Navegación – Mapa del sitio

Inmigración europea y producción artesano-industrial en Argentina: la metalurgia inducida por la vitivinicultura moderna en Mendoza (1885-1930)

Eduardo Pérez Romagnoli

Entradas del índice

Mots-clés :

Europa

Palabras claves :

Argentina, Inmigración, Mendoza
Inicio de página

Texto completo

Introducción

1La difusión del modelo de desarrollo vitivinícola en Mendoza, en el centro-oeste de la Argentina, era una realidad a fines del siglo XIX1. El cultivo de cereales -en especial el trigo para aprovisionar a la molinería regional- y, sobre todo, de alfalfa –para el engorde del ganado proveniente del sur de Córdoba y Santa Fe y comercializado en Chile- dominaban el uso del suelo agrícola en los oasis de la planicie y el piedemonte y también en algunos intermontanos2. Sin abandonar esas actividades, el cambio de modelo socioeconómico fue propagando el cultivo de la vid bajo riego artificial, presente también allí desde la colonia junto con diversos frutales. Un paisaje de viñedos y bodegas fue extendiéndose al pie de los Andes, ocupando primero parte de los cursos medio e inferior de los ríos Mendoza y Tunuyán (oasis norte), y mas tarde de la dupla Diamante-Atuel (oasis sur). Se trató de  una verdadera reconversión puesto que, al principio, alfalfares de la planicie fueron ocupados por viñedos3.

2Por cierto, las transformaciones que condujeron a la nueva organización espacial  no fueron producto del azar. Respondieron a la voluntad política del sector modernizante de la élite mendocina, en conexión con la nueva dirigencia nacional, quien diseñó un modelo de país articulado a la nueva división internacional del trabajo. La valorización de la región pampeana como un espacio productor de carne y de granos baratos para el mercado de algunos países europeos, tuvo su correlato en la estructuración interna de otros espacios en la Argentina de fines del siglo XIX4. La agricultura irrigada de Mendoza, apoyada en una legislación adecuada desde la segunda mitad de la década de 1880, lo que permitió nuevas obras y el mejoramiento de la red preexistente, cambió hacia una vitivinicultura que se especializó en la producción de vino de mesa para abastecer al mercado nacional.

3La inmigración europea cumplió un papel preponderante en este proceso. La decisión de un sector de la élite mendocina fue,  ya en la década de 1870 y al igual que en otras provincias argentinas, la de atraer agricultores de regiones vitivinícolas, para lo cual encaró una política en ese sentido. Gracias a los inmigrantes se extendió el viñedo de masa, con prácticas y labores culturales vitícolas que ellos vehiculizaron, y se difundió la bodega moderna -superadora de la bodega artesanal- que demandó  una tecnología importada. La modernización de la vitivinicultura exigió el empleo de herramientas y maquinas apropiadas, iniciándose así la importación de equipos e insumos incorporados por los viticultores y los bodegueros en sus explotaciones y establecimientos.

4En las substanciales transformaciones conducentes a la construcción de un espacio agroindustial apoyado en el monocultivo de la vid, fue decisiva la articulación ferroviaria de Mendoza con Buenos Aires, en 1895.  El ferrocarril fue el medio utilizado por los inmigrantes  para trasladarse desde el puerto y asentarse en los oasis en expansión; a través del ferrocarril llegaron herramientas agrícolas e instrumentos y  máquinas para equipar las bodegas y las destilerías modernas; el ferrocarril desplazó a la carreta como medio de transporte de los productos artesanales que negociaba el sector agromercantil con el litoral argentino y permitió el rápido envío del vino hacia los principales mercados de consumo, quienes recibían a una población inmigrante proveniente de países consumidores de la bebida; en fin, desde el punto de vista espacial, el riel fue decisivo en la localización de las bodegas, las que se instalaron en su cercanía para facilitar las operaciones de carga y descarga del vino, comercializado en vasijas de madera de distinto tamaño.

5El objetivo de la presente síntesis es abordar aspectos relacionados con el papel cumplido por inmigrantes europeos en el origen y desarrollo de la industria metalurgia mendocina directamente vinculada con las demandas de la agricultura irrigada y la elaboración industrial de vino y alcohol, en las primeras décadas del modelo vitivinícola. Se considerará, entre otros aspectos algunas características de los talleres metalúrgicos y sus propietarios así como los aportes efectuados por algunos inmigrantes en la modernización e innovación tecnológica regional.

6El impacto espacial y socioeconómico de los establecimientos metalúrgicos no puede compararse con el de las bodegas pues, desde el principio del nuevo modelo de desarrollo, estas se convirtieron en el establecimiento industrial  dominante en la nueva geografía mendocina, influyendo en el poblamiento y la expansión urbana y ejerciendo un peso notable en el empleo y la economía. En comparación con la mayoría de las bodegas, las unidades de producción metalúrgicas eran de un tamaño indudablemente menor, su número muy inferior y, en general, escasa la inversión exigida para su equipamiento.  Sin embargo, junto con otras actividades  inducidas por la vitivinicultura –por ejemplo: la fábricación de envases de madera- los talleres metalúrgicos reforzaron el espacio industrial, contribuyeron a la formación de empresarios regionales y obreros especializados y ayudaron a convertir al núcleo urbano de Mendoza -incluyendo los departamentos contiguos- en una metrópoli regional y en un foco industrial de cierta relevancia en el espacio argentino extra-pampeano.

