Navegación – Mapa del sitio
Anthropologie

Los Teenek (México), ante la presencia del otro

Anath Ariel de Vidas

Entradas del índice

Palabras claves :

México, Teenek
Inicio de página

Texto completo

1En el universo de los teenek (o huastecos), un grupo indígena ubicado en la Huasteca, al norte del estado de Veracruz en México, “los otros” constituyen varios grupos sociales y étnicos1. Sin embargo, el grupo social con el cual los teenek están en constante relación es, sobre todo el de los mestizos, quienes representan la otredad cultural más cercana y presente.

2¿Cómo y dónde ubican los teenek al personaje del mestizo quien, aún en nuestros días, representa toda la historia de la conquista y la relación colonial? Algunos grupos indígenas expuestos a esta misma problemática ubican definitivamente al blanco o al mestizo dominante en el universo del espacio salvaje, no socializado, asimilándolo, si no a la imagen del diablo, al menos al de un espíritu maléfico y patógeno2. Así, según esta perspectiva, el blanco es inculto debido a su frialdad (no tiene, supuestamente, muchos niños); no posee valores morales; los seres del inframundo se le parecen, ligados como están a la enfermedad, a las almas de los muertos y al más allá. Según la percepción teenek, los mestizos o ejek tienen la sangre más fría que la de los teenek porque beben leche y comen carne3 mientras que los teenek sólo comen tortillas con chiles y sal, platos estos considerados calientes y aborrecidos por los Baatsik’, seres sobrenaturales del universo teenek4. Sin embargo, aun si los seres del inframundo teenek se deleitan con platos fríos e insípidos, no parecen adherirse a esa homología con la imagen del blanco, ya que están provistos de pertenencia étnica: sólo entienden el teenek y son definitivamente los antepasados del grupo.

3Hay que tener en cuenta que los Baatsik’ no son almas de muertos. Los Baatsik’ y los mestizos no pueden entonces confundirse. Para intentar ubicar el lugar del ejek en las representaciones teenek, oigamos pues la versión de Dionisio sobre la historia de los suyos y de sus relaciones con este personaje:

Entre los ejek y los teenek, los teenek son los más primeros porque son los que estaban aquí antes, los huastecos [teenek] estaban aquí en México y sólo después vinieron los españoles, de otro lugar. [Los españoles] llegaron a la Huasteca, a México. Por eso decimos que esto fue conquistado por los españoles. Antes, todos eran huastecos, no había ejek, no había nadie que hablase castellano. Sólo cuando llegaron los españoles trajeron sus palabras, es el idioma español. Los españoles son blancos y los huastecos no son blancos, son morenos, los dhak tsam [nahuas] son igual, morenos como los teenek. Antes, todos eran teenek, fueron los primeros hombres en venir a vivir aquí, porque antes hubo otros que vinieron a vivir aquí. Yo creo que la tierra de aquí, de México, hace siglos, hace muchos años, pienso que esta tierra no estaba poblada. Porque hemos oído que nosotros, todos, venimos de Asia. Había allí mucha gente, y entonces se dijeron que aquí la tierra no estaba poblada, que no había gente. Después, se dice que vino un tiempo y que el mar se hizo como tierra, el agua se endureció por el hielo. Y así la gente pudo pasar a pie. Pasaron de Asia a este lado, aquí. Así es como llegó la gente desde Asia, vinieron a vivir de este lado. Entonces los huastecos vinieron a vivir aquí. Los que quisieron venir vinieron, los que no querían no vinieron, se murieron en el camino. Los que vinieron de lejos a pie llegaron para buscar una tierra en la que nos pudiéramos quedar, llegaron a México, en peregrinación, poblando esta tierra. Hemos oído eso del profesor, que fue así como llegamos a poblar México. Dicen que en esos años, esos siglos, no había gente aquí, antes del tiempo de Cristo. Aquí no había nadie, puro monte, nada más animales. Después vino un hombre a Pánuco y empezó a poblar, se quedó en una ranchería. Todos estaban unidos. Cuando llegaron los españoles, encontraron a los huastecos en las rancherías. Ellos trajeron a los sacerdotes, a la gente, al registro [de estado civil], todo. Ellos cristianizaron, bautizaron, eso es lo que trajeron los curas. Ellos trajeron la evangelización. Antes nosotros vivíamos como tlacuaches5, sin más, sin estar bautizados. Cuando llegaron los españoles, son ellos los que trajeron a los curas, los que trajeron a la gente, los que trajeron a los maestros, para enseñarnos a hablar, a conocer. [Antes] cuando vivíamos todos, sólo vivíamos, sólo estábamos allí sin conocer, sin saber. [Antes] decíamos que todos eran dioses, todo era Dios, las estrellas, la tierra y el sol eran dioses, así creíamos. Después de la llegada de los españoles, entonces ya nos enseñaron, nos bautizaron, nos dieron conocimientos. Los españoles fueron los que trajeron una mejor enseñanza para hacernos respetar.

