Navegación – Mapa del sitio

El bosque en la ciudad: la invención del urbanismo moderno en la Ciudad de México (1870-1930)

Alfonso Valenzuela Aguilera

Resúmenes

El embellecimiento y la higienización de las ciudades de principios del siglo veinte en América Latina no solo buscaban liberarse de las epidemias que aquejaban buena parte de las capitales europeas y latinoamericanas, sino que las intervenciones materializaban la imagen de progreso, situaban a la ciudad dentro de los estándares competitivos internacionales y enviaban un mensaje a la población local mediante la puesta en escena del poder del conocimiento. Se analiza la participación de Miguel Ángel de Quevedo, urbanista, ingeniero y ambientalista que desarrolló una serie de propuestas visionarias para conservar, mejorar y potenciar la calidad ambiental de la ciudad. Las nacientes metrópolis se convirtieron en una de las principales herramientas de modernización mediante la utilización de modelos internacionales gracias a los cuales Quevedo buscó establecer a la planificación ambiental como una disciplina en México. Nuestro trabajo concluye que a pesar de un período de intensa agitación social y política, Quevedo se destaca como uno de los líderes ambientalistas inscritos dentro del proceso de modernización de la ciudad de México, en colaboración con diferentes grupos de poder, al tiempo que demostró el éxito de la transferencia de ideas urbanísticas para posicionar a los países a escala global.

Inicio de página

Texto completo

El Higienismo y su proyecto de ciudad

Si la nación entera tiene que adquirir el grado de progreso y de riqueza al que aspiramos, es de todo punto [de vista] indispensable que se prepare ese engrandecimiento en condiciones convenientes, a fin de que aquella no solo venga a ser una gran ciudad por su numerosa población, sino también una ciudad bella, sana y cómoda para habitarse […] (Quevedo, 1911:32)

1El discurso inaugural pronunciado por Miguel Ángel de Quevedo en la Exposición de Higiene durante las fiestas del Centenario en 1910 marcaría el respaldo del grupo de tecnócratas conocidos como “los Científicos” a las políticas higienistas impulsadas durante el periodo conocido como Porfiriato (1877-1911). Durante el gobierno de Porfirio Díaz, la dictadura aseguró una economía estable que auguraba el acceso de la Ciudad de México al circuito económico de clase mundial. Sin embargo, la disparidad en ingresos así como la inequidad social solo fortalecieron un sistema socioeconómico dual: el desarrollo de punta de distintos sectores de la ciudad en contraste con el resto del territorio marginal y subordinado a los núcleos productivos de las élites en el poder. Antes del estallido de la revolución en 1910, los ejercicios de planeación estuvieron caracterizados por un sistema de decisiones jerárquico, la legitimación política de los planes por un grupo homogéneo de “expertos” técnicos así como por un grupo internacional de empresarios capitalistas que ejercieron un liderazgo dentro de la transformación de la ciudad. El espíritu pionero de Quevedo impulsaría la materialización de la ciudad moderna en donde la ciencia y la tecnología serían el vehículo para alcanzar una mejor calidad de vida para la población en general.

Fig. 1 Porfirio Díaz y su gabinete durante felicitaciones por año nuevo 1910 (INAH-SINAFO #5696)

Fig. 1 Porfirio Díaz y su gabinete durante felicitaciones por año nuevo 1910 (INAH-SINAFO #5696)

2La concepción de la modernidad urbana viene sustentada en imágenes de progreso. Como apunta Deleuze (1984) en su análisis sobre las imágenes y los conceptos, la teoría se concibe generalmente como un ejercicio distinto de la práctica, siendo que en realidad, la primera define los conceptos sobre los que se sustenta y articula la segunda. Podemos ver por ejemplo, que aun en caso de que creadores de las distintas disciplinas no se identifiquen con planteamientos teóricos de manera explícita, queda de manifiesto en su obra un entendimiento de dichas teorías. Esta comprensión puede ser incipiente o sofisticada, y sin embargo es inherente a toda actividad humana, dado que se encuentra necesariamente inmersa en un sistema de referencia mayor (epistemológico, cognitivo o relacional). Dicho lo cual, es necesario destacar que, no obstante la aparente distinción entre las dos dimensiones, la teoría ha podido distanciarse del mundo de la cotidianidad práctica para desarrollar en cambio conceptos de carácter abstracto, sintético y por así decirlo, universal. Es a partir de dichas condiciones que los modelos urbanos tienden hacia un estado ideal, a veces inalcanzable, pero invaluable por permitir la definición de nuevas direcciones y paradigmas. Es importante para efectos de una introducción, plantear que los urbanistas que incidieron en la modernización de la capital mexicana tendrían distintas maneras de aproximarse a los modelos, teorías y utopías: algunos desarrollando planteamientos teóricos de manera más estructurada, mientras que otros utilizarían su misma obra como pronunciamiento, propuesta conceptual o definición de principios de lo que serían los nuevos modelos urbanos de la modernidad del siglo veinte (Almandoz, 2007: 72).

