Navegación – Mapa del sitio

Rituales políticos, sexuales y sagrados en la literatura del siglo XIX. El Matadero como espacio de transición y mezcla

Lucía  Caminada Rossetti

Resúmenes

En este artículo proponemos analizar la conflictividad planteada en la construcción del espacio del matadero como zona intersticial entre lo político, lo sexual y lo sagrado. El Matadero de Esteban Echeverría fue escrito en 1838, pero sin embargo recién en 1871 Juan María Gutiérrez lo publicó por primera vez y este texto se leyó en la cultura latinoamericana como bisagra entre la concepción del espacio del procesamiento de la carne asociado con la barbarie y a su vez éste era identificado con la enfermedad y la homosexualidad (en el último punto, se nota una estrategia común a la generación del ´37: la feminización del discurso como un modo de oponerse a la barbarie- machista-rosista en la construcción del unitario sobre la cuestión sexual y del género). Con el texto quedan articuladas nociones de barbarie, sodomía e insalubridad. La insalubridad estaba concentrada en saladeros, mataderos y cementerios que aglomeraban cuerpos en estado de descomposición. La ciudad estaba invadida por las pestes de fiebre amarilla y los ríos de sangre que fluían desde los mataderos. Al ser publicado en esta fecha, los paradigmas de análisis de la cultura argentina civilización/ barbarie quedan separados y articulados como salubre/ insalubre. En El Matadero la metáfora de la mezcla de flujos, líquidos, cuerpos, etnias y animales encarna el género confuso del hombre hecho “femenino” al ser sodomizado por los torturadores bárbaros. En este artículo, El Matadero será considerado como obra fundacional de la narrativa latinoamericana que acuña nociones y categorías analíticas que permiten un abordaje pertinente en el momento de teorizar el espacio híbrido de mezcla en la formación de los Estado-Nación. Asimismo, en el marco de la literatura latinoamericana el matadero funciona como dislocación espacial representado a través de diversos rituales permitiendo visualizar relaciones y tensiones en los vínculos de confrontación que se dan específicamente en la manera de abordar lo político, lo sexual y la otredad. Los rituales de paso dentro del relato se asocian con lo ritual y festivo que aquí no sólo se construye como tiempo particular en el que quedan abolidas las jerarquías y las normas, pero además se marcan fronteras que representan espacios de poder. Paralelamente, se crea un sistema de imágenes que refiere a la vida material y corporal; en este sentido el matadero se torna espacio propicio para realizar prácticas de tortura con el “otro” incitados el ejercicio de la violencia. Se sostiene que los espacios y las imágenes rituales que se construyen en el texto tienen ciertas características reflexivas respecto a qué manera están configuradas en las zonas de contacto sociales y políticas interrelacionadas con lo festivo dado que se entretejen con aspectos de lo oficial y popular. El relato representa la conflictividad social identificable en el registro discursivo que indaga sobre la configuración de la otredad.

Inicio de página

Texto completo

1El Matadero de Esteban Echeverría (1805-1853) ha sido analizado desde varias perspectivas y concepciones. Ante la mirada de los críticos, se encuentran estudios exhaustivos que tematizan la representación político- social que enfatiza el rosismo y la oposición entre federales y unitarios en el panorama político argentino, mientras que otras lecturas afines hacen hincapié en la violencia, lo popular, el terrorismo político, etc. Aquí decidimos adherir a la crítica que concibe El Matadero como obra fundacional del relato social en la literatura argentina. Esto se debe principalmente a que un conjunto de tensiones y conflictividades particularizan el discurso literario en aquel momento:Los textosunitariosson puntos neurálgicos en la constitución de un discurso social- literario que define gran parte de la narrativa argentina(Bocco, 1995: 88). Entre 1838 y 1840, en la coyuntura política entre el gobierno de Rosas y sus opositores que conspiraban contra dicho gobierno, y entre las fuertes discusiones entabladas entre la prensa oficial y los intelectuales exiliados, se escribe El Matadero. Según Juan María Gutiérrez, el texto no se publica inmediatamente cuando fue terminado, porque forma parte de un borrador que constituiría una obra mayor de Echeverría. Pero los críticos de sociología literaria Beatriz Sarlo y Carlos Altamirano señalan otras causas: primero, que dado que se redacta alrededor del `39, el relato (dentro de las intervenciones públicas que posicionan al autor) sería disfuncional En segundo lugar, la causa se debe a: la heterogeneidad del texto como alegoría política, crítica social y románticas de las condiciones materiales e ideológicas(Altamirano, Sarlo: 1997: 42); por último, se debe a la ubicación incierta del escrito dentro del sistema de producción del escritor: ni ensayo político ni poema nacional.

2Jorge Salessi tiene en cuenta el momento en que se consagra la obra en 1871 y las condiciones de recepción de la época asimétricas a las condiciones de producción en los '50. De este modo, se entrecruzan interpretaciones y se resalta la mezcla como metáfora de lectura que se relaciona con las representaciones de los excesos, rituales y las fiestas que conforman el espacio politizado del matadero: Esa confusión o mezcla que en el texto de Echeverría significaba barbarie, en 1871 significó también insalubridad (Salessi, 2000: 56).

