Navegación – Mapa del sitio

Trabajo doméstico, cuidados y familias transnacionales en América Latina: reflexiones sobre un campo en construcción

Gioconda Herrera
Traducción(es):
Travail domestique, soins et familles transnationales en Amérique Latine : réflexions sur un champ en construction

Resúmenes

Este artículo presenta una reflexión sobre la evolución del campo de las migraciones internacionales desde perspectivas feministas en América Latina. El objetivo es mostrar que los debates en este campo no sólo han servido para “generizar” nuestra comprensión de las migraciones internacionales sino que también se han constituido en lugares estratégicos para repensar otros ámbitos de estudio social como la globalización, la familia. En primer lugar, se examina el giro de los estudios producidos en América Latina sobre mujeres migrantes y trabajo doméstico hacia una preocupación por los cuidados para analizar cómo la migración de las mujeres desencadenó una reflexión sobre la reproducción social y la familia en la globalización; en segundo lugar, se examina cómo la experiencia migratoria de las mujeres ofrece elementos para repensar a la familia migrante en torno a los conceptos de familia transnacional y circularidad de los cuidados. En los dos casos interesa mostrar que estas discusiones sobre organización del cuidado y familias transnacionales derivan en interrogantes sobre la ciudadanía y los derechos más allá del estado nacional.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1 Ver por ejemplo Hondagneu Sotelo, 2011; Herrera 2012a, 2013ª; Malher y Pessar 2006; Benería, Kabeer (...)

1Este artículo presenta una reflexión sobre la evolución del campo de las migraciones internacionales desde perspectivas feministas en América Latina. El objetivo es mostrar que los debates en este campo no sólo han servido para generizar nuestra comprensión de las migraciones internacionales, sino que también se han constituido en lugares estratégicos para repensar otras problemáticas como la globalización y la familia. El texto no realiza una revisión exhaustiva de los aportes de estas perspectivas al estudio de las migraciones latinoamericanas pues existen ya varios balances al respecto1. Más bien se privilegian dos líneas de investigación en torno a las migraciones y el género que han sido bastante fructíferas en los últimos quince años, como son el trabajo doméstico migrante y las familias transnacionales. La primera línea mantiene una trayectoria de estudio en el continente desde los años 1970 y se ha desarrollado en continuidad con los estudios sobre migración interna en la región. Ahora abarca tanto a la migración interna como transfronteriza y transcontinental. La segunda, sobre familias transnacionales, es más reciente y ha significado la posibilidad de repensar el campo de los estudios sobre la familia y su relación con los estudios de género desde una mirada global. En primer lugar, se examina el giro de los estudios sobre mujeres migrantes y trabajo doméstico hacia una preocupación por los cuidados para analizar cómo la migración de las mujeres desencadenó una reflexión sobre la reproducción social en la globalización; y luego, en segundo lugar, se indaga cómo la experiencia migratoria de las mujeres, vista desde la reproducción social y el cuidado, permite una conexión con las discusiones sobre las diversas configuraciones de familias presentes en la migración. En la tercera sección, a manera de conclusión, a partir de la articulación entre estas dos líneas de investigación en torno a la experiencia migratoria, se discute la necesidad de repensar el ámbito de los derechos y la ciudadanía de las mujeres y las familias migrantes superando el nacionalismo metodológico.

2Esta reflexión se alimenta de un proceso social sin precedentes en el continente, esto es, el crecimiento vertiginoso de la migración latinoamericana ─y particularmente andina─ en los últimos veinte años. Este incremento de las personas migrantes ha significado también su diversificación sociodemográfica y la multiplicación de destinos internacionales. Actualmente sabemos que, además de Estados Unidos, Europa del Sur se convirtió en un importante destino de los latinoamericanos desde la década de 1990; que estos flujos fueron mayoritariamente femeninos y, más específicamente, que el perfil rural masculino predominante anteriormente fue reemplazado por el de mujeres de origen más bien urbano (Cerrutti y Maguid, 2011; Herrera, 2008; Martínez Pizarro, 2003; Baby-Collin, Cortés y Miret, 2009). Así mismo, la migración internacional de las mujeres al interior de la región se ha incrementado y diversificado: si bien predomina una migración femenina histórica transfronteriza –como aquellas entre Paraguay y Argentina, o Colombia y Venezuela–, las mujeres han empezado a abrir nuevos circuitos. Así, en los últimos veinte años Chile ha aparecido como un destino migratorio importante para las mujeres peruanas; Argentina y Brasil no sólo han acogido a varones bolivianos, sino también a sus parejas o a mujeres solas; Ecuador se ha convertido en un destino atractivo para hombres y mujeres refugiados de Colombia (Cerrutti, 2009). Por último, la migración caribeña y transcontinental también aparece como un flujo reciente y nuevo: Argentina, Brasil, Ecuador y Chile son destinos para población proveniente de varios países africanos, y haitianos y cubanos han empezado a recorrer el continente (Freier, 2013; Marcelino y Cerrutti, 2012).

3Además de la variedad de flujos y destinos, la población migrante en el subcontinente sudamericano es cada vez más diversa en términos socioeconómicos. No obstante, estas diferencias han sido poco analizadas y, menos aún, de manera interseccional. Por ejemplo, algunos trabajos remarcan la irrupción o visibilización de un perfil relativamente calificado, sobre todo de la migración femenina hacia Europa (Camacho, 2009). Ello plantea otro tipo de problemáticas que han sido todavía poco examinadas, como los procesos de descalificación que advienen con la migración Sur-Norte o las diferencias entre hombres y mujeres en las trayectorias de inserción (Baghadadi y Riaño, 2011; Riaño, 2011; Lozano y Gandini, 2011; Coloma, 2014).

4Otros trabajos han señalado la necesidad de profundizar en las experiencias migratorias en función de distintos ejes de desigualdad como la edad, la etnicidad o la raza. Así, los análisis sobre las experiencias de las y los jóvenes reflejan motivaciones distintas para migrar, relacionadas con referentes culturales y expectativas de futuro que no necesariamente responden a las tradicionales búsquedas de sustento socioeconómico y reproducción social de la migración en y para la familia (Vásquez, 2014; Martínez Pizarro, Cano y Soffia, 2014). Así mismo, las migraciones indígenas empiezan a ser analizadas atendiendo las brechas de desigualdad que el racismo acentúa en la experiencia de la movilidad (Torres y Carrasco, 2008; Velasco, 2000).

