Navegación – Mapa del sitio

La interminable huelga de los mineros mexicanos de Cananea :¿El final de un régimen laboral ?

Juan Luis Sariego

Resúmenes

La minería mexicana ha crecido de forma inusitada en las dos últimas décadas. Este proceso es resultado del aumento exorbitante de los precios de los metales, la liberalización de la ley minera, la desregulación fiscal, la apertura al capital extranjero y la privatización de las minas. En este contexto, se analiza el significado de la larga huelga que los mineros del cobre de Cananea, Sonora mantienen desde junio de 2012. Se postula que este movimiento expresa el final de una larga etapa de relaciones corporativas del Estado con la clase obrera y es un referente del nuevo paradigma de la política laboral de México.

Inicio de página

Entradas del índice

Inicio de página

Texto completo

1Quizás no existan en el mundo huelgas obreras tan largas y enconadas como la que, desde el 30 de julio de 2007, mantienen 850 mineros del cobre en Cananea, en el norte de México, lugar reconocido en la historia oficial como símbolo emblemático de la revolución mexicana, por la heroica huelga anarco-sindicalista de 5,000 trabajadores en 1906. A pesar de eso, los descendientes de aquellos mineros hoy en huelga, no han logrado hacer oír sus reclamos ni en los tribunales laborales, ni en las oficinas de gobierno. El despido arbitrario de 850 obreros y la persecución judicial de que es objeto el dirigente nacional de su sindicato, Napoleón Gómez Urrutia, acusado sin pruebas de un supuesto desfalco por 55 millones de dólares y exiliado en Vancouver, rompen con todo precedente en la historia laboral mexicana.

2La tesis central planteada aquí es que, más allá del tinte heroico que asumió esta huelga, su significado más profundo radica en el hecho de que representa un preludio de lo que en 2012 se hizo explícito : un cambio radical en la política laboral del Estado mexicano, por cerca de siete décadas sustentada en un modelo corporativista que integraba a los sindicatos al aparato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien gobernó hasta el año 2000. En efecto, en noviembre de 2012, la aprobación de una nueva Ley del Trabajo puso fin a muchas conquistas obreras, otorgó a los empresarios la libertad para establecer contratos de trabajo precarios y restringió el derecho obrero a la sindicalización y a la huelga. En otras palabras : la disputa de Cananea anunciaba, con un lustro de antelación, el final de un régimen laboral. Para contextualizar este conflicto, es indispensable explicar dos fenómenos paralelos : por un lado, las profundas transformaciones que, en términos de la propiedad, la tecnología y la transnacionalización ha vivido la minería mexicana desde 1990 y, por otro, las formas en que la imposición de un sistema flexible y desregulado en el trabajo minero ha provocado una abierta ofensiva de empresas y del Estado mexicano en contra del sindicalismo minero.

El contexto de la minería mexicana

3Las minas mexicanas eran hasta 1992 un negocio con un cierto control estatal. En efecto, la Ley de mexicanización de la minería de 1961, vigente hasta entonces, obligaba a las empresas a contar en su capital social con no menos del 51 % de sus acciones en manos de empresarios nacionales o del Estado. A pesar de la presencia de capitales extranjeros, la minería paraestatal controlaba ramos como la producción de cobre, uranio, carbón, hierro, fosforita, azufre y sal. También participaba en la producción de los metales tradicionales : oro, plata, plomo, cobre y zinc. El viejo precepto constitucional de 1917, surgido de la Revolución de 1910 que prescribía el dominio inalienable e imprescriptible de la nación sobre los recursos el subsuelo, seguía vigente hasta 1992 y se traducía en un marco de regulación de la propiedad y de la renta minera (Bernstein, 1964 ; Sariego et al., 1988 ; Delgado y Del Pozo, 2002 y 2005 y Sariego, 1988).

  • 1 Por regalía se entiende un impuesto o gravamen porcentual aplicado al valor bruto de los minerales (...)

4En 1992 este esquema de regulación se trastocó. En julio de ese año, el Gobierno decretó la nueva ley minera que otorga importantes ventajas a los grandes capitales : se permite la formación de empresas totalmente extranjeras ; se expiden concesiones de exploración por seis años de vigencia y de explotación por 50 años prorrogables otros 50 más sin límites a la superficie ; se autoriza la transmisión a terceros de los fundos mineros y se simplifican trámites. Además, la ley establece impuestos mínimos anuales que van creciendo de 0.5 a 10 dólares por hectárea. México, junto con China, es uno de los pocos países donde no se cobran regalías mineras1 ni impuesto sobre utilidades (González, 2011 : 28).

