Navegación – Mapa del sitio

La mano de obra boliviana en las actividades agrícolas del Valle Bonaerense del Río Colorado

Cecilia Elisa Ockier

Entradas del índice

Palabras claves :

Argentina, Bolivia
Inicio de página

Texto completo

1En el área de influencia de Bahía Blanca se ubica el Valle Bonaerense del Río Colorado (VBRC). Corresponde al curso inferior de este río, de donde se captan las aguas para  el riego que permite distintos procesos productivos. Dentro de la variada gama de actividades agropecuarias que se desarrollan, el cultivo de la cebolla se destaca como la actividad hortícola más importante, y aunque este cultivo no alcanza a ocupar el 10% de la superficie, su influencia en la economía regional en términos de contribución al producto bruto de la zona es altamente significativa, alcanzando aproximadamente el 20% del mismo (Indicadores de Actividad Económica 1999, Nº 47 p. 32); siendo ésta la principal área productora de la Argentina.

2Según el banco de datos socioeconómicos de la Universidad Nacional del Sur (UNS) y de CORFO Río Colorado, el tamaño de las explotaciones no registra un nivel de desarrollo parejo. El Partido de Villarino se caracteriza por presentar unidades de explotación más pequeñas con mayor actividad de riego en cultivos intensivos. En este caso, la actividad hortícola se singulariza como la más importante. En Patagones las explotaciones registran mayores superficies, siendo la horticultura y la ganadería las actividades prioritarias. Los establecimientos de menos de 200 hectáreas ocupan el 14.33% del total de la superficie y son propiedad del 70.83% de los productores. Los establecimientos de mediano tamaño (entre 200 y 1000 ha.) se desarrollan en el 31.72% de la superficie y sus propietarios son el 23.17% del total. Por último los productores con más de 1000 ha. (6% del total) ocupan el 53.95% del área de riego. Esos datos ponen en evidencia la existencia de una fuerte concentración de la propiedad de la tierra en pocas manos.

3En los últimos años de la década de 1990 se agudizaron algunas variables dentro del circuito productivo, sobreoferta, inconvenientes en la comercialización, alta dependencia del mercado brasileño, provocando problemas para los productores especialmente para los más pequeños.

4Las tareas vinculadas específicamente con la producción de cebolla requieren además de mano de obra, inversión en maquinarias para distintas labores. El ente autárquico y cuatro empresas privadas disponen de maquinarias apropiadas para preparar el suelo y para las labores de siembra. Atento al proceso germinativo la siembra se realiza en agosto; a los cuatro meses ya hay un desarrollo importante de las hojas en ese momento de bulbifica (los nutrientes bajan al bulbo); a principios de marzo es transportada por camión a los galpones de empaque para realizar la limpieza (se le extraen la raíz y las hojas) tarea ésta que varios agricultores  realizan en el campo. En general como las labores de siembra son mecanizadas, el transporte y la limpieza son las que absorben mayor cantidad de mano de obra. Otras actividades que también insumen horas/hombre y gastos, son el desmalezamiento y el control de enfermedades, cuidados que resultan fundamentales para conservar la calidad del producto, parámetro indispensable para la exportación

5Entre 1994 y 1998 la producción de cebolla ha ido aumentando paulatinamente en cantidad de toneladas; del 46% en la campaña 1994-95, se pasa al 55% en 1997-98, incremento que tiene también su correlato en superficie sembrada y cosechada.

6Labores culturales apropiadas e introducción de tecnología adecuada, han permitido rindes altos por hectárea; el rinde promedio de la zona es de 32.6 Tn/ha. mientras que el promedio del país es de 24 Tn/ha.

7Los países del MERCOSUR registran una producción de 1458000 Tn para 1996. En esta cuantía participan por orden de importancia, Brasil con el 65%, Argentina con el 32%, Paraguay y Uruguay con el 2%.

8Si bien la producción hortícola conlleva un alto riesgo como bien de exportación por su carácter de perecedero, en cierta manera la cebolla se distancia de esta característica por presentar un período de conservación mayor, lo mismo que la papa o el ajo; esta ventaja es importante sobre todo cuando llega el momento de la comercialización del producto. Las variedades hortícolas de vida más larga una vez cosechadas participan del mercado internacional, sobre todo dentro de los mercados regionales; las de carácter perecedero sólo se comercializan para el mercado interno.

