Navegación – Mapa del sitio

Del chocolate a la fresa, del exilio interior a la expatriación : las etapas de un doble recorrido iniciático en Fresa y chocolate de Tomas Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío

Pascale Thibaudeau

Resúmenes

La película cubana Fresa y Chocolate está basada en un esquema tradicional de confrontación entre dos personajes radicalmente opuestos: un homosexual disidente, amante de la cultura, y un joven patriota, defensor de la ortodoxia revolucionaria. Como suele ocurrir en las películas, de la confrontación nace una amistad que no podrá impedir que el exilio interior sufrido por el homosexual se convierta en exilio real y forzado al final del film.
Este artículo considera la evolución paralela de los dos personajes a partir del modelo de los relatos iniciáticos y de los cuentos tradicionales para poner de manifiesto la ambivalencia de su posición respecto a la homosexualidad y a la disidencia.

Inicio de página

Texto completo

1Al final de la película Fresa y Chocolate (1993), uno de los dos protagonistas, Diego, intelectual homosexual disidente que entabló una auténtica amistad con David, ardiente defensor de la Revolución, se despide de éste antes de abandonar la isla donde nació y en la que ya no puede vivir. Aunque el exilio no sea el tema principal del film, constituye sin embargo el horizonte en el que desemboca de manera ineluctable, fruto de un proceso que le permitirá al espectador cubano descubrir y entender, mediante una identificación con el personaje ortodoxo de David, qué motivos pueden llevar a un compatriota a marcharse convirtiéndose en un «traidor a la patria».

  • 1  Nancy Berthier ve, por su parte, el film como un relato de aprendizaje, el cual es una de las vari (...)

2Fresa y Chocolate nos propone asistir a la evolución del protagonista David que pasa de un pensamiento monolítico y dogmático a una forma de pensar más matizada y tolerante gracias al contacto y luego a la amistad con Diego del que aparece al principio como el exacto opuesto. El desarrollo estrictamente cronológico de la intriga subraya el proceso de transformación del personaje así como su progresión en el tiempo. Nos encontramos frente a una estructura demostrativa y didáctica en la que cada elemento responde lógicamente a modo de respuesta al anterior según un principio de causalidad. Por lo tanto podemos asimilar la evolución de David a un recorrido iniciático en la medida en que pasa por una serie de etapas, de descubrimientos y aprendizajes que lo llevan a transformarse. Paralelamente descubre la marginalidad de Diego, verdadero exiliado interior, tanto por su homosexualidad como por su gran cultura y su mirada crítica sobre la Revolución y sus logros. Es él quien se hace cargo de la iniciación de David al transmitirle su saber antes de desaparecer como en los relatos iniciáticos tradicionales cuyo modelo estructural es aquí el de los cuentos de hadas1. Antes de interesarnos por cómo Fresa y Chocolate actualiza dicho modelo vamos a repasar rápidamente sus principales características.

Un cuento tradicional

3A menudo, este tipo de relatos propone seguir la búsqueda de un héroe que, tras una serie de etapas y después de franquear obstáculos y cometer unos cuantos errores, llega al final de su búsqueda fortalecido y enriquecido por una forma de sabiduría adquirida en las distintas pruebas que pasó. El destinatario del cuento, aquí el espectador, debe sacar unos beneficios morales e integrar sus enseñanzas por tratarse de modelos narrativos con valores de ejemplaridad. Se ve perfectamente el paralelismo que se puede establecer con el film en el que todo contribuye a favorecer la identificación del espectador cubano con David y suscitar en él los mismos cambios.

4Cualquier cuento tradicional describe el periplo iniciático del héroe o de la heroína. Un periplo que, la mayor parte de las veces, se relaciona con la toma de conciencia difícil de la identidad propia, en primer lugar sexual. Es decir que el cuento tradicional, como lo demostraron Propp, Bettelheim así como Jung y Mircea Eliade, nos cuenta una iniciación en el sentido más ritual y primitivo de la palabra. Vamos a ver en qué medida Fresa y Chocolate corresponde a este esquema arcaico.

  • 2  Las otras categorías definidas por Propp (y retomadas más tarde por Greimas en el esquema actancia (...)
  • 3  Posibilidad que en cambio permanece abierta en la novela breve de Senel Paz de la que se inspira l (...)