7 Se considera el período 1885-1930,  el cual corresponde al  inicio y, a pesar de las crisis recurrentes en ese lapso, consolidación del modelo de desarrollo vitivinícola; también coincide con el de mayor afluencia de inmigrantes europeos a la provincia.

Los talleres pioneros, servicios y producción para bodegas y destilerías

8De todas las industrias inducidas por el modelo vitivinícola, la fabricación de máquinas y equipos para bodegas y destilerías fue la que, a pesar de sus limitaciones estructurales, tuvo un mayor desarrollo, al extremo de convertirse en uno de los pilares indiscutibles de la industria metalúrgica regional al transcurrir el siglo XX.

9La mayoría de los pequeños talleres comenzó prestando servicios de mantenimiento y reparación y produciendo piezas  para las máquinas y equipos importados, demandados por la vitivinicultura moderna. Además de proveer con rapidez las partes que, por diversas razones, a veces faltaban en el mercado provincial, el precio de los productos de los talleres metalúrgicos locales podía competir con objetos importados y fabricados en Buenos Aires y Rosario, pues estos últimos se encarecían debido al flete ferroviario. A la prontitud y un precio competitivo, se agregaba, en las mayoría de los casos, el hecho de que las piezas e instrumentos salidos de los talleres mendocinos eran de una calidad aceptable.

10La expansión del viñedo y el consecuente aumento de los establecimientos  de vinificación  se aceleraron desde la última década del siglo XIX.5 La producción industrial de vino y alcohol fueron incorporadores de tecnología inexistente en la región, produciéndose un marcado y diferenciado proceso de modernización de bodegas y destilerías entre 1890 y 19106, acentuado en los años siguientes. Los equipos que empleaban estos establecimientos eran importados principalmente de Francia (Lyon, Burdeos, Amboise, Beaune, Carcassone...) e Italia (Milán, Turin, Bologna, Legnano...) y algunos también provenían de Alemania (Frankfurt, Kreuznach, Neustadt...) y, excepcionalmente, de España (Barcelona)7. Además de su propio peso en la vitivinicultura mundial desde la segunda mitad del siglo XIX, la gravitación de Francia como país proveedor es coherente con la percepción de los miembros de la élite mendocina que impulsaron la reconversión económica y la modernización vitivinícola, pues ellos consideraron que el modelo a imitar era este país, y en particular Burdeos8. La importancia de Italia entre los abastecedores debe mucho, sin duda, a la fuerte participación de agricultores, bodegueros y comerciantes italianos en la construcción del espacio y la economía agroindustrial vitivinícola, quienes demandaban máquinas y equipos de su tierra natal9.

11Muchos de los talleres comenzaron a producir máquinas y repuestos a partir de la imitación de los diseños importados. Las labores de reparación y producción metalúrgica -realmente artesanales en la mayoría de los talleres durante las primeras décadas- eran variadas y no se reducían exclusivamente a las solicitudes de la agricultura irrigada y de las bodegas y destilerías industriales sino que comprendían también otras demandas metalúrgicas.

12Los talleres pioneros ya operaban en la segunda mitad de la década de 1880. Desde un comienzo se aprecia una diversidad en cuanto a  las orientacione productivas. Eran numerosas las carrocerías, expresión que en la época comprendía a las fábricas de carruajes,  sulkys y carros de tracción a sangre, demandados tanto en el medio urbano como rural. Los primeros eran destinados al transporte de personas y los carros se empleaban para llevar la uva desde las viñas a las bodegas, además de otros usos agrícolas. Las carrocerías empleaban metalúrgicos y carpinteros, conociéndose casos de fundadores de talleres instruídos en ambos oficios. Lo interesantes es que algunos talleres que se iniciaron como carrocerías fueron posteriormente fabricantes de otros bienes metalúrgicos, especialmente herramientas de labranza.  Aunque menos numerosos que los precedentes, otros talleres se orientaron hacia la producción de cocinas de hierro a leña, las que fueron muy utilizadas durante mucho tiempo, tanto en el medio urbano como rural. Junto con los establecimientos nombrados, se identificaban aquellos en donde la producción de bienes para bodegas y destilerías y, más tarde, para las labores agrícolas, era predominante o empezaba a ocupar un lugar destacado.

13Si bien ya en la década de 1890 puede hablarse de una “constelación” de pequeños talleres, la mayoría fundados en el departamento Capital, hubo dos que sobresalieron  por la diversidad de máquinas y equipos fabricados, el número de obreros que ocuparon al iniciarse el siglo XX (alrededor de 30 cada uno) y su continuidad operativa: el de los socios catalanes Baldé y Miret y el del italiano Carlos Berri.  

14Al despegar 1886 nacía en Capital la calderería, fundición y fábrica de balanzas del español Antonio Baldé, previa corta experiencia en Buenos Aires y Rosario. En 1888, para esta y otras actividades, se asoció con su compatriota Gil Miret, quien se desempeñaba como obrero en su unidad de producción.  En 1888, pero en el departamento de Belgrano (hoy Godoy Cruz) abre sus puertas el establecimiento de los italianos Carlos y Héctor Berri, aunque a principios de la década de 1890 el segundo había abandonado la sociedad dedicándose al comercio; también era dueño de una fábrica de baldosas.

