Navegación – Mapa del sitio

Texto completo

1Como puede constatar el lector, este número de nuestra revista consagrado a las migraciones en Chile y Perú no está estructurado sobre la base de un criterio “nacional”, es decir con respecto a cada país. Cabe de parte del coordinador explicar su opción por un enfoque temático, que rompe con lo comúnmente establecido.

2Privilegiar el enfoque temático invita a ver el espacio y las sociedades comprendidas en él como un todo relativo, como una unidad relativa. Entre otros procesos sociales, los ciclos y procesos migratorios, más que con cada estado particular, tienen que ver con fenómenos económicos y culturales mayores. Estos fenómenos se producen sin tomar en exclusiva cuenta las fronteras estatales.

3El lector de Les Cahiers Alhim que busque una información o visión total, podrá fácilmente apreciar matices o tonos diferentes sobre los temas aquí presentados. Sin embargo, no encontrará fácilmente paralelismos entre los fenómenos analizados: a golpe de vista no podrá comparar lo que pasa en un país con lo que pasa en el otro. El paralelismo podrá hacerlo en un segundo momento, por ejemplo sobre los enfoques de los autores de los textos con respecto a un tema más o menos común.

4En cierto modo este paralelismo de segundo momento es auspiciado por el coordinador de este número al establecer temas comunes. Y al hacerlo, de hecho se ha producido un ordenamiento relativamente rígido -puesto que, en fin de cuentas, de orden o clasificación se trata. Son los “temas” o ejes de trabajo que he creído encontrar y/o a la vez auspiciar en/desde los artículos de este número.

5Es en tal sentido necesario justificar la opción: en vez del esquema “nacional”, el esquema temático. Hacer esta justificación es más fácil partiendo de lo hecho: vale decir de los temas establecidos. Para ello deseo tomar como ejemplo solamente el primer tema agrupador u ordenador, el del “exilio interior”, tema que es a mi modo de ver, a la vez, el más problemático y sugestivo.

6Comúnmente se emplea la expresión “exilio interior” para calificar la actitud del “intelectual” que, ante la adversidad de contexto, continúa creando pero refugiándose en su “espacio interior”: los diarios de vida, la correspondencia con sus íntimos, los testimonios de estos últimos serían las fuentes privilegiadas para poder descubrir lo que el intelectual produjo en situación de “exilio interior”.

7En este número de Les Cahiers Alhim, la expresión “exilio interior” se la utiliza como una categoría más genérica, para referirse a una identidad social particular (la de un grupo o la de un individuo) que viviendo y compartiendo un espacio tradicional, siente este espacio como fraccionado y adverso, con puertas abiertas o que se pueden abrir para uno(s) y cerrar para otro(s) como él. El exilio es interior porque algunos sujetos (colectivos o individuales) particulares se sienten y consideran exiliados en su propia tierra. Los mismos recursos que en el caso de los intelectuales -vale decir los testimonios relativamente íntimos o subjetivos, sean éstos directos o indirectos-, son los privilegiados para adentrarnos también en este (¿nuevo?) tipo de “exilio interior”.

8El “exilio interior” deja de existir en ambos casos cuando, en su propia tierra, la persona o sector social afectado socializa públicamente su rechazo de la exclusión, creando o afirmando tradiciones de valor común (universal).

9Se podrá ir en contra del argumento “interior” en nuestra generalización sobre todo diciendo: el peruano en Chile -o viceversa- no está en su espacio tradicional. Un chileno y un peruano son completamente distintos. Las leyes de los estados establecen barreras que forman sociedades “nacionales” diferentes. El estudioso está obligado de tomar en cuenta estas diferencias reales. Cierto. Pero afirmando esto se deja de lado una serie de características que, más allá de las particularidades regionales o “nacionales”, son comunes a dichas personas de este continente cultural en lenta formación. Muchos estudiosos ya han abordado estas características comunes sobre las cuales no es indispensable insistir aquí. Paralelamente cabe subrayar también que, en el interior de cada “estado-nación” (noción que me parece históricamente de poca fuerza, en América ibérica en particular), muchas barreras no son de orden jurídico-político sino mas bien de tipo cultural (ordenamientos y prejuicios socioculturales). Las constituciones desde hace casi dos siglos establecen la igualdad de los ciudadanos ante la ley. Incluso ahora, en varios países proclaman la multiculturalidad. Sin embargo las tradiciones coloniales heredadas hacen que, desde la sociedad y desde el mismo estado, se siga actuando sin equidad, en particular contra las culturas más enraizadas en el país respectivo. Lo que hace que, por ejemplo, una santiaguina de clase humilde o un mapuche sientan que han sido en los hechos despojados de sus derechos y de su propia patria por otros “chilenos” y por el mismo estado a pesar de que, “en principio”, no hay barreras en su contra. Las barreras son entonces históricas, vienen del y son “el peso de la noche”. Así entonces la(s) misma(s) persona(s) puede(n) sentirse en situación de “exilio” tanto o más en su propio espacio “estado-nacional” que en otro espacio “estado-nacional” externo. En este sentido por extrapolación puede ser permitido buscar ver porqué una “peruana” es y se siente “exiliada” en Chile por prejuicios que ella misma y las sociedades “peruana” y “chilena” comparten. Entonces, si tomamos en cuenta esta lógica, es posible hablar y trabajar sobre él “exilio interior” como si Chile y Perú formasen una sola y única sociedad.

