Navegación – Mapa del sitio

La migración de pueblos indígenas de Bolivia y Ecuador en España

Pilar Cruz Zúñiga

Resúmenes

A finales del siglo XX los desplazamientos internacionales desde América Latina hacia otras zonas geográficas se incrementaron considerablemente, involucrando también a personas de pueblos indígenas que hasta entonces sólo se habían caracterizado por movimientos migratorios al interior de sus propios países. En este artículo se ofrece un panorama comparativo del proceso migratorio transnacional de los pueblos indígenas procedentes de Bolivia y Ecuador que se han dirigido y radicado en España, planteando algunas reflexiones que puedan ser útiles para el estudio de la migración transfronteriza contemporánea y desde un ámbito en el cual todavía son escasas las investigaciones. Con ello se busca aproximar a la diversidad de situaciones y grupos indígenas y/o campesinos involucrados en tales desplazamientos, visibilizando elementos que ayuden a comprender este tipo de migración con respecto a la de otros compatriotas que no se identifican como indígenas y/o campesinos.

Inicio de página

Texto completo

1Los desplazamientos internacionales desde América hacia otras zonas geográficas se incrementaron en la última década del siglo XX y la primera del XXI, involucrando a sectores de población que hasta entonces se habían caracterizado por migrar al interior de sus propios países en busca de mejores condiciones de vida. Precisamente, uno de estos sectores está compuesto por personas de pueblos indígenas o pueblos originarios de Ecuador y Bolivia que han iniciado procesos migratorios cuyo destino han sido otros países del continente americano y europeo, principalmente España. Este proceso migratorio resulta aún poco conocido e investigado, al ser escasos los estudios centrados en la movilización internacional de indígenas desde Bolivia y Ecuador a diferencia de lo que ocurre con pueblos con una tradición migratoria más antigua como, por ejemplo, la de los indígenas mexicanos hacia Estados Unidos.

  • 1 Es el Proyecto P07-HUM-03040 (en adelante referido como el “Proyecto”), dirigido por el Prof. David (...)

2Con la pretensión de contribuir a entender los rasgos que presenta la migración indígena hacia España, a continuación pasaré a referir algunas de las condiciones y características identificadas en el proceso migratorio desde Bolivia y Ecuador hacia localidades ubicadas de las Comunidades Autónomas (CC.AA.) de Andalucía, Murcia y Valencia. Para ello utilizaré varios resultados obtenidos en el Proyecto de Excelencia “Migraciones de pueblos indígenas de Ecuador y Bolivia en España. Situaciones concretas y perspectivas en las CC.AA. de Andalucía, Murcia y Valencia”, desarrollado por la Universidad de Sevilla entre 2008-2012 bajo el auspicio de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía y los Fondos FEDER de la Unión Europea1.

  • 2 En la fase de diagnóstico (2008-2009) se realizaron encuestas a personas bolivianas y ecuatorianas, (...)

3El material empírico en el que se basa este artículo es de tipo cuantitativo y cualitativo y se recopiló durante el trabajo de campo y la intervención social desarrollada en distintos períodos entre 2008-2011 en más de cincuenta localidades situadas en las tres zonas de investigación : “Zona 1” que corresponde a las Provincias de Sevilla, Málaga y Granada ; “Zona 2”, a las Provincias de Almería, Murcia y Alicante y, “Zona 3”, a la Provincia de Valencia2 (en este texto me referiré así a : zona 1, zona 2 y zona 3). Esta información se complementa con fuentes bibliográficas y con las estadísticas que publican periódicamente en España el Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI) y el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Consideraciones al estudio de la migración indígena

  • 3 Por la limitación de espacio que tiene este artículo no se explicitan otras cuestiones definidas en (...)

4Antes de pasar a abordar los distintos aspectos propuestos para este artículo, me parece importante referir resumidamente tres cuestiones básicas consideradas en el marco metodológico del Proyecto y que pueden resultar de interés por el reto que implican para el estudio de la migración transfronteriza de los pueblos indígenas3.

5En primer lugar, indicar que una cuestión central en la investigación fue cómo delimitar al grupo étnico indígena. Para su definición se consideró importante tener en cuenta : (a) la distinta composición étnica existente en Ecuador y Bolivia, por la diferente configuración sociohistórica ; (b) información sobre los procesos de emigración hacia España de algunos pueblos indígenas ; (c) evaluación de la autodefinición étnica que hacían las personas migrantes ; (d) percepción de las identidades étnicas en las localidades españolas del estudio. Dada esta complejidad de elementos y el carácter inédito del Proyecto, desde el equipo de investigación se decidió que era importante en las dos fases recopilar y analizar información de personas ecuatorianas y bolivianas en general y posteriormente, principalmente en base a la autodefinición, determinar su condición de indígenas (y campesinos en el caso de los bolivianos, como se explica más adelante). De esta manera se podrían comparar y ver si la condición étnica ofrecía alguna diferencia significativa al indígena en el proceso migratorio transnacional.

6La segunda cuestión se refiere a cómo abarcar en la investigación el territorio geográfico tan amplio de las tres CC.AA. para localizar allí a la población indígena de Bolivia y Ecuador. Dados los objetivos del proyecto (Sánchez Rubio y Cruz Zúñiga, 2012), para elaborar la estrategia metodológica se consideró : (a) información sobre las particularidades de cada CC.AA., es decir, geográfica, poblacional, económica, social, política, etc. ; (b) estudios sobre la migración ecuatoriana y boliviana ; (c) investigaciones sobre migración indígena a España ; y (d) entrevistas con informantes clave durante los meses iniciales del Proyecto. A partir de los resultados que arrojó el procesamiento de esta información se pudo ir acotando las tres zonas de investigación y estableciendo las localidades con población boliviana y ecuatoriana significativa y con posibilidad de encontrar allí enclaves de población indígena.