5Entre 1988 y 1996, las reformas a la ley minera y de inversión extranjera, la firma del Tratado de Libre Comercio, el ingreso de México a la Organización Mundial del Comercio, y sobre todo, la privatización de las empresas mineras, desataron la entrada irrestricta al país de capitales mineros extranjeros. Dos bloques integran hoy la lista de grandes propietarios mineros. Por un lado, el selecto grupo de los tres hombres más ricos del país (Forbes, 2012) : Carlos Slim, Alberto Baillères y Germán Larrea, dueños respectivamente de Grupo Carso, Industrias Peñoles y Grupo México y de las principales minas de México (Delgado y Del Pozo, 2002 y 2005). Por otro lado, numerosas empresas canadienses atraídas por la fiebre extractivista de las últimas décadas, fenómeno que no tiene precedente en la historia del país. Entre ellas destacan Newmont, Goldcorp Inc., Agnico Gold Mines, PanAmerican Silver Corp., Minefinders Corporation, Great Panther, Castle Gold, Capstone Mining Corp., Silver Corp Endeavour, Silver Corporation, etc. Todas operan desde las Bolsas de Valores de Vancouver y Toronto y según cifras de la Cámara Minera de México aportaban el 70 % de las inversiones en exploración y el 40 % del valor total de la producción (Cámara Minera de México, 2010).

  • 2 La onza de oro que en 1975 se pagaba a 200 dólares, ronda hoy los 1,605 y la de plata pasó, en esos (...)
  • 3 Las minas mexicanas produjeron en 2011 18,500 millones de dólares (1.6 % del Producto Interno Bruto (...)

6En el marco de la crisis de la economía norteamericana, la inestabilidad del dólar, los contextos bélicos y el repunte del bloque de los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), principales compradores en el mercado minero, los precios de metales preciosos han alcanzado niveles exorbitantes2. Por eso, México está viviendo un crecimiento minero inusitado, ocupando el 4° lugar mundial en atracción de flujos de inversión en exploración minera, detrás de Canadá, Australia y Estados Unidos. De 2000 a 2010, la extracción de oro duplicó a la correspondiente al período de 1521- 1830 y la de la plata representó el 60 % de ese período (González, 2011 : 5-6). Hoy, México se ubica entre el 1° y 12° lugar en producción de 17 minerales estratégicos, duplicando en la década pasada el valor de su producción y sextuplicando el de sus exportaciones mineras, en especial de los metales preciosos3. La cuarta parte del territorio nacional está concesionada a empresas mineras y hoy la minería es la cuarta actividad económica generadora de divisas, sólo detrás de la industria automotriz, el petróleo y las remesas y desplazando al turismo.

El embate al sindicalismo minero

  • 4 En Besserer, Novelo y Sariego (1983) revisamos con detalle el surgimiento del Sindicato minero y el (...)
  • 5 Hasta la década de 1980, el control sobre el mercado laboral fueron legalmente reconocidos en los s (...)

7Tras varias décadas de experiencias mutualistas, anarcosindicalistas y gremialistas, los mineros mexicanos constituyeron en 1934, al amparo del Gobierno, el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (en adelante el “Sindicato minero”) en el que quedó agrupada la gran mayoría de los núcleos mineros dispersos por todo el país4. De 1934 a 1950, el sindicato limitó y reguló el poder omnímodo de los empresarios extranjeros en los enclaves mineros. Una alta proclividad al conflicto y a las huelgas, motivada por el reconocimiento del sindicato y el logro de mejores condiciones laborales, desembocó en conquistas significativas en la esfera del trabajo y de la vida cotidiana. Las jornadas laborales se redujeron a 8 horas con un día de descanso obligatorio a la semana ; la división del trabajo estuvo sujeta a un estricto escalafón laboral que reconocía la calificación por antigüedad ; las normas de seguridad fueron más estrictas y vigiladas por el sindicato ; los salarios quedaron estipulados en los contratos colectivos de trabajo y negociados cada año. El Sindicato no sólo controló el mercado de trabajo5, sino que también obtuvo significativas conquistas en materia en vivienda, salud y educación.

  • 6 El 17 de septiembre de 1950 cerca 3,000 mineros del carbón de la ciudad de Nueva Rosita acordaron e (...)

