Navegación – Mapa del sitio
Los grupos empresariales

Gremios empresariales y derecha chilena: redes de poder y propuestas programáticas de la Sociedad Nacional de Agricultura, 1952-1958

Pablo Rubio Apiolaza y Xaviera Salgado Ferrufino

Resúmenes

Considerado el gremio empresarial más antiguo del Chile republicano, la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) es uno de los grupos de interés con mayor influencia política, económica y cultural en la historia nacional. Por ello, resulta clave examinar sus propuestas y las redes político-sociales y culturales que articularon. Históricamente, numerosas asociaciones empresariales -entre ellas la SNA-, gozaron de una participación directa en organismos del Estado y estuvieron vinculadas informalmente a la política partidista. En este artículo, se analizan propuestas y acciones llevadas a cabo por esta organización durante el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958). En el contexto de un gobierno que planteó la intervención del Estado en diferentes momentos de su mandato, y con indicadores socioeconómicos que demostraron un estancamiento de la economía nacional, la acción de los gremios empresariales se intensificó frente al escenario de “crisis integral”. Con este fin, se analizarán editoriales y noticias en El Campesino –órgano oficial de la SNA- y otros periódicos nacionales, de tal manera de examinar los cambios de discurso y de estrategia que articularon los gremios agrícolas y los partidos de derecha durante la compleja década de 1950, momento que dio origen a un ciclo histórico que culminó en 1973.

Inicio de página

Notas de la redacción

Este artículo es parte del Proyecto FONDECYT Nº1150819 “El itinerario del proyecto monetarista chileno (1952-1975)”.

Texto completo

1La amplia victoria obtenida por Carlos Ibáñez del Campo en las elecciones presidenciales de 1952, inició en Chile un largo ciclo político y económico que culminó en el golpe militar de 1973. El concepto de “crisis integral”, acuñado por el economista Jorge Ahumada, se ha utilizado para caracterizar una coyuntura que marcó una especie de bisagra, afectando a todos los actores políticos, sociales y gremiales del país (Ahumada, 1966). En el marco de un gobierno que planteó la intervención del Estado en diferentes momentos de su mandato, un discurso en cierta medida antioligárquico y con indicadores socioeconómicos (inflación, crecimiento) que demostraron un estancamiento del modelo económico implementado en los años cuarenta, los gremios empresariales experimentaron un reacomodo de sus estrategias y de su relación con el Estado chileno. Además, las intensas movilizaciones sociales de la década de 1950 enmarcan un determinado escenario de “amenaza” al orden, que se agudizó en los veinte años siguientes (Milos, 2007).

2Dentro de ese contexto histórico, el presente artículo analiza algunas propuestas de la Sociedad Nacional de Agricultura en Chile (SNA), contenidas principalmente en El Campesino -órgano de difusión interna-, dentro de un complejo escenario de crisis estructural del agro y de cuestionamiento al régimen laboral y de propiedad que patrocinaban algunos sectores. A su vez, se pretende relevar la importancia de la SNA en la historia reciente chilena, particularmente en el aparato del Estado y en la generación de políticas públicas.

3Como hipótesis inicial, puede sostenerse que dicha asociación realizó en la década de 1950, una fuerte crítica a los pilares del modelo de industrialización con tutela del Estado, manifestándose además contraria a las propuestas de modernización laboral del agro y de intervención estatal impulsadas por Ibáñez. En este contexto, el “ibañismo” sería considerado como una primera “amenaza”, a lo que posteriormente se sumarían los gobiernos de Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y Salvador Allende Gossens (1970-1973), que terminaron por transformar definitivamente la estructura agraria. La fuerza de esta crítica, se explica por la gran presencia de miembros de la derecha política en las cabezas directivas de la SNA (partidos Liberal y Conservador), las cuales –aún en un período de cuestionamiento del orden social en Chile- aún poseían una influencia importante en el gremio, constituyéndose este en un espacio de articulación de redes de poder e influencia.

La Sociedad Nacional de Agricultura: tradición y vínculos

  • 1 Entre muchos otros autores, véase Bauer, 1994; Wright, 1982; Izquierdo, 1968; Carrière, 1981; Almon (...)
  • 2 Los gremios patronales, Santiago, Editorial Quimantú, 1973, p. 99.
  • 3 Estatutos de la Sociedad Nacional de Agricultura, Federación Gremial, Santiago de Chile, 1989, p. 3

4La SNA es considerada como el grupo de interés más antiguo, y con mayor influencia política, económica y cultural en la historia del Chile republicano1. Reconocida como la institución madre del resto de las organizaciones agrícolas del país (Gómez, 1987), y de influencia preponderante en la estructuración de las otras ramas de actividad económica, la historia de la SNA ha estado estrechamente ligada a la historia de Chile2, a la derecha política y a los principales grupos económicos. Fundada el 18 de mayo de 1838, con el objetivo de “promover la racionalización, desarrollo y protección de la agricultura, actividades conexas y agroindustriales”3, su Mesa y Consejo Directivo estuvieron formados por grandes terratenientes y empresarios agrícolas, que a su vez, asumieron cargos políticos vinculados al Partido Liberal y Conservador, y en menor medida, al Partido Radical (Correa, 2005) en los siglos XIX y XX.