5Por último, los nuevos escenarios de la crisis global, las políticas migratorias cada vez más restrictivas y la reestructuración económica de las ciudades globales plantean nuevos desafíos para la comprensión de las migraciones laborales, especialmente las femeninas, trastocando nuestro entendimiento acerca de los impactos sobre las mujeres y las relaciones de género de procesos como la mayor informalización de los mercados, la conformación de enclaves étnicos o la precarización de los lazos sociales. Trabajos como los recopilados por Flores-González, Guevarra, Toro-Morn y Chang (2014) califican estas transformaciones del mundo laboral migrante como trastornos del mundo del trabajo para referirse a los cambios en los patrones laborales de las trabajadoras migrantes en Estados Unidos, muchas de ellas latinas, resultantes de las políticas neoliberales. Con eso plantean una agenda de investigación sobre el mundo del trabajo migrante femenino y feminizado que da continuidad a las problemáticas planteadas por Sassen (2003) con los circuitos feminizados de supervivencia.

  • 2 En efecto, en balances anteriores se percibe al interior del campo una cierta selectividad de temas (...)

6El campo de la migración femenina y de las relaciones de género en América Latina es entonces cada vez más heterogéneo y requiere renovar y complejizar nuestros enfoques conceptuales y ámbitos de estudio2. En efecto, más allá de la falta de reconocimiento a la diversidad de experiencias migratorias de las mujeres, la clásica identificación de la migración femenina con el trabajo doméstico demanda de nuevas perspectivas, pues estas experiencias laborales ahora se articulan con procesos estructurales globales como la racialización de los mercados laborales migrantes y la feminización de los circuitos de supervivencia (Sassen, 2003), así como con la crisis de los Estados de bienestar y la privatización o informalización de servicios relacionados con el cuidado en los países del Norte (Bakker y Gill, 2003; Bakker y Silvey, 2008). El alcance global de fenómenos como el trabajo doméstico migrante ha producido un conjunto creciente de trabajos que, si bien continúan en la línea de documentar el trabajo de las mujeres en las migraciones Sur-Norte o Sur-Sur, comprenden esta experiencia enmarcada en escenarios globales que conectan no sólo a los migrantes con sus familias, sino a las sociedades y Estados inmersos en los circuitos migratorios.

7A continuación, se traza en primer lugar el recorrido de los análisis sobre migración femenina y trabajo doméstico, identificando las continuidades y rupturas presentes en esta trayectoria con el advenimiento de las migraciones globales. Se busca mostrar el paso de una perspectiva centrada en las migraciones socioeconómicas y laborales hacia una mirada sobre su articulación con procesos globales de transformación de la reproducción social, los cuales interrogan el carácter de ciertas instituciones sociales y políticas tales como la familia y el Estado. En esta trayectoria se considera de particular importancia la adopción de marcos conceptuales en torno a la organización social del cuidado que han permitido entender el trabajo doméstico inmigrante en interacción con procesos de transnacionalización de la reproducción social. Luego, se aborda el giro de los cuidados hacia la reflexión sobre las familias transnacionales y sus conexiones con discusiones sobre la ciudadanía y los derechos de las mujeres y sus familias.

Del trabajo doméstico a los cuidados en la globalización

8El trabajo doméstico ha sido el ámbito privilegiado de estudio de la migración tanto interna como internacional de las mujeres en América Latina. Desde la Colonia, el trabajo doméstico se constituyó como el principal nicho laboral disponible para las mujeres que dejaban sus comunidades y pueblos para trabajar en las ciudades. Estas labores fueron analizadas como parte de los nexos que históricamente han ligado a las poblaciones rurales con asentamientos urbanos a través de relaciones de servidumbre (Kusnesof, 1989). En los países andinos, estas relaciones estuvieron marcadas por procesos de racialización tanto de la población indígena como afrodescendiente que derivaron en la configuración de formas de clasificación social y exclusión persistentes hasta la actualidad (Pérez Sáenz, 2014). Pero además, al tratarse de un trabajo mayoritariamente femenino –y que se feminizó a lo largo del siglo veinte (Blofield, 2012) –, el trabajo doméstico también se constituyó en un espacio estratégico para analizar lo que Marfil Francke (1990) llamó en los años 1980 en el Perú «la trenza de la dominación», es decir, la convergencia de una triple opresión de clase, etnicidad y género como constitutiva de las identidades de un segmento importante de las mujeres andinas desde la Colonia. En efecto, la marcada estratificación social y la persistente desigualdad económica en el continente encuentran un espejo en la contradictoria interacción social que implica el trabajo doméstico: el encuentro entre mujeres de distintos orígenes sociales y culturales –y muchas veces también racial y étnicamente diversas– en el ámbito privado configura fronteras sociales en espacios de cercanía e intimidad y coadyuva a la conformación de mundo duales y segmentados al interior de las sociedades y las familias (Blofield, 2012). De acuerdo a esta autora, las tensiones y contradicciones de compartir un espacio de la intimidad desde la invisibilidad ha limitado considerablemente las posibilidades de agencias sociales y políticas para las trabajadoras del hogar en América Latina. Estas fronteras sociales en el espacio privado van a marcar la experiencia migratoria de las mujeres y acompañarán su percepción del trabajo doméstico aún en la trayectoria transcontinental del siglo XXI (Herrera, 2008).

9La articulación entre varias dimensiones de desigualdad y su potenciación –lo que ahora se llama interseccionalidad– estuvo presente en los análisis del trabajo doméstico. Por ejemplo, en los años 1970, los primeros estudios sobre migración interna de las mujeres en el marco de los procesos de urbanización privilegiaron las articulaciones de clase y género. El análisis de Lourdes Arizpe (1975) sobre trabajadoras domésticas en la ciudad de México es emblemático en ese sentido, pues mostró estas articulaciones así como las contradicciones entre espacios públicos y privados como dimensiones constitutivas de este tipo de trabajo para las mujeres migrantes. La discusión feminista marxista dominante buscaba visibilizar el papel del trabajo no remunerado de las mujeres en articular los espacios reproductivo y productivo y las diferencias de clase entre mujeres. Se trataba de mostrar la forma en que el trabajo doméstico subsidiaba a otras clases sociales. Así mismo, la compilación de Elsa Chaney y otras (1989) sobre experiencias laborales, sociales y organizativas de trabajadoras domésticas en distintas ciudades latinoamericanas evidenció que la movilidad tanto interna como transfronteriza eran constitutivas de sus trayectorias laborales y vitales. Esto abrió la puerta para trabajos posteriores sobre migración y trabajo doméstico que han examinado las particulares condiciones laborales y de servidumbre persistentes en estas relaciones laborales, a pesar de la modernización del mundo del trabajo masculino (Goldsmith, 1998; Gill, 1994) y también las posibilidades de movilización política (Goldsmith, 2007; Blofield, 2012).