15Las dos firmas tenían una fundición de hierro y bronce y el taller dividido en varias secciones. Baldé y Miret empezaron fabricando balanzas, básculas y cajas de hierro para caudales, para agregar después otros objetos metalúrgicos, entre ellos alambiques y algunas máquinas para bodegas, como moledoras, prensas, filtros para vino, pasteurizadores; inclusive fabricó instrumentos para toneleros (prensas para marcar a fuego el fondo de las bordelesas). Carlos Berri se inició construyendo compuertas para el sistema de riego artificial en expansión y modernización, exigido por el intensivo cultivo de la vid. Pero al  año siguiente ya fabricaba prensas, moledoras y bombas para trasiego de vinos y mostos. Un hecho sin duda sorprendente en Mendoza por lo prematuro -pero pasajero- fue que, en 1901, el taller de Berri produjo y comercializó cohetes antigranizo. Su intención era emplearlos en la lucha contra el accidente climático en la región, pues, junto con la helada, es uno de los problemas que debe enfrentar la vitivinicultura. Un aspecto en común de los establecimientos de Baldé y Miret y Berri, es que utilizaban el agua de un canal para hacer funcionar turbinas que les proveían de energía, en caso del segundo desde los inicios.

16En las primeras décadas del siglo XX abrieron sus puertas muchos otros pequeños talleres, proceso que acompañó a la difusión espacial del modelo de desarrollo vitivinícola. Si bien  los departamentos de Capital y Godoy Cruz eran los que concentraban la mayor cantidad de talleres, éstos también nacían en departamentos contiguos (Maipú, especialmente) o más alejados (San Martín).  

La producción dominante en los establecimientos

17Se puede ensayar una diferenciación de los establecimientos según los bienes metalúrgicos  producidos. Pero ella no puede ser estricta ya que no se trata de producciones exclusivas para la vitivinicultura sino de rubros dominantes, pues la inmensa mayoría de los fabricantes de equipos para bodegas se dedicaba también a otras producciones y reparaciones metalúrgicas. Teniendo en cuenta este criterio, la clasificación permite distinguir tres tipos de talleres:

18- los que producían principalmente máquinas y equipos para bodegas.

19- los que producían alambiques y utensilios para destilerías.

20- los que producían instrumentos agrícolas.

Los talleres fabricantes de máquinas y equipos para bodegas

21Los establecimientos fabricantes  de máquinas y equipos para bodegas son  el conjunto más numeroso, el mejor equipado, el que demandó más empleo y el que tuvo un mayor número de asalariados. Además de los pioneros Baldé y Miret y Carlos Berri, se incluye principalmente en este grupo a los talleres de Pablo Casale, Enrique Pescarmona, Victorio Ronchietto, Luis Buccolini, Alberto Stasi, Talleres Metalúrgicos La Unión. A estos y otros establecimientos fundados por inmigrantes italianos se suman también metalúrgicos de otras nacionalidades, entre ellos  los españoles  Domingo Cilvetti, Martín Aguirre, los hermanos Ozcoidi y los alemanes Ambrus y Flury, socios del italiano Raimundo Bisogno.

22 Los instrumentos fabricados por estos establecimientos incluyen una larga lista de máquinas de conducción manual  y -desde comienzos del siglo XX- eléctrica: prensas, moledoras con o sin despalilladoras, bombas para trasiego de mostos y vinos, mezcladores, pasteurizadores, filtros de distintos tipos; algunas firmas también incursionaron en la fabricación de otros equipos, como tapadoras de botellas, pero ello al final del período. Hubo talleres que también producían utensilios de grifería (clapets) demandados por las bodegas, actividad que fue compartida con algunas cobrerías. La división interna del trabajo en varias de esta pequeñas fábricas (Baldé y Miret, Berri, Ronchietto, Stasi) contaba con secciones a cuya cabeza se situaba un capataz o jefe especializado. En algunos casos, este último era un modelista o diseñador.

Los talleres productores de alambiques y piezas para la destilación

23Aunque hubo un reducido número de establecimientos que abastecieron tanto a bodegas como destilerías, merecen una mención aparte los fabricantes de equipos para destilerías industriales. Ya operaban talleres de cobrería en la década de 1890, pero es a partir de la primera década del siglo XX, en consonancia con la mayor demanda de numerosas nuevas bodegas y destilerías10, cuando nacen, se consolidan o adoptan el trabajo del cobre varios talleres; algunos tenían su propia fundición, taller mecánico y producciones diversas. Además del establecimiento del francés Julio Oscar  Rousselle, en el departamento Godoy Cruz, en   Capital operaban, entre otros, los del austriaco Antonio Fabián, el ruso Julio Marienhoff,  Humberto Ambrossi y los hermanos Massarentez. A los alambiques y rectificadores, hubo talleres que añadieron la fabricación de otros equipos, en particular durante los años veinte11. Algunos establecimientos, como el de Rousselle, fueron también proveedores de equipos para bodegas.

