Navegación – Mapa del sitio
Mexique

Las redes transnacionales y las cadenas globales de mercancías:la agricultura de exportación en México

Humberto González

Entradas del índice

Palabras claves :

México, Agricultura, Estados Unidos
Inicio de página

Texto completo

1En este artículo1 analizo las implicaciones que ha tenido el desarrollo de la producción intensiva de frutas y hortalizas en México para el mercado mundial sobre la degradación ambiental y el deterioro de la salud de los trabajadores y de los habitantes de las áreas de cultivo. Mi tesis es que para entender en su complejidad la insustentabilidad de esta agricultura es necesario analizarla en la totalidad de las relaciones que establecen los actores sociales que participan en la producción, la distribución y el consumo de estas mercancías; esto es, en la cadena global de ellas. Esta perspectiva nos permite, por una parte, comprender mejor la distribución jerárquica del poder y de los beneficios económicos entre los diferentes actores que participan en el cadena global; por la otra, la vinculación estrecha entre el bienestar de los consumidores con mayores ingresos a nivel mundial –situados en su mayoría en los países “centrales”–, y el deterioro del ambiente y de la salud de los trabajadores y de los habitantes de los países donde se producen los alimentos.

2Este artículo sintetiza mi trabajo de investigación desde 1987 hasta el presente. Durante estos diez años he estudiado la cadena internacional de frutas y hortalizas en México y Estados Unidos. He realizado trabajo de campo en áreas de producción del occidente de México en el sur del estado de Jalisco, en la costa de Michoacán y en Tecomán, Colima, así como en el sur de Texas, Estados Unidos, y en los mercados terminales de San Antonio, Texas, y Chicago, Ilinois, en este último país. En cada uno de estos lugares seguí una metodología multidisciplinar que combinó métodos y técnicas cualitativas y cuantitativas. En cada uno de estos lugares reuní información histórica y documental y realicé entrevistas abiertas con los diferentes actores involucrados en producción, procesamiento, transportación y comercialización de los productos hortofrutícolas; además, reuní historias de vida de los principales empresarios y realicé estudios a profundidad de las principales empresas del lugar, para analizar las estrategias económicas y las redes de relaciones de los propietarios y gerentes de las mismas. En el caso del sur de Jalisco, en particular, entrevisté al 30 por ciento de propietarios o administradores de las empresas agroexportadoras e hice un censo de los trabajadores agrícolas. En McAllen, Texas, realicé entrevistas en el 25 por ciento de las empresas que compran producto de México y lo comercializan en los mercados estadounidense y canadiense. Las entrevistas con estas últimas, me permitieron tener una panorámica de las regiones hortofrutículas del noreste, occidente, centro y sur de México, donde invierten y tienen una relación estrecha con los hortofruticultores. Sobre las regiones del noroeste de México (Sinaloa, Sonora y Baja California) mi trabajo incorpora los resultados de estudios en proceso o publicaciones realizadas por colegas.

3Finalmente, para realizar este trabajo ha sido fundamental incorporar los resultados de investigaciones sobre el medio físico, social y sobre la salud de trabajadores realizadas en diversas regiones agroexportadoras de México.

Un campo social especializado en la hortofruticultura:Texas y México

La agricultura hortofrutícola de exportación en México

4La exportación de frutas y hortalizas a Estados Unidos data del siglo pasado; sin embargo, no es hasta los años sesenta cuando adquiere un gran dinamismo (Carton, 1990; Schwentesius y Gómez, 1997). Entre 1960 y 1990 la producción de frutas y hortalizas para el mercado nacional y de exportación se ha quintuplicado (CNPH, 1991). Para 1980 el valor de las exportaciones del subsector hortofrutícola fue de 510.3 millones de dólares y representó el 34 por ciento de las exportaciones del sector agrícola de México; diez y ocho años después, en 1998, el valor de las exportaciones de este subsector fue de 2, 244.1 millones de dólares y representó el 58 por ciento de las exportaciones del sector (INEGI, varios años. Estadísticas del Comercio Exterior de México). Actualmente Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones hortofrutícolas, ya que a este país se dirigió el 98 por ciento de la producción exportada del sector (Bancomext, 1996).

5En Estados Unidos las importaciones de frutas y vegetales, entre 1989 y 1993, satisficieron el 4.3 por ciento de su demanda (CD-ROM, U.S. Department of Commerce, 1996). Las importaciones que hizo ese país de México representaron el 66 por ciento del total (ibid.). La principal estación del año en que se realizan estas importaciones es el invierno (68 por ciento en 1994), cuando por razones climáticas no es posible cultivarlos en la mayor parte de las áreas agrícolas de Estados Unidos y los aranceles alcanzan su nivel más bajo (USDA, Fresh Fruit and Vegetable Arrivals, 1995). Esta característica hace evidente el carácter complementario de la producción hortofrutícola mexicana y estadounidense.

6Es posible identificar tres grandes redes en el desarrollo de la hortofruticultura de exportación en México, las cuales vinculan a los productores mexicanos con las empresas (principalmente estadounidenses) que comercializan sus productos (Mapa 1). La primera la desarrollaron los empresarios de Sinaloa y Sonora, en el noroeste de México, en coordinación con los distribuidores de Nogales, Arizona (Mares 1987, Carton 1990). La segunda red, en la que se centrará este trabajo, la iniciaron los empresarios del sur de Texas, quienes promovieron la siembra de hortalizas y frutas para los mercados estadounidense y canadiense en regiones agrícolas del occidente, centro, sur y este de México (González y Calleja 1998). Finalmente, la tercera fue promovida, por una parte, por empresarios de San Diego, California, quienes ante la escasez y el encarecimiento del agua de riego cruzaron la frontera con México y formaron “sociedades” (joint ventures) con empresarios de San Quintín, Baja California, para continuar con su programa de producción (Cook y Amon, 1987). Por otra parte, los grandes empresarios de Sinaloa -de acuerdo con entrevistas realizadas a algunos de ellos- extendieron su actividad productiva a esta región cercana a la frontera con México-Estados Unidos para cultivar hortalizas -tomate principalmente- en una época distinta a la época en que producen en su estado natal y así incrementaron su presencia en el mercado nacional y de exportación.

