebeldes de América” (Pérez Cruz, 2008). Ese rechazo de la participación española suele presentarse junto a una apelación para conquistar y “avanzar en la culminación de las independencias, incluidas las de los territorios coloniales subsistentes en El Caribe, para cumplir con el llamado de José Martí a la Segunda Independencia”, como se plantea en el manifiesto firmado con diversos historiadores latinoamericanos en agosto de 2006 (Llamamiento de Coro, 2006) o también al modo en que se expresaron en favor de la lucha los pueblos latinoamericanos por una “segunda y definitiva” liberación frente al Imperio, en referencia a los Estados Unidos, realizada por Evo Morales y Rafael Correa, ante Hugo Chávez y Fernando Lugo, en los actos inaugurales del Bicentenario en La Paz el 16 de julio de 2009.

13Estas alusiones de Evo Morales, en presencia de Hugo Chávez, despertaron en parte de la opinión pública española y latinoamericana bastantes reticencias, al presentarse también como parte de una propuesta oficial para conmemorar el Bicentenario que excluya el pasado de los criollos (Azcui, 2009). Estas expresiones públicas de ciertos gobernantes aparecen como prueba de la excepcionalidad de ciertos casos, claramente el boliviano, venezolano, colombiano y mexicano, donde la celebración no es solamente una “conmemoración ritual”, sino un espacio en el que se tratan de consolidar visiones y revisiones de la historia, en pos, como en tantos otros casos precedentes, de legitimar ciertos proyectos políticos. Unos proyectos que ahora se presentan como inclusivos y plurales frente al relato construido y a la práctica política de exclusión e invisibilización para la homogeneización que distinguieron a los anteriores proyectos nacionales encabezados por la oligarquía.

  • 1 Está por ver la capacidad de convocatoria de las autoridades argentinas en su objetivo de que el Bi (...)

14En efecto, podría entenderse que en la mayoría de las repúblicas americanas se tenderá a convocar “conmemoraciones rituales”, con mayor o menor participación popular1, centradas en la exaltación de los hechos y de los protagonistas considerados nucleares para el nacimiento de las nuevas naciones, así como en la inauguración de nuevas infraestructuras que llevarán para el recuerdo el nombre de “Bicentenario” (paseos del Bicentenario en Mendoza o Tucumán, el Centro Cultural de la Embajada de Chile en Buenos Aires, el Circuito Interior Bicentenario en México, etc.).

15Muchas experiencias, lógicamente, vienen marcadas por la controversia política, que ubica en las propuestas de celebración un lugar de conflicto que complica la concreción de la definición del bicentenario como “frontera de posibilidades futuras”, en la que se perfilarán los objetivos para “seguir caminando como nación” (Moyano Barahona, 2008).

16Dos buenos ejemplos de las dificultades y de las tensiones políticas e ideológicas con las que se enfrentan algunas autoridades americanas a la hora de ubicar en el Bicentenario el anclaje de una apertura de posibilidades futuras, que sitúe el proyecto de nación propuesto en una línea de legitimación histórica, los encontramos, nuevamente, en Bolivia y en Colombia. En Bolivia, cuando el presidente Evo Morales inauguró en 2009 el llamado Bicentenario de los Pueblos, con anterioridad a las fechas del 25 de mayo o del 16 de julio (fechas de los levantamientos criollos en Sucre y La Paz), destacando que los levantamientos indígenas de 1781 fueron los primeros gritos de libertad, y no el de los criollos de 1809, se expusieron las discrepancias, tanto historiográficas, como, sobre todo, políticas, entre los partidarios del Presidente y la oposición de los departamentos de Santa Cruz Benji y Tarija.

17En Colombia también las fechas sujetas a celebración suscitaron polémica, cuando en 2005 el presidente Uribe intentó centrar la conmemoración alrededor no de la declaración civil del 20 julio 1810, sino del triunfo militar en Boyacá del 7 agosto 1819 presentando la ambiciosa propuesta “Colombia Visión 2019”, con el presunto propósito de legitimar su política de “seguridad democrática” y de derrota militar de los grupos activos de guerrilla (FARC y ELN) (González, 2008). Se encontró con una oposición académica y política que le obligó a rectificar, creando ya en febrero del 2008 la Alta Consejería para el Bicentenario centrada en el 20 de julio de 1810.