24Un hecho interesante es que hubo metalúrgicos fabricantes de partes y equipos para destilación que tenían sus talleres en San Juan y que fueron atraídos por el mercado de Mendoza, hacia donde migraron para desarrollar allí su oficio. Se trata de Julio Oscar Rousselle y Antonio Fabián. El primero, nacido en el departamento de Aube e hijo de un químico francés contratado por la bodega Uriburu, ubicada en San Juan, aprendió el oficio en esa provincia al lado de Pedro Richet, otro metalúrgico francés. Rousselle, convencido por Pedro Benegas (bodega El Trapiche, localizada en Godoy Cruz), trasladó en 1897 su taller a Mendoza, convirtiéndose probablemente en  la primera relocalización de un equipamiento industrial completo, aunque careciera de complejidad, de una provincia argentina a otra. De esta manera nació Talleres Metalúrgicos Rousselle, de una larga trayectoria en la industria metalúrgica mendocina12. Fabian, por su parte, consideraba más favorable el mercado mendocino que el sanjuanino para su actividad13.

Los talleres fabricantes de instrumentos agrícolas

25Aunque nació con atraso en relación con la fabricación de equipos para bodegas y destilerías y su diversificación fue muy limitada, se fue también conformando una actividad productora de instrumentos agrícolas para la agricultura irrigada. Los agricultores empleaban herramientas importadas, salvo los arados de madera construídos localmente por artesanos. Al iniciarse el siglo XX se levantaron los primeros talleres productores de arados, rastras y otras herramientas de labranza, fundados también por inmigrantes, pero ello ocurrió sólo en el oasis norte provincial; después de la década del treinta, se extendió el espacio de producción al oasis sur.

26Si bien hubo talleres que anunciaban la reparación y la producción de herramientas de labranza (el del alemán Roberto Meyer, por ejemplo), los dos pioneros que se orientaron con mayor fuerza al rubro de los instrumentos agrícolas fueron el del francés Pablo Ramonot y el de los hermanos italianos Jacobo y Nazareno Masetto.

27Ramonot, nacido y formado en el oficio en una fábrica de Saint-Etienne, fue el primero en la provincia en producir arados con cierta continuidad, incorporando el metal como materia prima, pues, hasta entonces, los arados armados localmente eran de madera. Innovador en la tecnología de los materiales, Ramonot, además de rejas de distinto tamaño, produjo también otras herramientas de labranzas, como rastras y rastrillos. Incursionó asimismo en la fabricación de carros y sulkys. Al igual que el metalúrgico francés, los hermanos Masetto, provenientes de Soave, un pueblo de Verona,  se iniciaron con una herrería y  al poco tiempo comenzaron el montaje de vehículos de tracción a sangre para distintos usos. Posteriormente se encaminaron a la fabricación de arados, haciéndose fuertes en esta actividad desde la década de 1920,  cuando ya Ramonot había abandonado la producción. Durante estos años se agregaron los italianos Francisco Feriolí y Pedro Luis Suriani como productores de instrumentos agrícolas; el primero en el rubro de pulverizadores a mochila y para traccción animal (décadas más tarde lo haría para tractores), el segundo en el de las herramientas de labranza (arados y rastras).

28Algunas otras características. Si consideramos las tres clasificaciones aludidas, los metalúrgicos europeos tenían un origen nacional variado, pero fueron mayoría los italianos. Su protagonismo en la metalurgia mendocina es coherente con su fuerte participación en otras actividades industriales y económicas entre 1880 y las primeras décadas del siglo XX, como lo señalan algunos autores14.

29Una diferencia se manifestaba en el número de trabajadores y en la organización de la producción. En los talleres más pequeños operaban los propietarios, secundados por unos pocos trabajadores, incluyendo aprendices. En cambio, los establecimientos más grandes, contaban con numerosos trabajadores, algunos con varias decenas. En 1920, la Sociedad Metalúrgica Ronchietto tenía 75 empleados, la mayoría en fábrica.

30En el período abordado no existían en Mendoza los encadenamientos productivos, característicos de la segunda mitad del siglo XX. Por lo tanto, no habían relaciones técnicas de producción entre los talleres metalúrgicos. Cada establecimiento producía las piezas que intervenían en el armado del producto final. Para ello fundían hierro con materia prima importada y chatarra local, haciendo lo propio algunas con el cobre para conseguir el bronce. En los últimos años hubo algunas excepciones, ya que ciertos talleres dependían de fundiciones que les proveían de componentes. De modo que la estructura era simple y, en general, las firmas sólo atendían las demandas de los consumidores finales.

31 Uno de los rasgos destacados de los fundadores es que eran muy jóvenes y, salvo dos o tres excepciones, tenían  recursos económicos muy limitados cuando abrieron sus unidades de producción15.

Imitación de tecnología importada pero también aporte local

32La imitación de la tecnología proveniente de los países europeos proveedores fue, por cierto, la modalidad dominante utilizada por los metalúrgicos locales. Y, salvo dos metalúrgicos italianos que acordaron con empresas de su país de origen, la imitación se hacia sin pago de patente a las firmas inventoras.

33Sin embargo, desde comienzos del siglo XX, hubo varias innovaciones aplicadas principalmente a las máquinas y equipos para bodegas y destilerías generadas regionalmente. No hemos podido determinar si todas estas innovaciones o adaptaciones tuvieron difusión o si simplemente algunas quedaron sólo al servicio de sus creadores.  Se trata de innovaciones “incrementales “ o “adaptativas”16.