10Sintetizando la propuesta: se justifica aquí el uso de la expresión “exilio interior” en su sentido genérico por el hecho de que el sentimiento de exilio en una persona o sector social se manifiesta también más allá de las fronteras estatales, debido a que ciertas (mal)formaciones o prejuicios culturales son comunes a sociedades consideradas en este caso artificialmente -por criterios políticos de estado- como diferentes. Estas sociedades culturalmente son (relativamente) una y están establecidas en (también relativamente) un mismo espacio. Estas sociedades y este espacio forman, como dijimos al comienzo, un todo “relativo” en la medida en que este todo, esta unidad, muy bien podría extenderse más allá de los países presentados en este número (por ejemplo a los demás países de la zona andina).

11A continuación damos una idea del contenido de este Cahiers Alhim sobre migraciones en Perú y Chile:

12- En los artículos seleccionados para el eje temático “exilio interior”, los casos expuestos muestran desde constataciones y pruebas de desarraigo hasta afirmaciones categóricas de contestación de la situación sufrida y de afirmación de dignidad. El historiador Wilfredo Kapsoli presenta, por primera vez en forma completa, dos de las entrevistas que José María Arguedas efectuó a mediados de los años 1960 en el entonces mayor puerto pesquero y siderúrgico de Perú, Chimbote, “Meca” caótica a la que los emigrantes del país llegaban deseosos de encontrar trabajo y prosperidad. El testimonio de las personas entrevistadas sirvieron de inspiración para que el malogrado escritor componga dos de los personajes andinos migrantes, prototipos en su inconclusa novela etnográfica y testamental El zorro de arriba y el zorro de abajo. La socióloga María Emilia Tijoux describe lo que hoy en día sucede cotidianamente en la plaza de armas de Santiago: peruanas y peruanos recientemente llegados a la capital chilena se reúnen en forma masiva en el corazón de la ciudad provocando reacciones no siempre muy honorables en los habitantes y transeúntes de la metrópoli del Mapocho. Por su parte, Laurence Kundid estudia también la ruptura que sobre la percepción de la misma ciudad se ha producido durante estos últimos decenios en muchos de los habitantes de barrios populares de Santiago: para los entrevistados por Kundid, después del golpe de estado de Pinochet, en la misma ciudad coexisten dos países. Lo que les lleva, en sus desplazamientos diarios a sentirse extranjeros muchas veces en su propia ciudad.

13- En el que se refiere a la “violencia” como factor de emigración, dos casos de figura son expuestos: los dos primeros artículos, más contemporáneos, hacen el diagnóstico del proceso de desplazamiento y de retorno vivido por centenas de miles de familias peruanas desde la guerra interna entre Sendero Luminoso y las fuerzas armadas del estado peruano (1980-1993) hasta 1997. El de la Mesa Nacional sobre Desplazamiento, presentado por José Coronel, hace el balance de este proceso en todo el país; el de Isabel Coral concentra su estudio en Ayacucho, el departamento más afectado por la violencia. Ambos documentos tienen vigencia en términos generales, no habiendo variado mayormente las condiciones desde hace un lustro1. En cuanto al otro caso de figura, más histórico, el artículo de Arauco Chihuailaf, presenta la evolución del punto de vista de los exiliados mapuches “chilenos” en Europa (desde fines de los años 1970), sobre el problema mapuche en tanto que problema nacional y con respecto a la sociedad y al estado chilenos.

