Navegación – Mapa del sitio

Evocando la emigración a la Argentina de los franceses “pieds noirs” de Argelia

Isabel SANTI

Entradas del índice

Mots-clés :

Pieds noirs

Palabras claves :

Argentina, Emigración
Inicio de página

Texto completo

1Durante la primavera de 2002, se celebraba en Francia el cuadragésimo aniversario de la firma del tratado de Evian, oficializando el final de la guerra de Argelia. La prensa y los medios de comunicación dedicaron abundante espacio al tema en un intento de abarcar todos los aspectos olvidados de la historia reciente. Numerosos fueron los debates, polémicas y análisis; por primera vez se recordó y reconoció el desarraigo y abandono experimentado por aquellos franceses, colonos de Argelia que tuvieron que huir hacia Francia, país de origen pero que muchos desconocían, habiendo nacido en Argelia. Se trató de rescatar la memoria de esa emigración de retorno forzado, a través de relatos y entrevistas, esbozando un archivo de historia oral, enfatizando, retrospectivamente, su carga de frustración y desilusión en el éxodo. Resulta sorprendente ese intento abarcador de restituir la visibilidad de este grupo de franceses en la sociedad que no siempre supo aceptarlos. Si bien se recordó a los emigrados “pieds noirs” fuera de Francia, mencionando diversos destinos, en ninguna publicación figura el grupo que emigró a la Argentina.

2La emigración de franceses de Argelia a la Argentina1, aunque terminó siendo numéricamente reducida, fue organizada oficialmente por los dos estados, francés y argentino, lo que le confiere un sentido tanto político como económico. En este trabajo no nos proponemos  centrarnos esencialmente en el desplazamiento espacial de los migrantes, sino tratar de evaluar la incidencia de los conceptos de integración y/o asimilación, relacionados al de exclusión, en los individuos de carne y hueso, tal como lo sugiere el historiador Gérard Noiriel, sin privilegiar a los actores colectivos.

3Al firmarse el tratado de Evian, en marzo de 1962, se inicia la partida de los franceses de Argelia, los “pieds noirs”. Sin embargo, muchos no habían esperado hasta el final de la guerra para abandonar la colonia francesa y buscar otro país, fuera de Francia, para acogerlos. Algunos se dirigieron a América Latina, principalmente a Argentina.

4Esta preferencia quedará justificada por el beneplácito con que las autoridades argentinas contemplaron las gestiones emprendidas en los consulados argentinos que facilitaron viajes exploratorios de representantes de la “Association pour l’émigration d’outre mer”. Bajo el título “Una inmigración que puede ser provechosa”, el diario La Nación del 3 de marzo de 1963 publicaba:

En términos generales, es una inmigración interesante para nuestro país, que, a su vez, ofrece generosa hospitalidad, excelente clima, grandes posibilidades de progreso y mas allá de todo, una “atmósfera” europea que es raro encontrar en otras partes. (…) Desde luego, tiene importancia canalizar hacia la Argentina estas nuevas corrientes de agricultores especializados.

5A partir de 1960, surgen varios proyectos, muchos de los cuáles no prosperaron. En aquella época varios diarios argentinos informan acerca de los viajes exploratorios realizados por franceses de Argelia, mencionando familias argelinas o familias francesas indiferentemente, aunque se tratara de los mismos inmigrantes potenciales, con el fin de investigar posibilidades de asentamiento para las familias en Argentina.

6Romain Gaignard (1968: 92) elaboró un  inventario de esos viajes infructuosos: a Neuquén en 1960, Entre Ríos en 1961, Mendoza y Rió Negro donde veinticinco familias debían formar un proyecto piloto en 1963; otras sesenta familias de pescadores de Oran y Alger estaban previstas para formar un asentamiento en Bahía Blanca, diez familias en Tucumán, cincuenta en la provincia de Jujuy donde se consideraba que el clima era equivalente al de Argelia… En 1960, el gobierno de Santiago del Estero incluso anuncia oficialmente la instalación de 250 familias en La provincia.

7En Argentina, la inmigración europea disminuyó a partir de fines de los años 50; la perspectiva de un nuevo flujo de inmigración europea es aceptado favorablemente ya que se trataba de alentar el poblamiento de regiones desérticas asegurando su desarrollo. Las autoridades francesas, a su vez, frente a los problemas de re inserción planteados por los “pieds noirs” en la sociedad francesa, reciben positivamente a los emisarios argentinos que les presentan diversas posibilidades, gestión que apoyan las asociaciones de “pieds noirs” que ya habían enviado misiones a Argentina. Todos los contactos son objeto de artículos de prensa en ambos lados del Atlántico, algunos fracasan, otros se formalizan. Para institucionalizar este proceso migratorio se firma un acuerdo bilateral de tres años entre Francia y Argentina, el 19 de octubre de 1964; para esa fecha ya se habían instalado varios colonos. Dicho acuerdo se prorrogará hasta 1970.