3A éste respecto, es el lingüista suizo Ferdinand de Saussure quien propone la existencia de una estructura orgánica en cuyo interior se establecen relaciones múltiples entre los elementos constitutivos, actuando en las distintas dimensiones (1972: 22). Trasladando dichos conceptos al constructo urbano podemos inferir que la estructura de la Ciudad de México refleja estas distintas dimensiones tanto formales como sociales, estéticas y económicas, funcionales y políticas. Por tanto los modelos espaciales contienen en sí mismos significados intrínsecos a su estructura, la cual refleja no sólo las decisiones adoptadas sino que de la misma manera revelan las omisiones realizadas, las prioridades escogidas y la población beneficiada por la acción de dichas políticas.

4Durante el Porfiriato la Ciudad de México buscaba convertirse en una plataforma de visibilidad mundial para lo cual debía hacer patente el control gubernamental del entorno urbano mediante el registro de focos infecciosos y condiciones sanitarias que evitaran la propagación de enfermedades. En dicho periodo los higienistas argumentaban que las enfermedades eran causadas por aire contaminado (miasmas), producto de animales putrefactos, desechos, heces, y suelos contaminados. Sin embargo, ya para la segunda mitad del siglo diecinueve empezó a cobrar fuerza la teoría de gérmenes y microbios que se popularizó a partir de las investigaciones de Louis Pasteur y Robert Koch. En México las políticas de salud e higiene adquirieron un carácter de inmediatez para los distintos gobiernos de la primera mitad del siglo veinte, pero en particular para el de Porfirio Díaz.

5El recién creado Consejo Superior de Salubridad tendría como funciones principales las de identificar y diagnosticar las áreas de la ciudad que presentaran condiciones insalubres para después emitir recomendaciones remediales sobre la situación existente. Durante el Porfiriato la ciencia adquirió nuevos matices como sustento de las políticas urbanas y proyectos de infraestructura, directamente traducidos como signos del progreso nacional. Dicho sustento sería provisto por los ingenieros, quienes siguiendo el prestigio derivado del desarrollo tecnológico como transformador de las capitales europeas, estaban listos para emprender la transformación territorial a gran escala de sus capitales (Bazant, 1984: 277). Los problemas nacionales como la mortalidad infantil, equivalente a 31.9 por mil habitantes al año (Benítez, 1961: 30), la expectativa de vida de solo 27.4 años, así como las epidemias de vómito negro, influenza española, tifoidea y otras, demandaban una respuesta científica que ayudara a contrarrestar la generalización de dichos indicadores. Ante condiciones tan apremiantes era natural que la obra pública se promoviera como remedio a la insalubridad en la ciudad encontrara poca resistencia tanto de la población como de los distintos grupos de interés en la nación.

6Después de las prestigiosas conferencias internacionales de higiene que reunieron a los mayores expertos de clase mundial y celebradas en Londres (1884), Viena (1887), Berlín (1888), París (1889) y Budapest (1894), México realizaría su Exposición de Higiene durante los festejos del Centenario de la Independencia, justamente en el mes de septiembre. La exposición tendría un carácter didáctico sobre los logros obtenidos en los últimos cien años en materia de salubridad e higiene, los cuales legitimaban el lema de “orden y progreso” del régimen Porfirista, haciendo énfasis en los nuevos espacios de confinamiento como el Hospital General, la Cárcel y el Hospital Psiquiátrico de La Castañeda.

