Navegación – Mapa del sitio

¿Echar raíces o hacer la América? Un panorama de la inmigración europea hacia la región vitivinícola argentina y algunos itinerarios económicos en la provincia de Mendoza, 1850-1914

Rodolfo Richard-Jorba

Entradas del índice

Palabras claves :

Inmigración, Mendoza, Vitivinicultura
Inicio de página

Texto completo

1Através de una especialización económica promovida en el último cuarto del siglo XIX y plenamente consolidada en la segunda década del XX, la occidental provincia de Mendoza se convertiría en el espacio productivo central de la gran región vitivinícola de la Argentina, acompañada por San Juan, su vecina del norte. El ferrocarril, que unió sus oasis irrigados con el este y norte del país a partir de 1885, fue esencial en la conformación de un mercado nacional que obligaba a la división regional del trabajo con producciones en gran escala no competidoras entre sí. Desde 1885, la ciudad de San Juan quedó como punta de rieles y Mendoza como el nudo de comunicaciones que vinculaba la región con el resto del país y, pocos años más tarde, como el núcleo articulador entre el Atlántico y el Pacífico, consolidando una posición forjada con la actividad mercantil previa, centrada en la exportación de ganado a Chile. Hacia los años 90 la ciudad de Mendoza se afianzaría como metrópoli regional.

2A lo largo del período estudiado, la inmigración europea cumplió un rol fundamental en la modernización de la economía regional, en sus transformaciones, en la construcción de un nuevo paisaje -el vitivinícola- y en cambios sociales que marcaron profundamente el mundo del trabajo y modificaron antiguas estructuras, ampliando los estratos medios de la sociedad.

3Este trabajo traza un panorama de la presencia de los inmigrantes en la región, y de algunos itinerarios económicos de agentes que tuvieron significativa actuación en la provincia de Mendoza. De ellos, hubo quienes adoptaron el terruño mendocino y la Argentina como su nueva Patria. Otros, hicieron fortuna y retornaron donde estaban sus raíces y sus más profundos afectos.

Crisis y transformación económica, 1850-1880

4La agricultura giraba en torno a cereales, viñedos y alfalfa, con claro predominio de esta última, que cubría más del 80% de los campos irrigados, lo cual indica la subordinación de la  agricultura al objetivo central de la economía regional: el engorde y posterior exportación de ganado a Chile. La molinería, tradicional actividad de transformación, aportaba una mercancía vital para la economía de estas provincias, la harina de trigo, con cuya venta se adquiría parte del ganado en el este del país. Fuera de los oasis, en la semidesértica planicie (200 mm/año de precipitación) y los valles cordilleranos, se criaba ganado de modo muy extensivo. A comienzos de la década de 1870, los diminutos espacios valorizados por el riego (alrededor de 80.000 ha en Mendoza y 70.000 en San Juan) constituían la base primordial para el desarrollo de su economía mercantil y la subsistencia de su población.

5Las dos provincias organizaban la producción y el intercambio mediante una integración jerárquica de sus espacios. Ciudades, oasis y campos del semidesierto combinaban una división del trabajo, técnica y territorial, con la funcionalidad que procuraba la complementación con otras regiones del país y de Chile1. En el sur de la provincia de Mendoza, se desarrollaba un frente pionero sobre una frontera interior que  reflejaba el conflicto territorial entre el Estado argentino y las sociedades indígenas. El definitivo sometimiento del indio con la campaña militar de 1879 abrió los mejores campos de la región a la producción ganadera y a la construcción del oasis Sur. Rodolfo Iselin, un francés con notables capacidades para los negocios, promovió y obtuvo que el núcleo de la futura ciudad de San Rafael -organizadora de este oasis- se desarrollara sobre sus tierras, multiplicando su valor2.

6Los comerciantes de ganado, por su relación con otros centros urbanos, fueron los constructores de espacios funcionales y articuladores de los intereses de diversas regiones3. No todos eran nativos; había también chilenos y, desde los años 70, se incorporaron al negocio exportador algunos inmigrantes europeos de la etapa temprana4.

7Esta década registró cambios que afectaron a la región y obligaron a rediseñar su economía. El desarrollo cerealero pampeano y el avance ferroviario hacia el oeste y el norte -que unificaba el mercado-, contribuyeron a poner en crisis la producción y el comercio regional5. Ya no sería posible vender harina en las provincias del este, convertidas en nuevas y eficientes productoras, por lo cual debía buscarse rápidamente una complementación económica con las regiones pampeana y litoraleña. El moderno transporte abriría, sin embargo, posibilidades para la concurrencia de otras producciones regionales a los grandes mercados de consumo del este porque una previsible reducción de los fletes permitiría la competencia con los bienes ultramarinos. Por otra parte, la crisis de 1873 impactó en la región y en Chile, lo que determinó la pérdida de rentabilidad de las exportaciones de ganado y una rápida y creciente vinculación de Mendoza y San Juan, con Rosario y Buenos Aires como centros proveedores. Asimismo, como efecto de la filoxera, hubo un descenso de las exportaciones vínicas europeas y un aumento de los precios internacionales, lo que mejoraría las posibilidades de los vinos de la región de competir en Buenos Aires y Rosario. Además, la fuerte inmigración proveniente sobre todo de países de la cuenca del Mediterráneo, incrementaba la demanda interna de vinos6.

8La política no ignoró la crisis y las oportunidades emergentes. Las elites revalorizarían entonces el antiguo cultivo vitícola, modernizándolo, para avanzar hacia la especialización económica regional. Mendoza y San Juan iniciaron políticas públicas de promoción de la viticultura en los primeros años 70, pero el retraso de las obras ferroviarias en más de una década determinó que el cultivo se expandiera desde mediados de los 80.

El Estado promotor: inmigrantes, vitivinicultura e industria

9En noviembre de 1871 el gobierno de San Juan estableció premios en dinero a los productores que plantaran viñedos, frutales y olivos7 y algunos hombres de la elite se incorporaron en esos años a la vitivinicultura, aunque ignoramos si fue al amparo de esta legislación. Las políticas de Mendoza comenzaron tres años más tarde, promoviendo la plantación de vides, olivos y nogales8, pero la ley no tuvo aplicación. Más efectiva resultó la reducción de un 33% en los impuestos a bienes raíces que debían pagar los viñedos, dispuesta en 18759.

10Desde mediados de los 70 algunos propietarios comenzaron a desarrollar viñedos relativamente extensos, con cepajes de buena aptitud enológica, genéricamente denominados “franceses” por oposición a las vides criollas. “Estos cepajes habían sido introducidos desde Chile y también -probablemente-, desde Francia por el agrónomo de esa nacionalidad, Michel Pouget, quien los difundió gradualmente durante dos décadas, desde mediados de los 50. Precisamente uno de estos productores había iniciado una explotación vitícola de 52 ha en Caucete, al este de la capital de San Juan, incorporando inicialmente 500 plantas provistas por Pouget” 10. Esta explotación superaba ampliamente a sus similares mendocinas, que mantenían antiguas tecnologías y la asociación de viña y alfalfa11. Sin embargo, esos avances no se traducían en una mayor calidad de los vinos elaborados, aunque Mendoza mejoraba más rápidamente. En este sentido fue muy importante el rol desempeñado por inmigrantes franceses tempranos. Además de Michel Pouget, produjeron vinos finos Hilaire Lasmartres (o Lasmastres) y Eugenio Guerin. A este reducido grupo se incorporarían Pedro Brandi, italiano, y algunos mendocinos, para ir conformando un núcleo de elaboradores preocupados por una calidad12 que, durante mucho tiempo, sería una excepción en medio de producciones masivas.

11En 1881, el gobierno de Mendoza sancionó una ley que eximía de impuestos provinciales, hasta 1891 inclusive, a toda nueva plantación exclusiva de viñedos, olivos o nogales. Además de la superación de la crisis se buscaba obtener una importante producción de uva  y vinos para comenzar los despachos al este del país apenas se habilitara el servicio ferroviario. Sin embargo, como ya fuera dicho, el cultivo sólo creció luego de 1885. Leyes similares dictadas entre 1889 y 1902 redujeron las exenciones a períodos de 5 años. El costo fiscal que asumía el Estado provincial favorecía al productor porque mejoraba su capacidad de inversión, pero cuando los viñedos entraban en producción el gobierno percibía un ingreso importantísimo. Por ejemplo, en la primera década del siglo XX los impuestos a las viñas y al vino financiaban más del 50% del presupuesto provincial13. Esta fue la política más exitosa, aunque sólo en el plano cuantitativo. Hasta 1900 se iniciaron 2.900 explotaciones vitícolas modernas que ocuparon 17.830 ha14. San Juan sancionó una ley similar en 188315, pero la información disponible sugiere que el resultado fue muy pobre, porque el crecimiento se produjo con lentitud. En efecto, en 1888 registraba 7.119 ha con viña, y en 1895, 7.935, es decir sólo un 11% de aumento frente al 74% experimentado por Mendoza en el mismo período16.