8El “Acuerdo entre el gobierno de la República Argentina y el gobierno de la Republica Francesa sobre inmigración a la República Argentina de colonos franceses repatriados antiguos residentes en África del Norte”, estipula lo siguiente en sus primeros artículos:

Art. 1: El gobierno argentino autorizará, conforme a las estipulaciones del presente acuerdo, el establecimiento definitivo en su territorio de agricultores franceses, antiguos residentes en África del Norte, organizados en grupos cooperativos de carácter agrícola o agro-industrial de acuerdo a planes concretos acordados previamente entre los dos gobiernos.

Art. 2 : El gobierno Francés otorgará a estos grupos cooperativos una ayuda financiera que les permita adquirir los útiles, herramientas, equipos de producción, ganado, semillas, maquinarias y vehículos, comprendidos los de tracción mecánica, para asegurar las condiciones adecuadas al éxito de su radicación. (…)

Art. 9 : El gobierno de la República Argentina procurará proveer, en el mayor grado posible, las necesidades de infraestructura en cada radicación cooperativa, de manera de asegurar, dentro de los límites de su competencia, las mejores condiciones sanitarias y de instrucción pública para los habitantes así como la circulación y comercialización de los productos.

9Todo el material, representando un valor de 250.000 FF (50.000 $US), por unidad familiar, sería exonerado de derechos arancelarios, quedando el transporte a cargo del gobierno francés. Cabe señalar que se precisa  en el acuerdo que “una vez ingresados, dichos bienes serán objeto de una prenda a favor del Estado Argentino durante un plazo de cinco años, período durante el cual no podrán ser vendidos, transferidos, hipotecados ni alquilados sin su autorización previa”. De alguna manera esta cláusula, al no cumplir el gobierno argentino con lo previsto en el art. 9 en cuanto a “proveer las necesidades de infraestructura” mínimas, tuvo que ser desacatada por muchos inmigrantes que, para vivir, empezaron a alquilar el modernísimo material entregado por Francia.

10Cabe notar que esta forma de colonización por establecimiento de cooperativas agrícolas, se asemeja a los proyectos de colonización agrícola con europeos que llegaron a la Argentina a fines del siglo XIX. Este aspecto le confiere un carácter original a este caso de inmigración que se lleva a cabo principalmente entre 1963 y 1965, lapso de tiempo breve comparado con otras migraciones llegadas en esa misma época.

11Además del grupo de los “pieds noirs” que llegan patrocinados por el acuerdo bilateral, se presentan otros migrantes provenientes de Argelia para colonizar tierras: son miembros de la OAS (Organización del ejercito secreto) buscados por la policía francesa, quienes terminarán encontrando en la Argentina, las mismas vicisitudes que los demás colonos con explotaciones agrícolas en cooperativas. Aún siendo menos numerosos que los otros colonos de Argelia, algunos se radicaron con la familia y terminaron gozando, dentro de la colectividad francesa de la misma celebridad negativa que habían tenido, quince años antes, los “colaboradores” de la segunda guerra mundial.

12Se considera, en general, puesto que no hay datos exactos, que llegaron ciento cincuenta familias de “pieds noirs” a Argentina, con un promedio de dos o tres niños por unidad familiar, lo cuál representa un total aproximado de entre setecientas cincuenta u ochocientas personas. Los primeros llegan hacia 1960 y siguen llegando, cada vez menos hasta aproximadamente 1970.

13Concretamente llegan sucesivamente tres grupos. En diciembre de 1963, las primeras familias desembarcan en Buenos Aires y se dirigen a Entre Ríos; otro grupo de sesenta familias llega en enero de 1964. El segundo grupo de cuarenta familias llega a Formosa en marzo de 1964 y se instala cerca del Chaco. El tercer grupo, compuesto por veintiún familias originarias de Blida se asienta en la región de Salta (Rosario de Lerma), en 1965.

14Posteriormente, otras radicaciones secundarias se van formando, paulatinamente, como la de Valle Azul en Río Negro, El Colorado en Formosa y finalmente, en 1967, se radica otro grupo en San Juan. Paralelamente, el reducido grupo de oficiales sediciosos (OAS), se había radicado en Tacaagle, antigua misión jesuítica en Formosa, en 1963.

