Navegación – Mapa del sitio
Littérature

Evolución del “ otro ”: Pascua rea (1991) de Patricia Zangaro

Nora Parola

Entradas del índice

Palabras claves :

Argentina, Teatro
Inicio de página

Texto completo

1En los años noventa, las vanguardias y los cambios artísticos del siglo veinte ya no son rectores para la nueva dramaturgia argentina. Si en los sesenta valía “ lo nuevo ” y “ lo moderno ”, en los noventa, posmodernidad mediante, se vuelve a “ la tradición ” y  a “ lo tradicional ”. En el Río de la Plata esto se traduce, entre otros, en la reelaboración de una forma teatral recurrente, la del sainete nacional, en particular el “ grotesco criollo ”.

2Patricia Zangaro retoma dicho modelo en “Pascua rea”, sin duda, una de las mejores obras estrenadas en 1991. Sin embargo, su actitud no es simplemente epigonal. No se trata de repetir, de “ copiar ” sino de construir nuevas versiones a la vez complementarias y discrepantes con los modelos de la tradición. A pesar de que la pieza está situada en 1930, es evidente que la imagen proyectada por estos nuevos personajes saineteriles difiere del modelo anterior. Estamos confrontados a una redefinición de la visión del inmigrante, pues constatamos que, al contrario de la representación que se hacía de ellos en el grotesco criollo, ya no son las únicas víctimas del sistema político-social. Su representación mantiene el carácter grotesco pero ha tenido lugar una relectura. La dramaturga, aunque conozca perfectamente el modelo anterior, resemantiza los diferentes tipos sociales según la óptica de fin de siglo veinte.

3En su forma original, el sainete se detiene en lo exterior, en los aspectos más notorios, para hacer crecer desde allí la caricatura. Este proceso de fijación se da a partir de los elementos más verificables, como son la nacionalidad, connotaciones sociales y rasgos físicos.  A cada uno de ellos se le asigna una serie de atributos:  una máscara (el Tano, el Gallego, el Malevo). Y así, fuera de los rasgos físicos identificables, cada uno personifica una postura humana, una posición definida dentro del medio social, un status laboral y una serie de rasgos psíquicos que condicionan su interacción con los demás personajes.

4El uso del lenguaje le da una fisonomía inconfundible. Todo tipo de deformaciones, barbarismos, neologismos, giros del área rural así como de los bajos fondos urbanos adquirien categoría dramática. A esto se suma el habla quebrantada y en casos ininteligible de los inmigrantes, el «cocoliche» y la jerga popular, el lunfardo.  Este recurso teatral para provocar la risa tiene en el caso argentino una justificación especial.  El problema del inmigrante recién llegado y su imposibilidad de adecuación, asimilación y pérdida de identidad se traduce como problema lingüístico, y la tipificación se da en forma preponderante a nivel idiomático.

5La comicidad surge de contradicciones entre un exterior risible y una interioridad dolorosa. La importancia del inmigrante es fundamental, no sólo por ocupar siempre los papeles principales en las obras sino porque encarna la contradicción entre el mundo interior poblado de los sueños de la inmigración y la cruel realidad circundante.  Desde fines del siglo diecinueve se venía recibiendo grandes contingentes de extranjeros a quienes se había prometido un mundo mejor pero que al llegar encontraron tan sólo miseria e injusticias.

6Otro elemento determinante es el origen de la mayoría de los dramaturgos de comienzos de 1900. Salvo raras excepciones, provienen de las diferentes capas migratorias, lo que implica que la imagen que proyectan del inmigrante va a estar influenciada por su propio medio socio-económico.

7Para poder comprender la evolución de los distintos personajes -año en el que se ubica la acción, 1930, y momento de la escritura de la pieza, 1990- debemos situarlos en el contexto político, social y económico de las diferentes épocas. Se tendrá en cuenta los comienzos del siglo veinte, la evolución de estos grupos migratorios -esencialmente como clase media-, las alianzas políticas que realiza y su situación a partir de 1980.

8Desde el punto de vista histórico1, los años treinta, -momento culminante del “ grotesco criollo”-  no sólo coinciden con la gran crisis económica mundial (la depresión), sino con grandes cambios a nivel nacional. Se producen innovaciones de magnitud, las que provocan un fuerte ascenso de las exportaciones, gracias a factores dominantes como el desarrollo de nuevas redes de transporte, una mayor eficiencia en los sistemas de comercialización (sustentados en el desarrollo de las redes bancarias) y el incremento de la población trabajadora como resultado de las políticas inmigratorias. La presencia de grupos cuyo perfil se va definiendo lentamente, como las clases medias, o una clase obrera que emerge en la escena política con mayor vigor debido a su crecimiento numérico, producirá cambios en una estructura social hasta entonces demasiado inmóvil y bipolarizada. La ciudad se transformará, a partir de las primeras décadas del siglo, en un mundo que reclamará, a veces de manera violenta, mutaciones trascendentales.