7La tercera cuestión se relaciona con las dificultades en la accesibilidad a la población migrante. Durante el desarrollo del Proyecto resultó en algunas ocasiones complicado y difícil el contacto con personas ecuatorianas y bolivianas para realizar las encuestas y entrevistas, pero también para que participaran en talleres y grupos de discusión. Las razones de tales dificultades tienen que ver con : a) los extensos e irregulares horarios laborales de esas personas ; b) el alto grado de desconfianza que manifiestan algunas personas de ambos colectivos (principalmente de origen indígena/campesino) hacia la universidad y las instituciones públicas en general ; c) el miedo entre algunas de esas personas a que su situación irregular de estancia sea descubierta y les pueda traer implicaciones legales como ser detenidas, conducidas al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) o expulsadas de España ; d) la dificultad de comunicarse en castellano porque algunas tienen como lengua materna el quechua (kechwa), el quichua (kichwa) y el aymara ; e) las expectativas sobredimensionadas del alcance del Proyecto, porque se registraron algunas ocasiones en las cuales los investigadores tuvieron que explicar a las personas ecuatorianas y bolivianas contactadas que no se podían ofrecer soluciones concretas o prestaciones materiales específicas para cubrir necesidades determinadas como locales para asociaciones, financiamiento de proyectos, proporcionar trabajo, pagar por las encuestas y/o entrevistas... y, que en ocasiones produjeron el manifiesto rechazo de esas personas a cualquier proceso de investigación. Tales razones llevaron al equipo de investigación a reflexionar y tener en cuenta : a) la situación de vulnerabilidad que tienen las personas y/o grupos que hicieron esos requerimientos ; b) la cultura política que tienen algunas personas migrantes, basada en experiencias previas, reales o imaginarias, y que se apoyan en ideas clientelistas del sector público ; c) el desconocimiento que tienen los colectivos inmigrantes acerca de los espacios más idóneos a los cuales acudir para gestionar sus necesidades.

Migrantes de Bolivia y Ecuador en España

  • 4 En los datos del OPI (2013), las personas de América representan 28 % de la población extranjera co (...)
  • 5 Desde mediados de los años noventa del siglo XX en España hay un proceso migratorio intenso, rápido (...)

8La migración que desde Bolivia y Ecuador llega a España particularmente en los últimos tres lustros se inscribe en el proceso de “latinoamericanización de los flujos migratorios” que algunos autores identifican se dio entre 1991-2000 (Izquierdo, et al. 2003). Este proceso acarreó el que la población latinoamericana sea actualmente la segunda comunidad de extranjeros más numerosa por detrás de los nacionales de los países de Europa Comunitaria (EU-27)4, apoyando la consolidación de España como país receptor de inmigrantes de distinta procedencia5 y situándolo como el segundo país de la EU-27 con mayor número de población extranjera -comunitaria y no comunitaria- (el primero es Alemania) (INE, 2012).

  • 6 La migración desde el continente americano hacia España en el siglo XX data de la década de los año (...)

9Aunque la migración desde América al estado español tiene una trayectoria más antigua6, fue a partir de 2000 y durante la primera década del siglo XXI cuando alcanza mayor proporción la migración procedente de casi toda la región americana, especialmente de los países andinos cuyos nacionales arriban al territorio español en busca de mejores oportunidades laborales y condiciones de vida. España se constituye así para los migrantes bolivianos en el cuarto destino migratorio después de Argentina, Estados Unidos y Brasil mientras que para los ecuatorianos será el segundo destino luego de Estados Unidos (Pedone, 2006 ; Hinojosa, 2009).

10Tras la revisión de bibliografía significativa y con los resultados del Proyecto se puede indicar que la migración boliviana y ecuatoriana hacia España es un proceso más bien reciente y que su incremento migratorio en el siglo XXI está relacionado con factores generales como : la demanda del mercado laboral segmentado español en los sectores de la construcción, los servicios (principalmente en el trabajo doméstico y cuidado, y la hostelería) y la agricultura ; la situación económica, política y social en ambos países andinos ; la política migratoria más restrictiva de los Estados Unidos (destino principal de la migración latinoamericana) y, sobre todo, la consolidación de cadenas y redes migratorias (Cruz Zúñiga, 2010c y 2013).

  • 7 Este último factor resulta clave para comprender cómo el proceso migratorio se incrementó, al tiemp (...)
  • 8 Ver el completo análisis que realiza Espinosa (2000) sobre los desencadenantes de la crisis financi (...)
  • 9 Al igual que ya había ocurrido en 1999 en Ecuador, en Argentina tras los ajustes fiscales y salvata (...)