5En Morfología del cuento en el que estudia un amplio corpus de cuentos rusos, Vladimir Propp (1970) muestra que los cuentos, generalmente en tres partes, siguen más o menos siempre la misma estructura y las mismas etapas en torno a la búsqueda del héroe. A lo largo de ésta, encuentra a un "donante"2, personaje que lo pone a prueba. Si supera las pruebas obtiene un objeto mágico que le permite, por regla general, vencer al enemigo y/o desquitarse después de un agravio. Aquí el donante es Diego y vamos a ver cuáles son las pruebas que David debe superar y en qué consiste el objeto mágico. No se trata de reducir la totalidad del film y de los personajes a un esquema de lectura sino más bien de observar en qué medida se encuentran en él unos cuantos elementos característicos de una estructura de relato tradicional. Los modelos del cuento y del ritual iniciático como trama referencial permiten conferirle sus límites al relato y así  contener lo imprevisible. Lo imprevisible, por no decir lo impensable, sería por ejemplo que la iniciación a la que es sometido David lo transforme en homosexual3. No se trata en absoluto de esto: el film no pone en tela de juicio el orden social – en este caso el orden heterosexual – sino que, por el contrario, lo reafirma al final como en todo cuento popular que se precie.

Homosexual y traidor a la patria

  • 4  Cf. Souquet, 2007: 166-182, y Balutet, 2007: 183-215.

6La especificidad de la represión de los homosexuales en Cuba, especialmente a partir de mediados de los sesenta, radica en la asimilación del homosexual a un contrarrevolucionario y a un traidor a la patria4, un «gusano» según la terminología consagrada. En el primer Congreso de Educación y Cultura (1971), la homosexualidad es presentada como una «patología social» a la que hay que combatir a toda costa. Se trata de destrozar a los individuos en nombre de la Revolución, como bien muestra la película: « Oye esto es una misión », insiste Miguel para convencer a David de que entable relaciones con Diego con el objetivo de denunciarlo. « Le vamos a partir las patas », exclamó David poco antes. La denuncia de la represión hacia los homosexuales va pues más allá de una óptica liberal de alcance universal puesto que asocia, principalmente a través del personaje de Miguel, la homofobia con la ortodoxia revolucionaria. Jean-Claude Seguin comenta al respecto:

Lo que dificulta la lectura del film es que se superponen dos niveles: la implicación revolucionaria de los personajes y su orientación sexual. Las palabras de Diego, a lo largo de la película, remiten a la Revolución cubana, a sus dudas y limitaciones. No está desilusionado porque (ya) no cree en la Revolución sino porque la Revolución no creyó en él (Seguin, 2006: 218-219).

  • 5  Entre ellos el escritor Reinaldo Arenas.  

7El film deja incluso entender implícitamente que es la exclusión de los homosexuales por su diferencia sexual la que pudo motivar su disidencia. Diego afirma: «Yo también tuve ilusiones. A los 14 años me fui a alfabetizar porque yo quise». Pero la Revolución no es compatible con la homosexualidad. Cuando David le pregunta por qué, en fin de cuentas, Diego no podría ser revolucionario, Miguel responde brutalmente: «¡Porque la Revolución no entra por el culo!». Excluido de facto del proceso revolucionario ¿cómo podría adherir? Esta pregunta recorre implícitamente el film. Por eso, a medida que David descubre y reconoce la exclusión que padece Diego, éste evoluciona a su vez  desde el exilio interno hasta la expatriación forzada. No por nada sitúan los dos directores el relato en 1979, apenas un año antes de los acontecimientos del puerto de Mariel, abierto por las autoridades en abril de 1980 para permitir la salida de varios indeseables (durante la primera oleada de éxodo a EEUU, fueron más de 125 000, entre los cuales numerosos homosexuales5).