9La consecuencia es una reducción del papel protagónico de la oligarquía tradicional, a cargo de sectores sociales urbanos, como los nuevos empresarios vinculados a la expansión industrial, un movimiento obrero que se transforma pasando de su período anarquista a los sindicatos organizados, e incluso unas clases medias rurales nacidas de la difusión de la pequeña propiedad. El proceso político tejerá alianzas entre los distintos grupos sociales que disputan el poder a la oligarquía tradicional.  Entre las principales características del período -las dos grandes depresiones de 1890 y 1930- estaba el fracaso de la nación en lograr un desarrollo político que estuviese a la par de su cambio social y económico. Argentina se encontraba entre las primeras naciones de América Latina en la adopción de la democracia representativa, en una época en que la política era ensombrecida cada vez más por nuevos conflictos de clases. Después de 1890 surgió un nuevo partido gobernante, de tendencia socialista, la Unión Cívica Radical, cuyo líder, Hipólito Yrigoyen, dominó este período como Rosas, Mitre o Roca habían dominado los anteriores. En 1916 Yrigoyen ganó la presidencia después de las primeras elecciones realizadas con el sufragio universal masculino; dos años después de iniciar su segundo mandato fue expulsado por el golpe de estado militar de septiembre de 1930. Con el derrocamiento de Yrigoyen, las perspectivas de un orden democrático estable se disiparon.

10A partir de 1930 se produjo una gran transformación social que incidió en el desarrollo político. Un factor determinante fue el crecimiento de los sectores medios -pequeña burguesía urbana, empleados, intelectuales, funcionarios- y el surgimiento de sus organizaciones políticas. Es el nacimiento de los movimientos y partidos nacionales y reformistas, llamados “ populistas ” como el peronismo. En representación de los intereses de los grupos de la burguesía nacional y de los latifundistas medios no vinculados con el capital extranjero, expresaron la exigencia de desarrollo capitalista nacional, para el cual necesitaban aprovechar los medios del Estado. Su ideología se fundamentaba en el nacionalismo y se inspiraba en ideales socialistas europeos, así como en el fascismo. Allí se integraban masas que migraban a las grandes ciudades. Pese a ser partes “ integrantes ” de diferentes clases y capas, se incorporaban a las luchas políticas y sociales -en cuanto a su modo de vivir, su nivel de vida, su pasado y sus aspiraciones- con los viejos modelos, valores y conciencias del pequeñoburgués o campesino llegado desde el campo a la ciudad y, no como “ miembros ” de su nueva clase social. La primera fase de la adaptación de las masas provenientes del campo fue parecida a la de los antiguos emigrantes procedentes de Europa y Asia. Se establecieron en las ciudades según sus provincias (a veces según la “ raza ”) y constituyeron sus propios organismos.

11Mientras las clases populares se diversifican y refuerzan después de 1948, las clases medias se debilitan. Este debilitamiento a nivel social es la consecuencia del proceso que había visto en el curso de los decenios de 1930 y 1940 las clases medias vincularse a las clases dominantes, gracias a la promesa de incrementar sus ingresos y a la posibilidad de obtener una parte del poder político. Estas condiciones fueron respetadas por la clase dominante e incluso, cuando a finales de los años 50, el estancamiento del crecimiento económico impedía objetivamente incrementar los ingresos de las clases medias, el Estado desarrolló una serie de políticas inflacionísticas con el fin de asegurar a las capas medias un pleno empleo, por medio de la expansión del empleo público, y retrasando, a través de la expansión de la instrucción pública, el ingreso de los jóvenes de clase media en el mercado de trabajo.

12No hay, sin embargo, una política de promoción para las clases medias productivas (pequeños empresarios urbanos y rurales). Si se compara el grado de diversificación alcanzados por la educación pública en los años 1970 con la política seguida por el Estado a favor de los pequeños y medianos empresarios, notamos que estos últimos tienen escaso acceso a créditos especiales a medio y largo plazo, que no existen mecanismos de defensa de los pequeños y medianos empresarios de las grandes empresas nacionales y extranjeras que controlan monopolísticamente determinados sectores productivos.