18Estos y otros escenarios conmemorativos no tan conflictivos pueden ser un excelente pretexto para incentivar la reflexión de los historiadores, conocedores de los riesgos de los usos políticos de la historia. Sin embargo, otros riesgos deben ser evitados, cuando desde instancias públicas y privadas la academia se ve interpelada para avalar o ilustrar la conmemoración. Algunos de ellos, como el anacronismo, la teleología, el excepcionalismo o la banalización a la hora de abordar los procesos de independencia en América latina habían comenzado a demolerse por la reciente historiografía con indudable éxito. Quedaría por ver, hasta que punto, los oídos de muchos responsables políticos y de muchos de sus conciudadanos latinoamericanos acogen unos aportes que pusieron, como veremos, en cuestión las bases de los relatos nacionales dominantes.

El debate historiográfico ante el bicentenario

19A pesar de las dificultades, como señala Alfredo Ávila (2008: 4), las numerosas reuniones académicas que se vienen organizando alrededor de los Bicentenarios son una excelente oportunidad para que los historiadores contrasten sus posiciones y expongan sus interpretaciones, más allá de la exaltación de los valores patrióticos que aderezan otros actos de la celebración.

20Así, en compañía de esa fiebre conmemorativa, la historiografía sobre las independencias latinoamericanas podrá proyectar a la sociedad con más eficacia los resultados de la renovación o revisión que en ese ámbito de estudios se está produciendo desde algo más de dos décadas. Una renovación que ha contribuido eficazmente a refutar las bases principales de las interpretaciones que fueron definidas como “clásicas” por F. X. Guerra, “tradicionales” por R. Breña, “épicas” por E. Palti o “institucionalistas” por M. Quijada, que fueron dominantes, en distintas formas, desde los relatos liberales del siglo XIX y que dieron forma a muchas historias patrias oficiales todavía muy visibles. Nos referimos a aquellas lecturas que se sostienen básicamente sobre dos premisas para llegar a definir las guerras de independencia como unas guerras anticoloniales: la nación preexistente y la tensión entre la libertad moderna americana contra el despotismo y el atraso español. Así, naciones eternas (la mexicana, la argentina, la peruana,...) se alzarán en armas, dirigidas por líderes criollos ilustrados y liberales, por conseguir una libertad y una independencia anhelada contra la opresión de la autoridad impuesta de los españoles.

21La nación, cada una de las naciones, era estudiada y legitimada, en marcos estancos particulares, hasta llegar tanto al “parroquialismo” y a la “excepcionalidad”, como a la mitificación legendaria de los héroes o padres de la patria. Algunas lecturas alternativas pudieron plantearse, ya en el siglo XIX y en el XX, sin gran impacto (recordar a Lucas Alamán, a Enrique Gandía o a Nettie Lee Benson, que destacaban de distinta forma la conexión hispana y la incidencia de la revolución o del liberalismo español, representado por la Constitución de Cádiz), aunque más éxito tuvieron algunas interpretaciones que revisaban las visiones clásicas con los paradigmas marxista y dependentista de la historiografía de los años sesenta y setenta del siglo XX.

22El cambio de la agenda fue visible, apareciendo nuevas preguntas y nuevos conceptos como revolución, clase o modo de producción (Chust y Serrano, 2009: 15). La interpretación “materialista” de la independencia, en palabras de Mónica Quijada, tiene como padre a Jonh Lynch, líder de la llamada “escuela de Londres”, quién junto a David Brading desarrolló la tesis de la “revolución en el gobierno” y de la “segunda conquista” para explicar las reformas borbónicas, directo antecedente de la lucha de clases que explica la independencia (Rodríguez, 2007: 210). Esta historia social de la independencia no prestó atención a procesos políticos o ideológicos, despreciando la tradición política e institucional española. La renovación de la que hablábamos, que quebró definitivamente el consenso historiográfico, “la feliz síntesis”, establecida por la historias patrias, y que todavía está por llegar suficientemente a las proclamas políticas y a los manuales escolares, puede encontrar también en la emblemática fecha de 1992, del V Centenario, uno de sus hitos: la publicación en el seno de una colección financiada por una importante aseguradora española, Mapfre embarcada en su fase de expansión internacional por América Latina, de Modernidad e Independencias. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas de François-Xavier Guerra. Esta libro formará parte de una trayectoria de largo alcance que “es sin duda la más influyente sobre la historiografía que se ocupa actualmente de las revoluciones hispánicas” (Breña, 2009: 288).

