Navegación – Mapa del sitio

El impacto de la emigración en la estructura familiar

Raquel Sans y Andrés Ignacio Urrutia

Entradas del índice

Mots-clés :

Familia

Palabras claves :

Argentina, Emigración
Inicio de página

Texto completo

1Entre los años 2000 y 2003 muchos argentinos emigraron a otros países. Según estimaciones, partieron alrededor de 255.000; la mayoría jóvenes que a pesar de haber alcanzado un alto nivel de escolarización no lograron insertarse en la estructura productiva local ni independizarse económicamente de sus padres. Se fueron tras un futuro mejor. En la Argentina quedaron padres, hermanos, esposos, hijos, con las ausencias.

2Esta investigación, enfocada en los que vieron partir a sus hijos y nietos, aporta algunas reflexiones sobre las nuevas relaciones vinculares que mantienen con los emigrados, los mecanismos de ajuste que emplean y las “redes de apoyo social” que encuentran  en la nueva situación.

3Las preguntas que estructuraron el trabajo fueron las siguientes:

4¿Cuál es el impacto psicológico que experimentan los padres frente a la emigración de un hijo?

5¿Qué cambios en la estructura y en los vínculos familiares ocasiona la emigración de uno de sus miembros?

6¿Qué estrategias despliegan los padres para afrontar esta «crisis accidental?».

7Es decir que el artículo se centra en la descripción y explicación de estados emocionales relacionados con el impacto subjetivo de la partida, relaciones interpersonales con los hijos ausentes, actitudes predominantes con respecto a esta crisis accidental y estrategias y procesos de «ajuste».

8La información fue obtenida a través de reuniones grupales de tipo semanal con padres de jóvenes emigrados en las cuales se promovía el diálogo y la expresión de las vivencias personales, reuniones de trabajo en las que sintetizaban el material leído,  intercambiaban bibliografía, leían información periodística y textos extraídos de la WEB y de entrevistas en profundidad semi-estructuradas alrededor de seis ejes temáticos: opiniones sobre la situación de los hijos; motivos de la partida; sentimientos vividos y actuales; expectativas sobre el futuro; modos de paliar el dolor o la angustia que estaban utilizando; planes personales orientados a mejorar el estado de ánimo.

9En el estudio participaron 65 adultos de 46 a 84 años con hijos en el extranjero, algunos asistentes residentes de la localidad de Alta Gracia, CÓRDOBA. Los 65 adultos consultados tienen en total 91 hijos en el exterior; 54,7% se encuentra en Europa (34% en España, una proporción algo menor en Itali, y el resto en otros países de  la unión europea); el 30,76% reside en América del Norte (67,85% en Estados Unidos y los demás en Méjico y Canadá); sólo un 10% emigró a otros países latinoamericanos y 6 a Israel, India, Australia...

10El 61,9% partió después del año 2000; 20, 23% en los años 90; 13% en la década del 80 y sólo 4 individuos en los sesenta y los setenta.

11Según los relatos obtenidos, en la mayoría de los casos el motivo principal de la partida  fue la necesidad de encontrar trabajo; en segundo término el deseo de reunificación familiar con ya emigrados y por último otros factores (estudio, investigación, ansia de “conocer otras realidades”...). También a juicio de sus padres, en los lugares de recepción tienen trabajo, se han afincado muchos con su familia, han alcanzado un grado aceptable de legalidad que les permite residir y a pesar de que su migración es reciente, se encuentran satisfechos con la actividad que realizan (88,5%).

12La mayoría de las personas que integran la muestra, no viven solas y manifiestan que pueden comunicarse con sus hijos, vía telefónica o por mail, con una frecuencia diaria, semanal o mensualmente.

13Más de un tercio considera que no podrá ver o encontrarse con sus hijos emigrados, generalmente por motivos económicos, y más de dos tercios piensa que sus hijos no volverán a radicarse en la Argentina.

La partida. sensaciones y sentimientos

14¿Qué sentiste cuando tu hijo/a te informó de la partida?

G.V: «Esta realidad desoladora me rebela; no puedo entender por qué mi hijo se tuvo que ir a otro país si lo que está haciendo era realizable desde aquí»

«Trabaja en una empresa multinacional que trasladó a Méjico sus oficinas para Sudamérica por conveniencias de la compañía»...

«Estoy muy angustiada, a veces no puedo hablar porque me ahogo y suelto las lágrimas»

... «Respecto a su capacidad de desempeño, me siento orgullosa de lo que está logrando».

P.G. «Si intelectualizo el tema, pienso que es bueno que busque oportunidades en otros lugares ya que el país no se las otorga».