8A partir de 1950 dos sucesos vinieron a clausurar la autonomía y el poder de negociación del Sindicato. Por un lado, una larga huelga de los mineros de carbón en el norte del país que desembocó en una histórica marcha o “Caravana del Hambre” hasta la ciudad de México concluyó en despidos y represiones.6 Por otro, el gobierno asumió el control de la dirección del sindicato, imponiendo dirigentes ilegítimos y suscitando una profunda escisión entre los mineros, coyuntura que fue aprovechada por las empresas norteamericanas para desconocer conquistas obreras. La huelga de Nueva Rosita, la Caravana del Hambre y la intervención gubernamental fueron un signo claro de que el apoyo presidencial a las movilizaciones obreras mostrado desde 1934 por el general Cárdenas, quedaba cancelado con el arribo al poder de Miguel Alemán, un político que impulsó la industrialización del país a costa de reducir los salarios y las conquistas obreras. En su gobierno, varios líderes sindicales mineros, petroleros y ferrocarrileros fueron objeto de persecución y represalias.

9Desde entonces, el Estado mexicano implementó un modelo corporativo para regular sus relaciones con la clase obrera, en general y con los mineros, en particular. Lo distintivo de ese código laboral y de sus usos políticos institucionalizados se resume en dos elementos contrastantes. Por un lado : la figura reguladora del Estado en los conflictos obrero-laborales, el derecho a la sindicalización, la contratación colectiva, la revisión periódica de las condiciones de trabajo, salarios, seguridad, vivienda, educación y salud. Por otro : la inserción controlada de las dirigencias y centrales sindicales dentro del aparato del partido oficial con 70 años en el poder (Partido Revolucionario Institucional, PRI) y una consecuente “administración regulada” de los conflictos a través de prebendas económicas y políticas otorgadas a los líderes sindicales. Este modelo permaneció incólume por 70 años, desde luego no exento de brotes de protestas y movilizaciones obreras.

10Entre 2000 y 2010, México conoció la alternancia política. Tras ganar de forma irrefutable las elecciones (algo poco común en México), el derechista Partido Acción Nacional prometió poner fin al modelo corporativo laboral. La nueva burocracia política cercana al sector empresarial de donde surgió, emprendió una lucha sin cuartel para reformar la Ley de Trabajo que acabaría siendo aprobada en noviembre de 2012. Ésta legaliza el trabajo subcontratado (outsoursing) por tiempo y obra, autoriza el despido sin el pago de salarios caídos e impone fuertes limitaciones al derecho de huelga, aspectos ajenos en la precedente legislación laboral concebida como un instrumento de protección del obrero.

  • 7 Sólo el Sindicato Mexicano de Electricistas dependiente de la empresa para estatal Luz y Fuerza del (...)

11En el caso de la minería, las condiciones tan favorables de precios y la demanda externa llevaron a las empresas a presionar al Estado para acabar con todo vestigio de sindicalismo que cuestionara las medidas de flexibilización del trabajo : control empresarial del mercado laboral, implantación del subcontratismo, eliminación del derecho al día de descanso semanal, supresión de contratos colectivos, implantación de formas de movilidad geográfica de los trabajadores, desaparición del Sindicato Minero e incluso persecución política a su líder nacional. En este enfrentamiento son los grandes empresarios nacionales los que asumen el liderazgo, hasta el punto de imponer sus intereses al Gobierno. Paradójicamente hoy, cuando las grandes empresas mineras son de mexicanos y ya no de extranjeros, el Sindicato Minero ha tenido que enfrentar las más duras luchas de su historia. La gravedad de los enfrentamientos hace pensar que el modelo corporativo que por tantas décadas había permeado las relaciones obrero-patronales hoy ya se ha resquebrajado por completo en el sector minero. Y el caso de los mineros de Cananea es el más paradigmático de esa ruptura7 : en un siglo, su condición de precursores de la Revolución mexicana se ha transformado en la de perseguidos políticos.

Cananea : de la cuna de la revolución al fin de la mitología oficial

  • 8 Una historia social de los mineros de Cananea puede verse en Sariego, 1988.

