Navegación – Mapa del sitio

Giusseppe Ceppi: inmigrante italiano y periodista

Armando Minguzzi y Raúl Illescas

Entradas del índice

Inicio de página

Texto completo

1El presente trabajo, que forma parte de una investigación mayor, se referirá a dos zonas de la obra de Giussepe Ceppi1. Una sucinta biografía nos informa que nació en Génova, en 1853; que en su vida trashumante estuvo en España, donde fue militar y también periodista. Posteriormente, en 1884, llegó a la República Argentina.

2Aunque desconocido para muchos, Giussepe Ceppi, en su labor periodística alcanzó lugares destacadados; llegó a ser secretario de redacción, vicedirector y director suplente del diario La Nación. En 1929, viajó a Italia, pero luego de una breve estancia en ese país, retornó a la República Argentina, su país por adopción.

3A poco de residir en la ya capital de este país, en 1886 -y con una mirada perspicaz- da a conocer, bajo el seudónimo de Aníbal Latino, el libro: Tipos y costumbres bonaerenses.

4A título meramente informativo, conviene recordar que fue publicado posteriormente por editorial Losada, en 1943, y cuarenta y un años después, 1984, por una ambiciosa colección de ediciones Hypamérica, dedicada al rescate de este tipo de textos.

5En cuanto a la Guida dell’emigrante italiano alla Repubblica Argentina publicada en 1900, y editada en Buenos Aires, como parte de la política inmigratoria del gobierno del General Roca.

6De este modo, este artículo se propone analizar dos textos de un mismo autor, textos de diferente género, centrados en la misma temática y con finalidades diferentes.

7Tipos y Costumbres bonaerenses puede ser perfectamente catalogado como un libro de viajeros. Como tal, ese yo viajero y extranjero suma una mirada distinta, diferente de quien -inmerso en la cotidianidad- no puede o no quiere prestar atención a determinados signos o actitudes de ese lugar. Pero al mismo tiempo, Ceppi elige una prosa costumbrista, y hasta hace un homenaje a quienes considera sus padres literarios. Entre ellos, podemos mencionar a Larra y a Mesonero Romanos, por ejemplo.

8Asimismo, este libro guarda ciertas particularidades que nos proponemos desarrollar aquí. Por un lado, la diferencia fundamental reside (el verbo tiene un doble valor), en que Ceppi logra escribir un texto de viajeros y termina instalándose en la Argentina.

9Siguiendo esa lógica costumbrista, Ceppi delínea “cuadros” o “artículos” donde se pueden leer páginas optimistas. Buenos Aires es

10una metrópoli promisoria con una sociedad en pleno proceso de constitución. Probablemente, el sema que atraviesa todo el texto es la idea del malentendido. No obstante ello, es decir, más allá de la supuesta incomprensión y hasta de la incomunicabilidad lingüística, Buenos Aires es una ciudad con futuro, una ciudad con todas las posibilidades. Ceppi cifra además, en la técnica, el motor del progreso. A pesar de ello, el malentendido es para este autor la metonimia de ese Buenos Aires.

11En La Guida dell´emigrante italiano alla Repubblica Argentina, en cambio, las condiciones socio-políticas son otras, y el lugar de colocación de Ceppi resulta inmejorable; es un texto que podríamos considerar como propagandístico, el texto de un publicista que informa, invita, aconseja y persuade a sus conciudadanos de las bondades de la tierra argentina.

12Presentados de manera somera cada uno de los libros, trataremos de establecer comparaciones y de entrecruzarlos; y creemos que de esto resultará una lectura más provechosa.

13La primera diferenciación que habría que hacer reside en el carácter ficcional de Tipos y Costumbres bonaerenses y, en la condición institucional de Guida dell´emigrante italiano alla Argentina. Esto desde luego, genera dos lugares de escritura, dos miradas.

14La voz de Tipos y Costumbres bonaerenses es la de un escritor profesional, preocupado no sólo por su creación sino también por el reconocimiento que de su oficio hagan los lectores, sus lectores. Dada la extensión de este libro, y a modo de ejemplo, vamos a tomar el “artículo” denominado: Cosmopolitismo.

15En la Guida dell´emigrante italiano alla Repubblica Argentina, voz y registro resultan directas. La prosa, carente de cualquier intención literaria, da cuenta de una intencionalidad imperativamente asordinada, aunque precisa en los mandatos. La guía implica un saber hacer bien; y la condición para actuar bien tiene una llave única: conocer la lengua de ese lugar.

16El narrador en Cosmopolitismo, comienza su relato desde la imposibilidad de la escritura. Se incluye una y otra vez en la narración, su accionar es lo que le profiere movimiento.