4Este testimonio, fuertemente influido por la enseñanza escolar, es no obstante, particularmente interesante desde el punto de vista de la percepción de la ocupación teenek del territorio. Efectivamente, según este relato, hubo varios tiempos en la historia de este grupo. El de “antes” que precede a la llegada de los españoles conoció también un advenimiento, una ola migratoria proveniente de Asia y que pobló la Huasteca, hasta entonces inhabitada. Se reconocen las teorías del pasaje de poblaciones asiáticas al continente americano a través del estrecho de Bering hace unos 35000 años y el informante afirma, efectivamente, haber aprendido esta historia en la escuela.

5El relato del hombre procedente de Asia para poblar la Huasteca penetrando por el río Pánuco se referiría quizás al mito nahua sobre el origen y las peregrinaciones de los huaxtecas6. Sin embargo, es más probable que se trate de una confusión con los conocimientos, también adquiridos en la escuela, sobre la implantación española en la Huasteca remontando ese mismo río7. Por otra parte, el relato de la peregrinación sería una referencia a la búsqueda de los mexicas (aztecas) de un lugar para fundar su metrópolis, la que más tarde sería capital de México y cuya historia se enseña también en la escuela. Sin embargo, la fuente de la información es menos importante que la interpretación que le dan los teenek. Este relato que narra hechos de una época precolombina, hace referencia a cierto primitivismo sin pasar por la fase cultural de la civilización teenek, que nunca es narrada. A diferencia de otras culturas mesoamericanas que dejaron escritos prehispánicos o coloniales, no hay documentos semejantes sobre la cultura teenek, sobre los cuales sería posible fundarse para establecer la historia de este grupo. Para los teenek, la información sobre el pasado se limita al conocimiento oral, entremezclado con el de los libros de texto y desvalorizado por este último.

6Las historias aprendidas en la escuela me fueron siempre contadas primero y, sólo después, me mencionaban tímidamente que los abuelos contaban otras, diferentes. Parecería, por lo tanto, que entre los teenek la representación del pasado y del presente se establece en base a fragmentos de mitos autóctonos, completados y entremezclados con la historia oficial (y, por consiguiente, verdadera según la percepción local) aprendida en los libros escolares.

7Sin embargo, de esta narración emana un reconocimiento, particularmente pertinente para nuestro intento de entender la percepción teenek de la otredad, sobre la relatividad de la antigüedad de los teenek en el lugar, aun si consideran haber sido los primeros, antes que los españoles, en establecerse en la región. Se debe mencionar que durante los rituales organizados para recuperar el alma perdida (por el “susto”), el curandero asegura a los Baatsik’ que los teenek no están allí desde la eternidad. Por otra parte, esta primacía no debe inducir al error pues no se trata exactamente de una valorización. Sería más bien análoga a una antigua capa geológica dispuesta bajo otras; o a una posición en una progresión aritmética donde cada término se deduce del que lo precede. Los teenek dicen de los ejek que están ubicados más arriba que ellos porque son más modernos, mientras que ellos mismos se encuentran más abajo porque consideran a su mundo más “viejo” ya que precedió al “nuevo”: “Si bien se dice que los españoles vinieron del Viejo Mundo, para nosotros ellos vienen del mundo nuevo, moderno, y nosotros estamos abajo porque estamos más cerca de los Baatsik’, nos comunicamos más con ellos”. Por lo tanto, la posición de los teenek precede cronológicamente a la de los mestizos y está mucho más cerca de la de sus antepasados prehumanos quienes, como hemos visto, estaban allí mucho antes de la llegada de la luz. Los teenek de hoy tienen dificultad para identificarse con ellos, prehispánicos e idólatras, de quienes se les habla en la escuela, mas no poseen otra fuente que les permita llenar las lagunas de su conocimiento del pasado y que les daría una imagen de sí mismos, “más valorizante” según la visión externa. Sin embargo, esta posición, “bajo los mestizos”, como las descripciones autodenigrantes, no deben entenderse como una posición despreciativa sino como una constatación, organizada según el pensamiento teenek.