11Si se comparan los procesos migratorios de los dos países andinos se distingue que la migración desde Ecuador es más antigua que la de Bolivia, explicándose este hecho por las situaciones coyunturales y de tipo económico-político que constituyen los detonantes de la migración aunque, en ambos casos, el proceso se activa y sostiene a través de redes transnacionales de familiares y de amistad7. En el caso de Ecuador, la grave y compleja crisis financiera que asoló al país en 19998 provocó que alrededor del 75 % de población se quedara en situación de desempleo y subempleo y dos tercios de los habitantes viviera en la pobreza (Espinosa, 2000). Esta situación desencadenó la denominada “estampida migratoria” (Ramírez Gallegos y Ramírez, 2005) que principalmente se dirigió hacia España en lugar de los Estados Unidos, incrementando el flujo migratorio entre 2000-2003 con el afianzamiento de las cadenas y redes migratorias a partir del 2000 (Pedone, 2006). En el caso de Bolivia, como señala Hinojosa (2009), la migración a España además de estar determinada por el crecimiento económico español fue propiciada tanto por el impacto que tuvo el “corralito” en Argentina a fines del 20019 (que incrementó la migración desde el país austral hacia España, haciendo que algunas familias bolivianas que vivían en territorio argentino se constituyeran en pioneras de la migración al país ibérico) como por los migrantes que reorientaron su destino cuando se tornaron más estrictas las leyes migratorias de ingreso a Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 (Hinojosa, 2009 : 66). No obstante, el grueso del flujo migratorio boliviano en España se registra en el período 2004-2007 (Cruz Zúñiga, 2013).

12En cuanto a la distribución territorial por el estado español, tanto la demanda de mano de obra como las redes sociales de apoyo determinan los asentamientos. En términos generales, los flujos migratorios de ecuatorianos y bolivianos se dirigen principalmente a las provincias donde se ubican las dos grandes ciudades españolas (Madrid y Barcelona), urbes que desde los años noventa concentran los mayores porcentajes de extranjeros de distinto origen. Tras Madrid y Barcelona hay presencia significativa de personas de ambos países andinos en las provincias de Valencia, Murcia, Málaga, Almería, Islas Baleares y Canarias (Cruz Zúñiga, 2010a). En el Proyecto se identificó una importante concentración de ecuatorianos y bolivianos en algunas localidades de las provincias de Sevilla, Málaga, Granada y Almería en la Comunidad de Andalucía ; en la Región de Murcia en los municipios de los Alcázares, Torre Pacheco, San Javier, San Pedro del Pinatar, Lorca, Totana, Murcia, Jumilla y Yecla, mientras que en la Comunidad Valenciana residen principalmente en localidades de las provincias de Alicante y de Valencia (Cruz Zúñiga, et al. 2011).

Aproximación a la migración de indígenas de Bolivia y Ecuador

13Enseguida voy a resumir algunos aspectos que posibiliten una aproximación a la complejidad de la experiencia migratoria en España de personas indígenas y/o campesinas de Bolivia y Ecuador, teniendo en consideración que este panorama es una indagación preliminar y todavía fragmentaria, y que se necesitan más investigaciones que profundicen en el tema, sobre todo en los aspectos culturales e identitarios.

  • 10 No hay espacio aquí para tratar estos temas tan amplios. Véase al respecto : Loayza (2010), Büschge (...)
  • 11 En Bolivia el término indígena principalmente se usa para referirse a los habitantes de las regione (...)

14Ampliando lo que indiqué en páginas anteriores, para comprender a qué alude la distinción de indígena entre migrantes de Bolivia y Ecuador es necesario considerar que : a) en ambos países el concepto indígena define un complejo proceso histórico, una realidad e imaginario en el que se entrecruzan nociones sobre lo étnico, lo cultural, lo racial y el proceso de reconstitución y protagonismo del movimiento indígena10 ; b) ni en Bolivia, Ecuador y España existen censos o algún tipo de estadística o registro que ofrezca datos sobre las personas migrantes procedentes de comunidades o pueblos indígenas ; c) no resultan suficientes la presencia de variables como la vestimenta tradicional, el uso de alguna lengua nativa o un determinado fenotipo para identificar que una persona sea indígena, por lo que es importante considerar tanto la autodefinición étnica como el hecho de que la identidad étnica es una construcción social que se edifica en la interacción social (Loayza, 2010 : 33) ; d) aunque, por lo general, en los países de América el término indígena se utiliza para nominar a los descendientes de los pobladores originarios del continente, su uso presenta una distinta connotación en Bolivia y Ecuador11 y ; e) a pesar de los avances alcanzados en las últimas décadas, las poblaciones indígenas y/o campesinas en ambos países alcanzan menores índices de equidad y mayor pobreza que el resto de la población (Loayza, 2010 : 34 ; Cruz Zúñiga, 2010b : 86).

  • 12 Se construyó una muestra aleatoria en base a 475 encuestas realizadas a personas ecuatorianas y bol (...)

15A continuación sintetizaré algunos datos relevantes del perfil sociodemográfico de la muestra del Proyecto12, estableciéndose una comparación entre quienes proceden de Bolivia y Ecuador y se identifican como indígenas y/o campesinos.

  • 13 “Camba” hace referencia a los habitantes de los departamentos situados en el Oriente de Bolivia (la (...)

16Un promedio de 33,5 % de los migrantes ecuatorianos que viven en la zona 1 y la zona 2 se auto-identificaron como indígenas y en la zona 3 éstos representan más de la mitad de la muestra : pertenecen fundamentalmente a distintos pueblos quichua (kichwa), como más abajo se explica. Entre los migrantes bolivianos, en la zona 1 se autodefinió como indígena 7,2 % y campesino 3,6 % ; en la zona 2, indígena 19,6 % y campesino 2,2 % y en la zona 3, 11 % indígena y 2,2 % campesino ; los indígenas bolivianos son en su mayor parte de etnia quechua (kechwa) y en menor medida aymara. Adicionalmente hay que destacar que en las tres zonas la gran mayoría de migrantes ecuatorianos y bolivianos se autodefinió como mestizo/a. Entre los bolivianos, se autodefinió como “camba”13 el 12 % en la zona 1 y 27,5 % en la zona 3, mientras en la zona 2 este grupo alcanzó 2,2 %.