23No obstante, el escenario historiográfico americano era propicio ya para asumir la renovación que representaba la primacía de lo político de Guerra, pues, a la influencia de la nueva historia política y de la crítica teórica de los paradigmas estructuralistas, se unía en la década de los ochenta una revalorización de la política en el subcontinente, inmerso en procesos de transición democrática y de superación de la guerra fría. La relevancia de la democracia llevó a la historiografía (como reconoció Hilda Sábato) a prestar más atención a las instituciones representativas, las prácticas y las experiencias electorales, tanto del siglo XIX como del siglo XX, en un contexto social y político en el que la sociedad latinoamericana hacía preguntas a los historiadores para tratar de entender la ruptura de la tradición liberal y democrática que supuso la llegada de las nuevas dictaduras militares de los 70 y 80 (Tabanera, 2008: 19).

24La propuesta exitosa de interpretación “política” que representan emblemáticamente François-Xavier Guerra y Jaime Rodríguez, podría resumirse en la revalorización, tanto de la política como de lo hispánico en la explicación de las independencias, de la mano de análisis que enfocaban pertinentemente los conflictos abiertos en suelo americano desde 1808 en medio de la crisis de la Monarquía Hispánica, mientras se atendía a la rápida mutación de los lenguajes políticos, a la rápida aparición de nuevo ámbitos de sociabilidad e intercambio de ideas y se prestaba suma atención a la discusión sobre representación y soberanía visible en los diversos procesos electorales abiertos entre 1809 y 1814.

  • 2 Sin ánimo de exhaustividad, mencionaremos sólo a modo de ejemplo a Manuel Chust (1999), José Mª Por (...)

25El énfasis puesto por François-Xavier Guerra en romper con la dicotomía modernidad americana versus absolutismo español, invirtiendo los términos mostrando evidencias de la modernidad peninsular frente al tradicionalismo americano, no impedía exponer, como bien recuerda Alfredo Ávila, la fuerza de unos imaginarios y valores compartidos a ambas orillas del Atlántico (Ávila, 2008: 12). Ese nuevo planteamiento combinaba muy bien, en esa revalorización de lo hispánico y de la tradición política compartida, con las lecturas de J. Rodríguez sobre las intenciones de muchos de los protagonistas de las guerras abiertas en 1810, vistas como producto de la demanda de igualdad, que no independencia, de autonomía, que no separación. La constitución de 1812 y el primer liberalismo hispánico cobraron un nuevo protagonismo en la interpretación de los procesos revolucionarios que generarían los nuevos estados y las nuevas naciones en la América Hispana, convergiendo en esos intereses ya una extensa nómina de historiadores españoles y latinoamericanos que sería larga de enumerar2 y que ha enriquecido con sus aportaciones, así como con los debates que los han acompañado, la historiografía sobre la crisis de la Monarquía española y los procesos de independencia americanas (Breña, 2007).

26El daño a las interpretaciones “épicas” estaba inexorablemente hecho, aunque en la hora de los Bicentenarios se debe tratar de completar la renovación, evitando las ocasiones que esta coyuntura puede permitir la revitalización de viejas épicas.

27En efecto, la historiografía tendrá que evitar algunos peligros, como el que puede suponer la realimentación de la tesis de la nación preexistente, con lecturas teleológicas y exclusivamente nacionales, que marginen la necesidad de profundizar en la perspectiva local y regional y, sin duda, en perspectiva hispánica de las independencias, tanto de las americanas y como de la española, pues también en España la guerra contra Napoleón iniciada en 1808 fue reconocida así desde muy tempranamente.