3El matadero en tanto espacio (locus), está atravesado por construcciones que aluden a los momentos conflictivos: desde la alusión a la confrontación entre unitarios y federales, hasta la construcción de la casilla como triple espacio de poder a la homologación entre los poderes religioso y político. Funciona como un espacio festivo ambivalente donde la otredad carnavalesca se encuentra encarnada en un individuoelunitario contrapuesta a la identidad de la gran comunidad federal. Desde la elección espacial, existe un vínculo directamente con Rosas y su políticasanguinariay esto mismo se lee como ejemplo de la filtración política en el relato:

El Matadero es una zona de frontera, acerca campaña y ciudad y se interpone entre ambas; es la presencia de la campaña en la ciudad imposición de sus leyes; pero también allí se trabaja con la carne, y campaña y carne son los andariveles por los que circula el rosismo; si hay un ataque es entonces a un sistema basado en la campaña y en la carne, o sea la ganadería de la cual Rosas es el supremo representante. (Jitrik, 1967: 36)

  • 1 Respecto a las configuraciones que aluden a la animalización, Sarlo y Altamirano piensan que en el (...)

4Paralelamente al culto religioso hay un ritual que se hace en los Mataderos de Convalecencia cuyos participantes son los federales que podría denominarse como un espacio de la carne popular. Hay un híbrido que caracteriza la dimensión espacial (la mezcla de razas, animales, cuerpos). En estos espacios se entrecruzan constantemente los registros político, antropológico y religioso, presentes tanto en las designaciones y términos lingüísticos como en las configuraciones del cuerpo del otro que siempre está politizado, o bien se representan tensiones entre animalidad/ humano1.

5Es posible establecer, a nuestro juicio, tres espacios rituales a modo de fiesta que se celebran de manera diferente: En primer lugar, hay una fiesta oficial durante la época de Cuaresma. Esta fiesta es religiosa y se desarrolla dentro de un marco convencionalizado por la institución de la Iglesia. Asimismo, la Iglesia está en conjunción con el gobierno. Por lo tanto, es la fiestade todoslos ciudadanos adheridos al gobierno rosista lo que implica ciertos ritos esquemáticos y normativos, como por ejemplo, la abstinencia de carne durante los días de Cuaresma. Esto generará un conflicto entre la celebración universal cuaresmal de los días de vigilia, en contraposición con un pueblo carnívoro, cuya salud se simboliza por la ingesta de carne:Se originó de aquí una especie de guerra intestina entre los estómagos y las conciencias(Echeverría, 2003: 104).

6La guerra intestina plantea la disyunción los mandatos religiosos y la relación que los creyentes guardan con la realidad material que posiciona a la carne como valor positivo y necesario para la subsistencia. De ahí que la carne en el contexto del matadero se constituya como un objeto de valor que simboliza salud, alimento y vigor. En segundo lugar, coexiste y se desencadena otra celebración junto con la fiesta oficial religiosa. Ésta se impone por mandato de Rosas, Restaurador político cuya voz y acción pueden modificar el curso y sentido de lo oficialmente instaurado. Se lleva adelante la fiesta del matadero, que podríamos llamarla la fiesta de la carne. El Matadero es el espacio en donde se manifiesta la fiesta popular federal, en donde de la incontinencia de la carne se pasa a la devoración y al juego visceral. En esta fiesta, la animalización del espacio del Matadero que simboliza la mezcla, se asocia a la representación del cuerpo federal como espacio que alberga lo salvaje, sanguinario y feroz.

7Por último, la fiesta de la casilla es la fiesta sexual en torno al cuerpo politizado: fiesta en donde el cuerpo del joven unitario es depositario de todo contenido político de oposición. Aspecto político que desencadena lo lúdico y la diversión. Ergo: la sociedad del matadero es casi un carnaval y una parodia; las modalidades del juicio al que se somete al joven, con su Juez, sus captores y verdugos, evoca las representaciones carnavalizadas de la justicia que aparecen en la cultura popular desde la Edad Media (Altamirano, Sarlo, 1997: 45). El otro se transforma en objeto de risa y blasfemia: en esta fiesta privada los federales se juegan la revancha contra un unitario.

Fiestas/rituales religiosos

  • 2 La fecha en la que transcurre la narración no está especificada. Sólo se puede inferir el momento e (...)

8El momento en el cual se desarrollan los acontecimientos2 en la narración tiene un vínculo con un período particular, ya que: Estábamos, a más, en cuaresma, época en que escasea la carne en Buenos Aires(Echeverría, 2003:103). Es decir, la cuaresma es un tiempo de dedicación a lo religioso que contrasta con ciertas necesidades elementales que forman parte fundamental de la cultura: la carne. Y la carne, teniendo en cuenta los principios cuaresmales se concibe como valor prohibido. Esta prohibición emana de una fuente de poder porque la Iglesia, adoptando el precepto de Epicteto, sustine, abstine (sufre, abstiene), ordena vigilia y abstinencia a los estómagos de los fieles, a causa de que la carne es pecaminosa(Echeverría, 2003: 103).

9El valor privilegiado de la cultura (la carne) pasa a ser durante este período un objeto escandaloso y obsceno del orden material y en consecuencia se transforma en un valor que deviene disvalor pecaminoso porquela carne busca a la carne(Echeverría, 2003: 103) y corrompe los cuerpos. La ingesta de carne en este contexto, significa agresión y violencia dado que atenta contra el orden espiritual. Con respecto a la dicotomía que se plantea entre carne (materia) y espíritu, el crítico D. Viñas destaca que el relato es uno de los comentarios de una violencia ejercida desde afuera hacia adentro, de lacarnesobre elespíritu (Viñas: 1995). Se lee entonces como la preponderancia del espíritu aunada con lo culto, en contraposición de la barbarie asociada con la materia.