9Los principales destinos de la producción de CORFO Río Colorado son Brasil y la Unión Europea. Con el país vecino las transacciones se realizan intra Mercosur, mientras que con Europa los acuerdos comerciales involucran a Alemania, Holanda y Bélgica.

10Desde hace ya algunos años, importadores brasileños se han estado instalando en la zona del VBRC; allí adquieren el producto en pila y luego lo empacan en galpones propios, o bien contratan este servicio para posteriormente realizar la exportación a una empresa asociada en Brasil. Esta forma de trabajo determina que las mayores utilidades queden en manos del país vecino y no en el lugar de origen de la producción.

11Las tareas culturales con relación a la cebolla y a otros cultivos bajo riego exigen mano de obra intensiva singularizándose este espacio como receptor de migraciones desde los primeros años del siglo XX. A partir de la década de 1970, paralelamente al desarrollo del cultivo, se aprecia la llegada de migrantes provenientes de Salta, Jujuy y la hermana República de Bolivia. Según consultas efectuadas a personal técnico de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Hilario Ascasubi, la mayoría de los recién llegados vienen de lugares con pobreza estructural crónica y su inserción en las labores culturales de la cebolla acarrea problemas sociales, sobre todo con la población nativa.

La mano de obra boliviana

12Se considera el movimiento migratorio en la región bajo la presencia de tres oleadas migratorias. Al iniciarse el siglo XX arribaron contingentes de polacos, rusos, italianos, con la intención de trabajar en el campo. Entre 1940 y 1950 se verifica una interesante migración compuesta por españoles e italianos. A partir de 1970, América Latina se ubica como el continente desde donde parten los grupos que van a ostentar el mayor número dentro de la cuantía total; sobre todo Chile, Paraguay y Bolivia. Acompañando al desarrollo del cultivo de la cebolla llegan también los “collas” desde Salta y Jujuy (Argentina) y Bolivia.

13En general se reconoce que los contingentes de población se mueven de un lugar a otro con el objetivo fundamental de mejorar sus vidas. La acción de emigrar lejos está de ser una decisión simplista. Implica en primera instancia una actitud de desarraigo de una importante cantidad de formas tradicionales y cotidianas de pensar, sentir, trabajar, actuar, etc.

14Teitelbaum y Stanton Russell (1994) especifican complejas causas que impulsan a grupos de población a emigrar hacia otras latitudes y las enmarcan dentro de factores de precipitación: cambios, sobre todo tecnológicos, que se manifiestan en determinadas regiones y que colocan a éstas como receptoras de inmigrantes; llegada de población extranjera previo contrato laboral a través de diferentes empleadores, oferta de salarios más altos y cobertura social, que algunos países han alcanzado en relación a otros; decisiones políticas que por medio de normativas y reglamentaciones favorecen la entrada de inmigrantes, entre otros.

15Sean cuales fueren las causas, la incorporación de mano de obra extranjera al mercado laboral del país receptor suele arrastrar consigo cambios y reacomodamientos que inciden directamente en el sistema social. Este proceso es mucho  más crítico en los países del Tercer Mundo, donde los ajustes económicos, por la falta de un plan orgánico a mediano y largo plazo, son sólo paliativos coyunturales.

16Figura 1

17La figura anterior muestra la secuencia de radicaciones otorgadas por la Dirección Nacional de Migraciones con asiento en Bahía Blanca desde 1995 a 1999. Las radicaciones totales fluctúan entre 202 en 1995 a 388 en 1998. Si bien se destacan los países limítrofes de Chile y Bolivia, éste sobre todo en los tres últimos años del corte temporal, resulta ser el más significativo con un 31% de la cuantía total.

18Junto con las familias bolivianas arriban desde el noroeste argentino grupos poblacionales que comparten con las primeras no sólo su origen “colla” sino, sobre todo, una pobreza estructural crónica. “Así, la pobreza estructural que caracteriza a nuestra hermana república de Bolivia y a nuestras provincias del NOA, en especial Salta y Jujuy, resulta exportada desde sus zonas de origen para ser importada por el valle a través de la corriente migratoria que une ambas regiones.” (INTA Proyecto Pequeños Productores del sur bonaerense 1993 p.18).