7En la conferencia pronunciada por el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo en la Exposición de Higiene de 1910 en la Ciudad de México, en su calidad de Vocal del Consejo Superior de Salubridad y Jefe del Departamento de Bosques del Distrito Federal destacaba de manera enfática que “El ser humano necesita del aire para su existencia y para conservar su salud” (Quevedo, 1943: 11), sobre lo que se construiría su discurso sobre la necesidad de espacios abiertos en la ciudad. Quevedo aprovecharía dicha exposición para destacar los beneficios que tendrían la creación de espacios libres como garantes de la salud e higiene de los habitantes. Si bien la teoría basada en los gérmenes se aceptaba como una realidad científica, la importancia de la renovación del aire en la atmósfera así como la capacidad de la capa arbórea para contrarrestar los focos de emanaciones insalubres, todavía recordaba la anterior racionalidad ligada a la teoría miasmática de las enfermedades. La idea de un “cinturón verde” alrededor de la zona urbanizada de la ciudad no sólo respondía a la intención de establecer un área de conservación natural, sino también la noción de que los árboles filtrarían el aire malsano proveniente de distintos puntos de la periferia.

Fig. 2 Festejos del Centenario de la Independencia, 1910 (INAH-SINAFO #5861)

Fig. 2 Festejos del Centenario de la Independencia, 1910 (INAH-SINAFO #5861)

8Por tanto, la clave para la reconciliación entre la naturaleza y la salud estaría en la creación de parques y reservas forestales que asegurarían la provisión de aire limpio en la ciudad, emulando las condiciones de salud de los habitantes del campo. A éste respecto, Quevedo citaba la visión de Jean-Jacques Rousseau en el sentido de que las grandes aglomeraciones urbanas afectaban no solo la salud de sus habitantes, sino que también recalcaba que “[…] mientras más se agrupan los individuos, más se corrompen” (Quevedo, 201: 6). Tanto Quevedo como Rousseau se referían a la corrupción física como moral del individuo, es decir, enfermedades del cuerpo como del alma. Las preocupaciones de Quevedo tuvieron como origen la capacidad del entorno por mermar la salud de los ciudadanos, no sólo causándole afecciones respiratorias, sino también enfermedades del sistema nervioso: “Las estadísticas están aquí para demostrar que las grandes aglomeraciones urbanas han venido a aumentar en fatídica proporción el número de los neurasténicos, de los decrépitos y los degradados, de los histéricos y aún de los enajenados” (Quevedo, 2011: 8).

9La ciudad de México creció de manera vertiginosa durante el Porfiriato, de modo que mientras que en 1858 la ciudad ocupaba un área de 8.5 kilómetros cuadrados, para 1910 casi quintuplicó su extensión alcanzando cerca de 40.5 kilómetros cuadrados, al tiempo que la población urbana pasaba de 200,000 habitantes a 471,000 en el mismo periodo (Morales, 1974: 16). Este crecimiento impactó en las condiciones de vida de la población, y sin embargo durante el Porfiriato la solución a cuestiones de salud pública fue enmarcada dentro del marco de la educación, la ciencia y la tecnología, de modo tal que las contradicciones sociales creadas de manera estructural al sistema económico y del proyecto de modernización pasaran a segundo término.

Ordenamiento territorial y las políticas de salubridad

10Las cuestiones de ordenamiento del territorio, obra pública e incluso de moralidad y orden público fueron observadas bajo la lente del Higienismo, el cual justificó las políticas, programas, proyectos y acciones específicas sin ser cuestionadas o puestas en duda ante la fuerte vinculación con el bien común. Es indudable que la discusión sobre la higiene en el país se reflejó en los modelos de planificación urbana, como refiere el editor del Anuario del la Asociación de Arquitectos Mexicanos:

[…] Después de las leyes que rigen los grandes conjuntos constructivos de la Ciudad, vienen las que deben regir los elementos componentes de esos conjuntos, es decir, las manzanas o bloques de edificios, las plazas, las arterias de comunicación. Todos estos elementos deben satisfacer no sólo a preceptos de salubridad e higiene, sino muy especialmente a leyes plásticas de la belleza: es decir, que como todo elemento o criatura arquitectónicos, esos elementos no solo deberán ser útiles y convenientes desde el punto de vista de la habitabilidad, sino también bellos. La higiene, por ejemplo, dictamina lo que se refiere al ancho de avenidas, a la altura de las casas, a la proporción de los arbolados, a la capacidad de los factores de ventilación, al abastecimiento de agua, etc., pero la ley arquitectónica por excelencia ordenará el ritmo, la proporción, la variedad, el claro oscuro, la armonía, el estilo a que habrá que sujetar esos mismos elementos. (SAM, 1922: 22)