«Pero me enoja que tengan que irse compulsivamente, no por propia elección y, además, me pana muchísimo y me preocupa cómo vivieran ellos este desarraigo

 I.S. «Por mi carácter realista, veo un futuro muy duro y difícil, tanto para nuestros hijos como para nuestros nietos» Me siento realmente preocupado ya que para hacerse un porvenir (materialmente hablando), ponen en juego su seguridad ya que se van a un país políticamente inestable.»

.... «Siento una profunda tristeza y una gran frustración porque yo no he podido darles posibilidades más estables»

M.E.P. «Siento una gran rabia y me cuestiono en qué fallé como madre»... Me sacrifiqué para que cursara los mejores estudios; yo estuve sola pero los hice «muy familieros» y hoy me siento privada de disfrutar con su nueva familia; mis nietos, sus logros o sus fracasos. Ya no podré estar cerca de ellos y «compartir».

Me he quedado sola aunque o no me quejo con ellos de mi soledad porque deben realizar su vida»

R.Y. «Siento la lejanía, sobretodo de mis nietos (son los únicos por ahora)» ....«Comparo la ausencia de mi hija que está en Francia con la presencia de los otros dos hijos que están en Córdoba.

«Trato de compensar con los medios de comunicación  que no es lo mismo que el contacto directo.

...Ellos están totalmente realizados en su profesión y no regresarán ya que aquí no tendrían perspectivas.»

H.M: «Es muy difícil superar el dolor de las ausencias, temporales o definitivas Tengo a mis cuatro hijos en el exterior. Soy ya mayor y mi marido supera los 80; por lo que somos aún más vulnerables. ...»

«Se siente una soledad existencial, los que quedamos aquí nos reunimos frente a sillas vacías; añoramos abrazos y caricias que no puede salvar la letra escrita o la voz en el teléfono o un e-mail.

...Sufro mucho sobretodo en los cumpleaños, días de la Madre, del Padre, sin una flor un beso o un gesto de ternura que explota en esos momentos...

...Sé que no van a volver, porque están en muy buena posición y arraigados; el porvenir de ellos está asegurado y me enorgullece lo que han logrado»

R.P.: «Me siento desgarrada, angustiada y triste, veo que el país los expulsa y siento impotencia por no contribuir a que la situación cambie; no sé qué hacer concretamente.

...He podido ver en aquella tierra cómo mis nietos viven en un extrañamiento, están perdiendo los significados de nuestra lengua. No se comprenden bien con los otros primos. Creo que será difícil que amen a esta patria...»

«Es muy difícil resignarse a que la familia esté escindida aún en las costumbres y los hábitos»

15Los fragmentos citados traducen sentimientos ambivalentes:

16- Frustración porque sus hijos no pudieron encontrar perspectivas de realización en esta tierra; pero también cierto consuelo y muchas veces orgullo, frente a la demostración de que son capaces de vivir en forma autónoma, trabajar, autoabastecerse y mejorar en aspectos personales y económicos.

17- Angustia porque tienen que afrontar la soledad lejos de sus hijos; preocupación por la nueva inserción de sus hijos a una realidad extraña; pero relativa conformidad al ver que alcanzaron o alcanzarán mayor bienestar.

18- Resentimiento porque sienten que sus hijos fueron expulsados del país sin un destinatario definido (el país... los políticos... la situación), sensación de culpabilidad por no haber podido brindarles contención en algunos aspectos; y satisfacción porque con lo logros alcanzados a partir de su capacidad de trabajo, de su formación, pudieron superar el descreimiento en sus propios valimientos que había provocado la crisis que impulsó su emigración.

19- Miedo porque pueden enfermar, sufrir la violencia, adoptar hábitos extraños de vida, padecer discriminación; miedo de que sus nietos no sepan de sus raíces; miedo a morir solos, no alcanzar a llamarlos, «no tener su mano antes de partir» o «a no verlos nunca más». Pero también a estos temores se contrapone la tranquilidad de librarlos de una situación decadente, precaria, violenta y sin horizontes definidos.

Superar la sensación de ausencia

20¿Cómo te relacionas con tus hijos ausentes?

21A través de los relatos se observa que las relaciones están signadas por la fantasía predominante de «presencia en la ausencia», propia de un tipo de duelo «congelado» que no se permiten elaborar y para superar la sensación del «nido vacío» establecieron otros contactos: la observación diaria de fotografías, videos y mensajes sonoros, mensajes vía mail,  conexión directa a través de computadoras con sonido e imagen inmediatas, largas cartas que envían por correo. Sin embargo destacan que  notan mucho más las ausencias y necesitan de la presencia real de esos hijos especialmente en determinadas ocasiones: cuando se produce la enfermedad o muerte de un familiar directo, en los días de fiestas familiares, en Navidades; aunque  las reacciones de quienes mantuvieron relaciones armoniosas con los hijos, un vivir cotidiano de confianza y entendimiento mutuo son diferentes con respecto a aquellos cuyas relaciones fueron conflictivas.