8Los ancianos nos dijeron que antes los teenek vivían en una cueva, en el cerro, en el monte. No sabían lo que era una casa, no conocían la lumbre. Vivían como armadillos; comían raíces de árboles, frutas, todo crudo. Cuando llegaron los conquistadores y los hallaron, los teenek empezaron a conocer la luz, la ropa. Antes, eran monos, no tenían casas. Hacían un gran hoyo en la tierra, buscaban cosas para comer y las ponían en el fondo del hoyo. Allí dejaban madurar la comida; y allí tenían a sus hijos e hijas, en el hueco. Después, los conquistadores los encontraron, les dieron enseñanza, vestidos, les iba mejor. Cuando llegó Cristóbal Colón, no había luz, había teenek pero no conocían la luz, ni el fuego. El sol no siempre había existido, sólo había agua y la comida se comía cruda. Los monos hablan teenek.

9Los eventos de la Conquista y de la época colonial sólo se mencionan en términos de la cristianización, la institucionalización y la “civilización” de los teenek por la escuela, el registro civil, el bautismo… y se retienen, sin duda, no sólo por el aprendizaje escolar sino también por el hecho de que estos aportes simbolizan la presencia del ejek tal como se la sigue viviendo hasta nuestros días. La enseñanza, los ritos católicos y los trámites administrativos pasan, inevitablemente, por los ejek. Este relato evoca una humanidad anterior, la de las personas que eran monos, asociados a los Baatsik’ que rechazaron la luz cristiana. Pero desde ese entonces, los teenek dejaron de ser tlacuaches o armadillos (animales de los Baatsik’), son civilizados y pertenecen, como los colonizadores, al orden de la cultura. Sin embargo, el siguiente relato evidencia la falta de adecuación de los teenek al nuevo orden o, en todo caso, su marginalización:

…Antes nos conquistaron los españoles, a nosotros los pobres. Los huastecos andaban desnudos, no estaban bautizados, cuando llegaron Cristóbal Colón y Hernán Cortés, no comían bien, comían raíces. No sabían nada, la comida no estaba cocinada. Los españoles trajeron la enseñanza, enseñaron a los pobres. Los huastecos no tenían casas, andaban como venados, como conejos. Sólo había población en [la ciudad de] México. Aquí, no había nada, ni casas, ni rancherías, andaban desnudos, vivían en cuevas, debajo de las piedras, en zanjas. Los españoles les enseñaron a hablar, los bautizaron, les dijeron cómo se come. Así se hizo, así nació la ranchería. Unieron a todos con los españoles. Los que no querían unirse con los de fuera se quedaron como nosotros, afuera. Ellos no querían vivir cerca de la carretera. No querían ir con los mestizos. No entienden, no saben hablar, tienen miedo de que los maten. En la Revolución mataron a la gente, por eso tenían miedo. Aquí no llegaron los mestizos. Aquí cierran la puerta, no contestan, se van al monte, tienen miedo de que los maten. Es costumbre de los antiguos. Ahora, apenas dejamos esa vieja costumbre, por eso es medio monte aquí…

10Este término -“medio monte”- parece corresponder a la situación confusa en la que se hallan los teenek. De hecho, este testimonio, así como el anterior, revela de manera sorprendente, su identificación con un buen número de los atributos de los Baatsik’. Antes de la llegada de los españoles, antes de la luz, es decir, antes del mundo de la cultura, los teenek andaban desnudos, no se bautizaban, comían la comida cruda a imagen de los Baatsik’ y de los animales salvajes que son su ganado. Vivían en cuevas, bajo piedras, en zanjas - precisamente los lugares predilectos de los Baatsik’. No tenían casas y, en consecuencia, vivían a la intemperie, expuestos a inclemencias, bajo la influencia directa de las fuerzas naturales.