8Todas las etapas que van a llevar a Diego a tomar semejante decisión quedan vinculadas con la imposibilidad de la creación artística fuera de las prescripciones oficiales; es finalmente el envío de una carta de protesta en la que denuncia la confusión entre arte y propaganda lo que desencadena la toma de decisión. Acorralado por las consecuencias de su acto (ya no le es permitido trabajar en el sector de la cultura), tiene que justificarse ante David, el cual no entiende semejante «traición»: «no me voy, me botan», «¿tú piensas que yo me voy porque yo quiero? ¿No te das cuenta que no tengo otra cosa que hacer?». Pese a su indignación inicial, no le queda más remedio a David que reconocer que Diego no tiene otra alternativa. Así, el recorrido que lleva Diego al exilio se desarrolla paralelamente a la iniciación emprendida por David, siendo ésta el proceso visible de la propia evolución de Diego.

Sobre el título de las fábulas

9La referencia al esquema de la fábula y del cuento ya se encuentra en el título de la novela corta de Senel Paz que la película adapta: El lobo, el bosque y el hombre nuevo. La estructura acumulativa evoca títulos de cuentos, y los primeros términos remiten claramente a Caperucita roja, cuento iniciático destinado particularmente a avisar a los niños de los peligros que corren si se alejan de los caminos autorizados. En el cuento popular, Caperucita queda seducida por el lobo pese a los múltiples avisos de su madre. El lobo la espía, la acecha y la persigue, valiéndose de mil estratagemas para llevársela a la cama. Es obvia la identificación entre Diego y el lobo, el peligro, el enemigo. Sus motivaciones iniciales son claramente sexuales ya que apostó con su amigo Germán que se llevaría a David a la cama. Como en numerosos cuentos, este lobo está fuera de la ley, queda excluido de la sociedad de los hombres. Debe aislarse, permanecer marginalizado, y se refugia en una «guarida» (es el término que el propio Diego utiliza para designar su casa), palabra habitualmente empleada para el cobijo de los animales salvajes y en una segunda acepción, «refugio de gente [, p]articularmente de gente maleante» según María Moliner (1981: 1435). Pese a la ironía subyacente, la connotación negativa de la palabra es integrada por Diego. En cuanto al bosque es una metáfora de Cuba como espacio de iniciación, un bosque lleno de peligros en el que hay que conformarse con una doble moral, un doble discurso, en el que hay que elegir entre el camino autorizado y el camino prohibido, un espacio en el que se decide el destino. Por último, el hombre nuevo remite a una figura propia de la utopía socialista y de la ideología desarrollada por Ernesto Guevara en El socialismo y el hombre nuevo. Se encarna en el personaje de David que representa a toda una generación nacida con la Revolución, formada y educada por ella.

10La novela corta y el film retoman esta figura del hombre nuevo pero para modificarla: David, quien pertenece a esta generación de supuestos hombres nuevos, sin abandonar sus convicciones revolucionarias, va a transformarse realmente en «hombre nuevo» al final del recorrido iniciático que efectúa y que le hace descubrir, entre otras cosas, la cultura cubana en toda su diversidad, el pensamiento crítico, el arte universal y la tolerancia hacia cualquier forma de alteridad, sea sexual o ideológica.

11El título del film no retoma la alusión a Caperucita roja aunque permanecen numerosos elementos del cuento en la cinta fílmica. Remite en cambio a una forma de categorización estereotipada de gustos y colores: el chocolate y el color marrón poseen un sabor fuerte y amargo que se asocian a la virilidad y al color de la piel mestiza del Caribe. David es más moreno que Diego cuya piel blanca evoca, siguiendo en el terreno de los tópicos, una mayor delicadeza. En cuanto a la fresa queda asociada al color rosa, un perfume más suave y azucarado, que se suele asociar con lo femenino. Semejantes clichés fueron integrados por la comunidad homosexual cubana ya que el helado de fresa formaba parte de los numerosos signos de reconocimiento que usaban los homosexuales en los años 70 y que retoma la película: cuando Miguel le pregunta a David cómo sabe que Diego es homosexual, éste le contesta como una evidencia: « Mira, había chocolate y pidió fresa ». El título del film pone de manifiesto el tema de la homosexualidad pero apuesta por la asociación de los dos sabores, por su combinación: Fresa Y chocolate y no Fresa O chocolate que, sin embargo, parecía ser en Cuba la única alternativa posible. En la película ya no se trata de elegir su bando, sea sexual o ideológico, sino de asociarlos. Así, cuando, en la penúltima secuencia, los dos personajes intercambian sus helados, no significa que intercambien sus papeles sino que cada uno ya es capaz de ponerse en el lugar del otro y, por consiguiente, de entender y aceptar su punto de vista.