  • 4 Los gremios patronales, op. cit., p. 105.
  • 5 Ibidem
  • 6 Al día de hoy, la presidencia de la institución ha sido ocupada por ocho ministros de Estado y 16 p (...)

5Entre 1833 y 1930, por ejemplo, el 70% de sus miembros directivos se desempeñaron como diputados, mientras que el 30% restante, como senadores4. Además, 29 directores del gremio agrícola ocuparon cargos de ministros5 (principalmente de Agricultura), y uno de Presidente de la República (Ramón Barros Luco entre 1910 y 1915)6. Un caso ilustrativo fue el de Luis Larraín Prieto, agricultor y miembro del Partido Conservador, quien mientras ejerció como Ministerio de Agricultura (1925-1926) se desempeñó simultáneamente como presiente de la SNA (Arriagada, 2004).

6A pesar de lo que podría suponerse, la principal actividad de la mayoría de los dirigentes de la SNA no era el agro, sino la política (Correa, 2005). La investigación de Jean Carriére sobre la ocupación de los miembros de la SNA, es concluyente al señalar que durante 1930 y 1969 fueron tres las principales ocupaciones de sus socios: la política, el agro y los negocios (Carriére, 1981). Durante la década de 1930 sólo un 13,6% se dedicaba a la agricultura mientras que un 15,2% lo hacía a los negocios (“businessman”), y un 16,9% a la política y leyes. Veinte años más tarde, se mantienen estas tres mayorías (agricultura 16,5%, negocios 15,7% y política 14%), sumándose una cuarta correspondiente a ingenieros agrónomos (16,5%). A pesar de la variación de las cifras, no cabe duda que la política seguía siendo una de las ocupaciones predilectas–generalmente combinada con las otras dos mayorías- de los socios de la SNA.

7En la década de 1950 -y dicho de una manera general, desde la implementación del modelo de sustitución de importaciones con el apoyo del Estado, diez años antes-, la influencia de algunos socios influyentes o dirigentes de la SNA en el poder del Estado continuó siendo importante; para ello basta con analizar algunos perfiles biográficos de dirigentes emblemáticos.

  • 7 Convención General del Partido Conservador celebrada en Valparaíso los días 6,7 y 8 de diciembre de (...)

8Quizás uno de los casos más representativos del vínculo entre esta organización con la derecha política, fue la figura de Joaquín Prieto Concha, miembro del Consejo Directivo de la SNA en todo este período. Prieto perteneció al Partido Conservador, colectividad de la que llegó a ser vicepresidente en 19417 y presidente durante el periodo 1943-1946 (Moulian y Torres, s/f.; Undurraga, 1947). En 1949 es nombrado Presidente de la Junta Directiva del Partido Conservador Tradicionalista, rama más anticomunista de la organización (Pereira, 1994), y durante ese mismo año hasta 1957, se desempeñó como senador por la Octava Agrupación Provincial “BíoBío, Malleco y Cautín”, provincias fuertemente agrarias. Además, Prieto ocupó cargos ministeriales en tres oportunidades (Ministro de Agricultura en 1931-1932, Ministro de Salubridad, Previsión y Asistencia Social en 1936-1937, y de Minería en 1962-1963) y estuvo ampliamente ligado a actividades empresariales y productivas: se desempeñó como consejero del Banco Central desde 1959, fue director de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC), de la Sociedad Periodística de Chile (propietaria de El Diario Ilustrado), de la Sociedad de Renta Pasaje Matte, propietario del fundo Huechún Alto de Melipilla, y director de la Sociedad Productos de Papel (Salazar, 2015). Resumiendo, Prieto Concha, se destacó como un heredero de la tradición conservadora en Chile:

Prieto Concha era un hombre de categoría, cuya personalidad equilibrada, de gran sentido común, que ejemplificaba con mucha propiedad la mentalidad conservadora heredada de su padre y de su abuelo, Joaquín Prieto, primer Presidente de la República conservadora. Desarrolló un papel muy significativo durante las décadas de 1940 y 1950. (Pereira, 1994: 243)

9Se puede profundizar con facilidad en este patrón. El propio presidente de la SNA entre 1953 y 1958, Recaredo Ossa Undurraga, fue un reconocido empresario, agricultor y dirigente gremial, que años más tarde, asumiría la presidencia de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) hasta 1966.