11Esta identificación con los Baatsik’ parece revelar un sentimiento perturbador de autodenigración y una veneración ciega de los españoles y sus descendientes. Parecería, según esta historia que antes de la llegada de los españoles no existía nada y que la sociedad teenek aún estaba hundida en su estadio primitivo. No obstante, la ausencia de relatos sobre el período de desarrollo cultural prehispánico de la civilización huaxteca (entre 200 D. C. y la conquista española en 1522) se debería no sólo a un vacío documental sino también a una construcción cultural. Efectivamente, los teenek contemporáneos afirmarían de esta manera una identidad diferente (más civilizada) de la de sus antepasados prehumanos, distinguiéndose así de estos últimos sin dejar de reconocer cierto parentesco con ellos. Esta ruptura con el pasado constitutivo introduce un vacío entre los tiempos prehumanos y los del presente y el pasado cercano y permitiría, finalmente, aceptar la presencia de los españoles. El pasaje directo del estado natural al cultural se debe así a los héroes civilizadores españoles, y el sometimiento consiguiente es percibido sin duda como el otro término de este intercambio. Al situar la llegada de los españoles inmediatamente después de la fase primitiva de su civilización, es decir, en el mismo comienzo de la humanidad social, los mitos y los relatos teenek sobre la llegada de los conquistadores permiten justificar la dominación por los mestizos y dejan aparecer una percepción fatalista de esos hechos. Sin embargo, el testimonio de Teodoro aporta una justificación algo diferente para explicar ese advenimiento:

Antes, las personas vivían 300 a 400 años, no morían y no había enemigos. Pero ya no había suficiente tierra para todos, no había lugar para todos, por eso vino Jesús, para morir por nosotros”, pudiéndose sobreentender que fue, asimismo, para “mostrarnos el buen camino.

12El encadenamiento aparece invertido en este silogismo en donde el empuje demográfico y la exigüidad de la tierra que había llegado a su límite -ya sea problemas actuales- son resueltos por la llegada de los españoles y la evangelización que marcan claramente el principio de la muerte y del infortunio teenek, así como el fin de cierta situación idealizada. Sea como fuere, que uno considere la Conquista, como la fase inmediata tras el primitivismo del grupo o como la que siguió a una época ideal, los españoles son presentados siempre por los teenek como héroes civilizadores y sirven, finalmente, como marcadores de su propia identidad.

Inicio de página

Notas

1Las informaciones acerca de ese tema fueron obtenidas durante un trabajo de campo realizado desde marzo de 1991 hasta agosto de 1993 y otras estadías adicionales hasta noviembre de 1995, en varios poblados teenek del municipio de Tantoyuca, Estado de Veracruz, México.
2Ver, entre otros: S. HUGH-JONES, “The Gun and the Bow. Myths of White Men and Indians”, L’Homme, 106-107, 28 (2-3), 1988, p. 138-155; E. KATZ, “La percepción del blanco entre los mixtecos (México)”, Actas del simposio “La representación del blanco en las sociedades indígenas americanas”, 47° Congreso internacional de americanistas, CAEA, Buenos Aires, vol. 11, 1990-91, p. 45-48; C. SEVERI, La memoria ritual. Locura e imagen del blanco en una tradición chamánica amerindia, Quito, Abya-Yala, 1996.
3Estos alimentos no son parte de la dieta cotidiana de los teenek y están asociados con los ganaderos mestizos y con la ganadería, no practicada por los teenek.
4Esta diferencia en las percepciones de las prácticas alimentarias entre los dos grupos se aplica también a sus respectivos perros. Efectivamente, los informantes teenek explican la diferencia de aspecto de los perros de “la ciudad” - más grandes y de mejor porte - por el hecho de que comen carne y leche mientras que los perros de los teenek - famélicos y sarnosos - sólo comen los restos de comida que les arrojan sus dueños por lo que su régimen alimentario es por lo general vegetariano.
5Marsupial muy común en México.
6Ver F. de ALVA IXTLILXÓCHITL, Obras históricas [1625], 3a ed., México, UNAM, 1975, t. 1, p. 307 y B. de SAHAGÚN, op. cit., t. 3, p. 208-211.
7Ver M. TOUSSAINT, La conquista de Pánuco, México, El Colegio Nacional, 1948 y F. LÓPEZ de GÓMARA, Historia de la conquista de México [1552], Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1979, p. 70 y 238-240.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Anath Ariel de Vidas, « Los Teenek (México), ante la presencia del otro », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 4 | 2002, Publicado el 20 mayo 2005, consultado el 19 agosto 2017. URL : http://alhim.revues.org/493

Inicio de página

Autor

Anath Ariel de Vidas

Universidad de Haifa

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org