Mapa 1: Puntos de articulación de las cadenas transnacionales de frutas y hortalizas México Estados Unidos: Nogales, AR., Mc. Allen, TX. Y San diego, CA.

Fuente: Entrevistas a empresarios agroexportadores de México y Estados Unidos sobre sus áreas de operación.

La cadena mercantil de Texas y México

7Texas es el tercer productor de frutas y hortalizas frescas más grande de Estados Unidos, después de California y Florida, y el primer productor de sandía a nivel de esa nación, el segundo en cebolla y melón honeydew y el tercero en melón cantaloupe (Federal State Marketing News, USDA, 1995a). Desde finales de 1930 la mayor parte de la producción de frutas y hortalizas se concentró en el sur del estado, principalmente en las regiones denominadas Lower Rio Grande y Winter Garden. Estos productos cobraron gran importancia en el valle porque podían cultivarse durante parte del invierno, cuando no era posible hacerlo en la mayor parte del país. Los productores de estas dos regiones supieron manejar a su favor esta ventaja y escalonaron sus fechas de plantación para ser los últimos productores de Estados Unidos en el otoño y principios del invierno en cosechar productos tales como cebolla, melón, chile morrón, pepino y sandía; además, para ser los primeros en inundar los mercados con estos mismo productos al entrar la primavera. Durante los meses de diciembre, enero y febrero las bajas temperaturas y las heladas dificultaban la producción de estos cultivos.

8Los empresarios texanos buscaron en México regiones con las condiciones agroclimáticas que les permitieran sembrar aquellos cultivos que les interesaba; lo hicieron en el tiempo y en la cantidad que los requerían. Así fue como empezaron a sembrar cebolla en las cercanías de Tampico, y posteriormente en el estado de Morelos; también se desplazaron a Apatzingán, Michoacán, para sembrar melón, pepino y sandía. Después incluyeron a Jalisco, Guerrero, Oaxaca, Colima, etcétera; iniciaron el cultivo de fresa en el Bajío guanajuatense y posteriormente en el valle de Zamora, Michoacán (González y Calleja, 1998). Así mismo extendieron sus actividades al norte de Texas, al sur de Nuevo México y a Oregon, Estados Unidos, para cosechar durante los meses de verano, cuando las altas termperaturas no permite sembrarlo en el sur de Texas (ibid.).

9Además de las empresas texanas participaron algunas de California y Florida que habían extendido sus operaciones al Lower Rio Grande de Texas y que percibieron la posibilidad de invertir en México durante la temporada de invierno. Todas ellas construyeron o rentaron bodegas en las ciudades fronterizas de Texas para recibir el producto procedente de México.

10Las importaciones desde México tuvieron un crecimiento constante. Entre 1979 y 1994 el volumen de dichas frutas se incrementó de 478 a 695 millones de toneladas (USDA, Agricultural Marketing Service, varios años).

11A mediados de los ochenta, como consecuencia de una iniciativa de países de la Cuenca del Caribe que redujo a cero los aranceles de los productos que Estados Unidos importaba de esta región, los empresarios de Texas y otros estados de la Unión Americana extendieron sus actividades a Guatemala, Honduras y Costa Rica, donde buscaron áreas que tuvieran las condiciones agroclimáticas adecuadas para los cultivos que les interesaban.

12Desde la perspectiva de los empresarios texanos y estadounidenses, la producción en México y Centroamérica complementaba la de Estados Unidos. La política arancelaria del gobierno de su país, que en general aumenta los aranceles de mayo a noviembre, favoreció a los productores estadounidenses.

13A mediados de los años ochenta, grandes productores mexicanos especializados en la producción de hortalizas y frutas para exportación establecieron plantas de empaque y se familiarizaron con los sistemas de verificación de calidad de Estados Unidos. Esto les permitió abrir oficinas en McAllen con personal bilingüe y vender su producto y el de otros productores mexicanos a quienes les compraban en los mercados terminales estadounidense y canadiense (González, 1994; González y Calleja, 1998). Esta estrategia la habían utilizado con anterioridad los productores de Sinaloa y Sonora, localizados en el noroeste de México, quienes exportaban por Arizona y California y abrieron sus oficinas de venta a Estados Unidos en la ciudad de Nogales, Arizona (Mares, 1987; Calvin y Barrios, 1998).

14Me parece relevante destacar que no obstante que las exportaciones de productos frescos de México se han diversificado y comprenden varias docenas, el 87 por ciento del volumen total solamente se concentra en nueve productos: tomate, cebolla, pepino, calabacita, melón –cantaloup y honeydieu–, sandía, limón, banana y mango (USDA, Arrivals and Imports, 1996). En periodos anteriores la variedad de productos fue mucho más limitada.

15Las estrategias que siguieron los empresarios estadounidenses para operar en México fueron múltiples y variadas. En unos casos rentaron la tierra a los productores y campesinos y sembraron directamente, otros se asociaron con grandes agricultores mexicanos que antes sembraban granos y oleaginosas y criaban ganado, a quienes asesoraron en el uso de la tecnología y los sistemas de cultivo que empleaban en Texas. Finalmente, las empresas texanas financiaron a productores mexicanos para que sembraran aquellos productos que les interesaban durante la temporada del mercado estadounidense, en la cual podían obtener mayores dividendos. La empresa estadounidense cobraba una comisión por la venta de la cosecha en Estados Unidos y Canadá y descontaba el financiamiento y los gastos de selección y empaque de la fruta y otros gastos en los que había incurrido.

16Los productores mexicanos, de manera individual o en asociaciones articuladas por la Confederación Nacional de Productores de Hortalizas, construyeron plantas de selección y empaque o se las compraron a empresas estadounidenses; sin embargo, para la comercialización en Estados Unidos dependieron en su mayor parte de estas últimas. Solamente algunos, los más grandes y exitosos, se aventuraron a construir o rentar bodegas en la frontera para vender directamente su producción y la de otros productores de diferentes regiones en los mercados terminales de Estados Unidos y Canadá; de esta manera rompieron su dependencia de los empresarios texanos y compitieron con ellos en las áreas de producción y en los mercados terminales (González, 1994).