10Con respecto a las posiciones de poder en la fiesta de Cuaresma, las configuraciones de lo alto/ bajo se corresponden con la disyunción celestial o divino/infierno terrenal. Dicha prohibición, en momento de escasez y diluvio, instala el desorden, un ambiente caótico cuyo efecto es de irrealidad, es decir, desborda las posibilidades mismas de lo previsible: , construyen la competencia de saber. cyulto, dota de una competencia lingumas de los previsible: No hubo en aquellos días cuaresmales promiscuaciones ni excesos de gula; pero en cambio se fueron derecho al cielo innumerables ánimas, y acontecieron cosas que parecen soñadas (Echeverría, 2003: 103-104). Dentro de lo increíble es que se desarrolla y enmarca la fiesta de la carne. De esta manera, se homologa y a la vez se separa lo religioso de lo terrenal. Dentro de una festividad religiosa, se da lugar a lo material y carnal dadas las condiciones reales que expresa la cultura (hambruna, muerte, enfermedad, carencia, abstinencia).

El ritual político: la fiesta federal

  • 3 Resulta importante agregar que Echeverría escribe desde la posición de unitario y exiliado. Al resp (...)

11Con respecto a las tensiones que giran alrededor de la disputa del poder se destaca la conflictividad planteada entre unitarios y federales. Dicha conflictividad gira en torno a una figura de poder: Rosas. Esta figura se liga estrechamente con aspectos políticos y religiosos. De hecho, elrosisimo-federal-católico, confronta con los enunciadosexilio- unitario- hereje3. Esta síntesis de lectura, acarrea una serie de decretos y prácticas que se trastocan constantemente: regulan la actuación de los grupos. Se juega la noción de barbarie, salvaje o animal para caracterizar a la otredad. El registro político se une con la parodia religiosa (Lojo: 1994) y se exacerba lo bárbaro e incivilizado como construcción de un simulacro político-religioso.

12Asimismo, en la fiesta federal, si bien se exalta la figura de Rosas como imagen de poder, existen varias transgresiones y desafíos dado que Rosas en 1836creae implanta un decreto prohibiendo el carnavalpara siempre al ser consideradadañosa costumbre. Es importante señalar que se estima que El Matadero fue escrito en 1838 y el decreto de la prohibición del Carnaval promulgado por Rosas es del 8 de julio de 1836. Por la cercanía entre ambas fechas, no es casual que se haga mención a lainvención de decretospor parte de Rosas. En relación con el decreto de 1836, Rosas arguye:Las costumbres opuestas a la cultura social y al interés del estado, suelen pertenecer á todos los pueblos ó épocas- A la Autoridad pública corresponde designarles prudentemente su término- () Artículo 1º- Queda abolido y prohibido para siempre el juego de Carnaval(César, 2005: 227-228). El carnaval que transcurría en Buenos Aires cerca de las fechas cuaresmales queda totalmente abolido por el caudillo y entre las varias causas se exalta queensucian los edificios en las Ciudades() y la higiene pública se opone a un pasatiempo de que suelen resultar enfermedades(César, 2005: 89).

13La promulgación del decreto que prohíbe el carnaval se contradice con el conflicto que se plantea en El Matadero entre la carne, lo inmundo, la mezcla de fluidos, la enfermedad, la convivencia entre animales y humanos en el mismo espacio, entre otras mixturas que conciernen a lo sucio e impuro. De esta manera, el texto ficcionaliza la tensión entre las figuras de poder, su accionar y sus controles, confrontándolo con una realidad socio- política construida sobre la base de antivalores (cuyos exponentes son los federales) y que el poder político dice rechazar.

14La misma contradicción se manifiesta en las prohibiciones y transgresiones que se entablan entre la Iglesia y el gobierno. Ambos entes portadores del poder, violan los límites y los justificanlegalizándolosy de esta forma se legitiman ciertos actos:... el Restaurador tuviese permiso especial de su Ilustrísima para no abstenerse de carne, porque siendo tan buen observador de las leyes, tan buen católico y tan acérrimo protector de la religión, no hubiera dado mal ejemplo aceptando semejante regalo en día santo(Echeverría, 2003: 106). La primer trasgresión se efectúa al inventar undecreto tranquilizador de las conciencias y de los estómagos (Echeverría, 2003: 106) que permite la ingesta de carne más allá de los preceptos impuestos por la Iglesia respecto la abstinencia durante Pascua. La finalidad de la abstinencia consistiría en purificar las almas y al abolirse, existe cierta contaminación que se manifiesta en el cuerpo. Rosas transgrede las leyes religiosas y los federales aquellas leyes rosistas: llevan adelante el juego del Carnaval.