12La especialización vitivinícola requería, además, de un mercado libre de trabajo, para lo cual Mendoza promovió la incorporación de mano de obra, particularmente europea, a fin de superar una crónica escasez. La inmigración -se pensaba- traería ciencia, capital y brazos17. Desde mediados de los 70 comenzaron a arribar pequeños contingentes de inmigrantes. Pocos años más tarde, el gobierno dictó medidas para atraerlos desde Buenos Aires y, además, nombró a un ciudadano italiano, el señor Soglieri, “...para que contrate en Europa 400 inmigrantes destinados al cultivo de la vid en esta Provincia...”18. Esta política inmigratoria selectiva pronto sería abandonada frente a la espontánea y masiva afluencia de los tan valorados europeos, aunque muy pocos de ellos serían realmente expertos en vitivinicultura.

13Es decir que la escasa afluencia inicial de extranjeros condicionó la expansión del viñedo hasta mediados de los 80, situación que se revertiría rápidamente con la habilitación del servicio ferroviario. En efecto, entre 1881 y 1885, aun contando con exención de impuestos, sólo se implantaron 174 ha con vid, mientras que en 1886-1890 fueron 4.462 ha, 7.248 en 1891-1895 y 5.946 en 1896-1900. Una parte considerable de esos cultivos se explica por la inmigración19.

14San Juan tuvo una menor afluencia de inmigrantes. Posiblemente la posición de Mendoza como núcleo ferroviario intermedio haya influido para que muchos inmigrantes descendieran en esta ciudad atraídos, además, por estímulos oficiales que no existían en la vecina provincia. Asimismo, los europeos arribados tempranamente a Mendoza en los años 50 y 60 deben haber mantenido contactos y “cadenas étnicas” para atraer connacionales y ayudarlos a integrarse en una provincia que brindaba oportunidades ciertas de acceder a la propiedad de la tierra.

15En las dos últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX la especialización económica transformó el paisaje y la estructura agraria regionales: entre 1888 y 1914, el viñedo creció en Mendoza un 945%, frente a un 107% de la alfalfa. En San Juan, tuvo una expansión considerablemente menor (231%), si bien superó ampliamente la de los alfalfares (86%)20. Inicialmente los oasis fueron reconvertidos, al menos en las zonas que envolvían las ciudades capitales y pueblos importantes, en tanto los alfalfares eran desplazados hacia terrenos más alejados. Estos cambios no pueden soslayar la influencia de la inmigración, aun cuando ésta no sea la única causa.

16El desarrollo vitivinícola, por último, provocó entre 1895 y 1914 un incremento extraordinario en el número de fincas vitícolas pequeñas (- 5 ha) y medianas (- 30 ha), incorporando miles de propietarios que ampliarían los sectores medios de la sociedad regional, complejizándola. Así, los viñedos de Mendoza y San Juan, que representaban en 1895 el 24 y el 28% de las explotaciones agrícolas, ampliaron su importancia y, en 1914, llegaron al 77% en ambas provincias. El 80% de ese total eran fincas menores de 25 ha21. La economía regional vitivinícola estaba instalada al finalizar el siglo XIX pues su producción de vinos representaba el 95% del total nacional, aunque originada mayoritariamente en Mendoza. Así, en 1899, se elaboraron en Mendoza 926.977 Hl y en San Juan, 249.852 Hl; en 1910, las cifras alcanzaron 2.915.685 Hl y 662.277 Hl. En los mismos años, el total de vino elaborado en el país registró 1.241.236 Hl y 3.796.997 Hl22.

17El desarrollo de la agroindustria demandó el creciente equipamiento de centenares de bodegas que surgían y se integraban al nuevo paisaje. Los equipos para la industria vínica provenían de varios países, pero Francia fue sin dudas el más destacado proveedor, tanto en cantidad, calidad y variedad de los suministros (prensas Mabille, moledoras Marmonier, filtros Gasquet, bombas Coq, Noël y Faffeur...), como por su permanencia en el mercado regional. Y esto obedecía a que Francia en general, y Burdeos en particular, constituían el modelo a imitar propuesto por sectores de la elite, específicamente la de Mendoza23. Seguía Italia en importancia (moledoras Garolla, bombas Marelli) y su presencia se incrementó en el siglo XX, lo que se explica en buena medida por la gran cantidad de bodegueros de origen italiano que demandaban bienes fabricados en su país. En relación con esta importación de equipos, cabe destacar que varios inmigrantes europeos, portadores de conocimientos técnicos, instalaron entre los 90 y la década del 1900 talleres de servicios para reparación de máquinas y herramientas. Pronto comenzaron a fabricar repuestos y  algunos modelos simples y fáciles de copiar e, inclusive, adaptaron, innovaron y hasta desarrollaron nuevos productos. Italianos, franceses, españoles, austríacos, suizos... fundaron estos talleres metalúrgicos, algunos en fecha muy temprana24. Estos inmigrantes generaron, además,  un destacado proceso de entrenamiento y transferencia de conocimientos que benefició a trabajadores extranjeros y argentinos, sentando las bases para que un pequeño “brote” industrial se desarrollara lentamente y se consolidara en décadas posteriores hasta llegar a la actual industria metalmecánica regional, proveedora del sector vitivinícola nacional y de otros sectores agroindustriales. Debe señalarse, no obstante, que no todos los inmigrantes se capacitaron en sus países de origen, pues el ferrocarril y algunos establecimientos de Buenos Aires fueron también un ámbito propicio para la formación técnica de muchos de ellos25. Hacia el final de nuestro período de estudio, el Censo Industrial de 1913 registró 127 establecimientos metalúrgicos asentados en la región, que empleaban casi 1.000 trabajadores26.

18La vitivinicultura moderna era controlada por los bodegueros integrados27, un grupo muy reducido de propietarios de grandes empresas que controlaban las diversas etapas productivas y tenían capacidad para formar los precios del vino y hacer intervenir al Estado en defensa de sus intereses. En los comienzos del siglo XX, estos bodegueros montaron establecimientos altamente tecnificados y sus estrategias empresariales los condujeron a integrarse a la burguesía nacional28, fueran nativos o inmigrantes. Estos últimos, con frecuencia, se vincularon parentalmente con familias de vieja raigambre y se insertaron plenamente en los grupos dominantes de la región. En corto tiempo, además, llegaron a controlar la industria. Cabe agregar que, en no pocos casos, participaron en política hasta donde les resultaba posible por su condición de extranjeros, pero sus hijos argentinos ocuparon destacados lugares en los partidos políticos y en los gobiernos de la región, particularmente en Mendoza.

Los migrantes: carretas y ferrocarril. Del ámbito regional a la pretensión cosmopolita

19Las enormes distancias y la sobrecogedora soledad de las travesías entre el Litoral o Buenos Aires y Mendoza-San Juan seguramente desalentaban a los potenciales migrantes. Al comenzar la segunda mitad del siglo XIX los movimientos territoriales de la población eran escasos y lentos, en consonancia con los medios de transporte disponibles: las arrias de mulas, las carretas y alguna diligencia para aventurarse por las polvorientas huellas.

20En 1854, el gobierno de la Confederación Argentina dispuso la creación de las Mensajerías Nacionales Iniciadoras. Administradas desde el puerto de Rosario, transportarían en galeras hasta 17 pasajeros y correspondencia, uniendo esa ciudad y los principales puntos del interior del dividido país29. El trayecto de Rosario a Mendoza se preveía cumplirlo en 10 días con sólo un viaje mensual. Llegar a San Juan supondría 2 días adicionales. El servicio se concretó, finalmente, en la década de 1860 y se fueron ampliando gradualmente las frecuencias, aunque el recorrido Rosario-Mendoza-San Juan duraba, en realidad, 15 días. Para 1882, las mensajerías comunicaban la región con el Litoral realizando 8 viajes mensuales hasta Villa Mercedes (San Luis), desde donde se continuaba en ferrocarril. Sin embargo, el costo era prohibitivo para la mayoría de la población30, por lo cual el sistema de transporte no creaba todavía condiciones para la libre afluencia de trabajadores al mercado laboral. Se sumaban a esto diversas reglamentaciones coactivas que procuraban mantener sujeto al trabajador a un patrón y a un determinado lugar en un vano intento de afrontar la crónica escasez de mano de obra.

21¿Quiénes se movilizaron entonces en esta etapa previa? El Cuadro Nº 1 indica que el movimiento principal, en 1869, correspondió al ámbito regional. Las menores distancias facilitaban los traslados y los nativos de provincias contiguas formaban los contingentes más numerosos. La dimensión de los oasis de la región y la diversidad productiva eran atractivos importantes para poblaciones de zonas en las que dominaba una economía pastoril muy extensiva, incapaz de generar empleo. Los chilenos constituían el grupo extranjero más numeroso. Vicuña Mackenna había señalado esta presencia en 1855, atribuyéndola a las grandes posibilidades de progreso que ofrecía Mendoza frente a la semiesclavitud de los inquilinos en su país31. Cuando se levantó el Censo de 1869, florecía el negocio de exportación de ganado y los chilenos alcanzaron el máximo registrado en la región: casi un 9% de la población de Mendoza y un porcentaje inferior aunque no desdeñable en San Juan. Los antiguos lazos económicos y sociales, el dinamismo del intercambio comercial, la gradual ampliación de los oasis y la crónica escasez de trabajadores fueron, sin duda, los principales factores de atracción. El chileno era valorado por sus aptitudes para el trabajo con el ganado, la tejeduría, las artesanías del cuero y la agricultura.