10Esta línea de análisis encuentra continuidad en los trabajos que posteriormente han estudiado las migraciones transfronterizas de mujeres a lo largo del siglo XX y en los albores del siglo XXI, pues el trabajo doméstico sigue siendo uno de los oficios más importantes entre las migrantes. Para finales de los años 1990, las trabajadoras domésticas constituían cerca de 60 % de las migrantes internas e internacionales en América Latina (Blofield, 2012:25). La migración de mujeres paraguayas a Argentina, y particularmente a Buenos Aires (Cerrutti y Gaudio, 2010; Courtis y Pacceca, 2010); de mujeres peruanas a Santiago de Chile (Stefoni, 2003); y de mujeres nicaragüenses a Costa Rica (Goldsmith, 2007) –para solamente citar tres flujos transfronterizos–, han sido analizadas desde el prisma del trabajo doméstico. La constante ha sido poner énfasis en el carácter excluyente de este oficio, señalando las dificultades de las mujeres para salir de estos nichos laborales y experimentar cierta movilidad social.

11Con el advenimiento de la migración transcontinental se han producido varios estudios sobre mujeres migrantes latinoamericanas, los cuales se han concentrado en el estudio del trabajo doméstico en Europa. Se han documentado las trayectorias migratorias y las condiciones laborales y sociales de las mujeres en este nicho (Colectivo IOE, 2001; Parrella, 2003; Martinez Veiga, 2004; García et al., 2011; Martínez Buján, 2014). Aquí, los temas predominantes han sido las contradicciones entre procesos de movilidad social descendentes –mujeres relativamente calificadas insertas en nichos laborales desvalorizados– y la consecución de recursos económicos que garantizan la reproducción social intergeneracional (Herrera, 2008; Camacho, 2009) o los procesos de empoderamiento a través de la consecución de activos (Moser, 2010).

12Además, procesos estructurales globales como la privatización o informalización de la reproducción social (Bakker y Gil, 2003; Bakker y Silvey, 2008; Herrera, 2008) fueron determinantes para explicar por qué las mujeres migrantes seguían empleándose en el sector del trabajo doméstico o alrededor de los cuidados, nichos laborales que los sistemas de bienestar no estaban atendiendo y que quedaban por tanto en manos de las familias. Esto produjo un salto de análisis más bien centrados en las condiciones migratorias y laborales de las mujeres hacia perspectivas más amplias que conectaron la discusión del trabajo de los cuidados con la migración de las mujeres (Pérez Orozco, 2011; Herrera, 2008; Martínez Buján, 2010 y 2011; Benería, 2011).

13El giro del trabajo doméstico hacia una visión más integral de los cuidados significó ampliar la problemática hacia miradas que hacían hincapié en las desigualdades sociales presentes en los procesos de transnacionalización de la reproducción social (Parreñas, 2000). El concepto de cadenas globales de cuidado, acuñado por Hotschschild (2000) en su trabajo sobre mujeres filipinas ha sido de gran inspiración para entender esta nueva feminización de las migraciones latinoamericanas a Europa. En efecto, la necesidad de atender los vacíos de cuidado de las sociedades del sur de Europa significó un factor de atracción para las mujeres andinas quienes, al migrar para cuidar a menores y personas mayores en estos países, muchas veces dejaban a sus familiares dependientes al cuidado de otras mujeres en sus comunidades de origen. Al mostrar la lógica de estos cuidados en cadena presentes en la experiencia migratoria, este concepto devela la naturaleza jerárquica de las relaciones de cuidado a nivel global y cómo estas jerarquías se transforman (o no) a través de las fronteras.

14Pero además de conectar las desigualdades en los arreglos de cuidado a nivel global, este concepto implicó una reconceptualización del trabajo remunerado y no remunerado al introducir la dimensión afectiva en el análisis, tal y como lo señala Skornia (2015). En efecto, Hotschschild habla de plusvalía afectiva (2000) y analiza el trabajo de cuidados como un conjunto de tareas materiales y emocionales. Más allá de la estratificación y persistencia histórica de la desigualdad material y simbólica del trabajo doméstico, la noción de cuidados introduce la dimensión afectiva en el universo de las desigualdades persistentes.

  • 3 Varios de estos estudios pertenecieron al proyecto de ONU Mujeres Mujeres latinoamericanas en las c (...)

15A partir de 2008, las cadenas globales de cuidado dieron lugar a una serie de estudios sobre distintos circuitos migratorios en América Latina, tanto Sur- Sur como y Sur-Norte, que analizaron la construcción de estas cadenas y sus especificidades en el contexto regional3. La perspectiva multisituada de estos trabajos permitió estudiar de manera más detallada las dinámicas presentes en los distintos eslabones de la cadena, tanto en origen como en destino. En primer lugar, los trabajos mostraron que los arreglos de cuidado tienden a ser diversos, dependiendo de los actores a cargo de estas tareas y también de las concepciones y representaciones sobre el cuidado en los distintos eslabones. Esto implicó visibilizar múltiples actores del cuidado, remunerados y no remunerados. Por ejemplo, el análisis de las dinámicas de cuidado en las ciudades y comunidades de origen de la migración matizó uno de los aspectos que el concepto de cadenas implicaba, a saber, la carencia o déficit de cuidados a medida que la cadena llega a las comunidades donde quedan las familias de las migrantes. En contraste, se mostró que las comunidades de origen desplegaban varias formas de cuidado que, si bien se producían en entornos de desigualdad y vulnerabilidad, no necesariamente significaban ausencia de cuidado. En segundo lugar, se subrayó la necesidad de conectar las cadenas con la organización institucional de los cuidados a nivel local, nacional y regional, tanto en los países donde se origina la migración como en destino. Es decir, se recalcó la necesidad de mirar los arreglos del cuidado migrante en relación con las acciones o ausencia de los Estados y sus políticas.

16Los estudios de Pérez Orozco y López Gil (2011) en España; de Carcedo, Chaves Groh y Larraitz (2011) en Costa Rica; de Sanchís y Rodríguez (2011) sobre migrantes paraguayas en Argentina; y de Arriagada y Todaro (2012) sobre peruanas en Chile, analizaron estas cadenas en relación con una deficiente organización institucional del cuidado en estos países de recepción y el papel de las migrantes en la provisión de cuidados de estas sociedades. Estos estudios rebasaron las visiones predominantes sobre el concepto de cadenas como un elemento generador de desigualdades entre mujeres y familias del Sur y del Norte únicamente y lo entendieron en conexión con los sistemas institucionales de provisión de cuidados. Como resultado de estas reflexiones Molano, Robert y García (2012) plantearon la noción de régimen global injusto de cuidados, cuyas características serían: «(1) inexistencia de una responsabilidad social en los cuidados de manera que la responsabilidad en su provisión recae sobre los hogares; (2) falta de participación y responsabilización sobre los mismos por parte de los hombres; y (3) fuertes desigualdades y estratificación en el acceso a cuidados, mediante la cual algunos grupos sociales acceden a cuidados dignos mientras que otros acceden a cuidados precarios o vulnerables (2012:15).