11Otra influencia importante dentro de la visión higienista de Miguel Ángel de Quevedo fue su relación con el eminente doctor Louis Pasteur, quien en su visita a la Escuela de Puentes y Calzadas de París le comentó de manera personal los problemas que para la higiene urbana representaban las letrinas y la manera como un sistema de atarjeas o conductos cerrados podrían transportar los deshechos y evitar la propagación de los microbios. Pasteur lo instruyó además acerca de las ventajas de la ingeniería sanitaria en un país como México, expuesto en sus regiones tropicales a mortíferas enfermedades como el vómito negro y el paludismo. Pasteur para entonces tenía el reconocimiento de la comunidad científica internacional, pues había ya descubierto vacunas eficaces desconocidas hasta entonces e identificado a los microbios como objetivos de la esterilización.

12Fue entonces muy atinado que de regreso a México le fuera ofrecido a Quevedo un trabajo como ingeniero director de las obras del puerto de Veracruz, una ciudad con altos índices de mortandad a causa de las condiciones insalubres. Quevedo proyectó, siguiendo los planteamientos de Eads y Thiers, la construcción del dique rompeolas en el Noroeste del puerto con el fin de proteger la bahía contra las corrientes, empleando la experiencia adquirida en sus prácticas en la construcción de los diques franceses. Sin embargo, al morir el dueño de la compañía constructora a cargo del proyecto, las obras del puerto se detuvieron aunado esto a la fuerte oposición pública.

13Quevedo se trasladaría a la ciudad de México para ampliar sus horizontes laborales y empezar a relacionarse con empresarios franceses y españoles de importancia como sería Ernesto Pugibert, dueño de la fábrica de cigarros “El Buen Tono”. E. Pugibert le encomendó la ampliación de dicha fábrica para lo cual Quevedo aplicaría sus criterios higienistas reflejados en la instalación de los baños de damas, a los que “[…] se obligó a entrar diariamente a todas las obreras para su aseo, aplicado mis conocimientos en ingeniería sanitaria que me inspiró mi profesor el gran [Louis] Pasteur” (Quevedo, 1943: 37). Es interesante observar la manera como Quevedo generalmente utilizaba el marco de referencia higienista y sanitario en todos los ámbitos del ejercicio de su profesión, desde la construcción de diques, puertos, vías férreas, hasta las propuestas de planeación urbana, lo cual serviría incluso como argumento técnico para eventuales decisiones que rebasaban dicho ámbito.

Fig. 3 Acceso principal de la fábrica “El Buen Tono”, 1925 (INAH-SINAFO #1753)

Fig. 3 Acceso principal de la fábrica “El Buen Tono”, 1925 (INAH-SINAFO #1753)

14Quevedo asistió en 1900 al Congreso Científico sobre los Problemas de Urbanismo e Higiene Urbana en la ciudad de París, el cual tuvo relevancia internacional al discutirse los posibles impactos que tendría la introducción de nuevos sistemas de transporte, concluyendo que esta política probablemente se traduciría en migraciones masivas de la población rural hacia la ciudad, previéndose su crecimiento en varios millones de habitantes. En dicho congreso se resolvió que las ciudades deberían tener jardines o parques públicos en proporción no menor del 15% de área urbana para evitar que fuesen insalubres. En dicho viaje, Quevedo aprovecharía también para visitar las Fábrica de Hilados y Tejidos de Manchester, Inglaterra (que utilizaban maquinarias similares a las fábricas de Orizaba) y donde también le impactó la contaminación del río Mersey causada por la descarga de aguas negras provenientes de las mismas industrias. De regreso en México, Quevedo sería nombrado Regidor de Aguas Públicas en el Ayuntamiento de la Ciudad de México y desde dicha plataforma impulsaría la reforestación de la ciudad, así como la creación de jardines, parques y arboledas para poder lograr así alcanzar el 15% de la superficie de áreas verdes acordando en el congreso referido.