  • 8 El Campesino, n°4, Santiago, abril de 1953, p. 5-6.
  • 9 Ibidem

10Ossa Undurraga tenía una tradición importante. Fue hijo del agricultor viñatero Recaredo Ossa Covarrubias, miembro del Partido Conservador, senador por las provincias de O’Higgins y Colchagua (1937-1945) y primer presidente de la CMPC. El Campesino, en el marco de la elección de Ossa Undurraga en abril de 1953, señaló que este llegó a asumir el cargo “después de haber dado abundantes muestras de gran espíritu público, de alta preocupación por los problemas de la agricultura y de haber rendido servidos abnegados e importantísimos a la organi­zación agraria”8. Igualmente, destacó las competencias del nuevo presidente para afrontar la compleja situación que la industria agropecuaria atravesaba, y las capacidades para mantener la continuidad de “la esforzada, eficiente y fecunda laborque la SNA venía desarrollando desde hace 115 años9.

11Otro socio destacado de la SNA en esa década, fue Domingo Godoy Matte. Militante del Partido Liberal, empresario agrícola de diferentes haciendas del Chile central y regidor de la comuna rural de Romeral entre 1953 y 1956, fue socio y Consejero Honorario de la SNA, y se desempeñó por diez años como presidente de la Estación Experimental de dicha institución. Ingeniero agrónomo y con estudios de postgrado en economía agraria en Nebraska, Estados Unidos, Godoy Matte se consolidó como un importante miembro de la derecha chilena: en 1966 fue fundador del Partido Nacional, y fue elegido diputado por dos períodos, entre 1969 y 1973, por la provincia de Aconcagua.

  • 10 El Diario Ilustrado, Santiago, 25 de octubre de 1958, p. 16.
  • 11 El Campesino, n°, mayo de 1953, p. 7.

12A este se suma el agricultor Máximo Valdés Fontecilla, presidente de la SNA en dos oportunidades: 1941-1943 y 1946-195310. Fue militante del partido Liberal, diputado por San Fernando (1918-1921,1924) y Ministro de Agricultura durante el segundo gobierno de Arturo Alessandri (1935-1936, 1937-1938). Formó parte del Consejo Directivo de la SNA entre 1918 y 1940 (Wright, 1982). Por su destacada trayectoria, en mayo de 1953, el Consejo Directivo de la institución le confirió el título de Director Honorario vitalicio11. El Campesino, consignó entre sus páginas este homenaje, destacando las competencias de Valdés y su espíritu de servicio:

  • 12 El Campesino, n°4, Santiago, abril de 1953, p. 5-6.

Así como la historia de la Sociedad Nacional de Agricultura está íntimamente ligada a la historia y al progreso de Chile, la actuación de don Máximo Valdés Fontecilla asume en todos los casos una pro­yección de elevado interés público y de servicio al país (…) Como miembro de la Sociedad Nacional de Agricultura y uno de sus dirigentes más escuchados y respetados, encarna la norma tradicional de examinar todo problema y orientar su solución exclusiva y estrictamente en el plano de las conveniencias nacionales. Y dondequiera que su con­curso se halle presente, lo caracterizan la más gene­rosa abnegación personal y un tesón realmente ex­traordinario.12

13Durante este período, también se desempeñó como consejero de la SNA Guillermo Correa Fuenzalida, abogado del Partido Liberal, del cual que llegó a ser vicepresidente. Fue diputado por los departamentos de Curicó y Mataquito entre 1930 y 1937, antes de asumir el cargo de Ministro de Educación Pública (1937-1939). Fue, además, Ministro de Justicia (1946-1947) y Ministro subrogante de Hacienda (1937), Justicia (1937-1938), y de Relaciones Exteriores y Comercio (1938). Fue director del Banco de Chile, de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), de la Sociedad Agrícola y Comercial Colcura S.A, y de la Compañía Carbonífera e Industrial de Lota en 1948. Entre sus actividades, también se destacó como agricultor cerealero, explotando el fundo “Las Juntas”.

14Finalmente, se puede contar el caso de Luis Valdés Larraín, militante del Partido Conservador, abogado, empresario agrícola y también consejero de la SNA. Entre sus principales cargos, figuran el de consejero del Consejo Comercio Exterior en 1949 y consejero de la Caja de Empleados Públicos. Fue fundador y presidente de la Juventud Conservadora (1944-1945), vicepresidente del partido (1952-1960) y presidente en 1964. También, fue diputado por la zona de Melipilla, San Antonio, San Bernardo y Maipo, siendo reelecto en cinco oportunidades entre 1945 y 1965, completando veinte años en la Cámara de Diputados13.

15De modo tal que, haciendo una revisión de los principales miembros de la SNA en esa década de 1950, se puede apreciar con facilidad la presencia de un grupo con fuertes vinculaciones con el poder político y las instituciones democráticas, que se expresó en la defensa de una propuesta política y económica concordante con su posición social.

  • 14 Gremios patronales, op.cit., p. 100.

16Se puede señalar que hasta 1964, las asociaciones empresariales eran el grupo de presión más poderoso del país; sus enormes recursos, sus conexiones con los parlamentarios, la representación en el aparato estatal y en las empresas públicas, aseguraron su influencia en los procesos de toma de decisiones políticas (Correa, 2005). Este vínculo, generó que con anterioridad a la década de 1960, la SNA respondiera ante cualquier tentativa que amenazara su influencia en el aparato estatal14, así también como en su posición en la estructura de poder.