17Así mismo, se realizaron trabajos sobre los arreglos sociales e institucionales en torno al cuidado en los lugares de origen de las migraciones, mostrando que existen numerosas prácticas que involucran no sólo a madres e hijas, sino a varios miembros de la familia nuclear y extendida en distintos lugares y momentos de la relación transnacional. Los estudios de Anderson (2012) sobre las trayectorias de migrantes peruanas en Chile y España y los arreglos de sus familias; de Herrera y Carrillo (2009) y Herrera (2013) para Ecuador; de Dobrée, Soto y González (2012) para Paraguay; y de Salazar, Jiménez y Wanderley (2011) para Bolivia, mostraron que el déficit de cuidados percibido desde el punto de vista de los países de destino se traducía, en la práctica, en una miríada de arreglos y desarreglos de cuidado en las familias de las mujeres migrantes. En base a un modelo multivariado, Ledo (2014) expuso también los impactos de la migración en el ejercicio de la maternidad y la paternidad a distancia para el caso de la migración cochabambina a España e Italia. El carácter multisituado y multiescalar de estos trabajos mostró además que los sentidos del cuidado también viajan y se transforman provocando tensiones y negociaciones sobre las representaciones del cuidado entre los integrantes de las familias, pero también posibilidades de transformación. Esta mirada casuística en diversas partes de América Latina implicó subrayar la importancia del contexto social y cultural para la comprensión de las prácticas de cuidado y llevar el concepto de cadenas globales de cuidado más allá de las redes y flujos de personas, emociones y bienes, con el fin de insertar en el análisis otros actores −los que migran y los que se quedan− y escalas que permitan evaluar la influencia de las instituciones nacionales y de los mercados globales en las prácticas de cuidados.

18En esta misma línea, en el trabajo de Ana Skornia sobre migración peruana al cuidado de adultos mayores en Italia (2014) se habla de regímenes transnacionales de cuidado como una forma de superar las limitaciones del concepto de cadenas. La autora resalta la importancia de mirar la interrelación de familia, Estado, mercado y redes más allá del territorio nacional. Para Skornia, el término régimen permite captar los arreglos institucionales, sociales y espaciales que organizan la provisión de cuidado. Con ello se supera una visión de la organización del bienestar y los cuidados centrada en los Estados nacionales para poner atención en cómo la clase, el género, la raza, etnicidad y nacionalidad producen desigualdades de acceso a los cuidados al interior de los Estados nacionales y a través de las fronteras. Así, en el territorio nacional coexisten distintos regímenes de cuidado segmentados y que estratifican el cuidado. En estos regímenes jerárquicos de cuidado la migración introduce la nacionalidad como una dimensión de desigualdad cada vez más prominente, pues categorizaciones sociales basadas en ésta se articulan con la clase y la raza para generar exclusión o la negociación de condiciones de subordinación (Skornia, 2014).

19En definitiva, el paso del trabajo doméstico migrante a una reflexión sobre el cuidado en sus variadas formas ha actualizado varios debates sobre derechos económicos y sociales de las mujeres y el derecho al cuidado −que antes estaban circunscritos en el espacio nacional y mantenían al Estado como principal interlocutor− y que ahora empiezan a pensarse en clave global y desterritorializada. Estos debates en América Latina, han encontrado muchos ecos en trabajos sobre migración de mujeres en otros continentes (Parreñas, 2000; Silvey, 2000; Lan, 2006; Lutz y Palencka, 2011). Ello ha derivado en reflexiones sobre la ciudadanía y los derechos que superan el marco del Estado nacional y examinan su conexión con la dimensión transnacional de los cuidados y las familias. Así, concepciones de ciudadanía que fueron criticadas por su falso universalismo por las feministas, suponiendo al Estado nacional como contenedor de las desigualdades sociales y como el encargado de administrar la justicia social, empiezan a ser repensadas a propósito de la globalización, la migración y su feminización (Benhabib y Resnik, 2009).

De los cuidados a las familias transnacionales

20El paso del trabajo doméstico a los cuidados puso al centro de la discusión aspectos relativos a la división sexual del trabajo al interior de las familias migrantes y las consecuencias que la distancia implicaba para organizar y garantizar el cuidado de sus distintos miembros. Varios de los estudios sobre cuidado derivaron en reflexiones sobre el sentido y conformación de las familias transnacionales. La mayoría de estos estudios partió del influyente texto de Bryceson y Vuorela (2002) para definir a las familias transnacionales, en el cual resaltaban distintos aspectos: en primer lugar, se remarcaba que las familias transnacionales no solamente están constituidas por flujos de remesas y bienes materiales entre sus miembros, sino por la producción y renovación de sentidos de pertenencia. Algunos trabajos empezaron a mirar cómo se crean sentidos de copresencia en ausencia física y cuál es la agencialidad presente en estos intercambios (Carrillo, 2008). Un segundo aspecto discutido fue aquel de la temporalidad y la necesidad de analizar a las familias transnacionales a lo largo del ciclo vital. Por ejemplo, el trabajo de Cortes (2011) sobre el campo migratorio boliviano sostiene que, si bien los proyectos de reunificación familiar pueden significar un debilitamiento de los vínculos transnacionales entre los integrantes de las familias migrantes en el corto plazo, también pueden ser el inicio de un proceso más largo de fabricación de una familia transnacional, evidenciando la importancia de una mirada diacrónica e intergeneracional en el estudio de estas familias. Además, se quiso mostrar que estas familias descansan en estructuras familiares cambiantes en términos de tiempo y espacio. Es decir, ni los procesos de reunificación familiar son definitivos ni las familias transnacionales son estructuras permanentes. Por el contrario, entre el reasentamiento de todo el núcleo familiar en el país de destino y la puesta en marcha de vínculos transnacionales permanentes entre distintos integrantes de las familias se encuentra una amplia gama de arreglos familiares y no sólo las familias transnacionales. Así, se perfilan familias en transición, familias con miembros aquí y allá, familias que están emprendiendo procesos de retorno por partes, entre otras (Herrera y Carrillo, 2009; Herrera, 2013). Por último, en articulación con las reflexiones sobre trabajo doméstico y cuidados, varios estudios hicieron hincapié en la estructura de desigualdades de estas familias, por ejemplo, respecto a la división del trabajo de cuidado entre sus miembros y su reproducción en el campo transnacional. El trabajo de Herrera (2013) mostró que existen desigualdades importantes no sólo entre hombres y mujeres, sino entre mujeres adolescentes, adultas y ancianas en la repartición de los cuidados en detrimento de las primeras, afectando sus perspectivas de reproducción futura.