Jean Claude Nicholas Forestier y el modelo de sistema de parques

15Jean Claude Forestier (1861-1930) fue el mentor directo de Miguel Ángel de Quevedo y en los escritos de éste último se hace patente un enfoque compartido con respecto al mejoramiento de la higiene, la moral y la calidad de vida. Otro factor fundamental dentro del análisis de ambos fue que no solo consideraron importante alcanzar los estándares internacionales con respecto a la superficie de espacios verdes mínima requerida para una población determinada, sino también se preocuparon por que la distribución fuera lo más ágil y equitativa sobre el territorio. Lo que pareciera una racionalidad basada en el sentido común, se demostró como una verdadera posición política en los años subsecuentes, ya que el territorio habría sido ocupado por los grupos de poder dentro de la estructura socioeconómica, bajo una lógica de mercado o bien de equilibrio de fuerzas político-territoriales.

16Forestier fue miembro fundador de instituciones tutelares dentro de la escuela Francesa de Urbanismo, pero fue su libro Grandes Ciudades y Sistemas de Parques (1908) el que le dio proyección internacional al analizar el crecimiento de París y denunciar su tendencia hacia el déficit de espacios públicos. En dicha obra realiza también un detallado estudio del modelo americano de Sistema de Parques puesto en marcha por Frederick Law Olmsted en las ciudades de Boston, Nueva York, Baltimore y Harrisburgo, en donde exalta tanto sus virtudes de higiene como de salud pública. Olmsted refería en un reporte sobre su intervención en Boston: “Los ojos del hombre no pueden estar tan ocupados como lo están en las grandes ciudades debido a la cantidad de cosas artificiales, o bien por cosas naturales vistas bajo condiciones artificiales evidentes, sin un efecto dañino, primero sobre su sistema nervioso y mental y en última instancia sobre la totalidad de su organización constitucional” (Olmsted, 1997: 243).

17Cabe destacar que dentro de la formación de Forestier, un momento clave se dio al ser invitado a colaborar con Adolphe Alphand (1817-1891) poco tiempo después de haber terminado sus estudios en la Escuela Forestal de Nancy. Alphand estuvo a cargo de la Dirección de Obras de la Ciudad de Paris, nada menos que durante la transformación de la capital francesa dirigida por el Barón de Haussmann. Forestier tenía un alto concepto de Alphande y siempre le sugería continuar con su labor: “Después del admirable esfuerzo de Haussmann y de Alphand, el cual nos haría creer en la realización de la ciudad perfecta, hoy en día nos damos cuenta de que Paris ha cometido un error al detener el buen camino que llevaba y no llevar más lejos el sistema de embellecimiento, de aireación, de no preveer que su desarrollo continuo exigiría un desarrollo paralelo de sus espacios abiertos, sus parques y sus paseos” (Forestier, 1997: 49). Además de compartir la visón de sus tutores, Forestier impulsó una visión unitaria criticando el mantenimiento de las antiguas fortificaciones como límites territoriales, defendiendo en cambio que las comunas adyacentes a la ciudad formaran parte de la aglomeración urbana de Paris y sugería para ello la formación de un conjunto de “asentamientos humanos solidarios, que aprovechen las mismas ventajas y compartan los mismos inconvenientes, partícipes todos de las mismas condiciones de higiene y salubridad general, y a los mismo riesgos de contagio moral y físico” (Forestier, 1997: 50). En su libro, Forestier reconocía que en la planeación de ciudades norteamericanas y europeas se habían comprendido a cabalidad los elementos de belleza e higiene, sin embargo, consideraba que dichos planes resultaban siempre incompletos al no articularse tanto con un plan de conjunto como con un plan especial de espacios interiores y exteriores a corto y mediano plazo, es decir, por un sistema de parques. Forestier tenía una visión amplia sobre el impacto de los espacios abiertos en las ciudades, incluyendo los beneficios económicos del mejoramiento del entorno. Al respecto destacaba que los gastos se recuperarían rápidamente al mejorar “la moralidad, la salud [pero también gracias al] aumento del valor del suelo, de los impuestos prediales…[además de] la luz, el aire y las vistas a rincones de verdor reconfortante, en medio de las fatigas y las preocupaciones cotidianas de la vida en las grandes ciudades…” (Forestier, 1997: 49).