13En efecto, en curso de los años de 1950 y 1960 la clase media pierde progresivamente la característica de clase favorable a las reformas sociales y políticas que había asumido en el periodo 1920-1940. El resultado es su fracturación, en un sector tendencialmente conservador, que posiblemente es el mayoritario, y en un sector, posiblemente minoritario, que se radicaliza y desea asumir el liderazgo del frente progresista basado en las clases populares. Este último segmento, que encuentra en las universidades el centro aglutinante y no está necesariamente vinculado a los partidos políticos, empieza a hablar de “ proletarización de las clases medias ”. Esta proletarización, si bien objetivamente es mayor en la clase media productiva, moviliza políticamente sobre todo la clase media improductiva, con el resultado final de que dicha fragmentación se traduce en una disminución de su papel político y social.

14La progresiva separación que se observa a partir de los años 50 entre el proletariado y la clase media tiene que ver con la evolución social y política de la segunda. En efecto, durante el decenio de 1940 la clase media había aceptado la alianza ofrecida por la clase dominante, lo que sirvió para reacticular de algún modo el eje de dominación interno y dar vida a una alianza con los intereses norteamericanos. La clase media se convirtió así en una clase funcional y subordinada al predominio de la oligarquía y de los intereses norteamericanos, sin recibir de esta asociación más que ventajas relativas. La consecuencia a nivel social fue que la clase media terminó por perder progresivamente su autonomía, transformándose, con excepción de algunos segmentos, en una clase tendencialmente moderada por temor de sufrir un retroceso económico y social.

15Este modelo se repetirá durante las dictaduras de los 60 y los 70. La vuelta a la democracia encontrará a la sociedad cada vez más escindida. La clase media, sufrida y tambaleante, continuará sus alianzas con los que están en el poder. El establecimiento del modelo neo-liberal y las medidas económicas que llevan a la paridad con el dólar norteamericano la desolidarizan cada vez más del proletariado. Luchan solamente para no perder lo poco que les queda.

16Otro factor importante del contexto social argentino es el origen de esta clase media y su filiación comprometida o no con la idea de nacionalidad. Al ser en su mayoría de origen extrajero, principalmente europeo, se reividican como tales, ignorando las raíces posibles autóctonas. Se encuentran localizados esencialmente en las ciudades. El proletariado es eminentemente del “ interior ”, las zonas rurales y al migrar a las capitales se ha instalado en la perisferia.

17El caso de Patricia Zangaro resulta relevante, ya que, aunque estéticamente pertenezca a la joven generación de dramaturgos que resemantiza el sainete, ha optado por la representación de personajes-tipos de la sociedad argentina. Dicha decisión implica que la problemática del origen o sea “ del otro ” en Argentina continúa vigente y que el papel que cada uno ocupa en dicha sociedad merece consideración. Esta reelaboración de la imagen corresponde a una circunstancia política específica del país, con parámetros no tan diferentes respecto a principios de siglo pero, con realidades sociales discordantes. Pauperización de toda la clase media, esencialmente de origen inmigrante y la poca o lenta ascensión de la gente del interior a una posición social superior. Trataremos de mostrar cómo el estudio del sutil cambio de imagen de los personajes saineteriles sirve para ilustrarlo.

18Un breve resumen de la pieza nos permitirá comprender mejor el análisis. Es Viernes Santo, en un barrio pobre de Buenos Aires, La Floresta, poblado esencialmente de inmigrantes. Se prepara el Via Cruxis. Los años anteriores ha sido el Chino quien lleva la cruz durante la procesión pero, esta vez, se elige a un negro. Los niños se han encargado ya de crucificar a un perro. Están a las orillas del Maldonado, un riachuelo nauseabundo. Cada personaje representa una comunidad (nacional o social) diferente.

19Tal como lo expresamos, “Pascua rea”2 muestra personajes-tipo, no sólo del sainete, sino de los diferentes grupos que van a constituir la sociedad argentina. Como en el modelo de principios de siglo se describen las clases populares, aunque la innovación aquí consiste en la posición en que se ubica a cada grupo.