21Uno de los análisis que efectuó explícitamente la conexión entre trabajo de cuidados y familias transnacionales fue el de Baldassar y Merla (2014). Estas autoras partieron de críticas parecidas a aquellas levantadas por Yeates (2005) respecto al concepto de cadenas globales de cuidado, sobre la necesidad de reconocer situaciones y actores del cuidado diversos −más allá de la díada madre transnacional-hijo/a− y propusieron el concepto de circulación de cuidados como las formas de reciprocidad asimétrica en torno al cuidado que se realizan en redes transnacionales de parentesco. Mientras la literatura sobre las cadenas globales de cuidado visibilizaba una transferencia de cuidados unidireccional entre mujeres en pares asimétricos (díadas), el concepto de circulación permitiría considerar la red completa de relaciones sociales dentro de la cual circula el cuidado. En ese sentido, el cuidado es concebido como un proceso antes que como un evento y requiere ser abordado de manera longitudinal a lo largo del ciclo vital. A la dimensión espacial se añade entonces la temporalidad como un factor importante que aporta dicha circularidad. Este concepto ofreció entonces una forma de captar las conexiones entre miembros a través del tiempo y la distancia, inclusive de manera intergeneracional (2014:9).

22Asimismo, para Baldassar y Merla (2014) el concepto de circulación de cuidados permite pensar las familias transnacionales como estructuras sociales en las que la movilidad y las ausencias son parte de la vida familiar y no excepciones a la regla. Los intercambios de cuidado son entonces actividades centrales en el proceso de hacer familia a la distancia (Bryceson y Vuorela 2004). Es más, el intercambio de cuidados adquiere especial importancia ante la ausencia de otras formas de expresar sentidos de pertenencia o solidaridad familiar. La circulación de cuidados es, por tanto, para estas autoras una entrada metodológica privilegiada para estudiar a las familias transnacionales.

23Por último, al igual que Skornia (2015) y Pérez Orozco (2009) la perspectiva de la circulación del cuidado implica la interacción entre agentes e instituciones sociales y no solamente las prácticas individuales de sujetos o de familias. Se está pues ante nociones de cuidado desterritorializadas pero altamente determinadas por la territorialización: las migrantes negocian expectativas y regulaciones sobre el cuidado y la familia en al menos dos Estados nacionales. El trabajo de Ariza (2014) para el caso de las migrantes dominicanas en España y mexicanas en Estados Unidos muestra que las políticas migratorias de los países de destino van a determinar las formas que asumen las familias transnacionales. La relación entre políticas migratorias y configuración de familias transnacionales también ha sido analizada en el caso de la migración ecuatoriana a España y Estados Unidos en Herrera (2008). Así mismo, Razy y Baby-Collin (2011) sostienen que las limitaciones de orden económico, político y jurídico −sean éstas estructurales o coyunturales−, moldean las posibilidades de transnacionalización de las familias. Al mismo tiempo, las estrategias desplegadas por estas familias muestran que las limitaciones o fronteras son traspasadas y activadas como recursos y es en este ir y venir entre estructura y agencia que se construye el proyecto familiar transnacional (2011: 18).

24La perspectiva de la circularidad, especialmente relevante en el contexto actual de la persistente crisis en los principales países de destino de la migración andina como España e Italia, ha producido la reorientación de la migración hacia otros países y también el retorno. Estos nuevos giros de los flujos migratorios han empezado a ser documentados desde una perspectiva de género, aunque todavía levemente. En general, los análisis se sustentan en la perspectiva transnacional e insisten en mirar al retorno no como la etapa final de proyecto migratorio, sino más bien como parte del mismo (Rivera 2011). Los trabajos sobre migración boliviana de Bastia (2011), Yépez y Marzadro (2014) y de Baby-Collin y Cortés (2014) han explorado la recomposición de los flujos hacia destinos latinoamericanos y también el retorno. Tanto Bastia como Yépez y Marzadro han mostrado especificidades de género en las decisiones sobre retornar o reorientar el proyecto migratorio hacia otros destinos. Otros trabajos han examinado las estrategias desplegadas por las familias transnacionales frente a la crisis y señalado que éstas se convierten en posibles correas de transmisión de la crisis, pero también en vínculos para paliar algunos efectos de la misma (Herrera 2012). No obstante, aún quedan por explorar muchos aspectos relativos a esta nueva situación del proyecto migratorio que ha tomado fuerza con la crisis global.

Conclusión

25El recorrido de los trabajos sobre trabajo doméstico, cuidado y familias transnacionales en América Latina muestra la vitalidad del campo de estudios sobre género y migración y su capacidad de proyectar nuevos entendimientos sobre la familia y la globalización desde la perspectiva de la reproducción social transnacionalizada. Por una parte, esta literatura ha contribuido a ampliar nuestras concepciones de la globalización y sus desigualdades más allá de los Estados y los mercados (Bakker y Silvey 2008) para involucrar a actores de carne y hueso y al mundo del cuidado, así como su injusta distribución. El carácter cambiante y desterritorializado de las relaciones de cuidado y reproducción social que mantienen las familias a la distancia ha mostrado las diversas configuraciones de estas familias. Al hacerlo, ha permitido cuestionar los sentidos atribuidos a las familias contemporáneas. Por otra parte, este recorrido ha mostrado que la existencia de formas de cuidado transnacionalizadas desafía nuestra comprensión «Estado céntrica y nacional» de los sistemas de protección social. Conceptos como los de régimen transnacional de cuidados, régimen injusto y/o derecho al cuidado buscan colocar los dilemas y desigualdades en torno al cuidado en el terreno de las disputas por una ciudadanía más inclusiva a nivel global y no sólo nacional. Finalmente, esta reflexión inicial sobre la articulación entre la literatura latinoamericana sobre migración y trabajo doméstico y aquella más inclinada al análisis de los cuidados y familias transnacionales abre la puerta para explorar las continuidades históricas existentes entre estas dos líneas de investigación. En efecto, las relaciones basadas en desigualdades de clase, raza y género que han caracterizado el trabajo doméstico a lo,largo de varios siglos en América Latina constituyen elementos centrales en la comprensión de las migraciones contemporáneas de mujeres, la circulación de cuidados entre familias migrantes y su relación con el Estado.

Inicio de página

Bibliografía

ANDERSON, Jeanine, La migración femenina peruana en las cadenas globales de cuidados en Chile y España: Transferencia de cuidados y desigualdades de género, ONU Mujeres, Lima, 2012, 144 p.

ARIZA, Marina, “Care Circulation, Absence and Affect in Transnational Families”, en Transnational Families, Migration and the Circulation of Care. Understanding Mobility and Absence in Family Life, Routledge, New York, 2014, p. 94-114.

ARIZPE, Lourdes, Indígenas en la ciudad de México: el caso de Las Marías, México, Secretaria de Educación Pública, Colección SepSetentas, 1975, 157 p.

BABY-COLLIN, Virginie, CORTES, Geneviève, “Nuevos despliegues del campo migratorio boliviano frente a la crisis”, Revista CIDOB d’Afers Internationals, n° 106-107, Barcelona, 2014, p. 61-83.