28Igualmente, debe evitarse cualquier aliento al sostenimiento de anacronismos y analogismos, como los que surgen al considerar democráticos (y no digamos socialistas, como presentan algunos a Simón Bolívar) a líderes y revoluciones que no lo eran, o a la banalización de la historia en pos del aprovechamiento de las nuevas oportunidades de difusión y transmisión.

29Finalmente, entendemos que en la coyuntura del Bicentenario de las Independencias americanas los historiadores no podemos dejar de recorrer ni de exponernos en el foro abierto de las celebraciones, ante los importantes réditos que ello puede generar a la disciplina, especialmente en relación a una mayor visibilidad de la memoria y al impulso a una más profunda reflexión sobre la Independencia de América Latina, que confirme la ruptura del viejo consenso historiográfico y el fortalecimiento de uno nuevo.

Inicio de página

Bibliografía

AVILA, Alfredo, “Las revoluciones hispanoamericanas vistas desde el siglo XXI”, en Revista de Historia Iberoamericana, Vol. 1, 2008, disponible en http://revistahistoria.universia.cl/pdfs_revistas/articulo_80_1224648339921.pdf.

AZCUI, Mabel, “Bolivia excluye el pasado criollo en el bicentenario de la independencia”, en El País, 15/07/2009, disponible en http://www.elpais.com/articulo/internacional/Bolivia/excluye/pasado/criollo/bicentenario/independencia/elpepuint/20090715elpepuint_17/Tes

BERNABEU, Salvador, “El desafío de la oportunidad: los centenario americanos”, en Revista de Occidente, nº 341, octubre 2009, pp. 61-76.

BREÑA, Roberto, El primer liberalismo español y los procesos de emancipación de América, 1808-1824. Una revisión historiográfica del liberalismo hispánico. México, El Colegio de México, 2006.

------------------, “El peso de las interpretaciones tradicionales en la historiografía peninsular actual sobre el primer liberalismo español y los procesos emancipadores americanos (una interpretación alternativa)”, en Alfredo Ávila y Virginia Guedea, La Independencia de México. Temas e interpretaciones recientes, México, UNAM, 2007, pp. 178-199.

------------------, “Las conmemoraciones de los bicentenarios y el liberalismo hispánico: ¿historia intelectual o historia intelectualizada?, en Ayer, nº 69, 2008, pp. 189-219.

------------------, “Pretensiones y límites de la historia. La historiografía contemporánea y las revoluciones hispánicas”, en Prismas, nº 13, 2009, pp. 283-294.

CHUST, Manuel, La cuestión nacional americana en las Cortes de Cádiz, Valencia y México, Fundación Instituto Historia Social y UNAM, 1999.

------------------ y SERRANO, José Antonio, “Presentación. Guerras, monarquía e independencia de la América española”, en Ayer, nº 74, 2009, pp. 13-21.

EUJANIAN, Alejandro, “En torno a la Revolución, la historia y la memoria histórica”, mayo 2009, disponible en http://www.historiadoresyelbicentenario.org/wp-content/uploads/2009/05/Memoria_Historica-Eujanian.pdf

FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Javier, “El historiador ante la conmemoración histórica. República y liberalismo desde la historia conceptual”, en Los historiadores y la conmemoración del Bicentenario, 20 de octubre de 2006, disponible en http://www.bicentenariorosario.gov.ar/uploadsarchivos/fernandez.pdf.

------------------ (dir.), Diccionario político y social del mundo iberoamericano: la era de las revoluciones, 1750-1850, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 2009.

GONZÁLEZ, Diego, “Dos siglos de una historia común”, en Página 12, 10 junio 2008, disponible en http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-105758-2008-06-10.html.

GUTIÉRREZ ÁLVAREZ, Coralia, “La historiografía contemporánea sobre la independencia en Centroamérica”, en Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 2009, 3 febrero 2009, disponible en http://nuevomundo.revues.org/index54642.html.