12Entre las dos secuencias en la terraza de la heladería Coppelia que abren y cierran el recorrido de David, éste pasará del chocolate a la fresa gracias a una serie de etapas que marcan la iniciación a la que queda sometido. Iniciación que se combina de manera soterrada para Diego con el doloroso camino hacia el exilio. La evolución de David apunta, mediante diferentes juegos de identificación, a llevar al espectador a ser capaz de comprender a Diego y así que deje de considerar a los exiliados como traidores a la patria.

Una cuestión de gustos

13 Sin embargo, como apunta el título, dicha iniciación concierne a los gustos, tanto en sentido figurado como propio. En efecto, se trata de formar el gusto de David, en todos los sentidos del término, y por su intermediario, el del espectador. Diego va a iniciarlo pues a nuevos gustos que van a modificar su percepción del mundo aunque renuncia al final a cambiar sus gustos sexuales (lo cual era su objetivo inicial).

14A lo largo del film, Diego asume el papel de anfitrión: es el que acoge, ofrece bebidas y alimentos, el que cocina y prepara las comidas. Evidentemente cumple un papel que corresponde tradicionalmente al de la mujer en una sociedad machista pero es sobre todo una manera de poner de relieve su sentido de la hospitalidad y su atención generosa hacia los demás. La apoteosis ritual de esta hospitalidad será una comida anunciada varias veces en tono enigmático: el «almuerzo lezamiano». Antes, Diego le hace descubrir a David nuevos gustos: en última instancia pasa del chocolate a la fresa, pero también del café al té o del ron al whisky. Este descubrimiento de gustos diferentes viene a ser una educación al refinamiento («las personas civilizadas toman té») que pasa por una iniciación a placeres más delicados y que la ortodoxia revolucionaria considera decadentes (como beber en porcelana de Sèvres). Mediante ello se produce una reconsideración – a menudo en tono humorístico – de los prejuicios, lo que pone de manifiesto a partir de detalles anodinos que el sistema de pensamiento de David estriba por completo sobre ideas preconcebidas y dogmáticas. Así piensa que la fresa es un sabor para mujeres u homosexuales, que el té es una infusión medicinal («Te dije que no estoy mal del estómago», contesta cuando Diego insiste para que tome té) y que el whisky es «la bebida del enemigo», bebida con la que sin embargo intentará olvidar una decepción amorosa, como cualquier héroe novelesco o cinematográfico.

15Para terminar, en este largo proceso de formación del gusto, Diego le ofrecerá dos comidas a David, la primera tras una transfusión en el hospital (David donó su sangre para Nancy, vecina y amiga de Diego, quien intentó suicidarse) y la segunda antes de la iniciación sexual de David con la misma Nancy: «el almuerzo lezamiano» en donde convergen la iniciación gastronómica con la literaria, volveremos sobre este punto. Diego es pues el que alimenta, el que le trae a David manjares que no son sólo terrestres ya que le inicia también a la música, la literatura y de manera más general a las artes.

Una iniciación literaria

16Diego hace descubrir a David placeres carnales o intelectuales, le hace probar nuevas sensaciones con el objetivo evidente y declarado de iniciarle a otros placeres y transformar sus gustos sexuales: «Lo mejor es no asombrarse de nada y probar todas las copas»  declaró en la primera visita de David. Si la iniciación no llega hasta ahí, David va a descubrir sin embargo placeres que ignoraba hasta el momento por ser condenados por la retórica oficial. Siendo la búsqueda del placer asociada con la sociedad burguesa y decadente, la noción misma de placer quedó erradicada del discurso revolucionario y sustituida por la de deber como demuestra la reacción de David cuando Diego evoca su vocación literaria:

- ¿Por qué tú estudias Ciencias Políticas si lo que te interesa es la literatura?

- Porque yo pienso que uno tiene que estudiar algo que sea útil a la sociedad. Yo estoy en la universidad gracias a la Revolución, no se te olvide nunca eso [como aprendido de memoria].