Los problemas medioambientales y los empresarios agroexportadores

17Al analizar la práctica de las empresas estadounidenses, y más recientemente de las grandes empresas mexicanas especializadas en la exportación hortofrutícola, identifico un patrón de producción relacionado con la movilidad de estas empresas en regiones agrícolas de México y de Centroamérica. Éstas, después de operar durante cierto tiempo en un área agrícola, se cambian a otra o reducen su escala de actividad en la primera, mientras que la incrementan en la segunda, donde las frutas y vegetales no se producen en la escala que ellas acostumbran. De esta manera, las compañías continúan produciendo intensivamente los cultivos que les interesa y a la vez evitan los problemas medioambientales que su operación origina. En las nuevas áreas encuentran suelos que no han sido sometidos al cultivo intensivo de tales cultivos hortofrutícolas, reservas de agua abundante y, en general, condiciones fitosanitarias saludables. En ellas buscan también condiciones agroclimáticas apropiadas que les permiten cosechar durante algunas fechas o semanas, cuando la demanda o los precios en Estados Unidos crecen y pueden obtener mayores utilidades.

18En los estudios en que se ha analizado el desarrollo de la hortofruticultura para exportación en las regiones de México es posible identificar cuatro problemas en el medio ambiente: la pérdida de productividad de los suelos, la multiplicación de las plagas y enfermedades que afectan a las plantas, el abatimiento, la salinización y la contaminación de los recursos acuíferos, y finalmente, el problema de salud que provocan los pesticidas en los trabajadores y en los habitantes de las poblaciones cercanas a los campos hortícolas. Estos problemas pueden ser atribuidos tanto a las compañías estadounidenses como a las mexicanas que adoptaron prácticas de cultivo insustentables en las regiones en las que operan.

19El problema del abatimiento de la productividad del suelo se presenta cuando año con año se siembra un mismo cultivo o cultivos de la misma familia, sin dar lugar a una rotación que permita conservar la fertilidad del mismo. Las empresas se especializan en ciertos cultivos debido a la inversión que hacen en tecnología y en un personal especializado que emplean durante todo el año (Feder, 1973; González, 1994; López, 1992; Macías, 1998); también, como veremos más adelante, porque obtienen mayores oportunidades en la comercialización al producir en gran escala un cultivo y tenerlo en venta durante todos los días del año.

20El segundo problema que se presenta con el monocultivo de productos de exportación es que las plagas y enfermedades se multiplican con gran rapidez y se vuelven difíciles de controlar cuando un mismo cultivo o un cultivo de la misma familia que el anterior se producen año con año de manera intensiva y en gran escala (Barking y King, 1970; López, 1990; y González, 1994). Los programas de plantación en el valle de Apatzingán, Michoacán, se elaboraron en etapas escalonadas, de forma que hubiera plantas en producción de melón, sandía y pepino –todas cucurbitáceas– durante nueve de doce meses del año. En valle de Autlán, Jalisco, había tomate, calabacita y melón –estos dos últimos cucurbitáceas– durante diez meses al año. Entre 1969 y 1970 arribaron a este lugar empresas del Lower Rio Grande que buscaban mejores situaciones fitosanitarias de las que encontraron en Tamaulipas y en la cuenca del río Tepalcatepec (López, 1990: 88) .

21Ahora bien, en la mayor parte de las regiones del occidente y sur de México donde se siembran estos cultivos los inviernos no son tan fríos como para matar los insectos transmisores de enfermedades y éstos se reproducen aceleradamente; además, los insectos desarrollan resistencia a la mayoría de los pesticidas, que se aplican en forma anárquica, de tal manera que resulta imposible combatirlos. Este problema, por una parte, incrementa los costos de producción, ya que se hace necesario un mayor número de fumigaciones y la utilización de insecticidas más “efectivos” y costosos; y por otra, las enfermedades que adquieren las plantas disminuyen la productividad de éstas y la calidad de sus frutos (Bustamente, 1996: 290; González, 1996; Agustín et al., 1994: p 602; Pérez et al. 1993).

22El tercer problema se refiere al abatimiento, salinización y contaminación de las fuentes de agua subterránea. A fines de la década de los años ochenta la sobrexplotación de los acuíferos del subsuelo se señala a nivel nacional como un grave problema, ya que el volumen de agua extraída para riego superaba la recarga natural de los acuíferos y se calculaba que en la mayor parte de las áreas regadas con agua del subsuelo los niveles estáticos de agua bajaban de uno a tres metros por año (Chávez, 1989: 85). El abatimiento de los mantos freáticos producía fracturas en el terreno, desecamiento de lagos, agotamiento de manantiales, y se acompañaba de contaminación (SARH, 1980: 24-25; Chávez, 1988). El abatimiento de los mantos era mayor en las zonas áridas que suelen buscar las empresas que producen hortalizas porque en ellas no llueve y es posible controlar la humedad de la planta y desarrollar sus programas de siembra de acuerdo con la demanda del mercado estadounidense. Los estudios regionales donde encontramos evidencias suficientes para relacionar el problema de sobrexplotación de los acuíferos con el desarrollo hortofrutícola para exportación son los realizados en el sur de Jalisco, donde los pozos perforados por las empresas agroexportadoras en la parte más alta del valle se secaron y los que se perforaron posteriormente pasaron de una profundidad de 80 a 200 metros; asimismo, fue necesario introducir riego por goteo para mantener produciendo ciertos terrenos del valle de Autlán (González 1996).

23El cuarto problema es la salud de los trabajadores y habitantes de las poblaciones cercanas a los campos de cultivo, que se encuentran expuestos a los pesticidas utilizados por las empresas agroexportadoras. Por lo general, a los trabajadores que aplican sustancias altamente tóxicas no se les informa de su peligrosidad ni se les capacita adecuadamente; tampoco cuentan con el equipo de protección apropiado (Feder, 1977; Seefoó, 1993 y 1995; Schrader, 1995; Tórrez, 1996). Por ello los trabajadores tienen problemas de salud como irritación en las vías respiratorias, en los ojos y en la piel; algunos desarrollan síntomas graves de intoxicación, mientras que otros mueren o contraen enfermedades que les causan la muerte (Seefoó, 1993: 211-218, Schrader, 1995). Los gastos médicos que supone la curación de estos padecimientos son pagados por los trabajadores. Solamente cuando éstos sufren de una severa intoxicación en el campo de cultivo, el patrón cubre los costos de hospitalización en las clínicas de salud pública (ibid.).