19Desde fines de la década de 1970 el peso relativo de los inmigrantes trasandinos comienza a disminuir a favor de los “collas”, representando estos grupos actualmente unas 1200 familias. En atención al lugar de origen, los “collas” argentinos alcanzan el 10% del total registrado. Al arribar a la zona del valle comienzan en un principio como trabajadores asalariados o como medieros en explotaciones empresariales oriundas del lugar. Trabajan, en ciertos casos dentro de una forma de autoexplotación, para poder lograr una pequeña capitalización que les permita aumentar la superficie trabajada, de 1 a 1.5 ha., a o 3 ha. Un año de buenos precios para la cebolla les permite comprar una parcela que en general es un minifundio. En la zona, un productor minifundista es aquella persona que muestra carencias o escasez de recursos naturales y económicos por motivos diferentes: parcelas pequeñas en función del núcleo familiar, tenencia precaria de la tierra1, baja remuneración salarial, mano de obra familiar, falta de tecnología y asesoramiento adecuados, dificultad de acceso al crédito, ausencia de participación en el mercado, etc.

20Para los inmigrantes, la inserción  en el área receptora no es fácil; sus vidas están signadas por la marginalidad del medio en el cual actúan; trabajan como mano de obra barata para desarrollar ciertas actividades que el nativo no quiere desempeñar. Se ha podido verificar no sólo lo exiguo de los salarios sino también el incumplimiento de la legislación laboral,  que en teoría debería protegerlos. Esta situación desventajosa suele complementarse con una práctica muy común en el siglo pasado en varias zonas del país, pero  aún vigente; en épocas de cosecha el patrón vende los alimentos al obrero rural, por lo general a valores que superan los precios registrados en el mercado local. Tampoco se ha desterrado el pago en bonos sólo canjeables en cooperativas de ramos generales pertenecientes a los principales propietarios de la tierra y de los distintos eslabones de la cadena productiva del lugar.

21Si se tiene en cuenta como inicio de estos movimientos la década de 1970, es lógico suponer que la condición de todos los inmigrantes no es la misma. El tiempo transcurrido permite diferenciar tres situaciones distintas: instalación, transición y estabilización.

22Etapa de instalación: esta etapa abarca aproximadamente 5 años. Dentro de ella se encuentra el 40% de los inmigrantes actuales. Trabajan para otro productor en las distintas actividades culturales de la cebolla y reciben el 30% de la producción; suelen ser también mano de obra en otros campos vecinos.

23Generalmente son parejas jóvenes con 3 o 4 niños pequeños. Llegan al VBRC por referencia de terceros, parientes o amigos, (“migración de llamado”) y se instalan en un inicio, con aquellas personas que les han dado la referencia del lugar. Posteriormente ocupan tierras que han sido cedidas por propietarios del valle mediando distintos contratos de aparcería2,(de palabra, no legales).Teniendo en cuenta la abundancia de mano de obra, las condiciones de trabajo y paga son siempre impuestas por el dueño de la tierra. Su permanencia depende de la producción; por lo general cambian de patrón anualmente. La superficie que trabajan es de 1 a 3 ha, lo que significa que varias familias pueden trabajar para un solo propietario.

24La cebolla, como único producto de comercialización, es la que les aporta la casi totalidad de los ingresos; lo que recaudan por tareas extraprediales es ínfimo. El patrón maneja todo el circuito productivo (precio, comprador, momento de venta) dejando la puesta en el mercado del porcentaje correspondiente al trabajador, en último término; momento en que el precio ha caído considerablemente por considerarse esa producción ya casi fuera de época.

25La familia completa es la que realiza las tareas que devienen del cultivo principal; los pequeños en edad escolar acuden al campo finalizado el horario de asistencia a clase, notándose un marcado ausentismo en el período de cosecha. Todas las familias trabajan también fuera de las tierras que ocupan, realizando changas3 siempre atinentes a las labores rurales.

26En la etapa de instalación, estos grupos buscan sobrevivir al amplio abanico de situaciones que les marca su condición de inmigrantes; sobrevivir a un clima al cual no están acostumbrados, sobrevivir a trabajos excesivos estando mal alimentados, sobrevivir a exiguas pagas, sobrevivir al rechazo y marginalidad manifiesta por la comunidad receptora.

27Etapa de transición: el tiempo de instalación de estas familias  fluctúa   entre 3 a 10 años y ellas representan el 55% del total. Los miembros de este grupo tampoco son dueños de las tierras que ocupan, utilizando el contrato de aparcería como medio de radicación. Debido a su más larga permanencia en el valle, conocen cuáles son los campos mejores y los patrones “más accesibles” en cuanto a condición humana dentro de la relación empleador-empleado.