17Durante la administración del presidente Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958), la SNA debió enfrentarse a un escenario complejo para el agro, que junto con las intensas movilizaciones sociales de la década, configuraron un escenario de inseguridad para el orden social percibido por el empresariado y la derecha chilena como una “amenaza” a sus aspiraciones. Esto quedó manifestado en las elecciones parlamentarias de 1953, donde los tres partidos históricos (radicales, conservadores y liberales) experimentaron una considerable disminución en la votación alcanzada (Moulian, 1986; 1993): el Partido Radical obtuvo un 15,44% del total de votos, mientras que el Partido Conservador un 14,19%, y los liberales sólo un 10,79%.

18El gobierno intimidó con acrecentar el control estatal sobre las actividades económicas, y restringir las influencias empresariales en el Ejecutivo (Correa, 2005). En materia agrícola, sus propuestas estuvieron orientadas, principalmente, al control de precios, la protección al trabajador agrícola y a los agricultores indígenas, y la crítica al régimen de tierra predominante en Chile: el latifundio (Millar y Fernández, 2008). Estos autores señalan que el gobierno no tuvo mayores propuestas coherentes en materia agrícola, provocando que esta transitara entre dos caminos incoherentes entre sí: mientras que una primera fase favoreció un fuerte intervencionismo estatal, la otra estuvo caracterizada por vagos intentos de liberalización económica. Como respuesta, la SNA elaboró un discurso con claros componentes críticos frente a la política económica desarrollada por el gobierno, mostrándose contraria a la profundización de la influencia estatal y a las propuestas de modernización laboral del agro.

La propuesta de la SNA durante los años del “ibañismo”

19Uno de los principales ejes de su propuesta, de acuerdo a la SNA, tiene relación con el rol del Estado, la cual generaba desequilibrios y distorsiones en la economía. Por ejemplo, en el mes de enero de 1953 sostenía que:

  • 15 El Campesino, n°1, Santiago, enero de 1953, p. 10-15.

La Sociedad Nacional de Agricultura ha venido señalando que el constante crecimiento de los gastos del Estado y de los demás servicios del sector público constituye un factor permanente de desequilibrio para la economía nacional (…) El succionamiento de los recursos privados por parte de las reparticiones gubernamentales impide a la producción incrementarse en términos que aseguren posibilidades medianas da mejoramiento efec­tivo del nivel de vida de la población.15

20Desde esta posición, la SNA fue articulando una propuesta coherente en la cual realizaba una fuerte y decidida crítica a la acción del Estado, dentro de la estrategia económica que el país venía implementando desde fines de los años treinta. Uno de los puntos más sensibles para las cúpulas empresariales agrícolas –defendida ampliamente en esta década- fue la modernización de las relaciones laborales en el campo, particularmente respecto a la introducción del salario mínimo monetario en el agro. En una larga columna fechada en abril de 1953, la SNA argumentó que:

  • 16 Ibidem

Las regalías son parte importantísima de esa retribución y proveen en gran medida el bienestar y estabilidad de campesino y de su familia. El establecimiento de un salario mínimo vendría a afectar al régimen de regalías en términos que significaría su extinción a brevísimo plazo, y esto acarrearía a su vez menor seguridad en su trabajo para los obreros de campo (…) aumento del nomadismo, la irresponsabilidad y el desafecto por las tareas de la tierra.16

21La defensa del sistema de inquilinaje se transformó en una bandera de lucha en un contexto en el cual las movilizaciones sociales rurales comenzaron a manifestarse, por ejemplo, en la localidad de Molina en 1953 (Landsberger, 1967). La SNA interpretó la introducción del salario mínimo como nefasta para el desarrollo de los trabajadores, ante lo cual se utilizaron argumentos no siempre racionales:

  • 17 Ibidem

Conocida la psicología de nuestros trabajadores puede anticiparse que la institución del régimen actual de retribuciones por el del salario mínimo acarreará menor asistencia al trabajo y menor disciplina. La producción sufrirá entonces un descenso de volumen contingencia de extrema gravedad en un país que ya padece una seria insuficiencia de artículos alimenticios.17

22A mediados del mismo año, la preocupación de los gremios agrícolas se hace más patente, insistiéndose en la crítica a la intervención estatal, principalmente en la fijación de precios:

  • 18 El Campesino, nº 6, Santiago, junio de 1953.