17Si la literatura no se considera útil a la Revolución, sirve sin embargo de anzuelo al lobo Diego para atraer al inocente David a su «guarida» cuando pone en evidencia en la mesa de Coppelia los libros prohibidos Conversación en la catedral de Mario Vargas Llosa y Campos de Níjar de Juan Goytisolo. Una vez traído David a su casa, Diego exhibe su cultura literaria y menciona autores de los que David no oyó hablar nunca, tales como el poeta griego y homosexual Kavafis o el poeta inglés John Donne. La lista de autores citados durante esta primera visita es larga y ecléctica: Dostoïevski, Oscar Wilde, Gide, Lorca, Hemingway. Luego vienen Lezama Lima y Juan Clemente Zenea, poeta cubano independentista fusilado por los españoles. Cuando David le devuelve a Diego el libro de Zenea, manifiesta un asombro («que en el siglo XIX se escribiera así en Cuba...») que revela que en el sistema de creencias que le inculcaron nada bueno podía haberse escrito en Cuba antes de la Revolución. El desconocimiento de David de la realidad artística, intelectual y cultural de la Cuba prerrevolucionaria es total, parece ignorar que La Habana era un lugar privilegiado del mundo intelectual hispánico de los años 20 y 30. Estos elementos actúan como repetidas pinceladas que terminan por pintar el retrato de una sociedad que ejerció un verdadero black-out sobre una gran parte de su propia cultura.

18Así Diego le abre a David nuevos horizontes literarios al hacerle descubrir autores censurados por el régimen (Vargas Llosa, Sarduy), ignorados o discriminados hasta su vejez avanzada o su muerte (Zenea, Dulce María Loinaz, Lezama Lima). Le inicia a la literatura universal (término que utiliza a propósito de Lezama Lima desconocido por David: «uno de los grandes escritores de este siglo, un cubano universal»), mucho más amplia que la literatura oficialmente reconocida y promovida por el régimen. Pero el papel de Diego se vuelve fundamental cuando incita a David a que reanude con su pasión previa que es la literatura, tras la primera comida que le ofrece y que marca el principio de su amistad. Después de que David haya donado su sangre para Nancy, Diego le da de comer en una especie de intercambio simbólico mediado por un tercero. Este acontecimiento posee una fuerte carga simbólica ya que la sangre y el alimento son dos elementos fundamentales de los rituales sagrados, religiosos e iniciáticos.

19Al reanudar, después de esta comida, con su creatividad y sus talentos literarios que expresan su verdadera sensibilidad, David va a deshacerse de ese molde rígido que le impide ser él mismo (cuando Diego le habla de fotos en las que se le ve actuando en una obra de Ibsen, repite: «¡ No soy yo !, ¡No soy yo !» como si fuera infamante). Un molde que es a la vez el pensamiento dogmático inculcado por su educación y que a veces reproduce como si recitara una lección, pero también un molde hecho de prejuicios machistas y sociales que le hacen concebir la homosexualidad como una anomalía. La iniciación que le ofrece Diego le lleva pues a revelarse ante sí mismo tal como es (abierto, preso de la duda) cuando se imaginaba ser otro (poseedor de la verdad y lleno de certidumbres). Esto no impide que Diego considere la producción literaria de David sin la menor indulgencia: critica severamente el formateo literario, la estética realista socialista a la que recurre, la concepción del texto como pretexto para transmitir un mensaje, pero acaba reconociendo que tiene verdaderas cualidades literarias. La propuesta de Diego –  aceptada por David – de asesorarlo («has dado con el maestro indicado») explicita la relación maestro/discípulo: el pacto queda concluido.

  • 6  El paralelismo entre las dos películas no acaba aquí, en efecto, Fresa y Chocolate puede considera (...)

20Lo que sigue de inmediato a este pacto es la iniciación a la mirada sobre los tesoros en peligro de La Habana. El film parece abrirse entonces hacia el exterior mientras la acción y la iniciación se habían centrado más, hasta el momento, hacia el interior (la «guarida» donde tiene lugar la mayoría de las secuencias) y la interioridad (la evolución de los personajes y su relación). Gracias a Diego, David abre los ojos sobre una ciudad que pensaba conocer pero que nunca había visto realmente. Diego le abre al mismo tiempo los ojos sobre el estado de abandono en la que se encuentra, criticando de paso la desidia de las autoridades. Esta breve secuencia es un eco al film de Tomás Gutiérrez Alea de 1968, Memorias del subdesarrollo, en el que Sergio, intelectual desengañado, deambulaba por La Habana observando la ciudad con un distanciamiento frío6. Aquí, al contrario, es el amor por la ciudad, que se convierte en metonimia del país entero, lo que se proclama.