24Frente a la degradación del medio ambiente y los problemas de salud de los trabajadores y de la población, las autoridades de agricultura, del trabajo y de salud asumen un papel pasivo e indiferente, o carecen del personal necesario para vigilar el cumplimiento de leyes y reglamentos (Seefoo, 1993; Schrader, 1995 y notas de campo). En 1987 se creó en México una agencia para regular el uso de pesticidas y existe interés del gobierno mexicano por cumplir los tratados internacionales en esta materia, pero no cuenta con inspectores de campo que supervisen a las empresas que utilizan los pesticidas (PANNA 1996 y 1998; Keppinger, 1999).

25A nivel local y regional, limitar o regular las operaciones de las empresas agroproductoras de origen estadounidense o mexicano implica afectar a un sector dinámico de la economía y disminuir las oportunidades de empleo de un gran número de trabajadores y de empresas que les prestan servicios como talleres de maquinaria y automotrices, establecimientos que les venden insumos, transporte, fábricas de cajas de cartón y madera, empresas de fertilizantes, etcétera. En 1993 la producción hortofrutícola en la costa de Guerrero aportó el 65 por ciento del valor total de la producción agrícola (Bustamante, 1996: 241); en Autlán, una hectárea sembrada con tomate requirió de 224 jornales -sin contar los empleos en las plantas de selección y empaque ni en acarreo del producto a éstas-, mientras que una de maíz solamente necesitó 28 jornales (Distrito de Desarrollo Rural de El Grullo, 1989).

26La persistencia de prácticas agrícolas que degradan el ambiente y afectan la salud humana está vinculada a que las empresas agroexportadoras compiten en un eslabón de la cadena por asegurar un abasto continuo y a precios competitivos a sus clientes de los mercados del norte. La ventaja que alguno obtiene con el pago de bajos salarios, de rentas bajas o con un aumento considerable de la productividad del suelo, le hacen posible un crecimiento en el campo empresarial en el que participa. La explicación de la insustentabilidad de esta agricultura no reside tanto en la ideología de los empresarios -la ganancia inmediata a cualquier costo- cuanto en su participación en un campo social en el que compite con otras empresas por la utilidades que se generan en él.

27La explicación del surgimiento y continuidad del patrón agrícola al que he hecho referencia quedaría incompleta si no se consideraran las interdependencias de las empresas a las que hice referencia con los integrantes de los otros eslabones del campo, como los comerciantes y consumidores estadounidenses.

Los articuladores transnacionales de la cadena: la distribución

28La cadena transnacional que integró a los agricultores de las regiones del este, occidente, centro y sur de México, así como de Centroamérica, con los consumidores de Estados Unidos y Canadá fue construida principalmente por los empresarios asentados en el valle de Lower Rio Grande, en Texas. Estos hasta los años cuarenta tuvieron en la ciudad de San Antonio el principal mercado de sus productos. En esta plaza se consolidó un grupo de comerciantes mayoristas que compró la producción del valle y de otras áreas agrícolas del centro y sur de Texas y la comercializó en centros urbanos como Houston y Dallas, Texas, y en otras ciudades, principalmente del noreste y noroeste de Estados Unidos (González y Calleja 1998).

29Hacia fines de los cuarenta, los más prósperos productores-empacadores-embarcadores (PEE) de Lower Rio Grande –quienes además empacaban y comercializaban la cosecha de los productores que carecían de instalaciones y del personal capacitado para realizar estas tareas– buscaron establecer contacto directamente con los mayoristas de Houston y Dallas, y del resto de ciudades de Estados Unido.

30En Estados Unidos el pago proporcional que recibe el productor una vez que su producto ha sido comprado por el consumidor ha ido en disminución en los últimos 45 años. En 1953 el productor recibió 38 por ciento de cada dólar que el consumidor pagó por los productos agrícolas, entre los que se encontraban las frutas y hortalizas; en 1970 pagó 32 por ciento, en 1990 un 24 por ciento y en 1997 un 21 por ciento (USDA/ERS, 1999: 41). En estos años el costo de empaque, transporte y mercadeo se disparó de 62 a 79 por ciento (ibid.); esto es, un incremento de 27.4 por ciento. La variación en el pago que recibe el productor nos señala un incremento en los gastos de mercadeo –mayor “valor agregado”–, pero fundamentalmente de feroz competencia entre los integrantes de la cadena por una porción mayor de cada dólar que el consumidor está dispuesto a pagar por los productos agrícolas.

31Las estrategias productivas de los PEE cambiaban conforme surgía un nuevo actor en los mercados terminales: las cadenas de tiendas de supermercados, que comenzaron como negocios familiares. En San Antonio, donde estudiamos el desarrollo de las cadenas de supermercados locales (González y Calleja, 1998), varios de estos comerciantes abrieron otras sucursales en diferentes barrios de la ciudad y posteriormente en las ciudades circunvecinas de Texas. Hacia 1952 uno de estos negocios, Handy Andy, contaba con 18 supermercados, amplias instalaciones y un ramal de ferrocarril propio para conectarse con la línea Mississippi-Kentucky-Texas (San Antonio Express, febrero 19 de 1994).En la década de los sesenta esta cadena controlaba el 35.5 por ciento del mercado de San Antonio, mientras que su competidor más próximo, la cadena H.E.B., tenía el 15 por ciento (San Antonio Express, febrero 10 de 1994). En los años siguientes estas cadenas enfrentaron la competencia de empresas que operaban a escala nacional, como Anderson y Wall-Mart, y tuvieron que disputarse con ellas los mercados de Texas. En 1994 la cadena Handy Andy fue comprada por Megafoods Stores Inc. de Arizona, que amplió sus actividades a Texas (ibid.). La cadena H.E.B. para 1999 ocupaba el lugar once dentro de las 50 cadenas más grandes de supermercados con 264 tiendas y con ventas anuales de 6.6 billones de dólares (Supermarket Business, 2000: 17).