Se reconoce ya unánimemente que la política de progresivos gravámenes de inconsideradas fijaciones de precios a los principales productos y de desatención gubernativa seguida respecto a nuestra agricultura en los últimos años, es la causante del desconcierto que se ha venido abriendo y aumentado de continuo entre la producción agropecuaria chilena y las necesidades de consumo del país.18

23Como puede analizarse, el gremio reconoció que la crisis de la agricultura no respondía a la cuestión de la propiedad, sino que a la modernización y al apoyo al propio latifundio. En este sentido, la SNA también insistió en el concepto de “disciplina laboral”, lo cual era atendible ya que en febrero de 1953 se fundó la Central Única de Trabajadores (CUT), con lo cual la fuerza organizativa de los trabajadores se incrementó en los años del ibañismo. En una columna titulada “Situación e inquietudes de la agricultura”, señalaron con respecto a lo anterior:

  • 19 Ibidem

Alterar inopinadamente los usos y costumbres del régimen campesino es siempre muy expuesto, porque ellos son el producto de larga experiencia y representan la acomodación natural de los factores de la producción (…) Pero no pueden mirar sino con aprensión la idea de cambios no bien estudiados, artificiales, imposibles de adaptar a la inmensa diversidad de las labores agrarias a través da todo el país y que, además, introducirían en la industria agropecuaria motivos de inestabilidad de los obreros y fermentos de inquietud social que agravarían la crisis de la producción.19

24Avanzada la década, la defensa del régimen de inquilinaje se transformó en una de las preocupaciones principales de los gremios agrícolas, frente a la modernización de las relaciones laborales propuesta por el gobierno de Ibáñez. En un extenso artículo titulado “La verdad sobre el régimen de inquilinaje”, la SNA intentó clarificar su defensa señalando que:

  • 20 El Campesino, nº 2, Santiago, febrero de 1954, p. 17.

Muy lejos de ser éste un régimen de explo­tación del hombre por el hombre (el inquilinaje), es una modalidad patriarcal que honra­damente no deberla ser combatida por razones de propaganda política, que cada día hace más estragos en nuestra masa popular (…) esta cooperación en todo orden de cosas, la defensa en común del suelo y de la vida, hicieron prosperar un régimen patriarcal que hasta hoy se ve en nuestros campos.20

  • 21 Ibidem

25En su afán de explicar los beneficios que el régimen de inquilinaje otorgaba a la población rural, la SNA intentó, inclusive, encontrar un supuesto origen en los inquilinos: “actualmente no es raro encontrar entre los actuales inquilinos, descendientes directos de los conquistadores, lo que claramente demuestran en su fisonomía de la más pura raza céltica, como lo puede comprobar cualquiera que tenga algún espíritu de observación”21. A su vez, esta columna intentó definir a los inquilinos como “pequeños productores”.

26Finalmente, en esta línea de defensa del régimen laboral basado en el inquilinaje, sostuvieron que:

  • 22 Ibidem

Decir que el mero título de inquilino es deprimente y despreciativo, es no conocer a nuestro sufrido, leal y simpático huaso chileno. Lo que ha suce­dido es que se ha degenerado el vocablo, se ha abundado de él. Cualquier hijo de vecino, comerciante, industrial, al adquirir una parcela o predio agrícola, por pequeño que sea, considera como desiderátum el poseer su propio inquilinaje —a decir de silos— en sus labores agrícolas. Emplean comúnmente 2 o 3 trabajadores, que llevan de la ciudad más cercana, a los que por el hecho de suministrarles una pieza para que vivan, bautizan con el nombre de inquilino.22

27Hacia mediados de la década de 1950, el panorama nacional va a experimentar aceleradas transformaciones. Fenómenos como el incremento de la inflación obligó al gobierno la contratación de la Misión Klein-Saks, la que elevó el costo de la vida para miles de chilenos, lo que dio inicio a un ciclo de movilizaciones sociales obreras y de surgimiento de actores políticos comprometidos con un programa de cambio social (Democracia Cristiana).

28Es sobre este contexto, que la SNA fue instalando un discurso cada vez más crítico hacia la intervención de la autoridad política en lo que se consideraba como “propiamente económico” y que debía manejarse con criterio técnico, y por consiguiente, apolítico. En este contexto, señalaron:

  • 23 El Campesino, nº 8, Santiago, Agosto de 1954, p. 5-7.

Sobre la agricultura vienen cayendo sin cesar nuevas cargas tributarias, nuevas obligaciones, nuevas iniciativas desalentadoras, nuevas restricciones y nuevas amenazas (…) Es así como siguen acumulándose sobre la agricultura otros y mayores motivos de alarma y desalientos.23

29Pasada la mitad de la década, los gremios agrupados en la SNA continuaron esta actitud de permanente reclamo frente a lo que denominaron como “la gran crisis” de la agricultura chilena, producto de las contingencias propias de la actividad, pero también de la conducción de la política nacional del último tiempo:

  • 24 El Campesino, nº 3, Santiago, marzo de 1956, p. 5.

Extralimitaciones demagógicas de la legislación arbitraria de precios, trato desigual y desfavorable de los productos esenciales chilenos frente a sus competidores importados que se internan en cantidad casi ilimitada, son, entre otros, factores que han puesto a dura prueba la subsistencia de la empresa agrícola nacional (…) De esta manera se ha ido acuñando una imagen enteramente falsa de nuestra agricultura.24

30Sin duda, se reclamaba una suerte de “abandono” de la actividad agrícola en desmedro de la industrial, a lo que hay que agregar la creciente demanda por hacer efectiva una reforma agraria que democratice el acceso a la tierra, mejorando la productividad del campo.