BABY-COLLIN, Virginie, CORTES, Geneviève, MIRET, Naik, “Les migrants andins en Espagne.Inscriptions spatiales et repérage de filiéres”, Mélanges de la Casa de Velazquez, n° 39,1, 2009, p. 115-140.

BAGHDADI, Nadia, RIAÑO, Yvonne, “Negotiating Spaces of Participation: Experiences and Strategies of Skilled Immigrant Women to Achieve Professional Integration”, en OLEKSY, Elzbieta, GOLANSKA, Dorota, HEARN, Jeff (Eds.). Gender and Citizenship: Equality, Diversity, Migration, Basington, Palgrave MacMillan, 2011, p. 176-196.

BAKKER, Isabella, GILL, Stephen, Power, Production, and Social Reproduction. Human Insecurity in the Global Political Economy, New York, Palgrave MacMillan, 2003, 250 p.

BAKKER, Isabella, GILL, Stephen, SILVEY, Rachel, Beyond States and Markets. The Challenges of Social Reproduction, London and New York, Routledge, 2008, 224 p.

BALDASSAR, Loretta, MERLA, Laura, “Introduction: Transnational Family Caregiving Through the Lens of Circulation”, en Transnational Families, Migration and

The Circulation of Care. Understanding Mobility and Absence in Family Life, New York, Routledge, 2014, 304 p.

BASTIA, Tanja, “Should I stay or should I go? Return migration in times of crises”, Journal of International Development, vol. 23, n° 4, 2011; p. 583–595.

BENHABIB, Seyla, RESNIK, Judith, “Introduction: Citizenship and Migration Theory Engendered”, en BENHABIB, Seyla, RESNIK, Judith, Migrations and Mobilities. Citizenship, Borders, and Gender, New York/London, New York University Press, 2009, p. 1-44.

BENERÍA, Lourdes, DEERE Carmen Diana, KAABER Naila, “Gender and International Migration: Globalization, Development, and Governance”, Feminist Economics, 2012, 18(2), p. 1-33.

BENERÍA, Lourdes, DEERE Carmen Diana, KAABER Naila, “Crisis de los cuidados, migración internacional y políticas públicas”, en CARRASCO, Cristina, BORDERIAS, Cristina, TORNS Teresa (eds.), El trabajo de cuidados. Historia, teoría y políticas, Catarata, 2011, p. 359-389.

BLOFIELD, Merike, Care Work and Class. Domestic Workers’ Struggle for Equal Rights in Latin America, University Park, The Pennsylvania State, The University Press, 2012, 200 p.

BRYCESON, Deborah, VUORELA Ulla, The Transnational Family: New European Frontiers and Global Networks, Bloomsbury Academic, 2002, 276 p.

CAMACHO, Gloria, Mujeres Migrantes: trayectoria laboral y perspectiva de desarrollo humano, Quito, CLACSO–IEE, 2009, 270 p.

CARCEDO CABAÑAS, Ana, CHAVEZ GROH, María José, LEXARTZA, Larraitz, Cadenas globales de cuidados: El papel de las migrantes nicaragüenses en la provisión de cuidados en Costa Rica, ONU Mujeres, San José, 2011, 168 p.

CARRILLO, María Cristina, “Fotos de familia. Los usos privados de las fotografías entre familias transnacionales ecuatorianas. El caso de la migración hacia España”, en Herrera, J. Ramírez, L. (coord.) América Latina Migrante: Estado, familia, identidades, FLACSO Ecuador- Ministerio de Cultura, Quito, 2008, p. 281-302.

CHANEY, Elsa, CASTRO, Mary (ed.), Muchachas No More, Philadelphia, Philadelphia University Press, 1989, 520 p.

CERRUTTI, Marcela, MAGUID, Alicia, “Migrantes Sudamericanos en España: Tendencias Recientes y perfil de sus migrantes”, Cuadernos Migratorios n°1, Organización Internacional para las Migraciones. Buenos Aires, OIM, Oficina Regional para América del Sur, 2011.

CERRUTTI, Marcela, MAGUID, Alicia, Salud y Migración Internacional Mujeres Bolivianas en la Argentina, Buenos Aires, Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, Centro de Estudios de Población, CENEP, 2011, 148 p.

CERRUTTI, Marcela, MAGUID, Alicia, “Gender and Intra-regional regional migration in South America”, Human Development Research Papers 2009/12. United Nations Development Programme, 2009. http://hdr.undp.org/en/reports/global/hdr2009/papers/

CERRUTTI, Marcela, MAGUID, Alicia, GAUDIO Magali, “Gender differences between Mexican migration to the United States and Paraguayan migration to Argentina”, en DONATO, Katherine, HISKEY, Jonathan, DURAND, Jorge, MASSEY, Douglas, D.S.  Continental Divides:  International Migration in the Americas, The Annals of the American Academy of Social and Political Science, 2010 p. 93-113.

COLECTIVO IOE, Mujer, inmigración y trabajo, Madrid, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2001, 520 p.

CORTES, Geneviève, “La fabrique de la famille transnationale. Approche diachronique des espaces migratoires et de la dispersion des familles rurales boliviennes”, en La Famille Transnationale dans tous ses états, Autrepart. Revue de sciences sociales au Sud, n°57/58, 2011, p. 95-110.

COURTIS, Corina, PACCECA, María Inés, “Género y trayectoria migratoria: mujeres migrantes y trabajo doméstico en el área metropolitana de Buenos Aires”, Papeles de Población, Vol., 16, n° 63, enero-marzo 2010, p. 155-185.

DOBRÉE, Patricio, SOTO, Clyde, GONZALEZ, Myriam, La migración femenina paraguaya en las cadenas globales de cuidados en Argentina: Transferencia de cuidados y desigualdades de género ONU Mujeres, Asunción, 2012, 272 p.

ESPINOZA Z., Ana Isabel, GAMBOA, Marbel, GUTIERREZ, Martha Olivia, CENTENO Rebeca, La migración femenina nicaragüense en las cadenas globales de cuidados en Costa Rica: Transferencia de cuidados y desigualdades de género, ONU Mujeres, Managua, 2012, 153 p.

FLORES-GONZÁLEZ, Nilda, GUEVARRA, Anna Romina, TORO-MORN, Maura, CHANG, Grace, Immigrant Women Workers in the Neoliberal Age, University of Illinois Press, Urbama Chicago and Springfield, 2014, 301 p.

FRANCKE, Marfil, “Género, clase y raza: la trenza de la dominación”, en DEGREGORI, Carlos Iván (eds.) Tiempos de ira y de amor, Lima, DESCO, 1990, 246 p.

FREIER, Luisa F., Migrantes extracontinentales en América del Sur: estudio de casos. Cuadernos migratorios, n°5, Ginebra, OIM, 2013, 187 p.

GILL, Lesley, Precarious Dependencies: Gender, Class, and Domestic Service in Bolivia, Columbia University Press, 1994, 175 p.