17En las tres zonas las personas bolivianas antes de viajar a España residían principalmente en las ciudades de Cochabamba, Santa Cruz, Potosí y Beni, destacándose que aproximadamente 5 % venía de Buenos Aires. En el caso de la migración ecuatoriana, se origina básicamente en ciudades ubicadas en la Sierra (sobre todo en las provincias de Loja, Pichincha, Tungurahua, Imbabura, Cañar) y en menor medida de la Costa (de las provincias de Guayas, Manabí, El Oro), destacándose que el 3 % de quienes se definieron como indígenas en la zona 2 vivían en Francia y Alemania.

18En la zonas 1 y 2 hay más personas ecuatorianas (55,3 %, 69,3 %, respectivamente) que en la zona 3 donde son más las de Bolivia (62,8 %). En la zona 1 y 3 predominan las mujeres y en la zona 2 los hombres, por lo que dependiendo de las localidades y, sobre todo del peso de los sectores de ocupación, hay más indígenas varones o mujeres. En las tres zonas la mayor parte de personas encuestadas estaba casadas o en unión libre, situándose entre 30-44 años el grupo de edad predominante y con un nivel de estudios secundarios (41,2 %, 43,3 % y 66,2 %, respectivamente). Entre la población indígena procedente de Ecuador se registran porcentajes más altos de quienes tienen estudios secundarios e incluso hay algunas personas con formación superior (predominan los/as profesores/as). En el caso de los migrantes indígenas y campesinos originarios de Bolivia los niveles de formación son más bajos, predominando la educación primaria.

19La mayoría de la población encuestada tiene permiso de trabajo y residencia en las zonas 1 y 2 (47,5 % y 66 %, respectivamente) que aquella en situación irregular (29,4 % y 26,7 %). Por el contrario, en la zona 3 hay más personas en situación de irregularidad (48,3 %) que con permiso de trabajo y residencia (44,2 %), lo que está relacionado con el predominio en la muestra de personas bolivianas y con el menor tiempo de estancia en España. En las tres zonas es la población boliviana (sea o no indígena) la que presenta más situaciones de irregularidad y, por ende, más condiciones de vulnerabilidad, porque la de Ecuador tiene mayor tiempo de estancia y ha podido acogerse a las campañas de regularización.

20Los pioneros de la migración indígena de Ecuador arribaron a España a inicios de los años noventa del siglo XX, tratándose básicamente de migrantes indígenas Kichwa Otavalo dedicados a la venta ambulante de artesanías e integrantes de grupos de música folclórica (Cruz Zúñiga, 2010b). Se localizaron grupos significativos de los pueblos indígenas Kichwa Otavalo, Kichwa Saraguro y Kichwa Cañari residiendo en algunas localidades situadas en las tres zonas de investigación. Además, se identificó y ubicó la presencia de otros pueblos indígenas ecuatorianos con menor número de integrantes : Kichwa salasaca, Quizapincha, Comunidad de Yuracruz y Shuar. En cuanto a la migración boliviana, la información que se ha podido procesar es más escueta : la mayoría de indígenas en las tres zonas que abarca el Proyecto es de origen quechua y en menor porcentaje aymara, destacándose que unos y otros utilizan en forma cotidiana esos idiomas nativos, práctica que se mantiene sólo entre algunos de los pueblos indígenas de Ecuador porque hace algunas generaciones ha dejado de usarse en favor del castellano.

21En las tres zonas es elevada la proporción de personas que estaban desempleadas al momento de realizar la encuesta (40,1 %, 32 % y 46,9 % respectivamente), lo cual se corresponde con el contexto de crisis económica que desde finales de 2007 caracteriza España (Arango, 2010). Entre quienes tienen empleo en la zona 1 predominan los trabajos en el sector doméstico y cuidado de personas (23,2 %) ; en la zona 2, los empleos en la agricultura (31,3 %) y la construcción (15,3 %) y en la zona 3 hay mayor actividad laboral en el servicio doméstico (19 %) y el sector agrícola (11,6 %).

22Los migrantes indígenas de Ecuador se ocupan de la venta ambulante de distintos productos -muy poca artesanía- (fundamentalmente son Kichwa Otavalo y algunos Kichwa salasaca) o trabajan como peones en la construcción y la agricultura (con excepción de Kichwa Otavalo). En el caso de las mujeres, la gran mayoría de todos los grupos aquí señalados (menos Kichwa Otavalo) trabajaba en la agricultura y sólo en contados casos alguna estaba empleada en la hostelería o el cuidado de ancianos y/o niños/as, a diferencia de la mayoría de las mujeres mestizas. Entre las personas bolivianas, los campesinos e indígenas en su mayor parte trabajaban en la construcción y agricultura y hay más casos de mujeres que trabajan como empleadas en el servicio doméstico y en el cuidado de ancianos.

Reflexiones finales

  • 14 Estas y otras temáticas concernientes a la migración hacia España de pueblos indígenas de Bolivia y (...)