  • 25 El Campesino, nº 9, Santiago, septiembre de 1956, p. 5-7.

31Esta posición traspasó al nivel organizativo. El 8 de septiembre de 1956, agricultores de todo el país convocados por la Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco se reunieron en una imponente asamblea en dicha ciudad. A la reunión asistió el presidente de la SNA, Recaredo Ossa y diversas instituciones, entre ellas, la Asociación Nacional de Productores de Arroz, la Sociedad Agrícola Ganadera de Osorno; la Sociedad Agrícola del BíoBío, las Sociedades Agrícolas de Valdivia, Llanquihue, Victoria, Curacautín y Arauco, entre otras. De acuerdo a lo informado por El Campesino, el tema principal de la reunión fue “la fijación técnica del precio del trigo”, considerada una de las principales demandas históricas de los agricultores chilenos25.

32En su discurso, el presidente de la SNA hacía frente a lo que denominó como los “precios políticos”, argumentando que:

  • 26 Ibidem

Dentro de nuestra pauta de acción encaramos el problema del control de los precios, cuya aplicación con criterio político ha seguido siendo una rémora para el regreso de la agricultura (…) En materia de precios agrícolas atravesamos hoy por la situación más grave de que haya recuerdo. Las alzas de costos de la agricultura han sido muy superiores en los últimos cuatro años a la fijación de precios de los productos y las condiciones de capitalizaciones y créditos han descendido en forma vertical.26

  • 27 Ibidem

33Inmediatamente, señaló que el programa establecido por el gremio, consideró que “la libertad de precios era el mejor estímulo para la producción y que la fijación de ellos era sólo aceptable sobre bases de estudios técnicos y en situaciones extraordinarias”27. De esta forma, el presidente de la SNA va formulando una crítica radical a la política económica implementada en el agro, no únicamente desde el gobierno ibañista, sino que desde la década de 1930.

34En este importante discurso, Ossa argumentó contra la inflación, considerado uno de los males estructurales de la economía chilena. De la misma manera, hace un llamado a los gremios a oponerse a la reforma agraria, que se consideraba un paso equivocado que iba a postrar más la malograda actividad agrícola. La invitación era a luchar por la defensa legítima de los intereses de la agricultura, y a rechazar los “errores demagógicos” que la amenazaban. Durante el penúltimo año del gobierno de Ibáñez, se suceden las críticas a la política agraria, especialmente en el ámbito de la fijación de precios, afirmando que:

  • 28 El Campesino, nº10, Santiago, octubre de 1957, p. 11-17.

En una actitud de fácil halago, los gobiernos se empeñan en la fijación de precios bajos para proteger al consumidor sin relación alguna con el costo de producción ni tampoco con el nivel de los precios internacionales. En definitiva se deprime la producción, aumenta la escasez y se hace insostenible la carestía.28

  • 29 Ibidem

35Finalmente, recomienda una receta en la cual los mecanismos de mercado sean –en general- los que regulen la actividad agraria “encuadrando los gastos improductivos en los límites que indica la posibilidad de un país de desarrollo como el nuestro”29.

36Hacia 1958, la SNA introdujo en el debate público las elecciones presidenciales de ese año, las cuales se veían como una nueva oportunidad para solucionar los problemas estructurales del agro chileno. Esto cuando afirman que:

  • 30 El Campesino, nº 4, Santiago, abril de 1958, p. 5-7.

Por ahora, es preciso plantear la realidad de que los hombres públicos que están al frente de las actividades de Gobierno y la ciudadanía que participa en la designación del nuevo Presidente de la República apliquen su discernimiento para encontrar la verdadera solución que el país espera para sus graves problemas de producción y administración idónea de los recursos nacionales.30

37En septiembre, se publicó en El Campesino, una editorial en la que se dio a conocer la postura de la SNA frente a las nuevas perspectivas para la agricultura. Según esta, la inestabilidad política de los diferentes gobiernos y la falta de continuidad en materia de producción y actividad agraria, habían precipitado nuevos gravámenes sobre el agro nacional. Aun así, las expectativas eran altas para el nuevo período:

  • 31 El Campesino, n° 9, Santiago, septiembre de 1958, p. 5-7.

Existe en el país la sensación de que entraremos en un periodo de dirección oficial sostenida y coherente y esta esperanza extendida a la agricultura se traduce también en estímulo y nuevas energías para el productor agrario. Los agricultores han estado siempre dispuestos a llevar su parte justa en los deberes comunes y ofrecido todo su concurso para tratar de solucionar los problemas públicos. Esta disposición será aún más viva en ellos si a su turno reciben compresión para sus esfuerzos y reconocimiento de sus necesidades y posibilidades.31

Consideraciones finales

38Como gremio empresarial, la SNA estuvo ligada al Partido Liberal y Conservador. Diversos socios y miembros del Consejo Directivo, alcanzaron cargos políticos en Ministerios o en el Congreso Nacional hasta bien avanzada la década de 1960, lo que convirtió a este gremio en uno de los grupos de presión con más influencia del país. Durante la década de 1950, destacados dirigentes como el presidente de la SNA Recaredo Ossa, más dirigentes como Domingo Godoy Matte, Máximo Valdés Fontecilla y Guillermo Correa Fuenzalida, entre otros, estuvieron ligados simultáneamente al mundo empresarial, a los partidos de derecha y a cargos públicos de considerable influencia política.