20El primer personaje que se observa en escena es El Chino, especie de vagabundo. Vive en “ la orilla mugrienta del arroyo Maldonado ” (actualmente canalizado en forma subterránea), en “ un aguantadero de ciruja ”(36). Su rostro “ el pelo y la barba blancos agrisados por la roña ”, “ sale de su cueva, apoyado en una lanza enmohecida que le sirve de bastón… Con paso vacilante de viejo borracho ”.  Más adelante, en su primer parlamento, percibimos signos lingüísticos que servirán para completar la caracterización. “ ¡La puta con esas nubes! Andan lechuceando tormenta… ” “Aura bajan los parroquianos y me clavan bien clavao… ” “ ¡Ahijuna, mi china, quién te viera en el fortín, terminar lanceando Cristos ! ” (36) El Chino representa al antiguo gaucho, mestizo español-indio o simplemente indio, en este caso emigrado a la gran ciudad, donde no se ha podido adaptar y está en el nivel más bajo de la escala social. Su degradación física  (sucio, ebrio) es reflejo de tal realidad. Vive de la venta de lo que encuentra en los basureros. Resulta significativo que los parlamentos utilizados, no sólo para identificarlo socialmente sino para mostrar su decadencia, lo asocian con una realidad argentina particular y dolorosa, el reclutamiento forzado del gaucho para luchar, ya sea contra los indios como para participar en todo tipo de guerras, intestinas o con países limítrofes. Pero es aún más significativo que este mismo gaucho es el símbolo de la identidad argentina (inmortalizado en el Martín Fierro de José Hernández y Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes), modelo identidario creado en oposición a la inmigración extranjera e impuesto por la clase dirigente, la oligarquía latifundista.

21Se introducirá luego al grupo de inmigrantes a través de los hijos. Ellos serían la primera generación. Ya dominan el idioma local, hablan utilizando mucho “ lunfardo ” y serán sólo palabras, apelativos u otros signos identificadores los que develarán el origen de cada uno: Rocco, -nombre de pila, más palabras como “ avanti ” “ ¡Ma finiscela ! ”-, Mota, -“ turco ”-, Camarón -“ gallego ”-, sobrenombre dado pues su padre es pescadero, El Ruso “ se quita… la kipá, pero no así el pantalón ”. Burla de los otros: “ El Ruso la tiene cortada, el Ruso la tiene cortada… ” (38) o su comentario: “ Peor sería que le moje a mame la ropa limpia del shabat ” (39) “ Vos querés que se entere de que estuve en el arroyo con los goim el mismísimo shabat ”(40).

22En esta descripción debemos destacar el uso excesivo de jerga local y de groserías, estas últimas casi ausente en el sainete de principios de siglo. Desde el punto de vista dramático y simbólico, la crucifixión del perro muerto es significativo de toda la pieza, dado además que ocurre en el primer cuadro, antes de que se nos presente la trama.

23Dicha crucifixión precede e introduce a la vez la procesión, el Vía Cruxis parroquial. Cita : Voces (Lejanas aún, en una Babel de lenguas ) ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia, perdono e clemencia, perdono e pietá !” (39). La presentación de los padres va a ser aún más caricatural, basada esencialmente en códigos lingüísticos y culturales tales como la cocina (empanada gallega). Sin embargo, el afán de ganacias y ascenso social va a determinarlos, sin distinción, en este caso, de origen o de religión. Vicenzo por ejemplo :

(Con voz estridente;) ¿Que me saque il delantal? ¿Per qué? ¿Non é elegante il delantale? ¡Me nefrega! ¡Io sono Vicenzo, il carnicero, e a mocha honra! Grazie a la carne osté e la amargada di sua sorella manyano tutto lo día. ¡Que lo sepano tutti, que lo sepa Dio questo orgullo di carnicero! (41)

24Urbano:

(Resplandeciente) ¡Que se ha vendido todo, coño! ¡Los atunes me los sacaban de las manos! ¡Vamos, Lola, que no ha quedado ni para hacer empanada! (42)

25El Turco, al lado de la procesión, trata también de vender, emite la típica imagen del mercachifle :

¡Tuto a venti, todo a venti! ¡Bobre turco, gamina sempri, non gana nada! ¡Gombra barado, turco tene de todo! (42)

26Otro grupo importante presentado en “Pascua rea” pero, muy pocas veces presente en obras anteriores, es el africano. Hay dos personajes, El Borra, sirviente y asistente de El Negro. Este último es el prototipo del hombre de mala vida. Muy popular entre las mujeres, imita a la perfección a Gardel, y, “ vago ”, está preso porque abrió un garito clandestino sin el acuerdo de la policía. El primero presentará parte de las características negativas : “figura simiesca ”, “ el mono ”, se pasea “ con una vitrola ”. El Negro será la caricatura de ciertos mitos relacionados con su origen social: “ potencia ” sexual, habilidad para el baile y la música.

27Resulta cuestionable, sin embargo, un apelativo que utiliza el comisario con El Borra : “ tape ” . Esta palabra se utiliza en ciertas regiones de Argentina con la gente muy pobre, generalmente mezclada con indígena3. Sería el equivalente a “ cabecita negra ”, aunque en este último caso hay una connotación política. Puede ser que no conozca la dramaturga el verdadero significado de la palabra, o que lo utilice como referente de un origen social específico o una clase, el proletariado.