34En primer lugar, fueron los propietarios de algunos talleres metalúrgicos los que introdujeron perfeccionamientos a los instrumentos que fabricaban, la mayoría de ellos patentados en el país17. Uno de los primeros aportes fue el alambique cónico para destilación de orujos ideado por Julio Nicolaevich Marienhoff y patentado en 1909. Pero en el ámbito de la destilación, fue muy fructífera la sociedad entre los franceses Julio Pedro Rousselle -sucesor de Julio Oscar Rousselle- y Pedro Cazenave18. Fabricada por Rousselle desde 1917, una de las innovaciones principales de Cazenave fue la columna desmetilizadora o columna de destilación, la que reduce el contenido de alcohol metílico en los licores, exigencia del gobierno nacional en la segunda mitad de los años veinte. En 1930, Cazenave patentó la columna purificadora para producir directamente aguardientes aromáticos. Entre 1911 y 1930, la Oficina de Marcas y Patentes de Invención argentina concedió a Cazenave catorce patentes. Aunque era químico-enólogo, Cazenave no era un improvisado en la metalurgia vinculada con equipos para bodegas y destilerías, pues en Francia fue colaborador de Frantz Malvezin, constructor de instrumentos para la vinicultura, particularmente pasteurizadores19.

35Otro metalúrgico que realizó perfeccionamientos que tuvieron mucha difusión fue el italiano Victorio Ronchietto, quien fundó su taller en 1914. Una de las bombas para trasiego de mostos, borras y vinos con mayor aceptación en la segunda mitad de los años veinte fue la diseñada y fabricada por Ronchietto, patentada en 1923 en Argentina y al año siguiente en Italia. Hasta principios de 1927, había comercializado 261 bombas, la mayoría de ellas en Mendoza aunque había ingresado en el mercado de otras provincias argentinas vitivinícolas (San Juan, La Rioja...). Al menos durante un tiempo, la bomba de Ronchietto sustituyó a la reputada Coq, de fabricación francesa20.  Lo interesante es que había vendido varias bombas en Uruguay, convirtiéndose quizá en el primer industrial metalúrgico de Mendoza en exportar. El caso de las bombas de Ronchietto es también uno de los pocos ejemplos donde hubo una fabricación en serie, pues, en la época, la producción de estos bienes se hacía principalmente a pedido21. Hubo otros innovadores metalúrgicos que patentaron sus perfeccionamientos antes de 1930: Baldo Balducci (bomba rotativa), Pablo Casale (prensa semicontinua a pistón),  Ambrus, Flury y Bisogno (escurridor).22.

36Pero el espíritu  creativo no fue sólo patriminio de los artesanos, industriales u otras personas provenientes del sector metalúrgico mendocino. También hubo adaptaciones y mejoramientos procedentes de comerciantes de máquinas y equipos importados y de algunos industriales del vino, en particular de ciertos pioneros en la modernización de las bodegas a través de la actualización tecnológica. Un buen ejemplo es el mezclador inventado y patentado en 1909 por el bodeguero Pedro Battaglia, con el objetivo de mejorar el proceso de fermentación. En su caso no fue un taller de Mendoza sino una empresa alemana con sede en Hamburgo y sucursal en Buenos Aires quien, desde 1911, produjo y comercializó el aparato durante dos décadas. Aunque desconocemos si fueron producidos y comercializados por talleres metalúrgicos de la región, cabe mencionar los aportes de Tomba Hnos (bodegueros) y de Emilo Astié, en refrigeradores; Wiedemburg Hnos, de la bodega La Germania, idearon un filtro para vino. Héctor Berri, importador de máquinas y artículos de ferretería, diseñó un filtro a celulosa, de buena aceptación.

Metalúrgicos y algo más

37Los metalúrgicos fundadores de los talleres fueron, en general, portadores de una cultura técnica inexistente en la región. Un hecho que debe resaltarse es que la mayoría de ellos conocía la actividad metalúrgica cuando pusieron pie en la provincia. En su niñez o en los comienzos de su juventud,  habían sido aprendices y habían trabajado como operarios en fábricas o talleres de su país de origen. Otros habían realizados estudios en escuelas técnicas -es el caso de varios italianos- hecho que complementaba la práctica industrial. También se observa que el saber tecnológico fue, en unos pocos casos, adquirido en Argentina, ya sea en fábricas de Buenos Aires (Pedro Luis Suriani) o en talleres metalúrgicos de Mendoza (Pablo Casale).

38Dominadores y difusores de una tecnología desconocida en Mendoza, los inmigrantes tuvieron un rol primordial en la modernización tecnológica de la que ya era  la principal provincia vitivinícola argentina, rango que nunca perdió. En sus talleres aprendieron el oficio obreros y artesanos, muchos de los cuales alcanzaron una independencia económica y fundaron sus propias unidades de producción, consolidando la actividad a medida que transcurría el siglo XX y dirigiendo sus labores hacia diferentes rubros metalúrgicos. Este es un hecho central, dado que en una época en que no existían las escuelas técnicas –o si existían los conocimientos sobre metalurgia no habían sido aún incorporados- los talleres desempeñaron una función formativa destacada, aceptando aprendices y adiestrando personal.

39Por otra parte, ya formados en el trabajo del metal, fueron varios los fundadores de establecimientos que desempeñaron el oficio en otras unidades de producción de la provincia -fueran o no de compatriotas- antes de abrir las suyas (Ronchietto dirigió un breve tiempo el taller de Berri, Marienhoff el de Baldé y Miret). En este sentido, existió también una relación técnica estrecha entre bodegas y el ejercicio de la profesión metalúrgica. Hubo metalúrgicos que fueron obreros en los talleres de bodegas de la provincia (Luis Buccolini se desempeñó en bodegas de Maipú; Alberto Stasi dirigió los talleres de la bodega Tomba, en Godoy Cruz; Suriani fue obrero en las bodegas López y Santa Ana...)23.