GOLDSMITH, Mary, “Disputando fronteras: la movilización de las trabajadoras del hogar en América Latina”, Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 14 | 2007, consultado el 08 agosto 2015. URL: http://alhim.revues.org/2202

GOLDSMITH MARY, “De sirvientas a trabajadoras: el lugar del trabajo doméstico en la ciudad de México”, Debate Feminista, Año 9, Vol. 17, 1998, p. 85-96.

HERRERA, Gioconda, Lejos de tus pupilas. Familias transnacionales, cuidados y desigualdad social en Ecuador, ONU Mujeres-FLACSO, 2013, 162 p.

HERRERA, Gioconda, “Gender and International Migration: Contributions and Cross Fertilizations”, Annual Review of Sociology, Vol. 39, 2013ª, p.  471-489.

HERRERA, Gioconda, “Más allá de los cuidados. Revisitando la relación entre género, migración y desarrollo a partir de la experiencia de la migración andina”, E-DHC, Quaderns Electrònics sobre el Desenvolupament Humà i la Cooperació, nº 1, 2013b, p. 22-37.

HERRERA, Gioconda, “Género y migración internacional en la experiencia latinoamericana. De la visibilización del campo a una presencia selectiva”, Revista Política y Sociedad, Universidad Complutense de Madrid, Vol. 49, n°1, 2012ª, p. 35-46.

HERRERA, Gioconda, “Starting Over Again? Crisis, Gender, and Social Reproduction Strategies among Ecuadorian Migrant Families in Spain”, Feminist Economics, 18(2), April 2012b. Special Issue: Gender and International Migration, Routledge, Taylor and Francis, 2012, p. 125-148.

HERRERA, Gioconda, “Stratified workers/Stratified mothers. Migration policies and citizenship among Ecuadorian immigrant women”, en CHAVKIN Wendy, MAHER JaneMaree (Eds.), The globalization of motherhood deconstructions and reconstructions of biology and care. London and New York, Routledge, 2010, 288 p.

HERRERA, Gioconda, “States, Work and Social Reproduction through the Lens of Migrant Experience: Ecuadorian Domestic Workers in Madrid”, en BAKKER, Isabella, SILVEY, Rachel, Beyond States and Markets. The Challenges of Social Reproduction, London and New York, Routledge, 2008, 206 p.

HERRERA, Gioconda, CARRILLO, Maria Cristina, “Transformaciones familiares en la experiencia migratoria ecuatoriana. Una mirada desde los contextos de salidayournal of Contemporar eriencia 2010.ptions spatiales et repebra:OIM, 2013.”, en CORTES, Geneviève, MIRET, Naïk (eds.), Dialogues transatlantiques autour des migrations latino-américaines en Espagne, Revue des Mélanges de la Casa Velasquez, 39(1), 2009.

HONDAGNEU-SOTELO Pierrette, “Gender and Migration Scholarship: An Overview from a 21th Century Perspective”, Migraciones Internacionales, Vol. 6, n°1, 2006, p. 219-233.

HOSCHSCHILD, Alice, “Global Care and Chains and Emotional Surplus Value”, en HUTTON Will, GIDDENS Anthony (ed.), On the Edge: Living with Global Capitalism, London, Jonathan Cape, 2000, p. 130-146.

KUSNESOF, Elizabeth, “A History of Domestic Service in Latin America”, en CHANEY, Elsa, CASTRO, Mary (eds), Muchachas No More. Household Workers in Latin America and the Caribbean, Philadelphia,Temple University Press, 1989, 520 p.

LEDO, Carmen, “Múltiples arreglos del hogar transnacional en la ciudad de Cochabamba”, Migración y Crisis Global. Europa-América Latina: nuevas estrategias, nuevas desigualdades. Revista Cidob d'afers internacionals, n° 106/107, Barcelona, 2014, p.105-128.

LUTZ, Helen, PALENGA-MOLLENBECK, Ewa, “Care, gender and migration: Towards a theory of transnational domestic work migration in Europe”, Journal of Contemporary European Studies, 19(3), 2011, p. 349-364.

MALHER, Sarah, PESSAR, Patricia, “Gender Matters: Ethnographers  Bring  Gender  from  the  Periphery  Toward  the  Core  of  Migration Studies”, International  Migration  Review, Vol.  40 (1), 2006, p. 28-63.

MARCELINO, Pedro, CERRUTTI, Marcela, “Recent African immigration to South America: The Cases of Argentina and Brazil in the Regional Context”, en MARTINEZ PIZZARO, Jorge, REBOIRAS, Leandro (Eds.) Development, Institutional and Policy Aspects of International Migration Between Africa, Europe and Latin America, Santiago, Chile, Economic Commission for Latin America and The Caribean, ECLAC, 2012, 215 p.

MARTÍNEZ BUJÁN, Raquel, “¡El trabajo doméstico cuenta! Características y transformaciones del servicio doméstico en España”, Migraciones. Revista del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones, Madrid, Universidad de Comillas, n°36, 2014, p. 275-305.

MARTÍNEZ BUJÁN, Raquel, Bienestar y Cuidado: el oficio del cariño. Mujeres inmigrantes y mayores nativos, Madrid CSIC, 2010, 327 p.

MARTÍNEZ PIZZARO, Jorge, El mapa migratorio de América Latina y el Caribe, las Mujeres y el género, CELADE-UNFPA serie Población y Desarrollo n° 44, 2003, 95 p.

MARTÍNEZ PIZZARO, Jorge, CANO CHRISTINY, Veronica, SOFFIA CONSTRUCCI, Magdalena, Tendencias y patrones de la migración Latinoamericana y Caribeña hacia 2010 y desafíos para una agenda regional, Santiago, CEPAL, serie Población y Desarrollo, n°109, 2014, 72 p.

MICHEL, Aurélia, PRUNIER, Delphine, FARET, Laurent, « Familles migrantes et ancrages locaux au Mexique: trajectoires et patrimoines migratoires dans la région de Tehuantepec », La Famille Transnationale dans tous ses états, Autrepart. Revue de sciences sociales au Sud, n° 57/58, 2011, p.77-94.

MOLANO, Adriana, ROBERT, Elizabeth, GARCÍA, Mar, Cadenas globales de cuidados. Síntesis de resultados de nueve estudios en América Latina y España, Santo Domingo, ONU Mujeres, 2012, 60 p.

MOSCOSO, María Fernanda, Biografía para el uso de los pájaros. Memoria, infancia y migración, Editorial IAEN, Quito, 2013, 335 p .

MOSER, Caroline, Gente del Barrio, vidas extraordinarias. Activos y reducción de la pobreza en Guayaquil, 1978-2004, Ediciones SUR, Santiago de Chile, 2010, 360 p.