23Si bien las páginas precedentes posibilitan una aproximación aún fragmentaria de los rasgos que presenta el complejo proceso migratorio indígena boliviano y ecuatoriano en España así como las dificultades y retos de su estudio, la limitación de espacio del artículo no me permite ahondar en otros aspectos que tienen gran interés y señalan otras facetas de dicho proceso tales como la discriminación étnica percibida (Cruz Zúñiga et al., 2011), la reproducción identitaria, los procesos organizativos y asociativos, el protagonismo de la mujer indígena, la situación familiar y de las nuevas generaciones, entre otros14. Por ello, a continuación voy a aprovechar este espacio final para formular algunas reflexiones que, en forma resumida, den cuenta del impacto e incidencia que en la migración indígena boliviana y ecuatoriana ha supuesto la crisis económica que desde finales de 2007 atraviesa España, pues desde el Proyecto se ha determinado que tal crisis constituye un hito que marca un antes y un después en las estrategias de adaptación y sobrevivencia de los/as migrantes indígenas de ambos países andinos.

  • 15 Ver en Arango (2010 : 57-59) una síntesis muy completa del impacto de la crisis económica sobre la (...)

24En España la desaceleración del crecimiento económico registrada desde finales de 2007 afecta a la población en general (autóctonos e inmigrantes), aunque por distintas razones hay algunos sectores que resultan más vulnerables que otros, tal como ocurre con la población inmigrante15. El caso de la migración indígena boliviana y ecuatoriana no es la excepción, si bien las diversas situaciones y condiciones migratorias detectadas por el Proyecto ofrecen matices sobre la desigual incidencia de la crisis y las pautas para enfrentarla.

25En este sentido, por ejemplo, entre 2008-2011 se registró un incremento de la movilidad como una estrategia cada vez más extendida entre los/as migrantes bolivianos y ecuatorianos (sean o no indígenas) para conseguir empleo, dadas las cada vez más escasas oportunidades laborales en las localidades de residencia habitual : los desplazamientos más frecuentes eran de personas que iban hacia localidades próximas, pero también se registraron migraciones temporales hacia otras provincias en la misma CC.AA. o, incluso, hacia otra CC.AA. Los datos del Proyecto no permiten, no obstante, dimensionar la magnitud que este nivel de movilidad alcanza conforme avanza en el tiempo la crisis económica. Eso sí, es posible indicar que en buena parte de estos casos de movilidad los/as migrantes recurrieron y utilizaron los contactos de sus redes de apoyo personal, integradas por parientes y amigos ; aunque hubo también algunos casos de hombres jóvenes no indígenas (bolivianos y ecuatorianos), que viajaron sin tener ningún contacto previo y movidos solamente por las noticias que circulaban de que en determinada localidad había trabajo. Este aspecto permite apreciar el peso que tienen las redes de apoyo en el proceso migratorio que, por así decirlo, se mantienen en constante reconfiguración, y cómo estas redes se activan en caso de necesidad. Además, se trata de redes sociales en las cuales predominan los lazos de larga duración y compuestos por compatriotas, sean familiares y/o amistades ; son vínculos sociales que desde fuera, sobre todo en el caso de los indígenas de Ecuador, son percibidos como espacios exclusivos, donde sólo se relacionan “entre ellos” (Cruz Zúñiga, 2010c).

26De otro lado, los elevados porcentajes de desempleo que tienen las personas bolivianas y ecuatorianas en las tres zonas de estudio, y que fueron señalados casi al final del acápite anterior, están ligados principalmente a la destrucción de empleo en el sector de la construcción, detectándose cómo algunas de esas personas en paro volvieron a encontrar empleo en el sector agrícola que habían abandonado años antes. Por ejemplo, como me comentaron unos indígenas Saraguro residentes en 2010 en una localidad almeriense, ellos habían conseguido “volver a enganchar” (trabajar) con la persona que los había empleado en 2003 cuando recién llegaron a España, si bien en esta nueva ocasión les pagaba solo 4,8 euros por hora, casi nunca les reconocía horas extras ni les pagaba en forma puntual ; preguntando si habían reclamado, uno de ellos me dijo que una vez lo hizo, pero el responsable del invernadero le contestó : “está ahí la puerta”.

27Así, el deterioro en las condiciones laborales determinado por el contexto de crisis económica ha contribuido, en general, a acentuar las lógicas de subordinación y explotación en un mercado laboral segmentado y cada vez más precarizado, donde la baja remuneración y desvalorización social del trabajo están al orden del día junto al mayor peso que adquiere la economía sumergida. Estas situaciones de subordinación y de trabajo sumergido se repetían con mayor frecuencia entre aquellas personas que no tenían regularizada su situación de residencia en España, independientemente si eran indígenas o no indígenas. Además, como apunté en páginas anteriores, se registró una proporción más significativa de personas procedentes de Bolivia que por su condición de migrantes en situación irregular de estancia tenían un mayor grado de vulnerabilidad, porque eran quienes habían llegado en años más recientes a España y les era más difícil encontrar la forma de regularizarse : cada vez resultaba más complicado tramitar el permiso por arraigo, sea de tipo laboral o de tipo social, pues en ambas situaciones debían acreditar un contrato de trabajo.

  • 16 Arango (2010) ofrece datos generales de la caída de remesas enviadas por migrantes desde España.

28El desempleo generalizado en las tres zonas del Proyecto deja entrever asimismo no solo el deterioro en las condiciones de vida de las personas bolivianas y ecuatorianas al descender sus niveles de ingresos, sino también de sus familias en España y en las localidades de origen (por el descenso de las remesas)16. Esto, porque como indiqué en otra parte (Cruz Zúñiga, 2010c y 2013), casi la totalidad de los/as migrantes (sean o no indígenas) tienen “cargas familiares” que sustentar : estas personas a su cargo pueden ser miembros del núcleo familiar más inmediato (padres, hijos/as) o tratarse de otro tipo de parientes o “familia ampliada” (hermanos, abuelos, tíos, primos, sobrinos, principalmente). En las tres zonas del Proyecto se determinó que eran los/as indígenas de Ecuador quienes tenían más parientes y/o familiares a su cargo y dependientes económicamente.