22La migración europea era numéricamente escasa. Ingresada al país desde Chile, Rosario y Buenos Aires, la componían mayoritariamente comerciantes, profesionales, técnicos y artesanos que fueron integrándose a la sociedad regional. Varios de estos agentes alcanzaron posiciones económicas encumbradas y prestigio social. Esta inmigración temprana aportó innovaciones que contribuirían a las transformaciones económicas finiseculares. Hemos mencionado a los franceses que introdujeron cepajes de buena calidad y elaboraron vinos finos, pero también hubo toneleros que enseñaron su técnica y su arte, con lo cual se terminaría por desplazar a las coloniales vasijas de barro cocido32, o herreros y fabricantes de carros, que sentaron las bases para el posterior desarrollo de los mencionados talleres de servicios, sin olvidar a los constructores de obras civiles, italianos y franceses.

23El cambio que provocaría la especialización vitivinícola marca también una modificación en la dirección de las migraciones. Hubo para ello una confluencia de factores. Por una parte, el comercio ganadero -como ya indicáramos-, entró en una profunda crisis desde mediados de los 70, lo que obligó a las elites a plantear la necesidad de transformar las bases económicas; por la otra, el ferrocarril, que consolidaría la reorientación de la región hacia el mercado interno.

24A mediados de los 90, cuando se levantó el Segundo Censo Nacional y el avance hacia la especialización agroindustrial era indetenible, Mendoza había alcanzado una clara posición de predominio. Y el papel jugado por el ferrocarril, como ya se expresó, no era ajeno a esta nueva situación. La llegada de migrantes crecía desde 1885 con un espectro amplio. Los argentinos eran mayoritariamente originarios de provincias no contiguas y su presencia invertía la relación existente en 1869. Los chilenos descendían en términos absolutos y su representatividad se reducía a la mitad, mientras que los europeos se multiplicaron entre los dos censos (2.100%). Españoles, italianos y franceses, en ese orden, explicaban más del 95% del aporte migratorio externo33. El descenso porcentual de los mendocinos nativos en el total de la población provincial, registrado en 1895 (69,5% frente al 82,6% de 1869) indica la ruptura de cierto aislamiento con el resto del país, porque los argentinos de otras provincias avanzaron del 7,7 al 16,8%. El moderno transporte ferroviario no sólo integraba físicamente el territorio nacional, sino que el gradual abaratamiento tarifario daba pie a la movilidad geográfica de argentinos y extranjeros que se trasladaban a Mendoza atraídos por el crecimiento económico y las oportunidades laborales. La ciudad capital tenía aires cosmopolitas, con una pléyade de europeos y grupos menores de otros continentes.

25San Juan iba quedando rezagada en este aspecto. No sólo había aumentado en 1895 el peso de su población nativa, alcanzando el 88%, sino que, en relación con Mendoza, los migrantes de otras provincias apenas significaban una tercera parte, lo que indica dónde estaban las preferencias de quienes se movilizaban. Pero, además, el 77% de ellos pertenecían a provincias contiguas, de manera que San Juan tenía una zona de atracción muy restringida, particularmente centrada en La Rioja, provincia expulsora de grandes contingentes humanos34. Los chilenos se redujeron al mismo ritmo que en Mendoza, lo que confirma la decadencia de los tradicionales y estrechos vínculos económicos de la región con el vecino país y su nueva orientación hacia el mercado nacional. En cuanto a los inmigrantes europeos, su aporte era considerablemente menor que el recibido por Mendoza.

26En 1914 Mendoza lucía, orgullosa, el cosmopolitismo alcanzado. Sólo el 56% de sus habitantes había nacido en la provincia y más de un tercio eran extranjeros, con amplísima mayoría europea (27,6%). Los migrantes argentinos conservaban un porcentaje importante pero decreciente en relación a 1895, mientras que en San Juan se mantenía el sentido de los movimientos señalados para ese año e, inclusive, se reforzaba, aunque logró atraer más europeos.

27Es importante destacar, por último, la calificación educativa de la población. El Censo de 1869 mostraba en las dos provincias cantidades semejantes de profesionales, pero San Juan casi duplicaba a Mendoza en el número de educadores y su población alfabetizada era superior. En efecto, casi el 25% de los habitantes de 6 o más años leía y escribía, en tanto en Mendoza no alcanzaba al 18%35.

28Para 1895, los índices educativos se igualaban en toda la región, con un 41% de pobladores alfabetizados36, lo que daba cuenta del éxito de las políticas educativas promovidas por el Estado nacional. En 1914, con un 55% de la población regional alfabetizada, se registraba una confluencia entre el sistema educativo argentino y la cualificación de los inmigrantes, porque los índices de alfabetismo resultaban similares para los nativos del país y para los principales grupos extranjeros, salvo los franceses, de lejos los más instruidos. En efecto, en 1914 la población de Mendoza mayor de 7 años sumaba 219.718 personas, con un 56% de alfabetos; San Juan tenía 92.171 y un 54% que sabían leer y escribir. Los argentinos nativos mantenían esa misma proporción. Los españoles alfabetizados eran un 55% en Mendoza y un 48% en San Juan, pero los italianos de esta última superaban a los de aquella (66,5 a 54%). Los franceses promediaban un 80% de alfabetos y sólo eran superados por grupos muy minoritarios que conformaban una inmigración altamente selectiva (uruguayos, suizos, ingleses y alemanes) 37.

29La distribución de los principales grupos de migrantes refleja los cambios de modelos productivos en la región. Los chilenos tenían presencia más o menos pareja en 1869 en todo el territorio regional, orientado -como se ha señalado- a la producción de alfalfa y cereales, frutas y algo de vino y aguardientes y, centralmente, al comercio ganadero. Con la reconversión hacia la vitivinicultura en pleno desarrollo en 1895, una amplia mayoría de este grupo aparecía concentrada en las ciudades capitales (17% en Mendoza y 10% en San Juan) y en los departamentos de ambas provincias fronterizos con Chile o todavía dedicados a la ganadería (más del 45%)38. Esta tendencia se consolidó en 191439.

30Si los chilenos se distribuían mayoritariamente en zonas rurales, los europeos tenían otros patrones de asentamiento. Italianos, españoles y franceses se instalaban en fuerte proporción en las ciudades capitales en 1869, confirmando que la inmigración de ultramar temprana era selectiva, más cercana a las profesiones, al artesanado y al comercio que a los sectores del trabajo40; y aportaba, significativamente, al desarrollo de una anticipada urbanización.

31En la etapa de aporte inmigratorio masivo los censos mostraron una reducción en estas proporciones, en parte, porque al crecer la red de ciudades, la población urbana estaba más repartida y, en parte, porque una gran franja de inmigrantes se incorporó a la agricultura.

32Mientras la población urbana se quintuplicó entre 1869 y 1914, la rural se expandió a un ritmo mucho menor. En el transcurso de este período se consolidarían las jerarquías urbanas regionales y Mendoza afianzaría sus posiciones de preeminencia41.

33De la  fría estadística, que sólo ha permitido una panorámica aproximación a la evolución que experimentó la región, centrada en la significación de la inmigración, nos acercaremos, cambiando de escala, al itinerario de algunos europeos en la pujante Mendoza. 

¿Qué hacer en la nueva tierra? Trabajar con las manos o multiplicar el capital

34De la variada gama de situaciones que vivieron las decenas de miles de europeos y de ciudadanos de otros continentes que arribaron a Mendoza, los casos que presentaremos  -muy sintéticamente- para conocer sus itinerarios económico-sociales, constituyen apenas algunos de los tipos que pueden establecerse en el período estudiado, especialmente los vinculados con la vitivinicultura. La mayoría de los inmigrantes fueron trabajadores; otros, arribaron con pequeños capitales o portando conocimientos específicos (artesanos, técnicos, profesionales universitarios) o experiencia de gestión empresaria. En general buscaron ascender social y económicamente en relación con lo que habían dejado en sus tierras de origen y, entre sus variadas estrategias, hubo dos que se reiteraron: los negocios intraétnicos -en la mayoría de los casos- y los relacionamientos familiares con la elite local, en algunos de los que hicieron grandes fortunas.

Los contratistas de plantación

35Fueron actores que tuvieron decisiva actuación en la transformación económica y geográfica de Mendoza. Estos trabajadores, que tenían claros rasgos empresariales en tanto asumían riesgos (heladas, granizo, langostas...), pactaban con el propietario de la tierra hacerse cargo de implantar viñedos en determinadas superficies, mediante la reconversión productiva de la explotación, la incorporación de terrenos incultos o ambas cosas. Las condiciones contractuales eran muy variadas (duración, tecnologías a introducir, infraestructura y edificios a construir, pago de impuestos, provisión de implementos, etc.), aunque generalmente el contratista percibía, al término del período fijado, una suma de dinero por cada cepa implantada y se apropiaba del fruto de una a diez cosechas. Esto último tuvo influencia en la dirección que tomó el modelo vitivinícola, orientado a la gran producción con ausencia de calidad, aspecto muy negativo para la moderna agroindustria, en el que estos contratistas tuvieron una responsabilidad, al menos parcial, por lo que recibieron fuertes críticas de expertos de la época estudiada. Otra característica destacable es que los contratistas se autoempleaban e incorporaban al mercado laboral a sus familias, incluyendo los niños. El trabajo “a destajo” los convertía en “empresarios” para la ley. Los inmigrantes europeos en general, y los contratistas en particular, preferían esa forma de trabajo en lugar del salario porque, además de mejorar sus ingresos, rechazaban los instrumentos de coacción extraeconómica existentes. Ellos contribuyeron, con su resistencia, a erradicarlos antes de que concluyera el siglo XIX 42

36En general, los ingresos de estos agentes resultaban considerables y muchos de ellos no sólo accedieron a la propiedad de la tierra sino que lograron construir grandes empresas e inmensas fortunas, algunos partiendo de un pequeño capital de trabajo propio y otros haciéndolo con sólo la fuerza de sus brazos y ayuda del propietario para mantenerse el primer año.