La iniciación musical

21David es iniciado también al sentido del oído. Desde la primera visita Diego le hace escuchar a María Callas. Es la primera música melódica que se escucha desde los créditos, siendo todas las anteriores disonantes. Así es Diego quien trae la armonía musical a la vida de David, armonía musical que le va a poner acorde consigo mismo. En este terreno, la enseñanza de Diego es aún más ecléctica que en el ámbito literario ya que va mezclando músicas sabias, clásicas, líricas y populares, músicas cubanas y extranjeras. Se trata de reafirmar la identidad cultural cubana mediante melodías que proceden de su abundante tradición musical al tiempo que la asocia con una tradición externa. Así, las cantatrices internacionales María Callas, Teresa Stratas y Renata Tebaldi se cotejan, en la discoteca de Diego, con El jilguero de Cienfuegos, cantante guajiro popular, o con el pianista y compositor cubano, Ernesto Lecuona (1895-1963), exiliado en 1960 a EEUU, feroz adversario de la Revolución, razón por la que cayó en el olvido. Otro pianista y compositor, Ignacio Cervantes (1847-1905), vinculado con los movimientos independentistas y expulsado de Cuba por los españoles en 1870, es citado en la banda de sonido, y los títulos de dos de sus melodías están mencionados en los diálogos: « Adiós a Cuba » y « Las ilusiones perdidas ». La primera anticipa la salida de Diego y la segunda remite directamente a sus desilusiones personales respecto a una revolución que le excluyó por su homosexualidad. La referencia a Cervantes permite, además, establecer un paralelismo entre dos periodos históricos al colocar a Diego, quien reafirma varias veces su patriotismo en el film, en la misma postura que la de los patriotas independentistas desterrados u obligados al exilio por los españoles.

22Dicha iniciación musical consiste también en un aprendizaje de la variedad musical, en una apertura hacia múltiples formas posibles que permite al mismo tiempo una reafirmación de la calidad del patrimonio artístico cubano. Pero, esta puesta de relieve de la cubanidad musical no es exclusiva, se inscribe en un reconocimiento del arte internacional y no en una cerrazón hosca sobre valores estrictamente nacionales unida a una total desconfianza hacia lo extranjero (desconfianza afirmada por Miguel y también por David a lo largo del film). No obstante, el que finalmente no tiene otro remedio que exiliarse resulta ser uno de los mejores conocedores y defensores de la cultura cubana.

23Es significativo que, en la segunda parte de la película, cuando David está escuchando la radio en su cuarto universitario, cambie de sintonía para escuchar «otra voz» como dice irónicamente Diego (al hablar de María Callas: «¿por qué esta isla no da una voz así, ¿eh ? ¡con la falta que nos hace otra voz!»). David prefiere al final escuchar música lírica antes que la voz oficial de la radio y la propaganda. Una nueva etapa queda franqueada.

  • 7  Aún más excepcionales en la época del rodaje que tuvo lugar en pleno «periodo especial» de múltipl (...)

24La última etapa se desarrolla durante una de las últimas secuencias de la película, cuando Diego invita a Nancy y a David a compartir el famoso «almuerzo lezamiano» que  constituye – pronto lo entiende el espectador – la cena de despedida que precede el exilio. Se trata de una apoteosis ritual que marca para David la culminación del proceso iniciático. La puesta en escena presenta el almuerzo como una ceremonia secreta: las cortinas están corridas aunque es de día, unas velas iluminan el cuarto, la mesa está puesta con mucho decoro (mantel de encaje, cubiertos de plata y vajilla fina, manjares de excepción7 y refinados) y los invitados visten de gala. Diego toma la palabra de manera solemne:

Estás asistiendo, guapo mozo, al almuerzo familiar que ofrece doña Augusta en las páginas de Paradiso, [se levanta, con énfasis] la más gloriosa novela que se haya escrito jamás en esta isla. Capítulo séptimo, edición cubana. [Le da el libro a David a modo de ofrenda] Después de esto podrás decir que formas parte de la cofradía de los adoradores del maestro, faltándote tan sólo el conocimiento de su obra. Es un regalo, tiene la firma inconfundible de su autor.