29Hay que mencionar además que, en las localidades donde se realizó el Proyecto, se aprecia cómo la incidencia de la crisis económica ha contribuido de alguna manera a marcar aún más las diferencias existentes entre los distintos grupos de población : esto es, entre la población inmigrante y la población autóctona (española), y en las diferencias y distancias que hay entre las distintas nacionalidades de inmigrantes y al interior de los grupos nacionales (en este caso, de Bolivia y Ecuador). Al respecto, en términos generales se puede decir que en los tiempos de bonanza y crecimiento económico la migración procedente de países empobrecidos como Bolivia y Ecuador era “tolerada” por la mayor parte de la población local, mientras que con la crisis han empezado a aparecer grupos de personas autóctonas para las cuales la presencia de migrantes de ambos países andinos ha pasado a ser percibida como incómoda, molesta e, incluso, se la acusa de ser la causante de la crisis y de que se están “aprovechando” de los recursos del estado español en materia de seguridad social, sanidad y educación.

30En particular, algunas personas indígenas y/o campesinas de Bolivia y Ecuador manifestaron que padecieron situaciones ofensivas y de desprecio, de rechazo a sus rasgos físicos y vestimenta tradicional, pero también hacia los modos en que tenían de celebrar alguna de sus festividades, por parte de personas autóctonas y en algún caso puntual, de algún compatriota boliviano y/o ecuatoriano. Por ello, me interesa reiterar aquí la llamada de atención formulada en otro artículo acerca de la necesidad de indagar más en las investigaciones sobre la migración indígena que expliciten cómo se conjugan lógicas y dinámicas de exclusión y desigualdad que proceden de la sociedad autóctona (en este caso española), pero que se tejen también entre la misma población migrante (aquí boliviana y ecuatoriana) y aún entre las propias personas indígenas y/o campesinas, reproduciendo en las nuevas localidades de residencia los patrones de discriminación vigentes en las sociedades de origen (Cruz Zúñiga, et al., 2011). Finalmente, me gustaría indicar que siguiendo esa misma línea de indagación, interesaría además que desde esos prismas que enfocan las relaciones inter-grupales e inter-étnicas se re-problematice la reproducción identitaria de los/as indígenas y/o campesinos en contextos migratorios, cuando sus protagonistas se ven envueltos en lógicas que involucran relaciones sociales más excluyentes que solidarias y que reproducen representaciones sociales cada vez más cerradas, jerárquicas y limitadas aún al interior de sus mismos grupos indígenas y/o campesinos, pues las relaciones de diferencia y exclusión no siempre se establecen desde un “otro” externo al grupo.

Inicio de página

Bibliografía

ARANGO, Joaquín, “Después del gran ‘boom’ : la inmigración en la bisagra del cambio”, in AJA Fernández, Eliseo, ARANGO, Joaquín, OLIVER, Josep (coord.), La inmigración en tiempos de crisis, Barcelona, Bellaterra, 2010.

BRUNET, Ignasi, SCHILMAN, Fernanda Laura, Convivir con el capital financiero : corralito y movimientos ahorristas, Madrid, Editorial Fundamentos, 2005.

BÜSCHGES, Christian, BUSTOS, Guillermo, Etnicidad y poder en los países andinos, Quito, Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador UASB-E, Universidad de Bielefeld y Corporación Editora Nacional, 2007.

CRUZ, Pilar, “Investigación e intervención social en inmigración de pueblos indígenas de Ecuador y Bolivia en España. El caso de la provincia de Almería y la Región de Murcia”, in IZQUIERDO, Antonio (coord.), VI Congreso sobre las migraciones en España. Comunicaciones y Posters, A Coruña, Universidade da Coruña, 2010a), p. 1780-1791.

CRUZ, Pilar, “Pueblos indígenas, migración transnacional e identidades. Retos y desafíos en la migración de los pueblos indígenas de Ecuador hacia España”, REMHU. Revista Interdisciplinar da Mobilidade Humana, nº 34, 2010b), p. 81-98.

CRUZ, Pilar, “Familiares, amigos y conocidos. La sociabilidad de bolivianos y ecuatorianos en Almería y Murcia a partir de una aproximación a las redes sociales de apoyo”, in DE CASTRO, Carlos, GADEA, Elena, PEDREÑO, Andrés (edit.), Mediterráneo Migrante. Tres décadas de flujos migratorios, Murcia, EDITUM, 2010c), p. 285-310.

CRUZ, Pilar, MEDINA, Rocío, ROZO, Jairo, “La percepción de discriminación a nivel endo y exogrupal en la migración de bolivianos y ecuatorianos a las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia y Valencia”, in GARCÍA, Francisco Javier, KRESSOVA, Nina (coord.), Actas del I Congreso Internacional sobre Migraciones en Andalucía, Granada, Instituto de Migraciones, 2011, p. 2289-2298.

CRUZ, Pilar, “Mujer, familia y migración transnacional : el caso de las mujeres ecuatorianas y bolivianas en Almería y Murcia”, in SÁNCHEZ, Martha Judith, SERRA, Inmaculada (coord.), Ellas se van : mujeres migrantes en Estados Unidos y España, México, Instituto de Investigaciones Sociales-UNAM, 2013, p. 879-924.