40Un aspecto a destacar es que hubo propietarios de talleres metalúrgicos que tuvieron rasgos empresariales de mayor amplitud24. Además de la actividad metalurgica y el aporte en mejoramientos de procesos productivos diversos, hubo actores sociales que, al mismo tiempo intervinieron en otras producciones industriales, en el comercio, en la producción agrícola. La sociedad entre Antonio Baldé y Gil Miret sintetiza lo expuesto. Además de la reparación y la producción metalúrgica, tuvieron una ferretería industrial en el departamento capital; en 1899 incursionaron  en el negocio turístico en la estación andina de Cacheuta, a 25 kms de la ciudad de Mendoza. Un año más tarde, la firma Baldé Hermanos (no figura Miret) incorporó el servicio de lavado de ropa, pero la experiencia fue muy breve. En, fin, también fueron propietarios de una viña de 48 hectáreas y de una pequeña bodega en el distrito Rodeo del Medio, departamento de Maipú25. Los hermanos Masetto fueron empresarios que también supieron encaminar su ascenso económico y social a partir de la pequeña herrería y fabrica, invirtiendo en otras actividades. Tuvieron un salón de ventas de sus productos y una ferretería industrial, ingresaron en la vitivinicultura (viña en el departamento de San Martín y bodega en Maipú) y se ocuparon de la cría de caballos y aves26.

El destino de los talleres

41Algunos establecimientos dejaron de funcionar o se desconoce sobre su existencia al poco tiempo de haber comenzado la actividad. Muchos talleres puestos en marcha en las décadas de 1880 y 1890, tuvieron una continuidad operativa en el siglo XX, aunque fueron abandonando la actividad metalúrgica en el transcurso del tiempo. Veamos que sucedió con algunos de ellos. Antonio Baldé y Gil Miret vendieron en 1904 el taller metalúrgico a otros dos inmigrantes (Stroppiana y Jorba), retornando ambos a Cataluña (Barcelona) pero continuaron con la ferretería industrial, incorporando un nuevo socio, residente en Mendoza. Dentro del ámbito de la metalurgia provincial, constituyen el único ejemplo conocido de empresarios exitosos que regresaron a su país de origen habiendo hecho fortuna. Antonio Fabián fue otro que transfirió su taller de cobrería al promediar la primera década del siglo XX. Los sucesores de Carlos Berri operaron el taller hasta comienzos de la década de 1960. Pablo Ramonot abandonó la metalurgia en los años veinte y continuó como vitivinicultor. La sociedad entre los hermanos Masetto perduró hasta 1943, prolongando Jacobo la producción de instrumentos agrícolas veinte años más. El  taller de Francisco Ferioli alcanzó el medio siglo, pues funcionó hasta su fallecimiento, en 1975. En fin, los talleres de Victorio Ronchietto y Alberto Stasi superaron, cada uno, las cuatro décadas de actividad.

42 Sólo dos firmas nacidas antes de 1930 han extendido su actividad hasta nuestros días, a saber: la de Luis Bucolini y la fundada por Enrique Pescarmona. Una tercera, Talleres Metalúrgicos Rousselle, operó hasta comienzos de la década de 1990.

43Los sucesores de Buccolini conservan aún el establecimiento en el mismo lugar de Maipú donde naciera en 1910, dedicado principalmente a reparaciones diversas y a la fabricación de equipos para la agroindustria. La empresa fundada por Pescarmona en 1907 es actualmente una de las más importantes de la Argentina. IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona Sociedad Anónima) se alejó hace varios años de las orientaciones productivas originales. Fue con las construcciones mecánicas en los años sesenta y setenta, cuando, favorecida por contratos con el estado, inicia una expansión que en  las décadas siguientes la llevará a ocupar un lugar de privilegio entre las empresas metálurgicas y de servicios de ingeniería y tecnología en América Latina.

A modo de conclusión

44En esta breve síntesis se ha pretendido mostrar que la conformación de un sector metalúrgico productor de máquinas e instrumentos para bodegas y destilerías industriales y de herramientas agrícolas constituye un aporte esencial de la inmigración europea en las primeras décadas del modelo de desarrollo vitivinícola en Mendoza.  La metalurgia artesano-industrial se apoyo en pequeños talleres familiares. La imitación de los bienes importados fue dominante pero hubo también una generación de tecnología en la región, mayoritariamente aplicada en bienes fabricados en ella. El tesón de numerosos emprendedores proveyó a Mendoza, y a otras provincias vitivinícolas argentinas, de componentes,  equipos e instrumentos y de un conocimiento metalúrgico que se cimentó y transfirió -incluyendo el aporte de nuevos industriales en décadas posteriores-  a metalúrgicos nacidos en la región, una vez detenida la inmigración europea. Este logro no es una cuestión menor, más aún tratándose de una industria desplegada fuera del espacio pampeano.

Inicio de página

Bibliografía

Cerutti, Mario (1997), Estudios regionales e historia emrpesarial en México (1840-1920). Una revisión de lo producido desde 1975, en Carlos Dávila L. De Guevara (compilador), Empresas e Historia en América Latina, Bogotá, TM Editores-Colciencia.