37Por ejemplo, el francés Gustavo Labadie recibía $ 150 mensuales durante el primer año (1888) y $ 100 en el segundo año del contrato. Estas cifras permitían un nivel de vida sin apremios económicos, pero indican que el agente carecía de recursos para emprender el trabajo pactado y requería apoyo del propietario. Los italianos Desiderio y Juan Dorigo (1890), en cambio, recibían un importe casi simbólico de $ 10 mensuales, lo que sugiere que disponían de cierto capital, para realizar el trabajo y para mantenerse. En ambos casos se convirtieron en propietarios de fincas vitícolas, Labadie desde 1892 y Juan Dorigo en 1902 (y, probablemente, en 1897). 

38Felipe Rutini, italiano de Ascoli-Piceno, arribó a Mendoza en 1887, con algo de capital y conocimientos técnicos como egresado de la Reale Scuola Pratica di Agricoltora “Antonio Orsini”. Fue contratista de plantación de Rufino Ortega -político y militar mendocino- y en 1889 fundó la Bodega y Viñedos La Rural, actualmente uno de los más prestigiosos establecimientos vitivinícolas de Mendoza. Aunque ya era empresario, Rutini (y otro connacional, Agustín Ciarpella) continuaba en 1889 firmando contratos de plantación, lo cual ratifica que eran una buena fuente de acumulación43. Una parte del capital de la empresa se mantiene en poder de descendientes del fundador.

Comerciantes e industriales

39Una amplia franja de los empresarios vitivinícolas de origen europeo se iniciaron en actividades mercantiles y luego hicieron inversiones en la agroindustria; otros, en cambio, comenzaron directamente con la producción. Algunos constituyeron casos emblemáticos por la influencia, de diferentes órdenes, que ejercieron en la sociedad receptora.

40El italiano Lorenzo Vicchi llegó a Mendoza en 1885, muy probablemente con un mínimo capital y se dedicó al comercio asociado con sus connacionales Lázaro, Luis y Antonio Moretti y Andrés Bardotti. La sociedad operaba en la “compra de propiedades, almacén, especulación con vinos y zapatería”, sin duda un amplio espectro de actividades. Esta primera sociedad, disuelta en agosto de 188744, fue fruto de una cadena étnica y sirvió a Vicchi para introducirse en el mundo de los negocios que hacía eclosión en Mendoza a partir de la habilitación del servicio ferroviario. Vicchi prosiguió con sus actividades y pronto incorporó a sus hermanos, José, Emilio, Antonio y Pedro. En 1894, cuando su bodega en la ciudad de Mendoza y otros negocios funcionaban a pleno, formalizó una sociedad con sus hermanos y otros dos italianos, Mascimo Bardotti y Pascual Gancia, que operaría “en los ramos de agricultura, vinicultura....”, etc. La firma “Vicchi hermanos y Cía.” desarrolló, efectivamente, una amplia diversidad de negocios vinculados con la vitivinicultura (viñedos, bodegas, destilería) y con el transporte. En esa sociedad, los Vicchi y Bardotti eran socios capitalistas y Gancia el “socio industrial”45.  Esta última figura, muy difundida en la época, correspondía al hombre que se incorporaba a una empresa con sólo su trabajo. En el caso de los inmigrantes era, con seguridad, un vehículo por medio del cual los compatriotas le daban un lugar significativo a los recién llegados que vinieran recomendados o fueran conocidos y de absoluta confianza.  Independientemente de las actividades económicas, un hijo de Lorenzo, Adolfo Vicchi, argentino de primera generación, ocupó, entre varios cargos de una larga vida pública, el de gobernador de la provincia de Mendoza a comienzos de la década de 1940.

41Antonio Tomba fue el fundador de una enorme empresa integrada que, durante décadas, tuvo un fuerte peso en la formación de los precios en el mercado nacional de vinos. Nacido en Valdagno, Italia, ingresó al país por Buenos Aires en los años 70. Comenzó como empleado, dedicándose luego en la actividad mercantil.  Fue comerciante móvil, proveedor del ferrocarril y de sus trabajadores en su avance hacia el oeste. Con un capital considerable, llegó a Mendoza a comienzos de los 80. Contrajo matrimonio con Olaya Pescara, miembro de una familia tradicional de la elite, con importantes propiedades rurales. Su actividad inicial fue una casa de zapatería y almacén46. En 1886 instaló su bodega y elaboró 1.000 Hl de vino. En ese mismo año implantó 4,7 ha de viñas para las que solicitó eximición de impuestos en 1887. Pocos años más tarde hizo venir de Italia a sus hermanos (Pedro, Francisco, Gerónimo y Domingo) y fundó la sociedad Antonio Tomba y Hermanos47.  A fines de 1899, Antonio, enfermo de cáncer, intentó regresar a su pueblo, pero terminó sus días en alta mar48. En ese año, la empresa ya tenía 800 ha de viñedos y, en 1900, superaba las 1.000 ha y producía alrededor de 80.000 Hl de vino. Para 1910, la elaboración alcanzó unos 300.000 Hl. En abril de 1899, Pedro y Francisco (Gerónimo había fallecido) se retiraron de la sociedad y sólo quedaron Antonio y Domingo, con un capital de $ 4.000.000. Al fallecimiento del fundador, Domingo siguió con la parte principal de la empresa y, en 1911, la transformó en S.A. Bodegas y Viñedos Domingo Tomba (incorporó accionistas ingleses del grupo Leng-Roberts al directorio), con un capital de $ oro 3.000.000 y domicilio en Buenos Aires49. No cabe desarrollar aquí los avatares de la empresa y los problemas generados en el interior de la familia. Sin embargo, señalamos los diferentes itinerarios de Domingo y Pedro. Mientras el primero mantuvo la empresa por largo tiempo, Pedro “hizo la América” y regresó a Valdagno50. En tanto, Antonio sólo buscó morir en su tierra natal, dejando sus bienes y familia en Mendoza.

42El francés Carlos Delaballe llegó a Mendoza a comienzos de los años 80. Además de relaciones en Francia51, venía con contactos asegurados en la Argentina aunque ignoramos si disponía de algún capital. En octubre de 1887 protocolizó una sociedad de hecho que funcionaba “desde hace un tiempo” con su connacional Juan Sarramea, radicado desde hacía más de 20 años en la provincia52. Decía el contrato que “Han formado una sociedad para girar en los ramos de agricultura, viticultura y vinicultura”. Sarramea era el socio “capitalista” y Delaballe el “industrial”. Sarramea aportaba $ 7.000 en efectivo y 31 ha al sur de la plaza de Godoy Cruz, valuadas en $ 12.000. También se incorporaba otra propiedad (sobre la que no se especificaba superficie ni valor, pero que sería de 2 ha, como se mostrará más adelante) adquirida por la sociedad de hecho a nombre de Delaballe. La razón social era “Carlos Delaballe y Cía.” y la empresa tendría una duración de 10 años53. Esta “sociedad” fue muy especial porque constituye un ejemplo claro de cómo determinados inmigrantes lograban incorporarse directamente en los estratos medios o superiores de la sociedad receptora, si contaban previamente con un capital relacional importante. Sarramea, evidentemente, ayudó a Delaballe a comenzar su actividad en Mendoza en un nivel empresarial54. No podemos saber si lo hizo sólo por amistad, pero lo cierto es que otorgó a su compatriota una base operativa que le permitiría, en muy poco tiempo, construir una fortuna considerable. Esta primera empresa, por datos que menciona una fuente, habría comenzado en 1883 con la plantación de 33 ha de viñas en el departamento Godoy Cruz55.

43Aunque no detallaremos el muy extenso itinerario económico de Delaballe, es importante destacar que, para 1899, era el único propietario de la empresa vitivinícola. Sus fincas vitícolas sumaban 190 ha y tenía una gran bodega construida en el sitio inicial; y el valor de esos bienes era calculado en $ 1.135.00056, frente al capital original de 12 años antes, de alrededor de $ 20.000. En 1901, Delaballe alquiló su bodega a empresarios de origen alemán (Wiedembürg hermanos) radicados en la ciudad de Rosario, la Sociedad Anónima Destilería, Bodega y Cervecería “Germania”, quienes quedaban obligados a comprarle el producto de sus viñedos. Pero el empresario francés pronto decidió retornar a su país y, en agosto de 1904, vendió a “Germania” todos sus bienes, valuados en $ oro 365.000, que los compradores debían girarle en cuotas a París, lugar de su nueva residencia57.

44En síntesis, a partir del apoyo de un connacional, Delaballe construyó una gran fortuna en escasas dos décadas y retornó a su Francia natal; y, aunque su apellido está aún presente en Mendoza, hasta el momento no disponemos de registros que permitan suponer un regreso temporario a tierras americanas.