ESPINOSA, Roque, “La crisis económica financiera ecuatoriana de finales de siglo y la dolarización”, Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador, 2000. <http://memoriacrisisbancaria.com/www/articulos/Roque_Espinosa_Crisis_bancaria.pdf>, (Ultimo acceso : 5/11/2013).

FAO-ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN, Yasarekomo. Una experiencia de comunicación indígena en Bolivia, Roma, FAO, 2004.

GABETTA, Carlos, La debacle de Argentina : una Argentina que muere y otra que bosteza, Barcelona, Icaria Editorial, 2002.

HINOJOSA, Alfonso, Buscando la vida : familias bolivianas transnacionales en España, La Paz, CLACSO-Fundación PIEB, 2009, <http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/coedicion/hinojosa/>, (Ultimo acceso : 4/11/2013).

GUARNIZO, Luis, “The economics of transnational living”, International Migration Review, vol. 37, nº 3, 2003, p. 666-699.

INE, Cifras INE. Boletín Informativo del Instituto Nacional de Estadística, nº 6, (“Extranjeros en la UE y en España”), 2012. <http://ine.es/>, (Ultimo acceso : 15/10/2013).

IZQUIERDO, Antonio, LÓPEZ, Diego, MARTÍNEZ, Raquel, “Los preferidos del siglo XXI : la inmigración latinoamericana en España”, publicado con el título de “The Favorites of the Twenty-First Century : Latin American Immigration in Spain”, Studi Emigrazione, nº 149, 2003, p. 98-124, <http://www.segundaslenguaseinmigracion.org/index.php ?option =com_docman&task =doc_download&gid =111&Itemid =25>, (Ultimo acceso : 20/11/2013).

LÓPEZ, Diego, OSO, Laura, “La inmigración latinoamericana en España. Tendencias y estado de la cuestión”, in YÉPEZ, Isabel, HERRERA, Gioconda (edit.), Nuevas migraciones latinoamericanas a Europa. Balance y desafíos, Quito, FLACSO-OBREAL-UCL-UB, 2007, p. 31-67.

LOAYZA, Rafael, Halajtayata. Racismo y etnicidad en Bolivia, La Paz, Fundación Konrad Adenauer (3ª edición), 2010.

OPI, Extranjeros residentes en España a 31 de marzo de 2013. Anexo de Tablas, 2013, <http://extranjeros.empleo.gob.es/es/Estadisticas/operaciones/concertificado/201303/Residentes_Tablas_PR_31032013.pdf >, (Ultimo acceso : 14/10/2013).

PEDONE, Claudia, Tú siempre jalas a los tuyos. Estrategias migratorias y poder, Quito, Abya Yala, 2006.

RAMÍREZ, Franklin, RAMÍREZ, Jacques Paul, La estampida migratoria ecuatoriana. Crisis, redes transnacionales y repertorios de acción migratoria, Quito, Centro de Investigaciones CIUDAD, 2005.

ROLL, David, LEAL, Diego, “¿Cómo surgió la España latinoamericana y andina en once años de migraciones ? Bases para un esquema explicativa desde el bienestar”, Ciencia Política, nº 9, 2010, p. 35-61.

SÁNCHEZ, David, CRUZ, Pilar (eds.), Pueblos indígenas, identidades y derechos en contextos migratorios, Barcelona, Icaria Editorial, 2012.

Inicio de página

Notas

1 Es el Proyecto P07-HUM-03040 (en adelante referido como el “Proyecto”), dirigido por el Prof. David Sánchez Rubio del Departamento de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, y con la participación de seis docentes-investigadores más entre quienes me incluyo. Se ejecutaron dos fases que combinaron la investigación con la intervención social centrada en la migración de pueblos indígenas bolivianos y ecuatorianos, destacando cuatro ejes transversales de análisis-acción : derechos humanos, igualdad, interculturalidad y participación social (Cruz Zúñiga, 2010 a y b ; Cruz Zúñiga et al., 2011 ; Sánchez Rubio y Cruz Zúñiga, 2012). Agradezco al Prof. David Sánchez Rubio la autorización para utilizar algunos de los resultados en este artículo.

2 En la fase de diagnóstico (2008-2009) se realizaron encuestas a personas bolivianas y ecuatorianas, entrevistas a informantes clave y varios grupos de discusión. Para la fase de intervención social (2010-2011) se seleccionaron seis localidades (Sevilla, Lorca, San Javier, Totana y Vera, Valencia) en las cuales se realizaron más de un centenar de eventos donde participaron residentes (menores y adultos) autóctonos e inmigrantes de Ecuador, Bolivia y otras nacionalidades.

3 Por la limitación de espacio que tiene este artículo no se explicitan otras cuestiones definidas en el Proyecto para la recopilación, análisis y procesamiento de datos. Así, sólo indicar que se procuró desarrollar una estrategia de triangulación en base a métodos cuantitativos y cualitativos a fin de que la investigación tuviera el mayor grado de validez y representatividad analítica (Cruz Zúñiga, 2010c). Asimismo, se procuró mantener una visión de conjunto que, al mismo tiempo de resultar comparativa, lograra interpretar la gran cantidad de datos obtenidos sin perder las especificidades de los procesos migratorios en las tres CC.AA. y la diversidad de situaciones encontradas entre las personas sean o no indígenas.

4 En los datos del OPI (2013), las personas de América representan 28 % de la población extranjera con certificado o tarjeta de residencia, situándose a continuación de quienes proceden de la UE-27 (40,10 %).