18En 1923, Forestier sería contratado como consultor en Buenos Aires. Forestier llegaba con la idea del sistema de parques, es decir, la elaboración de un plan de espacios verdes metropolitanos articulados. Dentro de su perspectiva, la red metropolitana ligaba de manera indisoluble a la ciudad con los suburbios y se atendían tanto cuestiones sociales como de higiene al atender las necesidades de la población obrera de la periferia. En las conclusiones de su obra capital, Forestier señalaba que tanto los parques como los proyectos de nuevos parques deberían ser objeto de un “programa de conjunto”, en el cual las provincias, departamentos, comunas y ciudades deberían cooperar y colaborar para lograr una distribución eficaz y uniforme en el territorio. Asimismo, reconocía la influencia del movimiento de la “ciudad jardín” en el retorno a la naturaleza, en este caso promoviendo la creación de parques, jardines y áreas de juego infantiles no solo por sus efectos positivos en la salud sino también por su potencial para incidir en la valorización del precio del suelo. No obstante, en las primeras décadas del siglo veinte un modelo urbano de corte europeo empezó a desarrollarse cuando las “colonias” residenciales comenzaron a establecerse alrededor de espacios públicos, servicios y modernas infraestructuras. Las colonias Roma, Juárez, Hipódromo Condesa y Santa María la rivera se construyeron a partir de inversiones de capitales internacionales (ingleses y norteamericanos), compañías que aprovecharon los incentivos gubernamentales para la provisión de licencias y condonación de impuestos dirigidos a impulsar los desarrollos inmobiliarios.

19Miguel Ángel de Quevedo cultivó una amistad duradera con Forestier, además de citar su influencia en los importantes foros a los que era invitado. Mientras que Quevedo abogaba por la generación de condiciones de higiene y sanidad adecuadas, Forestier iría todavía más lejos al proponer la prevención de riesgos de contaminación física y moral a través de los espacios abiertos. En ése mismo sentido, la asociación de los riesgos de contaminación con la ciudad se pueden trazar, siguiendo a Foucault, en la Francia de finales del siglo dieciocho, “en donde la Arquitectura comienza a estar ligada a los problemas de población, de salud, de urbanismo […]” (Foucault, 1982: 4). En el caso del México de principios del siglo veinte, el Higienismo imperante revelaba una racionalidad positivista en el cual el territorio era un organismo sujeto a padecer afecciones sujetas a tratamiento (analogía médica), mientras que las contradicciones espaciales no se vinculaban con las condiciones estructurales del sistema socioeconómico vigente.

Conclusiones: la construcción de una modernidad

Las formas de las grandes utopías clásicas se derivan de las ciudades-Estado y, aun siendo imaginarias, ambas fueron pensadas para ser localizadas con exactitud en el espacio […] No serían las ciudades racionales surgidas de la dialéctica de un filósofo: estarían enraizadas tanto en el cuerpo como en la mente, en el inconsciente como en la conciencia, en los bosques y en los desiertos tanto como las autopistas y en los edificios, en la cama tanto como en el simposio. (Northrop, 1970: 133-134)

20Las utopías urbanas buscaban que sus modelos transformaran a la sociedad en su conjunto, mientras que sectores ligados al capital trataban de legitimarse mediante el proyecto programático del positivismo, después del cientifismo, y más tarde el modernismo. La misión de Miguel Ángel de Quevedo a lo largo de su vida y desempeño profesional consistió en fortalecer la conciencia ambiental de la población y mejorar las condiciones de vida y calidad del entorno para el ciudadano común. Mediante el desarrollo e incorporación de distintas tecnologías urbanas, ambientales o constrictivas, Quevedo impulsó el mejoramiento de las condiciones de salubridad pero también trató de materializar la poderosa idea de la modernización que se basa en extender el beneficio de los avances técnico y científicos a la mayor cantidad de gente posible. Si bien para lograr sus objetivos Quevedo tuvo que negociar con la clase política que tenía distintas agendas para el futuro del país, es destacable que mediante sus gestiones y acciones lograría hacer un cambio fundamental dentro del espacio físico de la ciudad de México así como dentro del manejo medioambiental en el país.