LLAMAMIENTO DE CORO, 11 de agosto de 2006, disponible en http://www.aporrea.org/internacionales/a24350.html.

MALAMUD, Carlos, “Los riesgos de España frente a los Bicentenarios: populismos, nacionalismos e indigenismos”, en Documento de Trabajo, nº 34/2008 – 16 de julio de 2008, Real Instituto Elcano, disponible en http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/america+latina/dt34-2008.

MARTÍNEZ, José Tono, “La estrategia del acompañamiento, en El País, 17 de agosto de 2009, disponible en http://www.elpais.com/articulo/opinion/estrategia/acompanamiento/

elpepiopi/20090817elpepiopi_11/Tesb

MOYANO BARAHONA, Cristina, “Historia del tiempo presente: Tiempo histórico, memoria y política como desafíos disciplinarios’, en Los historiadores chilenos frente al Bicentenario, Santiago, Ed. Bicentenario, 2008, disponible en http://www.bibliotecaintenacionaldelconocimiento.cl/index.php?option=com_sobi2&sobi2Task=sobi2Details&catid=27&sobi2Id=9&Itemid=56.

PÉREZ CRUZ, Felipe de J., “Ayacucho: un nuevo aniversario en tiempos de Bicentenario”, en Cuba Socialista.Revista Teórica y Política, 11 de diciembre de 2008, disponible en http://www.cubasocialista.cu/009090908aya.html.

PORTILLO VALDÉS, José Mª, Crisis Atlántica. Autonomía e independencia en la crisis de la monarquía hispánica, Madrid, Fundación Carolina, 2006.

QUIJADA, Mónica, “Ideas, poder, identidades, redes. Nuevas tendencias en la investigación latinoamericanista española”, en Susanne Klengel (ed.), Contextos, historias y transferencia en los estudios latinoamericanistas europeos. Los casos de Alemania, España y Francia, Madrid, Iberoamericana, 1997, pp. 61-77.

RODRÍGUEZ O., Jaime E., “Interpretaciones generales de las independencias”, en Alfredo Ávila y Virginia Guedea, La Independencia de México. Temas e interpretaciones recientes, México, UNAM, 2007, pp. 201-218.

SECRETARIA EJECUTIVA DE LA CONMEMORACIÓN DEL BICENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO, Presentación del Programa Central de la Conmemoración del Bicentenario de la Revolución de Mayo, 10 agosto de 2008, disponible en http://www.bicentenario.argentina.ar/pdf/Programacion-Bicentenario.pdf.

SOTILLO LORENZO, José Ángel, “Camino a los bicentenarios: revisando la política Exterior española hacia América latina”, en Revista Electrónica de Estudios Internacionales, nº 16, 2008, disponible en http://www.reei.org/reei%2016/doc/SOTILLO_JoseAngel.pdf.

TABANERA, Nuria, “Sobre historia, cultura e historiografías iberoamericanas compartidas: presentación”, en Ayer, nº 70, 2008, pp. 11-22.

Inicio de página

Notas

1 Está por ver la capacidad de convocatoria de las autoridades argentinas en su objetivo de que el Bicentenario sea “una puerta a la democratización de la alegria” (Secretaria Ejecutiva de la Conmemoración del Bicentenario de la Revolución de Mayo, 2008: 4).

2 Sin ánimo de exhaustividad, mencionaremos sólo a modo de ejemplo a Manuel Chust (1999), José Mª Portillo (2006), Roberto Breña (2006) y a Javier Fernández Sebastián (2009) como director de una importante obra colectiva, representativa de esa convergencia de intereses.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Nuria Tabanera García, « Pensar hoy el Bicentenario: sobre las dimensiones actuales de las revoluciones por la independencia de América latina », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 19 | 2010, Publicado el 31 diciembre 2010, consultado el 30 abril 2017. URL : http://alhim.revues.org/3425

Inicio de página

Autor

Nuria Tabanera García

Universidad de Valencia (España)
Doctora en Historia. Profesora Titular de la Universidad de Valencia, España
Nuria.Tabanera@uv.es

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org