32Hoy día, los supermercados de Estados Unidos distribuyen el 78 por ciento de las frutas y hortalizas que llegan al consumidor (Interactive Market System, 1997: 20). El número total de supermercados que venden productos frescos es 31,644, de los cuales el 36 por ciento pertenecen a diez cadenas (chain stores) tales como Kroger Co., con 2,238 tiendas; Aberstson´s, con 1,703 tiendas, y Safeway, con 1,445 tiendas (Supermarket Business, 2000: 17).

33Para las cadenas de supermercados eran más atractivos los PEE que los podían abastecer en la cantidad y presentación que requerían; dentro de este grupo, resultaron más atractivas aquellas empresas que las abastecían durante el mayor número de semanas al año. Fue así como los PEE del sur de Texas se concentraron en uno o dos productos y buscaron tenerlos en sus bodegas todo el año. Fue así como los PEE y las cadenas de supermercados y de abasto a instituciones aumentaron sus dimensiones y ajustaron unas a otras sus formas de operación, métodos de empaque y presentación, así como los sistemas de transportación.

34Los supermercados -gracias a su poder de compra- han practicado una presión muy considerable sobre los PEE para que abaraten sus costos de producción y operación, así como para que reuduzcan su margen de ganancia; de esta manera, han logrado abaratar los productos que venden al menudeo y fortalecer su posición en el mercado. Entre 1971 y 1993, un período en el que las cadenas de supermercados crecieron y se consolidaron, el precio real de venta al menudeo de cinco de los vegetales más consumidos en Estados Unidos decreció 33 por ciento durante el invierno y 20 por ciento durante el verano (cuadro 1). La reducción se presentó junto con un aumento de 78 por ciento en el volumen de producción de estas mercancías (ibid.). Ante esto los productores de Estados Unidos respondieron a la exigencia de producir más con menor retribución incrementando la productividad de la tierra. Los rendimientos del tomate en ese mismo período se elevaron 101 por ciento, los de la cebolla 25 por ciento, los del pepino 77 por ciento, los de la calabacita 89 por ciento y los del chile morrón 168 por ciento (cuadro 1). En el caso de México advertimos una tendencia similar en la productividad por hectárea de los mismo cultivos, según podemos observar en el cuadro 1.

35La presión que ejercieron las cadenas para que abarataran el producto, a fin de cuentas, descansó en la explotación de los recursos naturales de ambos países, y en el caso de México, según vimos en el inciso anterior, esta explotación se realizó de manera insustentable. Ahora bien, el análisis de las interdependencias entre los diferentes actores de la cadena quedaría incompleto si no consideráramos a los consumidores.

Los consumidores y la cadena global de frutas y hortalizas

36El crecimiento de la producción hortofrutícola en Estados Unidos y México no hubiera sido posible de no haberse desarrollado un consumo masivo de frutas y hortalizas y una demanda creciente de “especialidades”. Entre estas últimas se encuentran los productos libres de residuos tóxicos –orgánicos-, los que sirven para elaborar platillos típicos de diversos grupos nacionales –étnicos- y los que satisfacen el gusto de un grupo muy restringido de consumidores -exóticos.

37En las últimas dos décadas ha habido un incremento en el consumo de productos hortofrutícolas frescos en Estados Unidos, y en general en los países con alto ingreso per cápita (Cook, 1990; Friedland, 1994a). En Estados Unidos el consumo per cápita de vegetales frescos creció 23 por ciento entre 1973 y 1993, mientras que el consumo de vegetales congelados y enlatados aumentó sólo 18 y 11 por ciento, respectivamente (USDA, citado en Malaga y Williams, 1996: 2). El consumo de vegetales frescos en 1993 representó 9.7 del consumo nacional, cifra muy superior al 5.2 por ciento de 1975 (ibid.: 34). La importación, realizada principalmente durante el invierno, permitió abastecer en forma ininterrumpida la demanda de productos frescos y la estabilidad en los precios a lo largo de todo el año. Es significativo observar que el precio real que pagó el consumidor estadounidense entre 1975 y 1993 durante la temporada de invierno, decreció en 33 por ciento, mientras que en el verano la disminución fue de solamente 20 por ciento (cuadro 1).

Cuadro 1: Crecimiento y promedio anual del crecimiento de la productividad y de los precios al consumidor de vegetales seleccionados en México y en Estados Unidos.

1971/1993

Crecimiento total

(%)

Promedio anual del crecimiento (%)

Precio al menudeo en EU de vegetales seleccionados (1)

-27.27

-1.13

Invierno

-33

-1.24

Verano

-20

-0.69

Venta al menudeo de los Principales vegetales

de EU (2)

32

1.61

Producción de los principales vegetales en EU (3)

78

2.65

Productividad anual de vegetales seleccionados de México: (4)

Jitomate

101.7

3.4

Cebolla

25.5

1.0

Pepino

76.9

2.7

Calabacita

89.0

2.9

Chile Morrón

168.1

4.6

Precio al Menudeo de vegetales seleccionados (5)

39.90

1.92

Producción total de vegetales seleccionados de México (6)

Jitomate

80.39

3.86

Cebolla

192.11

5.97

Pepino

133.29

5.95

Calabacita

671.52

13.90

Productividad anual de:

Jitomate

47.78

2.43

Cebolla

71.99

2.94

Pepino

62.52

3.12

Calabacita

48.23

3.25

38(1) Estados Unidos dólares por libra de 1978: jitomate, cebolla, pepino, calabacita y pimiento morrón. Invierno (de diciembre a mayo) y verano (de junio a noviembre).

39(2) 1,000 dólares de 1978: espárragos, brócoli, zanahorias, apio, coliflor dulce, maíz tierno dulce, lechuga, cebolla y jitomate

40(3) Espárragos, brócoli, zanahorias, apio, coliflor dulce, maiz tierno dulce, lechuga, cebolla y jitomate.

41(4) Toneladas métricas/Hectárea.

42(5) Peso/kg de 1978: jitomate, cebolla, pepino y calabacita.

