Navegación – Mapa del sitio
Comptes-rendus

El camino del Sur, 1988. Juan Bautista Stagnaro1

Nora Sack-Rofman

Texto completo

1Desde los orígenes del cine en nuestro país, los temas históricos han sido objeto de gran interés para los realizadores y el público. Así lo demuestra la primera película argumental argentina El fusilamiento de Dorrego de Mario Gallo (1908) que abre una etapa en la que el cine adhiere y contribuye a la consolidación del ideario de la nueva nación.

2De esta primera etapa podemos citar : La revolución de Mayo (M. Gallo, 1908), La batalla de Maipú (M. Gallo, 1908), Camila O’ Gorman (M. Gallo, 1908), y La creación del himno (M. Gallo, 1910).

3Ya en el período sonoro, películas como : La guerra gaucha (L. Demare, 1942), Pampa bárbara (L. Demare y Fregonese, 1945), El último perro (L. Demare, 1956), y Su mejor alumno (L. Demare, 1944) son testimonio no sólo de episodios históricos, sino, también de la óptica desde la cual son representados.

4Durante los años 60, surge une nueva generación de cineastas que, si bien no constituyen un grupo homogéneo, y de allí la riqueza de su expresión, renovaron profundamente el cine argentino. Este cambio se hizo sentir tanto en la forma como en el contenido del lenguaje cinematográfico. Una característica del cine de este período es la abundancia de temas de repercusión social en los que raramente se incluyen sujetos históricos como los que aquí nos interesan.

5Durante los años setenta, se vuelve sobre la historia y surgen títulos como : Argentino hasta la muerte (Ayala, 1971), El santo de la espada (L. Torre Nilsson, 1970), Güemes (L. Torre Nilsson, 1971), J. M. De Rosas (M. Antín), Quebracho (Wullicher, 1973) y La Patagonia rebelde (H. Oliveira, 1974).

6La película El camino del sur podría ubicarse dentro de las que tratan de la conquista del suelo americano por los europeos y de la inmigración en sus diferentes etapas.

7A partir de 1880, la llegada de numerosos contingentes de inmigrantes europeos que escapan de las malas condiciones económicas y de los conflictos bélicos, determinan un cambio demográfico profundo. Entre 1880 y 1910, llegan a la República Argentina más o menos 3.000.000 de inmigrantes que se distribuyen por diferentes regiones del país. Este proceso es registrado en detalle por el cine y el teatro nacionales. Florencio Sanchez (La Gringa, Mi hijo el Doctor), sainetes y grotescos de la época y la serie de films que se interesan por el tema : Los tres berretines (Enrique Susini, 1933) y Así es la vida (Fransisco Mugica, 1938).

8El camino del sur, realizada en 1988, presenta une visión trágica de los hechos y narra el difícil proceso de integración de aquellos que han llegado a Argentina. Esta película desarrolla una serie de conflictos centrales comunes a todos los hombres y mujeres que inmigraron a nuestro país, entre los que podría nombrar : la búsqueda de una identidad en una tierra extraña, el desarraigo, el regreso imposible a la tierra de origen y el hallazgo del punto de equilibrio que llega con los hijos.

9Una particularidad de este film es su modo de producción. Es una coproducción argentino yugoslava, siendo sus productores  Jorge Estrada Mora, en Argentina y Art Film 80 en Yugoslavia. Es un tipo de coproducción que se exige une integración total de artistas, de idiomas, de temas. El músico Zoran Simjanovic, premiado en Cannes por su labor en Papá salió en viaje de negocios de Emir Kusturica, urdió aquí un comentario musical que ensambla motivos eslavos, tramos operísticos y un leitmotiv porteño modulado sobre entrañables compases del tango “La Morocha”. La veracidad que el film conquista en sus dos instancias geográficas es debida en gran parte a la presencia de nombres argentinos y yugoslavos en todos los rubros. El elenco suma artistas de ambos países. Los intérpretes debieron aprender a hablar el español de América o el idioma yugoslavo según su país de origen. Lo mismo puede decirse de la ficha técnica, la escenografía, el vestuario, la iluminación y todas las etapas de la realización y producción que incluyen nombres de ambos países, en una producción binacional que, lejos de agotarse en la simple incorporación de una figura extranjera o en un pantallazo de tierras lejanas, se exige una integración total. Esto es consecuencia de una conducta en la producción binacional. Y es como si todo el film, en su producción y realización fuera el resultado de un mestizaje, de un amasado de dos culturas para convertirse en una tercera.