14- El análisis de la creación artística, es hecho en tres artículos que tratan sobre algunas de las relaciones que pueden mantener los procesos migratorios con la producción literaria y musical. Michèle Arrué enfoca las exigencias que el exilio ha engendrado en el escritor José Donoso, obligándolo incluso a regresar al terruño para embeberse mejor de su lengua y realidad fecundadoras. Modesta Suárez, por su parte, analiza la visión que tres poetas oriundos de la patria de Vallejo expresan en poemarios de comienzos de los años 1980 con respecto a la ciudad que les sedujo y donde residen: París. Se trata de Carmen Ollé, Elqui Burgos y José Rosas Ribeyro. Finalmente Julio Mendívil en su artículo se ocupa de los cambios que se han producido en la interpretación y en los textos de la música popular andina en estas dos últimas décadas producto de las migraciones tanto internas como externas a la misma región.

15- Dos artículos abordan aspectos teórico-metodológicos sobre los procesos migratorios. Luis Chacón propone reajustar el enfoque de estudio de lo que comúnmente se llama la “fuga de cerebros” para analizar mejor, por ejemplo el caso chileno, tomando en cuenta factores subjetivos e individuales, así como también las últimas evoluciones tecnológicas de las comunicaciones. Por su parte, Ana Esteban Zamora se adentra en el análisis del “desarraigo”. Efectúa una reflexión sobre los diversos efectos que provoca el exilio en la identidad de las personas sobre la base del estudio de casos de exiliados (políticos) chilenos de mediados de los años 1970 en Europa y Estados Unidos.

16- Bajo un enfoque histórico o socio-económico: Alfonso Díaz describe algunos aspectos de la inmigración italiana en el entonces centro de producción salitrera del mundo, la provincia de Tarapacá. El período estudiado (1875-1950), va desde la época en que dicha provincia era peruana, hasta después del ocaso de la producción salitrera, cuando chilena. Con este artículo, Díaz aporta para el conocimiento de las migraciones de fines del siglo XIX que, en Chile, hasta hace poco, se centraba casi exclusivamente en la de los alemanes hacia La Frontera y Valdivia. Por su parte, Julia Gonzáles presenta el caso del “distrito industrial” de Gamarra en el populoso barrio de La Victoria (Lima) desde una perspectiva cultural y económica. Gracias a su enfoque, el lector puede constatar cómo las relaciones entre la informalidad y la economía solidaria han permitido en este caso una adaptación relativamente exitosa de los emigrantes andinos a la lógica de competencia propia de la economía capitalista de nuestra época. En ese sentido, su enfoque es por lo menos complementario al hecho por Hernando de Soto en El otro sendero hace más de quince años, puesto que se ocupa sobre todo de la producción de bienes y no sólo del sector terciario.

17Quisiera terminar esta presentación, agradeciendo por el apoyo brindado para la realización de este número, a mis colegas del GRALHIM Perla Petrich, Isabel Santi y Michèle Arrué, por los contactos con algunos de los colaboradores chilenos. A Anouck Guiné -asistenta en civilización británica, conocedora de Perú-, Norma Fuller -socióloga y docente en la Católica de Lima- y Elqui Burgos -poeta cajamarquino radicado en París-, por las mismas razones en lo que se refiere a Perú.

18Montreuil (Francia), febrero del 2002

Inicio de página

Notas

1 Cabe por mi parte solamente resaltar el sorprendente dinamismo y la gran autonomía alcanzados en estos últimos años por la mayoría de organizaciones de los sectores sociales más afectados por la violencia. Así por ejemplo, según una información proveniente de Huamanga, los días 23 y 24 de junio del presente año se realizó una Convención de Campesinos de Ayacucho, con 540 representantes de organizaciones de los más afectados por la “guerra sucia”: Comunidades campesinas, Comités de autodefensa, Clubes de madres, Comités del vaso de leche, Federación de mujeres y, en menor medida, cierto, la de los desplazados del departamento. Dicho evento condenó a algunas ONGs -OXFAM y Care-Perú, entre otras- de las 360 existentes, porque “se beneficiaron con el dinero que obtienen del exterior, [y porque] negocian con el nombre del campesinado ayacuchano”. Lo que refleja por lo menos el grado de autonomía de las organizaciones presentes con respecto a las ONGs, aspecto señalado con acierto en el artículo de la Mesa de Desplazados. En cuanto a los desplazados, que son el tema ligado directamente con el de esta revista, según la misma fuente, su ONG (la AIDREH) estaría en crisis por malos manejos de sus fondos así como también porque muchas personas han dejado de considerarse como desplazados, ya sea porque se reintegraron a sus comunidades de origen o porque se instalaron en las ciudades de refugio. Esta última tendencia había sido también anotada ya por los dos documentos aquí presentados.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Vicente Romero, « Presentación », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 5 | 2002, Publicado el 23 febrero 2006, consultado el 24 junio 2017. URL : http://alhim.revues.org/623

Inicio de página

Autor

Vicente Romero

Universidad París 8, Saint-Denis

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org