22Con respecto a la demostración de esos sentimientos y a la comunicación de los problemas propios de los años maduros por los que atraviesan en general predominan actitudes de renunciamiento: si comunicaran a sus hijos sus malestares, sus «achaques» y preocupaciones, contribuirían a coartarles la posibilidad de ser felices, de realizar sus metas sin interferencias, de «hacer su propio camino”; y de conformidad y resignación con respecto a sus propios deseos y sentimientos porque ”ellos estarán mejor”...

Actitudes:

23¿Las actividades de tus hijos emigrados cumplen con tus expectativas como padre?

24¿Qué piensas y cómo te sientes  ahora?

25Un elevado porcentaje de los padres manifiesta sentirse satisfecho con respecto a realizaciones económicas, profesionales, laborales y sociales de sus hijos; pero creen que esa realización debería darse en el país.

26Otros afirman que los hijos en el exterior lograron ser autónomos y vivir mejor desde el punto de vista económico, pero que de acuerdo a la capacitación que alcanzaron se encuentran «sub-empleados» por su condición de extranjeros, o por no tener su documentación en regla en el país de residencia.

27Con respecto a que un posible cambio de situación en el país les permita alcanzar aquí estos mismos logros, muestran en general una actitud esperanzada. Es una perspectiva deseada, pero a la que califican imposible en el actual estado de cosas, lo que genera las actitudes de rechazo muy marcadas:

28Desprecio por los políticos y las políticas sociales; por la pérdida de los valores éticos en la conducción del país y en la ciudadanía en general.

29Rechazo hacia las situaciones de violencia que vive el país: violación de los derechos a la propiedad privada y a la libre disponibilidad de los bienes; abandono de las políticas sociales que niegan el derecho a la educación, a la salud, a la seguridad social.

30Impotencia frente a la imposibilidad de revertir la situación y contribuir a un cambio que evite la «expulsión» de los hijos.

31Impotencia también frente al proceso de desarraigo que sufren los hijos y los nietos: ya hablan otros idiomas; manejan códigos diferentes; tienen valores, costumbres y hábitos totalmente distintos a aquellos en los se educaron sus hijos, tienen “otro mundo interno» ..

32Incertidumbre respecto de alternativas diferentes para proponer a sus hijos.

33Certeza de que en este país vivirían rodeados de sus afectos; cumplirían con sus proyectos de recambio generacional y asunción de los valores que ellos pretendían legarles, pero que en esta realidad se hace imposible.

Estrategias para afrontar las ausencias y mecanismos defensivos

34¿Qué estás sintiendo ahora?

35¿Qué nuevos comportamientos has adoptado luego de la partida de tus hijos?

36¿Cómo estás afrontando esta pérdida?

37Estos aspectos que corresponden a procesos de «ajuste de la personalidad» frente a una crisis accidental, han sido solamente clasificados a partir de las narraciones de los protagonistas.

38Somatizaciones

39Los entrevistados refieren que padecen distintas alteraciones en su salud, que ellos mismos y sus médicos, relacionan con la circunstancia de la emigración de los hijos:

40§Inapetencia o apetito exagerado y obesidad

41§Insomnio o dificultades para conciliar el sueño

42§Problemas cardiovasculares

43§Alteraciones del aparato digestivo: acidez, úlcera gástrica

44§Presión alta

45§Colesterol elevado

46§Alergias, dermatitis o problemas de piel en general.

47Alteraciones del estado de ánimo:

48§Labilidad emocional:  humor variable, deseos de llorar sin motivo aparente

49§Irritabilidad manifiesta

50§Repliegue y aislamiento (deseos de estar solo, de permanecer en cama, evitar contactos)

51Evasión y negación:

52§Mantenerse continuamente ocupado

53§Estar siempre con la radio o la TV encendida

54§Pasar largas horas hojeando revistas y diarios

55§Salir de casa por cualquier motivo

56§Dedicarse a comprar, aún sin necesidad

57§No hablar del tema, ya que « lo hemos superado»

58§Esconder y negar el sufrimiento

59§Incremento del tabaquismo

60§Aumento del consumo de alcohol (sobre todo en los hombres)

61Racionalización

«Si los hijos son felices, los padres deben sentirse felices»

«Todas los indicios nos dicen que esto no va a mejorar y ellos tienen que salvar sus vidas»

«Siempre será mejor para ellos que tienen energía y capacidad para emprender algo nuevo en otro lugar.»

«En realidad, aunque estamos solos, nos acompañan los recuerdos: ellos están presentes aunque se encuentren lejos»

62Idealización

 «Mis hijos son muy capaces y se forjarán un porvenir muy sólido «

«El lugar que eligieron es un modelo de orden, seguridad y moralidad»

«La especialidad de mi hijo solamente puede ser aplicada en los países desarrollados donde siempre se consideran los méritos y la verdadera capacidad»

«Estoy segura que serán muy felices aunque estén lejos de nosotros»

63Estrategias

64Las ausencias se compensan con la adquisición de otros modos de consumo; distintas formas de relacionarse, otro tipo de intereses, nuevos vínculos  o modificaciones en los lazos afectivos.