25Antes, Diego se había presentado a sí mismo ante David como discípulo de Lezama Lima, una reivindicación que vale tanto por su gusto por la literatura como por la discriminación sexual y la marginalización social a la que estuvo sometido el escritor apartado por el régimen. Al ofrecerle la novela Paradiso a David en el momento en el que se dispone a abandonar la isla, Diego hace de él su heredero efectuando una transmisión simbólica y ritual, punto álgido de todo el proceso iniciático anterior.

  • 8  El espectador sabe, desde la secuencia inicial, que David es virgen.

26En este misterioso «almuerzo lezamiano» anunciado desde la primera comida que le brindó a David, convergen la iniciación gastronómica, la iniciación literaria, la iniciación sexual8 (es un preludio a su relación sexual con Nancy) y la designación del heredero antes de la muerte simbólica del exilio. Mediante este objeto mágico que es la novela de Lezama Lima, Diego le ofrece literalmente el «paraíso» y desaparece (deja a Nancy y David solos después de terminar la cena) para que pueda expresarse en la pantalla el único deseo legítimo: el deseo heterosexual. El regreso del héroe triunfante en la sociedad de los hombres se manifiesta en la secuencia siguiente en la que David, con cara risueña, vuelve a la universidad donde saluda con aplomo a sus camaradas mientras lo habíamos visto antes intentar pasar desapercibido y escapar de la vigilancia de Miguel. A partir de esta última etapa, su comportamiento estará totalmente acorde con el hombre nuevo en el que se ha convertido, asumiendo sin temor sus actos y emociones. Es lo que le permite salir en defensa de Diego cuando éste es agredido por Miguel, y dejar de temer el qué dirán cuando se sienta ostensiblemente en la terraza de Coppelia en compañía de su amigo. Reforzado por su experiencia sexual, ya no le da miedo que lo tomen por lo que no es, y el espectador, tranquilizado sobre sus gustos sexuales, ya puede identificarse sin miedo con él.

  • 9  La conclusión de Jean-Claude Seguin sobre este punto es la siguiente: «Ainsi le départ de Diego n’ (...)
  • 10  Mirtha Ibarra, la intérprete de Nancy y compañera de Tomás Gutiérrez Alea, cuenta : «La película s (...)

27Fresa y chocolate retoma pues elementos del cuento popular para relatarnos una iniciación sexual que pasa por una iniciación a la vida y a la libertad de pensamiento. El cuento es el instrumento idóneo para asumir la transmisión de valores morales, sociales o simplemente éticos. Transcribe, en una forma simple, modelos de conducta y comportamiento que apuntan hacia el mantenimiento del orden establecido. Sin embargo, la iniciación corre a cargo de un excluido de la sociedad, sociedad cuya legitimidad se reafirma al final ya que, tras haberle permitido a David aceptarse a sí mismo, afirmar su propia identidad, crecer y enfrentarse a nuevos horizontes – dentro de la Cuba revolucionaria –, Diego desaparece frente a la nueva pareja heterosexual formada por David y Nancy9 resignándose al exilio. Como en todos los cuentos, el lobo, responsable del desorden, queda expulsado del bosque al final. Aquí es donde se manifiesta toda la ambigüedad de la película de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío ya que, al tiempo que se apoya en un modelo que tiende a reafirmar el orden vigente, en este caso sexual, reconsidera de modo virulento el dogmatismo y la mediocridad que impregnan toda la sociedad cubana y transforma en moraleja una exhortación a la tolerancia, la libertad de expresión y el pluralismo. Pese a un éxito inmenso de taquilla10 esto le valió al film ser censurado durante 14 años en la televisión cubana ya que sólo pudo difundirse después de 2007 tras una fuerte movilización de intelectuales cubanos (Vicent, 2007).

Inicio de página

Bibliografía

BALUTET, Nicolas, « Représenter l’homosexualité à Cuba : les paradoxes de Fresa y Chocolate », Paris, Les Langues Néo-Latines, n° 343, octobre-décembre 2007, p. 183-215

IBARRA Mirtha (ed.), Tomás Gutiérrez Alea – Titón. Volver sobre mis pasos, Madrid, Ediciones y Publicaciones Autor, 2007.