Dorfman, Adolfo (1970), Historia de la industria argentina, Buenos Aires, Solar-Hachette.

Méndez, Ricardo (1997), Geografía Económica, Barcelona.

Pérez Romagnoli, Eduardo (1996), Mendoza, núcleo de la metalurgia argentina fabricante de máquinas y equipos para la industria transformadora de materias primas de base agraria, Boletín de Estudios Geográficos, nº 92, Mendoza, Argentina, Instituto de Geografía, UNCuyo.

Richard-Jorba, Rodolfo (1998), Poder, economía y espacio en Mendoza (1850-1900), Mendoza, Editorial de la Facultad de Filosofia y Letras, UNCuyo.

Richard-Jorba, Rodolfo y Pérez Romagnoli, Eduardo (1994), El proceso de modernización de la bodega mendocina (1860-1915), Ciclos, nº 7, Año IV, Vol. IV. Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires.

Inicio de página

Notas

1El modelo vitivinícola también se desarrolló en San Juan, provincia contigua situada al norte de Mendoza. Ambas provincias comparten similitudes en la geografía física, entre las que se destacan la insuficiencia e irregularidad de las precipitaciones, los veranos cálidos e inviernos moderados, los ríos con régimen nival de montaña y escaso caudal y una vegetación arbustiva en las planicies
2En su libro Poder, economía y espacio en Mendoza, 1850-1900 (Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina) Rodolfo Richard Jorba denomina “ganadería comercial con agricultura subordinada” a este modelo económico.
3Ibidem
4Hacia la misma época hubo en Argentina otra industria desarrollada en función del mercado nacional y protegida por los poderes públicos: la de caña de azúcar en Tucumán.
5Según el Primer Censo Nacional (1895), cuando la superficie con viñedo era de casi 14000 hectáreas, existían 433 bodegas en Mendoza. En el Segundo Censo Nacional (1914) las bodegas eran 1507 y alrededor de 70000 la cantidad de hectáreas ocupadas por el viñedo. El Anuario de la Dirección General de Estadísticas de la Provincia de Mendoza, registraba para 1914, sin embargo, un número menor de bodegas: 1398. De cualquier manera, ya era, de lejos, la principal provincia vitivinícola de la Argentina, posición que conserva, fortificada, hasta nuestros días. A modo de comparación, en 1914 San Juan, la segunda provincia vitivinícola, tenía 499 bodegas y 23000 hectáreas plantadas con viña. No existe información precisa sobre el número de destilerías en los dos censos mencionados, pero desde comienzos del siglo XX, la mayoría de las nuevas bodegas agregaba su sección de destilación. La capacidad productiva instalada de las bodegas era muy dispar y no todas incorporaban tecnología pues, particularmente en 1895, se mantenía la elaboración artesanal en muchas de ellas.
6Richard-Jorba, R. y Pérez Romagnoli, El proceso de modernizaciónde la bodega mendocina, en Ciclos, Año IV, Vol. IV, nº 7, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires, 1994.
7Entre la diversidad de máquinas y equipos importados de Francia pueden mencionarse las moledoras Mabille, Marmonier, las prensas Mabille, Simon, Colin, las bombas trasegadoras Coq, Fafeur, los filtros Gasquet, alambiques y rectificadores Egrot, refrigeradores y pasteurizadores Malvezin... De Italia provenían, entre otros instrumentos, las moledoras –muy difundidas- y prensas Garolla, los alambiques Comboni, las bombas Marelli... Entre Los instrumentos producidos en Alemania figuran las prensas Mayfart &Cía, las filtros Lieberich o las moledoras y prensas Duchscher. Las bombas Raurich eran importadas de España. Algunos de los bienes mencionados se exhiben en el Museo del Vino, de la bodega La Rural, en el departamento de Maipú, junto con otros fabricados en talleres de Mendoza (Rodolfo Richard-Jorba y Eduardo Pérez Romagnoli, op.cit.; Eduardo Pérez Romagnoli, Metalúrgicos y metalurgia en las primeras décadas de la vitivnicultura moderna en Mendoza y San Juan, inédito; Museo del Vino, bodega La Rural).
8Richard-Jorba, op. cit.
9Richard-Jorba y Pérez Romagnoli, op.cit.
10Autores de la época señalan, a la vez, la solidaridad entre bodegas y destilerías y su rápido crecimiento: “no se puede determinar con toda exactitud en cuántas bodegas se practica la destilación, pero podemos asegurar que este año [1899] se han instalado no menos de 80 destilerías, anexas a otras tantas nuevas bodegas”, Arminio N. Galanti, La industria Viti-Vinícola Argentina, DFGSM, tomo I, Buenos Aires, 1900:121.
11La preponderancia de los extranjeros no debe, sin embargo, ocultar la existencia de metalúrgicos criollos constructores y reparadores de alambiques. Es el caso de Moisés Rodriguez, en el departamento Capital, quien en la primera década del siglo XX contaba con un establecimiento aceptablemente equipado (Eduardo Pérez Romagnoli, Preludios de la industria argentina extra-pampeana: metalurgia artesanal e industrial en Mendoza y San Juan en los inicios del modelo de desarrollo vitivinícola (1880-1900), en Boletín de Estudios Geográficos, nº 97, (en prensa), Instituto de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2002.