28La superficie trabajada es similar al caso anterior, siendo la cebolla el cultivo principal aunque con rendimientos más altos: entre 800 a 1200 bolsas  por hectárea. Además de la cebolla trabajan en el cultivo de otras hortalizas, tomate, zapallo, lechuga, melón, sandía, pimiento, que en todos los casos comparten con quien les cedió las tierras. Esta diversificación no sólo es positiva para mejorar su dieta alimenticia diaria, sino que permite un ingreso extra con la venta del excedente del consumo.

29Gozan de mayor independencia en lo que se refiere a compra de alimentos, insumos para las labores agrícolas, momento de colocar el producto para la venta a elección del comprador. “Estas mejoras se producen en el 50% de los casos y resultan de un proceso de continua emancipación de la dependencia que tienen estas familias con los patrones”. (INTA, Proyecto Pequeños Productores del sur bonaerense, p.34 ) Al haber roto la relación de subordinación, son ellos quienes venden su producción a medida que las necesidades cotidianas se presentan, y gozan por lo tanto de mayor flexibilidad para observar el movimiento del mercado.

30La mano de obra es familiar, con una leve retracción por parte de la mujer;  ésta se dedica al cuidado de los niños más pequeños, ya que cuenta en general, con hijos de 13 o 14 años que son quienes ocupan su lugar en las tareas de la cebolla. No contratan mano de obra, ya que estos grupos reciben a los recién llegados quienes cambian alojamiento y comida por trabajo. Como han diversificado la producción, si bien salen a trabajar en otras tierras, esta tarea es muy esporádica.

31Después de una “buena” cosecha pueden alcanzar a comprar un vehículo usado, adquisición sumamente importante ya que les permite poder movilizarse con todas sus pertenencias en busca de tierras mejores para trabajar. También cuentan con algunas maquinarias como sembradoras, pulverizadoras y otras herramientas necesarias para las labores agrícolas.

32Reciben algún tipo de crédito aportado por las casas de venta de insumos o por algún eslabón de la cadena productiva que fijará el precio a la entrega del producto. Si bien conocen la zona y la idiosincrasia de la comunidad por estar radicados desde hace más tiempo, su integración a la sociedad local es nula.

33Etapa de estabilización: sólo el 5% del total de familias “collas” se encuentran dentro de esta etapa; el tiempo de radicación en el valle supera los 10 años. Son familias numerosas ya que el promedio de hijos oscila entre 6 y 7, encontrándose los mayores en edad de formar sus propias familias.

34Han logrado comprar la tierra que trabajan a través de mucho esfuerzo y una vida sumamente austera por largo tiempo y con el advenimiento de algunas buenas cosechas. Por lo general poseen unas 10 a 20 ha., en lugares poco aptos desde la óptica agronómica. El contar con una propiedad les permite la satisfacción de diversas aspiraciones: la construcción de una vivienda mejor, no deambular más desde un sitio a otro, mayor seguridad para planificar el futuro, un arraigo definitivo en las tierras del valle.

35El cultivo de la cebolla sigue siendo el más importante en sus propiedades  o en sus tierras: ocupa unas 5 o 6 ha., atento a la disponibilidad de mano de obra y al capital para comprar los insumos necesarios para las labores culturales, aunque la comparten con cultivos hortícolas, que más allá del sustento diario son comercializados en mercados locales o regionales.

36Al ser dueños de la tierra el comportamiento dentro del mercado es similar al que desarrolla un productor local, aunque con ciertas limitaciones por el poco volumen aportado a la comercialización. Como en el caso anterior, reciben a familias recién llegadas, que trabajan por un techo y un plato de comida, a las cuales les enseñan el manejo del cultivo y les brindan sus experiencias dentro de la comunidad local. “Cuando estas familias logran acceder a la tierra, ya poseen por lo general un vehículo viejo, algún tractor chico que también es bastante antiguo y alguna maquinaria, como una rastra, un escardillo o una sembradora.” (INTA Proyecto: Pequeños Productores del sur bonaerense, p. 45).

37Mantenerse dentro de esta etapa y crecer, depende mucho de variables externas al esfuerzo y voluntad de los integrantes; resulta fundamental la concurrencia de factores que determinen buenos precios para varias cosechas consecutivas.