43(6) Toneladas métricas/Hectáreas

Fuente: Elaboración propia con base en información presentada en J. Málaga y Williams 1996.

44En estos cambios influyó la disminución de los precios y el mejoramiento del ingreso de los consumidores del norte, pero también fueron clave otros factores que tienen que ver con la organización doméstica y con las preferencias y los hábitos de consumo de los estadounidenses (Friedland, 1994b; Goldfrank, 1994). Han sido también importantes los discursos sobre el valor nutricional de las frutas y hortalizas y los programas de información nutricional, auspiciados el gobierno estadounidense y por las instituciones privadas en las escuelas y los medios de comunicació. La campaña “Cinco porciones [de frutas y hortalizas] al día para una buena salud” (Five-A-Day), patrocinada conjuntamente por el Instituto Nacional del Cáncer y la Fundación para una Mejor Salud, ha enfatizado ante los consumidores las ventajas de consumir frutas y hortalizas frescas para gozar de buena salud y prevenir el cáncer. El Departamento de Salud de Estados Unidos ha ido más lejos al recomendar el consumo diario de nueve porciones en lugar de cinco.

45El resultado de estas campañas puede advertirse en el aumento del consumo de productos frescos, como señalé anteriormente. Sin embargo, también en este resultado han influido las iniciativas de los productores, empacadores y distribuidores, quienes aportan financiamiento para la realización de las campañas y desarrollan diversas estrategias para influir en la preferencia y decisiones de los consumidores. De acuerdo a entrevistas con productores mexicanos y estadounidenses, las asociaciones de productores y exportadores designan un presupuesto para promocionar sus productos entre los consumidores nacionales y extranjeros. Las empresas más grandes, además, invierten parte de sus utilidades en la promoción de su etiqueta, para lograr que el consumidor los identifique al hacer la elección.

Conclusiones

46El estudio de la sustentabilidad en la perspectiva de las cadenas globales de mercancías, entendidas éstas como campos sociales, ha permitido entender y explicar la preeminencia de un patrón de producción practicado por las empresas agroexportadoras estadounidenses y mexicanas que operan en ambos países, además de algunas que lo hacen en países de Centroamérica. De esta manera, con base en la relación de complementariedad y competencia entre la totalidad de los actores de la cadena, ha sido posible explicar históricamente y de manera comprensiva la insustentabilidad que se presenta en la agricultura en el contexto de integración transnacional.

47Este patrón de prácticas agrícolas ha producido una rápida degradación de los recursos naturales y ha afectado la salud de los trabajadores y habitantes de las áreas de producción. Las empresas han operado sin incurrir en costos y sin ser afectadas por los problemas medioambientales que generan debido a su movilidad y a la incapacidad y limitado interés de los Estados nacionales, que han visto en esta agricultura una oportunidad de dinamizar la inversión y el empleo en el campo.

48Las empresas agroexportadoras, sin embargo, están inmersas en una tenaz competencia entre sí para satisfacer las exigencias de un sector distribuidor, que en un mercado fluctuante y especulativo, ha abatido los precios y ampliado la demanda masiva y especializada de productos frescos que requieren los consumidores. Estos se han visto beneficiados por una mayor y más variada oferta de productos durante todo el año.

49Los consumidores estadounidenses -particularmente de los estratos medios y altos- constituyen el sector social más beneficiado con la formación de las cadenas transnacionales de frutas y hortalizas. Primero, porque el precio real de estos productos ha disminuido, lo que permite un consumo masivo y el ahorro en los gastos básicos de alimentación de la población; este ahorro les posibilita destinar una mayor parte de sus ingresos a la compra de otros satisfactores (autos, casa, educación, diversión, etcétera), dinamizando así otros sectores de la economía estadounidense. Segundo, porque los vínculos transnacionales, aunados al abaratamiento y la eficientización del transporte, han permitido el abasto de estos productos durante todo el año. Muchos consumidores han enriquecido su dieta con productos naturales frescos y han podido contar durante todo el año con productos libres de residuos tóxicos, o bien preparar los platillos tradicionales de sus lugares de origen con los ingredientes frescos que requieren. Finalmente, los consumidores estadounidenses no son afectados por los problemas medioambientales que genera este tipo de agricultura, ya que éstos se presentan en otros territorios nacionales definidos por el derecho internacional como “estados soberanos”.

50En el desarrollo de la cadena transnacional de frutas y hortalizas, sin embargo, existe una paradoja, planteada por autores que estudian la sustentabilidad de la agricultura actual y sus vínculos con los consumidores (Goodman y Redclieft, 1991). Esta agricultura ha traído una mejoría en los satisfactores de salud y bienestar en las regiones del mundo donde se localizan los eslabones de distribución y consumo, pero al precio de un deterioro de la salud y la degradación del ambiente de las regiones donde se producen. Los costos que conlleva el daño al ambiente y a la salud de los trabajadores y habitantes de las áreas productivas se afrontan de manera desigual, ya que recaen exclusivamente en estos últimos y en los productores de México y Centroamérica donde se realiza esta agricultura.

51La propuesta de incluir a los consumidores como actores integrantes de un campo social en torno a las mercancías permite concederles no solamente corresponsabilidad sobre las condiciones en las que se producen y comercializan las mercancías que demandan, sino además conceder capacidad de conocimiento y acción para modificarlas a escala local y mundial. Desde 1960 en Europa y ahora en más de 30 países existen organizaciones no gubernamentales que advierten las potencialidades de los consumidores para transformar las condiciones de desigualdad e insustentabilidad que definen el actual sistema económico (www.consumerscouncil.org/). Ellas buscan que el consumidor ejerza su capacidad de decisión a favor de bienes producidos en condiciones sustentables y justas. En la medida en que existe mayor compromiso de los consumidores y garantías de la veracidad de las etiquetas que exhiben los productos (Fair Traid Certified, Green Seal, The Food Alliance, Mothers and Others for a Livable Planet…) se presentan cambios en los demás eslabones de las cadenas productivas. Hoy día, grandes transnacionales de la distribución del café (New York Times 3/01/00 y 3/11/00) como Starbucks o las cadenas de supermercados como HEB (www.consumerscouncil.org/ecolabel/prodframe.htm) advierten las posibilidades de un negocio lucrativo y buscan que algunos sus productos porten etiquetas que les garantizan un sobreprecio o promueven acciones entre los pequeños productores del tercer mundo (los productores de café) que los identifiquen como promotoras de un intercambio justo y de una producción sustentable.