21Estos proyectos contribuirían en el establecimiento de las bases de transformación urbana que tuvieron lugar tanto en la capital como en las ciudades en el interior de la República mexicana, sustentadas en la utopía de la ciudad racional, higiénica y moderna. Como derivado de las tradiciones utópicas clásicas, el modernismo atribuyó al entorno construido capacidades como motor del cambio social, que en el ámbito urbano significó privilegiar la intervención sobre los elementos físicos del tejido urbano. La modernidad urbana transformó la mentalidad de sus artífices antes que el entorno construido; es decir, más allá del éxito que pudieran haber tenido las intervenciones urbanas, sería la idea misma que sustenta el modelo, la fórmula o la estrategia la que podría resolver los problemas humanos de manera multidimensional, eficaz y sostenida. En un origen, la modernidad se dio a la búsqueda de una piedra filosofal materializada en instrumentos objetivos y racionales que armonizaran las demandas históricas, complejas e incluso contradictorias y antagónicas. Sin embargo, esta panacea no resultaría cierta aun cuando cumplió con dos objetivos: el primero sería el establecerse como una estructura de referencia que permitiría beneficiar a grupos específicos manteniendo la estructura socioeconómica vigente; y en segundo lugar serviría para reproducir la idea de que este tipo de instrumento era el único y más eficiente medio para racionalizar el gasto público convirtiéndolo en un paradigma universal, trascendente, absoluto e ineludible.

Inicio de página

Bibliografía

ALMANDOZ, Arturo, “Modernización urbanística en América Latina. Luminarias extranjeras y cambios disciplinares, 1900-1960”, Iberoamericana, VII, 27, 2007, p. 59-78.

BAZANT, Mílada, “La enseñanza y la práctica de la ingeniería durante el Porfiriato”, Historia Mexicana, 3, 1984, p. 254-297.

BENÍTEZ CENTENO, Raúl, Análisis demográfico de México, México, UNAM, 1961.

DELEUZE, Gilles, La imagen-movimiento: Estudios sobre cine 1, Barcelona, Paidós Comunicación, 1984.

FORESTIER, Jean Claude Nicolas, Grandes villes et systèmes de parcs, Leclerc, B. y Tarrago, S. (eds.), Paris, Norma, 1997 [1908].

FOUCAULT, Michel, “Space, Knowledge and Power, entrevista con Paul Rabinow”, Skyline, marzo 1982.

MORALES, María Dolores, “La expansión de la ciudad de México en el siglo XIX: El caso de los fraccionamientos”, Investigaciones sobre la historia de la ciudad de México, Cuadernos de Trabajo del Departamento de Investigaciones Históricas, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1974

NORTHROP, Frye, The stubborn structure: essays on criticism and society, Ithaca, Cornell University Press, 1970.

OLMSTED, Frederick Law, “Notes on the Plan of Franklin Park and Related Maters”, City of Boston. Park Department, 1886, compilado en Olmsted, F. L. (Editado por S.B. Sutton), Civilizing American Cities. Wrtting on City Landscapes, New York, Da Capo Press, 1997.

QUEVEDO, Miguel Ángel, “Espacios libres y reservas forestales de las ciudades. Su adaptación a jardines, parques y lugares de juego. Aplicación a la Ciudad de México”, Boletín Oficial del Consejo de Gobierno del Distrito Federal, México, 8 de septiembre 1911.

SAM, Anuario de la Sociedad de Arquitectos Mexicanos (1922-1923), México, SAM, 1923.

SAUSSURE, Ferdinand, Cours de Linguistique Générale, Paris, Payot, 1972.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Fig. 1 Porfirio Díaz y su gabinete durante felicitaciones por año nuevo 1910 (INAH-SINAFO #5696)
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/5237/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 56k
Título Fig. 2 Festejos del Centenario de la Independencia, 1910 (INAH-SINAFO #5861)
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/5237/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 64k
Título Fig. 3 Acceso principal de la fábrica “El Buen Tono”, 1925 (INAH-SINAFO #1753)
URL http://alhim.revues.org/docannexe/image/5237/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 54k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Alfonso Valenzuela Aguilera, « El bosque en la ciudad: la invención del urbanismo moderno en la Ciudad de México (1870-1930) », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 29 | 2015, Publicado el 18 junio 2015, consultado el 24 junio 2017. URL : http://alhim.revues.org/5237

Inicio de página

Autor

Alfonso Valenzuela Aguilera

Doctor en Urbanismo. Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y Profesor Invitado en el Instituto de Desarrollo Urbano y Regional (IURD) de la Universidad de California en Berkeley. E-mail: aval@uaem.mx

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org