15Resulta importante destacar la actuación individual de los jefes de grupo, quienes fueron los verdaderos promotores de esta emigración hacia Argentina. Ellos actuaron, a partir del regreso forzado a Francia, para obtener las primeras subvenciones y efectuar la selección de países mas ventajosos para emigrar, con notable eficacia presentaron proyectos ante el Ministerio de los Repatriados, en Paris y ante el Consulado Argentino. Gestiones sin las cuáles no se hubiera firmado el acuerdo bilateral ni se hubieran reunido, en el seno de la “Société Franco Argentine d’Exploitation Agricole”, los colonos suficientes para formar cooperativas agrícolas.

16Para ejemplificar el papel determinante de estos actores, en el caso de este proceso de inmigración, consideraremos el grupo de Georges Thurín quien llega, encabezando a cincuenta familias, a la provincia de Formosa en febrero de 1963. Este grupo es representativo del itinerario de los primeros meses de los franceses de Argelia en Argentina. Efectivamente, G. Turín forma su cooperativa en Toulouse (Francia), con participación de repatriados quienes, como él, provienen de la región de Oran, en la que numerosos “pieds noirs” eran de origen español. El emisario del gobernador de Formosa proponía atribuir 20.000 Ha de tierras para cuatrocientas familias migrantes, a precio módico, con muchas facilidades de crédito, sin impuestos durante cinco años y suministro de alojamiento. Como contrapartida, los migrantes deberán traer su material agrícola y llegar en grupos constituidos: con sus propios mecánicos, sus especialistas, sus sacerdotes, y sus medios de acción propios para poder hacerse cargo de todo tipo de necesidades. Los artículos de prensa que se refieren a este grupo subrayan las ventajas ofrecidas por ambos gobiernos, un ingeniero francés que viaja a Formosa, entrevistado por Le Monde, declara que la zona de Formosa se parece a Argelia “pero una Argelia sin árabes”.

17Indudablemente, la dimensión política y económica era ventajosa para los dos gobiernos: los gobiernos radicales argentinos (Frondizi e Illia), esperaban que esta inmigración transformara rápidamente la economía de la provincia “modernizando la agricultura”. La ideología “desarrollista” de los años sesenta, preveía el desarrollo del país asimilado al crecimiento industrial; en el ámbito agrícola se trataba de “tecnificar el campo”. En ese sentido, la inmigración francesa fue un ejemplo excepcional de migración organizada y enmarcada por una entidad oficial, concebida como un acto político. El gobierno francés, a su vez, iniciaba una política de apertura hacia América Latina, y consideraba conveniente alentar la emigración de los “pieds noirs” equipándolos con material francés moderno, cuando tenia que resolver el caso de miles de agricultores repatriados que había que re asentar e indemnizar en territorio francés.

18Las cuarenta familias del grupo de Thurín llegan a Formosa donde no se había previsto nada para recibirlas, con excepción de un edificio administrativo abandonado, en pésimas condiciones. Las tierras atribuidas se encontraban a una distancia de 250 Km. de la ciudad, en Cattaneo-Cué. Los hombres partieron para el desmonte, dejando en la ciudad a sus familias. Aunque los colonos reconocieron haber sido bien recibidos por los habitantes locales, no lograron adaptarse. Por mas que, casi todos nativos de Oran, entendían español, tenían problemas con la lengua y con el guaraní. De hecho, nada se parecía a Argelia, ni el clima subtropical, ni las lluvias torrenciales, la falta de rutas, el material que no llegaba... La suma de estos factores provocó desilusión y las primeras partidas. El material terminó por llegar un año después y la empresa comenzó a funcionar, a pesar de lo cual se disolvió la cooperativa por tensiones con los locales, sobre todo con los “intrusos” paraguayos, suscitando tensiones internas en la cooperativa. Los inmigrantes terminaron desolidarizándose de la cooperativa. La experiencia comunitaria fracasaba porque los “pieds noirs” de Argentina no lograban constituir una comunidad homogénea. Lo que los había unido al principio, era el rechazo a permanecer en Francia, lo que no constituía un objetivo común suficiente.

19Una vez que se suprimió la cooperativa, sus antiguos miembros se convirtieron en inmigrantes individuales, con o sin familia, y se fueron dispersando en busca de nuevas regiones de radicación.

20En 1966, G. Thurín, quien había liderado el grupo de Formosa, junto con una docena de familias viaja a la Patagonia, a Valle Azul. Este sub grupo, compra una propiedad de 20.000 Ha, formando una sociedad. Cada familia compra un lote en función de sus posibilidades financieras,. Ya no se trata de formar una cooperativa. La experiencia de Valle Azul es un éxito, en la medida en que el asentamiento fue voluntario: G. Thurin de religión protestante, nació en Argelia, representando la tercera generación de colonos; con sus compañeros organizó, en la antigua estancia de Valle Azul, una suerte de pueblo comunitario, con su plaza y su templo protestante. En febrero de 2002, permanece en Valle Azul, el mismo número de familias que en 1966, a las que se suman las familias franco-argentinas fundadas por los hijos de los immigrante.