39Durante la administración de Ibáñez, la Sociedad Nacional de Agricultura articuló una fuerte crítica a los pilares del modelo de industrialización con tutela del Estado, manifestándose además contraria a las propuestas de modernización laboral del agro. Dicha postura quedó manifestada en El Campesino, órgano oficial de difusión interno de la SNA, que a través de sus editoriales y columnas permitió dar a conocer el malestar de los gremios agricultores frente a la compleja realidad del agro nacional. Estos últimos, articularon un discurso con claros componentes críticos a la política económica implementada por el gobierno, específicamente, en lo referente a la intervención del Estado, la fijación de precios y la modernización laboral del agro, percibidas por los grandes terratenientes como perjudiciales para sus intereses. Asimismo, realizaron una férrea defensa de la gran propiedad y también del tradicional régimen de explotación laboral basado en el inquilinaje. Esto junto con la defensa de, a su juicio, la primacía de los criterios “técnicos” y “racionales” para administrar la economía y la agricultura en particular, elementos que dejan de manifiesto la presencia de algunos vagos elementos de una propuesta de tipo monetarista y libremercadista, presentes desde ya en algunos grupos de la sociedad chilena (Boisard, 2007).

40En definitiva, durante el gobierno de Ibáñez, la SNA adoptó permanentemente un discurso de enfrentamiento y de potencial movilización de sus bases, frente a lo que consideraron como “propuestas demagógicas”, estrategia que se hizo más presente en los veinte años siguientes. Aparentemente, se daba inicio a una postura defensiva y de clara reacción ante los profundos cambios que experimentó desde entonces la sociedad chilena.

Inicio de página

Bibliografía

AHUMADA, Jorge, La crisis integral de Chile, Santiago, Ed. Universitaria, 1966.

ALMONACID, Fabián, La agricultura chilena discriminada (1910-1960). Una mirada de las políticas estatales y el desarrollo sectorial desde el sur, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Colección América n° 16, 2009.

APEY, María Angélica, Historia de la Sociedad Nacional de Agricultura: una tradición de progreso, Sociedad Nacional de Agricultura, Santiago, 1988.

ARRIAGADA, Genaro, Los empresarios y la política, Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2004.

BAUER, Arnold, La sociedad rural chilena: desde la conquista española hasta nuestros días, Editorial Andrés Bello, Santiago, 1994.

BOISARD, Stéphane, Émergence d’une nouvelle droite au Chili: autoritarisme, monétarisme et conservatisme, 1955-1983, Thèse de doctorat en histoire, Université de Toulouse-II, 2001.

CARRIERE, Jean, Landowners and politics in Chile: a study of the Sociedad Nacional de Agricultura, 1932-1970, Amsterdam, Centrumvoor Studie en Documentatie van Latijns-Amerika, 1981.

CORREA, Sofía, “Algunos antecedentes históricos del proyecto neoliberal en Chile (1955-1958)”, Revista Opciones, nº 6, Santiago, 1985.

__________, Con las riendas del poder: la derecha chilena en el siglo XX, Santiago, Ed. Sudamericana, 2005.

GÓMEZ, Sergio, Organizaciones empresariales rurales: los casos de Brasil y de Chile, Santiago, FLACSO, 1987.

__________, Los empresarios agrícolas, Santiago de Chile, ICIRA, 1972.

GÓMEZ, Juan Carlos, La frontera de la democracia. El derecho de propiedad en Chile, 1925-1973, Santiago, LOM Ediciones, 2004.

IZQUIERDO, Gonzalo, Un estudio de las ideologías chilenas. La Sociedad de Agricultura en el siglo XIX, Santiago, Centro de Estudios Socioeconómicos, 1968.

LANDSBERGER, Henry, CANITROT, Fernando, Iglesia, intelectuales y campesinos: la huelga campesina de Molina, Santiago, Ed. del Pacífico, 1967.

MILLAR, Réné, FERNANDEZ, Joaquín, “Políticas agrarias en Chile: 1932-1958”, Boletín de la Academia Chilena de la Historia, Año LXXIV, n° 117, 2008, p. 407-464.

MILOS, Pedro, Historia y memoria: 2 de abril de 1957, Santiago, LOM Ediciones, 2007.

MOULIAN, Tomas, El Gobierno de Ibáñez: 1952-58, Santiago, FLACSO, 1986.