121° de junio 1906 : en Cananea, cerca de la frontera mexicana con Arizona, 5 mil mineros mexicanos se declaran en huelga impugnando con métodos típicamente anarcosindicalistas la discriminación laboral de que son objeto por parte de William Cornell Greene, dueño norteamericano de los yacimientos de Cananea. Los huelguistas, tras paralizar las minas y destruir una maderería, marchan hacia las oficinas de la empresa, protestando airadamente con un solo grito : “¡8 horas, 5 pesos !”, en demanda de igualdad de salarios para mexicanos y norteamericanos que laboran en la mina. La respuesta de Greene no se hace esperar : violando la soberanía nacional trae a Cananea 200 rangers de Arizona, decisión que escandaliza a los medios políticos de México y Estados Unidos. Días después llega también un batallón de policías rurales mexicanos. Unos y otros emprenden una cacería de líderes y sediciosos, quienes son encarcelados como presos políticos8.

1320 de noviembre de 1910 : cuatro años después de la revuelta anarquista de Cananea, estalla la Revolución mexicana, la primera en su género del siglo XX. Desde entonces, Cananea pasará a ser considerada en la mitología oficial mexicana “la cuna de la revolución”. La Constitución de 1917, emanada de este movimiento, reconocerá tempranamente los derechos laborales de la clase obrera mexicana.

1430 de julio de 2012. Los mineros de Cananea, herederos por varias generaciones de los “mártires” de 1906 y miembros de la Sección 65 del Sindicato Minero, conmemoran, con coraje e irritación, el 5° año de una larga huelga que paraliza la vida de esta ciudad. Ahora, su lucha es contra del Grupo México, el emporio minero mexicano y trasnacional más grande del país. Si la huelga de los anarcosindicalistas de 1906 fue el preludio de una revuelta nacional, ésta anuncia el cierre de un prolongado ciclo de relaciones corporativas entre el Estado y la clase obrera mexicana y un futuro incierto para la clase obrera.

Una cronología de los agravios

  • 9 En realidad esa deuda era el resultado de una década de modernizaciones productivas que significaro (...)

15Desde hace dos décadas, en Cananea no queda ya rastro del modelo corporativo laboral mexicano. La causa no es otra que una larga lista de agravios y afrentas contra las que los mineros siguen resistiendo. Todo inició en la madrugada del “domingo verde” del 20 de agosto de 1989, cuando cerca de 4 mil soldados y policías tomaron por asalto terrestre y aéreo las instalaciones de la mítica mina. De inmediato los mineros recibieron con asombro la noticia : el presidente Salinas de Gortari declaraba en quiebra la empresa y 3,700 obreros y empleados se quedaban en la calle. Además, el gobierno ponía en venta, por mil millones de dólares la empresa, alegando su endeudamiento9.

16Tras una operación poco transparente, Cananea fue finalmente vendida por ¡475 ! millones de dólares a Germán Larrea (la mitad del monto ofrecido por otro competidor) dueño de Grupo México que, según su informe anual de 2010 (Grupo México, 2011), cuenta con las mayores reservas de minerales del mundo (más de 73 millones de toneladas). Se trata de un consorcio que obtuvo en 2010 utilidades por 8,320 millones de dólares (86 % más que el año anterior).

17Las reacciones de los mineros recontratados frente al nuevo dueño de la mina fueron al principio de desconcierto, pero pronto se transformaron en abierto rechazo porque muchas de las conquistas salariales ligadas a la productividad y al precio del cobre, así como las condiciones de seguridad industrial y los derechos de antigüedad fueron cuestionadas por los nuevos funcionarios del Grupo México, quienes trataban de imponer un modelo laboral de gestión flexible y autoritario orientado a acabar con el Contrato Colectivo de Trabajo, el control sindical sobre el mercado de trabajo e incluso el desconocimiento legal de la representación obrera.

De reyertas, arbitrariedades judiciales y despidos

18Este tenso clima de relaciones entre empresa y sindicato no tardó en desembocar en paros, protestas y huelgas. La última de ellas, que aún no concluye, estalló el 30 de julio de 2007, cuando el sindicato demandó a la empresa por violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo y, en especial, por condiciones de inseguridad laboral. Entre 2007 y 2010, cuando la mina estuvo cerrada por dos años y medio, cinco laudos y tres declaraciones de inexistencia legal de huelga fueron emitidos por diferentes tribunales laborales y en otras cuatro ocasiones el Sindicato logró revocar esa sentencia. En enero de 2008, la irrupción de 800 policías dejó como saldo cuarenta mineros heridos y cinco desaparecidos. Tres meses después la empresa decidió cerrar su hospital donde se atendían cerca de once mil personas. “Ni en las guerras se hace eso”, me comentaba el presidente del Comité de huelga en abril de 2012.