Cuando en mi casa me paso horas enteras buscando el modo de urdir un artículo, y por más que me reconcentro, no acierto á escribir un mal disparate que pueda satisfacer á necios y discretos, ni hallo siquiera á mano un buen original francés ó italiano, de donde poder robar aquellas ideas que buenamente no suelen ocurrirme, que son las más, acabo por tirar la pluma, tomar el bastón con el ademán de quien va á pegar una paliza ó quiere defenderse de la que le suministra algún prójimo, y me salgo por esas calles en busca de distracción y frescura, que alivie y vivifique

mi imaginación acalorada.

17Esto lo lleva a salir a pasear, y es allí donde el relato se pone no sólo en movimiento, sino que el narrador reconoce el objeto de la escritura. La frase parece dar cuenta de tal obviedad ¿Cómo surge, qué lo inspira?

(...)Renegado de la cortedad de mi pluma, salí, pues, de casa, y al llegar á la puerta de la calle la hallé obstruida por dos cestos de frutas.

-Limona, naranje, marchante.

-No se necesita nada, déjeme pasar.

-Ebbé, un altro día sará. – Y echándose á cuello traviesa la correa que unía los dos cestos, se fue el vendedor á dar gritos a la puerta siguiente.

-¡Tate! –esclamé yo levantando la mano derecha y el bastón, como para pegarme en la frente-; ya tengo lo que buscaba.

No eché a corre como Arquímedes, pero me reí como un pobre hombre de satisfacción. El descubrimiento, debido á las palabras del vendedor ambulante, consistía en que escudriñando, observando, examinando bajo un aspecto determinado á cuantas personas se me pusiera delante aquella mañana, hallaría los materiales que no había podido sacar del revuelto almacén de mi

 cerebro (...).

18Los elementos en cuestión son de una elocuencia tan simple como increíble. Latino transpone la puerta de su casa y se “choca” con una Babel literariamente aprehensible.

19Su posición no es la de un italiano, sino la de un dandy (cigarros, mujeres, carruajes, etc., son sus marcas de clase), que al mismo tiempo podría homologarse a la actividad de un antropólogo en pleno trabajo de campo.

20Las diferentes escenas del relato demuestran la sensibilidad de su oído, que le permite reconocer nacionalidades y dialectos.

(...) pero...¿qué clase de relaciones puede tener ese jóven bien parecido y muy estirado con ese anciano, que ó mucho me equivoco, ó es napolitano de origen y albañil de oficio? Hace rato que sostienen animada y al parecer importante conversación.

Me aproximo insensiblemente: ambos asesinan su respectiva argentiniza en lo posible el castellano.

21A esto se suma la capacidad de Latino a la hora de observar. Las profesiones dan cuenta del país de origen.

(...) Servido por el cigarrero, más por señas y movimientos de brazos que por palabras, porque era francés, ya estaba en la calle (...)

22Ahora bien, el relato en las reflexiones de este viandante, parece detenerse en una pregunta reiterada de diversos modos.

¿Pero en que país vivimos? ¿Que lengua, que costumbres, que tipos predominan aquí?

23Pero esto no resulta más que una ilusión, ya que Latino no ofrece respuestas o, en tal caso, lo hace a través de un relato que avanza, que progresa como el recorrido imprevisto que trazará el narrador. La descripción física y la escucha -casi policíaca- son sus respuestas más categóricas.

24Probablemente, el verdadero banquete a este respecto se produce cuando decide entrar a un hotel o restaurant. En uno de la calle 25 de Mayo, uno igual a todos, y elige una mesa escondida, “en el rincón más apartado” para continuar su observación. El primer paso es el encuentro con la carta o la lista del día, donde ironiza:

(...)¿Hay alguien que sea capaz de averiguar en qué lengua ó dialecto se escriben las listas de los hoteles y demás casa de comidas? Son una corrupción monstruosa de español, francés, italiano, inglés, alemán, en la que el autor, mozo o empleado de la casa, deja indicios de su país de origen, - si es que no forman una mezcla de todas esas lenguas.(...)

25Luego, la mirada se extiende al reconocimiento de las mesas, y por tanto al encuentro momentáneo de las comunidades.

Predominaba allí el elemento europeo: siete ú ocho grandes y pequeñas potencias del Viejo Mundo civilizado estaban debidamente y brillantemente representadas.

26El malentendido sobrevuela todo el texto, en realidad Buenos Aires es, en esta pintura de costumbres, el espacio que hace posible la desnaturalización de la comunicabilidad. El narrador, instalado en la metrópoli, ficcionaliza el desacomodamiento lingüístico entre seres que comparten la urbe.

27En el caso de la Guida el lugar de quien enuncia es diferente; más allá de la institucionalización, la estrategia publicista fuerza al texto y su discurrir a una exposición de aquello que hace de este espacio un lugar accesible para quien emigra.