Inicio de página

Bibliografía

AGUSTÍN, J., G. ARTEAGA, M. BLANCARTE, H. CALDERON, V. LÓPEZ, D. RIVERA, S. RIVERA, J. ROMERO y C. SANTOS (1994). La producción agropecuaria de la región valle del Tepalcatepec, Michoacán. Texcoco, Estado de México: Universidad Autonoma de Chapingo.

BANCO NACIONAL DE COMERCIO EXTERIOR (1996) Mercado de productos frescos. México: Bancomext.

BARKIN, D. and T. KING (1970) Regional Economic Development: The river basin approach in Mexico. Cambridge: Cambridge University Press.

BILL COMMUNICATIONS INC. (1999) “Produce Annual Report 1999” Progressive Grocer. Octubre 1999, New York, Estados Unidos de América.

BUSTAMANTE, T. (1996) Las transformaciones de la agricultura o las paradojas del desarrollo regional: el caso de los valles de tierra Caliente, Guerrero. México: Tesis de Doctorado de la Universidad Metropolitana. México.

BUTTEL, F. (1997) “Some observations on agro-food change and the future of agricultural sustainability”, in Goodman, D. and M. Watts eds. Globalising food. Agrarian questions and global restructuring. New York: Routledge.

CALVIN, L. y V. BARRIOS (1998) Marketing winter vegetables from Mexico. USDA-ERS: Vegetables and Specialties: VGS-274, pp. 29-38.

CARDOSO, L. (1980) Mexican Emigration to the United States 1897-1931. The University of Arizona Press: Tucson, Arizona.

CARTÓN de G., H. (1990) Los empresarios agrícolas y el Estado. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

CARTÓN de G., H. (1994) "La organización gremial de los agricultores frente a los procesos de globalización". Paper presented in México al Medio Día, Instituto de Estudios Latinoamericanos, Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos.

CONFEDERACIÓN NACIONAL DE PRODUCTORES DE HORTALIZAS Y FRUTAS –CNPH– (1991) La exportación de hortalizas mexicanas frente al Tratado de Libre Comercio con Norteamérica. CNPH: Culiacán, Sinaloa.

COOK, R. (1990) “Challenges and opportunities in the U.S. fresh produce industry.” Journal of Food Distribution Research. February, pp. 67-74.

COOK, R. and R. AMON (1989) “Competition in the fresh vegetable industry”. Competitiveness at home and abroad, report of a 1986-87 Study Group on Marketing California Specialty crops: World competition and constraints. University of California, Agricultural Issues Center

CHÁVEZ GUILLÉN, R. (1989) "Panorama actual de las aguas subterráneas". Ponencia presentada en el Seminario Internacional sobre Tecnificación del Riego y Uso Racional de la Energía. Banco de México y SARH: Comarca Lagunera, México.

DURÁN, J.M. y BUSTIN, A., (1983) Revolución agrícola en Tierra Caliente de Michoacán. El Colegio de Michoacán: Zamora, Michoacán.

EDURARD W., MCLAUGHLIN y D. PEROSIO (1994) Fresh fruit and vegetable procurement dynamics: The role of the supermarket buyer. New York: College of Agriculture and Natural Sciences, Cornell University, Report no. R.B. 94-1.

FEDER, E. (1977) El imperialismo fresa. Ed. Campesina: México D.F.

FORD, P. (1996) “Supply and demand factors for organic produce” in American Journal of Agricultural Economics, vol. 78, August.

FRIEDLAND, W. (1994a) “The global fresh fruit and vegetable system: an industrial organization analysis” in The Global Restructuration of Agro-Food Systems. Ithaca and London: Cornell University Press.

FRIEDLAND, W. (1994b) “Agro-food system restructuring–Unity in diversity” in The global Restructuration of Agro-Food Systems. Ithaca and London: Cornell University Press.

GOLDFRANK, W. (1994) Fresh demand: the consumption of Chilean produce in the United States” in G. Gereffi and M. Korezeniewicz (eds.) Commodity Chains and Capitalism. Connecticut, London, Westport: Greenwood Press.

GÓMEZ CRUZ, M. y F. LÓPEZ (1990) “La agromaquila: Nueva Forma de Penetración de las Transnacionales”. Comercio Exterior, Vol. 40, No. 12: 1193-1199, México.

GÓMEZ, L., M. GÓMEZ y R. SCHWENTESIUS (1999) Desafíos de la agricultura orgánica. México: Universidad Autónoma de Chapingo.

GONZÁLEZ, H. (1994) El empresario agrícola en el jugoso negocio de las frutas y hortalizas en México. Wageningen, Holland: Agricultural University of Wageningen.

GONZÁLEZ, H. (1996) "El uso de agua del subsuelo: sostenibilidad e internacionalización. Un estudio de caso en la costa de Jalisco, México", in C. Viqueira (ed.) Sistemas Hidráulicos, agricultura y migración. México: Colegio Mexiquense and Universidad Iberoamericana.

GONZÁLEZ, H. y M. CALLEJA (1998) “La construcción de cadenas internacionales de frutas y hortalizas: vínculos e interdependencia entre Texas y México” in Carton, H., H. González, M. Gómez and R. Schwentesius (eds.) (1998) Agricultura de exportación en tiempos de globalización: el caso de las hortalizas, frutas y flores. México: Juan Pablo Editores, CIESAS, UNAM, UACH.

GOODMAN, D. y M. WATTS (1997) Globalising food. Agrarian questions and global restructuring. New York: Routledge.

GOODMAN, D. y M. REDCLIFT (1991) Refashioning Nature. Food, Ecology and Culture. Routledge: London and New York.

HALL, R.C. (1993) Fresh produce marketing. Texas Agricultural Extension Service, The Texas A&M University System, College Station.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA, GEOGRAFÍA E INFORMÁTICA (INEGI) (1980 y 1998). Estadísticas del Comercio Exterior de México. México: Gobierno de México.