38Las tecnologías que utilizan siguen siendo muy tradicionales, no han incorporado nuevas innovaciones quizás por la falta de capacidad o desconocimiento y carencia de asesoramiento necesario. El financiamiento que logran conseguir es similar al caso anterior, créditos para insumos aportados por el comprador de la mercancía, que en definitiva fijará el precio según su conveniencia.

39Si bien el arraigo está presente desde el momento que son propietarios, la integración como grupo dentro de la comunidad del valle no se da, situación que los lleva a agruparse entre sus pares. Resulta destacable el importante trabajo que realizan las maestras rurales para integrar a los pequeños con la población infantil nativa; tarea que si bien da sus frutos no se mantiene en el tiempo. Cuando alcanzan la etapa de la adolescencia, la distancia que hay entre ambas comunidades es casi infranqueable.

40En ninguna de estas tres etapas (inserción-transición-estabilización) se encontraron formas asociativas, acción que les ayudaría a fortalecerse como grupo. La única forma de asociativismo es la “torna”, que consiste en el trabajo comunitario, durante un día, de varias familias en las tierras de una de ellas en particular, la cual aporta la merienda necesaria. Esta acción es rotativa entre todos los integrantes que participan. Este tipo de trabajo comunitario es importante especialmente en determinados momentos en que la actividad, teniendo en cuenta el ciclo vegetativo de la cebolla, requiere premura en las tareas para conservar la calidad del producto.

41Resulta interesante mostrar como síntesis de las tres etapas los ingresos totales logrados a lo largo de un año.

42Familia A: Etapa de instalación, Familia B: Etapa de transición, Familia C: Etapa de estabilización. Fuente: INTA Proyecto: Pequeños Productores del sur bonaerense.

43La totalidad de ingresos  que una familia puede lograr en un año durante el período de instalación, muestra una marcada deficiencia en relación con los gastos que debe afrontar para vivir y para invertir en los insumos imprescindibles que supone el desarrollo de la explotación.

44Los ingresos que obtiene una familia en el período de transición, aunque son superiores, tampoco resultan suficientes como para que pueda obtener una pequeña capitalización.

45En cambio, un grupo familiar que en el período de estabilización alcanza aproximadamente ingresos totales por 9300 pesos, en caso de haber  transitado por un año “bueno” puede lograr la estabilidad; situación que caracteriza a esta etapa y que se alcanza con la adquisición de la tierra.

46Sin embargo, el tránsito por las diferentes fases no implica indefectiblemente un comportamiento lineal; las variables exógenas a las decisiones tomadas por las familias (condiciones del medio natural, fluctuaciones del mercado, situación económica del país, precio de la producción,) no les permiten una independencia del sistema. Una familia puede estar en la segunda o tercera etapa y volver rápidamente a las condiciones manifiestas en el período de instalación, cuando las variables se presentan adversas por dos o tres años consecutivos.

47La Estación Experimental Agropecuaria INTA Ascasubi por medio de sus técnicos preocupados por las condiciones de estas familias, ha puesto en marcha el Proyecto pequeños productores del sur bonaerense (PEPROSUBA).  Teniendo en cuenta las familias de origen “colla” instaladas en el valle se ha decidido comenzar las acciones en la zona rural de J.A.Pradere con 135 familias que representan el 11% del total. Se realizan reuniones con los productores para detectar los problemas que sumergen a estos grupos en la marginalidad, y como conclusión de las entrevistas, se diagraman distintas estrategias de intervención basadas en tres pilares fundamentales: tecnología-capacitación-organización.

48El Proyecto PEPROSUBA para la migración boliviana, después de tres años de implementación, demostró resultados positivos en las áreas en las cuales se aplicaron las estrategias de intervención. Con la utilización de tecnología adecuada se aumentó el rendimiento por hectárea de la cebolla y se incorporaron los cultivos de tomate y pimiento a los sistemas de producción. La ventaja del asociativismo se reflejó en la formación de cooperativas, una para acceder a créditos blandos sobre todo del BID, y la otra, para la construcción y manejo de un galpón de empaque.

49El mejoramiento de las condiciones de trabajo y el aumento de la rentabilidad de estas explotaciones genera mejores expectativas de vida para las familias de inmigrantes de VBRS.