15Por consiguiente, la fiesta de la carne adquiere rasgos carnavalescos y promiscuos. Sumado a la contaminación e insalubridad que se deposita en el matadero, este espacio pasa a ser el territorio de lo animal e impuro donde se desarrollan prácticas excesivas. Esta doble trasgresión, da cuenta de las relaciones de poder construidas en el relato:Alegoría de la situación argentina, El Matadero es, por esta razón un relato cuya estética es funcional a su política. En este sentido muestra una correspondencia demasiado completa entre los valores representados y las formas ficcionales de su representación (Altamirano, Sarlo, 1997: 45). La transgresión conlleva a la creación de una comunidad federal popular que venera al Restaurador y a la Iglesia, en contraposición con los unitarios cajetillas y traidores. La comunidad de iguales sería representativa de la sociedad y el pueblo, mientras que los unitarios simbolizan el mal social y la desdicha.

Lo popular-federal

  • 4 Romeo César resalta que un aspecto distintivo de la fiesta es que se amalgaman etnias. El carnaval (...)

16En los años del rosismo se llevaban adelante copiosas celebraciones populares con la participación del pueblo. Estas fiestas se manifestaban en candombes, festejos populares, banquetes criollos, bailes, etc. y la danza ocupaba un lugar relevante: la vidalita, el gato, la zamba, la huella, la resfalosa. Estos bailes daban cuenta de las prácticas sociales y culturales montadas en torno a la figura del caudillo, como expresión del fenómeno político- literario que permite lavisualización de la condición histórica de la existencia de este sector llamadopopular(Guzmán, 2002: 152). La diversidad étnica de la fiesta constituye un rasgo de comunidad y unión más allá de las fronteras de apariencia física o diversidad cultural4. Lo que une a los participantes de la fiesta es su filiación a la Federación.

  • 5 Al igual que en la configuración que los federales hacen de los unitarios en tanto “plaga” que dise (...)

17Quienes participan de la fiesta y establecen una relación lúdica son federales, más allá de la variedad étnica, etaria o de género. Asimismo, lo federal remite a conglomeración, multitud, afluencia, congregación. Los signos federales construyen una imagen de muchedumbre, cuantitativa, de exceso y cantidad: en aquel tiempo la Federación estaba en todas partes, hasta entre las inmundicias del matadero(Echeverría, 2003: 106). La Federación estaba en todas partes al igual que la imagen de Rosas:Rosas es un plural. Rebalsa el adentro de la Patria y se propaga como un hedor insoportable(Bocco, 1995: 85). La representación de la Federación y Rosas como plaga5 se vincula con el poder que despliegan en la sociedad y se conforman como figuras hegemónicas. La alusión política, colectiva y popular del Restaurador como representante preexistente de la fiesta y no había fiesta sin Restaurador como no hay sermón sin San Agustín (Echeverría, 2003: 106), reafirma el carácter político de lo festivo. Como condición de posibilidad de la fiesta, el Restaurador se construye como un factor simbólico necesario, ya que congrega y encarna los signos de lo federal.

  • 6 Con respecto al carácter popular de lo festivo, ampliamos esta idea de la ligazón entre fiesta polí (...)
  • 7 Cristina Iglesia respecto a la cita considera que esta mujer, mulata o negra, se mete el sebo, la (...)

18La zona del matadero se construye como espacio de prácticas festivas y la celebración federal de la carne es popular y desdibuja los límites de la ciudad y los lineamientos de la gran nación para instaurar unapequeña república(Echeverría, 2003: 108) con tiempo y espacio propios donde todo está permitido. La cultura carnavalesca se integra a lo oficial6 En este sentido, resulta difícil trazar una diferencia entre lo carnavalesco y lo popular de la legitimidad oficial de la política. De ahí que la fiesta del pueblo se torne la fiesta del monstruo, ya que la fiesta encarna la ceremonia oficial. Se puede hablar decarnaval cuaresmal o cuaresma carnavalesca(Kohan, 2006: 194). En algunos pasajes, el lenguaje es obsceno y el efecto de representación de imágenes grotescas, exageradas, inserta figuras en zonas espaciales que producen un corolario de superabundancia. La frase ahí se le metió el sebo en las tetas a la tía (Echeverría, 2003: 109) condensa la el efecto de representación degradante a través del uso del lenguaje7.

Límites, fronteras y espacios de poder: signos de violencia

19En el relato notamos que la violencia está incrustada en las periferias de la ciudad. Los espacios se constituyen como alojantes de la violencia suburbana. Martín Kohan enLas fronteras de la muerteconsidera que El Matadero es una representación exasperada de la violencia popular y dramática. Según el crítico, la dramaticidad se da por la disposición espacial en las que se montan escenas de violencia y muerte:señala la peligrosa cercanía de la violencia popular respecto del espacio de la ciudad(Kohan, 2006: 174). Asimismo, Kohan añade que la delimitación de zonas en la ciudad, determinada por la violencia popular, indica cuales son los lugares donde no conviene aventurarse (se demarcan entradas y salidas). La violencia popular se asocia con un espacio desbordante, difícil de contener: ... cuatro negras achuradoras que se retiraban con su presa se zambulleron en la zanja llena de agua, único refugio que les quedaba(Echeverría, 2003: 113). En la representación del pueblo hay una estrategia de parte del autor que se vincula con elegir el matadero del Alto como borde, como ejemplo de la presencia ubicua del régimen rosista(Iglesia, 1998: 27).