Profesionales y empresarios

45Entre los europeos poseedores de una profesión universitaria arribados a Mendoza, hemos seleccionado dos casos, que representan el éxito y el fracaso en los negocios vitivinícolas.

46El ferrocarril trajo a estas tierras numerosos técnicos necesarios para las obras, el mantenimiento y la prestación de los servicios. Uno de ellos fue el ingeniero inglés Edmundo James Palmer Norton. En Mendoza contrajo matrimonio con una señora de familia tradicional, Juana Suárez. Hacia 1895, Norton inició la actividad vitivinícola con viñedos y bodega en el departamento de Luján. En 1903 se asoció con su connacional Malcolm Grant Dalton, pero la firma duró poco tiempo y en octubre de 1905 fue disuelta, quedando únicamente como empresa familiar. El Ing. Norton mantuvo su negocio vitivinícola y la firma continuó en manos de sus sucesores durante varios años58.

47Otro ingeniero, el francés Enrique Richard59, llegó a Mendoza a fines de la década de 1880 contratado por la Compañía Mendocina de Petróleo como director técnico de los yacimientos petrolíferos de Cerro Cacheuta (Luján)60. Casi de inmediato y, probablemente empujado por algún capital disponible, sus altos salarios y la atracción que ejercía el boom de la vitivinicultura moderna, Richard compró dos fincas en 1891 con créditos hipotecarios. Sin dudas, los efectos de la crisis de 1890, con la baja de precios de la uva, y una escasa aptitud para los negocios, condujeron a la rápida venta de ambas propiedades en condiciones desfavorables para Richard61 quien, en adelante, sólo proseguiría desempeñando funciones técnico-profesionales, directa o indirectamente vinculadas con la vitivinicultura, hasta su muerte, ocurrida en Mendoza en 1922.

48Para concluir, otro tipo de inmigrante directamente vinculado a la agroindustria vitivinícola por ser portador de conocimientos especializados, fue el director técnico. Este actor, fuera por su gestión directa o por la transferencia tecnológica que pudo hacer, produjo efectos positivos para una economía que se especializaba en la producción de vinos. El político-empresario Tiburcio Benegas, fundador en 1883 de la firma El Trapiche 62 y reconocido promotor de una vitivinicultura de calidad, produjo una importante innovación al incorporar un director técnico a su establecimiento. Andrés Pressac (francés?) se hizo cargo, desde abril de 1890 de la gestión integral de El Trapiche, debiendo dirigir los cultivos de las viñas “de modo que por medio de esos cultivos los productos sean mayores y mejores... /y/ las cosechas, elaboraciones de vinos y todo lo concerniente a esta fabricación, de modo que los productos no sufran enfermedad y su conservación sea perfecta...”. Pressac ocupaba ese cargo con dedicación exclusiva, controlaba a todo el personal, administrativo, encargados de las viñas, peones y obreros y dirigiría la empresa durante 8 años63.

49Al enorme prestigio que adquirió El Trapiche debió contribuir sin duda la labor de Pressac, continuada luego por los hijos de Benegas, en especial Pedro, otro destacado innovador, estrechamente vinculado con Francia64. La innovación que significó incorporar directores técnicos resalta más porque, de acuerdo con nuestra base de datos, sólo a fines de la primera década del siglo XX, esta figura comienza a difundirse, sobre todo con extranjeros y algunos argentinos capacitados en la Escuela Nacional de Vitivinicultura. Por ejemplo, en 1908, Modestino Jossa (español) dirigía la bodega Arizú Hnos (españoles) y José L. Quiroga (argentino), hacía lo propio con la del alemán Carlos Kalless. En 1910, Gracco Spartaco Parodi (italiano) estaba al frente de la bodega de Domingo Tomba. El francés José Lavenir era enólogo de “La Estrella”, de Isaac Chavarría; y producía vinos propios en otra bodega que arrendaba. En otros casos, los propietarios eran profesionales agrónomos o enólogos y dirigían sus empresas, como el Ing. Aarón Pavlovsky, ruso, propietario de viñedos y bodega (“La Purísima”) e introductor, a mediados de la década de 1880, como director de la Escuela Nacional de Agricultura (luego de Vitivinicultura), de las primeras experiencias de cultivo científico de la vid en la enseñanza técnica.

Síntesis

50A lo largo del trabajo hemos buscado integrar los procesos económicos que condujeron a una radical transformación en la región centro-oeste argentina y los aportes cuantitativos y cualitativos de una corriente inmigratoria que contribuyó sustancialmente a la modificación de la economía, la sociedad  y el territorio, hasta convertirla en la gran región vitivinícola.

51Una inmigración temprana, desde los años 50 y 60 del siglo XIX, se caracterizó por su selectividad. Los bajos ingresos, transportes caros y lentos, enormes distancias a recorrer desde el oriente nacional y la inseguridad reinante en los caminos, eran fuertes barreras para los movimientos masivos de población. Arribaron, entonces, comerciantes, técnicos y artesanos europeos, generalmente ingresados desde Chile, que fueron innovando y dinamizando la economía regional; pero también lo hicieron ciudadanos de ese país y argentinos de provincias vecinas.

52La crisis internacional iniciada en 1873 y el impacto de la filoxera en Europa sobre la producción y los precios del vino -como factores externos-, junto con el desarrollo agrícola pampeano y las construcciones ferroviarias –como factores internos-, provocaron la decadencia del negocio ganadero y reconvirtieron la economía regional. La nueva especialización estuvo centrada en la vitivinicultura, actividad de tradición colonial, modernizada y promovida con políticas públicas que llevaron en pocos años al desarrollo de un sistema agroindustrial, elaborador de vinos de baja calidad en gran escala y orientado enteramente al mercado nacional. Generadora de una fuerte demanda laboral y tecnológica, la vitivinicultura requirió la rápida incorporación de trabajadores, por lo cual la provincia de Mendoza incentivó fuertemente la inmigración europea, con la idea de que traería “ciencia, capital y brazos”. Sus aportes modificaron el paisaje, las estructuras agrarias y fueron decisivos en la implantación de la agroindustria y en el temprano desarrollo de un “brote industrial” que respondía, inicialmente, a demandas puntuales de las bodegas. La inmigración complejizó, además, la sociedad regional, incorporando amplias franjas de pequeños y medianos propietarios agrícolas, industriales y comerciantes a los sectores medios. Pero, además, desempeñaron un rol esencial en la caída de los instrumentos de coacción extraeconómica que retardaban la formación de un mercado de trabajo libre.

53Finalmente, concluido el panorama regional, un cambio en la escala de análisis permitió seguir los itinerarios económicos de algunos inmigrantes relacionados con la actividad vitivinícola en Mendoza. Hemos visto individuos que en sus comienzos pertenecieron al mundo del trabajo y otros que comenzaron en actividades empresariales o sirvieron como profesionales o técnicos. El acceso a la propiedad de la tierra no fue un obstáculo significativo para muchos de ellos, sobre todo en las dos décadas finales del siglo XIX. De sus trayectorias surgen rasgos comunes y comportamientos opuestos, aun entre miembros de una misma familia. Los unía el común objetivo de hacer fortuna; pero se diferenciaron entre quienes adoptaron a la Argentina como su nueva patria y aquellos que, habiendo “hecho la América”, retornaron a su tierra natal. En todos los casos presentados, extrapolables sin dudas a la mayoría de los inmigrantes, fueron claves los contactos y apoyos intraétnicos para iniciar su nueva vida. Señalemos que estos ejemplos –sólo una pequeña parte de nuestra base de datos- muestran una constante abrumadoramente mayoritaria: la asociación entre connacionales o entre europeos en el período estudiado.

Cuadro Nº 1: Región del Centro Oeste argentino. Cantidad de migrantes censados en Mendoza y San Juan por zona de origen, en 1869, 1895 y 1914.

Cuadro Nº 1: Región del Centro Oeste argentino. Cantidad de migrantes censados en Mendoza y San Juan por zona de origen, en 1869, 1895 y 1914.
Fuentes: elaboración propia con datos tomados del Primer Censo Argentino-1869, Agrupación del Oeste, Tablas Nº 3 y 4; Segundo Censo Nacional-1895, Tomo 2, Cuadros IIb, pp. 371 y 408; Tercer Censo Nacional-1914, Tomo II, Cuadros XI y XII, pp. 304 y 315; y Zulma Recchini de Lattes y Alfredo Lattes, Migraciones en la Argentina, Buenos Aires, Editorial del Instituto Di Tella, 1969.

54Nota aclaratoria: Las cifras colocadas entre paréntesis corresponden a los nativos de Mendoza y San Juan censados en sus respectivas jurisdicciones.

55Notas: Año 1869 - (1) 59% de provincias contiguas (2.014 de San Luis); (2) 5.774 chilenos (99,5%); (3) Incluye 54 migrantes de otros países americanos; (4) 72% de provincias contiguas (2.015 de La Rioja y 1.415 de San Luis); (5) 2.059 chilenos (99%); (6) Incluye 18 migrantes de otros países americanos.