__________, TORRES, Isabel, Discusiones entre honorables. Las candidaturas presidenciales de la derecha. 1938-1946, Santiago, FLACSO, s/f.

__________, La forja de ilusiones. El sistema de partidos políticos 1932-1973, Santiago, Editorial ARCIS-FLACSO, 1993.

OSZLAK, Oscar, La trama oculta del poder. La Reforma Agraria y comportamiento político de los terratenientes chilenos, 1958-1973, Santiago, LOM Ediciones-USACH, 2015.

PEREIRA, Teresa, El Partido Conservador 1930–1965. Ideas, figuras y actitudes, Santiago, Fundación Mario Góngora, Editorial Vivaria, 1994.

Portal de Historia Política Legislativa, Unidad de Historia Política Legislativa, Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. Disponible desde internet en: <http://historiapolitica.bcn.cl/>

ROBLES, Claudio, “Controlando la mano invisible: la Sociedad Nacional de Agricultura y el mercado de maquinaria agrícola (1889-1922)”, Revista Historia, n° 42, 2009, p. 203-233.

SALAZAR, Gabriel, La enervante levedad histórica de la clase política civil (Chile, 1900-1973), Santiago, Penguin Random House Grupo Editorial, 2015.

SANTANA, Roberto, Agricultura chilena en el Siglo XXContextos, actores y espacios agrícolas, CEDER, Universidad de los Lagos, 2006.

UNDURRAGA, Ignacio (Comp.), Reseña de las XIV convenciones generales del partido conservador 1878-1947, Santiago, Imprenta Chile, 1947.

WRIGHT, Thomas, Landowners and Reform in Chile. The Sociedad Nacional de Agricultura, 1919-40, Chicago, University of Illinois Press, 1982.

Inicio de página

Notas

1 Entre muchos otros autores, véase Bauer, 1994; Wright, 1982; Izquierdo, 1968; Carrière, 1981; Almonacid, 2009; Robles, 2009; Santana Ulloa, 2006; Oszlak, 2015; Apey, 1988; Correa, 2005.

2 Los gremios patronales, Santiago, Editorial Quimantú, 1973, p. 99.

3 Estatutos de la Sociedad Nacional de Agricultura, Federación Gremial, Santiago de Chile, 1989, p. 3.

4 Los gremios patronales, op. cit., p. 105.

5 Ibidem

6 Al día de hoy, la presidencia de la institución ha sido ocupada por ocho ministros de Estado y 16 parlamentarios. Fuente: <http://www.sna.cl/historia/>.

7 Convención General del Partido Conservador celebrada en Valparaíso los días 6,7 y 8 de diciembre de 1941, Puente Alto-Chile, Taller La Libertad, s/p.

8 El Campesino, n°4, Santiago, abril de 1953, p. 5-6.

9 Ibidem

10 El Diario Ilustrado, Santiago, 25 de octubre de 1958, p. 16.

11 El Campesino, n°, mayo de 1953, p. 7.

12 El Campesino, n°4, Santiago, abril de 1953, p. 5-6.

13 Los perfiles biográficos se obtuvieron de <http://historiapolitica.bcn.cl/> Portal de Historia Política Legislativa, Unidad de Historia Política Legislativa, Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (BCN).

14 Gremios patronales, op.cit., p. 100.

15 El Campesino, n°1, Santiago, enero de 1953, p. 10-15.

16 Ibidem

17 Ibidem

18 El Campesino, nº 6, Santiago, junio de 1953.

19 Ibidem

20 El Campesino, nº 2, Santiago, febrero de 1954, p. 17.

21 Ibidem

22 Ibidem

23 El Campesino, nº 8, Santiago, Agosto de 1954, p. 5-7.

24 El Campesino, nº 3, Santiago, marzo de 1956, p. 5.

25 El Campesino, nº 9, Santiago, septiembre de 1956, p. 5-7.

26 Ibidem

27 Ibidem

28 El Campesino, nº10, Santiago, octubre de 1957, p. 11-17.

29 Ibidem

30 El Campesino, nº 4, Santiago, abril de 1958, p. 5-7.

31 El Campesino, n° 9, Santiago, septiembre de 1958, p. 5-7.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Pablo Rubio Apiolaza y Xaviera Salgado Ferrufino, « Gremios empresariales y derecha chilena: redes de poder y propuestas programáticas de la Sociedad Nacional de Agricultura, 1952-1958 », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 32 | 2016, Publicado el 09 diciembre 2016, consultado el 21 febrero 2017. URL : http://alhim.revues.org/5573

Inicio de página

Autores

Pablo Rubio Apiolaza

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile
Doctor en Historia Contemporánea, Universidad Autónoma de Madrid/Pontificia Universidad Católica de Chile. Investigador de la Biblioteca del Congreso Nacional.
rubiopab@gmail.com

Artículos del mismo autor

Xaviera Salgado Ferrufino

Universidad de Santiago de Chile
Magister en Historia de la Universidad de Santiago de Chile, mención historia de Chile
xaviera.salgado@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org