28Se caricaturiza además a dos instituciones primordiales de la sociedad argentina a través de los personajes del cura y el comisario. La iglesia en Fray Justo : “(… rotoso y consumido por insospechadas pasiones, habla desde lo alto con voz cavernosa y acento marcadamente español) ”(41). Su principal interés es tener una parroquia con tan buena posición económica como la de Flores. El policía, representante de la ley y la autoridad en general, es un hombre totalmente corrupto -ha encarcelado al Negro porque no le ha pagado para instalar un garito clandestino- y utiliza arbitrariamente el poder.

29Desde el punto de vista dramático, “Pascua rea” resulta una obra compleja para definir : propone una mezcla, un cruce entre el sainete y el auto religioso. Este procedimiento no es nuevo en la literatura argentina de la época y se utiliza en general para ilustrar un aspecto de la historia como en “Una pasión sudamericana” (1989) de Ricardo Monti. En nuestro caso se toma a los personajes típicos del sainete, el mundo del conventillo (el gallego, el turco, el tano, el cura, el comisario, el guapo de “ mala vida ”, etc.), la caricatura, la lengua de los inmigrantes y el chiste como procedimiento constante, pero lo suma a esto otro orden de cosas.

30Habrá una crucifixión, habrá un Cristo verdadero : junto al orden del sainete puede leerse un orden divino. Se propone una tensión entre dos Cristos, uno pobre (el Chino, verdadero Cristo de La Floresta) y uno falso, “ trucho ”, usurpador, un “ Cristo de lata ” equivalente al becerro de oro de la Biblia.

31El cruce entre el sainete y el auto religioso permite reconocer en “Pascua rea” una “ fluctuación ” entre los personajes caricaturescos, el barrio, las afueras de Buenos Aires, por un lado, y la representación cristiana, por el otro. En este vaivén, finalmente se impone el orden cristiano porque termina con un simbólico apocalipsis : la inundación del Maldonado, con sus aguas llenas de desechos, es celebrada por el profético Chino como un castigo divino.

32Se propone como un texto moralizante : el apocalipsis corresponde al mal obrar de los hombres. Los chicos crucifican simbólicamente un perro muerto que es correlato del “ mundo al revés ”, del desorden espiritual de los personajes.

33No se trata de una obra de exaltación religiosa : lo cristiano es aquí simplemente un rasgo de pertenencia cultural de los personajes. Tanto por sus palabras como por sus comportamientos en la procesión, todos se condenan. Las risas irreverentes se mezclan a los cantos celebratorios. El egoísmo, la falta de trascendencia, los intereses materiales anulan la posibilidad de una vida humana digna. Encierra una reflexión moralizante : construye la imagen de un pueblo equivocado, que elige mal y, degradado, nunca atisba la conciencia de su degradación y comete las peores crueldades entre el egoísmo y la trivialidad.

34Sirve además para denunciar los lastres de una clase media, de origen inmigrante, que pasa de ser “ víctima ” de los males que le son impuestos de su llegada al país, a “ victimarios ” de esa misma sociedad, casi un siglo después. No ha logrado construir un país mejor y se comporta con los “ otros ”, a los cuales considera inferiores, tal como condena haber sido tratada. Si se lo analiza desde la perspectiva actual, con la grave crisis que atraviesa el país desde fines del 2001, se puede pensar que la única forma de hacer reaccionar a esta clase ha sido atacando sus recursos económicos, despojándolos de sus ahorros personales. Es así como toman finalmente una postura de verdaderos ciudadanos, y se alían con el proletariado, hecho que no se había logrado antes ni siquiera con 30.000 desaparecidos.

Inicio de página

Notas

1Se ha tenido en cuenta, entre otras, la siguiente bibliografía : Histoira de Iberoamérica, tomo III, Histoira contemporánea, Madrid, Cátedra, 1992 ; Tulio Halperín Donghi, Historia contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza Editorial, 1993.
2Patricia Zangaro, Pascua rea, Buenos Aires, Libros del Quirquincho, 1992.
3Definición de Tape : Indio . Persona de tipo aindiado. De pequeña estatura, retaco. Léxico argentino-español-francés. París, Colección Archivos, 1992.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Nora Parola, « Evolución del “ otro ”: Pascua rea (1991) de Patricia Zangaro », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 4 | 2002, Publicado el 20 mayo 2005, consultado el 31 marzo 2017. URL : http://alhim.revues.org/509

Inicio de página

Autor

Nora Parola

Université Paris XII-Val de Marne

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org