19Al fin, el 14 de abril de 2009, un tribunal laboral apresuradamente emitió una sentencia por la que daba por concluidas las relaciones de trabajo entre la empresa y los trabajadores, acreditando :

una causa de fuerza mayor, no imputable a ella, consistente en que la Unidad Minera de Cananea se encuentra con daños y destrucción ocasionados a la maquinaria, materiales, instalaciones y equipos esenciales para su funcionamiento y operación, que son de tal gravedad que producen como consecuencia necesaria, inmediata y directa, la terminación de los trabajos. (Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 2009).

20La sentencia, apelada por los mineros y finalmente confirmada por otro tribunal laboral en febrero de 2010, representa una completa aberración jurídica, porque no obedece a ninguna de las causas que la Ley Federal de Trabajo establecía entonces para dar por concluida una huelga como la ausencia de mayoría obrera y de presentación de un emplazamiento previo. Además, se sustenta en un supuesto dictamen de inspectores laborales que, en marzo de 2009, nunca ingresaron a la mina.

  • 10 En particular la Federación Internacional de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas, la Confed (...)

21La embestida de la empresa contra los mineros de Cananea culminó el 6 de junio de 2010 : en los accesos a la mina, dos mil policías desalojaron con gases y golpes a los huelguistas. Mil doscientos mineros habían perdido su trabajo. Pronto la empresa comenzó a contratar trabajadores foráneos. Desde entonces y hasta hoy, los huelguistas se han negado a cobrar sus indemnizaciones y subsisten con un apoyo semanal de noventa dólares que reciben de diferentes sindicatos norteamericanos y secciones hermanas del Sindicato minero.10 Paradójicamente, esta suma es ligeramente superior al salario de los mineros contratados, quienes trabajan doce horas durante seis días a la semana, en instalaciones vigiladas constantemente por cerca de cuatrocientos policías. Lejos de evidencia alguna de justicia laboral, hoy, la mina y el pueblo de Cananea permanecen cercados por policías de toda índole, algunos de la propia empresa y todo ello, con la aquiescencia del gobierno.

Un futuro incierto

22Sin posibilidad alguna de acudir a ninguna instancia jurídica nacional, los huelguistas de Cananea han demandado al Estado mexicano por violación de sus derechos laborales y sindicales ante la OIT (Sección 65, 2010) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Sección 65, 2011). Conscientes de que su conflicto tiene un profundo trasfondo político y en los meses previos a las elecciones de 2012, dos de los dirigentes de la Sección 65 me expresaban :

  • 11 Entrevista con Sergio Tolano Lizárraga Secretario general de la Sección 65 del Sindicato Minero en (...)

Andrés Manuel López Obrador, [candidato de la izquierda] cuando vino a Cananea nos hizo la promesa de que si se convertía en Presidente, al día siguiente iba a regresar para resolver el conflicto. Hemos buscado acercamiento con el PRD [partido de la izquierda), también con Peña Nieto [candidato del PRI], pero con la señora Vázquez Mota [candidata del PAN] no, con ella, no11.

23Desde diciembre de 2012, el PRI ha vuelto a asumir la presidencia de México y los mineros de Cananea, como siempre lo han hecho, cabildean y negocian en instancias políticas la revisión de su precaria e injusta condición laboral, pero hasta ahora el nuevo Gobierno no ha dado signos de negociación con el sindicato. En medio de este preocupante panorama, los mineros empiezan a ver la luz : el Secretario General del Sindicato Minero, Napoleón Gómez Urrutia, desconocido por el gobierno y exiliado en Canadá desde 2006, está a punto de ser exonerado de la última de 12 órdenes de aprehensión que le dictó la justicia mexicana. Sin embargo, muchas evidencias apuntan en el sentido de que la sentencia de los tribunales mexicanos contará con el apoyo gubernamental que quiere imponer a toda costa los principios de la nueva Ley del Trabajo. La única esperanza de los mineros es una sentencia favorable a sus intereses en los tribunales internacionales

24Un dirigente sindical de Cananea, quien por años ha venido enfrentando los acuerdos laborales de la justicia mexicana y las medidas represivas del Grupo México contra los mineros de esa “ciudad del cobre” concluye diciéndome : “Lo único que nos da miedo y que nos hace pensar mucho es que ¿cómo es posible que una empresa haya adquirido más poder que nadie ?”.