20Martín Kohan destaca la importancia del croquis del matadero que se traza en el relato en relación con el derecho de circulación (libre y sus límites). Al no estar garantizada la libre circulación, se plantea un problema en los modos de circulación entre los espacios del matadero y los de la ciudad. El desplazamiento entre estas dos zonas intersticialesResponden al sistema de ofrendas, patrocinios y gratitudes que expresa la identificación política entre el poder rosista y las clases populares(Kohan, 2006: 177). En esta línea de lectura, la violencia suburbana responde a una división por zonas: El matadero de la Convalecencia o del Alto, sito en las quintas al Sud de la ciudad, es una gran playa en forma rectangular colocada al extremo de dos calles, una de las cuales allí se termina y la otra se prolonga hacia el Este (Echeverría, 2003: 106).

21El croquis del matadero implanta un espacio conformado como una pequeña república autónoma. En primer lugar, el croquis sería una estrategia discursiva que permite, a través de la descripción, dar lugar a la narración. De esta forma, secreauna situación espacial en donde los focos van desde una visión panorámica del matadero (que se identifica en las marcas de excesos que aluden acantidadesde personas y animales, por ejemplo), a un enfoque de detalles que se registran cuando se describe unaescena(como la del inglés incrustado en el fango). Otra función del croquis vinculada con los excesos que separan dimensiones:Hacer el croquis significa delimitar la zona de lo in-mundo, recortarla, aislarla, para poder narrarla con intensidad, pero sin desborde, que el exceso de las voces, de los cuerpos y de las acciones pueda contaminar el otro lado de las cosas(Iglesia, 1998: 31). Dentro de los espacios de poder configurados en el relato, nos interesa resaltar particularmente la representación de la casilla. En la casilla se concentran el poder y tensiones vinculadas a lo político, lo sexual y lo religioso.

La casilla: triple espacio de poder

22La casilla es un espacio de poder que homologa lo religioso, político, sexual y jurídico. Espacio donde se entablan relaciones de poder múltiples. Estas relaciones de fuerza que atraviesan la casilla tienen un triple uso: relaciones políticas y jurídicas del gobierno con los federales; en segundo lugar, es un espacio de poder sagrado: remite a Rosas y sus aspectos simbólicos (laPatronaEncarnación Ezcurra); por último es un espacio festivo donde se tortura al unitario y se realizan juegos de diversión. El uso de la casilla como lugar burocrático, normativo y lucrativo, es controlado por una figura de poder que ejerce las medidasen nombrey representación de Rosas: el Juez del matadero. Es decir, el poder que ejerce Rosas está mediado por una figura simbólica que representa el poder:En la casilla se hace la recaudación del impuesto de corrales, se cobran las multas por violación de reglamentos y se sienta el juez del matadero, personaje importante, caudillo de los carniceros y que ejerce la suma del poder en aquella pequeña república por delegación del Restaurador(Echeverría, 2003: 109).

  • 8 Los letreros en tanto “símbolo de la fe política y religiosa de la gente del mataderoinstaura un (...)

23Por otra parte, es un símbolo federal en donde se exalta la relación que establecen los federales con sus idolatrías y creencias. Los letreros dan cuenta de los estigmas negativos y positivos que se asumen de acuerdo a la posición política y religiosa8 es un edificio tan ruin y pequeño que nadie lo notaría al no estar asociado su nombre al del terrible juez y a no resaltar sobre su blanca pintura los siguientes letreros rojos: ¡Viva la Federación! ¡Viva el Restaurador y la heroína doña Encarnación Ezcurra! ¡Mueran los salvajes unitarios!” (Echeverría, 2003: 108)

24La alteridad se plasma en la escritura de la casilla. Con esto queremos decir que la escritura reafirma el carácter de rechazo hacia los unitarios y asimismo marca la casilla como espacio de castigo hacia el otro. La escritura consagra el espacio de la casilla como zona destinada a segregar al adversario y ratificar la identidad federal. Como estrategia discursiva, El letrero es la indicación más clara del temor a la indiferenciación, el temor a la imposibilidad de nombrar, es decir, separar(Iglesia, 1998: 28). Este espaciopequeñoy aparentemente insignificante, adquiere visibilidad por el poder que representa. Letreros rojos de advertencia y representación del odio al enemigo e inscripciones que aluden a la exaltación de los símbolos federales. Tal es el ejemplo de la figura consagrada dela patrona del matadero. Se glorifica: estampando su nombre en las paredes de la casilla donde se estará hasta que lo borre la mano del tiempo (Echeverría, 2003: 107).

25Cabe añadir al respecto, que la casilla también es un lugar sagradocasilla a la heroínadonde se la venera y homenajealos carniceros festejaron con un espléndido banquete. Lo sagrado y político se plasman en la figura de la esposa de Rosas una serie de rituales se desarrollan en torno a ésta que reafirma la identidad federal y a la vez corrobora la importancia del rosismo y sus símbolos como sagrados. Por último, la casilla se configura como espacio de tortura:La sala de la casilla tenía en su centro una grande y fornida mesa () para dar lugar a las ejecuciones y torturas de los sayones federales del Matadero(Echeverría, 2003: 106).