56Año 1895 - (7) 23% de provincias contiguas (2.791 de San Luis y 48 del Territorio del Neuquén); (8) 5.210 chilenos (97%); (9) Incluye 74 no europeos y 63 de otros países americanos; (10) 77% de provincias contiguas (2.516 de La Rioja y 557 de San Luis); (11) 1.500 chilenos (97%); (12) Incluye 49 no europeos y 21 de otros países americanos.

57Año 1914 - (13) 40% de provincias contiguas (7.579 de San Luis y 81 de Neuquén); (14)5.539 chilenos (64%); (15) Incluye 2.713 no europeos,  248 de otros países americanos y 3.560 con lugar de nacimiento desconocido o de origen extranjero nacionalizados argentinos; (16) 49% de provincias contiguas (731 de San Luis y 2.953 de La Rioja); (17) 1.402 chilenos (71%); (18) Incluye 702 no europeos, 45 de otros países americanos y 895 con lugar de nacimiento desconocido o de origen extranjero nacionalizados argentinos.

Inicio de página

Notas

1 Sobre estructuras espaciales, producciones  y los diferentes actores sociales, puede verse Rodolfo Richard-Jorba, Poder, Economía y Espacio en Mendoza, 1850-1900, Mendoza, Facultad de Filosofía y Letras-U.N. de Cuyo, 1998.
2Paul Ives Denis, “San Rafael. La ciudad y su región”, en Boletín de Estudios Geográficos Nº 64-65, Mendoza, U.N. de Cuyo, 1969, pp. 131-432.
3 La economía era controlada por los comerciantes integrados, actores que desarrollaban todas las etapas del negocio ganadero: cría (o compra en otras provincias), transporte, engorde y venta en Chile; en sus manos estaba, además, la oferta de metálico, imprescindible para la importación de bienes ultramarinos.
4Esta etapa, desarrollada con anterioridad a 1870 y numéricamente escasa, aportó  técnicos, profesionales y comerciantes a la región. Posteriormente, sobre todo desde la llegada del ferrocarril, comenzó la etapa masiva, en la que predominaron migrantes pertenecientes a las clases trabajadoras.
5Los ferrocarriles llegaron Villa Mercedes (provincia de San Luis) y  a la ciudad de San Miguel de Tucumán en 1876.
6Las importaciones argentinas de vino crecieron de 283.803 Hl en 1872 a 546.837 en 1879 y 628.632 en 1883. Los italianos, españoles y franceses constituían el 90% de los migrantes.
7Emilio Maurín Navarro, Contribución al estudio de la historia vitivinícola argentina, Mendoza, INV, 1967, p. 127.
8La ley mendocina (7-9-1874) fijaba el premio en 100 $ bolivianos por cuadra cuadrada (1,587 ha) implantada con 2.500 cepas; en San Juan se prometía 30 $ por igual superficie (Ley del 18-11-1871).
9El Constitucional Nº 633, Mendoza, 26-8-1875.
10Eduardo Pérez Romagnoli y Rodolfo Richard-Jorba, “Conformación de la región vitivinícola argentina. Reconversión productiva en Mendoza y San Juan: vitivinicultura e industria, 1870-1915”, ponencia presentada en las XVII Jornadas de Historia Económica, Tucumán, setiembre de 2000.
11Rodolfo Richard-Jorba, “Hacia el desarrollo capitalista en la provincia de Mendoza. Evolución de los sistemas de explotación del viñedo entre 1870 y 1900”, en Anales de la Sociedad Científica Argentina, Vol. 224, Nº 2, Buenos Aires, 1994, pp. 1-34.
12Lasmartres y Guerin recibieron los primeros premios en la Exposición Industrial de 1877 en Buenos Aires. El tinto “Trapiche” de 1874 de Guerin fue considerado el mejor vino argentino. Lasmartres presentó vinos desde la cosecha de 1864. En la Exposición Universal de París de 1878, los dos franceses y el italiano recibieron medallas de plata por sus vinos y cognac. En fin, en la Exposición Continental de 1882 en Buenos Aires, Lasmartres obtuvo medalla de oro y Brandi de plata. Desde ese año recibirían premios algunos bodegueros mendocinos y sanjuaninos (Rodolfo Richard-Jorba, La región del centro-oeste argentino. Economía y Sociedad, 1870-1914, mimeo, 2000).
13Rodolfo Richard-Jorba, Poder, Economía...., op. cit.
14Rodolfo Richard-Jorba, “Conformación espacial de la viticultura en la provincia de Mendoza y estructura de las explotaciones, 1881-1900", en Revista de Estudios Regionales Nº 10, Mendoza, CEIDER, 1992, pp. 131-172. En 1883 existían en Mendoza sólo 2.788 ha de viñedos en producción, implantados con sistemas tradicionales.
15Emilio Maurín Navarro, Contribución... op. cit., p. 135.
16Segundo Censo Nacional 1895, Tomo 3, Económico-Social, Capítulo IX, Cuadro X, p. 178.
17El Constitucional Nº 617, Mendoza, 20-7-1875.
18Ley del 24-3-1884 y Decreto del 26-3-1884; y Decreto del 27-6-1884 (Registro Oficial de Mendoza, 1884, pp. 84 y 180). En realidad, Soglieri sólo buscaría italianos del norte, como destacaba la prensa local. Este agente llevaba “... además varias cartas de inmigrantes establecidos en esta Provincia, en las que manifiestan a sus familias y compatriotas las ventajas .... para el trabajo y la vida, e incitándolos a que emprendan el viaje en busca de un tranquilo y holgado porvenir” (El Constitucional Nº 2003, Mendoza, 28-6-1884). Aunque la cita es suficientemente expresiva, queda claro el funcionamiento de las “cadenas” mediante las cuales los inmigrantes difundían entre sus paisanos las favorables posibilidades existentes en esta tierra; pero, además, se apelaba a los parientes, ofreciéndoles un lugar desde el cual comenzar a construir un nuevo proyecto de vida. Este fenómeno, por supuesto, ha sido reiteradamente descripto para diferentes regiones latinoamericanas por estudios históricos, antropológicos y de otras disciplinas dedicadas a las migraciones; y es una estrategia que no ha experimentado variaciones sustanciales hasta el presente. Hay una amplísima producción historiográfica nacional sobre migraciones. La más reciente es la obra de Fernando Devoto, Historia de la inmigración en la Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2003. Cabe agregar, entre otras, a Fernando Devoto y Gianfausto Rosoli (editores), La inmigración italiana en la Argentina, Buenos Aires, Biblos, 2000; y Blanca Sánchez Alonso, La inmigración española en Argentina. Siglos XIX y XX, Barcelona, Ed. Júcar, 1992. Mariana Feyling investiga la inmigración en la provincia de Tucumán, lo que permitirá realizar estudios comparados de las regiones extrapampeanas. Su último trabajo: “La inmigración francesa temprana en Tucumán: 1830-1880”, en Travesía Nº 7-8, Tucumán, U.N.Tucumán, 2003 (en prensa).  Sobre Mendoza, puede consultarse a Adolfo Cueto, “La inmigración y la economía en Mendoza (1880-1900). El italiano”, en Revista de Historia Americana y Argentina Nº 25-26, Mendoza, U.N. de Cuyo, 1986, pp. 99-121. María R. Cozzani ha enfocado el tema inmigratorio, con un abordaje geografico, en su tesis doctoral: La inmigración italiana en Mendoza. Estímulos migratorios y niveles de participación e influencia en la configuración geográfica de la provincia, Mendoza, Facultad de Filosofía y Letras, U.N. de Cuyo, 1994.
19Tambiém resultó fundamental, la inversión de la elite regional en el prometedor cultivo. En Mendoza, hacia el año 1900, un tercio de los viñedos estaba en manos de 30 grupos familiares de la elite. No hay datos sobre San Juan.
20Los alfalfares se ampliaban para producir semilla; y forraje para los animales de trabajo utilizados en la vitivinicultura, el ganado que todavía se exportaba o el que se faenaba localmente para consumo de la población.
21 Rodolfo Richard-Jorba, La región del  centro-oeste ..., op. cit..
22Ibídem.
23Rodolfo Richard-Jorba, “Modelo vitivinícola en Mendoza. Las acciones de la elite y los cambios espaciales resultantes, 1875-1895”, en Boletín de Estudios Geográficos Nº 89, Mendoza, U. N. de Cuyo, 1992, pp. 227-264.
24En la década de 1850 el francés G. Ponceau, entre otros, instaló en Mendoza un taller “para hacer y componer” bombas, alambiques, etc. (El Constitucional de Los Andes Nº 205, Mendoza, 13-1-1853). Todo indica que no tuvieron continuidad, pues la vitivinicultura tradicional venía de una larga crisis y sólo producía para el mercado local.
25Más información en: Rodolfo Richard-J. y Eduardo Pérez  R, “El proceso de modernización de la bodega mendocina, 1860-1915”, en Ciclos Nº 7, Buenos Aires, IIHES-UBA, 1994, pp. 119-155; Eduardo Pérez Romagnoli, “Aportes para una Geografía Histórica de Mendoza. Intentos y logros en la constitución de industrias derivadas de la fabricación del vino en las primeras décadas del modelo vitivinícola (1880-1920)”, en Boletín de Estudios Geográficos Nº 94, Mendoza, U. N. de Cuyo, 1998, pp. 133-156;  “San Juan: la metalurgia productora de instrumentos para bodegas y destilerías entre 1885 y 1940", en Población y Sociedad Nº 6-7, Tucumán, Fundación Yocavil,  1999, pp. 369-398.