Inicio de página

Bibliografía

BERNSTEIN, Marvin D., The Mexican Mining Industry, 1890-1950. Nueva York, State University of New York / The Antioch Press, 1964, 412 p.

BESSERER, Federico,Victoria NOVELO y Juan Luis SARIEGO, El sindicalismo minero en México, 1900-1952, México, Editorial Era, 1983, 94 p.

CÁMARA MINERA DE MÉXICO, La industria minera de México. Retos y oportunidades, México, CAMIMEX, 2010, 47 p.

CÁMARA MINERA DE MÉXICO, Importancia estratégica de la Minería en México, México, Presentación de la Cámara Minera de México en el Seminario Minería en América, 2012, Santiago de Chile, marzo-abril 2012. Disponible en línea : <http://200.73.76.58/files /presentaciones/515/06.- %20Importancia %20Estrat %e9gica %20de %20la %20 Miner %eda %20en %20M %e9xico.pdf>, 10 febrero 2013.

DELGADO, Raúl y Rubén DEL POZO, Minería, Estado y gran capital en México, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2002, 59 p.

DELGADO, Raúl y Rubén DEL POZO, « Mexicanization, Privatization, and Large Mining Capital in Mexico », Latin American Perspectives, nº 32, p. 65-86.

El País, « Voces contra el consenso de las materias primas », 12 de noviembre de 2011.

Disponible en línea : <http://blogs.elpais.com/eco-americano/2011/11/voces-contra-el-consenso-de-las-materias-primas.html>, 20 junio 2012.

FORBES, The World's Billionaires, 2012. Consultable en : <http://www.forbes.com/billionaires/list/#page :1_sort :0_direction :asc_search :filter :All %20industries_filter :Mexico_filter :All %20states>, 20 febrero 2013.

GONZALEZ, José de Jesús, Minería en México. Referencias generales, régimen fiscal, concesiones y propuestas legislativas. México, Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, Documento de Trabajo núm. 121 (versión preliminar), 2011.

GRUPO MÉXICO, Informe anual 2010, Grupo México, México, 2011. Consultable en :

<http://www.gmexico.com.mx/files/GMexico %20Informe %20Anual %202010.pdf> 20 julio 2012.

MÉXICO, Ley minera. México, 1992. Consultable en : <http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/tcfed/194.htm ?s>, 20 septiembre 2012.

MÉXICO, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Congreso de la Unión, México, 1918.

MÉXICO, Ley Federal de Derechos, México, 1992. Consultable en :

<http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/tcfed/124.htm ?s>, 20 septiembre 2012.

SARIEGO, Juan Luis, Enclaves y minerales en el norte de México. Historia social de los mineros de Cananea y Nueva Rosita. 1900-1970, Ediciones de la Casa Chata, CIESAS, México. 1988.

SARIEGO, Juan Luis, « De minas, mineros, territorios y protestas sociales en México : los nuevos retos de la globalización ». En : Cahiers des Amériques Latines, Nº 60-61, 2009, pp. 173-192.

SARIEGO, Juan Luis, « El ocaso de un modelo nacionalista », Apuntes, vol. XXXVIII, 68, primer semestre, Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, Lima, p. 137-165.

SARIEGO, Juan Luis, « Réponses indigènes face à l’expansion des frontières minières en Amérique Latine », in Christian Gros et David Dumoulin Kervran (editores), Le multiculturalisme au concret. Un modèle latino-américain ?, Paris, Presse Sorbonne Nouvelle, p. 391-402.

SARIEGO, Juan Luis ; Luis REYGADAS ; Miguel Ángel GÓMEZ y Javier FARRERA, El Estado y la minería mexicana. Política, trabajo y sociedad durante el siglo XX, México, Fondo de Cultura Económica, 1988.

SECRETARIA DE TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL, Boletín 139. La Junta Federal de Conciliación y arbitraje resuelve la terminación de las relaciones colectivas e individuales de trabajo en la Mina de Cananea. México, 14 abril, 2009. Consultable en : <http://www.stps.gob.mx/bp/secciones/sala_prensa/boletines/2009/abril/bol_039.html>, 27 junio 2009.

SECCIÓN 65. SINDICATO MINERO. Insta OIT resolver conflicto minero de Cananea. 4 de marzo 2010. Consultable en : <http://www.sindicatomineroseccion65.com.mx/index.php ?opcion =1&id =370>, 8 febrero 2012.