Relaciones de poder y cuestiones de género

26Después de la confrontación verbal entre el Juez (representante de los federales y de los sentidos que implica) y el unitario, la orden que prosigue conduce al ritual del suplicio a un rito liminal que consiste en desnudar al unitario: “-Abajo los calzones a ese mentecato cajetilla y a nalga pelada dénle verga, bien atado sobre la mesa(Echeverría, 2003: 118). Esta frase, en el contexto del rito de pasaje produce la entrada a la fiesta con el cuerpo del unitario: Apenas articuló esto el Juez, cuatro sayones salpicados de sangre, suspendieron al joven y lo tendieron largo a largo sobre la mesa comprimiéndole todos sus miembros (Echeverría, 2003: 118). En la construcción del unitario sobre la cuestión sexual y del género, podemos ver en ese punto una estrategia común a la generación del ´37: la feminización del discurso como un modo de oponerse a la barbarie- machista- rosista. Las diversas formas de tortura eran usadas por los unitarios para

estigmatizar el gobierno de Rosas y sus partidarios representándolos como sodomitasactivos, al mismo tiempo que los federales representaban a los unitarios comoafeminados,maricones” “pasivos. Sodomitas o maricones, lo significativo es cómo los dos grupos políticos utilizaron la figura de la transgresión sexual o genérica para estigmatizar al otro. (Salessi, 200: 41)

27Entre el cruce de lo animal y lo humano, la asociación toro-unitario y la persecución guarda estrechas relaciones donde la sexualidad es una puesta en discurso. La duda y el dilema acerca de la sexualidad del toro y del unitario, es motivo de risa, duda y persecución. Los estigmas de violencia y sexualidad que connotan ambas figuras conducen a pensar en la fiesta sexual y el sentido que adquiere el cuerpo del otro. Esto es: la construcción del cuerpo del unitario como espacio carnavalesco feminizado y la fiesta sexual que se genera en torno a dicho objeto.

28Otro aporte respecto al tema, lo tenemos presente con lecturas de Michel Foucault quién destaca también el vínculo entre poder- cuerpo al manifestar que “las relaciones de poder pueden penetrar materialmente en el espesor mismo de los cuerpos” (Foucault, 1992: 166). Es decir, el cuerpo es penetrado, atravesado por el poder. Concibe el sujeto como efecto de poder, como producto de las relaciones de poder y como vehículo de éste. Pero las relaciones de poder implican a su vez resistencia y por lo tanto el “otro”, sobre el cuál se ejerce la acción, debe ser reconocido y mantenerse como sujeto de acción: al mismo tiempo se necesita de la apertura de un campo de respuestas, reacciones, efectos. Por eso, la escena de la casilla del Matadero, el hecho de atar al unitario y exhibirlo ante la comunidad de iguales (los federales) coloca ese cuerpo expuesto en un posición de desventaja de poder, de total imposibilidad. Sin embargo el cuerpo del unitario resiste contra la sodomía y la feminización. De esta manera, al reventar de rabia, es una expresión del pivote pasional de un cuerpo que intrínsecamente simboliza una minoría política. Para Foucault, desde su perspectiva, el cuerpo se encuentra atravesado por una serie de regímenes que lo apresan. Con respecto a la asociación cuerpo- poder, sostiene que las relaciones de poder:

operan sobre el (cuerpo), una presa inmediata; lo cercan, lo marcan lo doman, lo someten a suplicio, lo fuerzan a unos trabajos, lo obligan a unas ceremonias, exigen de él unos signos. Este cerco político del cuerpo va unido, de acuerdo con unas relaciones complejas y recíprocas a la utilización económica del cuerpo; el cuerpo en una buena parte esta imbuido de relaciones de poder y de dominación como fuerza de producción….el cuerpo solo se convierte en fuerza útil cuando es a la vez cuerpo productivo y cuerpo sometido. (Foucault: 1990)

29Es por esto que las relaciones de poder requieren de una provocación constante. Dicha incitación involucra estrategias de poder, esto es: medios o mecanismos para tornar funcional o preservar el dispositivo de poder y modos de acción posibles sobre las acciones de los otros. Según Michel Foucault, hay un engranaje de dos rituales a través del cuerpo: el de verdad y el que impone el castigo. La verdad de la ejecución pública de las penas adquiere diversos aspectos. En primer lugar, involucra al culpable en tanto pregonero de su propia condena. La escena de confesión también instaura el suplicio como momento de verdad. Asimismo, hay una serie de suplicios simbólicos en los que la forma de ejecución responde a la índole de la transgresión. La lentitud del suplicio, las peripecias, gritos y sufrimientos del condenado implican al término ritual del que aplica la pena, el papel de la prueba última:

Atáronle un pañuelo a la boca y empezaron a tironear sus vestidos. Encogíase el joven, pateaba, hacía rechinar los dientes. Tomaban ora sus miembros la flexibilidad del junco, ora la dureza del fierro y su espina dorsal era el eje de movimiento parecido al de la serpiente. Gotas de sudor fluían por su rostro grandes como perlas; echaban fuego sus pupilas, su boca espuma, y las venas de su cuello y frente negreaban en relieve sobre su blanco cutis como si estuvieran repletas de sangre. (Echeverría, 2003: 117)

30La duración que hace que el castigo sea eficaz para el culpable es útil también para los espectadores:En un momento liaron sus piernas en ángulo a los cuatro pies de la mesa volcando su cuerpo boca abajo. Era preciso hacer igual operación con las manos, para lo cual soltaron las ataduras que las comprimían en la espalda (Echeverría, 2003: 117). Las formas de tortura no sólo están vinculadas a la violencia sino que tiene connotaciones sexuales. La desnudezera un principio de tortura y simbolizaba la vulnerabilidad del cuerpo del hombre susceptible, entre otras formas de tortura a la humillación del género del hombre sodomizado(Salessi, 2000: 65).