26En Mendoza, 85 talleres daban trabajo a 499 personas; en San Juan eran 42 y empleaban 458 operarios. La industria era más compleja en Mendoza, donde el grupo de “Herrerías y talleres mecánicos, construcciones de máquinas, talleres metalúrgicos y artículos rurales” reunía 31 establecimientos con 266 trabajadores (casi 9 por taller), 59% de los cuales eran extranjeros. En San Juan, este grupo sólo comprendía 14 firmas y 89 operarios (6 por taller), con un 26% de extranjeros. En esta provincia la mayor fuente de empleo industrial estaba en el grupo de “Fundiciones de metales y minerales metálicos”, con 8 firmas y 297 operarios, que incluía la tradicional actividad minera sanjuanina (Tercer Censo Nacional-1914, Tomo VII-Industrias, Buenos Aires, 1919).
27Este actor ha sido estudiado en Mendoza (Rodolfo Richard-Jorba, Poder, Economía... op. cit.), aunque puede ser extrapolable a San Juan. 
28Jorge Balán, “Una cuestión regional en la Argentina: burguesías provinciales y mercado nacional en el desarrollo agroexportador”, en Desarrollo Económico Nº 69, Buenos Aires, IDES, 1978, pp. 49-87.
29La provincia de Buenos Aires se había segregado. Su reintegro definitivo (y posterior hegemonía) se produjo en 1861, cuando su ejército derrotó al de la Confederación Argentina en la batalla de Pavón (14-9-1861).
30En 1864-1865, el viaje Rosario-San Juan costaba 55 $ bolivianos (José L. Masini Calderón, Mendoza hace cien años, Buenos Aires, Theoría, 1967, p. 27).  Un trabajador agrícola en los años 50 y 60 cobraba entre 3 y 5 $ bolivianos mensuales. En 1879, un viaje en galera o diligencia entre Villa Mercedes y Mendoza costaba 24 $Fuertes, y 36 si se extendía hasta San Juan, mientras que un peón de las obras ferroviarias, con un salario muy alto para la media de la época, cobraba neto en dinero 16 $F por mes (Rodolfo Richard-Jorba, La región del centro-oeste..., op. cit.).
31Benjamín Vicuña Mackenna, “La Argentina en 1855”, en La Revista Americana de Buenos Aires, 1936.
32Juan José Cornú, (francés?), abrió en 1853 un taller de tonelería con apoyo del Gobierno de Mendoza (El Constitucional de los Andes Nº 205, Mendoza, 13-1-1853); Manuel Silveira, portugués, trabajaba como tonelero en 1855 (Archivo Histórico de Mendoza-AHM, Carpeta Nº 15-Censos, Doc. 4).
33Los mayores ingresos de inmigrantes a Mendoza se registraron en 1890 (3.177), 1901 (4.160), 1906 (7.372), 1907 (9.107), 1908 (12.068), 1910 (14. 095), 1912 (15.914) y 1913 (16.138). 
34Como el transporte de los riojanos en 1895 se hacía todavía en carretas o a caballo, es dable pensar que San Juan fuera utilizada como una etapa para movimientos posteriores, aprovechando su condición de punta de rieles.
35San Juan tenía 113 educadores, preceptores, etc. y Mendoza sólo 63. El promedio entre quienes sabían leer o escribir en la población de 6 y más años, ha sido calculado con datos tomados del Primer Censo Argentino, 1869.
36Los porcentajes eran 41,4% en Mendoza y 41,5% en San Juan (cálculos propios con datos tomados del Segundo Censo Nacional-1895, Tomo 2, Cuadros XIII).
37Tercer Censo Nacional 1914, Tomo III, p. 324.
38En Mendoza, el 47% residía en espacios de frontera y, en San Juan,  lo hacía el 45%, incluyendo al ganadero departamento de Jáchal (cálculos propios, con datos del Segundo Censo Nacional 1895, Tomo 2, Cuadros VIIa y b).
39El 63% estaba radicado en áreas fronterizas de Mendoza y el 53% en San Juan, incluido Jáchal (cálculos propios,con datos del Tercer Censo Nacional 1914, Tomo II, pp. 304 y siguientes).
40En el Censo de 1869 los italianos se concentraban en las ciudades de Mendoza (59%) y San Juan (65%), igual que los franceses (46 y 55%, respectivamente). Los españoles, en cambio, sumaban un 31% en la capital mendocina  y sólo un 5% en la sanjuanina (cálculos propios, con datos del Primer Censo Argentino 1869, pp. 350-353 y 388-391).
41 En 1869, la población urbana era de 20,5 miles y, en 1914, de 110,0 miles. La rural fue de 105,2 miles y 286,7 miles. Pero el motor del crecimiento era Mendoza. Su población urbana en 1869 sumaba 9,9 miles (San Juan, 10,6); y en 1914, 88,9 miles (San Juan 21,1). La expansión económica se reflejaba, también, en la población rural. En 1869, Mendoza tenía 55,5 miles de pobladores en la campaña (San Juan, 49,7) y, en 1914, 188,6 miles (San Juan, 98,1) (cálculos propios, con datos de los Censos Nacionales de 1869 y 1914 –Tomos I y II) .
42Rodolfo Richard-Jorba, “El mercado de trabajo rural en Mendoza. Un panorama sobre su formación y funcionamiento entre la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX”, en Población & Sociedad Nº 8-9, Tucumán, Fundación Yocavil, 2003 (en prensa) y “El mercado de trabajo vitivinícola en la provincia de Mendoza y los nuevos actores. El ‘Contratista de viña’: aproximación a un complejo sistema de empresarios y trabajadores. 1880-1910”, en Revista Interdisciplinaria de Estudios Agrarios Nº 18, Buenos Aires, IIHES-UBA, 2003, pp. 5-37.
43 Ibídem y AHM, Protocolos Nº 446 –Corvalán-, Tomo 3, fs. 1071v, 1889.
44 Vicchi quedaba como propietario de un viñedo de 11,8 ha adquirido en diciembre de 1885; los hermanos Moretti y Bardotti conservaban el almacén, la zapatería, el comercio de vinos y varios locales y terrenos (AHM, Protocolos Nº 427 –Navarro-, fs. 769v, 1887). Los Moretti fueron vendedores de vinos (1881); luego almaceneros y, en 1886, bodegueros. Sólo desde 1894 produjeron uva en viñedos propios  (Rodolfo Richard-Jorba, Poder, Economía..., op. cit., p. 314).
45José y Lorenzo Vicchi administrarían la empresa. El capital inicial era considerable: $ 152.589 -26% de Lorenzo, 18,5% de José, 18% de Antonio, 13% de Emilio, 12% de Pedro y otro tanto de Bardotti (AHM, Protocolos Nº 532 –Videla-, fs. 226, 1894).
46 Estadística General de la Provincia de Mendoza, Boletín Nº 3-1883, Mendoza, 1885, p. 66.
47 AHM, Protocolos Nº 467 -Lemos-, fs. 1056, 1890. La sociedad se constituyó el 27-10-1890. Del capital total ($ 398.000), Antonio, que administraría la firma, aportó el 73% ($ 290.810) y sus hermanos el 27%. Para ese momento, Antonio era propietario de la bodega y dos fincas en Maipú que sumaban  203 ha (81 con viñedos), las cuales se incorporaban a la nueva empresa junto con otros inmuebles (casas, terrenos). La generosidad de Antonio debe ser destacada. Aunque por falta de información sólo podemos presumir que el capital de sus hermanos pudo haber sido donado (o prestado), el dato objetivo es que Antonio, con el 73% del capital, sólo recibiría el 40% de las ganancias; y sus hermanos el 15% cada uno. Resulta evidente la intención de ayudar a sus familiares a convertirse en empresarios.
48Los Andes,  Mendoza, 14-11-1899, p. 5.
49 Rodolfo Richard-Jorba, “Managers and politics in the winemaking development of the province of Mendoza (Argentine), 1850-1910”, en Enterprise & Society, Oxford University Press, 2003 (en prensa) y Centro Vitivinícola Nacional, Boletín Nº 68, Buenos Aires, mayo de 1911, pp. 1814-1815.  La empresa desapareció en la década de 1930.
50 Al momento de retirarse de “Antonio Tomba y Hermanos”, Pedro vendió su parte en la empresa a Antonio y Domingo en $ 600.000, una fortuna en la época. Una porción se canceló con propiedades y el resto debía ser girado a Valdagno en cuatro cuotas anuales (Patricia Barrio de Villanueva, Grandes empresarios vitivinícolas mendocinos en crisis (1901-1904) (mimeo, 2003). Esta deuda con Pedro tuvo, finalmente, otra solución, pero la información sirve para mostrar los diferentes comportamientos entre miembros de una misma familia. Por problemas judiciales, Domingo perdió sus bienes, regresó a Italia y falleció en Roma (Jaime Correas, Historias de Familias, Mendoza, Diario UNO, sin fecha, p. 263).
51Delaballe era Agente Consular de Francia en Mendoza en 1883 (Estadística General...., op. cit., p. 64).
52 Juan Sarramea y su hermano Esteban, de la inmigración temprana, eran comerciantes y productores en Mendoza desde los años 60. En los 80 tenían viñedos y en los 90, bodega (Rodolfo Richard-Jorba, Poder, Economía..., op. cit.).
53AHM, Protocolos Nº428 –Navarro-, fs. 1055, 1887.