PARREÑAS SALAZAR, Rachel, Servants of globalization: Women, migration and domestic work, Stanford, CA, Stanford University Press, 2001, 328 p.

PEDONE, Claudia, Estrategias migratorias y poder. Tú siempre jalas a los tuyos, Quito, Abya Yala, AECI, Plan migración, Comunicación y Desarrollo, 2006, 434p.

PÉREZ OROZCO, Amaia, Miradas globales a los cuidados y el desarrollo: ¿Por un derecho al cuidado? Santo Domingo, República Dominicana, INSTRAW, 2009, 17 p.

PÉREZ OROZCO, Amaia, Cadenas globales de cuidados. ¿Qué derechos para un régimen global de cuidado justo? Santo Domingo, INSTRAW, 2010, 45 p.

PÉREZ OROZCO, Amaia, LOPEZ GIL, Silvia, Desigualdades a flor de piel. Cadenas Globales de cuidado. Concreciones a nivel del hogar y articulaciones políticas, Santo Domingo, ONU Mujeres, 2011, 224 p.

PÉREZ SÁINZ, Juan Pablo, Mercados y Bárbaros. La persistencia de las desigualdades de excedente en América Latina¨, San José, FLACSO, 2014, 798 p.

RAZY, Élodie, BABY-COLLIN, Virginie, “Introduction”, La Famille Transnationale dans tous ses états, Autrepart. Revue de sciences sociales au Sud, n° 57/58, 2011, p. 7-21.

RIAÑO, Yvonne, “He’s the Swiss Citizen, I’m the Foreign Spouse: Transnational Marriages and the Impact of Family-Related Migration Policies on Social Integration and Gender Relations”, en KRALER Albert, KOFMAN Eleonore, KOHLI Martin, SCHMOLL Camille (Eds.), Gender, Generations, and the Family in International Migration, Amsterdam, Amsterdam University Press, 2011, p. 265-283.

ROSAS, Carolina, Varones al son de la migración. Migración internacional y masculinidades de Veracruz a Chicago, El Colegio de México, Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales, 2008, 307 p.

SALAZAR, Cecilia, JIMENEZ, Elizabeth, WANDERLEY, Fernanda, Migración, cuidado y sostenibilidad de la vida, La Paz, ONU Mujeres, 2011, 168 p.

SANCHÍS, Norma, RODRIGUEZ, Corina, Cadenas Globales de Cuidado. El papel de las migrantes paraguayas en la provisión de cuidados en Argentina, ONU Mujeres, Buenos Aires, 2011, 69 p.

SASSEN, Saskia, Los espectros de la globalización, México, Fondo de Cultura Económica, 2003, 273 p.

STEFONI, Carolina, “Migración, género y servicio doméstico. Mujeres Peruanas en Chile”, en VALENZUELA Maria y MORA Claudia (editoras) Trabajo doméstico: un largo camino hacia el trabajo decente, Santiago, Chile, OIT, 2009, 301 p.

SILVEY, Rachel, “Consuming the Transnational Family: Indonesian migrant domestic workers to Saudi Arabia”, Global Networks 6(1), 2006, p. 23-40.

SKORNIA, Anna, Entangled Inequalities in Transnational Care. Practices across the Borders of Peru and Italy. Transcript Verlag, Bielefield, 2014, 316 p.

TODARO, Rosalba, ARRIAGADA, Irma, Cadenas globales de cuidados: el papel de las migrantes peruanas en la provisión de cuidados en Chile, ONU Mujeres, Santiago de Chile, 2011, 169 p.

TORRES, Alicia, CARRASCO, Jesús, Al filo de la identidad. La migración indígena en América Latina, Quito, FLACSO – UNICEF–AECID, 2008, 164 p.

VÁSQUEZ, Jorge Daniel, Identidades en transformación. Migración y Juventud en Cañar, Quito, FLACSO–ARES Universidad de Lovaina y Lieja, 2014, 192 p.

YÉPEZ, Isabel, LEDO, Carmen, MARZADRO, Mirko, “Si tu veux que je reste ici, il faut que tu t’occupes de nos enfants ! Migration et maternité transnationale entre Cochabamba (Bolivie) et Bergame (Italie)”, La Famille Transnationale dans tous ses états, Autrepart, Revue de sciences sociales au Sud, n° 57/58, 2011, p.199-214.

YÉPEZ, Isabel, LEDO, Carmen, MARZADRO, Mirko, “Entre crisis, agencia y retorno: vulnerabilidad de las migrantes bolivianas en Italia”, Migración y Crisis Global. Europa-América Latina: nuevas estrategias, nuevas desigualdades. Revista Cidob d'afers internacionals, n° 106/107, Barcelona, 2014, p. 129-150.

Inicio de página

Notas

1 Ver por ejemplo Hondagneu Sotelo, 2011; Herrera 2012a, 2013ª; Malher y Pessar 2006; Benería, Kabeer, Deere, 2012.

2 En efecto, en balances anteriores se percibe al interior del campo una cierta selectividad de temas en detrimento de otros que permanecen poco estudiados (Herrera, 2012). Por ejemplo, respecto a las migraciones laborales, el trabajo doméstico ha sido uno de los temas privilegiados en el análisis de la experiencia migrante femenina en perjuicio de otras formas de trabajo informal o de la migración calificada. Así mismo, son todavía escasos los trabajos que examinan la sexualidad o la edad como dimensiones relevantes a la hora de pensar la heterogeneidad de las migraciones femeninas y las cambiantes relaciones de género (Herrera, 2012; Martínez Pizarro, Cano y Soffia, 2014). Por último, el vínculo entre la experiencia migratoria y el ejercicio de los derechos y la ciudadanía de las mujeres ha sido todavía poco explorado en América Latina (Herrera, 2013a y 2013b).

3 Varios de estos estudios pertenecieron al proyecto de ONU Mujeres Mujeres latinoamericanas en las cadenas globales de cuidado y tenía como finalidad entender la configuración de las cadenas globales en circuitos migratorios Sur-Sur y Sur-Norte. Una síntesis de los resultados se encuentra en Molano, Robert y García (2012). A partir de estos estudios surgieron propuestas de políticas en torno a lo que se denominó el derecho al cuidado (Pérez Orozco, 2011).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Gioconda Herrera, « Trabajo doméstico, cuidados y familias transnacionales en América Latina: reflexiones sobre un campo en construcción », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 31 | 2016, Publicado el 09 junio 2016, consultado el 21 octubre 2017. URL : http://alhim.revues.org/5430

Inicio de página

Autor

Gioconda Herrera

FLACSO Ecuador
Profesora Titular del Departamento de Sociología y Estudios de Género de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales- Sede Ecuador. Ha concentrado sus investigaciones y publicaciones al estudio de las migraciones internacionales desde y hacia América Latina desde perspectivas feministas. E-mail: gherrera@flacso.edu.ec

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org