INTERACTIVE MARKET SYSTEMS, Inc. (1997) Progressive Grocer´s Marketing Guide Book. 1998. Stanford, Ct., Estados Unidos de América.

KEPPINGER, K. (1999) “El marco jurídico mexicano para el registro de plaguicidas y como se puede compararlo al marco estadounidense” Deapartamento de Planificación, Administración y Política Pública, Universidad de Oregon. Estados Unidos de América.

LÓPEZ, G. (1990) Agrarian transformation and the political, ideological, and cultural responses from the base: a case study from Western Mexico. Ph. D. Thesis, University of Texas at Austin. United States of America.

LÓPEZ, G. y J.L. SEEFOÓ (1992) "El Tratado de Libre Comercio y sus repercusiones económicas y sociales en el cultivo de la fresa". Carta Económica y Regional, año 4, no. 23.

MACÍAS, A. (1998) Origen, desarrollo e impacto regional de la agricultura hortofrutícola en la región de la costa de Jalisco. Tesis de Maestría de la Universidad de Guadalajara. México.

MALAGA, J. y G. WILLIANS (1996) “U.S. and Mexican fresh vegetable markets: a description analysis. TAMARC, Research Report IM 5-96, Texas A&M University.

MALAGA, J., G. WILLIANS y S. FULLER (1997) “Effects of the North American Free Trade Agreement on the U.S. and Mexican fresh vegetable industries and trade” TAMARC, Research Report IM 1-97, Texas A&M University..

MARES, D.R. (1987) Penetrating the international market. New York: Columbia University Press.

MCLAUGHLIN, E.W. y D.J. PEROSIO (1994) Fresh fruit and vegetable procurement dynamics: The role of the supermarket buyer. New York: College of Agriculture and Natural Sciences, Cornell University, Reporte no. R.B. 94-1.

MCLAUGHLIN, E.W. Y D.J. PEROSIO (1994) Fresh fruit and vegetable procurement dynamics: The role of the supermarket buyer. Nueva York: Colegio de Agricultura y Ciencias Naturales, Cornell University, Reporte núm. R.B. 94-1.

MCMICHAEL, P. (1994) The Global Restructuring of Agro-Food Systems., Cornell University Press. E.U.A.

MONTEJANO, D. (1991) Anglos y mexicanos en la formación de Texas, 1836-1986. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, D.F.

PESTICIDE ACTION NETWORK NORTH AMERICA (PANNA) (1996) PANAPS Planned DDT Phaseout in Mexico. San Francisco: PANNA, julio.

PESTICIDE ACTION NETWORK NORTH AMERICA (PANNA) (1998) Mexican NGOs calls for elimination of POPs. Global Pesticide Campaigner 8 (3). San Francisco: PANNA. September.

REDCKIFT, M (1997) “Sustainability and theory: an agenda for action”, in Goodman, D. and M. Watts eds. Globalising food. Agrarian questions and global restructuring. New York: Routledge.

ROSBERRY, W. (1998) “Cuestiones agrarias y campos sociales” in S. Zendejas and P. De Vries (ed.) Las disputas por el México rural. Zamora Michoacán, México: El Colegio de Michoacán.

SCHRADER, E. (1995) “A giant spraying sound: Since NAFTA, Mexican growers are spraying more toxic pesticides on fruits, vegetables--and workers”  http://bsd.mojones.com/mother_jones/JF95/schrader.html Visit: 25/05/00.

SCHWENTESIUS y R. M. GÓMEZ (1997) “Competitividad de la producción hortícola mexicana en el mercado norteamericano. Tendencias a tres años del TLC” México: CIESTAAM.

SECRETARÍA DE AGRICULTURA Y RECURSOS HIDRÁULICOS –SARH– (1988) Agua y Sociedad. Una historia de las obras hidráulicas en México. México, D. F.

SECRETARÍA DE MEDIO AMBIENTE, RECURSOS NATURALES Y PESCA –SEMARNAP– (1997). Instituto Nacional de Ecología. Programa de gestión ambiental de sustancias tóxicas de atención prioritaria. México, D. F.

SEEFOO, J. L. (1993) “Del surco a la mesa: doble exposición de los jornaleros agrícolas a los plaguicidas” in H. Izazola and S. Lerner (comps.) Población y Ambiente. ¿Nuevas interrogantes a viejos problemas?. México: El Colegio de México and The Population Council. pp. 291-328.

SEEFOO, J. L. (1995) ¿Quien paga los platos rotos? Costos sociales de la agricultura moderna: el caso de las intoxicaciones por plaguicidas en Zamora. Thesis, El Colegio de Michoacán. Zamora, Michoacán.

Super Market Business (2000) Vol. 55, No. 4.

TEXAS DEPARTMENT OF AGRICULTURE –TDA– (1995) Federal State Marketing New Service 1993-94.

The Packer (1991) “Food Service: How's the appetite?” Special Eport. May 11, Vance, Inc.

The Packer (1996) “Produce availability and merchandising guide” Vol. CIII, Num. 53,Vance, Inc.

The Packer (1998) “Fresh Trends” Special Eport. Vance. Inc.

Tórrez, G. (1997) La fuerza de la ironía. Guadalajara: CIESAS, El Colegio de Jalisco.

TURNER, W.V. (1974) Dramas, Fields, and Metaphors. Cornell University Press: Ithaca and London.

UNITED STATES DEPARTMENT OF COMMERCE –USDC– (1996) CD-ROM.

Inicio de página

Notas

1 Una versión más amplia de este trabajo será publicada por el Seminario Internacional de Economía Agrícola de la Universidad Nacional Autónoma de México con el título “La Sustentabiliad y las Cadenas Globales de Mercancías: la agricultura de exportación en México” Agradezco los comentarios y sugerencias de Margarita Calleja y el financiero del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México; hgc@udgserv.cencar.udg.mx

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Humberto González, « Las redes transnacionales y las cadenas globales de mercancías:la agricultura de exportación en México », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 2 | 2001, Publicado el 12 enero 2006, consultado el 31 octubre 2014. URL : http://alhim.revues.org/613

Inicio de página

Autor

Humberto González

CIESAS / Occidente

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org