50La inmigración se ha convertido en algo cotidiano, dice Sassen, por consiguiente, se hace perentorio definir claramente qué postura quieren asumir el Estado y la población como sociedad. La cotidianeidad del proceso crea la necesidad de un reacomodamiento permanente de hábitos y costumbres diferentes (aquellas que arrastran los inmigrantes, aquellas que cimentaron los nativos.

Inicio de página

Bibliografía

Banco Interamericano de Desarrollo, (1984). Progreso Económico y Social en América Latina. Integración Económica, Washington D.C.

BENENCIA Roberto, (1997). Area Hortícola Bonaerense. Cambios en la producción y su incidencia en los sectores sociales. La Colmena Buenos Aires.

CASTLES Stephen MILLER Mark, (1994). La Era de la Migración Internacional. Edición: La Era Urbana Vol. 2 Nro. 3 Washington.

Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca, (1999). La cebolla en el valle bonaerense del Río Colorado. Indicadores de actividad económica Nro. 47. Bahía Blanca.

COZZANI de PALMADA María R., (1997). Inmigrantes Extranjeros: ¿Ciudadanos del Mundo Globalizado de Fin del Milenio?. En: Revista Geográfica Nro. 123, Instituto Panamericano de Geografía e Historia . México.

_____________________________ (1997). Sociedades y espacios de migración. Los italianos en la Argentina y en Mendoza. EDIUNC Serie Estudios, Mendoza.

Indicadores de actividad económica (IAE) Centro Regional de Estudios Económicos, (1999,2002). La cebolla en el valle bonaerense del Río Colorado, Año VI Nº 47; Nuevas perspectivas para la horticultura regional Año XI Nº 63;  Cebolla: alternativas de producción y comercialización Año XI Nº 64.

INTA Pequeños Productores del Sur Bonaerense (PEPROSUBA), (1993). Desarrollo Rural Autosostenido para los pequeños productores del Valle Bonaerense del Río Colorado. Villarino, Buenos Aires.

LAREDO Iris M. (1992). “Definición de los objetivos del proceso de Integración Latinoamericana en las tres últimas décadas (1960-1990)”, En: La Integración Latinoamericana en el actual escenario Mundial: de la ALALC-ALADI al MERCOSUR. Universidad Nacional de Rosario, Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Argentina.

MONTOYA Silvia, (1993). Asimetrías Sociales en el MERCOSUR. Fundación Mediterránea, Córdoba.

OCKIER Cecilia, (1996). Descentralización: Nuevo marco de redistribución territorial. Análisis de un caso. En: Geografía Aplicada y Desarrollo. Instituto Panamericano de Geografía e Historia,  Año XVI-N° 33, Ecuador.

OCKIER Cecilia, (2001).  Los problemas sociales-laborales dentro del circuito económico de la cebolla. Presentado en el Octavo Encuentro de Geógrafos de América Latina, Universidad de Chile.

REBORATTI Carlos : Migraciones y frontera agraria: Argentina-Brasil en la cuenca del Alto Paraná.

SÁNCHEZ Carlos, (1979).  Determinantes económicas de la migración de países limítrofes: chilenos y paraguayos en el mercado de trabajo de Argentina. CEMA Buenos Aires, Argentina.

SASSEN Saskia, (1994). Migración Internacional y la Ciudad Post-Industrial. Edición: La Era Urbana Vol. 2 N°3, Washington.

Inicio de página

Notas

1Por ejemplo en el caso de Salta, Santiago del Estero o Misiones, trabajan tierras que no son propias porque arrastran por largos años problemas legales vinculados a situaciones de herencia. En el VBRC de manera no tan notoria hay ejemplos en que no es sencillo lograr la titularidad del bien.
2 Aparcería: trato o convenio de los que van a la parte en una explotación rural.
3Changa: f.fam. Trato, trueque o negocio de poca importancia. Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española. Tomo II Decimanovena Edición 1982. Trabajo temporareo, remuneración por la totalidad de la tarea, inexistencia de contrato laboral.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Cecilia Elisa Ockier, « La mano de obra boliviana en las actividades agrícolas del Valle Bonaerense del Río Colorado », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 9 | 2004, Publicado el 18 febrero 2005, consultado el 22 agosto 2017. URL : http://alhim.revues.org/384

Inicio de página

Autor

Cecilia Elisa Ockier

Universidad Nacional del Sur, Argentina

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org