28La particularidad de la mirada de un publicista se ve claramente en la Guida dell’emigrante  italiano alla Argentina, en el capítulo que habla de “Trabajos y colocaciones”, y cuyo subtítulo es “Qué deben hacer los emigrantes a su llegada”. En contra de los prejuicios contra Sudamérica y sus habitantes Ceppi aclara:

Más allá de su combate contra los prejuicios, este autor se ocupa de señalar la situación actual de Buenos Aires mediante una comparación con una ciudad italiana; y además trata de crear una imagen familiar de la vida cotidiana en estas latitudes: “La República Argentina tiene ciudades como las italianas y es una nación culta, cuya vida, exceptuando los campos que están despoblados, es muy parecida a la vida europea. Buenos Aires es una ciudad vastísima que se asemeja mucho a Torino, si bien es tres veces más grande, y reúne todo los progresos de las demás grandes ciudades: no hace falta entonces ir con ideas equivocadas, las cuales contrastan con la realidad haciendo sufrir a sus portadores.

29La mirada del publicista pretende instalar la familiaridad de un espacio, pero a diferencia del viajero que sólo describe, el propagandista debe dotar de herramientas. En este sentido es importante recalcar cómo es visualizado el acceso a la lengua por parte del sujeto migratorio  este autor:

La lengua que se habla en la República es la española, tan parecida a la italiana que los emigrados la entienden desde su llegada y comienzan a hablarla después de algunos meses.

30El hecho de que un publicista enuncie desde un país de recepción inmigratoria le permite plantear la realidad laboral, ya que se interpela a estos sujetos no desde el ocultamiento de su expulsión como excedente de mano de obra, sino como espacio de posibilidades. Es interesante rescatar en la Guida cómo aparece la búsqueda de trabajo mediada por la lengua en tanto instancia de acceso:

Aquellos que saben leer y escribir pueden si embargo recurrir a los periódicos, porque muchos industriales se valen de ese medio para proveerse el personal de que tienen necesidad; pero son los periódicos escritos en lengua española aquellos que contienen en gran número esta clase de pedidos, y para consultarlos hace falta una práctica y un conocimiento de la lengua que no poseen aquellos que llegan por primera vez a Buenos Aires.

31La mirada del publicista se detiene, dijimos, en aquello que puede servir de herramienta;  habla de la facilidad en el aprendizaje de la lengua como forma de acceder a un espacio. En este caso la urgencia comunicativa del inmigrante se hace presente en forma de transparencia lingüística declarada tempranamente por el Ceppi, que luego se ve oscurecida por esa dificultad del aprendizaje de la lengua escrita. Mientras que la búsqueda en lo laboral se ve acotada por la monumentalidad de la lengua escrita, la posibilidad de acceder lingüísticamente al espacio del trabajo aparece en la Guida bajo la forma de la oralidad cosmopolita:

Si los agricultores y jornaleros que van por primera vez a Buenos Aires, con o sin recursos, tienen parientes o amigos esperando su llegada, ellos le dirán lo que deben hacer para colocarse mejor.

32La comunicación oral en distintas lenguas, que hace de Buenos Aires un espacio internacionalista, es la posibilidad de acceso. El cruce de lenguas y su trasparencia termina aclarándose cuando habla del servicio doméstico en tanto que salida laboral inmigratoria femenina:

Con respecto a las italianas existe la posibilidad de poder colocarse inmediatamente sin necesidad de conocer la lengua, tanto en casa de familias italianas como de argentinas, porque la gente ilustrada de la República conoce bastante el italiano como para entenderlo y hacerse entender, dándose además tanta semejanza entre el español y cualquier dialecto de Italia, exceptuando los meridionales, que los recién llegados al país entienden enseguida aquello que los demás les dicen y se hacen entender por el resto de la gente.

33Dos textos y dos estrategias textuales se nos presentan en este análisis. La del publicista, pensada como un despliegue de todo lo que hará posible una residencia exitosa, y la ficcional, que se ocupa de poner en escena el malentendido como emblema de Buenos Aires.

34En ambas está presente el lenguaje: en la Guida dell’emigrante italiano alla Argentina como herramienta accesible, en Tipos y Costumbres bonaerenses es la metrópoli el espacio que permite el intercambio lingüístico más allá de las incorrecciones.

35Lejos de estar enfrentados, estos textos son complementarios; previsiblemente no aparecen dirigidos al mismo público, pero más allá de esto existe una idea que los aúna : presentar a Buenos Aires como un lugar en donde el progreso es lo que hace posible pensar en una incipiente nacionalidad futura que contenga esta masa inmigratoria.

Inicio de página

Notas

1 Este artículo fue presentado, bajo otro título, como una comunicación en las jornadas “Orbis Tertius”, organizadas por la Universidad Nacional de La Plata, en 1999.
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Armando Minguzzi y Raúl Illescas, « Giusseppe Ceppi: inmigrante italiano y periodista », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 1 | 2000, Publicado el 22 diciembre 2004, consultado el 29 mayo 2017. URL : http://alhim.revues.org/52

Inicio de página

Autores

Armando Minguzzi

Universidad de Buenos Aires

Raúl Illescas

UNLP-UBA

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org