SECCIÓN 65. SINDICATO MINERO. Situación jurídica actual de los mineros de Cananea. 30 noviembre 2011. Consultable en : <http://www.sindicatomineroseccion65.com.mx/index.php ?opcion =1&id =493>, 3 marzo 2012.

Inicio de página

Notas

1 Por regalía se entiende un impuesto o gravamen porcentual aplicado al valor bruto de los minerales extraídos.

2 La onza de oro que en 1975 se pagaba a 200 dólares, ronda hoy los 1,605 y la de plata pasó, en esos años de 4 a 29 dólares (datos del 30 de marzo de 2013).

3 Las minas mexicanas produjeron en 2011 18,500 millones de dólares (1.6 % del Producto Interno Bruto), emplearon a cerca de 310,000 obreros y pagaron impuestos por 31,000 millones de dólares. En los últimos cinco años, las inversiones fueron superiores a 21, 000 millones de dólares, cifra sin precedente en la historia de México. (Cámara Minera de México, 2012).

4 En Besserer, Novelo y Sariego (1983) revisamos con detalle el surgimiento del Sindicato minero y el apoyo que el gobierno cardenista otorgó a las demandas laborales obreras dirigidas las empresas extranjeras.

5 Hasta la década de 1980, el control sobre el mercado laboral fueron legalmente reconocidos en los sindicatos de mineros, ferrocarrileros, electricistas, automotrices, petroleros y telefonistas.

6 El 17 de septiembre de 1950 cerca 3,000 mineros del carbón de la ciudad de Nueva Rosita acordaron estallar una huelga en contra de la empresa American Smelting and Refining Company (ASARCO) en demanda del cumplimiento de varias cláusulas de su Contrato Colectivo de trabajo en materia de salarios, seguridad y condiciones de trabajo. Los tribunales laborales, coludidos con la empresa, otorgaron su apoyo a los norteamericanos, declarando ilegal la huelga. El hambre, el desempleo y la falta de soluciones al conflicto, determinaron a los mineros y sus familiares a emprender una larga marcha, por más de 1,400 kilómetros hasta apostarse frente al Palacio Nacional en la ciudad de México, reclamando una respuesta del gobierno. Los mineros nunca fueron recibidos. En trenes de mercancías fueron embarcados de regreso a Nueva Rosita, en donde la empresa les negó su recontratación. La Caravana del Hambre, como fue bautizado este movimiento, representa un hecho sin precedente en la historia del sindicalismo mexicano. (Puede verse al respecto, Besserer et al, 1983)

7 Sólo el Sindicato Mexicano de Electricistas dependiente de la empresa para estatal Luz y Fuerza del Centro, ha sufrido una situación similar a la de Cananea, con el cierre de la empresa y el despido de todos sus trabajadores.

8 Una historia social de los mineros de Cananea puede verse en Sariego, 1988.

9 En realidad esa deuda era el resultado de una década de modernizaciones productivas que significaron costosos créditos, pero que habían puesto a Cananea en la vanguardia de la minería internacional del cobre. Baste decir que entre 1987 y 1988 las utilidades de la empresa casi se cuadriplicaron.

10 En particular la Federación Internacional de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas, la Confederación de Sindicatos de las Américas, el Sindicato de Trabajadores Automotrices, el Sindicato norteamericano de Trabajadores Metalúrgicos, la Federación Internacional de Sindicatos de Trabajadores de la Química, Energía, Minas y en General y la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés).

11 Entrevista con Sergio Tolano Lizárraga Secretario general de la Sección 65 del Sindicato Minero en Cananea y Jesús Verdugo Quijada, Presidente del Comité de Huelga de la Sección 65. Hermosillo, Sonora, 28 abril, 2012.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Juan Luis Sariego, « La interminable huelga de los mineros mexicanos de Cananea :¿El final de un régimen laboral ? », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 26 | 2013, Publicado el 20 diciembre 2013, consultado el 22 junio 2017. URL : http://alhim.revues.org/4789

Inicio de página

Autor

Juan Luis Sariego

Escuela de Antropología e Historia del Norte de MéxicoDoctor en antropología social, profesor e investigador emérito del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México. Especialidad : antropología industrial, sociedades mineras y cultura, pobreza y vulnerabilidad entre poblaciones indígenas del norte de México. juanluis.sariego@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org