12Eduardo Pérez Romagnoli, Mendoza: núcleo de la metalurgia argentina fabricante de máquinas y equipos para la industria transformadora de materias prima de base agraria, en Boletín de Estudios Geográficos, nº 92, Instituto de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras, Unievrsidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina, 1996.
13Pérez Romagnoli, 2002.
14Adolfo O. Cueto, La inmigración y la economía en Mendoza (1880-1900): el italiano, Revista de Historia Americana y Argentina, nº 25-26, año XII, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza,1987; Adolfo O. Cueto, Participación del italiano en el campo económico laboral mendocino. 1870-1939, Revista de Estudios Regionales, nº, CEIDER, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza,1990; María R. Cozzani de Palmada, Los italianos y las bodegas y viñedos mendocinos, Revista de Estudios Regionales, nº 15-16, CEIDER, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 1996 María R. Cozzani de Palmada, Sociedades y espacios de migración: los italianos en Argentina y Mendoza, EDIUNC, Mendoza, 1998.
15Estos dos rasgos aparecen también en otros países latinoamericanos al estudiar la constitución de empresarios regionales en procesos comparables. Lo señala, por ejemplo, Mario Cerutti al referirse a los españoles que se radicaron en el norte y centro de México entre 1840 y 1920 (Mario Cerutti, Estudios regionales e historia empresarial en México (1840-1020). Una revisión de los producido desde 1975, en Carlos Dávila L. De Guevara (compilador), Empresas e Historia en América Latina, Bogotá, TM Editores-Cociencia, 1997).
16“Son las mejoras sucesivas a que se ven sometidos la mayor parte de productos y procesos y que permiten elevar la productividad (relación entre insumos y productos), la calidad y gama de productos, los mercados de venta, etc” (Ricardo Méndez, Geografía Económica, Labor, Barcelona, 1997: 161).
17En Argentina, el registro de patentes de invención existe desde 1866.
18Cazenave, egresado en su país de la Escuela Nacional de Agricultura de Grignon, fue contratado por el Ministerio de Agricultura de la Nación a comienzos del siglo XX para dirigir la Estación Enológica de Mendoza “que [Cazenave] instaló y encaminó hacia el estudio y solución de los graves problemas de orden técnico que en la época preocupaban a nuestra incipiente e imperfecta industria vitivinícola”....(Victoria, Mendoza, 22-04-1941). Se radicó en Mendoza y se destacó por sus contribuciones a la vitivinicultura regional, en particular por sus contínuas innovaciones en equipos para bodegas y destilerías.
19Ibidem.
20Gaudencio Magistocchi, Tratado de enología, Peuser, Mendoza, Argentina, 1934.
21Como observa Geller, la producción de un bien a pedido y no en serie es una característica que acompañaba a otras ramas de la industria metalúrgica en el país durante esos años (Lucio Geller, El crecimiento industrial argentino hasta 1914 y la teoría del bien primario exportable, en Marcos Giménez Zapiola (compilador), El régimen oligárquico. Materiales para el estudio de la realidad argentina (hasta 1930), Buenos Aires, Amorrortu, 1975).
22En la provincia de San Juan hubo aportes similares. Por ejemplo, el pasteurizador perfeccionado y patentado por el español José Martín Ariza, fabricado por una firma de Buenos Aires (Eduardo Pérez Romagnoli, San Juan: la metalurgia productora de instrumentos para bodegas y destilerías entre 1885 y 1930, Población & Sociedad, nº 6/7, Tucumán, Fundación Yocavil, 1999). Ariza también produjo y patentó un filtro para vino que tuvo una gran difusión en las bodegas de la región vitivinícola argentina (Magistocchi, op.cit).
23Durante las primeras décadas de vitivinicultura moderna, la estructura interna de las bodegas, en particular las de mayor capacidad instalada, incluía, además de las destilerías, una sección metalmecánica y otra de tonelería; en ocasiones, los obreros ocupados en los talleres para arreglar arados, rastras, rejas, pulverizadores y otros instrumentos agrícolas podían superar la decena; había bodegas que en sus tonelerías contaban con 60 ó 70 toneleros de modo permanente, los cuales se encargaban de armar y reparar toneles y otros envases de madera.
24Con relación a las prácticas económicas de los actores sociales y sus comportamiento empresarial en la provincia durante la segunda mitad del siglo XX, véase Rodolfo Richard-Jorba, op.cit.
25Los Andes, Mendoza, 04-02-1899; Fanny Torres Baldé (nieta de Antonio Baldé), Historias de mi familia, 2001, mimeo; Francisco Miret (hijo de Gil Miret), Recuerdos, mimeo, sin fecha.
26Información verbal de la Señora Lila Masetto (Hija de Jacobo Masetto) y el Señor Luis Sánchez, viajante interprovincial de la firma (04-07-1998).
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Eduardo Pérez Romagnoli, « Inmigración europea y producción artesano-industrial en Argentina: la metalurgia inducida por la vitivinicultura moderna en Mendoza (1885-1930) », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 9 | 2004, Publicado el 18 febrero 2005, consultado el 24 junio 2017. URL : http://alhim.revues.org/380

Inicio de página

Autor

Eduardo Pérez Romagnoli

Instituto de Geografía-Universidad Nacional de Cuyo

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org