10El camino del sur se atreve a tocar un asunto histórico que se ha convertido un poco en una leyenda negra. Al comienzo del siglo, mujeres eslavas (en su mayor parte judías) son llevadas a América engañadas, lejos de su tierra. Sin idioma y sin familia, debieron asimilarse en circunstancias muy particulares, entrecruzando sus historias con las de otros inmigrantes.

11El camino del sur, a través de las peripecias de Hanna, testimonia ese proceso de integración en el que pesaron la soledad, la melancolía, el deseo de regresar al paraíso perdido, la lucha por sobreponerse y sobrevivir.

12El film de Stagnaro toma una historia individual que se ligará con otras a través de las etapas salientes de la vida de Hanna. Llegada como viajera ilegal escondida en un barco de carga, pasa obligadamente a un prostíbulo de la Boca donde deberá aprender oficio e idioma. Su hermano Moritz llegará con intención de rescatarla o vengarla, pero Hanna con el nacimiento de su hijo encuentra una razón para permanecer. El acto de dar vida permite empezar de nuevo.

13El comienzo tiene la majestad callada, serena del cine rural del Este, que rastrea idiosincracias, tradiciones y la comunión suelo poblador. Es un paraje, el eslavo, donde el ayer está presente, vigente. Contrasta con el hoy de Argentina sin ayer y donde todo está por hacerse.

14Para Hanna, campesina joven, el mundo exterior es una fantasía atrevida, representa lo desconocido, lo deseado. Apasionada y soñadora, cruza hacia esa otra dimensión, huyendo de un ambiguo sentimiento por su hermano, pero básicamente convocada por la seducción tramposa del americano que en buen yugoslavo propone recorrer el camino del sur. Luego viene la travesía y la pronta caída de las máscaras.

15Después, en un después de varios años, Hanna ha perdido su origen y su memoria, su honor y su mañana.

16El del sur era casi siempre un camino sin regreso, una tentación sin derecho al arrepentimiento. Y Hanna vivirá todo el derrumbe a través de la metódica crueldad de su dueño, las amenazas instrumentadas con su hijo y el asedio de las enfermedades.

17Luego su hermano llegará del norte para cobrarse (y pagar) el precio del honor en un desenlace de caligrafía e inspiración borgeanas, en un patio que aloja la tragedia con sangre y cadencia de milonga.

18Hermoso film El camino del sur. Bello en su forma. Permítaseme recordar la letra del tango “Anclao en París”(1931) de Enrique Cadícamo :

Lejano Buenos Aires, que lindo que has de estar
Ya van para 10 años que me viste zarpar
Aquí en este Montmartre, faubourg sentimental
Yo siento que el recuerdo me clava su puñal.

19En la historia de este film, el puñal, puesto en escena en las primeras secuencias así como en las últimas, es un objeto que, portador de la tradición y la memoria, se clavará para cerrar un ciclo y comenzar otro. Se vislumbra en el comienzo indeciso para aparecer luego en el inevitable final clausurando una etapa y dando origen a otra.

20Entramado en la solvencia de un guión que sabe presentar, definir, resumir, el film tiene una doble clausura. En el caso de este film, luego del primer final, aparece un epílogo y otro final que se proyecta hacia el futuro. Hay algo en el final segundo que estaba en el origen, y es la aparición de un narrador que estaba oculto. Evidentemente, el que conoce la Hanna del final no puede conocer lo que pasó con la Hanna del principio, salvo si es el narrador.

21Lo que quiere decir un relato, lo que le da sentido, solo lo entrevemos al final. De pronto aparece un desvío, un cambio de ritmo, algo externo que nos revela lo que no conocíamos. Hay un efecto sorpresa que se produce cuando una historia secreta aparece en la superficie. Entonces, comprendemos la historia y el narrador puede concluir.

22El camino del sur es un film que busca, en la negrura de la que se hace eco, las razones de una fe en lo humano quizás absurda, pero que su existencia misma (la del film, me refiero), valida y vuelve inquebrantable esta fe, contra todo y a pesar de todo. Es para ello que también sirve el cine. Es sobre todo para ello.

Inicio de página

Notas

1 Coproducción argentino yugoslava. 1h45, color. Guión: J. B. Stagnaro con Elida Cecconi, sobre un argumento de Beda Docampo Feijoo y J. B. Stagnaro. Intérpretes: Adrián Ghío, Mirjana Jokovic, Zarko Lausenic, Mira Furlan, Osvaldo Santoro, Marina Fiorentina. Música: Zoran Simjanovic
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Nora Sack-Rofman, « El camino del Sur, 1988. Juan Bautista Stagnaro », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 6 | 2003, Publicado el 02 marzo 2006, consultado el 18 agosto 2017. URL : http://alhim.revues.org/746

Inicio de página

Autor

Nora Sack-Rofman

Directora de “La Sudestada”

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org