5 Desde mediados de los años noventa del siglo XX en España hay un proceso migratorio intenso, rápido y con variaciones constantes que se relacionan con los ciclos de migración de algunas nacionalidades, principalmente Rumania y Marruecos, pero también Ecuador, Colombia y Bolivia.

6 La migración desde el continente americano hacia España en el siglo XX data de la década de los años sesenta, cuando arriba la migración que se originó fundamentalmente en países con dictaduras militares (Argentina, Chile y Uruguay) ; en las décadas posteriores se amplió con la llegada de flujos desde Venezuela, Chile, Perú y República Dominicana (López de Lera y Oso, 2007).

7 Este último factor resulta clave para comprender cómo el proceso migratorio se incrementó, al tiempo que se fue consolidando y estabilizándose más allá de las coyunturas y condicionantes macro estructurales que lo generaron (Guarnizo, 2003), y cómo son procesos de carácter colectivo, con amplia participación familiar y de lazos de amistad, en lugar de iniciativas exclusivamente económicas e individuales (Pedone, 2006 ; Cruz Zúñiga, 2010c). Desde una perspectiva distinta, véase la explicación que realizan Roll y Leal (2010) del incremento de la migración en España de cinco países andinos (Ecuador y Bolivia entre ellos), usando la teoría migratoria del push and pull.

8 Ver el completo análisis que realiza Espinosa (2000) sobre los desencadenantes de la crisis financiera ; los efectos de la intervención del gobierno para evitar la caída del sistema bancario que le llevó a decretar en marzo de 1999 el “‛feriado bancario’ que congeló por un año los depósitos a plazo de todos los bancos del país, y la posterior dolarización de la economía.

9 Al igual que ya había ocurrido en 1999 en Ecuador, en Argentina tras los ajustes fiscales y salvatajes financieros el gobierno impuso en diciembre de 2001 la congelación de depósitos bancarios conocida como “corralito” (término dado por el periodista Antonio Laje). Esta restricción duró hasta el 2 de diciembre de 2002 y estuvo destinada a evitar la ola de pánico bancario y el colapso del sistema económico, resultando perjudicial sobre todo para los pequeños ahorristas (Brunet y Schilman, 2005). Las estadísticas de Argentina de diciembre de 2001 indican que más del 38 % de población vivía abajo el umbral de la pobreza y que todos los grupos sociales se vieron afectados ; además, el país experimentó un fuerte descenso del PIB y del PIB per cápita, estimándose el descenso en torno al 62 % entre 2001 a 2002 (Gabetta, 2002).

10 No hay espacio aquí para tratar estos temas tan amplios. Véase al respecto : Loayza (2010), Büschges y Bustos (2007) y Cruz Zúñiga (2010b : 85-87).

11 En Bolivia el término indígena principalmente se usa para referirse a los habitantes de las regiones de la Amazonia y el Chaco mientras que a los pueblos del altiplano el proceso sociohistórico ha llevado a definir y clasificar su identidad étnica como campesinos (FAO, 2004). En Ecuador, en cambio, en todo el país se utiliza el término indígena para denominar a los pueblos y nacionalidades originarias y campesino designa a quien se ocupa de labrar la tierra, pudiendo ser o no indígena.

12 Se construyó una muestra aleatoria en base a 475 encuestas realizadas a personas ecuatorianas y bolivianas, y distribuidas de la siguiente manera : zona 1, n =177 encuestas ; zona 2, n =150 y zona 3, n =148. Por ello, si bien los datos son representativos de la población boliviana y ecuatoriana residente en las localidades en las cuales se hizo el estudio no pueden ser generalizados para todo el colectivo de ecuatorianos y bolivianos que viven en las tres CC.AA. Las características del perfil general y específico de las tres zonas de investigación del Proyecto están resumidas en Cruz Zúñiga, et al., (2011 : 2292)

13 “Camba” hace referencia a los habitantes de los departamentos situados en el Oriente de Bolivia (la región de la “media luna”) y que se consideran mayoritariamente no indígena : Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija. Allí, desde 1956 surgió un movimiento de autodeterminación étnico-racial que plantea la desagregación del Estado Nacional que se reavivó en el contexto de las tensiones étnicas surgidas con la llegada al poder desde 2004 de un gobierno indígena (Loayza, 2010 : 23-24).

14 Estas y otras temáticas concernientes a la migración hacia España de pueblos indígenas de Bolivia y Ecuador son tratadas en los artículos incluidos en Sánchez y Cruz (2012).

15 Ver en Arango (2010 : 57-59) una síntesis muy completa del impacto de la crisis económica sobre la migración, sobre todo la incidencia en el desempleo y la disminución de las entradas de inmigrantes a España.

16 Arango (2010) ofrece datos generales de la caída de remesas enviadas por migrantes desde España.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Pilar Cruz Zúñiga, « La migración de pueblos indígenas de Bolivia y Ecuador en España », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 27 | 2014, Publicado el 13 junio 2014, consultado el 23 agosto 2017. URL : http://alhim.revues.org/4974

Inicio de página

Autor

Pilar Cruz Zúñiga

Universidad Pablo de Olavide (UPO), Sevilla, España. Máster en Historia de América Latina. Investigadora en proyectos de la Universidad de Sevilla y de la UPO sobre migración, interculturalidad, derechos humanos, género, participación y gestión comunitaria. Actualmente es integrante del Grupo de Investigación HUM-209 de la UPO. E-mail : pgcruzun@admon.upo.es

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org