31En las relaciones de poder la sexualidad es un elementodotado de la mayor instrumentalidad: utilizable para el mayor número de maniobras y capaz de servir de apoyo, de bisagra a las más variadas estrategias(Foucault, 1992: 127). Haymúltiples medios empleados en las políticas sexuales que conciernen a ambos sexos, a las diferentes edades y a las diversas clases sociales(Foucault, 1991: 117). La muerte se plantea para el unitario como escape ante la violación: Primero degollarme que desnudarme; infame canalla (Echeverría, 2003: 119). Respecto a los cruces entre sexualidad y política:Antes del desnudo total, antes de la violación, el cuerpo se desangra exánime: se preserva. La víctima se trasforma en mártir; ofrenda su vida para negarse a los símbolos federales, al mínimo gesto de adhesión y para frustrar la injuria(Bocco, 1995: 85). La representación sexual se liga con las construcciones corporales y el cuerpo deviene la materia de configuración donde se internalizan las relaciones de poder. En el teatro de los castigos la finalidad reside en exponer una estética razonable de la pena. El cuerpo del condenado es la pieza ceremonial del castigo público y el vejamen sexual:

Inmediatamente quedó atado en cruz y empezaron la obra de desnudarlo. Entonces un torrente de sangre brotó borbolloneando de la boca y las narices del joven, y extendiéndose empezó a caer a chorros por entrambos lados de la mesa. Los sayones quedaron inmóviles y los espectadores estupefactos. (Echeverría, 2003: 119)

32En la representación de la muerte del unitario, el cuerpo explota de rabia y se desangra. La sangre, en tanto elemento de espacial de exceso al marcar el cuerpo desbordado que antes de ser penetrado por su alteridad: -Reventó de rabia el salvaje unitario- dijo uno. -Tenía un río de sangre en las venas- articuló otro(Echeverría, 2003: 119). Los ríos de sangre eran recurrentes en El Matadero dondeconfluían conformando una representación fundacional de ese entretejido insalubre de géneros, flujos y cuerpos mezclados(Salessi, 2000: 67) y la sangre del unitario se mezcla con la sangre derramada de los novillos, del niño y del toro. Esta mezcla reúne todo un cúmulo de signos de representación de la insalubridad. Por ende, en la representación del ritual de suplicio y diversión, los federales conforman un todo violento que reacciona ante otra violencia que se deposita en el cuerpo individualizado del unitario.

Reflexiones finales

33A los largo de este artículo notamos que los rituales representados producen tensiones que se plantean por los cruces entre política y sexualidad; política y religión; sexualidad y política; animalización y sexualidad; politización y animalización, etc. Dichas resistencias sacan a luz los rasgos propios del discurso cuyos rasgos espaciales se captan por la oposición alto /bajo, aquello referente a lo corporal o a lo religioso, el entrecruzamiento entre lo oficial y popular. En El Matadero identificamos rasgos que definen el discurso literario cuyos espacios están politizados: la mezcla, hibridez (dada en la desjerarquización de roles, en los las razas, líquidos, elementos de exceso que se fusionan), la animalización de espacios, personajes, voces y la construcción de la otredad. Respecto a este punto, identificamos las representaciones deshumanizante en la construcción de los federales y la configuración de personajes populares como grotescos, bárbaros y degradados. Esto se percibe en los usos del lenguaje grotesco y blasfematorio para caracterizar a los federales y lo federal y en el bestiario de términos que configuran lo federal y el matadero.

Inicio de página

Bibliografía

ALTAMIRANO, Carlos y SARLO, Beatriz,Esteban Echeverría: el poeta pensador, Ensayos argentinos. De Sarmiento a la vanguardia, Buenos Aires, Ariel, 1997, p. 17- 81.

BATAILLE, Georges, El erotismo, Buenos Aires, Tusquets Editores, 1996.

BOCCO, Andrea,Una literatura corrosiva, TRAMAS. Escritura y Sexualidad, Vol. I, 2, 1995.

CESAR, Romeo, El carnaval de Buenos Aires (1770- 1850). El Bastión Sitiado, Buenos Aires, Editorial de las Ciencias, 2005.

ECHEVERRÍA, Esteban, La Cautiva/El Matadero, Buenos Aires, ED. Colihue, 2003.

FOUCAULT, Michel, Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión, Madrid, Siglo XXI, 1990.

___________, Historia de la sexualidad (Volumen I), Madrid, Siglo XXI, 1991.

___________, Microfísica del poder, Buenos Aires, Ediciones de La Piqueta, 1992.

GIORGI, Gabriel, Sueños de exterminio. Homosexualidad y representación en la literatura argentina contemporánea, Rosario, Beatriz Viterbo, 2004.

GUZMÁN PINEDO, Martina,Juan Manuel de Rosas, en Esteban, Angel (comp.), Literatura popular en Hispanoamérica, Granada, Ed. Método, 2002.

IGLESIA, Cristina,Mártires o libres: in dilema estético. Las víctimas de la cultura en El Matadero de Echeverría y en sus reescrituras, IGLESIA, Cristina (comp.), Letras y divisas, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, Eudeba, 1998.