21En general, después de la disolución de las cooperativas, de los “pieds noirs” de Argentina, si bien muchos regresaron a Europa, otros tantos se quedaron esfozándose por romper definitivamente con su estatuto de colono para tratar de integrarse individualmente a la sociedad argentina. La mayoría inició una reconversión para ejercer actividades comerciales en centros urbanos, otros permanecieron en zonas rurales, pero casi todos intentaron, afanosamente, adaptarse a las condiciones de vida locales, aunque tuvieran que cambiar de oficio. Entre 1966 y 1987, sesenta familias abandonan Argentina, según datos del consulado de Francia.

22Los “pieds noirs” de Argentina no formaron una comunidad propiamente dicha, puesto que su “identidad pied noir” común sólo se basaba en una memoria colectiva, sustentada en los grupos de cooperativas. En calidad de inmigrantes individuales, supieron ubicarse en la sociedad que los roddeaba ya que en Argentina, y en esa época sobretodo, la pertenencia social y el éxito dependían a menudo de fenómenos específicos, tales como, por ejemplo, el hecho de ser francés.

23Ahora bien, los “pieds noirs” que se negaron a quedarse en Francia, donde se sentían excluidos como “repatriados”, reivindicaron y reivindican su identidad francesa en Argentina, ya que les parece rentable socialmente, evocando una Francia mítica, puesto que la mayoría de ellos, nacidos en Argelia, poco habían viajado a Francia. Se esmeran en diferenciarse de los argentinos, identificándose a aquellos que los excluyeron para mejor adaptarse a la sociedad argentina.

24En el transcurso de entrevistas realizadas en febrero de 2002, en Valle Azul, entre las familias de inmigrantes del grupo Thurin, los entrevistados reconocían estar arraigados en esa tierra que los acogió, pero no hablaban ni de integración ni de asimilación, ya que se siguen considerando como pioneros, como la continuación de sus antepasados que colonizaron Argelia: “simplemente aprendimos español sin olvidar el árabe”. Muy pocos son los que tramitaron la nacionalidad argentina. No sienten mucho interés por los problemas de los argentinos, salvo si tienen que ver con el buen o mal funcionamiento de sus empresas.

25El país y la sociedad argentina, más que integrarlos o asimilarlos, los absorbió. Cabe señalar que, después de haber sido, en su momento, centro de atención mediática por considerarse como una inmigración ejemplar, no queda en la actualidad ninguna huella de estos inmigrantes en los archivos disponibles de la Dirección Nacional de Migraciones ni en el Ministerio del Interior. Los responsables y funcionarios consultados al respecto, pensaban que se habían ido todos, solo mencionan “esa inmigración de lujo que fracasó…”. Tal vez sea porque las autoridades argentinas habían esperado por lo menos mil familias de colonos, agrupadas en cooperativas agrícolas especializadas y ejemplares, en la tierra de promisión.

Inicio de página

Bibliografía

GAIGNARD, Romain, 1968. La faillite de l’expérience de colonisation des “pieds noirs”, Paris, Les cahiers d’outre mer.

STORA, Benjamín, 1997. Histoire de la guerre d’Algérie, Paris, La Découverte.

VERDEAU, Geneviève, 1994. L’émigration desFrançais d’Algérie, Maîtrise, Univ. Paris 1.

VERGES-LEROUX, Janine, 2001. LesFfrançais d’Algérie, Paris, Fayard.

Archives du Consulat de France à Buenos Aires.

Archivos de Dirección Nacional de Migraciones y Ministerio del Interior.

Diarios La Nación, El Clarín, Le Monde, 1963 y 1964.

Inicio de página

Notas

1Agradezco la valiosa ayuda del Sr. Jean Louis Rustan, Cónsul General de Francia en Argentina. A los Sres. Georges Thurin y Michel Bretschmit, durante mi trabajo de campo y encuestas en Argentina, de octubre a febrero de 2002.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Isabel SANTI, « Evocando la emigración a la Argentina de los franceses “pieds noirs” de Argelia », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 9 | 2004, Publicado el 18 febrero 2005, consultado el 31 marzo 2017. URL : http://alhim.revues.org/389

Inicio de página

Autor

Isabel SANTI

Université de Paris 8

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org