65Inclusión en organizaciones solidarias

«Me dedico a atender a otros jóvenes que lo necesitan, alojo en mi casa a estudiantes extranjeros.»

«Tengo aún mucho por aprender y dar a todas aquellas personas que lo necesitan.»

66Cultivo de nuevos intereses y amistades

«Hago yoga y voy a cursos que me interesan.»

«Estoy revalorizando a mis amistades y frecuento más su compañía»

«Me reúno con otros padres.»

«Conservo y refuerzo los vínculos con mi familia, esté lejos o esté cerca.»

«Empleo este tiempo de soledad para leer, reflexionar y envejecer sabiamente.»

Aprendizaje de nuevas formas de comunicación ( correo electrónico, Internet)

«Cada vez manejo mejor todos los medios de comunicación para mantenerme en contacto.»

67Participación en grupos de padres con igual problemática

«Asisto al C.E.P.R.A.M y aquí estoy realizando actividades que siempre quise hacer.»

Conclusiones

68Se observa en general que la superación de la crisis accidental que supone para los padres la emigración de uno de los hijos, modifica la dinámica familiar produciendo una reestructuración interna, que tiende a compensar la ausencia de la comunicación «cara a cara».

69Un tipo de comunicación mediatizada permite seguir cultivando los afectos y hacer partícipes a los que emigraron de sentimientos, dificultades y asuntos familiares; y nuevos vínculos afectivos, nuevas tareas ayudan a los padres a «resistir», a «paliar la situación» y a «hacerse a la idea de que la familia continúa siendo tal, aunque no todos compartan el mismo espacio».

Inicio de página

Bibliografía

AVIA, M. D. y VAZQUEZ,C.: Optimismo inteligente. Madrid.Alianza, 1998.

BALTES, P. B y BALTES, M. M.: Successful aging, N.York, Cambridge U. Press, 1990.

BELSKY, J. K.: Psicología del envejecimiento. Teoría, investigaciones e intervenciones, Mason Ed., 1996.

ERIKSON, ERIC.: Identidad,  Juventud y Crisis Norton & C. Inc. New York, 1968.

ERIKSON J. y KIVNINICK H. Q.: Vital involvement in old age, NewYork, C.U. Press, 1968.

FERNANDEZ BALLESTEROS, ROCIO: Qué es la Psicología de la Vejez.  Ed. Biblioteca Nueva, Madrid, 1990.

JORNADAS X ANIVERSARIO I.T.E.F.: Familia Problemáticas Actuales, Ed. La Strada, Cba., 1990.

LAPLANCHE Y PONTALIS: Dictionnaire de Psychanalyse, P.U.F, Paris, 1972.

MC. ADAMS y AUBIN: “A theority of generativity”, Journal of Social Psychology, 1962.

MELAMED DIEGO: Irse Cómo y por qué los argentinos se están yendo del país, Edit. Sudamericana, 2002.

PALACIO ERNESTO: Historia de la Argentina, Peña Lillo Edit. Bs. As., 1968.

ROLLAE: Senescencia. Ensayos psicoanalíticos sobre la Tercera Edad, Ed. Galerna, Bs. As., 1991.

TROYA PAZ, ESTELA: “Consecuencias Psicosociales de la Migración” en Familia Problemáticas Actuales. La Strada Centro de Publicaciones, 1990.

Inicio de página

Notas

1Centro de Promoción al Adulto Mayor. Se trata de una asociación civil sin fines de lucro. Su misión es promover el bienestar psicológico y social de los adultos mayores y favorecer sus condiciones de ciudadanía. Sede institucional David Luque 430, barrio General Paz, Córdoba, Argentina- CP 5000.Tel 54-351-453-3471;

Email: cepram@infovia.com.ar, cepram2004@yahoo.com.ar. Coordinadora Equipo Investigación: Lic.Raquel Sans. Alumnos del C.E.P.R.A.M que trabajaron en la investigación y el informe:Dra. Liliana Indorado Lic. Haydée Menecier Beatriz y Pedro Griselda Baroni, Perla María Esther Patiño, Martha Roberto Yankelevich, Isaías Sando, Sara Zulema, María Cristina Ramirez. Y todos los padres que intervinieron en las entrevistas y encuesta Coordinador Académico: Magister Andrés Ignacio Urrutia.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Raquel Sans y Andrés Ignacio Urrutia, « El impacto de la emigración en la estructura familiar », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 9 | 2004, Publicado el 14 septembre 2005, consultado el 22 septembre 2014. URL : http://alhim.revues.org/404

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org