54 El Art. 4º del contrato es clave para confirmar esta apreciación. “A los cuatro años de esta fecha le será devuelto a Sarramea el capital movible quedando siempre el de la propiedad hasta el vencimiento del contrato”. Agregaba que al término del contrato, si se liquidaba la sociedad (así ocurrió), los bienes se dividirían por partes iguales después de que Sarramea hubiera sacado el capital originalmente aportado. Es decir, que Sarramea recibiría en 4 años los $ 7.000 aportados en efectivo y sin intereses y las 31 ha se mantendrían en la sociedad hasta su término, porque esa finca sería el punto de partida para las actividades productivas de Delaballe. Luego de la disolución, Sarramea recuperaría el valor del “capital original” ($ 12.000) y la mitad del valor agregado a esa finca (viñedos, bodega, implementos, etc.) (Ibídem).
55Arminio Galanti, La Industria Viti-Vinícola Argentina, Tomo Primero, Buenos Aires, 1900, p. 103. Este autor -un experto enólogo con destacada actuación en Argentina y Uruguay-, indica que la empresa comenzó con 33 ha de viña en Godoy Cruz, que se corresponden con las mencionadas en el contrato social, es decir, las 31 aportadas por Sarramea y el terreno menor comprado por la sociedad de hecho descripta.
56 Ibídem, pp. 103-104. La enorme acumulación de capital hecha por Delaballe habla de su extrema habilidad empresarial porque, si bien hubo inflación en el país con la crisis de 1890, el peso moneda nacional o peso papel se recuperó rápidamente frente a la moneda fuerte, el peso oro (en 1887, $ 1 m/n equivalía a $ 0,74 oro y en 1899 la relación era de $ 0,44 oro por cada peso m/n). De modo que, convertido a $ oro, el capital de 1887 ascendía a $ 14.800; y  el de 1899, a $ 499.400, es decir, un 3.274% de crecimiento en 12 años.
57 Desde 1899, la Ley de Conversión Nº 3.871, fijó el tipo de cambio en  1 peso papel = 0,44 pesos oro. Germania se hacía cargo del pasivo, de modo que Delaballe sólo recibiría $ oro 331.182, de los cuales se giró a París el 15% como pago al contado (1 peso oro = 5 francos); y el 85% restante se liquidaría en 10 cuotas anuales, con el 6% de interés (AHM, Protocolos Nº 717 –Bustos y Jellemur-, fs. 653, 1904). En este contrato, actuó como representante de Delaballe, Juan Sarramea, su antiguo socio y, obviamente, su amigo y hombre de confianza. La reducción de capital en $ oro respecto de 1899 obedeció a un descenso de los precios de inmuebles, consecuencia probablemente de una crisis nacional (1901-1903) que impactó fuertemente en Mendoza y en el sector principal, la vitivinicultura. Sin embargo, Delaballe había incrementado su patrimonio físico, pues de las 190 ha con viña de 1899, había pasado en 1904 a 440 ha, según el contrato de venta citado.
58 La sociedad  se denominaba “Grant Dalton Norton y Compañía”, lo que sugiere que Dalton era socio mayoritario. En la disolución, el representante de Dalton (ausente de la provincia) declara haber recibido entre capital y utilidades la suma de $ 65.750 m/n. El matrimonio Norton-Suárez se hacía cargo del activo y pasivo de la nueva sociedad, constituida con un capital de $ 38.529 oro sellado (unos 87.500 pesos papel) representado por la bodega con casa habitación y dos fincas vitícolas de 80 y 70 hectáreas (AHM, Protocolos Nº 730 –Alvarez, fs. 52, 1905). Actual sociedad anónima, Norton es una de las empresas vitivinícolas de mayor prestigio en la Argentina.
59Nació en la ciudad de Nancy, Departamento de Meurthe, el 6-12-1856, siendo bautizado como Nicolás /M.../ Alphonse Paul Henri. Recibió su diploma de Bachiller en Ciencias en noviembre de 1874, en la Academia de Burdeos. Era ingeniero civil y de minas. En 1880 fue designado miembro de la Academia Nacional Agrícola, Manufacturera y Comercial de Francia. En Mendoza, además de la Compañía de Petróleos, trabajó en la Oficina de Hidráulica, en la Oficina Química Provincial y en la Municipal de la capital mendocina y en la Dirección General de Escuelas. También prestó servicios en la Estación Enológica de la Ciudad de Concordia (provincia de Entre Ríos) dependiente del Ministerio de Agricultura de la Nación, entre 1917 y 1920. Estaba casado con Juana Guerin, hija de Eugenio, el francés que había sido premiado por su vino en 1874 (Archivo del autor).
60 La Compañía fue fundada en 1887, contaba con un capital de $ 1.000.000 y tenía por objeto vender el petróleo a la Compañía Mendocina de Gas para alumbrado público. En ambas empresas, el principal accionista era el ingeniero alemán Carlos Fader, asociado con políticos-empresarios mendocinos.
61 En noviembre de 1891 compró una finca de 10 ha de viña y edificio en la ciudad de Mendoza y otra de  75 ha con viñedos en el departamento de Maipú.  En el primer caso, Carlos Delaballe actuó como representante de Richard y transfirió  la propiedad a Vicchi Hnos., el 24-11-1894, por $ 34.000 m/n, que era la suma adeudada por una hipoteca a favor del Banco Nacional en Liquidación (AHM, Protocolos Nº 534 –Videla- fs. 1098, 1894). La finca de Maipú tenía una deuda con el mismo Banco por $ 300.000 m/n y, en este caso, el comprador fue Carlos Delaballe, quien se hacía cargo de la hipoteca (AHM, Protocolos Nº 516 –Videla- fs. 470, 1893). Queda clara la  pérdida patrimonial que tuvo Richard, ya que en ninguna de las dos operaciones recibió dinero (ni siquiera recuperó las cuotas que había pagado -$ 72.800-, salvo que hubiera hecho un arreglo extranotarial con Delaballe,cuestión sobre la cual no disponemos de información), limitándose simplemente a transferir las fincas para desprenderse de las deudas hipotecarias. El otro elemento destacable, es la constante apelación a relaciones étnicas y de amistad entre los inmigrantes. Delaballe, por ejemplo, es el amigo que aprovecha una oportunidad para incrementar su patrimonio con un bien valioso en condiciones muy ventajosas.
62 Benegas, nacido en Rosario, se radicó en Mendoza en la década de 1860. Fue comerciante y ejecutivo bancario. Como político ocupó diversos cargos, entre los cuales se destaca el de Gobernador de Mendoza (1887-1889) y senador nacional. El Trapiche, ubicado en Godoy Cruz, al límite sur con la capital, fue un establecimiento de más de 200 ha de viñas de variedades francesas y una bodega tecnificada que produjo vinos (comunes y finos) de muy buena calidad para los cánones de la época y de la naciente agroindustria. Benegas fue un innovador, que integró también la etapa de comercialización de sus caldos y promovió, tempranamente, el estacionamiento y embotellamiento de los vinos. Para 1910 producía 30.000 Hl (Rodolfo Richard-Jorba, “Managers and politics..., op. cit.).
63 Además, se le otorgaba vivienda en el establecimiento y el sueldo era muy significativo ($ 500 m/n por mes), a lo que debía agregarse un 10% de las utilidades anuales líquidas de la empresa –otra innovación de avanzada en Mendoza iniciada por Benegas- (AHM, Protocolos Nº 474 –Corvalán-, fs. 561, 1891). En esos años, el sueldo de un peón de viña alcanzaba, como máximo, $ 30 m/n por mes (Rodolfo Richard-Jorba, “El mercado de trabajo rural..., op. cit.). Y, a diferencia de cualquier peón, Pressac no tenía gastos en vivienda, frutas, legumbres y vinos.
64Pedro Benegas tomó cursos en Francia e hizo venir a Mendoza, en 1908, para enseñar técnicas enológicas de avanzada, al Profesor Paul Pacottet. De tal visita, este francés publicó Vinificación en la Provincia de Mendoza (República Argentina), París, Librería J.B.Baillière e hijos, 1911. Este fue un caso de migración temporaria con la finalidad específica de transferir conocimientos y procedimientos técnico-enológicos. El Trapiche continúa elaborando vinos de calidad, aunque los sucesores del fundador se desvincularon de la empresa a mediados del siglo XX.
Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Cuadro Nº 1: Región del Centro Oeste argentino. Cantidad de migrantes censados en Mendoza y San Juan por zona de origen, en 1869, 1895 y 1914.
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/435/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 76k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Rodolfo Richard-Jorba, « ¿Echar raíces o hacer la América? Un panorama de la inmigración europea hacia la región vitivinícola argentina y algunos itinerarios económicos en la provincia de Mendoza, 1850-1914 », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 9 | 2004, Publicado el 14 septiembre 2005, consultado el 19 diciembre 2014. URL : http://alhim.revues.org/435

Inicio de página

Autor

Rodolfo Richard-Jorba

Instituto de Geografía-U.Nacional de Cuyo

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org