JITRIK, Noé, Forma y significación en El Matadero de Esteban Echeverría”, en El fuego de la especie. Ensayo sobre seis escritores argentinos, Buenos Aires, Siglo XXI, 1971.

KOHAN, Martín,Las fronteras de la muerte, en LAERA, Alejandra y KOHAN, Martín (comps.), La Brújula del extraviado. Para una lectura integral de Esteban Echeverría, Rosario, Beatriz Viterbo editora, 2006.

LOJO, Rosa, Labarbarieen la narrativa argentina (siglo XIX), Buenos Aires, Corregidor, 1994.

LUDMER, Josefina, El género gauchesco. Un tratado sobre la patria, Buenos Aires, Sudamericana, 1998.

SALESSI, Jorge, Médicos maleantes y maricas, Rosario, Beatriz Viterbo Editora, 2000.

VIÑAS, David, Literatura Argentina y Política, Buenos Aires, Sudamericana, 1995.

Inicio de página

Notas

1 Respecto a las configuraciones que aluden a la animalización, Sarlo y Altamirano piensan que en el “Mundo primitivo y bestial sus héroes son los jinetes, pialadores, matarifes, descuartizadores, hombres de a caballo que dominan destrezas por completo rurales, y mujeres semisalvajes, mulatas, cuyo contacto con las entrañas animales, la sangre, la grasa, el barro y la carroña las convierte en un coro de harpías que se disputan los despojos uniéndose en las masas palpitantes, casi efervescentes, de las vísceras y el barro. El mundo del matadero es, desde la mirada de Echeverría, precultural” (Altamirano ; Sarlo ,1997 : 46).

2 La fecha en la que transcurre la narración no está especificada. Sólo se puede inferir el momento en donde se sitúa la narración por una marca textual que nos ubica temporalmente : “los sucesos de mi narración, pasaban por los años de Cristo del 183...” (Echeverría, 2003 : 101). Si bien esta cita nos permite anclar la narración alrededor de esa época, otro dato que brinda el relato, alude a los momentos de tensión entre federales y unitarios que tiene sentido en torno a la figura de Rosas.

3 Resulta importante agregar que Echeverría escribe desde la posición de unitario y exiliado. Al respecto, Andrea Bocco destaca que “A partir de la obsesión por Rosas y la Federación, los escritores “unitarios” montan en sus textos una maquinaria de terror para evidenciar la degeneración de un sistema : el cuerpo de los hombres es violado y mutilado y, por reflejo, el cuerpo de la patria corre la misma suerte”. Por consiguiente, la oposición trazada entre víctimas y asesinos “se erige en esta textualidad y conforma un cuerpo indecente : el del “otro” negado, que debe ser eliminado (Bocco, 1995 :84). Las representaciones de una cultura signada por el exceso, cuyo símbolo bestial es el matadero de los “federales”, forma parte de la producción literaria antirosista que intenta exaltar la barbarie representativa del gobierno.

4 Romeo César resalta que un aspecto distintivo de la fiesta es que se amalgaman etnias. El carnaval es la fiesta de todos, multiétnica : facilita intercambios y eliminación de fronteras. Es importante tener presente la historia de la ciudad : su transformación de ciudad colonial a metrópoli cosmopolita y multiétnica. Historia en la cual se identifican poderes hegemónicos (europeos), identidades y diferencias étnicas, relaciones y jerarquías.

5 Al igual que en la configuración que los federales hacen de los unitarios en tanto “plaga” que disemina el mal en la sociedad, esta vez en la construcción federal, la figura de Rosas y lo que se vincula con su política se manifiesta como mal que se propaga e invade los territorios. Como dicha construcción no abarca a la alteridad unitaria y por el contrario, contribuye a la consolidación de la comunidad y el “nosotros”, se puede leer esta plaga como fuerza hegemónica apoyada en la política rosista que se impone en todos los sectores de la sociedad que se representa en el relato.

6 Con respecto al carácter popular de lo festivo, ampliamos esta idea de la ligazón entre fiesta política popular y carnaval. Si bien la fiesta popular desde la perspectiva bajtiniana se separa o más bien traza un mundo paralelo en relación con lo oficial, en El Matadero, las dos dimensiones se fusionan.

7 Cristina Iglesia respecto a la cita considera que esta mujer, mulata o negra, se mete el sebo, la grasa de un animal recién carneado, entre las tetas (…) esa frase es la apertura hacia otro mundo, es el intento de narrarlo desde sus propios códigos” (Iglesia, 1998 : 27).

8 Los letreros en tanto “símbolo de la fe política y religiosa de la gente del mataderoinstaura un “combate de letreros” (Iglesia, 1998 : 28) en la cual se diferencian los letreros rojos-federales de los negros y blancos de la razón.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Lucía  Caminada Rossetti, « Rituales políticos, sexuales y sagrados en la literatura del siglo XIX. El Matadero como espacio de transición y mezcla  », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 29 | 2015, Publicado el 18 junio 2015, consultado el 27 marzo 2017. URL : http://alhim.revues.org/5268

Inicio de página

Autor

Lucía  Caminada Rossetti

Doctorado Erasmus Mundus de la Unión Europea: “Cultural Narratives in Literary Interzones”. Università degli Studi di Bergamo (Italia); Universidad Fluminense, Rio de Janeiro (Brasil); Université de Nanterre, Paris X (Francia). E-mail: lucia.caminada@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org