MOLINER, María, Diccionario de uso del español, Tomo I, Madrid, Gredos, 1981.

PROPP, Vladimir, Morphologie du conte, (1928), Paris, Seuil, 1970.

SEGUIN, Jean-Claude, « Nobody’s perfect », in Julie Amiot y Nancy Berthier (dir.), Cuba. Cinéma et Révolution, Lyon, Le Grimh-LCE-Grimia, 2006, p. 213-220.

SOUQUET, Lionel, «  Homosexualité et Révolution : Puig, Lemebel, Arenas et les « Aléas » de la figure de l’homosexuel dans Fresa y Chocolate », Paris, Les Langues Néo-Latines, n° 343, octobre-décembre 2007, p. 166-182.

VICENT, Mauricio, «Aires de apertura en La Habana», El País, 07/05/2007.

Inicio de página

Notas

1  Nancy Berthier ve, por su parte, el film como un relato de aprendizaje, el cual es una de las variantes del relato iniciático. Cf. Tomás Gutiérrez Alea et la Révolution cubaine, Paris, Condé-sur-Noireau, Cerf-Corlet, 2005, p. 137.

2  Las otras categorías definidas por Propp (y retomadas más tarde por Greimas en el esquema actancial de su Semántica estructural) son, además del héroe (David) y del donante (Diego), el auxiliar (Nancy), el agresor (Miguel), el mandador (Miguel y el superego revolucionario del propio David) y la princesa (primero Vivian y luego Nancy). Los otros personajes de la película corresponden en efecto a estas funciones y completan el esquema esbozado en este artículo. Desarrollar este punto nos llevaría sin embargo demasiado lejos y nos alejaría de nuestro tema.

3  Posibilidad que en cambio permanece abierta en la novela breve de Senel Paz de la que se inspira la película.

4  Cf. Souquet, 2007: 166-182, y Balutet, 2007: 183-215.

5  Entre ellos el escritor Reinaldo Arenas.  

6  El paralelismo entre las dos películas no acaba aquí, en efecto, Fresa y Chocolate puede considerarse como una forma de prolongación de Memorias del subdesarrollo por la mirada crítica que propone el protagonista de la Revolución. Diego y Sergio son, por razones distintas, dos intelectuales en ruptura con Cuba que atraviesan una crisis existencial que les lleva a contemplar su país sin ilusiones. Pero la visión que el cineasta nos entrega de ellos es muy distinta: el primero termina por optar por el exilio reafirmando su patriotismo mientras que el segundo decidía quedarse pero sin adherir al cambio revolucionario. Además el personaje de Sergio no producía la empatía que produce el de Diego.

7  Aún más excepcionales en la época del rodaje que tuvo lugar en pleno «periodo especial» de múltiples restricciones y racionamientos.

8  El espectador sabe, desde la secuencia inicial, que David es virgen.

9  La conclusión de Jean-Claude Seguin sobre este punto es la siguiente: «Ainsi le départ de Diego n’est pas à lire uniquement comme le rejet d’un système – et non d’une Révolution – qui s’est ankylosé avec le temps, mais celui plus subtil d’une Révolution hétérocentrée qui ne peut s’offrir le luxe d’avoir pour modèle un homosexuel » (Seguin, 2006: 220). 

10  Mirtha Ibarra, la intérprete de Nancy y compañera de Tomás Gutiérrez Alea, cuenta : «La película se estrenó en el año 1993, en el Festival de Cine Latinoamericano de La Habana y fue una verdadera conmoción; durante casi diez minutos el público del Teatro Carlos Marx, que tiene 3 000 butacas, se puso de pie en una enorme ovación. Sobrepasó todas nuestras expectativas» (Ibarra, 2007: 389).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Pascale Thibaudeau, « Del chocolate a la fresa, del exilio interior a la expatriación : las etapas de un doble recorrido iniciático en Fresa y chocolate de Tomas Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 23 | 2012, Publicado el 10 septiembre 2012, consultado el 23 agosto 2017. URL : http://alhim.revues.org/4246

Inicio de página

Autor

Pascale Thibaudeau

Universidad Paris 8 (Francia)

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org